Cómo sigue la lucha del Movimiento Popular en Brasil?

    Por Oscar Laborde
    In
    Sep 09, 2016
    0 Comentarios

    Consumado el golpe de Estado contra Dilma Rousseff, “el fora Temer” abre una etapa donde será reformulada la representación del movimiento popular. En los ‘80, el Partido de los Trabajadores (PT) significó una gran novedad, una aparición muy interesante, en momentos en que solamente estaban la izquierda, referenciada en la Unión Soviética, y la centro izquierda, apoyada en la socialdemocracia europea. El PT surgió como un partido dirigido por obreros, que lo crearon después de una lucha reivindicativa aunque más tarde entendieron que debían volcarse a lo político, concluyendo con los curas de la Opción por los Pobres, los intelectuales y ex guerrilleros. Eso conformó una fuerza política absolutamente novedosa, muy influyente, con Lula como su máxima expresión. El PT representó, en esencia, a las clases trabajadoras. De hecho, todavía hoy los secretarios generales y la mayoría de su comité ejecutivo siguen siendo dirigentes obreros.

    Pero hubo una burocratización del PT, criticada por el propio Lula. El sistema político en Brasil exige tener mucho dinero para ser diputado y hubo funcionarios que tenían capacidad pero no provenían de la historia del PT. Además, en la presidencia de Dilma comenzó a darse un alejamiento con respecto a los postulados del partido y, sobre todo, con respecto de lo que había planteado en la campaña electoral por la cual ganó. La falta de una mayor movilización callejera y popular ante la caída de Dilma tiene que ver con eso. El Movimiento Sin Tierra (MST), la Central Única de Trabajadores (CUT), el propio PT y las juventudes sintieron que Rousseff optó por hacer un equilibrio que fue perjudicial, poniendo a Joaquim Levy como ministro de Economía. Así trató de congraciarse con el establishment, pero lo que terminó ocurriendo fue que las elites paulistas nunca confiaron en Dilma y los sectores populares comenzaron a desconfiar de ella. A eso se sumó una manipulación gigantesca de los medios de comunicación. La consecuencia fue que, al momento de consumarse el golpe, el gobierno no encontró el respaldo de los que tendrían que haber salido a la calle

    Por eso entiendo que debe haber una reformulación, una recreación del PT. Ya lo había planteado el propio Lula hace unos años y hubo varios intentos, como el de avanzar hacia un esquema similar al del Frente Amplio uruguayo oconstruir una gran confluencia de movimientos sociales y políticos. El PT fue una herramienta adecuada y novedosa, una creación del movimiento popular brasileño, pero finalmente no pudo ni siquiera manifestarse contra un golpe de Estado. Por eso, lo que viene es una recreación del movimiento popular, pero no sólo en Brasil, sino en toda Sudamérica, incluida la Argentina.

    El haber pasado por el gobierno crea conciencia en la base popular y también deja una enseñanza sobre las insuficiencias que existieron. Eso obliga a la conducción actual del PT a hacer otras propuestas. Fui testigo en reuniones con Lula de las críticas que él destinaba a los dirigentes que se habían burocratizado; dirigentes que no venían de la tradición del partido y que eran reelegidos por los recursos económicos o por su nivel de conocimiento en la opinión pública, pero que no representaban a la base del espacio político. Por otra parte, el PT no supo contener a una expresión social y económica que ellos mismos crearon. Sí lo hacían con los trabajadores asalariados, pero había un fenómeno nuevo, de los paupérrimos que habían crecido en el noroeste, de las clases medias y los sectores juveniles, donde el partido no tuvo una representatividad fuerte. Por ejemplo, el PT nunca dirigió el movimiento estudiantil. Y no logró contener al sujeto social que creó desde las medidas que aplicó como gobierno, esta aparición de 30 o 40 millones de brasileños que ingresaron a la clase media.

