En Bolivia desmintieron a Aranguren

    Por Pagina12
    In
    Mayo 10, 2016
    0 Comentarios

    El ministro de Hidrocarburos y Energía de Bolivia, Luis Alberto Sánchez, aseaguró que su país está cumpliendo con el contrato de venta de gas natural a la Argentina. “Nosotros hoy tenemos un contrato con Argentina y estamos cumpliendo a cabalidad de acuerdo a las nominaciones. Argentina nómina y nosotros cumplimos”, sostuvo el funcionario. De este modo, desmintió al ministro de Energía, Juan José Aranguren, quien justificó las compras de gas a Chile a un precio sustancialmente mayor que el que se le paga a Bolivia con el argumento de que el gobierno de Evo Morales no estaba cumpliendo con los envíos.

    Aranguren cerró a través de la estatal Enarsa un contrato de compra de gas a Chile con un precio de de 6,90 dólares por millón de BTU, que resulta un 53 por ciento más caro que el gas natural licuado que llega por barcos a un promedio de 4,50 dólares por millón de BTU y un 128 por ciento más elevado que los 3,02 dólares por millón de BTU abonado por las importaciones provenientes de Bolivia. A su vez, a diferencia de los despachos de Bolivia que se pagan a mes vencido y las cargas de los barcos que se liquidan horas antes de la entrega del combustible, el volumen total del gas adquirido a Chile se tiene que abonar por adelantado. El contrato también determina que cualquier controversia deberá ser resuelta por la legislación de Nueva York y obliga a las partes a mantener el acuerdo bajo un marco de “estricta reserva y confidencialidad”. El contrato de suministro que suscribieron Enarsa y Solgas –una firma intermediaria del grupo internacional GDF Suez– prevé la entrega de 86 millones de metros cúbicos de gas entre mediados de mayo y el 15 de agosto por medio del gasoducto Norandino que une la planta regasificadora chilena de Mejillones y la provincia de Salta.

    Cuando fue consultado sobre el tema el viernes pasado, el ex CEO de Shell aseguró que eso se debe a que la capacidad para las alternativas más baratas está cubierta en esta época del año. “Nuestra obligación es hacerle la vida más fácil a la gente y que haya disponibilidad de producto. Tenemos que tratar de conseguir la mayor cantidad de fuentes de ese producto cuando lo necesitan, especialmente cuando se acerca el invierno, y poder tener gas”, argumentó. “Con Bolivia tenemos un contrato. Bolivia le vende a Brasil y a la Argentina y no tiene más gas, no nos puede vender más. El contrato dura 30 años, hasta 2027. En realidad, no está cumpliendo todavía la cuota que corresponde a este mes porque también ellos en el invierno lo necesitan”, agregó.

    En respuesta a esas declaraciones, el ministro boliviano aclaró que ellos están cumpliendo con los envíos pautados y agregó que hasta el momento no existe una propuesta para incrementar los volúmenes de gas a ese país. “Estamos abiertos a analizar nuevas propuestas de volúmenes con los hermanos argentinos. Obviamente la prioridad es el mercado interno, con tantos proyectos que se están desarrollando en Bolivia, como el Mutún, litio, cementeras, amoniaco urea, propileno, polipropileno y generación de energía eléctrica”, remarcó.Sánchez también opinó sobre el diferencial de precios que paga Argentina al traer el gas de Chile. “Es un gas traído de otro continente, y hay un costo de regasificación en el lado chileno y hay un costo de transporte al lugar de destino final y evidentemente tiene un precio mayor al que tiene Bolivia actualmente”, argumentó.

    COMPRAR GAS A CHILE IMPLICARÁ UN AHORRO DE US$ 46 MILLONES 

    Diario de San Rafael de Argentina (www.diariosanrafael.com.ar)
    Nuestra obligación es tratar de hacerle la vida más fácil a la gente y que haya disponibilidad de producto cuando se necesita, que cuando se acerca el invierno haya gas. Por eso tenemos que tratar de conseguir ese producto de la mayor cantidad de fuentes posibles”, afirmó Aranguren en declaraciones a radio Mitre.En ese sentido, aseguró que la importación de gas de Chile representa para el país un ahorro de u$s 46 millones, porque el combustible que se compra al país trasandino es más económico que el gasoil.

    El funcionario respondió así a las críticas por la decisión de comprarle gas a Chile a siete dólares el millón de BTU, cuando ya se le compra a Bolivia a un costo de u$s 3 y se importa gas licuado a u$s 6,5.Aranguren explicó que aunque “hoy la Argentina importa gas de Bolivia a u$s 3 la unidad de medida” e importa gas licuado a aproximadamente u$s 6,5 la misma unidad”, en invierno “se quema gasoil para generar energía eléctrica” cuando no es suficiente el suministro de gas.

    Si tuviéramos acceso a otra fuente de gas natural tendríamos mayor disponibilidad para que las amas de casa tengan gas en sus hogares o no le cortemos el gas a las industrias o no les cortemos el GNC a los taxistas”, dijo el ministro.Tuvimos posibilidad de comprarle gas a Chile, que tiene también plantas de regasificación con capacidad ociosa, y lo compramos a u$s 7 el millón de BTU, y desplaza gasoil, que lo compramos a 10, lo que le significa al Estado un ahorro de u$s 46 millones.Además, indicó que “Bolivia le vende a Brasil a Argentina y no tiene más gas, y en el invierno está completa la posibilidad de recibir más gas por barco. Por lo tanto la oportunidad que teníamos para reemplazar el gasoil era ésta.Estamos reemplazando un producto que nos sale u$s 10,5 por millón de BTU por otro que nos sale siete. Obviamente es más caro que el que nos sale 3, pero no hay, aseveró el ministro de Energía. 

  • Otras notas

    Iván Duque y Gustavo Petro disputarán la presidencia colombiana en la segunda vuelta electoral el 17 de junio. La participación en esta primera vuelta fue del 53% del electorado. Sergio Fajardo, quien salió tercero con el 23% de los votos, brindaría su apoyo a Petro, y esto inclinaría la balanza hacia el candidato de izquierda.

    Por Hector Bernardo - Diario Contexto

    El mandatario golpista brasileño decidió no presentarse como candidato para las elecciones presidenciales de octubre, dado el amplio rechazo social a su figura. Las encuestas indican que sólo cuenta con 1% de intención de voto. En el otro extremo, luego de más de un mes injustamente encarcelado, el expresidente Lula sigue a la cabeza de las encuestas, con más del 35% de intención de voto.
    Por Hector Bernardo – Diario Contexto

    Opinión de Oscar Laborde – Diario Tiempo
    El diputado del Parlasur analiza en clave de Patria Grande
    el resultado de las elecciones en Venezuela