Red de Comunicadores del Mercosur

    Suscribirse a canal de noticias Red de Comunicadores del Mercosur Red de Comunicadores del Mercosur
    Actualizado: hace 11 mins 42 segs

    ¿EL LLANTO DE LOS NIÑOS MIGRANTES DERROTA A TRUMP?

    Vie, 06/07/2018 - 20:53

     

    por Domenico Maceri ***

    “Estamos cambiando de niños enjaulados a familias enteras enjauladas”. Esta es la reacción de Cory Smith, líder de Kids in Needs, un grupo dedicado a defender los derechos de los niños.  Smith comentó sobre la orden ejecutiva de Donald Trump que pone fin a la separación de los niños de sus padres, detenidos mientras trataban de entrar a los Estados Unidos.

    Smith tiene razón en que la marcha atrás por parte del 45º presidente sobre la trágica situación de los niños es simplemente una ligera mejora. Sin embargo, nos revela la completa falsedad de la política de Trump basada en una realidad inventada por America first (Estados Unidos primero), que enfrenta el complejo tema de la inmigración.

    Enojado por el creciente número de ingresos no autorizados procedentes de la frontera mexicana, Trump decidió aplicar la tolerancia cero. La nueva política ha decretado que cualquier persona que entre ilegalmente a los Estados Unidos es culpable de “felonía”, un delito mayor, en lugar de la tradicional “infracción”, un delito menor que sólo se castiga con la deportación. Una vez iniciada la tolerancia cero, las personas que han entrado en el país en busca de asilo son declaradas delincuentes y, por lo tanto, merecedoras de prisión. Como todos los demás criminales, los inmigrantes han sufrido la separación de sus hijos de sus brazos para terminar en manos del Departamento de Seguridad Nacional. Desde el comienzo de la práctica de la tolerancia cero, se ha separado a 2.300 menores de sus padres, que, según la ley, tras una detención máxima de 20 días, deben ser confiados al cuidado de las familias.

    La puesta en marcha del programa de tolerancia cero ha tomado al gobierno sin preparación para hacer frente a la situación de las familias, pero también a la situación política. Trump había declarado que la ley, según él aprobada por los demócratas, le ató las manos. Inventar que un partido aprueba las leyes es una de las muchas fake news (noticias falsas) de Trump. Las leyes las aprueba el gobierno sin ninguna etiqueta de partido. Pero más allá de esta falsa afirmación, aún más falso era que sólo el Congreso podía cambiar la política de separar a los niños de sus padres.

    Chuck Schumer, el líder de la minoría democrática en el Senado, había dicho que la tolerancia cero y la separación subsecuente de los niños de sus padres entraban dentro de los poderes del presidente. Podría resolverse con una simple llamada presidencial.  Al final, Trump, derrotado por el excelente trabajo de los medios de comunicación, lo que él llama noticias falsas, tuvo que rendirse. El desgarrador audio y video de los niños llorando inconsolablemente forzaron a Estados Unidos a reaccionar.

    Incluso la primera dama, Melania Trump, habló en contra de la tolerancia cero, diciendo que las leyes deben ser respetadas, pero que deben ser hechas “con el corazón”. Las cuatro ex primeras damas vivas también han sumado sus voces y el 45º presidente ha hecho lo que rara vez hace. Ha dado marcha atrás. Podría haberlo arreglado con una llamada telefónica o con uno de sus tweets que tanto le gustan, pero decidió usar una orden ejecutiva para terminar con la separación de los niños de sus padres.

    Trump comprendió que tenía que rendirse, pero inmediatamente regresó a la campaña electoral antiinmigrantes. Dos días después de firmar la orden ejecutiva de no separar a los niños de sus padres, el 45º presidente invitó a la Casa Blanca a un grupo de familiares que perdieron a sus seres queridos por crímenes cometidos por inmigrantes no autorizados. El mensaje es claro. Las únicas víctimas son los estadounidenses, y la inmigración ilegal es un peligro para la seguridad.

    Los hechos nos dicen, sin embargo, que los inmigrantes, autorizados o no, cometen menos crímenes que los estadounidenses nacidos en los Estados Unidos. Un estudio del Instituto Cato, un organismo conservador fundado por la Fundación Charles Koch, analizó los crímenes cometidos en el estado de Texas y encontró que la tasa de condenas para inmigrantes en 2015 era ochenta y cinco por ciento menor que la de los nativos americanos. Otro estudio realizado por Michael Light (Universidad de Wisconsin) y Ty Miller (Universidad de Purdue) descubrió que las zonas con inmigrantes ilegales tienen menos delitos. El sentido común confirmaría esto. Los inmigrantes, autorizados y no autorizados, tienen miedo de cometer delitos sabiendo muy bien que podrían conducirlos incluso a la deportación.

    La administración Trump no sólo ha mostrado poco corazón con su tolerancia cero, sino también una falta de preparación en sus políticas. El Departamento de Justicia y el Departamento de Seguridad Nacional no previeron las consecuencias de la tolerancia cero ni los efectos en las familias. Al momento de escribir estas líneas se nos informa que después de la denuncia de la Unión Americana de Libertades Civiles, un juez de California ordenó la reunificación de las familias inmigrantes dentro de 30 días. En el caso de niños menores de 5 años, la Orden Ejecutiva de Trump debe ser implementada dentro de 14 días.

    Los flujos migratorios no son un problema americano porque existen en muchas otras partes del mundo. Trump y los otros populistas tienen respuestas fáciles al dilema revelando que no han estudiado la situación ni la han entendido. En América muchos de los migrantes provienen de Guatemala, El Salvador y Honduras, países con una tasa de criminalidad muy alta donde la gente arriesga su vida todos los días. La periodista Sonia Nazario, ganadora del Premio Pulitzer, acompañó a una de estas jóvenes migrantes en su viaje a Estados Unidos describiéndolo cuidadosamente en un libro. Su viaje a los Estados Unidos no es de ninguna manera “una caminata a Central Park” como lo describió Trump. El 60% de las mujeres que emprenden la odisea son violadas. Son objeto de otros crímenes y luego, una vez que llegan a la frontera, el final de la odisea, son separadas de sus hijos y colocadas en jaulas separadas.

    Existen soluciones a los problemas de inmigración, pero van más allá de las consignas populistas. Sin embargo, el Presidente de los Estados Unidos tiene poco interés en las soluciones. Después de declarar que firmaría cualquier proyecto de ley sobre inmigración que fuera aprobado por la legislatura, cambió de opinión. En su última declaración aconsejó a la legislatura que dejara todo atrás y lo pospusiera hasta después de las elecciones de mitad de período. Trump no tiene intención de gobernar. Mejor la constante campaña política que produce más y mantiene completa fidelidad de su base.

    Traducido del italiano por María Cristina Sánchez

    https://www.pressenza.com/es/2018/06/el-llanto-de-los-ninos-migrantes-derrota-a-trump/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29

    Categorías: Noticias regionales

    LA FELICIDAD NO ES ETERNA

    Vie, 06/07/2018 - 20:44

     

     Por Hugo Presman ***

    El Gobierno Nacional inició la cuenta regresiva en su proyecto refundacional del país. El 2019 se vislumbra esquivo a los sueños del paseo electoral. La corrida cambiaria y el pedido de auxilio al FMI cubren de escepticismo el futuro. La realidad irrumpe a pesar de los hasta ahora eficaces maquillajes de Durán Barba.

    Los funcionarios nos recordaban todos los días de los presuntos éxitos de su gestión. El Presidente nos informaba con su precariedad expositiva que luchaba por nuestra felicidad y que algunas medidas dolorosas eran imprescindibles porque era el único camino posible. Que si hubiera uno mejor e indoloro por supuesto que lo hubiera elegido. Que su compromiso era decir la verdad. En medio de una protección mediática enorme, las mentiras eran tomadas como verdades, las penurias presentes eran el costo de una felicidad futura, y el pasado inmediato denostado como populismo era la causa de los sufrimientos actuales. Había que perder derechos fomentados por una demagogia desenfrenada para hacer realidad la revolución de la alegría. Lo anterior era “una fiesta” con un pago de facturas diferidas. El neoliberalismo y las religiones prometen un presente nutrido de sacrificios y una recompensa gratificante, ubicado en un horizonte inalcanzable o en otra vida.

    Se puntualizó como un acto de profundo patriotismo cómo gente salvada económicamente por el resto de sus vidas, dejaban sus jugosas rentas privadas para “sacrificarse en el Estado” y colaborar en alcanzar la felicidad prometida.
    En el lenguaje gubernamental interno “son dadores de sangre”. Políticamente actuaron en los primeros 24 meses con inteligencia y con un pragmatismo enorme. Mantuvieron la cobertura social de los planes e incluso los incrementaron. Al mismo tiempo fueron desactivando en silencio,  la mayoría de los positivos emprendimientos y concreciones del kirchnerismo, y agravaron todo lo negativo. El tarifazo fue aceptado a regañadientes, fruto del convencimiento que las tarifas de servicios públicos estaban bajas y por un hábil manejo publicitario y con algunas protestas en los dos primeros años.

    El objetivo era pasar de ganar una elección por un punto y medio a una reafirmación contundente en las legislativas. Mientras tanto se fueron concretando medidas cuyas consecuencias nefastas se iban a exteriorizar mucho más adelante. Devaluación, ajuste, deuda (endeudamiento) y apertura de la economía, el plan DADA. Una mixtura de un modelo primario exportador con el de la rentabilidad financiera. El presunto gradualismo implementado, una concesión del lenguaje aceptado mayoritariamente, no era la vocación original del gobierno sino el camino adoptado dado los condicionamientos políticos. Lo brutal del pensamiento del gobierno se exteriorizaba en declaraciones de un salvajismo superlativo y en despidos sin anestesia.

    La pesada herencia lo justificaba todo. Se repetía hasta la saturación las 24 horas del día por diferentes bocas de expendios que “se robaron todo”. Con la complicidad del  peronismo vegano, deseoso de ser la segunda marca del macrismo, suplieron sus minorías legislativas.
    Fue en economía donde con una mezcla de ideología trasnochada e impericia mayúscula, elaboraron un cóctel explosivo. Mucho de lo que puede ser visualizado como errores son objetivos buscados.

    La eliminación de todos los controles financieros permitió convertir el país en un garito enorme. La disminución premeditada de los ingresos para favorecer a los sectores concentrados fue coherente con sus propuestas ideológicas y llevaron en dos años a un incremento considerable del déficit fiscal. La apertura indiscriminada de la economía produjo un desusado déficit comercial, mientras la fuga de capitales, el déficit en turismo, el peso de los intereses de una deuda contraída con premeditación y como única tabla salvadora que crece con voracidad, potenciaron el déficit de balanza de pagos. Las importaciones crecieron por el ascensor y las exportaciones por la escalera. El país se quedó así sin los únicos dólares genuinos. El crecimiento del PBI fue tan pequeño que el presidente tuvo que caracterizarlo de invisible. A dos años y medio de haber empezado su gobierno, mientras nos hablaban de que habían evitado una crisis no percibida, iban construyendo una verdadera del tamaño de un tsunami. Los capitales especulativos acudían en manada para obtener tasas inexistentes en ningún otro lugar del planeta. Traían dólares que vendían, los cuales engrosaban provisoriamente las reservas. Los pesos volcados al mercado que el Banco Central necesitaba neutralizar en su creencia monetarista que la inflación es monocausal, ofrecía LEBACs que los especuladores  compraban y cuya tasa fluctuó entre un 38% y un 26,5, hasta alcanzar el 40% o más durante la corrida bancaria. Con un tipo de cambio estable y con tendencia a la baja, las Lebacs eran renovadas y se convirtieron en una bomba de tiempo al punto tal que un vencimiento actual por el 60% de las mismas representan el equivalente a las reservas líquidas. Mientras los ojos y oídos de Macri, Marcos Peña, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui  no se cansaban de repetir que el mayor éxito era haber impedido una crisis que le había dejado en forma larvada el kirchnerismo y que nos conducía a una situación equivalente a la que actualmente atraviesa Venezuela, el gobierno chocó con el iceberg de una furiosa corrida cambiaria que derivó en una crisis no imaginaria sino concreta. Muchos de los integrantes del mejor equipo de los últimos cincuenta años, que protagonizaron seguramente corridas cambiarias formando parte de la entelequia mercado, puestos del otro lado del mostrador se asustaron y corrieron lívidos a pedir ayuda al FMI. De un gobierno que se enorgullece de carecer de historia, que cuando realiza algún comentario al respecto  la banaliza con una supina ignorancia,  no es de extrañar que sea protagonista de una remake histórica con final cantado.

    Es una vuelta a lo peor del pasado. Es la escenificación de un largo retroceso, con la paradoja que un acto fallido de María Eugenia Vidal, es la única verdad en 30 meses de macrismo: “Cambiamos futuro por pasado”. De ese pasado emerge de nuevo el FMI, que lo quieren presentar falsamente como diferente, y el riesgo país, que amedrentaba con sus alteraciones diarias

    El camino al paraíso que describían la publicidad y los funcionarios no sólo estaba lejos, sino que las puertas del infierno estaban abiertas. Después del triunfo de noviembre del 2017, cuando todo parecía despejado para el macrismo, el caballo de Troya que habitaba en su interior (su proyecto económico que pretendía ser refundacional) terminó estallando. El gobierno malinterpretó el buen resultado electoral suponiendo que estaba allanado el camino para las pretendidas reformas estructurales. La aprobación pírrica del cambio de actualización de las jubilaciones y otros beneficios sociales y luego la acumulación de tarifazos, hirieron el traje de teflón y mostraron al gobierno desnudo en sus miserias. Junto con ello, semanalmente aparecieron la corrupción estructural de funcionarios implicados que van desde sus peculios guardados en guaridas fiscales a negocios que favorecen a sus empresas o anteriores empleadores, todo disimulado bajo el eufemismo de “conflicto de intereses”.

    La inflación, que sostenían que estaba en baja, recobró un poderoso empuje, mientras el dólar del cual no había que preocuparse volvió a cobrar su lugar excluyente. Los pronósticos del mejor equipo son todos fallidos por diferencias que merecen un estridente aplazo. El dólar vaticinado para el 2021, de 21,90,  ya ha sido largamente superado en mayo del 2018. Ni hablar de la lluvia de inversiones. Los errores de cálculo se cuantifican en años.

    Apareció de pronto un cisne negro, paradojalmente tan previsible como inesperado,  en forma de corrida bancaria aunque la fuga de capitales fue permanente desde los albores de esta administración. El gobierno que se arrodilló antes los poderosos internos, ahora lo hará antes los poderosos internacionales. Es una forma de ingresar al primer mundo por la claraboya y para limpiar los baños de los acreedores. El FMI es el auditor de los acreedores. En ese carácter obligará ahora, lo que sugirió a fines del 2017: bajar el déficit fiscal amputando ingresos de jubilados y trabajadores, de organizaciones sociales y de la asignación universal por hijo, para contar con los recursos para cobrar las amortizaciones de la deuda y de los intereses. Todo queda en suspenso y amenazado por las condicionalidades: paritarias, edad jubilatoria, jubilaciones y pensiones, regímenes especiales, reducción de planes sociales, disminución de asignaciones familiares, reducir los beneficiarios de la pensión universal a la vejez, congelamiento del ingreso a la administración pública y despidos, reducir la relación entre el haber jubilatorio y el salario mínimo, vital y móvil, reducción de las transferencias a las empresas públicas y municipios, mayor apertura de la economía y como propuestas: recrear las AFJP y devaluación.

    No hay un nuevo FMI, es el mismo, con propuestas similares pero con una envoltura menos repulsiva
    .

    Es importante señalar que el acuerdo es la bala de plata del gobierno porque como muy bien consigna el Centro de Economía Política Argentina (CEPA): “El FMI aparece en este contexto como garante en ultima instancia, es decir, como un mensaje a “los mercados” del acompañamiento del organismo para calmar la demanda de dólares. Esto le otorga al FMI un poder de negociación único. En este sentido, el hecho de que el gobierno haya decidido que el endeudamiento externo sea el canal excluyente de financiación, hace que si el “último garante” decide no prestar, entonces nadie presta, por lo que no habría salida ante una eventual crisis”.

    El gobierno empezó una cuenta regresiva en su proyecto refundacional. Hoy el 2019 está mucho más lejos que los sueños arrumbados de un paseo electoral. Algo se ha derrumbado, ahí donde antes estaban las bases del triunfo. El escepticismo sobre el futuro, las promesas incumplidas, las mentiras que afloran, la transformación de la esperanza en decepción, la realidad irrumpiendo sin máscaras a pesar de los hasta ahora eficaces maquillajes de Durán Barba.

    Equipo, cambio, sinceridad, trasparencia, alegría, honestidad, justicia independiente, Banco Central independiente, división de poderes, republicanismo, felicidad eterna, son palabras que el macrismo transformó en lo opuesto. Si esas expresiones se han desvalorizado hasta la insignificancia, en cambio brillan “guaridas fiscales”, “empresas off-shore”, “apropiación del Estado para negocios privados”, “corrupción estructural”, “entrega”, “servilismo”, “dependencia”.

    Se ha producido una bisagra aunque no necesariamente definitiva. El gobierno se suicida en defensa de sus falacias y recurre al FMI que le da la soga para ahorcarse. Se empieza a transitar un tiempo de descuento, porque como decía Mark Twain: “es más fácil engañar a la gente, a que reconozcan que han sido engañados”. Pero cuando eso sucede es posible que ocurra lo que decía Perón: “Truena el escarmiento”.


    ***
    Coconductor del programa radial EL TREN, con más de 14 años en el aire. Contador Público recibido en UBA. Fue profesor de Economía Política en la Facultad de Ciencias Económicas de la misma Universidad. Es Periodista. Sus trabajos son publicados en diversos medios nacionales e internacionales. Es autor del trabajo de investigación “25 años de ausencia” y participó con trabajos en los libros “Damián Carlos Álvarez Pasión por el libro” e “Insignificancia y autonomía”. Debates a partir de Cornelius Castoriadis.
    Además es coautor del libro “Bicentenario de la Revolución de Mayo y de la Emancipación Americana”

    http://lateclaenerevista.com/2018/05/14/la-felicidad-no-eterna-hugo-presman/

    Categorías: Noticias regionales

    BELGRANO SE PUSO A CARGO DE UNA REVOLUCIÓN

    Vie, 06/07/2018 - 20:29

     

    Por Darío Ferrazzano ***

    Charla con el chozno nieto del prócer.

    Manuel Belgrano nació el 3 de junio de 1770 en Buenos Aires, fue una de las personas más importantes que tuvo la Revolución de Mayo y la Independencia del Río de La Plata. En una entrevista anterior, el historiador Javier Garín nos decía que “Belgrano es el hombre que preparó la Revolución, que la fue gestando, que fue su ideólogo y que después la defendió en el campo de batalla en los dos más grandes triunfos que tuvieron las armas patrias en territorio del Río de La Plata: la Batalla de Tucumán y la Batalla de Salta”.

    Durante mucho tiempo la historia oficial argentina minimizó el trabajo de Belgrano dejándolo sólo en el lugar de creador de la Bandera, restándole importancia a su incidencia en la Independencia. Tuvimos la posibilidad de hablar con el chozno nieto del prócer, también llamado Manuel Belgrano, quien nos contó la verdadera historia de la creación de la Bandera y el lugar que realmente ocupó el prócer argentino en nuestra historia:

    Siempre se discutió sobre la bandera: desde los colores hasta el formato, dicen “Belgrano dejó escrito cómo debía ser”. Sobre los colores sí dejó escrito, ya que dice “No teniendo bandera, la mandé a hacer conforme los colores de la escarapela nacional: blanco y celeste”. En cuanto al formato no dijo cómo. Acudí a un documento que dejó Belgrano: un cuadro para el que él posó, el único cuadro para el que posa. En esa época todos se vestían con un uniforme o de casando, según a lo que se dedicaba la persona para que el cuadro la representara. Belgrano se hizo pintar en un sillón y al lado hay una ventana a través de la cual se ve una batalla (que lo representa a él como militar) en la cual hay tres banderas pintadas y las tres son iguales: dos franjas blanca y celeste. Considero que esto es un documento por varias cosas: por un lado, el pintor era un francés que estaba exiliado en Londres, que seguramente no tenía idea de la existencia de las Provincias Unidas del Sur, de cómo era la bandera, y por otro lado, que este señor sentado frente a él era el creador de dicha bandera. El cuadro era del año 15, la bandera todavía no había sido reconocida porque aún no se había llevado a cabo el Congreso de Tucumán ni se había declarado la Independencia. Es algo muy fuerte que Belgrano haya hecho pintar la bandera, sobre todo el color celeste que tampoco era un color heráldico que se usara para las banderas. Entonces no fue una “creación del pintor”, fue algo indicado por Belgrano.