    El PT cortó la alianza que había entre la conducción y los sectores más humildes, lo que se llama el “lulismo”: la relación de Lula, sin intermediarios, con los pobres. Es cierto que Lula triunfó con el voto de las grandes ciudades, delas concentraciones obreras, pero reeligió, y después ganó Dilma, con el voto de los muy pobres. Los sectores de derecha aprovecharon el distanciamiento con esta base del proyecto del lulismo.

    Ahora, el grito de “fora Temer” va a derivar en una nueva dirigencia y actores políticos. Para dar una idea, Dilma tenía un 8% de imagen positiva cuando se fue, pero ya acumula un 30%, porque fue tan grotesco lo que hicieron Michel Temer y Eduardo Cunha que generó un repudio inmediato. En la historia de Brasil va a quedar este golpe de Estado y el “fora Temer” como una etapa, una epopeya, similar a lo que fue para Argentina el “luche y vuelve”. En ese marco, el PT será una parte importante, pero que no va a ser todo. Están los movimientos sociales, que en el último tiempo se habían distanciado del partido de gobierno, y hay nuevas expresiones, sobre todo, juveniles y estudiantiles.

    En cuanto a Temer, lo que él tiene es una asociación creada para desplazar a Dilma pero que presenta grandes problemas para funcionar en el gobierno. Va a aplicar un ajuste brutal, más aún que el de Mauricio Macri, si se pudiera, y lo va a hacer sin la legitimidad que da ganar una elección. A los argentinos nos puede gustar o no lo que hace Macri, pero efectivamente tiene un mandato popular para gobernar. De eso carece Temer, que de todos modos va producir un ajuste salvaje, porque para eso lo respalda la elite. Su armado es superestructural, una sumatoria de decenas de partido locales, de caudillos lugareños, que se reunieron exclusivamente en el Senado para derrocar a Dilma. Eso no es una fuerza política. Es un acuerdo espurio. Una herramienta ad hoc, donde la argamasa son los cargos y los recursos. Hay, en general, una idea neoliberal y esclavócrata de volver a un Brasil conducido por la elite blanca, paulista y gaúcha. Pero no significa que exista un entramado político consistente. Por ejemplo, si uno lo compara con el PRO, puede verse que la argentina es una fuerza que gobernó la capital del país, y que como tal ganó elecciones en otros distritos y tiene liderazgos establecidos. Macri es el jefe del PRO pero Temer no es el jefe de los senadores que destituyeron a Dilma. De esos 61 legisladores, no más de 8 le responden. Por eso, va a tener muchas dificultades para gobernar y seguramente recurrirá a la represión.

    Frente a este escenario, hoy Lula sigue siendo lejos -él, no el PT- el dirigente con mejor imagen y con posibilidades de ganar, por lo menos, una primera vuelta electoral. Pero va a tener que rearmar su fuerza con la enseñanza de que no puede hacer acuerdos estables con unos caudillos aventureros, que se acomodan según su conveniencia.

  • Otras notas

    Por Héctor Bernardo / A pesar de que Trump aseguró que todos los archivos relacionados con el crimen serían desclasificados a fines de octubre, debió ceder ante las presiones de las agencias de inteligencia. Entre los documentos que salieron a la luz, se destaca la preocupación del FBI por culpar a Oswald y que la KGB sospechaba que se trataba de “un golpe de Estado de la extrema derecha”.
    Vía Resumen Latinoamericano / Capturan a vicepresidente y 10 gerentes de PDVSA por corrupción y sabotaje a producción petrolera
    Vía Resumen Latinoamericano / El presidente venezolano afirmó que el resultado de las elecciones regionales son muestra de la conciencia del pueblo, que no se doblega ante la guerra económica ni amenazas imperiales.
    Por Corporación Regional para la Defensa de los Derechos Humanos / El paramilitarismo en la capital del Magdalena Medio sigue su accionar, y aunque la tasa de homicidios disminuyó no se debe a que estos grupos hayan desaparecido de las diferentes comunas de Barrancabermeja.