Red de Comunicadores del Mercosur

    Suscribirse a canal de noticias Red de Comunicadores del Mercosur Red de Comunicadores del Mercosur
    Actualizado: hace 19 mins 12 segs

    COLOMBIA: ELECCIONES EN UN LODAZAL LLAMADO DEMOCRACIA

    Jue, 24/05/2018 - 20:41

    Por Matilde Trujillo Uribe ***

    En una Colombia con las venas abiertas, y sangrando por las heridas que han generado las vilezas de la casta en el poder, se desarrollan las elecciones. Se acude, cual si estuviéramos en una fiesta democrática, o aferrados a la vana ilusión de vivir una democracia. Cuán lejos estamos de ello. Ahora, la letal farsa electoral, con candidato alternativo a bordo, aparece en el escenario haciéndose la idiota, es morronga.

    La oligarquía de Colombia, ha burlado la dignidad de todo un pueblo con sus siniestros montajes. Éste se inició, en esta cruenta historia nostra, con lo que se les dio en llamar el Frente Nacional, que no era otra cosa que turnarse el poder entre ellos mismos, liberales y conservadores representantes de esa oligarquía. El primero que se subió a la nave de los verdugos fue Alberto Lleras Camargo, de 1958 a 1962, y el último Misael Pastrana Borrero, de 1970 a 1974. Y lo que hay ver, como dirían las abuelas, hoy tenemos a sus descendientes cual saga satánica en pleno apogeo: Andrés Pastrana, descendiente de aquel que cerró el ciclo del mentado Frente Nacional, y Vargas Lleras –hoy candidato presidencial- descendiente del que lo abrió. Es la patética burla, que más parece una maldición, de la que hemos sido objeto generación tras generación. Los mismos con las mismas, hoy llamados además, Cambio Radical, la U, Centro Democrático, que son los partidos y familias de la oligarquía, con sus allegados y serviles, alternándose el poder. A eso le llaman democracia y nos llaman a votar para legitimar su fatídica farsa.

    Un candidato alternativo es un buen aliño, para que no quede tan escueta, ¡tan evidente!, pero de ahí a que lo dejen acceder a la primera magistratura, hay más que leguas, un abismo. Y ocurrió, que un candidato desbordó los límites de su aceptación, pues causas justas y legítimas, invoca el candidato progresista de la Colombia Humana Gustavo Petro.

    Las plazas se han llenado y el entusiasmo cunde, no se lo esperaban. En su obstinación de no reconocer la animadversión y contundente rechazo que despiertan por su propia perversión, se preguntan, qué paso? No quieren ver, ni escuchar, el clamor de hombres y mujeres con el grito encendido por un cambio en nuestro país. No quieren ver que la indignación, el hastió, la exasperación y el rechazo a los mismos con las mismas, es un galopar en creciente.

    El cambio que propone el candidato es eso, ¡cambio!, y a favor de las mayorías excluidas y vilipendiadas, eso, no lo han de permitir, están acostumbrados a no ceder ni tantico así. Paradójicamente, la propuesta de Petro esencialmente es la defensa del Estado Social de Derecho –base la constitución del 91-, *1, -hay quienes la designan como social demócrata- y sin embargo tampoco a ello quieren acceder. Es mucha su ansia voraz por continuar en las pasarelas de la opulencia, los privilegios y el poder, a costa de la sangre, dolor y lágrimas de las mayorías.

    Gustavo Petro ha sacado a la palestra pública un estado de cosas inadmisibles en diferentes ámbitos: la salud y la educación convertidos en negocio, la corrupción, la destrucción del medio ambiente, el empleo, los impuestos, la situación en las zonas rurales, los asesinatos de activistas sociales. Y todavía se siguen preguntando, a qué se debe el fenómeno Petro?, no se dan cuenta, o se quieren hacer los idiotas, de que tal “fenómeno”, trasciende una figura, rebasa lo personal, es un fenómeno de masas diciendo ¡basta ya!

    El candidato canaliza una latencia que vibra en el tejido colectivo de las mayorías.

    Convoca a gran parte de quienes fueron protagonistas de la ola verde o “fenómeno Mokus” en las elecciones de 2010, a otros y otras que salieron a las calles para respaldar los acuerdos entre el gobierno y las FARC, a luchadores de siempre, a l@s indignados, a quienes despiertan del letargo. Con diferencias y matices suma, suma, suma.