    Con respecto a su influencia en la Revolución e Independencia, ¿por qué cree que no es del todo reconocido?

    Yo creo que la Bandera lo tapó a Belgrano, pero fue hacedor de muchísimas cosas y además de todo la Bandera: con la importancia que ella tiene. Pero sí, se lo encasilló ahí, yo creo que fue una historia militar en la cual se le dio más importancia a San Martín, que sin ninguna duda es un grande, un estratega. Belgrano, en cambio, fue un militar improvisado al que le dijeron “tenés que ir al Paraguay” y fue; luego le dijeron “tenés que volver al Paraguay porque hay que arreglar la misión diplomática” y fue; cruzó dos veces el Río Paraná en una cascarita de nuez, sin tiempo de organización y cumpliendo con su Patria poniéndose a cargo una Revolución. Y mientras estaba en Rosario enarbolando por primera vez la Bandera, en Buenos Aires se firma la nota ordenándole que vaya al Norte a reemplazar a Pueyrredón. Allí tuvo dos grandes triunfos: primero movió al pueblo de Jujuy para hacer un éxodo (ahí representa lo que es un líder: el poder de convicción que tenía y la gente le creía, movió un pueblo) y luego libra dos batallas: Tucumán y Salta. La Batalla de Tucumán salva la Revolución de Mayo, que fue la única revolución que no tuvo un paso atrás y sin dudas la Batalla de Tucumán es el camino a la Independencia en 1816.

    Para finalizar dejamos un documento indispensable para nuestra historia: El Reglamento para los Indios de las Misiones, que estableció las libertades y devolvió derechos a los naturales de América (descárgalo haciendo click acá: https://www.educ.ar/recursos/128513/reglamento-de-belgrano-sobre-las-misiones – fuente: Educ.ar)

    https://revistappv.com.ar/2018/06/20/8720/

    Categorías: Noticias regionales

    INFELICES ILUSIONES

    Vie, 06/07/2018 - 20:22



    Por Claudio Scaletta ***

    El nuevo consenso de los economistas oficialistas y paraoficialistas, esa amplia franja de consultores que se nutren de fuentes como la Universidad Torcuato Di Tella, una usina ortodoxa apenas más sofisticada que la noventista CEMA, sostiene que, con tipo de cambio flotante no hay que preocuparse por la restricción externa (escasez de dólares), dato que presupone una entrada de capitales siempre abundante (o un dólar a 1000).



    Imagen: EFE

    Estas ideas simples son las que nutrieron las esperanzas de Cambiemos desde que asumió el gobierno. Se creía que el poder económico global, al conocer la nueva existencia de una administración amistosa, apostaría por la nueva Argentina desencadenando una lluvia de inversiones que, al madurar, conjuraría la dependencia crónica de dólares.

    La tarea del gobierno consistía en cambiar las reglas para la rentabilidad del capital y, especialmente, financiar la transición recurriendo a los mercados internacionales. Esa fue la racionalidad de pagar a los buitres sin chistar para poder empezar a endeudarse lo más rápido posible. El proceso sería ayudado por el carry trade, la bicicleta financiera, que aportaría la entrada de dólares financieros. Deuda más dólares financieros, entonces, deberían traducirse en un tipo de cambio estable. A la vez, un dólar estable resultaba una condición necesaria para una macroeconomía equilibrada, ya que el tipo de cambio es uno de los tres principales precios relativos de la economía, junto con salarios y tarifas.

    Obviando la discusión sobre las graves dificultades teóricas de estas líneas de argumentación, los hechos no se sucedieron según lo esperado. Al comienzo todo funcionó acorde a lo programado. Efectivamente, mercados financieros globales altamente líquidos le abrieron al país la posibilidad de endeudarse, aunque a tasas suculentas en la comparación regional, mientras que las condiciones de altísimas tasas internas en pesos y dólar estable fueron el contexto ideal para la bicicleta. El problema fue que mientras en el mundo financiero todo marchaba sobre ruedas las inversiones no derramaban a la economía real, que nunca comenzó a aumentar la generación de dólares genuinos. Ya en el tercer año de gobierno lo único que se avizora es la continuidad de déficits de cuenta corriente. En concreto la demanda futura de dólares prestados será mayor, no menor. En abril se conoció que ni siquiera el FMI cree en las súper optimistas proyecciones de estabilización de la relación deuda/PIB a partir de 2020.

    Luego, los capitales financieros no se guían solamente por los análisis de largo plazo, sino fundamentalmente por la rentabilidad esperada en el corto. Frente a la ausencia de llegada de capitales productivos del exterior una parte del gobierno comenzó a creer que el problema era la alta tasa de interés interna y, a fines de diciembre pasado, se indujo al Banco Central a iniciar una baja de tasas. La consecuencia esperable fue que el dólar pasó de 17,5 pesos en el promedio de diciembre a 19 en enero y a 20 en febrero. Para quienes apostaron a la bicicleta fue un desastre. La señal para los capitales especulativos fue de salida de las posiciones en Lebac y de regreso al dólar y a sus países de origen. Un artículo de Forbes, por ejemplo, sostenía desde su título que había llegado el momento de “salir de Argentina”.

    Sin embargo, esta es solamente una parte de la película. La otra, igual o más importante, es la puja distributiva, la que no se expresa solamente a través del nivel nominal de salarios, sino en los restantes precios relativos, especialmente el dólar. El tipo de cambio es también una variable distributiva. El dato duro de la corrida, con grandes empresas y bancos comprando dólares, es que no existe consenso entre los sectores dominantes locales para mantener el tipo de cambio apreciado. Esto puede ser útil para algunas fracciones del capital que remiten utilidades al exterior, pero al mismo tiempo aumenta los salarios en dólares disminuyendo la tasa de ganancia global de la economía.

    Lo que comenzó a preanunciar la corrida de los últimos días fue que luego de la devaluación de diciembre-febrero sumada al shock tarifario, un gobierno que representa al capital financiero decidió estabilizar la inflación recurriendo al “ancla cambiaria” para el resto de 2018. En parte ello fue una consecuencia de la densidad sindical que, más allá de defecciones y complicidades, diferencian a la Argentina de otros países de la región. Aunque en 2018 los salarios perderán contra la inflación lo harán menos que lo necesario para contrarrestar las subas de los restantes precios relativos. En consecuencia, dada la virtual dolarización de las tarifas, anclar en dólar se convirtió en un objetivo clave de la política económica. Fue por eso que se malgastaron 4300 millones de dólares la semana pasada y aún se desconoce cuál será el número final de la primera semana de mayo. La pérdida de reservas no evitó que el dólar salte primero a 21 pesos y luego a más de 23. Y ello a pesar de los 600 puntos básicos adicionales en la tasa de referencia, lo que la llevó hasta 33,25 puntos, un nivel que no se veía desde diciembre de 2015.

    Las razones de la intensa corrida, entonces, son internas y fundamentalmente dos. Primero los inversores financieros ya saben que la restricción externa es un hecho sin final feliz y, frente a la incertidumbre de tasas y dólar generada por las impericias de política, comenzaron a desarmar posiciones en pesos, dato agravado por la completa desregulación de estos movimientos. Segundo, el capital local no está dispuesto a aceptar salarios altos en dólares. Todavía no está claro en qué nivel quedará la divisa, sí que su alza se traducirá rápidamente en ajustes de precios que impactarán en la inflación de los próximos meses, con una meta oficial que sólo quedó en el recuerdo, en el “mate lleno de infelices ilusiones”.

    https://www.pagina12.com.ar/112364-infelices-ilusiones

    Categorías: Noticias regionales

    LA SENTENCIA CONTRA CORREA, LA JUDICIALIZACIÓN DE LA POLÍTICA Y LA INTELIGENCIA COLOMBIANA

    Jue, 05/07/2018 - 21:40




    Por Eloy Osvaldo Proaño ***

    La Corte Nacional de Justicia de Ecuador ordenó la prisión preventiva para el expresidente Rafael Correa por su supuesta vinculación en el intento de secuestro del exasambleísta Fernando Balda en Colombia, en 2012, luego que la Fiscalía General pidiera la prisión preventiva en base a informes de inteligencia colombianos.

    Correa sostiene que solo se busca humillarlo y calificó la decisión como ”nuevo y grave atropello a la justicia” y a sus derechos. “Yo estoy bien. No se preocupen. Buscarán humillarnos y hacernos pasar un mal rato, pero una monstruosidad así jamás prosperará en un Estado de Derecho como Bélgica” (donde reside), señaló.

    Mientras, Ernesto Samper, expresidente Colombia y último secretario general de Unasur, indicó que “La judicialización de la política comienza a destruir los líderes progresistas en América Latina. Primero fue Lula, que es el preso político más importante del hemisferio. Ahora es Rafael Correa. A eso le llaman juego sucio”.

    Daniella Camacho, jueza de Garantías Penales de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), dictó prisión y emitió alerta roja para que la Interpol lo localice, capture y extradite. Se indicó que una vez que Correa esté en el país deberá ser trasladado a la Cárcel 4, ubicada en El Condado, en el norte de Quito.

    En reiteradas oportunidades,  Correa ha asegurado que no poseen ninguna prueba para vincularlo con el caso Balda y ha denunciado ser víctima de una persecución política y mediática, ante el hecho de colocar “una medida cautelar imposible de cumplir”.

    Recordó que en noviembre del 2017, su acusador Fernando Balda ya anunciaba en noviembre que se venían procesos judiciales que le pondrían orden de captura de Interpol.

    “¿Adivino o parte de un complot? Hagan sus apuestas. En las próximas horas enviaré un video por redes”, expresó.

    Por su parte,  Eduardo Franco Loor, defensor de Jorge Glas , el exvicepresidente de Correa, quien cumple prisión desde diciembre del 2017 dijo que “esto es la más grande infamia judicial de los últimos años! Una verdadera arbitrariedad porque se ha violentado el debido proceso penal garantista. Rafael es inocente y lo que se quiere es alejarlo de la vida política activa del Ecuador. Esto es demostración de persecución”.

    Como vergonzoso calificó, el exvicecanciller Kintto Lucas al proceso penal que se sigue a Correa,  ” porque no hay pruebas de que el expresidente haya sido el que dio la orden del supuesto secuestro (…)y  además  hay que ver los vínculos que tenía Balda en Colombia”. Agregó que el secuestro del exlegislador podría estar vinculado con otro tipo de cosas pues hay investigaciones que demuestran su cercanía con Álvaro Uribe.

    Lucas sostuvo que a nivel internacional este tema provoca gracia e indignación por cómo se están manejando las cosas judicialmente y en ese aspecto manifestó que llama la atención el pronunciamiento del  Fiscal respecto a que el secuestro de Balda está enmarcado en un crimen de Estado, porque además eso puede llevar a una demanda en contra del mismo Estado provocando una indemnización millonaria.

    ​​“Hay suspicacias a nivel internacional de cómo se ha manejado este tipo de cosas, y es claro que hay una persecución”, puntualizó Lucas, tras indicar que es claro que sobre este proceso se nota un odio de determinados sectores.

    “Y lo más vergonzoso es que algunos de ellos estuvieron con Correa durante diez años y ahora no dicen nada y están aguantando su puesto con Lenín Moreno”, sostuvo.

    Como corolario de la solidaridad demostrada por algunos mandatarios para con Correa,  la cancillería ecuatoriana señaló que “Vemos con inquietud los pronunciamientos de los presidentes de Venezuela y Bolivia en relación a la orden prisión preventiva dictada por la justicia ecuatoriana en contra del ex presidente. Por esto hemos presentado notas formales de protesta y hemos convocado a sus embajadores en nuestro país para que expliquen la postura de sus gobiernos con respecto a la problemática interna de nuestro país”, reiteró el jefe de la diplomacia ecuatoriana.

    El caso Balda y la “inteligencia” colombiana

    ¿Cómo se volvió Balda, de simpatizante del entonces mandatario Rafael Correa en su acusador? Balda era parte de Alianza PAIS. Tras desacuerdos se fue a Sociedad Patriótica y luego hizo su camino en la oposición más radical al correato. Eso le valió un juicio por injurias y huyó a Colombia.

    Según Balda, el secuestro era una orden del entonces presidente Correa,  ejecutada en Colombia por agentes ecuatorianos infiltrados, con la ayuda de un oficial de policía colombiano e incluso delincuentes. Por el caso declararon exfuncionarios de inteligencia, como Rommy Vallejo, y el propio expresidente Correa.

    Balda vivía en Colombia desde 2009, cuando había salido de Ecuador huyendo de dos procesos legales. El primero lo inició Correa por atentar contra la seguridad del Estado y el segundo fue por por injurias calumniosas no graves, entablado por el exdirector de la Unidad Técnica de Seguros Óscar Herrera, a quien Balda acusó de tráfico de influencias por adjudicar irregularmente un contrato de bróker de seguros.

    La revista colombiana Semana, señaló que la información entregada por la Fiscalía de Colombia en mayo de ese año, en el hotel Las Lomas de Bogotá, Balda habría conocido a otros tres ecuatorianos: Luis Chicaiza, Wilson Jarrín y Daniela Gaibor.  El primero se acreditó como miembro de una ONG y los otros dos como parte de un movimiento político de oposición a Correa. Chicaiza se acogió al procedimiento judicial de cooperación eficaz.

    Los tres decían que participarían en el evento de la Fundación Internacionalismo Democrático presidida por Álvaro Uribe, expresidente colombiano. Dos meses después, varios hombres y un policía disfrazado habrían hecho un primer intento para deportar a Balda hacia Ecuador, pero como su estancia en Colombia estaba en regla, la deportación no se concretó.

    La fiscalía colombiana explicó que el 13 de agosto de 2012, cerca de las 7:40 de la noche, Balda, quien se habría despedido de Chicaiza y mientras caminaba por una calle del barrio Cedritos, en el norte de Bogotá, fue interceptado por una camioneta en la que cuatro hombres y una mujer lo subieron a la fuerza.

    Mientras esto ocurría un taxista testigo del suceso, habría llamado a la policía y a otros taxistas que emprendieron una persecución que impidió el supuesto secuestro. Tras la persecución los secuestradores habrían escapado, abandonando a la camioneta y a Balda.

    Durante las investigaciones las autoridades colombianas encontraron huellas digitales en el vehículo con las que pudieron detener a uno de los secuestradores (no identificado) en Puerto Tejada, a 301 kilómetros de Bogotá, quien dijo haber recibido una llamada de un amigo, cabo del Ejército (cuyo nombre tampoco ha sido publicado) de Colombia, quien le dijo que fuera a Bogotá para hacer “una vuelta” (un encargo): secuestrar a una persona y llevarla hasta Ipiales. El detenido iba a recibir unos 10 mil dólares por el secuestro.

    La Fiscalía colombiana señaló que en el intento de secuestro también participaron agentes de inteligencia ecuatorianos. Los colombianos señalaron que la camioneta participante en el delito fue rentado por Chicaiza (quien apareció en las grabaciones de las cámaras de seguridad del hotel Capital acompañado del cabo del ejército colombiano que no ha sido identificado). Las autoridades ecuatorianas confirmaron que era un sargento activo de la Policía, parte de la Dirección General de Inteligencia de Ecuador.

    En mayo de 2015, cuatro colombianos fueron sentenciados a 60 meses de cárcel en su país por el delito de secuestro simple cometido en contra de Fernando Balda. El 18 marzo de 2018 son detenidos los agentes de inteligencia Raúl Chicaiza, Jessica Falcón y Jorge Espinoza. Se los acusa de haber participado en el proceso de secuestro de Balda y dos semanas después se vincula al caso al exdirector de inteligencia de la Policía general Fausto Tamayo y a Pablo Romero, ex secretario nacional de Inteligencia (Senain).

    ​​Proceso eexpedito en 45 días
    El 17 de junio de este año, el exsecretario de Inteligencia Pablo Romero Quezada fue detenido en España tras ser vinculado por el supuesto secuestro de Fernando Balda, en 2012. Un día después,  Correa es vinculado al caso que investiga en Ecuador el secuestro de Fernando Balda.El 21 de junio último, Raúl Chicaiza inició su testimonio anticipado su testimonio de cinco horas ante la Fiscalía que “Cuando Rafael Correa era presidente de la República si no obedecíamos, teníamos un problema seguro”. Seis días después un Tribunal de la Corte Nacional declaró improcedente el recurso de apelación y confirmó la prisión preventiva para Pablo Romero en el caso de supuesta asociación ilícita y secuestro a Fernando Balda.

    El 28 de junio, ante un tuit del expresidente sobre que Raúl Chicaiza no tendría pruebas para involucrarlo con el secuestro del político Fernando Balda y que todo sería un ‘montaje’, Diego Chimbo, abogado del exagente, asegura que no solo existirían llamadas telefónicas, sino muchos otros ‘indicativos’ que dan soporte a su vinculación al proceso. Un día después, Balda presentó un escrito en el que pidió ser aceptado como acusador particular de Correa..El 2 de julio, el exmandatario decidió ir al consulado de Ecuador en Bruselas, y en un escrito pidió que esa misión diplomática certifique su presentación. Un día después, la jueza Daniella Camacho aceptó la petición fiscal y cambió para Rafael Correa la medida cautelar de presentarse ante la Corte, por prisión preventiva y emitió una difusión roja para que la Interpol lo detenga con extradición.*** Analista e investigador ecuatoriano, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

    ​http://estrategia.la/2018/07/05/la-sentencia-contra-correa-la-judicializacion-de-la-politica-y-la-inteligencia-colombiana/​

     

    Categorías: Noticias regionales

    LLAMAMIENTO DESDE FOZ: RECUPERAR Y RECONSTRUIR EL PENSAMIENTO CRÍTICO

    Jue, 05/07/2018 - 21:04

     

    Por Aram Aharonian ***

    Un grupo de jóvenes académicos brasileños del Núcleo de Estudios Estratégicos, Geopolítica e Integración (NEEGI) de la Universidade  Federal da Integracao Latinoamericana (UNILA), lanzaron el llamado urgente para la que las universidades y los centros de estudios sobre integración regional jueguen un papel central en  la producción de conocimiento y la  recreación del pensamiento crítico desde una perspectiva y visión latinoamericano-caribeña.

    Ese es, sin duda,  un punto de partida esencial para el desarrollo de estrategias y propuestas innovadoras y propias para retomar y consolidar el camino de la integración de América latina y caribeña, saliendo del desmovilizador formato de mirar permanentemente hacia atrás, no para recuperar la memoria, sino para lamentar la década de gobiernos populares y progresistas que pusieron al ciudadano como sujetos de política y dieron pasos concretos en la defensa de la soberanía y en políticas de justicia social y equidad.

    Integración Regional “Desarrollo y Soberanía en América del Sur”, fue un seminario organizado el 19 al 23 de junio último en la triple frontera brasileño-paraguayo-argentina por este núcleo dirigido por jóvenes académicos (y militantes) brasileños, con el apoyo de la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA), se llevó a cabo en Foz de Iguazú, Brasil entre los días 19 y 23 de junio.

    Fue un encuentro calificado de carácter internacional destinado a debatir de forma interdisciplinaria los principales desafíos contemporáneos para la soberanía y el desarrollo de los países de la región, dando continuidad a los dos foros de FILA sobre El futuro de la Integración Regional, realizados en Montevideo, Uruguay, en 2016 y 2017.

    Destacados estudiosos latinoamericanos se sumaron al debate, en momentos en que se manifiesta un  cambio del escenario internacional de mayor incertidumbre y descontrol financiero . Queda en evidencia el propósito de  gobiernos neoliberales de trasladar la crisis  con  ajustes económicos y sociales de enorme regresividad – aumento de la fuga de capitales, empeoramiento severo de la situación social, desempleo,  pobreza .

    En el comunicado final del seminario se puso de relieve la notable incapacidad   de los gobiernos de la región para afrontar los cambios geopolíticos que se suceden con inusitada celeridad a nivel mundial,


    En diversas mesas de debate, se llevaron adelante análisis detallados y debates intensos sobre las experiencias particulares, logros y límites de gobiernos antineoliberales en la región durante los últimos tres lustros, poniendo especial atención a las condiciones socioculturales, políticas, económicas y financieras  que llevaron a un nuevo giro reciente hacia gobiernos neoconservadores que han basado su estrategia en las críticas a las políticas activas y sociales previas, impulsando (como en la década de 1990) la privatización de las economías y una  mayor apertura de mercados y movimientos financieros.

    Una decena de mesas de debate y propuestas, con fuerte participación de estudiantes universitarios de Brasil, Uruguay, Paraguay y Argentinas, analizaron la fragilidad de la nueva ofensiva neoliberal que -contra los pronósticos y expectativas  de sus apologistas- están  produciendo cambios sustantivos en las economías centrales de mayor proteccionismo, aumento de tasas de interés y marginación de los países periféricos.

