Lo que va de ayer a hoy

    Por Oscar Laborde
    In
    Oct 28, 2014
    0 Comentarios


    La crónica del saqueo, la apropiación a cualquier costo de los recursos naturales por parte de los imperios de turno, no es propiedad sólo de la Patria Grande latinoamericana, sino que tiene en otros continentes, básicamente África y Asia, una historia similar. El apogeo de Europa en su momento, y la hegemonía estadounidense se explica, en gran parte, por ese hecho.

    La utilización de la maquinaria militar y el costo en millones de vidas humanas en tan diversos continentes fue similar. Es la historia que mantiene intacta las contradicciones principales que han marcado el desarrollo del capitalismo.  Aunque las resistencias y luchas de los pueblos latinoamericanos tienen hitos importantes, mujeres y hombres que dieron su vida por la liberación de su patria e inclusive momentos de triunfos o coyunturas favorables (la Revolución Cubana, el surgimiento del peronismo, Salvador Allende en Chile, entre tantos otros ejemplos); puede decirse que, con el NO AL ALCA en el 2005, todas esas expectativas y experiencias cristalizaron en una actitud de conjunto que le dio la espalda a la principal estrategia político/económica de los Estados Unidos para nuestro continente. 
    Es válido, entonces, contrastar esa decisión y las imágenes de Néstor Kirchner, Lula, Chávez y otros presidentes, con la Resolución de expulsar a Cuba en enero de 1962 de la OEA –donde sólo Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Ecuador y México se abstuvieron– bajo la excusa de ser el proceso revolucionario "incompatible con los principios y propósitos del Sistema Interamericano".

    Cuando Evo y Correa se suman, la región termina por reconocerse como tal, reafirma la vigencia del sistema democrático y de los DD HH, y empieza a explorar nuevas institucionalidades que fortalezcan el proceso de integración. Aparecen, así, la Unasur y la CELAC.

    Los acontecimientos del siglo XX marcaron el recambio en la dominación imperial de Inglaterra por los EE UU y el comienzo de una larga etapa de dictaduras y golpes. "Braden o Perón" fue algo más que una consigna y todos conocemos cómo se desencadenaron los acontecimientos en 1955 y 1976.  Pero esto no era nuevo tampoco; Haití y Paraguay, decenas de años antes, recuerdan cómo se arrasaron pueblos que bregaban por la libertad y el desarrollo económico autónomo y fueron brutalmente castigados por ello.  
    Siempre que los imperialismos actuaron, de una manera u otra, lo hicieron con el aval político de sectores internos en cada país. De la Alianza para el Progreso, hasta el neoliberalismo de los años '90 con relaciones carnales incluidas, hasta llegar a la hegemonía del capital financiero y los fondos buitre.

    Es necesario reconocer que mientras este nuevo esquema de integración regional, que como tal no llega a diez años, busca consolidarse y demarcar su identidad y alcance, el imperialismo, a través de la derecha norteamericana, avanza en la concreción de una contraofensiva que tiene características políticas, económicas e inclusive militares (golpe de estado en Honduras, alzamiento policial en Ecuador, apoyo a las guarimbas en Venezuela, entre las más importantes).
     
    La Alianza del Pacífico es la estructura para contraponer al Mercosur, la potenciación del rol de los grandes medios de comunicación y el uso de las nuevas tecnologías de la información (y de la contrainteligencia), la gestación de un nuevo tipo de dirigente político –no ligado a la figura tradicional conservadora–, el apoyo a sectores sociales emergentes en distintos países (estudiantes en Venezuela, cesionistas en Ecuador y Bolivia, productores agropecuarios en Argentina, etc.) y toda la batería de recursos que de manual dicta la teoría y práctica de los golpes suaves implementados primero en países asiáticos y europeos; están expuestos en el escenario de nuestra Latinoamérica.

    Esta es la historia, la disputa y los intereses en juego.

     

    (Nota publicada en Tiempo Argentino).

  • Otras notas

    Por Héctor Bernardo / A pesar de que Trump aseguró que todos los archivos relacionados con el crimen serían desclasificados a fines de octubre, debió ceder ante las presiones de las agencias de inteligencia. Entre los documentos que salieron a la luz, se destaca la preocupación del FBI por culpar a Oswald y que la KGB sospechaba que se trataba de “un golpe de Estado de la extrema derecha”.
    Vía Resumen Latinoamericano / Capturan a vicepresidente y 10 gerentes de PDVSA por corrupción y sabotaje a producción petrolera
    Vía Resumen Latinoamericano / El presidente venezolano afirmó que el resultado de las elecciones regionales son muestra de la conciencia del pueblo, que no se doblega ante la guerra económica ni amenazas imperiales.
    Por Corporación Regional para la Defensa de los Derechos Humanos / El paramilitarismo en la capital del Magdalena Medio sigue su accionar, y aunque la tasa de homicidios disminuyó no se debe a que estos grupos hayan desaparecido de las diferentes comunas de Barrancabermeja.