    A juzgar por esta enorme confluencia, el candidato Petro sería el próximo presidente, el candidato con mayor número de votos en el día de las urnas. A juzgar por las encuestas –de dudosa reputación- está en segundo lugar, después del candidato uribista: Iván Duque

    Pese a lo anterior, entre luces y sombras, emerge el punto de quiebre, es ese espectro que llaman democracia en nuestro país y que las elites lo aderezan diciendo que es la más antigua y sólida de Latinoamérica. Democracia? Cual democracia? *2 En un país como el nuestro, en que la participación está restringida a votar, y de encime a votar en las aguas turbias del consuetudinario fraude electoral. En un país, que como dice el padre Javier Giraldo: “los partidos se han convertido a lo largo de la historia colombiana en el foco de corrupción más aterrador”. En un país en que las aspiraciones de los movimientos sociales, expresados en valientes jornadas de luchas son burladas y recibidas con la más aberrante represión. En un país con canallas de cuello blanco que actúan como mafias enquistadas en el poder. En un país que tiene la desfachatez de llegar a unos acuerdos después de seis años de conversaciones con una guerrilla, que se desmoviliza y desarma como contraprestación, y no les cumple. En un país al que al pueblo le ha sido vetado participar de los planes y decisiones que los afecta. En un país con doctrina militar calculada para eliminar a quien no piense a su manera y no se someta a sus designios. En un país con una flagrante violación a los derechos humanos.

    Esa es la democracia en nuestro país, un lodazal putrefacto con vísceras y lacras.

    Pero nos llaman a votar y se acude cual si estuviéramos en una fiesta democrática, acaso hemos de cohonestar con el engaño, haciendo el juego a los que manipulan las conciencias.. Y no se trata y no se entienda, como un llamado a no votar, o a no participar del clamor que ha despertado la candidatura de Petro, -incluso por que ha de demostrar que esa elite que gobierna no lo dejará pasar.- se trata aclarar la verdad y desenmascarar a quienes burlan la dignidad.

    La historia vuelve a repetirse, la comedia electoral prende sus sinuosas e indecentes luces, salen a la palestra los mismos actores, se da curso al mismo libreto, y aparece la trama de los canallas. El sistema electoral con su grotesca maquinaria es el guión principal de la aplaudida democracia. Asisten a la función tanto la derecha como la izquierda, o si se quiere, los que están a un lado y otro del establecimiento que tiene unas puertas bien dispuestas para que entren allí hasta los más excluidos, los que solo tienen acceso a la cárcel y al cementerio, no importa, después, cuando termine la comedia, las cerraran con candados bien blindados para que los pobres no puedan entrar ni por las hendijas.

    El personaje central se llama Voto, es saltimbanqui, encrespado, cínico, solapado y cáustico: que votos comprados, que votos amarrados, que votos con cédulas de muertos, que votos desaparecidos, que votos cambiados, que trasteo de votos, que alteración del número de votos. El que escruta elije, como dijera el sacerdote revolucionario. Y en la comedia no faltan:  jurados comprados, planillas falsas, Odebretch’s, -sobornos, corrupción- y seguiría la lista, hasta llegar a la cobarde coacción e intimidación con pistoleros propios y ajenos. ¿Cómo es posible tal grado putrefacción en carne viva? ¿Porque la hemos permitido?

    Alguien expresaba, para mostrar cómo se roban las elecciones en Colombia, que la maquinaria delictiva encargada de ejecutar el fraude electoral cuenta con altos niveles de organización, siendo estas estructuras criminales llamadas partidos, un complejo entramado que maneja abultadas finanzas…”  *3. De otra parte, la Misión de Observación Electoral (MOE) viene mostrando numerosos delitos; en su reciente informe -elecciones a Congreso- detectó por ejemplo que, en los datos de 82 municipios hay más votantes que habitantes. En estos días círculo la noticia de un posible fraude electoral, ya hay indicios de que un nuevo fraude electoral se gesta. Cosa tan extraña, parecemos sin memoria ¿Es que existe alguna elección en Colombia en que no haya habido fraude? *4 Si alguien sabe, le ruego información. La trama no cambia. Para rematar el menú de prácticas del fraude electoral va quedando oculta y en la impunidad. Estamos ante la perenne burla, con burladores y burlados.

    Trascendental y nefasta burla, pues esta clase ya montada en el poder, se ha abrogado el rumbo de nuestros destinos. Gobierno tras gobierno, nos ha dejado un país devastado, ensangrentado, atenazado en alianza pérfida con los EEUU. Ha sido calificado como el segundo más desigual de la región y el cuarto país más desigual del mundo.