    La época de prosperidad y crecimiento que había sido prometida  para  promover la instalación de gobiernos promercado ha sido reemplazada  en forma  notable, y un tanto cínica, por la justificación de sus voceros de  ajustes recesivos, de enorme  regresividad productiva y social.

    No se puede analizar la realidad actual y mirar hacia el futuro, solo con denuncias, sino que –como se insistió en el seminario- es necesario tener propuestas, proyectos, ideas, pensamiento para interpelar las políticas de los gobiernos de la derecha. ¿Cuáles son las posibles alternativas y desafíos de la región ante este cambio rápido de escenario? Resulta esencial, en primer lugar, reconocer los problemas comunes de la región y adelantar un enfoque y propuestas unitarias para afrontar la crisis.

    La región está inserta en una disputa de enorme significación entre las grandes potencias (renegociación del TLCAN, el levantamiento de barreras impositivas a exportaciones en Estados Unidos; Europa que busca resolver su crisis colocando sus productos  y servicios en mercados de todo el mundo y cerrando sus compras externas, mientras China va ganando una presencia mayor en la región, en un marco de guerra comercial creciente.

    No alcanza con proclamar la necesidad de la unidad latinoamericana, de forma nostálgica.
    Se requiere identificar los problemas y proponer, presentar propuestas plausibles, concretas, que marquen un cambio en las prioridades. Hoy los gobiernos priorizan satisfacer las necesidades de la concentración económica y la especulación  financiera por encima de las necesidades de los ciudadanos, que incluyen cercenar derechos democráticos, laborales, sociales, previsionales; contraer los mercados internos golpeando drásticamente la capacidad de producción  y fuentes de trabajo en nuestros países.

    Preocupó en especial a los especialistas las presiones para la firma expedita de Tratados  de Libre Comercio  desventajosos y asimétricos para nuestras sociedades, como el TLCAN que Washington quiere imponer a México, el TLC entre la Unión Europea y el Mercosur y los intentos  de China de avanzar en acuerdos similares.

    Este complejo escenario conlleva la necesidad y oportunidad de debatir la integración regional para también poder afianzar una propuesta unitaria ante otros bloques. La unidad no solo brinda la capacidad y posibilidad  de encarar en común los enormes desafíos económicos y sociales, sino también asienta la posibilidad de negociar en forma más equilibrada con otros bloques económicos de países centrales o periféricos.

    Lo importante del seminario es que los temas no se agotaron en los debates, sino que se recalcó la necesidad de que en los análisis y propuestas se encaren las restricciones externas (deuda, balanzas de pago deficitarias, tendencias proteccionistas mundiales), cómo evitar la tensión entre los países (migración, devaluaciones competitivas), y cómo  analizar y consensuar propuestas para encarar el desarrollo complementario y simétrico.

    Vivimos un momento en que la apertura  irrestricta de  mercados  entre  países centrales y periféricos, en un crítico marco de la economía mundial,  puede ahondar aún más  las asimetrías de la región con el mundo, y también las intrarregionales. El progresismo, no ha ha sido capaz hasta el momento de proponer una estrategia alternativa convocante esperanzadora y  consistente, no ha planteado cuál es un modelo que tenga la suficiente capacidad de enamorar, crear identidad regional.

    Pero el problema no son las derrotas electorales, sino la derrota mayor es la cultural, cuando los valores solidarios han dejado pasar a los valores del individualismo, del egoísmo, de que lo público no funciona, de que es mejor priorizar el lucro privado que defender  derechos y bienes públicos, que es mejor una empresa que el Estado, de que esto es una lucha de todos contra todos.

    Tres lustros atrás era imposible pensar que en América latina se podían realizar impugnaciones profundas de la lógica neoliberal, como distribuir la riqueza con equidad y justicia social, reubicar el papel del ejército, frenar el ALCA, integrar UNASUR y CELAC frente a esa integración “panamericanista” que era (y es) la OEA, gestionada y dirigida por Estados Unidos.

    Todos esos elementos de impugnación fueron posibles porque en América latina hubo una lucha continua, un movimiento popular que planteaba el fin de determinadas cuestiones y la reconstrucción de otras, y que, herido, sigue abierto. Pero aprendimos que los derechos son reversibles y los logros que se consiguieron  también son reversibles, como se ha comprobado en esta ofensiva neoliberal. Y una de las causas fundamentales es que se había perdido esa activación popular que era la que tensiona esas cuestiones.

    Se necesitan nuevas teorías, nuevas propuestas  para poder ponerle freno a este proceso de vaciamiento democrático que caracterizó por décadas a los gobiernos neoliberales, dictatoriales o no. Hay que recuperar la memoria, reconstituir y ampliar los derechos de la sociedad, asumir el control del excedente económico y expandir la generación de la riqueza con -al menos- su distribución (defensa de los recursos naturales y manejo soberano de los mismos), esperando que la redistribución de las riquezas se puedan concretar en la siguiente oleada.

    No hay lugar para aquellos que no siguen a rajatabla el libreto neoliberal, y es imprescindible interpelar  las políticas y agendas neoliberales extractivas tras y depredadoras
    .  Para ello trabajaron en la domesticación, el adocenamiento, incluyendo la inserción o cooptación de líderes de movimientos y partidos de izquierda en la estructura del poder fáctico, incluso mediante el financiamiento de sus campañas electorales, viajes, prebendas.

    Pero como esto no alcanzó, trabajan en la desestabilización y los golpes de estado, cruentos o blandos, para lo cual cuentan con una estructura de poder donde confluyen las grandes corporaciones nacionales y trasnacionales, las elites y el terrorismo mediático desarrollado por las usinas de imposición de imaginarios colectivos de la prensa hegemónica.

    Sin duda no es lo mismo el acceso al mercado de consumo, muchas veces sacando de la pobreza a importantes sectores sociales, que jugarse por cambios estructurales que garanticen la inclusión, la equidad, la igualdad de oportunidades en educación, salud, nutrición y la gestación de democracias participativas y no meramente declamativas.

    Es hora de pensar a largo plazo, con sentido estratégico. Es la única forma de construir nuevas sociedades, nuevas democracias, y no continuar ayudando a gestionar las dificultades de este sistema antipopular, Pero, lamentablemente, seguimos comprando los espejitos de colores que nos ofrecen desde las usinas del colonialismo, desde Estados Unidos o Europa. Ese colonialismo cultural, que aún no hemos logrado sacudirnos, hace que no creamos en nuestras fuerzas, en nuestras soluciones colectivas, y nos dejemos llevar por cantos de sirenas de quienes jamás entendieron quiénes somos, cómo somos y que queremos ser.

    En Foz se (re)comenzó a construir  una agenda propositiva en torno al sistema financiero y productivo, al control soberano de los recursos naturales estratégicos, al desarrollo de una infraestructura regional adecuada a este fin, la integración educativa y cultural de los pueblos ante el avance los planes de mercantilización del conocimiento y la educación, y la construcción de una identidad latinoamericana,  requisito fundamental para lograr avances efectivos en todos los planos vinculados a la integración, construcción en la que no se logró avanzar en la década pasada..

    No sólo se debe discutir los aspectos para reencarrilar, reencaminar la integración regional, sino que se torna imprescindible la definición y estrategia para establecer un modelo de desarrollo pacífico, no confrontativo, inclusivo, que prioritariamente atienda la crisis que golpea a la región, la exclusión y/o marginación, especialmente de los sectores más vulnerables de nuestras sociedades, sumidos en la pobreza y sin apoyo de los estados, que vuelcan sus recursos a favorecer al capital especulativo.

    No hacerlo significará mayor división, fracturas, el peligro de la disolución de estados nación y su suplantación por narcoestados, la exclusión y/o marginación de millones de latinoamericanos, la violencia.

    Por eso cabe destacar el llamamiento para que las Universidades nacionales y los centros de estudios sobre integración regional jueguen –junto a los movimientos sociales urbanos y rurales- un papel central en  la producción de conocimiento y recreación del pensamiento crítico desde una perspectiva y visión latinoamericano-caribeña, y la predisposición a realizar un nuevo encuentro en el Gran Buenos Aires, en el último trimestre del año.

    Dentro del seminario, un debate académico y de dirigentes estudiantiles universitarios de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay sobre el centenario de la Reforma Universitaria de 1918 y la reciente Conferencia Regional de Educación Superior, advirtió sobre las amenazas de mercantilización de la educación, y reivindicó la enseñanza como derecho humano (laica, libre, gratuita, inclusiva) y analizó la necesidad de coordinar acciones para impedir la mercantilización y privatización del conocimiento y la educación.

    La comunicación y la información, vector central para el desarrollo y la integración regional,  fue tema de la mesa inaugural, donde seplanteó la necesidad de reformular la comunicación tomando en cuenta las nuevas tecnologías y la integración vertical de servicios de comunicación con productoras de contenido, en constante tensión con las formas tradicionales de comunicar, tan comunes a los sectores progresistas.

    Se insistió en la necesidad de una comunicación latinoamericana y caribeña desde una perspectiva regional sin la necesidad de recurrir a las agendas y manipulaciones de las agencias de noticias europeas y estadounidenses.  Y se realizó un balance crítico de la gestión del Partido de los Trabajadores en sus catorce años de gobierno, cuando  se dejó la comunicación en manos de los grandes grupos mediáticos en vez de construir medios del Estado que permitieran comunicar las transformaciones del gobierno y contrarrestar las campañas negativas que buscaban minar la credibilidad de un partido que -por primera vez en su historia- accedió al poder e intentó reformas estructurales

    Uno de los hechos más importantes fue la participación: más de ocho decenas de trabajos científicos y artículos académicos fueron presentadas por estudiantes de posgrado y profesionales de la región, en torno a once ejes: Desarrollo nacional, soberanía, industrialización, desnacionalización y desindustrialización; Estudios estratégicos e integración regional en materia de seguridad y defensa, industria y tecnología; Geopolítica de Fronteras y regiones periféricas, territorio y transfronterización; Integración de infraestructura, planificación y geopolítica energética; Integración económica y comercial, e Integración político-institucional e instituciones en América del Sur.

    También sobre Desarrollo económico y soberanía, finanzas y comercio internacional; Desarrollo local, desarrollo social y sustentable; Integración sociocultural, identidad y migraciones en América latina;  Geopolítica de los conflictos contemporáneos, seguridad internacional y seguridad regional; y Relaciones sur-sur, pensamiento político-estratégico y geopolítico desde América del Sur.

    Asimismo, durante el seminario se puso en marcha el Centro Latinoamericano de Integración Financiera (CIF), ´para contribuir mediante el análisis permanente, a la identificación de desafíos, factores de riesgo y amenaza, oportunidades y escenarios relevantes para la integración financiera y contribuir a la identificación de enfoques conceptuales y lineamientos básicos comunes que permitan la articulación de políticas regionales. Economistas y expertos de Uruguay, Argentina, Brasil, Paraguay y Ecuador, pusieron en marcha el proyecto

    Un dilema que surgió al debate es si nuestros países debieran ir por un fortalecimiento republicano o ayudar a su derrumbe: aparece como un auténtico tabú de nuestra política y hace necesario un debate. La democracia representativa, la propiedad privada, la cultura eurocentrista, el sufragismo y los partidos políticos son algunos de las “verdades reveladas” que organizan nuestra vida institucional, nuestra democracia declamativa, que venimos arrastrando desde las constituciones del siglo 19.

    La profundidad de la crisis actual cuestiona a la modernidad y al capitalismo, matrices sobre las cuales se han construido los valores que sustentan esta civilización y los estados que la expresan. Ya no se trata de reformar al Estado –como lo planteaban los socialdemócratas en 1990– sino de cambiar los paradigmas que hacen a su vigencia, existencia, constitución y organización.

    En nuestra realidad reciente, importantes luchas sociales terminaron siendo cooptadas por sucesivos gobiernos y gran parte de las luchas sindicales terminan agotándose, al ser utilizadas como monedas de cambios entre los aparatos sindicales y el propio Estado. Y, así, las mejores ideas y expectativas en las políticas electorales naufragan en las viejas instituciones de la democracia representativa, lo que nos plantea la necesidad de redefinir qué democracia queremos.

    En Foz se dio un nuevo incentivo a la recreación del pensamiento crítico: la invitación es para crear alternativas, propuestas viables para relanzar la integración regional y armonizar los vínculos con el mundo (muy diferente al de 1990). Por eso es importante que sean los jóvenes quienes discutan, debatan, intercambien ideas, porque son ellos – y no nosotros, los dinosaurios- quienes deben construir su futuro y el del mundo en el que pelearán. Hay que darse tiempo para pensar, para insuflar esperanza a las nuevas generaciones que, en esta realidad, deben ser las protagonistas de su propio futuro. Hace 526 años que venimos resistiendo a todo y todos, y quizá nos hemos olvidado de construir (nuevas democracias, por ejemplo).

    La invitación es para que juntos construyamos esa teoría, esa estrategia y propuestas en común, colectivamente. Porque la construcción siempre se hace desde abajo. Lo único que se construye desde arriba es un pozo.

    En los cálidos salones de la única universidad latinoamericana para la Integración, mirando los desaguaderos de la imponente represa binacional de Itaipú, sentados sobre el Acuífero Guaraní (del que quieren apoderarse las grandes potencias y las megempresas trasnacionales) y en medio de  la selva misionera de tierras coloradas, saludamos este llamamiento de Foz, que no es más que un compromiso colectivo por recuperar y aggiornar el pensamiento crítico latinoamericano.

    *** Periodista y comunicólogo uruguayo. Mágister en Integración. Fundador de Telesur. Preside la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA) y dirige el Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

    http://estrategia.la/2018/06/29/llamamiento-desde-foz-recuperar-y-reconstruir-el-pensamiento-critico/

     

    Categorías: Noticias regionales

    EN ESTADOS UNIDOS, IMPERIALISMO CONTRA ULTRAIMPERIALISMO

    Jue, 05/07/2018 - 20:46



    por Jean-Claude Paye ***

    Ante el creciente poderío de la economía china, Estados Unidos está obligado a reaccionar para lograr sobrevivir. El proyecto de reforma fiscal de Donald Trump, tendiente a estimular la producción en suelo estadounidense, fue rechazado por el Congreso, que prefirió proteger las ganancias de las transnacionales.

    Es por eso que a la Casa Blanca no le queda ahora otra opción que sabotear las inversiones de Pekín a favor de la creación de nuevas vía comunicación y de la exportación global de los productos chinos.

    La reforma fiscal estadounidense que se promulgó el 22 de diciembre de 2017 va en el mismo sentido que las anteriores: impone una redistribución de la riqueza hacia los ingresos más elevados. Los contribuyentes más ricos, o sea los que declaran ingresos superiores al medio millón de dólares –un 1% de los contribuyentes estadounidenses–, dejarán de aportar al fisco 60 000 millones de dólares al año. Es lo mismo que dejará de aportar el 54% de los contribuyentes, los que ganan entre 100 000 dólares y 20 000 dólares. Los que ganan entre medio millón y 100 000 dólares obtienen una reducción de impuestos que representa para el fisco 136 000 millones de menos. Esos grupos de contribuyentes son un 22,5% de la población estadounidense susceptible de pagar impuestos y son tan numerosos como los que ganan menos de 20 000 dólares, pero estos últimos sólo dejarán de pagar 2 200 millones, o sea un 0,15% del total que percibe el fisco[1]. En cuanto a las ganancias internacionales de las transnacionales, los impuestos estadounidenses se alinean con los procedimientos europeos. En lo adelante las transnacionales sólo pagarán impuestos sobre sus ingresos estadounidenses, no sobre sus ingresos mundiales. El objetivo es que, a la inversa de lo que sucedía antes, las transnacionales envíen esas ganancias al territorio estadounidense. Para evitar que las empresas estadounidenses escondan sus ganancias en paraísos fiscales, lo que disminuiría su aporte al fisco estadounidense, la ley adopta un modo de cálculo menos conservador al evaluar sus ganancias.

    Un cambio en el sentido de la continuidad
    La nueva ley palidece ante su modelo. Si bien en 1981 la reforma firmada por el entonces presidente Ronald Reagan se elevaba a un 2,9% del PIB, la de Donald Trump se limita al 1% del PIB. Al mismo tiempo, los 150 000 millones de dólares que vuelven cada año a las cajas fuertes de las empresas estadounidenses constituyen una suma mucho más modesta que los 312 000 millones de la American Taxplayer Relief Act[2], promulgada por Barack Obama en 2013 y que recibió la aprobación de republicanos y demócratas. Esa ley prolongaba las medidas ya adoptadas en 2004 por la administración de George Bush hijo. Existe, en efecto, un consenso entre el Partido Demócrata y el Partido Republicano a favor de la redistribución de la riqueza hacia los que más ganan, así como para reducir los impuestos que pagan las empresas. La reforma de Trump sigue una tendencia de larga data, es parte de una política continua de reducción de los impuestos de las empresas, reformas aportadas indistintamente por republicanos y demócratas. En 1952, el impuesto sobre las empresas representaba un 32% de los ingresos federales y el impuesto sobre los ingresos un 42%. Desde entonces, el impuesto sobre las empresas se ha reducido constantemente y ya no representa más que un 9% de los impuestos federales, frente a un 47% en el caso del impuesto sobre los ingresos [3]. Sin embargo, los demócratas hablan ahora de estafa fiscal y se opusieron resueltamente a la reforma. Su virulento rechazo es en realidad una operación de diversión: no tiene que ver con el contenido de la ley adoptada sino con el proyecto inicial de reforma fiscal, proyecto que había que parar a toda costa.


    Abandono de una revolución fiscal

    El proyecto de reforma fiscal, iniciado por congresistas republicanos en junio de 2016 y retomado por la administración Trump, preveía cambios radicales en el sistema fiscal destinado a las empresas, reduciendo del 21 al 35% el impuesto federal sobre las empresas, reforma que sí fue adoptada. Pero esa reducción no modifica el monto de lo que realmente pagan las empresas. Gracias a las exenciones fiscales, el impuesto efectivo se situaba alrededor de un 20%. Al suprimir muchas de esas exenciones fiscales o limitarlas, la nueva ley impone una tasa nominal que se acerca a la tasa real. De esa manera, al afectar ciertos privilegios fiscales, la nueva ley reinstaura mejores condiciones para la competencia entre las empresas.

    Sin embargo, fue abandonada la parte fundamental de la Border Adjustment Tax, que preveía una exoneración para las exportaciones de bienes y servicios desde Estados Unidos y gravaba las importaciones en un 20%. Contrariamente a las empresas que producen fuera de Estados Unidos, las empresas que trabajan en suelo estadounidense habrían sido exoneradas. Ese mecanismo es abiertamente proteccionista.

    El objetivo era incrementar la actividad de las empresas estadounidenses en suelo estadounidense y redirigir las inversiones estadounidenses hacia el territorio nacional. Favorecer la producción interna con reducciones de impuestos debía permitir una reindustrialización del país, gracias al regreso, con pocos impuestos, de los 3 100 millardos [4] de dólares acumulados en el extranjero por las filiales de las transnacionales estadounidenses. Ese proyecto contradecía abiertamente el proceso de división internacional del trabajo y era coherente con las decisiones anteriores del presidente Trump de torpedear el Gran Mercado Transatlántico y el TLCAN [5].

    Inflar la burbuja bursátil
    La Border Adjustment Tax, abandonada a mediados de 2017, dejó su lugar, a principios de octubre, a un proyecto de ley que pretendía gravar en un 20% las importaciones inter-grupos de las transnacionales extranjeras implantadas en suelo estadounidense, así como las importaciones de las filiales extranjeras de las transnacionales estadounidenses. No se trataba, esta vez, de gravar todas las importaciones sino sólo los flujos entre las unidades de un mismo grupo presente en Estados Unidos [6]. El objetivo era evitar que un grupo pudiera reducir los impuestos sobre las ganancias que tendría que pagar en Estados Unidos mediante la compra de bienes intermedios producidos por sus propias filiales en el exterior, con lo cual desplazaría su producción fuera del territorio estadounidense. Ese gravamen sólo habría reportado al Tesoro 155 millardos de dólares en un periodo de 10 años, o sea 10 veces menos que la Border Adjustment Tax. Pero el objetivo no era tanto favorecer la recaudación de impuestos como incitar las empresas a producir en Estados Unidos.

    Ese proyecto fue rechazado por los legisladores y fue reemplazado por una ley fiscal clásica que favorece los altos ingresos. Como en las reformas anteriores, los capitales repatriados, gracias a tasas ventajosas (8 a 15,5%), serán sólo transferencias de riqueza. Al no representar más posibilidades de inversiones irán, nuevamente, a inflar la burbuja bursátil. Tanto que, a finales de diciembre, 32 grandes empresas ya anunciaban compras de acciones ascendentes a un total de 90 000 millones de dólares[7]. La repatriación de capitales, estimulada por la reforma fiscal, tendió a consolidar un alza espectacular, en un 25%, del índice Dow Jones durante el año 2017 o fue, al menos, un elemento desestimulador de las ventas de acciones en alza en un contexto bursátil ahora más inestable.

