A quienes no entienden el mundo en blanco o negro

    Por Instituto IDEAL
    In
    10 Nov 2016
    0 Comentarios

    La victoria de Trump ha descolocado a quienes entienden el mundo en blanco o negro. En primer lugar es necesario despojar de frases de campaña y de propagandas mediáticas la situación actual y entender que líneas poderosos se enfrentaron en esta elección.

    Clinton era la opción del globalismo que intenta un mundo sin fronteras para que las grandes corporaciones se muevan libremente según sus necesidades para tener mayores rentabilidades, tomando el control de las legislaciones globales que regulen sus actividades.
    Trump representa a los grandes capitales estadounidenses no globalizados, que si bien son sumamente importantes en ese país, no están en condiciones de competir con aquellos que se han trasnacionalizados.Trump no es socialista, comunista o nada que se le parezca, fronteras adentro cree en la iniciativa privada y la no injerencia del Estado, grandes diferencias con los gobiernos populares de la última década en nuestra región, pero anuncia que el librecomercio se termina en las fronteras. La política histórica del desarrollo de los EE.UU.

    Una vez establecido este punto clave para entender el desarrollo futuro, podemos avanzar en entender que Trump puede ser parte de un mundo multipolar si EE.UU. acepta ser uno de esos focos de poder como lo son la U.E., China, Rusia, India, la ASEAN y nuestra región. Eso aún está por verse pero hay una chance de que así sea. La situación de posguerra en la que los EE.UU. impusieron su voluntad al mundo se ha terminado, hoy existen países y bloques que reclaman su cuota de poder y no pueden ser ignorados. Clinton era el mundo de las corporaciones, Trump puede volver al de los Estados Nacionales o de regiones, pero esta decisión será clave porque si EE.UU. sigue queriendo mantener su hegemonía, China es un rival estratégico que deberá enfrentar tarde o temprano. Trump deberá elegir el modelo a apliacar con China, convivencia o enfrentamiento.

    Existen algunos temas que pueden obedecer a declaraciones de campaña y deberá moderarlos para poder contar con una apoyo internacional que le permita enfrentar a su real enemigo, que son los globalizadores. Reconocer a Jerusalem, por ejemplo, como capital indivisible de Israel es inaceptable y no le permitirá establecer el marco de alianzas requerido y ante la amenza globalista, Trump solo no va a poder mantenerse.
    También deberá ser cuidadoso en desactivar la bomba que dejaron los globalistas de Obama en Venezuela y no retroceder con Cuba, complejo por el lobby anticastrista de Miami. De todas formas es bueno no pasar por alto que Obama solo hizo gestos simbólicos con Cuba porque lo esencial del bloqueo sigue en pie. La buena sintonía con Putin y el diálogo que interreligioso con Francisco pueden ser una herramienta útil para aliviar las tensiones.

    Mas allá de las líneas internas de poder, Trump expresa el hartazgo de una sociedad que ha visto reducido su nivel de vida en las últimas décadas mientras las elites concentran sus recursos sin pausa. El giro dado por los demócratas de EE.UU. y la socialdemocracia europea, dejando de lado el reclamo por mejoras económicas y de condiciones laborales a cambio de implementar derechos como los LGTBQ y el creciente poder del feminismo radical, empieza a encontrar un límite concreto y es insuficiente para contener a las mayorías.

    Hay algo que parecen no entender la clase política y no contemplan muchos analistas y es que hay también un hastío moral, que lo que está sucediendo no es bien visto por amplias capas sociales. Un microclima intelectual, mediático y artístico se muestra divorciado de los valores e intereses del hombre de la calle. La propuesta de Madonna de realizar sexo oral a quienes voten a Hilary es una muestra de ello. ¿cuántos votos ha conseguido con su propuesta y cuántos ha auyentado? A la vista de los resultados parece bastante claro que no sumó, sin embargo los medios festejaron su desparapajo y los sectores “progres” miran con simpatía este tipo de reacciones que creen antisistema, etiquetando las críticas a estas iniciativas como parte de una hipocresía moral.

    Hay un punto de contacto entre China, la Rusia de Putin, la Francia de Le Pen y esta victoria de Trump y es la oposición de los valores morales impulsados desde la globalización. Seguramente a reacción del globalismo va a ser utilizar los grupos radicalizados contra Trump, a quienes les recortará los presupuestos y agudizará la dependencia de la financiación con las Fundaciones como la Open Society de Soros. Este terreno escapa a la lógica de progresismo o el etiquetado de izquierda y derecha binario y reduccionista, como señala Rafael Correa en su momento, son cuestiones morales que no hacen a ser mas progresistas o no.

    Trump enfrenta un enorme desafío si pretende cumplir con sus propuestas medulares que implican romper con el sistema de poder de EE.UU. y enfrentar a los medios globales hostiles y controlados por sus enemigos globalistas. El otro gran escollo es que su política central de crear 25 millones de empleos debe contar con el apoyo de las trasnacionales que deberán relocalizar sus producciones y traerlas nuevamente a EE.UU., algo que parece bastante dificultoso porque mas allá de alguna rebaja de impuestos, las condiciones laborales y el costo de producción que consiguen en países como Bangladesh, son imposibles de soportar para los EE.UU.

    Las incógnitas son muchas, la aventura con Trump puede salir bien o mal, pero demuestra que la resistencia al globalismo crece y busca formas de expresarse, equivocadas o no, pero que rompen los esquemas tradicionales de izquierda y derecha y como un río que crece, encuentra alternativas para salirse del cause preestablecido.

    Si Trump no se quiebra ante las presiones, o no sufre un atentado, algo que no puede descartarse en EE.UU. donde no será el primer Presidente que es sacado del medio de esa forma, el mundo comienza una nueva etapa, y nueva no significa necesariamente mejor, pero si diferente.

    Macri o Temer, presidentes alineados deshonrosamente con el globalismo de Obama y Clinton, han realizado una mala evaluación geopolítica y sus propuestas de aperturas irrestrictas, llegada de inversiones productivas y desarraigo de empresas, hoy se van a contraponer con las de los EE.UU. ¿apelarán al doble discurso nuevamente?

  • Otras notas

    La visita a la Argentina del Sr. Hue VUONG DINH, viceprimer ministro de Vietnam, en el marco de una gira por EE.UU., Brasil y Chile.La visita que se realizará entre el 26 de junio y el 7 de julio se inscribe dentro del proceso de acercamiento de Vietnam a la región.

    Por Marcelo Ramírez
    Periodista, analista geopolítico
    Director Contenidos de ASIATV

    Iván Duque y Gustavo Petro disputarán la presidencia colombiana en la segunda vuelta electoral el 17 de junio. La participación en esta primera vuelta fue del 53% del electorado. Sergio Fajardo, quien salió tercero con el 23% de los votos, brindaría su apoyo a Petro, y esto inclinaría la balanza hacia el candidato de izquierda.

    Por Hector Bernardo - Diario Contexto

    El mandatario golpista brasileño decidió no presentarse como candidato para las elecciones presidenciales de octubre, dado el amplio rechazo social a su figura. Las encuestas indican que sólo cuenta con 1% de intención de voto. En el otro extremo, luego de más de un mes injustamente encarcelado, el expresidente Lula sigue a la cabeza de las encuestas, con más del 35% de intención de voto.
    Por Hector Bernardo – Diario Contexto