    La Colombia que vivimos, no se refleja en las preguntas que hacen a los candidatos en los debates presidenciales, mucho menos en las respuestas de los candidatos de la derecha recalcitrante: el títere Iván Duque y el despreciable Vargas Lleras *5, de la elite rapaz, -alguno de ellos, el futuro presiente- Cuándo hemos escuchado preguntar a los candidatos, por ejemplo: ¿usted cómo respondería a la protesta social?, buscaría solucionar los problemas allí expresados? ¿Respondería con represión? o preguntar con contundencia y como lo ameritaría, sobre el asesinato de líderes y activistas sociales, etc. Sí se ha preguntado por la corrupción y el medio ambiente es porque los hechos ya desbordan los propios medios. Estos temas se buscan refundir en el tinglado electoral, en la comedia bufa que se ha movido en la lógica de desdibujar, ocultar y manipular la realidad, o en la versión de la elite de problemas superables para convertiríamos en el país próspero del PBI. En cambio, como en el teatro del absurdo, las preguntas para elegir el presidente en Colombia han versado con saña e insistentemente sobre otro país: Venezuela. Qué absurdo, ¡hablar sobre otro país para elegir el presidente de nuestro país!: qué si Maduro es dictador –la más común-, que las violaciones de los Derechos humanos, en ese país -no en Colombia-, y por ese talante desembocan como aves de carroña en el tal castrochavismo*6. El difamatorio ejercicio político inaugurado por Uribe y muy bien complementado por Santos.

    Es un cuadro desolador, que ni así quisiera romper la ilusión, pero lo que se viene es el afianzamiento de la tiranía que vivimos y es más que comprensible el temor. Por eso he de cerrarlo con algo esperanzador y es que todas y todos “somos mucho más que dos”, como diría Benedetti y ello puede convertirse en una gran conspiración. Una fuerza viva crece en número, en consistencia y en conciencia, una fuerza que no está dispuesta a seguir entre la humillación, la corrupción y la opresión. Lo han mostrado las luchas que vienen librando diferentes sectores, muchas aguerridas y valientes. Están los que en esta coyuntura electoral se manifiestan con Petro, y a los que le apuestan a Fajardo, se les abona que su voto no se lo dan a la más cruda derecha. Están los que no votan*7, esa masa silenciosa que cruje desde el fondo, aunque los señalen de apáticos, apátridas o apolíticos, -que no faltan es verdad-, pero es una gran población que se resiste a votar, pese a la propaganda, a los videos y mentiras no los han podido moldear a su amaño. Están los rebeldes y los luchadores de siempre. Sí que somos más que dos, los que estamos diciendo ¡basta ya. El “mito” de un pueblo agachado puede quedar en pa​sado. Que no es negar que existe un sector de embrutecidos, y otro de acomodados, pero somos multitud. A esa multitud no la podrán callar, no la pueden detener, esa multitud entre los azares, las turbulencias, los penares, lucha y va asumiéndose como sujeto de derechos, y avanza decidida a construir otra historia y otro devenir.

    1 En Colombia defender la Constitución y el estado social de derecho es ser de extrema izquierda, Colectivo “Petro es el camino” Rebelión www.rebelion.org/mostrar.php?...Colectivo%20“Petro%20es%20el%20camino”…

     

    2 De alguna forma es como dijo Abraham Lincoln: La democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo y de ello nada en nuestro país.

    3-Crónica del fraude electoral en Colombia, las 2 orillas https://www.las2orillas.co/cronica-del-fraude-electoral-en-colombia

    4 Dos artículos interesantes que hacen referencia al fraude electoral: Otro fraude histórico lachachara.org › candidatos. Y en kaosenlared.net/la-colombia-del-fraude-histórico

    5Lo mismos representan el títere Iván Duque y el despreciable Vargas Lleras, lo mismo, no podemos caer en la falsa polarización Uribe-santos. Representan los intereses de una clase. Sus programas o propuestas no se diferencian esencialmente. Y los métodos propios del régimen del terror

    6. Castrochavismo. Creado para embadurnar las conciencias con pócimas envenenadas contra otras formas de organización social: el socialismo y el comunismo. Entonces, si te interesa el pueblo te llamaran catrochavista. Si abogas por cambios, por justicia y equidad te llamaran castrochavista. Si develas los montajes, denuncias los abusos y atropellos de la casta en el poder, te llamaran castrochavista. Si luchas, defiendes los derechos o confrontas a la clase en el poder, te llamaran castrochavista. Hay de ti, si abogas por una nueva sociedad, si anhelas un devenir sin opresores ni oprimidos, si invocas las más altas causas de la humanidad, entonces serás el más denigrado castrochavista