    El presidente Donald Trump acaba de presentar un plan de 1 500 millardos de dólares para reactivar la construcción y renovación de carreteras, puentes y aeropuertos. Ese plan encuentra problemas de financiamiento, al extremo que el presidente le asignaría sólo 200 millardos del presupuesto federal mientras que el sector privado y los Estados aportarían la diferencia: 1 300 millardos. La oposición de los demócratas impidió que ese proyecto pudiera financiarse con el aporte de la reforma fiscal.

    ¿Guerra mundial o desarrollo económico?
    La lucha entre demócratas y republicanos puede interpretarse como un conflicto entre dos tendencias del capitalismo estadounidense: una que defiende la globalización del capital mientras que la otra predica una recuperación del desarrollo industrial de un país económicamente en declive. Estados Unidos era el motor y el principal beneficiario político de la internacionalización del capital. Ante el derrumbe de la URSS y el subdesarrollo de China, Estados Unidos fue durante 20 años la única superpotencia, un superimperialismo que organizaba el mundo en beneficio propio. El avance de China y la reconstitución política de Rusia quebraron la omnipotencia económica y política de Estados Unidos.

    La constatación de ese hecho conllevó al surgimiento en Estados Unidos de una contradicción interna sobre qué hacer ante esa realidad: huir hacia adelante liberalizando el intercambio u optar por el proteccionismo. Ese problema no es nuevo y ya fue planteado hace más de un siglo por el economista austriaco Rudolf Hilferding. En su libro El capital financiero, Hilferding constataba, en 1910, que «No es el país del libre comercio, Inglaterra, sino los países proteccionistas, Alemania y Estados Unidos, los que se convirtieron en los modelos del desarrollo capitalista.»[8].

    Hemos llegado ahora a una situación similar. En 1910, el país imperialista dominante, Inglaterra, perdía terreno ante las potencias económicas en ascenso.

    Hoy es Estados Unidos el que ve cuestionada su supremacía económica, principalmente por parte de China. Gran Bretaña había renunciado a ser la potencia dominante, poniéndose bajo la «protección» de Estados Unidos. Ese escenario deja de ser válido en las relaciones futuras entre Estados Unidos y China, aliada de Rusia.

    Quedan entonces dos posibilidades: una renovación económica de Estados Unidos, basada en el proteccionismo, como lo plantea un sector de los republicanos; o una conflictualidad militar cada vez más abierta, opción que parece respaldar el Partido Demócrata.

    Imperialismo contra ultraimperialismo
    La lucha que acaba de tener lugar entre una parte de los republicanos y los demócratas puede verse entonces como un conflicto entre el imperialismo estadounidense y el superimperialismo, también estadounidense.

    Los conceptos desarrollados a principios del siglo XX, durante la oposición entre Lenin y Kautsky, cobran así nueva actualidad. Kautsky consideraba que después de la guerra de 1914-1918 debía producirse un periodo, de desarrollo del sistema capitalista, caracterizado por el apaciaguamiento de las contradicciones entre los Estados y los diferentes grupos imperialistas, periodo que caracteriza como «ultraimperialista». Kautsky consideraba que «de la guerra mundial entre las potencias imperialistas puede nacer una alianza entre las mayores potencias que pondrá fin a la carrera armamentista».[9]

    La historia se encargó de desmentir esa tesis. Nunca cesaron los conflictos y hubo una Segunda Guerra Mundial. Pero un equilibrio de fuerzas entre dos superpotencias, Estados Unidos y la URSS, impidió entonces un incremento extremo de las diferentes formas de guerra en las que estaban implicadas.

    Ese equilibrio perduró hasta principios de los años 1990. Desde entonces, como consecuencia del derrumbe de la URSS y de la situación de subdesarrollo de China, Estados Unidos fue durante 20 años la única superpotencia, un superimperialismo que organizaba y destruía el mundo en función de sus intereses. El ascenso de China y la recuperación de Rusia han puesto fin a la omnipotencia económica y militar de Estados Unidos. La guerra en Siria es un ejemplo del freno que ha encontrado el despliegue del poderío militar estadounidense.

    Al desindustrializar el país, el superimperialismo estadounidense también ha debilitado el poder de Estados Unidos como nación. El proyecto inicial de la administración Trump era proceder a una reconstrucción económica. Los discursos de Trump sobre una posible salida de la OTAN, una reducción de las intervenciones militares de Estados Unidos en el exterior, así como su oposición a una nueva guerra fría contra Rusia iban también en el sentido de aquel objetivo, que la oposición de los demócratas le ha impedido alcanzar.

    La consecuencia del éxito de los demócratas en ese sentido es que, si Estados Unidos renuncia a desarrollarse, el único objetivo que le queda es impedir –por todos los medios– que sus competidores y adversarios puedan hacerlo.

    [1] Arnaud Leparmentier, «Les gagnants et les perdants de la réforme fiscale de Donald Trump», Le Monde, 20 de diciembre de 2017.

    [2] Elsa Conesa «Trump: une réforme fiscale moins ambitieuse qu’elle en a l’air », Lesechos.fr, 16 de diciembre de 2017

    [3] Arnaud Leparmentier, Ibidem.

    [4] 1 millardo = 1 000 millones. Nota de la Red Voltaire.

    [5] El TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) también se designa a menudo con las siglas NAFTA (North American Free Trade Agreement) y ALENA (Accord de libre échange nord américain) y fue firmado a principios de los años 1990 entre Estados Unidos, Canadá y México. Nota de la Red Voltaire.

    [6] Elsa Conesa, «Le nouveau projet américain de taxe aux frontières qui inquiète les entreprises françaises», Les Echos, 3 de noviembre de 2017.

    [7] Heather Long «America’s 20 largest companies on the tax overhaul», 21 de diciembre de 2017.

    [8] Rudolf Hilferding, Le capital financier: étude sur le développement récent du capitalisme [El capital financiero: Estudio sobre el desarrollo reciente del capitalismo], Éditions de Minuit, París, 1970.

    [9] Karl Kautsky, Der Imperialismus, Die Neue Zeit, año 32, n° 2, p. 921, in Andrea Panaccione, «L’analyse du capitalisme chez Kautsky», Histoire du Marxisme contemporain, p. 68, Institut Giangiacomo Feltrinelli, collection 10/18, Union Générale d’Éditions, 1976.

    Jean-Claude Paye

    Sociólogo. Último libro publicado en español: El Final Del Estado De Derecho: La Lucha Antiterrorista: Del Estado De Excepción A La Dictadura, (Argitaletxea Hiru, 2008). Último libro publicado en inglés: Global War on Liberty (Telos Press, 2007).

    http://www.voltairenet.org/article201365.html
    Categorías: Noticias regionales

    TRASLADAN LA CIUDAD

    Jue, 05/07/2018 - 20:33

     

    por Miguel Núñez Cortés  ***

    José Larralde nos ha cantado alguna vez: “No venga a tasarme el campo con ojos de forastero, porque no es como aparenta, sino como yo lo siento…”

    Contrariamente y desde un punto de vista fenomenológico están quienes aseguran que las cosas no son como son, sino como las vemos. Es una rama de la filosofía que estudia el mundo respecto a su manifestación. Nuestros prejuicios, nuestras creencias y nuestros valores construyen nuestra forma particular de percibir el mundo.

    “Y no va a creer si le digo que hace poco lo comprendo”
    , agrega don José, en “Como yo lo siento”.

    Existe un arte poco aprendido, que es el arte de “desaprender”. Desde pequeños nos enseñan nuestros padres, la escuela, la universidad, la oficina, el taller, el negocio, el barrio, los amigos, y cuando nos queremos acordar no nos podemos desaprender (des-prender) de lo aprendido y aprehendido.

    Y son pocos los decididos a someterse a un proceso de auto-metamorfosis en su propio sistema de saberes, con el propósito de alcanzar una completa consonancia consigo mismos, sin ayudas externas, hecho esto a puro corazón y tragando amargo.

    Escrito lo precedente, que bien puede ser motivo de controversia, quiero referirme a una decisión que tomara el Gobierno de la Ciudad en la gestión anterior. Se trata del proyecto de concentración de centros de salud anunciado por el otrora Jefe de Gobierno Mauricio Macri en 2010, su tercer año al frente del gobierno porteño. En ese entonces se limitaba al cierre de los Hospitales Udaondo y María Ferrer, y su traslado al Hospital Muñiz. El actual anuncio agrega el Hospital Marie Curie en el Parque Centenario y el Instituto de Rehabilitación Psicofísica, en Núñez, a kilómetros de distancia.

    Y quiero referirme concretamente al liminar “espíritu creador” ínsito en lo que es desde hace años el Instituto de Rehabilitación Psicofísica de Núñez, entre las calles Echeverría, Dragones, Húsares y Juramento. Hoy muestra un conglomerado de edificios grises, altos alambrados y escasa relación con el medio circundante, pudiéndose atisbar algún ejemplo del último estilo arquitectónico público que tuvimos, el “chalet peronista”, amable y negador de las teorías de vanguardia.

    Volviendo a Larralde:  ese edificio no es lo que aparenta, sino como se lo siente, como se lo sabe, como se lo entiende.Y para darle una oportunidad a la historia sobre la fenomenología, habrá que remontarse a su nombre primigenio, a épocas donde el hombre, la mujer, los ancianos y los niños tenían derechos constitucionales.

    Hasta que abrió sus ojos a la luz la “Ciudad Infantil” entre Echeverría, Dragones, Húsares y Juramento, dentro de la ciudad autónoma de Buenos Aires, dando un puntapié inicial inesperado en el ámbito del “accionar” social del Estado argentino, eran las “Damas de la Sociedad de Beneficencia” quienes fundaban Escuela Hogares, edificios grandes y austeros, con pasillos fríos y ventanas opacas para que los niños internados no tuvieran la oportunidad de mirar para afuera ni ser vistos desde el exterior.

    Vestidos con los mismos uniformes grises, las cabezas rapadas, eran llamados no por su nombre sino por el número cosido a su ropa, recibieron más entrenamiento que educación: se ponía el énfasis en la escuela como trabajo, taller (“sweatshop labour”). Las niñas trabajaron largas horas confeccionando ajuares para los bebés de las damas ricas que dirigían los asilos.

    Los niños y niñas (aquí sí puede usarse la distinción masculino/femenino) sólo dejaban los asilos durante los la época navideña para cantar villancicos y tocar campanitas en la calle Florida u otras importantes arterias de centros urbanos del interior del país, para mendigar dinero destinado a la Sociedad de Beneficencia.

    En 1949 a la “Ciudad Infantil” se le puso el nombre de Amanda Allen que fue una enfermera que murió en un accidente aéreo al regresar de una campaña solidaria en Ecuador…….«¡aaaahhhhh esas cosas de Evita y de Perón!».

    Albergaba a los niños de dos a siete años y tenía su propio encanto. Los asistentes sociales enviaban los niños que necesitaban ayuda o cuyas familias necesitaban intervención, como estipulaba el Reglamento (muy parecido al Reglamento de los Hogares Escuelas). La capacidad máxima de la Ciudad era de 450 niños; el promedio era de 300, entre residentes y externos.

    La Ciudad Infantil era la niña de los ojos de Evita.
    Allí podía ver el fruto de los sacrificios que ella hacía en su vida personal. Las visitas que venían de otros países comentaban que era un instituto modelo, bien en avanzado de su época; su meta era integrar los niños marginados a la sociedad, prepararlos para la escuela primaria y ayudarlos a integrarse al grupo por medio del juego (utilizaba los métodos de María Montessori, que todavía vivía).

    Cuando la gente recuerda la Ciudad Infantil, piensa en sus edificios en miniatura: los chalets, la plaza con su alegre fuente de agua, la escuela, la municipalidad, la iglesia de estilo nórdico con sus vitraux (vidrieras de colores), la estación de servicio y los pequeños conductores que venían a llenar los tanques de nafta, el banco y los negocios (farmacia, verdulería, almacén) y el pequeño arroyo azul cielo que serpenteaba por la ciudad. En la Ciudad Infantil, todos tenían la posibilidad de ser intendente, banquero, farmacéutico o maestro, pero sólo por un día. Se cambiaban los trabajos para que cada niño pudiera cumplir diferentes roles dentro de la comunidad.

    A esta “Ciudad Infantil” quieren trasladar al predio del  Hospital Muñiz.
    Yo les pido a las autoridades que tengan respeto por la historia social de nuestra ciudad de Buenos Aires y que tengan respeto, también, por todo aquello que se encuentra acumulado intramuros en esa avanzada en la protección de los niños que fue ese inmenso proyecto.

    Aquél ya lejano 14 de julio de 1949 dijo Evita, al inaugurar la Ciudad Infantil:  “[…] el país que olvida a sus niños renuncia a su porvenir; y esta obra que hoy abre sus puertas a las esperanzas de la niñez económicamente menos favorecida de la Patria, proclama hacia los cuatro puntos cardinales que nosotros no olvidamos a la niñez, no renunciamos a nuestro porvenir y lo sabemos amplio y venturoso, porque será económicamente libre, socialmente justo y políticamente soberano, sin que sean capaces de impedirlo todos los obstáculos que interpongan en nuestro camino los poderes oscuros de la tierra y los enemigos de nuestro despertar nacional. La niñez será la continuadora de nuestras luchas por una sociedad mejor y una Patria más grande” .”

    PS: en la redacción de este artículo fueron consultados y se tomaron datos e información de “Cuatro terrenos para la venta” de Sergio Kiernan, “Hogares Escuela” Fundación Eva Perón, (Ferioli, p. 87), “Arqueología Justicialista (1): Ciudad Infantil Amanda Allen” (blog de Ignacio Minaverry) y https://es-la.facebook.com/notes/…la-ciudad-infantil…/ 10150898790753496/

    https://www.revistalabarraca.com.ar/trasladan-la-ciudad/

    Categorías: Noticias regionales

    BIENES CULTURALES Y LOS PERIODISTAS

    Jue, 05/07/2018 - 17:50


    Por Miguel Julio Rodríguez Villafañe ***

        En los años 90´, políticas neoliberales propiciaron e incentivaron un fuerte endeudamiento empresario. Las empresas contrajeron grandes deudas en el exterior, pagaderas en dólares. Luego, con la ruptura de la paridad del peso con el dólar, en el año 2001, si bien muchas empresas lograron licuar las acreencias internas, se desvalorizaron sus activos y las deudas en dólares contraídas en el exterior crecieron y las dejaron al borde de la quiebra.

    Esto evidenció también, la fragilidad económica de las corporaciones dueñas de grandes medios de difusión en el país, como el grupo Clarín, respecto de sus acreedores externos que, después de la crisis económica, ellos tenían la posibilidad de quedarse como propietarios de dichas empresas de medios. Estos grupos de diarios, tv, radio y cable, algunos de los cuales habían sido funcionales a volver invisible la problemática del endeudamiento externo ilegítimo, incluso que supieron alabar el mecanismo de la deuda odiosa, en carne propia, sintieron las consecuencias de esa política financiera y crediticia injusta.

    Entonces, presionaron, para que el Estado defienda a los medios de difusión como bienes culturales, a los fines de evitar caer en manos de los acreedores extranjeros.
    Así, por ley 25.563, en febrero de 2002, se declaró la emergencia productiva y crediticia originada en la situación de crisis por la que atravesaba el país y, en función de ello, se suspendió en la ley de quiebra, la figura del llamado “cram down”. Éste mecanismo posibilitaba que otras personas, (no la fallida) adquieran el capital social y  por ello, quedarse con las empresas en quebranto.
    Pero una vez más, la presión del Fondo Monetario Internacional (FMI) hizo que, en mayo de 2002, a los tres meses de suspendido el “cram down”, por Ley 25.589 se reinstituyó la figura en la ley de quiebra y en la nueva norma, no se contempló ninguna excepción para las entidades comunicacionales.

        Atento el peligro que se cernía nuevamente sobre las empresas periodísticas nacionales y la posibilidad que pudieran pasar a manos del capital extranjero, en el año 2003, se dictó la ley nacional 25.750. La norma determinaba, en lo que aquí importa, que el Estado nacional preservará especialmente, entre otros bienes culturales, a los diarios, revistas, periódicos y empresas editoriales en general; a los servicios de radiodifusión y de cable; a las productoras de contenidos audiovisuales y digitales; a las proveedoras de acceso a Internet y a las empresas de difusión en vía pública. Asimismo, se ordenó que no puedan las empresas culturales ceder el control sobre los contenidos de su producción.
    La realidad demostró que las intenciones de lo que se buscaba no se cumplieron en su esencia y para todos. Los bienes culturales formadores de la opinión pública no podían ser sometidos a “cram down” pero, en los hechos, se fue dando una mayor dependencia de capitales extranjeros en el manejo de los grandes medios de difusión, y éstos se concentraron cada vez más. Cuanto más grave ello, si los acreedores que entraban de esta forma a participar en las decisiones eran, por lo general, entidades crediticias extranjeras, que también eran acreedoras de deuda externa ilegítima de Argentina, por ejemplo, entre ellos los bancos norteamericanos JP Morgan–Chase, Goldman Sachs y Citibank.

    Así, llegamos en el año 2018, cuando queda evidenciado que Mauricio Macri privilegia la protección de los bienes culturales cuando le son afines y que llevan su discurso hegemónico y operan con la fuerte presencia de bancos, como los antes mencionados o sus asesores. Mientras tanto, el gobierno se ocupa de ir haciendo desaparecer a aquellos medios y periodistas que no avalan su política y criterios.
    Además, el objetivo de la ley de protección de los bienes culturales era para preservar diversas expresiones de la realidad del país, con sentido nacional y federal.

    Sin embargo, a Radio Nacional se la está vaciando de contenidos locales, convirtiendo a las señales en meras repetidora de Radio Nacional central. También en dicho medio público se están cerrando frecuencias de FM y despidiendo periodistas, sin descartar que existe una alarma ante la posibilidad que se busque privatizar emisoras de Radio Nacional.
    Por su parte, el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) ha decomisado equipos de radios comunitarias, alternativas y populares, que no pueden legalizarse integralmente, ya que el Estado no avanza en la distribución de frecuencias, cuando a dichos medios sin fines de lucro la ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual, vigente en la temática, les reserva el 33 por ciento del espectro.
    Asimismo, hay hostigamientos y despidos en la agencia nacional de noticias (Telam) y en la Televisión Pública.
    Todo lo que deja en claro, que fundados en la necesidad de defender la cultura, sólo se ha garantizado especialmente, la preservación del capital y las ganancias de las grandes empresas comunicacionales.

    Y ahora, se desarman y dejan morir a los otros medios e incluso, el Estado quiere deshacerse de algunos de los que posee, y no para el bien de la democratización de la palabra.  
    A su vez, respecto de los llamados bienes culturales no se puede dejar de hacer presente que, en la conceptualización de ellos, hay que cuidar a los periodistas y las periodistas que le dan el verdadero contenido cultural, a la información y al ejercicio de la libertad de expresión. Las grandes imprentas, las computadoras y demás objetos del inventario empresarial, no sirven para conformar un bien cultural, son sólo soportes. Pero, en aras de salvar el capital, como nunca, en los últimos tiempos, se han despedido u obligado a retiros voluntarios a gran cantidad de periodistas, no obstante ser ellos los que hacen a la esencia y contenido del bien cultural, que también hay que preservar por el Estado y la sociedad toda.


    Miguel Julio Rodríguez Villafañe

    Abogado Constitucionalista y
    Periodista columnista de opinión


    www.arbia.org.ar

     

    Categorías: Noticias regionales

    MÉXICO: EL DÍA DESPUÉS

    Mié, 04/07/2018 - 20:54

     

    Por John M. Ackerman ***

    No es momento para triunfalismos. La victoria ciudadana en las urnas con Andrés Manuel López Obrador es apenas el primer paso hacia la transformación de la República.

    La llegada de un hombre honesto y digno a la Presidencia de la República implicará un cambio radical en las altas esferas del poder y un nuevo contexto para el florecimiento de la sociedad civil. Sin embargo, el futuro de México no dependerá de lo que haga o deje de hacer un solo hombre, sino de las acciones de cada uno de nosotros.

    ¿La oligarquía aceptará su contundente derrota en las urnas? ¿Qué harán los periodistas cómplices con el régimen corrupto ahora que se les acaban los moches desde el poder? ¿Y el gobierno de Enrique Peña Nieto entregará tranquilamente el poder al nuevo presidente electo?