    7 El abstencionismo en Colombia, esa masa silenciosa que cruje desde el fondo. –no de ti y arrodillado- ejerciendo un derecho político fundamental, que se quiere negar: el derecho a no votar. El abstencionismo ronda el 64%. Podría decirse que con tan altos niveles de abstención, todos los presidentes son ilegítimos. Imagínense, el presidente que tenemos hoy, -Santos-, en que de 36 millones de electores, solo 3 millones y un piquito votaron por él en la primera vuelta (mayo 2014) ¡dios, qué vergüenza! y con eso llegó a la presidencia, y. en la segunda vuelta (junio de 2014) con su contendor de ingrata recordación Iván Zuluaga, no alcanzó a los 8 millones, obtuvo 7’816.684 millones de votos. Caray es para pensar, de 36 millones de personas que podían votar, no alcanzo los ocho –vergüenza, ilegitimidad- encima muchos votaron coaccionados, otros de voto comprado y la mermeladites. Luego supimos lo de Odebrech. Es un caso representativo de lo que son las elecciones en Colombia. En esa elección, hubo una abstención de casi el 60%.

    esperanzazul07@yahoo.es

    ​https://www.aporrea.org/internacionales/a263717.html​

     

    Categorías: Noticias regionales

    DOLARIZACIÓN, INFLACIÓN Y ALGO MAS

    Jue, 24/05/2018 - 20:30

     

    Por Raúl Dellatorre ***

    No fue un descuido ni un fallido de Mauricio Macri cuando, recién asomando su candidatura, desestimó a la inflación cómo un problema, asegurando que era un asunto de solucionar, y su existencia era solamente la manifestación de “la incapacidad para gobernar”.

    Y es que entre sus economistas más cercanos, entre los que se destaca desde hace ya un tiempo Federico Sturzenegger, le sugerían que bastaba con manejar la cantidad de dinero en circulación para estabilizar los precios. Ellos, el PRO, harían lo que nunca otros habían hecho: frenar la emisión monetaria. Si la solución era tan sencilla, la inflación no sería un problema, reflexionó el entonces candidato a presidente. Y así lo transmitió. A dos años y medio de gobierno de Cambiemos, la realidad económica le dio un mazazo en la frente a semejante simplificación.

    El modelo económico impuesto a partir de diciembre de 2015 llevó a que la apertura comercial, la desregulación (descontrol) de los movimientos de capitales internacionales y las altas tasas de interés convirtieran la economía argentina en un pequeño casino para los grandes jugadores de las finanzas internacionales. Y ubicara al país, por vía del endeudamiento externo y los múltiples déficit en las cuentas externas (balanza comercial, turismo, fuga de capitales, pagos de dividendos e intereses) en “uno de los países más vulnerables” ante las turbulencias financieras externas, como el propio presidente de la Nación admitió al anunciar que iniciaba negociaciones con el FMI.

    El modelo elegido para “la vuelta al mundo” que proclama el Gobierno también le impuso al país una muy elevada dependencia del dólar al momento de determinar sus precios internos. Dolarizó tarifas, dolarizó el precio de los combustibles, eliminó retenciones (vinculando el precio de exportación al que debe pagar el mercado interno por los mismos productos), desreguló (perdió el control) sobre precios de insumos básicos y abrió el mercado interno a la importación de todo tipo de productos, permitiendo que desplazara a la producción interna.

    Por lo dicho más arriba, el desequilibrio permanente en las cuentas externas genera tensión en el mercado cambiario y una tendencia constante al aumento del tipo de cambio. Por momentos, como el actual, en  forma abrupta. Por lo dicho en el párrafo anterior, eso está llamado a producir shocks inflacionarios periódicamente.

    El gobierno de Cambiemos, con su fórmula simple para “gobiernos capaces”, no logró resolver la inflación heredada. Pero creó otra mucho peor, por lo dañina en términos de desarrollo económico y costos sociales.

    En el actual esquema económico, el dólar se cuela en los precios por todos los agujeros que deja la falta de controles. Cuando hay devaluación:

    • Suben los precios de los insumos importados, los cuales se trasladan inmediatamente el precio de los bienes fabricados en el país que incorporan esos insumos, como el caso de autos y motos.
    • Suben, en pesos, los precios de los productos exportados, y a falta de retenciones el aumento se traslada inmediatamente al precio de esos mismos productos para el mercado interno. Por ejemplo, harinas y aceites.
    • Sube el precio de otros insumos que no se importan ni se exportan, pero que como se mueven en mercados oligopólicos, quienes los controlan no quieren perder posiciones en precios relativos y entonces aumentan a la par que otras empresas líderes. Es el caso del cemento, insumo principalísimo en el rubro de la construcción.

    Subirá, aunque con algún rezago en el tiempo, el precio de la nafta, el gasoil, la electricidad, el gas y todo otro precio regulado que, por decisión de la actual política económica, se ajustan por el precio del dólar y las cotizaciones internacionales, por más que se produzcan o generen íntegramente en el país.

    La economía argentina padece, por otra parte, de problemas estructurales serios. Los sectores más relevantes están lejos de ser competitivos. La presencia de empresas dominantes en prácticamente toda la gama de insumos de uso difundido es la característica más común. Esa condición los convierte en formadores de precios: es decir, son las que definen antes que nadie la magnitud del traslado a precios de una devaluación, por ejemplo. Lógicamente, en períodos de turbulencia, corren con ventaja y no sorprende que sean las que recogen los mayores beneficios.

    El otro nudo no competitivo es el de la concentración del comercio en manos de las cadenas de hípermercados
    . Por cantidad de bocas de venta y por su capacidad logística (volumen de compras, condiciones para la concentración y retención de stocks), constituyen el núcleo de formación de precios a nivel minorista.

    La escasa o nula vocación por los controles de parte de la actual política económica, y su posición en la estructura económica, convierte a estas corporaciones (monopolios industriales y cadenas de comercialización) en correas de transmisión del proceso inflacionario y, a la vez, de concentración de ingresos en momentos de turbulencias. No es de extrañar, entonces, que ante una devaluación fuerte como la actual, el impacto termine trasladándose a todos los bienes bajo su control, aunque no utilicen ni un tornillo importado.

    La devaluación impacta de lleno en el costo de vida de la población, porque precios y tarifas están dolarizados. Y ante un salto brusco del tipo de cambio, el sector asalariado no tiene forma, en las condiciones conformadas por el actual gobierno, de recuperar vía actualización de sus remuneraciones el terreno perdido. Es una condición impuesta por el modelo dominante: los precios ajustan a la par del dólar, los salarios se achican en dólares cuando hay devaluación.

    El rol protagónico que está llamado a jugar el Fondo Monetario en la nueva etapa económica anticipa una ratificación y consolidación de esas condiciones. En la propuesta de salida de la crisis, una norma que no será enunciada es que los salarios e ingresos en general de la población deberán caer para que haya menos demanda interna y, por lo tanto, mayor cantidad de bienes disponibles para la exportación. Así funciona el ajuste clásico ante las crisis externas: caída de la demanda interna supone menos importaciones y aumento de saldos exportables. Por esa vía, debería reducirse el saldo negativo de la balanza comercial. Un dólar en aumento y un período de inflación persistente serán funcionales al ajuste regresivo.

    Para el gobierno de Cambiemos, y para su política económica que ahora quedará bajo supervisión del FMI, el combate a la inflación dejará de ser un objetivo inmediato. En la etapa inmediata, es funcional a la aceleración del ajuste.

    https://www.pagina12.com.ar/116014-dolarizacion-inflacion-y-algo-mas

    Categorías: Noticias regionales

    FORZADA A SER MADRE

    Jue, 24/05/2018 - 20:27



    Por Mariana Carbajal ***

    Una nena de 10 años en Salta fue violada por su padrastro: en esas sesiones de tortura quedó embarazada. Su mamá se enteró de la gestación cuando la llevó al hospital Materno Infantil de la capital provincial por unos dolores de panza. En ese contexto, cuando se confirmó que el malestar tenía que ver con una gestación forzada, la nena contó sobre los abusos sexuales. El embarazo lleva ya 19 semanas. Aunque en la Argentina es legal la interrupción de un embarazo en esos casos, en Salta la nena violada no puede acceder a ese derecho porque el gobernador Juan Manuel Urtubey impuso como cláusula, arbitraria e ilegal, que el aborto debe hacerse dentro de las 12 semanas incluso cuando se trata de un embarazo producto de una violación.

    Lo estableció en el decreto 1170 del 22 de marzo de 2012, a través del cual dictó un protocolo restrictivo que regula el aborto no punible, lejos de los lineamientos fijados por la Corte Suprema en su fallo FAL, unos días antes.

    Urtubey legisla en su terruño en contra de los derechos de las mujeres. Y obliga a una nena de 10 años a seguir con un embarazo que nunca decidió.

    La asesora de Incapaces dice que la nena firmó el consentimiento para continuar el embarazo. ¿Qué le habrá dicho esa asesora? ¿Le habrá contado sobre sus derechos? De todas formas, ya no tenía chances en esa provincia para la interrupción del embarazo. La regulación en Salta es más restrictiva que el Código Penal, que no establece ningún plazo para realizar un aborto en casos de violación o cuando corre riesgos la vida o la salud de la mujer, y sin embargo, está vigente hace seis años.