    La lucha por la justicia social y un buen gobierno apenas se inicia. La jornada electoral del domingo fue marcada por una serie de graves irregularidades: desorganización en la instalación de las casillas electorales, insuficientes casillas especiales, robo de urnas, violencia callejera, un operativo masivo de compra y coacción del voto, presión sobre beneficiarios de programas sociales y la continuación de las llamadas de intimidación. Frente a estos graves problemas, las instituciones públicas hicieron poco o nada para defender la legalidad del proceso electoral.

    Pero a pesar de la indolencia y la complicidad de las autoridades electorales, los ciudadanos acudieron masivamente a las urnas para expresar su voluntad respecto de la conformación del nuevo gobierno de México. El pueblo rebasó a las instituciones y se escuchó su grito de hartazgo, de coraje y de esperanza por todos los rincones de la República.

    La tarea ahora no debe ser la construcción de una unidad falsa, cómplice y superficial, sino de generar una coalición entre las diferentes corrientes democráticas, una verdadera alianza desde abajo y a la izquierda que cuente con suficiente fuerza para transformar de fondo al sistema autoritario imperante.

    No podemos repetir los errores de Vicente Fox. El pacto de transición debe ser con la ciudadanía, no con la oligarquía o los mismos corruptos de siempre. La única forma para llegar al fondo, de extirpar de raíz los graves problemas de corrupción, pobreza e ilegalidad es a partir de una transformación profunda de las formas de ­gobernar.

    No mentir, no robar y no traicionar, así resume López Obrador su proyecto de Nación.
    Estas tres expresiones no pueden quedarse como un simple discurso electorero, sino que deben convertirse también en los estandartes de su próximo gobierno. No mentir significa informar, de manera plena y con total transparencia, a la sociedad sobre todos los gastos, las acciones y los planes del gobierno. “No robar” implica acabar de una vez por todas con la corrupción en absolutamente todos los niveles de la administración pública federal. No traicionar significa cumplir con las altas expectativas del pueblo mexicano con respecto al crecimiento económico, el fin de la pobreza y la construcción de la paz y la justicia.

    No podemos dejar solo a López Obrador. Si bien la crítica al poder gubernamental es siempre esencial, también tenemos que tener claro que los gobiernos de izquierda se enfrentan a enormes retos con respecto a su relación con los poderes llamados fácticos que operan fuera de la institucionalidad democrática, como los oligarcas, los narcotraficantes y los grandes medios de comunicación.

    La sociedad mexicana ha dado una enorme muestra de valentía, de fuerza y de dignidad el domingo, primero de julio. Celebremos la victoria. Nos la merecemos después de tantas décadas de luchas constantes por la justicia y la democracia, en las cuales han ofrendado sus vidas miles de héroes ­anónimos.

    Pero también hay que ponernos a trabajar. Hoy se abre una enorme oportunidad histórica para un cambio verdadero. No dejemos pasar este precioso momento para poner, cada quien, su granito de arena.

    https://www.jornada.com.mx/2018/07/02/opinion/026a2pol

    Categorías: Noticias regionales

    URUGUAY: POBREZA ESTRUCTURAL Y VIOLENCIA FUNCIONAL AL CAPITALISMO

    Mié, 04/07/2018 - 20:48

     

    Por Daniel Banina ***

    Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.


    La proximidad electoral ha impregnado de una enorme virulencia a la prédica antigubernamental; en todos los temas, pero en particular, y el tema violencia, que se ha transformado en la vedet de las críticas.

    La derecha uruguaya es parte de esa llamada “nueva” derecha que ha elaborado un discurso “light”, tratando de conquistar el “centro” político. Seguramente que a esa derecha no le resulta demasiado complicado, ya que el uruguayo en general y el político en particular, tienen tendencia a la mediocridad, a la mesocracia, al “medio”, al “ni tan tan ni muy muy”.

    Desde la caída de la dictadura, el centro del espectro político es codiciado por la centroderecha y por la centroizquierda; es que hay un “prestigioso centrismo social y político”.

    ​​Cuando se plantean dos posiciones frente a cualquier problema surgen políticos, periodistas politólogos, opinólogos, planteando que no es bueno la intransigencia, que hay buscar y encontrar el camino del medio.

    Esta mesocracia, se extiende al conjunto de la sociedad y también se ha instalado en el movimiento obrero; y uno ve a los dirigentes fundamentar de que todo conflicto necesariamente termina en una negociación, apuntando al camino del medio. Da la sensación que la lucha de clases se diluye en una equidistancia entre capital-trabajo.

    Es cierto que existe una ultraderecha que apoyó a la dictadura cívicomilitar y que hoy se sigue viendo (a sí misma) como la salvadora de la Patria, que caía en las garras del comunismo y el tupamaraje. Hay también una derecha económicosocial que está de acuerdo básicamente con el planteo económico del gobierno frenteamplista y piensa y proclama que hay que profundizar las políticas, y pide más neoliberalismo.

    Hay también una expresión política de esas derechas que se concreta en (los partidos tradicionales, blanco y colorado) en los clásicos herrerismo y sanguinetismo y ahora también con Novic, el outsider; que por ahora ha “pescado” sólo en la pecera de la derecha y centroderecha.

    Todo este bloque ha sido vanguardizado por los “grandes medios hegemónicos”. No nos olvidemos que estamos en las sociedades postmodernas; sociedades del espectáculo donde los medios gozan de especial prestigio y no es poca cosa que la prensa sea menos vulnerable, en tanto no tiene que dar cuenta de haber malgobernado con anterioridad. Dos temas han sido y serán los predilectos, de esa derecha: la corrupción y la violencia.

    En el tema corrupción la estrategia apunta a investigar y denunciar los actos (por desgracia numerosos) de corrupción frenteamplista, apuntando fundamentalmente a contradecir aquel viejo aforismo “si es de izquierda no es corrupto y si es corrupto no es de izquierda”. Se proclama que hay corruptos en todos los partidos y que la corrupción no es de izquierda o derecha; la corrupción es culltural, inevitable y está fuertemente vinculado a la “condición humana”

    Pero ahora nos queremos remitir a la violencia, en tanto estamos convencidos que hay un profundo error en el enfoque político-ideologico que sostiene el progresismo al valorar el proceso de la violencia en la sociedad capitalista.

    ​​Causas sociales
    Hace unos años atrás, el progresismo se enojaba y planteaba que era una “sensación térmica” generada por los medios hegemónicos que dedican horas a difundir hechos delictivos, hasta con regocijo y siempre con un titulo “catástrofe”. Ahora ya aceptamos que en los últimos años (o meses) se ha incrementado significativamente la violencia.Además, estamos convencidos que las causas son sociales y por lo tanto, la solución es también social: combatir la pobreza, proporcionar vivienda, educar, generar oportunidades y empleos, tratar (a los supuestamente violentos) como personas.

    Esta forma de pensar se complementa con una forma de sentir ya que en nuestra cultura está el desafio que planteaba el Che Guevara, cuando decía que un revolucionario debe sufrir como propias todas las injusticias de la humanidad.

    Hubo un hecho que mostró paradigmáticamente cómo pensamos y cómo sentímos. Se desató un motín en un lugar de reclusión juvenil, allá por el 2005-2006, y ahí aparece Marina Arismendi, (responsable del Ministerio de Desarrollo Social, MIDES) secundada por el senador Eduardo Lorier (Primer ​Secretario del Partido Comunista ese momento), mediando, ayudando, ofreciéndose como rehenes para el traslado. Todo terminó sin lesionados y con los “menores infractores” escapados.

    Este análisis no apunta a una crítica, sino simplemente a ejemplificar un pensamiento, una forma de sentir. Una forma de sentir y de pensar que se apoya en una abstracción idealizada de una realidad muy compleja.

    Desde la izquierda sabemos que la causa de la violencia está en la miseria, la marginación y el desclasamiento y por eso nos preocupamos esencialmente por mejorar esas condiciones. Mientras tanto, la derecha, que no quiere reconocer esta realidad social; lo único que plantea es el camino de la represión.

    ​​Escudriñemos esos aspectos sociales
    Allá por los 1950 se había terminado la industria de sustitución y la crisis se precipitaba sobre los gobiernos batllistas (el ala liberal del Partido Colorado). En 1962 el batllismo entró en crisis y los colorados pierden el gobierno luego de 97 años. En esos años 50 se “popularizaron” los cantegriles; ( una ironia, al denominar esos asentamientos marginales como al Hotel Cantegril de Punta del Este). “La Suiza de América” babia comenzado su historia de miseria y marginación.En los 80, desde finales de la dictadura, se produjo un salto primero cuantitativo y luego cualitativo, no solo referido a los asentamientos sino a una población del Uruguay que se ha ido conformando en todos estos años: Un núcleo duro de pobreza estructural, que se traduce, se plasma, se concretiza, en marginación y desclasamiento. No es ninguna novedad, se da en multiples grandes ciudades de nuestra América Latina, que por algo es el continente con más desigualdad social del mundo.

    Uno de los primeros estudios fue el realizado por el sociólogo estadounidense Oscar Lewis que en los 60 estudió los barrios marginales de la ciudad de México, que ya llegaba, en ese momento a mas de seis millones de habitantes. En un análisis muy minucioso, Lewis describe lo que llama “endocultura de la pobreza” (Esas ideas fueron plasmadas en un libro novelado, “Los Hijos de Sanchez” que terminó en una película del mismo nombre, protagonizada por Anthony Quinn y Katy Jurado)

    Esa cultura refiere a vivir resignadamente la pobreza, que se había transformado en un hecho normal, ya que así vivieron padres y abuelos. Esa cultura implica muy escasa escolaridad, embarazo adolescente, prostitución infantil y adolescente, dificultad para encontrar trabajo y para tener acceso a la educación.

    El concepto de propiedad se relativiza pero no en sentido de la colectivización, sino en el sentido personal: si tú tienes algo, yo tengo derecho de apoderarme de ello. La vida y la muerte adquieren también otra dimensión. No es raro que una familia soporte, hasta con cierta naturalidad y total resignación, la muerte de uno o más de uno de sus niños más pequeños.

    Un adolescente herido o muerto en una reyerta callejera es noticia de todos los días. La violencia doméstica no se considera tal; mi abuelo le pego a mi abuela y a mi padre, mi padre le pega a mi madre y a mí, yo le pego a mi mujer y a mis hijos …todo normal. Esa realidad de la Ciudad de México que describe Lewis, se reproduce en todas las grandes ciudades de nuestra región, con mil particularidades y diversa intensidad (desigual y combinado).

    ​​ Cultura de la pobreza
    No hay dudas de que ya tenemos en la llamada área metropolitana uruguaya, una cultura de la pobreza; una forma peculiar de pensar, de sentir, de valorar la enseñanza, el trabajo, el delito, las relaciones familiares, el embarazo adolescente, la prostitución.Pero a estas condiciones básicas, estructurales, se han sumado diversos factores:

    ​​ -La droga y el narcotrafico. Adicción y dependencia. Regionalización de proveedores, con claros vínculos con el crimen organizado internacional. La pasta base de cocaína se generalizó como droga para pobres. Se expandió sobre todo en los jóvenes, extendiéndose a prácticamente todos los centros educativos del país: lo marcan las estadísticas de consumo.

    -Se agrega la prostitución y la “trata de blancas” con denunciadas conexiones europeas. Todo este mundo de pobreza, exclusión, desclasamiento y delito es parte de las grandes ciudades del continente más desigual del mundo. En las favelas de Rio de Janeiro ha adquirido una dimensión gigantesca y desde la cárcel el jefe de la principal banda (PCC Primer Comando Capital), fundamenta “ideológicamente” y predice su triunfo, en tanto a ellos no les importa la vida y la muerte. Para decirlo de otra manera, sobre una base de miseria , marginación y desclasamiento, en los últimos veinte años, se constituyó (lenta y progresivamente al principio y geométricamente en los últimos años), lo que podríamos llamar una “maquina criminal organizada”. La realidad de aquel mundo de los 1950-60-70 ha cambiado radicalmente. Ahora se han constituido bandas de delincuentes que cometen rapiñas, concretan crímenes por sicariato, regentean bocas de pasta base. Desde las cárceles siguen regenteando las organizaciones y montan sistemas de extorsión a otros presos y sus familiares, vendiendo seguridad.

    Regentean la trata de “blancas” con fuertes conexiones europeas. Copan determinados barrios, se apoderan de casas y establecen pautas de convivencia y funcionamiento. Se han agudizado los ajustes de cuentas, siendo llamativo el poder de fuego que poseen y que utilizan con creciente agresividad.

    También ha habido un incremento de una violencia delictiva “descentralizada”. El crimen organizado impregna también con el ejemplo: consigo un amigo, una moto, un revolver ¡y a resolver!

    El gobierno dice y dice bien que es fundamental incidir socialmente en esa realidad. Hay una intervención social que lleva adelante el gobierno; MIDES—CAIF—Ayuda personalizada, social y económica; protección en salud, etc. etc. Nada de esto parece suficiente.

    ​​Es como que la asistencia social se desarrolla a menor velocidad que la miseria, la exclusión y el delito.

    Hay “un fantasma que recorre el mundo”, el fantasma del capitalismo. Hace casi tres siglos que lo está recorriendo y arrasando nuestras sociedades. El capitalismo es causante de todo lo bueno y de todo lo malo que nos sucede. ¿Quién si no?Parece irracional plantear que algo que sucede en esta sociedad; esta misma sociedad, nada tenga que ver con esos hechos.

    ​​Sería como pensar que Roma; en su esplendor, en su crisis y en su desaparición, no tuviera nada que ver el modo de producción esclavista.

    La ideología dominante nos hace pensar que esta sociedad capitalista es una realidad inmutable, que siempre existió y que siempre va a existir, o a lo sumo que su superación está mas allá del horizonte de posibilidades. En definitiva, seria una utopía plantearse la superación del capitalismo: con los pies en la tierra, hay que mejorar la sociedad que tenemos.

    Nuestro pensamiento apunta en sentido contrario. La violencia se eliminará una vez superado el capitalismo y transcurrido un par de generaciones. Esa tarea, es la la única posible; posible e inevitable.

    Entonces, ¿estamos planteando que nada se puede hacer contra la violencia y el delito? Para nada. Estamos planteando que el combate frontal a esa violencia y a ese delito si es efectiva tendrá solo victorias parciales, avances limitados. Pero además,

    ​​lo que tenemos que entender es que luchar, y derrotar, o por lo menos controlar y limitar la violencia es parte de la lucha superadora del capitalismo.

    Todo tipo de violencia es funcional al capitalismo.

    Veamos: Parece fácil entender que hay una violencia generada por el proceso económico que apunta a la reproducción ampliada de capital. Esta violencia es tolerada y promovida desde el capital. Ahí está el lavado de activos, pero también la usura en sus variantes más modernas; las off shore y los paraísos fiscales, que aseguran la evasión fiscal y posibilita el lavado.

    Allá por los 60, la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU), en una tarjeta de fin de año plasmó “La Banca no comete delitos, la banca es un delito. Desregulacion financiera, mercados secundarios, créditos “chatarra”, fondos buitres, burbujas, manipulación fraudulenta del grado inversor, etc.etc.

    Pero, el otro delito; el narcotráfico con la pasta base como droga del Siglo XXI, las rapiñas en todas sus variantes, las bandas organizadas, con alto poder de fuego, copando barrios, los crímenes por sicariato ,etc. etc.

    ​​ Esta violencia también es funcional a la sociedad capitalista.
    En primer lugar, el dinero acumulado por el narcotráfico y la trata internacional ¿dónde se guarda, por donde pasa y se lava? El sistema financiero internacional medra con esos capitales; el propagandeado combate al lavado no es más que un “saludo a la bandera”, un maquillaje cómplice, que intenta controles sin liquidar las offshore, los paraísos fiscales, los buitres, el secreto bancario, el anonimato, el secretismo, la manipulación y clandestinidad de la economía de las empresas … y ni qué hablar de las multinacionales.Además, la industria de la seguridad está floreciente; desde autos blindados a gas pimienta, pasando por rejas electrificadas, armas legales o clandestinas, alarmas de todo tipo, empresas de seguridad, custodias, patovicas, 222, etc. etc.

    Además, es una violencia bastante controlada en la medida que se mantenga medianamente guetizada. Con mano dura se logra erradicar en determinados lugares (del fútbol en Europa, de la ciudad de Nueva York), lo que luego, nos da pie para poner como ejemplo de que la contraviolencia, la represión, la tolerancia cero es la única solución.

    Además, mientras estemos convencidos de que la violencia se soluciona aumentando la represión, no estamos pensando en las causas. Ni qué decir que si tenemos un gobierno SD lo mostramos como el gran responsable por no ejercer la represión suficiente.

    Pero, además, mientras la sociedad clama por seguridad no reclama educación, salario, salud y vivienda

    También se pretende hacer participar a las Fuerzas Armadas en las tareas represivas propias de la policía. Cuando aparecen las criticas, la derecha licúa la propuesta y plantea que el mando será del Ministerio del Interior y que requerirá un adiestramiento previo .Si transformamos al soldado en policía, para qué usar entonces al Ejército? Es que la derecha también tiene sentimientos y se regocija teniendo su aparato militar directamente en la represión. Desde una concepción más clásica y ortodoxa el aparato burocratico-militar hay que reservarlo para los clásicos y trascendentes funciones e protección del Estado burgués y no arriesgarlas en una tarea “sucia” y compleja y a la que unas FFAA “descafeinadas” podrían ser vulnerables.

    ​​ ¿Y la violencia contra la mujer?
    La propia violencia contra la mujer, que se apoya en un machismo ancestral, se ha intensificado en la sociedad capitalista. Má allá de un innegable componente sicopatológico parece que el femicidio seguido del suicidio del victimario se respalda, se sustenta, en un exacerbado y patológico sentido de propiedad. La lucha contra la violencia sobre la mujer tendría, para ser esclarecedora y efectiva, que engarzarse con la lucha por superar la sociedad capitalista.Bien dicen Daniela Lopez y Sofia Brito (feministas marxistas chilenas, que el hacer feminista debería…”mostrar que las luchas concretas, específicas, en distintos ámbitos tienen un hilo conductor y que son expresión de una unidad, de una relación social general: la relación entre capitalismo y patriarcado”.

    Pero también que “es vital repensarnos como izquierda, entendiendo las herramientas que ofrecen los feminismos para comprender la totalidad de un sistema de explotación dominación y alienación, ante el cual, sin reconocer las dimensiones de la interpelación de género que le subyacen, permaneceríamos miopes”.

    Luego de citar a Alejandra Castillo -”el cuerpo del capital descansa en la explotación del cuerpo de las mujeres”, concluyen: “¿Qué necesidad se nos presenta a las feministas marxistas en este esquema? Precisamente, pensar un feminismo que no renuncie a la emancipación y que no sea procesado en la forma política y económica del bloque de poder. Necesitamos una izquierda que se interrogue desde una perspectiva de totalidad, que considere la reproducción social ampliada como un marco para comprender la precarización de la vida hoy”.

    A manera de corolario:

    para erradicar la violencia hay que superar el capitalismo y generar el hombre nuevo en el correr de dos generaciones. No es una ironía; es la tarea de la humanidad de los próximos 50, 100, 150… no importa cuántos años…

    Hasta no superar el capitalismo, ¿qué hacer? Debemos combatir el delito y la violencia en el seno de la sociedad capitalista. Sólo tendremos mejoras parciales, pero debemos entender que su combate representa un combate contra el capitalismo mismo.

    Parece obvio que el desafío es a dos puntas; que hay dos frentes de lucha: Promocion social; intensa, multimodal. Salud, vivienda, educación, trabajo, cultura, cultura de trabajo. Aquellos barrios copados por el crimen organizado deben recibir la “invasión” solidaria del Estado. Podríamos decir, un “combate” frontal a la que llamamos, endocultura de la pobreza.

    Y en el otro frente, represión, lo más específica posible, sobre las bocas, sobre las bandas, sobre las estructuras narcas, sobre las cárceles, liquidando las estructuras criminales que las cogobiernan. Estricta vigilancia de fronteras (marítimas y secas), ahí sí con las FFAA, tal vez nucledas en un cuerpo especial de fronteras. Todo impregnado en un trabajo de inteligencia, que se torna clave en el combate al “crimen organizado internacional”.

    Desde la izquierda debemos vanguardizar también la represión. Toda esta batalla requiere una enorme inversión: en escuelas y no en cárceles.