    El directorio del Observatorio de Violencia contra las Mujeres de Salta –un organismo autárquico y conformado por referentes de los distintos poderes y la Universidad Nacional de Salta– le exigió al Poder Ejecutivo provincial que derogue el decreto 1170/12. Se lo viene pidiendo desde 2016, cuando se creó, y se lo reiteró esta semana a través de una carta presentada por mesa de entradas en la Casa de Gobierno provincial.

    No es el único caso de una niña forzada a ser madre, después de ser violada en Salta. Juana, la niña wichi de 12 años, que en 2016 quedó embarazada luego de sufrir una violación colectiva, recién al transitar el sexto mes de gestación logró una inducción al parto porque se detectó que se trataba de un feto anencefálico.

    De otra forma, la hubieran obligado a asumir esa maternidad no elegida. Otra nena de 10, acaba de parir en Las Lajitas, una localidad ubicada a unos 250 kilómetros de la capital provincial, según confirmó a PáginaI12 la abogada Tania Kiriaco, directora del Observatorio por parte del Poder Ejecutivo provincial. Y hay más casos. Cada año, en el país alrededor de 3000 niñas menores de 14 años, se convierten en madres, sin quererlo.  

    En Salta no llega la educación sexual integral a las escuelas. Casi la mitad de los municipios no tienen un organismo o dependencia que asuma las políticas públicas dirigidas a proteger los derechos de las mujeres, de acuerdo con un relevamiento del Observatorio. Y como expresión de que la vida de las mujeres vale muy poco, casi una veintena de diputados salteños acaba de presentar un proyecto de resolución, para expresar su oposición a que se legalice el aborto en el Congreso “matando niños inocentes, generando un verdadero genocidio”.

    Mientras tanto, faltan políticas para prevenir el abuso sexual y la violencia machista, y cuando ocurren ese tipo de situaciones, no se garantiza a las víctimas sus derechos. Forzar a niñas violadas a convertirse en madres, Urtubey, es tortura. ¿Obligaría a su hija a semejante realidad?

    ​https://www.pagina12.com.ar/116683-forzada-a-ser-madre​

     

    Categorías: Noticias regionales

    FORO POR EL DERECHO A LA COMUNICACIÓN: “SIN TESTIMONIO, SIN IGUALDAD Y SIN LIBERTAD NO TENEMOS DEMOCRACIA”

    Jue, 24/05/2018 - 16:05


    por Blanco Negro

    Se llevó adelante en la provincia de Buenos Aires un encuentro con más de 50 comunicadores sociales que hablaron sobre la situación de los medios.

    Según se informó, “en el anexo de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires se llevó adelante el Foro por el derecho a la comunicación y la libertad de expresión, donde comunicadores sociales hablaron sobre las luchas que llevan adelante ante los obstáculos que imponen los gobiernos nacional y provincial”.

    Participaron del panel de apertura la presidenta del bloque de diputados bonaerenses de Unidad Ciudadana – FpV – PJ, Florencia Saintout; la presidenta del bloque de senadores bonaerenses de Unidad Ciudadana – FpV, Teresa García, la diputada nacional por el Frente para la Victoria – PJ, Mónica Macha y el periodista Víctor Hugo Morales.

    Florencia Saintout expresó en su intervención: “En diciembre del año pasado, a dos años de este infausto gobierno, Roberto Caballero hizo un listado de cuáles habían sido los crímenes que este gobierno había hecho en relación a la comunicación y hemos tenido que agregar nuevas atrocidades a esa lista”. Luego repudió la concentración mediática, la persecución, la censura, y los despidos, y opinó: “No puede ser escindido de un momento en la que tenemos presos políticos y se reprime la protesta social”. También habló de la importancia de la pluralidad de voces periodísticas y afirmó “sin testimonio, sin igualdad y sin libertad” no hay democracia.

    Teresa García habló de la represión contra trabajadores de Subterráneos de Buenos Aires llevada adelante ayer por fuerzas de seguridad: “La imagen era terrible. Este foro es la contracara de lo que ocurrió allí: En ése lugar se quitó la palabra y se aplicó violencia. Acá vamos a trabajar por lo contrario”, dijo. Sobre a “la falta de información pública”, la senadora afirmó: “No podemos enterarnos de la asignación del presupuesto que pagamos todos los bonaerenses porque está bajo secreto de 20 llaves”. Finalmente, expresó que desde el bloque de senadores de Unidad Ciudadana – FpV recibirán “muy contentos” los proyectos que se inicien en ese foro, independientemente de que puedan aprobarlos. “Se pueden perder las votaciones, pero no vamos a perdernos de dar esta discusión”, añadió.

    A su turno, Mónica Macha habló de la importancia de “retomar los proyectos que fueron construyendo a lo largo de estos años” para “fomentar y proteger el derecho a la comunicación”. Sobre ese tema dijo que  “es importante impulsar medidas que regulen la pauta oficial” . La diputada nacional también reivindicó “la posibilidad de poder generar visibilidad a de los temas que se trabajen en el foro, teniendo en cuenta que están directamente relacionados con la articulación con organizaciones a las que van a afectar”.

    En su intervención, Víctor Hugo Morales habló de la creciente cifra de despidos de trabajadores de la comunicación y expresó que se trata de un hecho “muy doloroso, porque detrás de esto hay mucha vocación, deseo de servir a la comunidad desde esta profesión”.
    “Sobre la gran concentración mediática”,
    se informó en un comunicado, “sostuvo que son estos medios hegemónicos quienes estigmatizan y persiguen con enorme gravitación en la vida de la sociedad, del gobierno y de la justicia”.

    También expresó que Papel Prensa  “ejerce censura indirecta que afecta, principalmente a medios de comunicación del interior, al aumentar el precio del papel, que tuvo un incremento de un 42% desde noviembre pasado”.

    Entre las propuestas impulsadas en el evento se encuentran“la creación de un sistema de medios públicos que garantice la pluralidad de voces, la regulación transparente de la publicidad oficial, el fomento a la comunicación comunitaria, el establecimiento de un procedimiento para el efectivo derecho a réplica o rectificación, una nueva ley de acceso a la información pública que ampare a todos los ciudadanos sin restricciones y la creación de una comisión de derecho a la comunicación que funcione de manera permanente”.

    Por último se informó que “participaron del debate comunicadores sociales de Infosiberia, Radiocaput, Radio Estación Sur, Farco, Radio Ocupa, Página 12, Radio NacPop de Cañuelas, Barricada TV, Asociación Madres de Plaza de Mayo, TeleSur, Agencia Paco Urondo, Red de Comunicadores del Mercosur, Asociación de Radiodifusoras Universitarias Nacionales Argentina (ARUNA), Télam, Colectiva de trabajadoras de la comunicación, docentes de universidades nacionales, entre otros representantes”.

     

    ​http://www.infoblancosobrenegro.com/noticias/20622-foro-por-el-derecho-a-la-comunicacion-sin-testimonio-sin-igualdad-y-sin-libertad-no-tenemos-democracia​
    Categorías: Noticias regionales

    MARCHA FEDERAL EDUCATIVA: “LO QUE ESTAMOS DISCUTIENDO ES EL MODELO DE PATRIA”

    Mié, 23/05/2018 - 18:50



    Por Página/12

    Bajo la consigna general “La escuela argentina enseña, resiste y sueña”, miles de docentes de todo el país se concentraron en Plaza de Mayo para reclamar la reanudación de la paritaria nacional, el cumplimiento de la Ley de Financiamiento Educativo y la resolución de los conflictos provinciales. Además exhortaron al resto de las organizaciones gremiales a convocar un paro nacional para frenar el ajuste.


    Imagen: Twitter Suteba

    Poco antes del acto central, la titular de CTERA Sonia Alesso afirmó que desde la última manifestación nacional, que se realizó el año pasado, “todo cambió para peor” porque “no se cumplió la convocatoria a paritarias y no se cumplió la Ley de Financiamiento”. “Acá estamos todos los docentes del país peleando, exigiendo la resolución de los conflictos”, advirtió Alesso en la previa del acto frente a Plaza de Mayo.

    Tras entonar el Himno Nacional, el primero de los oradores, Eduardo López, advirtió que la Marcha Federal demostraba que “este pueblo no cambia de idea”, afirmación que fue respondida por los manifestantes al grito de “Pelea, pelea por la educación”. El titular de UTE-CTERA dio la bienvenida a todos los participantes y dedicó un saludo especial a los metrodelegados. “No se puede tapar el sol con las manos. Pensaban que no íbamos a venir por las rejas que rodean la Casa Rosada… Pues bien, le hacemos honor al Cabildo de Buenos Aires, donde decimos Patria sí, colonia no. Nos están diciendo Patria no, el FMI sí, pero nosotros en las calles le decimos sí a la Patria, no al Fondo Monetario Internacional”, afirmó López antes de cederle la palabra a los dirigentes de la Patagonia y del NEA.