    *** Médico cardiólogo, integrante de la Dirección Nacional de Izquierda en Marcha, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, estrategia.la)

    ​https://www.nodal.am/2018/07/uruguay-pobreza-estructural-y-violencia-funcional-al-capitalismo-por-daniel-banina/​

     

    Categorías: Noticias regionales

    LÍNEA DE POBREZA

    Mié, 04/07/2018 - 20:35

    Por Luis Bruschtein ***

    Dicen que el mercado no tiene confianza y está haciendo bolsa todo. Es de no creer. Por culpa de ese diablo la mitad del país está otra vez bajo la línea de pobreza. Por culpa de esa basura del mercado que no tiene confianza aumentó el hambre y la mortandad infantil, se multiplican los despidos, los salarios perdieron valor. ¿Y quién cazzo es el mercado?


    Imagen: Guadalupe Lombardo

     Las principales corporaciones se aseguraron de poner gente en secretarías, ministerios, presidencias, organismos de control y hasta en la Corte. El mismo presidente representa una de las mayores. Y son ellos los que echan la culpa a los mercados. Hablan del mercado en tercera persona como si fuera algo con vida, ajeno a ellos. Sueltos de cuerpo, como si las principales corporaciones de este país, las sojeras, industriales, comerciales y financieras, las que intervienen en el mercado para tragarse gran parte del PBI, no formaran parte del mercado. Esta gente habla del mercado como un dios invisible, y sus sacerdotes, que son ellos, dicen lo que el dios quiere que se haga y si sale mal es culpa del dios y va fangulo.

    Los pedestres terrenales estamos fritos. Porque además, según sus creyentes, el mercado siempre tiene razón, incluso cuando te rompe el cuello, cuando esparce pobreza y marginación. En esta Iglesia del mercado, cuando las cosas te van mal, andá a llorar a la iglesia, pero a los sacerdotes, los que hoy representan a las grandes corporaciones en el gobierno, los economistas y periodistas que hacen lobby por ellas en los medios, a esa caterva siempre les va bien, como pasa ahora con el país. En dos años y medio rompieron lo que al gobierno anterior le costó 12 años recomponer: otra vez, como en el 2001, la mayoría de los trabajadores están por debajo de la línea de pobreza y la mitad de la sociedad, o más de la mitad, también y todo va camino a ser cada vez peor.

    El modelo “Iglesia” encaja mejor que un enfoque racional para tratar de explicar la crisis enorme que provocó este gobierno, las explicaciones que da y la falta de recursos que muestra. En el gobierno está representada una porción descomunal del PBI y tienen la caradurez de decir que son incapaces de frenar una corrida provocada por “falta de confianza” por parte de fondos de financiación que fueron convocados por ellos para hacer jugosas inversiones especulativas.

    Como sabe Luis Caputo, porque manejó un fondo buitre, los intereses altos son de corta duración, porque a la larga son imposibles de pagar. Los fondos llegaron y ahora empiezan a volar. Pero las grandes corporaciones –que hablan del mercado en tercera persona–, se favorecen también con la corrida que baja costos en dólares.

    Cada mes renuevan millones en Lebacs y se producen esos súpermartes que podrían hundir a la Argentina. ¡¡¡Una crisis por mes!!! No se puede creer que algún idiota con chapa de Harvard haya creado esta trampa para bobos. Ahora  San Caputo del dios Mercado viene a preparar la salida de las Lebacs, –invento de Federico Sturzenegger– en un proceso de tres años, cuando a este gobierno le queda la mitad de ese tiempo.

    Los medidores económicos y sociales estallaron
    . Los datos del Indec miden la canasta básica que necesita una familia tipo para no ser pobre, en casi 18 mil pesos. Pero ese cálculo era en marzo, cuando recién se habían producido los primeros tarifazos. O sea que no están incluidos las consecuencias de esos tarifazos en los precios y tampoco está incluida la segunda batería de tarifazos ni la corrida y devaluación del 30 por ciento y su impacto en los precios.

    Esas cifras dramáticas ya son viejas, fueron muy superadas y en el presente deben ser peores. Si se le agrega solamente el treinta por ciento de la devaluación, los 18 mil pesos se van a 24 mil, y cientos de miles más pasarían por debajo de la línea de pobreza comiéndose a gran parte de la clase media. Cuando la Marcha Federal de los movimientos sociales agrupados en la CTEP llegó al Congreso, el primero de junio pasado, los puestos de salud de la defensoría del pueblo debieron atender a numerosas personas. En la mayoría de los casos, el origen de las descomposturas era el hambre. El hambre ya no es un fantasma, este gobierno la sentó a la mesa de los pobres.

    En los barrios humildes, incluso de la ciudad, pero principalmente del Conurbano, hay una situación de emergencia alimentaria real. Este gobierno de ricos no tiene sensibilidad y además desconoce a los pobres. Chocaron la calesita. Los “populistas” burros que “serobarontodo”  sacaron al país de una situación todavía peor que esta y lo hicieron producir. Por el contrario, los ricos que se las sabían todas, llevaron otra vez al país de vuelta a la situación desastrosa a la que ellos mismos la habían llevado en los ’90 hasta la explosión del 2001-2002.

    No resisten la mínima comparación. Y sin embargo se siguen escuchando argumentos que los defienden, que los presentan como opción para otra elección, que los salvan por comparación. Frente a la crisis, circuló mucho en las redes la frase “Con Scioli hubiera sido peor”. Scioli nunca hubiera apostado exclusivamente a la inversión externa cuando ya era una rara avis en un planeta seco de capitales; no hubiera desfinanciado al Estado quitando las retenciones de esa forma; no hubiera destruido el mercado interno. Scioli podría tener muchos defectos, a muchos podría no caerle bien, pero hubiera sido mucho mejor que los de Cambiemos que, hasta ahora, lo único que hicieron ha sido destruir todo con la excusa de una falsa “pesada” herencia que en realidad fue muy liviana.

    Y en la comparación con estos creadores de la crisis surgió otra vez la llamada de atención de la ex presidenta Cristina Kirchner sobre la letra chica del acuerdo con el FMI. Los chicos ricos de Cambiemos firmaron  un párrafo donde aparecen aceptando que Argentina “incautó” a las AFJP. Estos chupamedias del FMI aceptaron ese término denigrante que expone al país a juicios millonarios por parte de las grandes estafadoras de las AFJP.

    El Estado pudo hacerse cargo de las AFJP porque estaban a punto de quebrar en la vorágine de la crisis inmobiliaria en Estados Unidos que estaba arrastrando a las bolsas de todo el mundo. La mitad del dinero ya lo ponía el Estado argentino, pero las AFJP les cobraban a sus asociados comisiones de usura. Era una estafa al Estado argentino y a los futuros jubilados. El Estado salvó esas jubilaciones. La palabra “incautar” demuestra que los intereses que defiende Cambiemos no son los de los jubilados.

    Porque cuando ya no quedan argumentos, entonces los de Cambiemos se hacen los tontos y dicen que “todos son iguales”. Pero los ricos y puros de Cambiemos, que se las saben todas, firmaron un acuerdo con el FMI para pasar a degüello a los jubilados. En cambio, los “burros, chorros y populistas”, se sacaron de encima al organismo financiero internacional que exige la reducción de las jubilaciones.

    Muchos taxistas, que fueron propagandistas activos de la candidatura de Macri, no se dan por vencidos. A estos “serobarontodo” y ahora “todosonlomismo”, les cayó el aumento sideral de la nafta, del gasoil y el gas además de  la competencia de Uber, pero siguen con “Todosonlomismo” convirtiéndose en ejemplares de laboratorio para comprobar el poder alienante de los medios para producir posverdad y odio. Tienen una realidad que los destruye y son incapaces de rebelarse.  Y los que estaban condicionados porque decían que “todo se lo ganaron con su esfuerzo”, se van a tener que esforzar mucho más para pagar tarifas impagables. Se van a tener que esforzar y no van a poder pagar. No todos son lo mismo, hay proyectos políticos enfrentados.

    Cualquiera de los doce años del gobierno anterior saldría favorecido comparado con esta realidad provocada por Cambiemos.
    Es imposible pensar que se justifique esta realidad y se pueda odiar al gobierno anterior por sus errores. No encaja. Falta alguna pieza. O se odia al gobierno anterior por sus aciertos –lo cual se ajusta al núcleo más derechista de Cambiemos– o se lo odia por un discurso manipulado y con gran capacidad de penetración por la complicidad de las grandes corporaciones mediáticas que cubren a más del 90 por ciento del público, pero que impactan en los más predispuestos, los más crédulos, los llenan de odio y transforman a una persona que en otras condiciones ni siquiera iría a votar. Y así convierten a ese trabajador, a ese jubilado, a esa maestra, en cómplices de esta tragedia de miseria y hambre.

    Por lo menos durante un año más el gobierno caminará sobre el vidrio de sus errores con muy poco margen para la política.
    El país vivirá con más de la mitad de sus habitantes por debajo de la línea de pobreza y con muchísimos en la extrema pobreza. No será fácil reconvertir esa situación.

    https://www.pagina12.com.ar/125243-linea-de-pobreza

    Categorías: Noticias regionales

    SEXTO SENTIDO

    Mié, 04/07/2018 - 20:29

    Por David Cufré ***

    El mayor problema que vislumbra el equipo económico para lo que resta del año es el faltante de 10.800 millones de dólares para cumplir con los pagos de la deuda. De los 15 mil millones de dólares que envió hasta ahora el FMI, 7500 millones son para cerrar la brecha fiscal e intervenir en el mercado de cambios, mientras que otros 5500 millones deben reforzar las reservas de libre disponibilidad del Banco Central que el organismo considera debilitadas, por lo que quedan solo 2000 millones para atender vencimientos.

    Imagen: Joaquín Salguero

    Para el 15 de septiembre y el 15 de diciembre están pautados otros dos desembolsos del Fondo Monetario por 3000 millones de dólares cada uno. Sin embargo, la imposibilidad del Gobierno de detener la hemorragia de divisas para formación de activos externos –lo que antes se llamaba dólar ahorro o dólar para atesoramiento– forzaría a las autoridades a destinar esos recursos a abastecer esa demanda. Como se indicó en esta columna la semana pasada, la fuga de divisas entre enero y mayo que informó el BCRA fue de 13.602 millones de dólares, lo que proyectado al mismo ritmo hasta fin de año arroja una salida adicional de 19.040 millones. La experiencia de los dos años y medio de Cambiemos en el poder demuestra que cada vez que se produjo una disparada del dólar, las compras del público también se catapultaron. En mayo fueron 4616 millones de dólares en términos netos. Junio anotará cifras similares. En conclusión, las fuentes de dólares a las que puede echar mano el Gobierno en este momento no alcanzan para cubrir los requerimientos de divisas del mercado y para la amortización de la deuda. Hay un agujero cercano a los 15 mil millones de dólares. A esto se suma el déficit comercial record, en torno a los 9000 millones de dólares proyectados para el año, y otro tanto en turismo y gastos de argentinos en el exterior. La contundencia de las cifras explica por qué el anuncio de un crédito del FMI por 50.000 millones de dólares, el aumento de la tasa de interés de las Lebac al 47 por ciento, la suba de los encajes bancarios para la compra de Lebac, la imposición a los bancos a desprenderse de divisas, el reemplazo de Federico Sturzenegger por Luis Caputo en el Banco Central, las subastas de 100 a 450 millones de dólares diarios y la recategorización de Argentina a mercado emergente no lograron regenerar la confianza y el dólar sigue volando como si nada. Como en la película Sexto Sentido, todos saben que el esquema que montó el gobierno de Mauricio Macri desde diciembre de 2015 está muerto y ya no alcanza con blindaje mediático ni consejos de Durán Barba para darle apariencia de vida. Solo resta que el Presidente lo asuma.

    Eso lleva a una segunda evidencia: el Gobierno deberá terminar con la avalancha de importaciones, tendrá que cortar el flujo de gastos de argentinos en el exterior, estará forzado a regular las compras de moneda extranjera en el mercado cambiario y no podrá mantener la libre entrada y salida de capitales especulativos. De lo contrario, el dólar seguirá subiendo y la crisis se tornará incontrolable. El fantasma que aparece en el horizonte cada vez con mayor nitidez es el riesgo de default. Macri, sin embargo, insiste en atribuir la crisis al déficit fiscal. Y promete ajustar a una economía en shock por la devaluación y la aceleración inflacionaria, después de un contundente paro general. Del déficit record del sector externo, ni palabra.

    –“¿La corrida contra el peso terminó?”

    –“Creo que puede parar con este nivel de tasas en 40 por ciento. Tal vez haga falta un poco más pero ya estamos casi diría. Lo importante es cómo sigue para adelante. El Banco Central no tiene que vender más dólares ya. No tiene que arrancar otra vez el mismo proceso que culminó en la corrida. Si dejan nuevamente el tipo de cambio en este nivel por un período de meses otra corrida ocurrirá más adelante, y con más intensidad”.

    –“Pero la inflación entonces no bajaría”.
    –“Entendamos algo. La Argentina hoy tiene problemas más serios que la inflación. No podemos tener otro default y eso es mucho más primordial. Argentina creció muchos años con inflación alta. Quiero que se me entienda bien: no es que subestimo la cuestión inflacionaria a la que dediqué gran parte de mi trabajo de investigación. Pero el país hoy está ante problemas más importantes que corregir precios relativos”.

    Las preguntas son del periodista Ezequiel Burgo del diario Clarín, en un reportaje que le hizo al economista ortodoxo Roberto Frenkel el 6 de mayo pasado. Frenkel fue un miembro destacado del equipo económico de Juan Vital Sourrouille en el gobierno de Raúl Alfonsín, cuyo plan económico terminó en la hiperinflación de 1989. Lo que planteó en esa entrevista, más allá de su expectativa frustrada de detener la corrida con la tasa de interés al 40 por ciento (en ese momento el dólar cotizaba a 22,30 pesos), es que el partido que debe jugar el gobierno de Cambiemos, llegada esta instancia de fracaso sin miramientos de su estrategia económica, es evitar la insolvencia de pagos. Tuvo el mérito de ser el primero en decirlo con todas las letras.

    Ahora que ya nadie se atreve a tapar el sol con la mano aparecen más descripciones descarnadas del proceso en marcha. Alejandro Tagliavini, del Center on Global Prosperity, de Oakland, California, escribió ayer en Ambito Financiero un artículo bajo el siguiente título: “Pareciera que finalmente empezó el estallido”. Allí advierte que “más que recesión, quizás tengamos una importante y sostenida caída de la economía en general” en los próximos meses. Guillermo Calvo, a quien se le atribuye haber anticipado la crisis mexicana de 1994, también sostuvo que la economía nacional caerá en un pozo profundo: “Los déficits gemelos (fiscal y en cuenta corriente) y los errores de política económica cometidos recientemente ponen a la Argentina en una situación muy vulnerable”, alertó. “La experiencia me lleva a pensar que es muy probable que la economía entre en una marcada recesión: no podría descontar una caída del producto de al menos dos por ciento en los próximos meses”, agregó. Desde el mismo enfoque ortodoxo, el ex integrante del equipo económico de José Luis Machinea en el gobierno de la Alianza, Guillermo Rozenwurcel, escribió lo que sigue esta semana en Clarín: “El proceso de corrección actual -de magnitud y duración todavía desconocidas- hará que el segundo semestre de este año y, casi seguramente, el primero del año próximo sean de recesión y aceleración inflacionaria, en un contexto de alta conflictividad social”. “Desde esta perspectiva -siguió- el acuerdo tendrá un alto costo para Argentina. Fija metas macro muy difíciles de lograr, subordina la política económica a un férreo control del FMI y deja la economía sumamente debilitada. Más aún, no contempla ninguna medida paliativa para el caso de un agravamiento de la recesión. Por el contrario, establece que si la recesión afecta los ingresos fiscales, deberá reducirse aún más la inversión pública”. Por último, el economista de la ultra liberal Universidad CEMA ataca con dureza la política económica y dice que “el horizonte sigue negro”. Entre sus pronósticos, sostiene que “teniendo en cuenta el valor del tipo de cambio futuro a diciembre de este año, la inflación al finalizar 2018 no podrá ubicarse por debajo del 40 por ciento anual”. Ni 30 ni 35, 40.

    La gran apuesta de Cambiemos de lograr el éxito de su política económica a partir de la regeneración de la confianza tras la noche populista, como se ve,  la perdió en toda la línea.

    En resumen, para expresarlo de modo más poético, como lo escribió el Flaco Spinetta en La bengala perdida: “Tu jeep no arranca más, ni siquiera un milagro lo haría salir, del barro no volverá”.

    https://www.pagina12.com.ar/125161-sexto-sentido

    Categorías: Noticias regionales

    GESTARÁS CON DOLOR

    Mié, 04/07/2018 - 20:24

     

    Por Soledad Vallejos ***

    Es como si fuera de la maternidad no hubiera nada. Ni vida, ni posibilidad; sólo vacío. Escribo esto en 2018 y tengo que releer, un poco porque el oficio hace que desconfíe hasta de (en especial de) lo que escribo, otro poco porque en el fondo quiero creer que entendí mal lo que leí. Y no: leí correctamente, comprendí sin sobreinterpretar. Para los senadores Pinedo, Boyadjian y Pereyra, en la maternidad no hay más que cuerpo: es biológica, no hay voluntad, no hay persona con deseos y planes y decisiones propias. Ser madre no es un deseo, sino un destino que vino pegado a estos cuerpos que –ay, la fenomenología– también somos.

    Mientras leía los proyectos tomé nota de los sinónimos: “mujeres embarazadas”, “beneficiarias” –del programa con nombre de patrón de estancia macho y patriota, ¡“El Estado se hace cargo y te acompaña”!–, “madres que se anotician de un embarazo no planificado ni deseado” (Pinedo y Boyadjian); “situación de embarazo”, “mujeres en estado de embarazo no deseado”, “mujer encinta” (Pereyra); “madre con embarazo no deseado” (Pinedo). Los senadores dicen que el Estado debe cuidar que haya “embarazo responsable” (y no el big bang azaroso de una mujer que queda embarazada “irresposablemente”).

    Allá afuera de mi (nuestro) mundo, hay un universo paralelo habitado por personas con poder e ideas que hacen parecer tibias a las criadas,las tías, la República de Gilead como las imaginó Margaret Atwood –que, recordemos, hace sólo unos días en Twitter hizo explícito su apoyo al proyecto de legalización y se dirigió a la vicepresidenta Gabriela Michetti–. Es un universo en el que una persona con responsabilidad legislativa escribe: “consideramos la necesidad de contar con una fuerte participación Estatal, a fin de que las madres con embarazos no deseados sean contenidas y  asistidas durante su embarazo para lograr dar a luz el niño que están gestando”.Esto es, un Estado capaz de obligar a las mujeres a hacer aquello que no desean, considerado como algo que “no logran”.

    En ese universo, “mujeres” y “madres” son sinónimos. Ser mujer y no ser madre, y no serlo de manera explícita, terca, voluntaria, no serlo porque en lugar de deseo de maternidad hay una oposición activa a ello, es un error. Mejor dicho: es una disfunción.

    ​​Y a esas mujeres rotas hay que corregirlas. A como dé lugar.

    ​https://www.pagina12.com.ar/125847-gestaras-con-dolor​
    Categorías: Noticias regionales

    PARAGUAY: CAMBIAN DE PRESIDENTE, PERO LA IMPUNIDAD Y LA INJUSTICIA PERDURAN

    Mar, 03/07/2018 - 20:43



    Por Celso Guanipa Castro ***

    Un total de 17 muertos y la destitución del presidente constitucional paraguayo Fernando Lugo, fue el resultado legado por la masacre de Curuguaty ocurrida el 15 de junio de 2012, que tras seis años permanece viva en la memoria colectiva de la sociedad en Paraguay.

    Once campesinos y seis policías murieron en Curuguaty durante un operativo en el que centenares de agentes acudieron a desalojar a unos 70 labriegos de las tierras públicas Marina Kue, en el departamento de Canindeyú (este), que habían ocupado para pedir su incorporación a la reforma agraria.

    En julio de 2016, el tribunal de Asunción a cargo del caso condenó a penas de entre 4 y 30 años de cárcel a 11. La propiedad era reclamada por una empresa privada, Campos Morombí.

    “Campesino sin tierra no es campesino. Queremos sembrar frijoles, mandioca y maíz, para que todos puedan comer. Gracias a las personas que nos apoyan ante la injusticia, no lograron y no lograrán matar a nuestros sueños. Nosotros somos presos políticos y queremos que ustedes sean nuestros voceros”, señalaba la carta-exhortación de los campesinos prisioneros en Tacumbú, leída en medio a lágrimas, un año atrás frente al Palacio de Justicia, por la joven Ramona González, esposa de Néstor Castro.

    Castro, después de ser alcanzado por un disparo en la cara, fue condenado a 18 años de prisión. Al lado de Ramona, Karina Godoy y la pequeña Alma Vitória – esposa e hija de Arnaldo Quintana, también con condena de 18 años – expresaban el respaldo de las familias a la lucha por “Tierra, Justicia y Libertad”.

    Una investigación de la historiadora Margarita Durán Estragó, indica que “quienes invadieron tierras que no les pertenecían, en completa agresión al Estatuto de la Tierra y a la soberanía alimentaria, ha sido (el latifundista) Blas Riquelme, con sus más de 75 mil hectáreas”.

    El Servicio Paz y Justicia de Paraguay (Serpaj) recordó que Marina Jue, en guaraní significa “tierras de Marina” y estuvo ocupada entre 1967 y 1999 por una unidad militar, lo que desmiente el principal argumento de Riquelme, propietario de la Campos Morombí, quien afirmó que él ocupaba ese territorio desde hacía 34 años. “Recién cinco años después que la Armada dejó el local, Riquelme comenzó a derrumbar la floresta y cercar la tierra”, señaló Serpaj.

    Seis años después del golpe
    Los abogados Jorge Bogarín y Raúl Caballero presentaron la última semana ante la Corte Suprema de Justicia un hábeas corpus reparador a favor de María Olmedo y Dolores López, quienes fueron condenadas a seis años de cárcel. Actualmente tienen sus penas compurgadas, pese a que la condena no se encuentra todavía firme.

    Lucía Agüero Romero, una de las campesinas condenadas a seis años de prisión por el caso de la masacre de Curuguaty, queda en libertad luego de que Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia haya hecho lugar a un pedido de hábeas corpus, seis años después de su injusta prisión.

    En el hecho murieron 11 trabajadores del campo y seis policías. El Congreso emprendió un proceso político contra el presidente constitucional Fernando Lugo, que se desarrolló en un tiempo de cinco días y cuyo juicio se realizó en 24 horas.Al final de la jornada Lugo, elegido popularmente, fue destituido de su cargo en un golpe parlamentario, y el mando interino de la nación lo tomó Federico Franco.

    “Hubo un golpe de Estado parlamentario en el que los argumentos para un juicio político no tienen ningún valor y fueron rebatidos ampliamente por los defensores”, denunció en su momento Lugo.

    El mandatario interino optó por dejar las investigaciones del caso en mano de la Fiscalía y desactivó una comisión de investigación que habría formado Lugo que contaba con la ayuda de la Organización de Estados Americanos (OEA).

    Luego de varios meses de investigación el Ministerio Público acusó a 12 campesinos (entre ellos tres mujeres, dos embarazadas) de haber perpetrado los asesinatos, de los cuales fueron condenados cinco por los delitos de homicidio doloso, invasión de inmueble ajeno y asociación criminal el 11 de julio de 2016, con condenas que variaban entre los cuatro y 30 años de prisión.

    De acuerdo con el integrante de la Organización No Gubernamental (ONG) Articulación Curuguaty, Rogelio Ocampo en las investigaciones la Fiscalía solo tomó en cuenta los testimonios de 84 policías, dejando de lado a los campesinos. No se realizaron los peritajes correspondientes, ni estudios de balística para comprobar quién mató a los policías.

    Como consecuencia de estos hechos, el Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y otras instancias de esta institución emitieron duras observaciones tanto a la justicia como al Gobierno paraguayo en marzo de 2013. Entre las observaciones se solicitaba al Estado investigar el caso de manera “independiente e imparcial”.

    A esta sugerencia, la Cancillería paraguaya respondió, a través de un comunicado, que los únicos responsables de investigar los hechos sucedidos en Curuguaty y juzgar a los implicados eran el Ministerio Público y el Poder Judicial.

    Por su parte, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) procedió a tramitar la P-1950-14 (un pedido de respaldo de calidad de “amicus curiae), pedido que el Estado paraguayo solo procedió a plantear una excepción de agotamiento de recursos internos, negándose a entrar a fondo en el caso.

    Esta fue la respuesta a la demanda interpuesta ante la instancia en 2014 en la que se acusa al Estado paraguayo por violaciones de la Convención Americana sobre Derechos Humanos: derecho a un proceso con garantías judiciales y derecho de acceso a la justicia.

    Cambia el Presidente, en el continuismo colorado y nada hace pensar que Abdo Benítez cambie la política del establishment paraguayo, de condenar a las víctimas para favorecer a los latifundistas.


    Celso Guanipa Castro
    , Periodista y politólogo paraguayo, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico

    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=243381

    Categorías: Noticias regionales

    VIEJAS DERECHAS Y NUEVOS DISCURSOS EN AMÉRICA LATINA

    Mar, 03/07/2018 - 20:35

    Por Bárbara Ester, Giordana García Sojo y Taroa Zúñiga ***

    ​La campaña que llevó al poder a Mauricio Macri en Argentina tuvo algunas claves distintivas que marcarían un nuevo estilo de la derecha en la región. En primer lugar, han intentado mostrar cierta conciencia social, prometiendo garantizar un piso de derechos, políticas públicas y programas sociales, heredados de la gestión anterior.​


    El bienestar social en la región, fruto de las políticas implementadas por los gobiernos progresistas en la primera década del siglo XXI, fue rápidamente asimilado en la ciudadanía como derechos adquiridos. Ello configuró un relato progresista de gran calado basado en:

    1) la redistribución de riquezas,

    2) la defensa de los derechos sociales y,

    ​​3) la integración regional. Algunas derechas lograron recodificar estas premisas como: ​1) una redistribución ¨no populista¨ de la riqueza, es decir, basada en un esquema meritocrático cuya base es el esfuerzo personal, 2) la interpelación a  individuos y, 3) la apertura al “mundo” -norteamericano/europeo/anglosajón-, la amenaza de desarticulación de organismos regionales como el UNASUR o la CELAC, y un discurso expresamente anti bolivariano.

    Los liderazgos favoritos del establishment, Sebastián Piñera y Mauricio Macri, tienen en común el hecho de ser presidentes empresarios[i], niños mimados de la élite local y los primeros en lograr una victoria en las urnas desde la plataforma de un partido abiertamente de derecha desde el retono de la democracia, en 2010 y 2015 respectivamente. A pesar de ser herederos millonarios en sus países han logrado presentar su éxito como producto del esfuerzo personal, al modo de lo que José Natanson denomina “herederos meritocráticos”[ii]. Además, sus campañas han demostrado escapar de los lugares comunes del imaginario conservador de derecha y han rejuvenecido las propuestas, una receta que cada vez más comienza a ser replicada en distintas latitudes.

    ​​Cambio moderado La campaña que llevó al poder a Mauricio Macri en Argentina tuvo algunas claves distintivas que marcarían un nuevo estilo de la derecha en la región. En primer lugar, han intentado mostrar cierta conciencia social, prometiendo garantizar un piso de derechos, políticas públicas y programas sociales, heredados de la gestión anterior. Esta idea fue resumida en uno de sus spots televisivos en el que prometía, acerca de su gestión: “No voy a cambiar las cosas que sí se hicieron bien”[iii], lo cual finalmente no ocurriría.

    En el caso de Chile, la lógica del bipartidismo logró alternar entre oficialismo y oposición de manera ponderada y ordenada. Un duopolio de Gobierno, con el que se pueden tener diferencias en cuanto a políticas públicas, pero muy poco que objetar en cuanto al modelo económico. Aún en este contexto afirmaba en su discurso triunfal: “Soy el presidente del cambio, del progreso y de la clase media”[iv].

    Una extraña variante de la ambigüedad discursiva entre cambio y continuidad provino desde las propias filas del oficialismo, en Ecuador. Lenin Moreno llegaría al poder como el candidato del correísmo y, aunque advertía que su estilo sería diferente, poco hacía suponer que una de sus primeras medidas sería la ‘descorreización’ del Gobierno y la persecución política a sus recientes partidarios; sin embargo, a poco de asumir, fue evidente que el cambio no sería solo de formas.

    Valores difusos y samaritanos modernos

    El eje principal de la campaña de Piñera en Chile fue la promesa de crecimiento económico, con el aval de algunos indicadores de crecimiento de su primer mandato -gestión  que asumió con una mayor experiencia como empresario que como político-. Para nadie es un secreto que Piñera es un empresario multimillonario y, sin embargo, en su discurso destaca el bienestar social, los valores solidarios y la superación de la pobreza: “Estamos comprometidos a ser un Gobierno de progreso y solidaridad, la meta es grande y ambiciosa. Transformar a Chile, la colonia más pobre de España en América Latina, en el primer país que pueda decir con orgullo que ha derrotado el subdesarrollo y la pobreza”.[v]

    Del mismo modo, enumera en su plan de gobierno la necesidad de modificar las Administradoras de Fondo de Pensiones (AFP), exigencia que movilizó a miles de chilenos en las calles durante 2016 y 2017. Se trata del sistema previsional fundado por su hermano durante el pinochetismo. En el mes de diciembre de 2017, a días del balotaje, llegó a  manifestar que podría reconsiderar una reforma para la creación de una AFP estatal, esto es, emular las ideas de su antecesora, Michelle Bachelet.

    En la misma línea, Macri apelaba a la “Pobreza Cero”,un lema de campaña en el que se comprometía a erradicar la pobreza del país sin explicitar ni el cómo ni el cuándo. Pero el mayor giro discursivo del presidente argentino se concretó en julio de 2015, cuando lanzó su campaña presidencial y –para sorpresa de seguidores y detractores– afirmó: “La Asignación Universal por Hijo (AUH) es un derecho, no un regalo”[vi]. En 2012, cuando fue anunciada su creación Macri la calificó como “una política del fracaso”[vii]. En el mismo sentido, cuando fungía como jefe de gobierno porteño solicitó no votar el decreto de estatización de Aerolíneas Argentinas y de YPF; sin embargo, en campaña aseveró: Aerolíneas Argentinas seguirá siendo estatal, pero bien administrada. YPF seguirá manejada por el Estado”.al menos en este aspecto aún no hubo cambios.

    En ambos casos, sus campañas electorales mantuvieron un tono protector que, sin ahondar en detalles, lograron presentarse como propuestas policlasistas e inclusivas, reservando un espacio a “lo social”.

    ​​Paz, diálogo y aversión por el conflicto
    En lugar de confrontar a su adversario, Cambiemos (la coalición que llevó a Macri al poder) prefirió, en campaña, esquivar el conflicto y apostar por un republicanismo naíf, una estética moderna y un estilo cálido y cercano. Su extendida publicitación de “timbreos” seguía un estilo propio de un gobierno local que lograba estetizar la escucha del ciudadano medio. Donde el kirchnerismo apelaba a lo universal  -“todos y todas”- y a actores colectivos, Cambiemos lo hacía al individuo particular:“estoy con vos”[viii]. Asimismo, con un fuerte énfasis en las redes sociales logró desactivar las críticas de su adversario mediante la ironía y el humor (campaña del BU o @conmiedovotasmejor [ix][x]) en la cual satirizaba sobre lo que denominaba “campaña del miedo” del Frente para la Victoria.

    Esta forma de demonización del conflicto (de intereses o políticos) también puede observarse en el caso chileno bajo la lógica del bipartidismo. Entre ambos partidos lograron desactivar la única opción que se presentaba como posible competencia a los espacios políticos tradicionales, situando al Frente Amplio como una opción de cambio extremo, demasiado a la izquierda de la zona de estabilidad y confort.

    Lenin Moreno sería el tercer candidato en enfatizar el “diálogo” y una mejor llegada al sector privado en su proyecto de gobierno. Sin embargo, el diálogo sólo mejoró con la prensa, los empresarios e, incluso, con alcaldes opositores como Jaime Nebot y Mauricio Rodas, no en su propio espacio político. Por el contrario, acabó reestructurando las reglas del juego democrático para evitar el retorno de su antecesor, con quien compartió binomio presidencial en dos ocasiones (2006 y 2009).

    ​​Derechas y nuevos movimientos sociales
    En la actualidad, los nuevos movimientos sociales se expresan como conglomerados que pueden albergar identidades diversas a fin de obtener respuesta ante reclamos específicos. Se trata de nuevas instancias de identificación y movilización en torno a demandas y valores, sin necesidad de la adhesión a un programa político como en el caso de la militancia tradicional. Sus miembros se definen como activistas y han mostrado eficacia a la hora de encabezar protestas sociales. Esta nueva subjetividad global, con énfasis en la comunicación digital y capaz de congregar individuos sin afiliación partidaria bajo consignas movilizantes, se convertiría en un preciado botín para el universo electoral.

    Las derechas han demostrado que la equidad social mencionada superficialmente en sus programas puede ser segmentada, buscando interpelar a sujetos vulnerables específicos. Es el caso de las campañas de los candidatos de los derechistas partidos tradicionales en México, José Antonio Meade (PRI) y Ricardo Anaya (PAN), que han buscado captar el voto femenino ante la avasallante superioridad en intención de voto del candidato de MORENA, Andrés López Obrador. La apelación al género les permite recrear un discurso inclusivo en aras de distanciarse de su raigambre elitista y patriarcal.[xi]

    El voto con sensibilidad por los animales y la protección del medio ambiente también ha sido esgrimido como parte del programa de campaña de Piñera [xii] y Macri. Ciudad Verde constituyó todo un eslogan de la gestión porteña, además de contar con Juan Carlos Villalonga, un ex Greenpeace que también encabeza el Partido Verde, entre las filas de Cambiemos.

    En cuanto a las políticas vinculadas a los reclamos de los movimientos de mujeres, ambos candidatos han manifestado posturas pro vida y cierto conservadurismo social. Sin embargo, mientras Piñera ha puesto trabas legales a las tres causales para el aborto no punible impulsada por Bachelet, Macri ha buscado –sin éxito– congraciarse con el feminismo, habilitando el tratamiento del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo en el Congreso.

    ​​A modo de cierre
    La derecha busca satisfacer la demanda social de distintos sectores, presentándose como una “alternativa desideologizada” que busca encubrir el trasfondo de la disputa política bajo un manto de reformismo moral y de diálogo. De esta forma, ha logrado afinar una performance de la democracia basada en un orden social meritocrático en lo discursivo que exalta el éxito personal y la idiosincrasia urbana como horizonte de prosperidad. El progreso significa el éxito personal, familiar y, en el mejor de los casos, de grupos acotados.

    El poder de estas estrategias reside en su capacidad de influir en las formas de politización contemporánea, más cercanas a la reproducción de la lógica individualista que a un proyecto nacional o regional. Ante un terreno dúctil, la calle seguirá siendo un medidor de la capacidad de transformación o restauración de los gobiernos y de las respuestas a las demandas ciudadanas.

    [i]http://www.celag.org/presidentes-y-empresarios-amigos-y-contrincantes-de-la-globalizacion/
    [ii]
    Natanson, José ¿Por qué?, Siglo XXI Editores, 2018
    [iii]
    http://www.politicargentina.com/notas/201510/8770-lo-que-no-voy-a-hacer-el-nuevo-spot-de-macri.html
    [iv]
    http://www.eleconomistaamerica.com.ar/internacional-eAm-mexico/noticias/8820222/12/17/Sebastian-Pinera-el-presidente-del-progreso-y-de-la-clase-media.html
    [v]https://redfilosoficadeluruguay.wordpress.com/2017/03/14/el-final-del-neoliberalismo-progresista-por-nancy-fraser/
    [vi]
    http://www.politicargentina.com/notas/201507/6883-macri-.html
    [vii]
    http://www.ambito.com/654483-la-asignacion-universal-por-hijo-es-una-politica-del-fracaso
    [viii]
    https://www.youtube.com/watch?v=NjSi98FEDOQ
    [ix]
    https://www.facebook.com/conmiedovotasmejor/
    [x]
    https://losandes.com.ar/article/-campana-bu-la-desopilante-respuesta-con-memes-a-las-advertencias-contra-macri
    [xi]
    https://www.celag.org/propuestas-electorales-de-los-candidatos-a-la-presidencia-de-mexico/
    [xii
    http://animales.sebastianpinera.cl/

    ​http://www.celag.org/viejas-derechas-y-nuevos-discursos-en-america-latina/​

    Categorías: Noticias regionales

    EL VIAJE DE LOS MALDITOS

    Mar, 03/07/2018 - 20:19


    Por Federico Pavlovsky ***

    Los primeros meses de 1939 fueron el período durante el cual el mundo pudo haber salvado a cientos de miles de refugiados judíos. Pero por especulación política de distintos países eso no ocurrió. Lo explica muy bien Daniel Rafecas en su libro Historia de la solución final, publicado en 2012.

    En 1939 Adolf Hitler llevaba seis años en el poder. En 1933 ganó las elecciones y pocos meses después inauguró  el primer campo de concentración en las afueras de Munich: Dachau. Para 1935 los judíos perdieron su condición de ciudadanos plenos. Se les obligó a desprenderse de sus bienes y a renunciar a sus trabajos. La “Noche de los cristales” de 1938, conocida así porque los nazis y sus simpatizantes rompieron las vidrieras de negocios pertenecientes a judíos, fue un vaticinio literal de que las cosas sólo podían empeorar. Un frondoso cuerpo de leyes civiles y penales (las leyes de Nuremberg) dio respaldo institucional a las maniobras de hostigamiento.

    Muchos optaron por la huida.

    Una de las historias de escape fue la del buque transatlántico “St. Louis” de la compañía alemana Hamburg-Amerika Line (HAPAG), un barco que conectaba las ciudades de Hamburgo y Nueva York.  El 13 de mayo de 1939 emprendió su viaje a La Habana con 937 pasajeros, que debieron obtener (y comprar) permisos especiales, visas y pasajes, en muchos casos con el último centavo.

    Casi la mitad de los refugiados eran mujeres y niños. El buque, utilizado normalmente como crucero de lujo, de 135 metros de longitud, cinco cubiertas, cine, piscina y salones de fiesta, albergó cuatrocientos pasajeros en primera y  más de quinientos en clase turista.

    En  popa ondeaba la esvástica y gran parte de la tripulación alemana, 231 oficiales, simpatizaba o pertenecía al partido nazi. Fotógrafos al pie de las escalinatas, en la plataforma 76, retrataban a los exhaustos y desesperados pasajeros, muchos de los cuales venían de campos de concentración, para presentarlos en las gacetillas de prensa del régimen como “salvajes infrahumanos” e “indignos”, “que escapaban como ratas”.  Para darle mayor surrealismo a la escena, una banda de músicos tocaba piezas para despedir a los viajantes. Desde la misma salida del puerto la agencia nacional de noticias nazi propagó informes falsos sobre el viaje.

    Periódicos y emisoras de radio de toda Alemania publicaron artículos en los que se acusaba a los pasajeros del “St. Louis” de huir con grandes cantidades de dinero robado y otros bienes.  

    Algunos acontecimientos volvieron aún más tenso y extremo el viaje a Cuba. Dos cruceros, el Flande, con 104 refugiados y el Orduña, con 154 emigrantes, emprendieron la misma ruta. Por esos días, la Habana parecía uno de los pocos puertos de Occidente que aceptaría recibir a los refugiados. Como señalan Gordon Thomas y Morgan Witts en su novela histórica El viaje de los malditos (1974), que dio lugar a la película con el mismo título, protagonizada por Orson Welles y Faye Dunaway, entre los tres barcos comenzó una explícita carrera por ver quién podía arribar primero y así salvar a sus pasajeros.

    Retornar a Alemania era sinónimo de Gestapo, campo de concentración y muerte. Una disputa interna del gobierno cubano generó una contradicción desconcertante. Mientras que el director de Inmigraciones, Manuel Benítez, había vendido visas de ingreso a todos los pasajeros a cambio de grandes sumas de dinero, el presidente del gobierno cubano, Federico Bru, el 5 de mayo emitió el decreto 937 (su nominación se debía a la cantidad de pasajeros del “St. Louis”) donde impedía el desembarco de los pasajeros al puerto de Cuba. Tanto los pasajeros como el capitán del barco, Gustav Schroeder, no supieron de este decreto hasta estar cerca de la isla.

    El día de la llegada, el 27 de mayo, se confirmó finalmente el peor de los escenarios: el decreto 937 presidencial estaba vigente y debía ser cumplido.

    El barco debió anclar a distancia del puerto. No sólo no pudieron descender los pasajeros. Decenas de lanchas de policía custodiaron la embarcación para que nadie desembarcara sin permiso.

    El “St. Louis”, un barco de lujo que navegaba hacia una presunta libertad, a pocos metros de suelo cubano se transformó en una suerte de campo de concentración flotante. Gradualmente se acercaron otros pequeños botes con familiares que ya residían en la isla, que gritaban hacia el buque para intentar hacer contacto con sus allegados. La desesperación fue tal que por esas horas se produjeron suicidios y numerosos intentos de quitarse la vida. Algunas personas saltaron por la borda del transatlántico. Otras mordieron ampollas de cianuro. La situación cobró una gravedad tal que el capitán del barco decidió armar una “patrulla antisuicidio” con marineros y algunos pasajeros voluntarios.

    Hombres y mujeres lloraban en la cubierta. Se esbozaron algunos planes de escape. El crucero gigante era al mismo tiempo una atracción turística para miles de curiosos y un símbolo  de  la desesperación para los pasajeros atrapados. La prensa mundial se hizo eco de la extrema situación y a los pocos días reporteros de todo el mundo daban cuenta de la situación y formaban parte del enjambre de personas que rodeaban el barco. Por esas horas un comité de pasajeros que se organizó frente a la crisis  enviaba telegramas, sin respuesta, implorando ayuda a personalidades destacadas de los Estados Unidos, Canadá y Cuba.

    Luego de negociaciones obscenas e interminables sobre el valor económico que tenía cada pasajero, que derivó en solo treinta permisos de desembarque, y sin llegar a un acuerdo global, el presidente Bru ordenó que el barco “St. Louis” abandonara las aguas territoriales. Así es que el 2 de junio se volvieron a encender las máquinas y el barco se alejó de Cuba definitivamente. El capitán intentó acercarse a la costa estadounidense pero su pedido obtuvo una respuesta negativa. Lo mismo sucedió con Canadá.

    Siete países latinoamericanos (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Panamá, Paraguay y Uruguay) también rechazaron recibir a los refugiados. El derrotero trágico de esta embarcación y sus pasajeros fue tapa de los principales diarios del mundo y durante el retorno a Alemania (al puerto de Hamburgo), algunas negociaciones de último minuto permitieron que Bélgica, Holanda, Francia y Gran Bretaña aceptaran un cupo de inmigrantes. Por el devenir de la Segunda Guerra Mundial, que comenzaría en septiembre de 1939 con la invasión de Polonia, sólo aquellos que se refugiaron en Inglaterra corrieron mejor suerte. Tras la derrota del nazismo, en 1945, los números esclarecieron la suerte de cada uno.

    Sobre 937 pasajeros sólo sobrevivieron 240. El resto fue víctima de la solución final, o sea la muerte en un campo de concentración.

    Si bien en los últimos años Canadá (2011) y Estados Unidos (2012) se disculparon públicamente por el destino del “St. Louis”, y novelistas cubanos como Leonardo Padura en Herejes (2013) y Lucas Correa en La niña alemana (2016) dieron cuenta del drama, la historia aún representa un episodio desconocido por la mayoría. La historia y las implicancias éticas del “St. Louis” tienen más vigencia que nunca.

    En los últimos días el juez italiano Sarpietro denuncio al capitán de un barco que rescato en el mediterráneo a 117 inmigrantes a la deriva y con problemas de salud. El capitán, Marc Reig Creus y la Jefa de misión a bordo, Ana Isabel Montes Mier, serán juzgados por cargos de asistencia a la inmigración ilegal. Los sucesos del “St. Louis” ilustran a la perfección la complicidad y la inacción de muchos Estados frente al genocidio. Y muestran cómo tal actitud fue parte del engranaje que sustentó la maquinaria de la muerte.

    Hace casi ochenta años y en la actualidad.

    ​https://www.pagina12.com.ar/106642-el-viaje-de-los-malditos​


     

    Categorías: Noticias regionales

    EL VALOR DE LA NAFTA NO PUEDE USARSE PARA DETERMINAR MULTAS

    Mar, 03/07/2018 - 20:01

    Por Miguel Julio Rodríguez Villafañe ***

        En materia de sanciones penales judiciales como administrativas es muy importante respetar el principio de proporcionalidad y razonabilidad. Principio este que debe tener presente siempre el legislador, al tiempo de fijar una pena en la ley, para asegurar que ella sea adecuada al fin que la justifica.

    Siempre para determinar las sanciones en la norma hay que realizar un juicio de ponderación o valoración, en el que se tenga en cuenta el peso de la pena que se establece, de acuerdo a la gravedad de lo que se busca sancionar. Así, el monto del castigo a disponer en la norma, no puede quedar librado a factores de azar, que no tengan nada que ver con una valoración objetiva adecuada, en función del objetivo punitivo buscado.

    Lo referido es básico en la determinación de las penas, entre ellas las que implican la fijación de los montos a aplicar en las castigadas con multa.

    A su vez, en Argentina el tema de las sumas previstas como multas, sufrieron el fenómeno de la desnaturalización de las mismas, con motivo de la desvalorización de la moneda, que degradó y degrada los valores de la moneda y en algunos casos, los montos sancionatorios se volvían casi irrisorios. Cabe recordar, por ejemplo, que en 1988 la multa por no emitir el voto estaba determinada en moneda nacional y tanto se había desvalorizado el monto, que pagando el máximo de la multa con la moneda de mínima nominación del momento, en austral, que era medio centavo, sobraba dinero y no había moneda para dar el vuelto. En ese entonces un austral equivalía 1.000 millones de pesos moneda nacional.

    Dichas circunstancias propias de la inflación que se ha vivido y se vive, obligó a una revisión legislativa periódica de los montos de las multas, pero a veces, aún estas revisiones no siempre eran eficaces, ante el ritmo muy dinámico y sistemático de la desvalorización monetaria, que pronto dejaba desactualizadas las cantidades que se fijaban.

    Además, dependiendo de los casos a sancionar con multa, también se discutía en base a qué índice o criterio se  las actualizaría.

    De acuerdo a lo referido, en materia de multas por infracciones a diversas leyes de tránsito, municipales y provinciales, en el país se crearon sistemas de indexación automática. La mayoría de ellos vinculado al precio de la nafta. Así, en la Ciudad de Buenos Aires se actualiza el valor de las multas, cada seis meses, a tenor del precio de venta al público de medio litro de nafta de mayor octanaje, en la estación de servicio del Automóvil Club Argentino ubicada en la Avenida del Libertador. Un método de reajuste similar al antes referido utilizan en la Provincia de Bs. As. En la Provincia de Santa Fe la Unidad Fija, a través de la cual se determinan los valores de las multas, se actualizan en función del menor precio de venta al público de un litro de “nafta especial”. Asimismo, en la Provincia de Córdoba la Unidad Fija de Multa (UF) se regula por valor del litro de “nafta super”; mientras que en la Municipalidad de la Ciudad de Córdoba la Unidad Económica Municipal (UEM), a través de la cual se establecen los valores de las multas es equivalente a ocho litros de “nafta super” de la marca YPF.

    Resulta evidente que en el país hay diversos criterios a tener en cuenta para determinar la revalorización de las multas con referencia al valor de la nafta.

    Ya de por sí el sistema era inaceptablemente aleatorio, pero ahora resulta más que evidente que esos criterios deberán modificarse, a la brevedad, dado que, como se dijo al comienzo, el monto de las multas, en su actualización, no pueden quedar libradas a conceptos caprichosos e impredecibles. Esto así, ya que el ministro de Energía y Minería de la Nación, Juan José Aranguren decidió, desde octubre de 2017, liberar el precio de los combustibles. En función de lo cual, las empresas petroleras han quedado habilitadas para modificar el precio de venta de sus combustibles conforme reglas del mercado -nacional e internacional- y de acuerdo a sus conveniencias.

    Desde que se liberaron los precios de las naftas, ya han tenido un aumento de más del 32 %, equivalente a todo lo que se aumentó en el año 2016 y en un porcentaje que es más que el doble de la inflación prevista para el año 2018.

    Resulta inaceptable que, particularmente multinacionales petroleras, sean las que determinen las variables de ajuste para los montos de las penalidades por multas de tránsito o de rutas, cuando muchas de esas empresas en la determinación de precios operan oligopólicamente, a veces con mecanismos de cártel y que además, no tienen nada que ver con la realidad económica de las personas a las que va dirigida la sanción.

    Lo ideal sería que cada vez que sea necesario actualizar las multas lo hicieran, adecuadamente, los legisladores. Pero si lo que se pretende es un sistema automático, práctico y justo de adecuación de los montos, propongo que para ello se utilice el índice RIPTE (Remuneraciones Imponibles Promedio de los Trabajadores Estables). Índice este que tiene que ver con las variaciones de las recomposiciones salariales, publicado por la Secretaría de Seguridad Social de la Nación, que se lleva, desde el año 1994, que no ha sido cuestionado como otros que fija el INDEC y refleja un aspecto básico del ritmo económico de la sociedad a la que va dirigida la sanción. El índice que propongo, permitiría ponderar y actualizar, justa, razonable y equitativamente, la pena que se pretenda, en base a la realidad monetaria que vive el país.


    Miguel Julio Rodríguez Villafañe 
    Abogado constitucionalista  y periodista columnista de opinión

    www.arbia.org.ar

     

    Categorías: Noticias regionales

    VIDAL Y SU “INCONSCIENTE A LA INTERPERIE”

    Mar, 03/07/2018 - 19:54

     

    Por Carlos Caramello ***

    Los dichos de la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires sobre las universidades públicas del conurbano revelan la gravedad de un modelo de Estado para el cual la educación no es una prioridad.

     

    “La Libertadora tiene,entre otros objetivos que el hijo del basurero
    termine siendo necesariamente basurero”.

    Almirante Arturo Rial
    (Mano derecha del Almirante Issac Rojas)

    Se puso cómoda. El ámbito -un almuerzo del Rotaré Club- le quedaba cómodo. El público le sentaba: ni siquiera le tiraba de sisa. La situación le iba perfecta… y se puso cómoda. Beboteó de entrada. Se disculpó por sus jeans y sus botas, entre tanta corbata y vestido de coctail. ¿Se disculpó? Me lo pregunto porque se sabe que alguien le ha aconsejado utilizar looks probados de grandes mujeres peronistas y el de Cristina en la campaña 2017 la tiene fascinada.

    Se puso cómoda… y se fue de boca. En el peor día de los dos años y medio del gobierno de Cambiemos, María Eugenia Vidal descerrajó: “¿es equidad que durante años hayamos poblado la provincia de Buenos Aires de Universidades Públicas, cuando todos los que estamos acá sabemos que nadie que nace en la pobreza en la Argentina hoy llega a la Universidad?”.

    Lo llamativo es que lo hizo en tono de pregunta y nadie de los presentes la interrumpió para señalarle que se había ido al pasto. Claro, los rotarios se caracterizan por su educación y su elegancia y, seguramente, no quisieron enmendarle la plana a la oradora invitada. Pero, la verdad es que hay datos para taparle algo más que la boca a la gobernadora. Un informe de la CONADU afirma que “la participación del quintil más pobre de la población en el uso del presupuesto destinado a educación superior creció el 80% entre 1992 y 2014, etapa en la que se abrieron la mayor parte de las universidades que María Eugenia Vidal está atacando”. La afirmación se sustenta en un exhaustivo trabajo realizado por  Alejandro López Accotto, Carlos Martínez, Martín Mangas y Ricardo Paparas, de la Universidad Nacional de Gral. Sarmiento sobre El Financiamiento Universitario en la Argentina.

    En las redes, siempre atentas al pelotazo, aparecieron de inmediato datos de las universidades de Conurbano en este mismo sentido, como por ejemplo que el 83% de los estudiantes de la Universidad Nacional Arturo Jauretche son primera generación de estudios universitarios, el 90% en la Universidad de General Sarmiento y hasta en la misma UBA, en donde según una nota publicada por el mismísimo Clarín en 2017, “La Mitad de los Alumnos son los Primeros de su familia en ir a la Universidad”. El profesor Alejandro Lamadrid, de la Universidad de Moreno, dice que “si se cruzan los valores declarados como ingresos familiares con la EPH, se observa que el 70% de los graduados se ubican en los dos últimos quintiles respecto de la distribución de ingresos” y así se podrían llenar páginas y páginas de datos y ejemplos que derrumban lo dicho por la Gobernadora.

    Pero…pero… expuesta esta barrabasada de Mariu, es necesario destacar porqué estas ideas son más peligrosas de lo que, a primera vista, parecen. Y parecen muy peligrosas.

    El ejemplo fue parte de una serie con los que la ninfa etérea de Cambiemos trataba de fundamentar su idea. “La discusión es una discusión sobre qué Estado queremos” decía, y agregaba: “Y cuán justo y equitativo queremos que sea. Porque la peor consecuencia es que construimos un Estado que no tuvo prioridades claras y sostenidas en el tiempo”. Ahí, precisamente, radica el peligro. Vidal es eso.

    Alguien que cree profunda e íntimamente que la educación no es una prioridad. Es mas: ni siquiera piensa que deban ofrecerse igualdad de oportunidades. Pero, además, cree que ese público piensa como ella y, por eso, construye ese discurso. Para fidelizarlos. De la misma manera que Macri fideliza recibiendo al asesino Chocobar, felicitándolo y disfrazándolo de policía honesto que cumple con un servicio a la comunidad… matando por la espalda.

    Decía en el primer párrafo que Vidal se fue de boca pero, en realidad lo que le pasa es que, de vez en vez, deja “el inconsciente a la intemperie” (como dice la senadora Teresa García, reconozcámosle el copyright); se desnuda, se muestra tal y como es. Por eso debe ser que un sector importante de su Cambiemos quiere que ella ocupe el lugar de un Macri que ya ha sido designado “victima propiciatoria” de este descalabro.

    Y una cosa mas. Dijo Vidal a su auditorio rotariano: “Ese es el país en donde nuestros hijos van a crecer mejor”.

    Nuestros Hijos. Los hijos de Ellos. Y la aplaudieron.

    *** Licenciado en Letras, escritor y autor junto a Aníbal Fernández de los libros “Zonceras argentinas al sol” y “Zonceras argentinas y otras yerbas”, y “Los profetas del odio”.

    ​http://lateclaenerevista.com/2018/05/31/vidal-inconsciente-la-intemperie-carlos-caramello/​

     

    Categorías: Noticias regionales

    LA IZQUIERDA MEXICANA HACE HISTORIA

    Lun, 02/07/2018 - 17:52

    Por Gerardo Albarrán de Alba ***

    Andrés Manuel López Obrador obtuvo un amplio triunfo en las elecciones presidenciales.

    El conteo rápido le daba una ventaja al candidato de Morena que mostraba una tendencia irreversible: de 43% a 49% de la votación. Sus rivales, el panista Ricardo Anaya y el priísta José Antonio Meade reconocían la derrota.


    En su tercera candidatura a la presidencia, AMLO obtenía la victoria, emulando a Lula da Silva.
    ________________________________
    Imagen: AFP

    Andrés Manuel López Obrador será el 57º presidente de México, al perfilarse con un amplio triunfo en las elecciones federales de ayer, que le da una legitimidad política y social no vista en décadas. El conteo rápido le daba una ventaja que lucía una tendencia irreversible: de 43% a 49% de la votación nacional, de acuerdo con Consulta Mitofsky, una de las firmas demoscópicas con mayor prestigio en el país. Muy atrás, peleaban PAN y PRI por el segundo lugar: el panista Ricardo Anaya oscilaba entre 23% y 27% contra el 22% y 26% del candidato priísta José Antonio Meade, un virtual empate técnico.

    Los resultados anunciados por Mitofsky a través de los noticieros de Televisa se mantuvieron en la misma tendencia que señalaron las encuestas a lo largo de tres meses de campaña.

    José Antonio Meade fue el primero en reconocer su derrota y en desear éxito a López Obrador. “Reconozco que las tendencias del voto no nos favorecen”, dijo Meade en conferencia de prensa en la sede nacional del PRI, y anunció que seguirían con atención el resto de los resultados de las elecciones federales para renovar el Congreso y de las elecciones locales en 30 de los 32 estados del país, incluidas nueve gobernaciones que, por cierto, también parecían perder.

    Meade no dejó espacio a la especulación: “En este momento habrá que reconocer que, de acuerdo a las tendencias, fue Andrés Manuel López Obrador quien obtuvo la mayoría. Él tendrá la responsabilidad de conducir al Poder Ejecutivo, y por el bien de México le deseo el mayor de los éxitos.”

    Media hora después del cierre de la votación, a las 8 de la noche (las 22 horas en Buenos Aires), el candidato de la alianza PAN-PRD, junto con Movimiento Ciudadano, llamó a López Obrador para felicitarlo. Luego, en conferencia de prensa, reconoció públicamente su derrota: “Como ya lo hice telefónicamente hace unos minutos que hablé con él, reconozco su triunfo, le expreso mi felicitación y le deseo el mayor de los éxitos por el bien de México.”

    El efecto AMLO (las iniciales del que será el primer presidente de izquierda desde Lázaro Cárdenas, el 43º mandatario que gobernó entre 1934 y 1940) se transmitió al resto del país y enfiló a los candidatos de Morena y sus aliados, el PT y el Partido Encuentro Social, a ganar seis de nueve gubernaciones en disputa.

    Al cierre de esta edición no podía adelantarse la composición del Congreso, que renovó a los 500 diputados y los 128 senadores, pero se perfilaba una muy probable mayoría de Morena y sus aliados.

    De este resultado depende en gran medida la gobernabilidad que tendrá López Obrador y su margen de maniobra para revertir la mayor parte de las reformas estructurales realizadas durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, el segundo presidente priista que deberá entregar el poder a un opositor, como lo hizo Ernesto Zedillo en 2000 ante el derechista Vicente Fox, sólo que Peña lo tendrá que hacer ante el izquierdista López Obrador, al que venció hace seis años con cierta holgura, luego de una exitosa campaña de desprestigio y guerra sucia en que impuso la percepción de que el entonces candidato perredista era “un peligro para México”.

    Esa imagen prendió con facilidad entre la ciudadanía luego de las protestas que López Obrador había encabezado por el supuesto fraude electoral de 2006, cuando el derechista Felipe Calderón se quedó con la Presidencia por apenas 243 mil 934 votos de un total de casi 41.8 millones.

    En su tercera candidatura a la presidencia –emulando al brasileño Luiz Inácio Lula da Silva–, López Obrador ha ganado con holgura y arrastró el resto de la votación nacional tras de él.

    Un primer corte de las encuestas de boca de urna de la empresa Consulta Mitofsky, la coalición conformada por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Partido del Trabajo y el Partido Encuentro Social, encabeza las preferencias de voto en la Ciudad de México y en los estados de Chiapas, Veracruz, Puebla, Tabasco y Morelos. El PAN ganó el estado de Guanajuato, uno de sus bastiones, tierra de Vicente Fox, y peleaba cerradamente con el PRI por Yucatán. El estado de Jalisco fue ganado por el candidato de Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro.

    La capital del país será gobernada por Claudia Sheimbaun, la candidata de Morena, al registrar una votación que oscila entre 47.5% a 55.5%, según las encuestas. Lejos quedaron los candidatos del PAN-PRD, Alejandra Barrales, con no más de 33%, y del PRI, Mikel Arreola, que apenas llegará a 16%. El estado de Morelos también será morenista, con la victoria del exfutbolista y exalcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, que podría alcanzar 55.5% de la votación. El segundo lugar, el candidato del PAN, tiene apenas 18.9%. El estado de Tabasco, de donde es nativo López Obrador, su partido arrasó con 69.7% de la votación.

    El presidente del Instituto Nacional Electoral, la institución encargada de organizar el proceso electoral, informó que hubo una votación masiva y tranquila, con unos pocos incidentes aislados.

    En la Ciudad de México, miles de simpatizantes de López Obrador festejaban anoche en las calles y esperaban la aparición pública de su nuevo presidente. Al cierre de esta edición, López Obrador seguía en su cuartel en un hotel del centro histórico, a solamente un kilómetro del Zócalo.

    En cualquier caso, esta mañana de lunes, en México ha amanecido un nuevo país.

    ​https://www.pagina12.com.ar/125715-la-izquierda-mexicana-hace-historia​

     

    Categorías: Noticias regionales

    Páginas

  • Otras notas

    La visita a la Argentina del Sr. Hue VUONG DINH, viceprimer ministro de Vietnam, en el marco de una gira por EE.UU., Brasil y Chile.La visita que se realizará entre el 26 de junio y el 7 de julio se inscribe dentro del proceso de acercamiento de Vietnam a la región.

    Por Marcelo Ramírez
    Periodista, analista geopolítico
    Director Contenidos de ASIATV

    Iván Duque y Gustavo Petro disputarán la presidencia colombiana en la segunda vuelta electoral el 17 de junio. La participación en esta primera vuelta fue del 53% del electorado. Sergio Fajardo, quien salió tercero con el 23% de los votos, brindaría su apoyo a Petro, y esto inclinaría la balanza hacia el candidato de izquierda.

    Por Hector Bernardo - Diario Contexto

    El mandatario golpista brasileño decidió no presentarse como candidato para las elecciones presidenciales de octubre, dado el amplio rechazo social a su figura. Las encuestas indican que sólo cuenta con 1% de intención de voto. En el otro extremo, luego de más de un mes injustamente encarcelado, el expresidente Lula sigue a la cabeza de las encuestas, con más del 35% de intención de voto.
    Por Hector Bernardo – Diario Contexto