    El secretario general de SUTEBA, Roberto Baradel, quien tras su intervención le cedió la palabra al dirigente de los metrodelegados Roberto Pianelli, le envió un mensaje a la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, a quien le advirtió que debía escuchar a los “miles de docentes que le estamos diciendo ‘ocúpese de la educación pública, menos sets televisivos y más gestión, más educación pública, más escuela pública, más conurbano, más interior’”. Más adelante subrayó que “no estamos contentos de estar así (en conflicto) de forma permanente”. Agregó, sin embargo, que “tenemos la gratificación de no haber cedido ni una sola coma frente a la imposición del 15 por ciento y a la pretensión de que agacháramos la cabeza”.

    Pianelli, por su parte, agradeció “la solidaridad” de los docentes, quienes, dijo, “no solo le enseñan a nuestros hijos matemática y lengua sino también algo mejor, a ser dignos, a no bajar los brazos, a no aceptar pasivamente que nos bajen los salarios, a no aceptar que nos empeoren las condiciones laborales”. “Esa cara de la dignidad que enseñan es la que nos hace más fuertes para seguir peleando”, concluyó.

    Alesso, por último, advirtió que el Gobierno “quiere que dejemos de pensar en los grandes destinos nacionales para discutir solamente uno o dos temas”. “La discusión con el Gobierno –agregó la secretaria general de CTERA- no es solo el modelo educativo, sino también el modelo de Patria, por eso gritamos ‘Patria sí, colonia no’, y vamos a estar el próximo 25 junto con los trabajadores” que se movilizarán al Obelisco.

    “La recorrida de todo el país nos llenó de emoción porque si hay algo que se puede ver en esa mano tendida, de la montaña a nuestro litoral, es la fortaleza de esta identidad docente que no está dispuesta a resignarse, que no se calla, que se rebela, que pelea y le pregunta al ministro de Educación nacional Alejandro Finocchiaro ‘¿dónde está la política educativa del Gobierno?’ La única respuesta es ajuste, represión, es enfrentar a los compañeros con la comunidad y desprestigiar a la escuela pública”, denunció Alesso.

    La dirigente gremial reclamó, por último, que el Gobierno convoque a paritarias, discuta Ley de Financiamiento Educativo y resuelva los conflictos provinciales. Además exhortó al resto de las organizaciones sindicales a llamar a un paro general para frenar el ajuste de la alianza gobernante.

    https://www.pagina12.com.ar/116704-lo-que-estamos-discutiendo-es-el-modelo-de-patria

    Categorías: Noticias regionales

    CIUDADANÍA Y PROYECTO DE REFUNDACIÓN DE BRASIL

    Mié, 23/05/2018 - 18:35

     

    Por Leonardo Boff ***

    La ciudadanía tiene varias dimensiones: es político-participativa, es económico-productiva, es popular-incluyente, es con-ciudadana, es ecológica, y por último es terrenal.

    En el contexto actual de un régimen de excepción, que no respeta sino que hiere la ciudadanía de todo un pueblo, necesitamos profundizar en este tema.

    La ciudadanía es un proceso inacabado, y abierto siempre a nuevas adquisiciones de conciencia de los derechos, de participación política y de solidaridad, como fundamento de una sociedad humanizada. Sólo los ciudadanos activos pueden fundar una sociedad democrática, como sistema abierto (democracia sin fin, en el decir de Boaventura de Souza Santos), que se siente imperfecta pero al mismo tiempo siempre perfectible. Por eso, el diálogo, la participación, la vivencia de la corrección ética y la búsqueda de transparencia constituyen sus virtudes mayores.

    La ciudadanía se realiza dentro de una sociedad concreta que elabora para sí proyectos, muchas veces conflictivos entre sí, de construcción de su soberanía y de los caminos de inserción en el proceso mayor de planetización. Todos ellos quieren dar respuesta a la pregunta: ¿qué Brasil, después de más 500 años, queremos finalmente? Ocurre que el golpe actual ha interfirido tanto en la Constitución, poniendo límites a los gastos sociales, que acaba por hacer imposible la creación de un Estado Social Democrático nacional. Es un proyecto contra la nación libre, contra el pueblo y su futuro.

    Fundamentalmente, y simplificando una realidad muy compleja, podemos decir que hay actualmente dos proyectos antagónicos disputándose la hegemonía: el proyecto de los muy ricos, antiguos y nuevos, articulados con las corporaciones transnacionales (y hoy sabemos que apoyados por el Pentágono) quieren un Brasil menor del que realmente es, un Brasil con un máximo de 120 millones, pues así, creen ellos, daría para administrarlo en su beneficio sin mayores preocupaciones. Los restantes millones que se fastidien, pues han tenido que acostumbrarse siempre a vivir en la necesidad y a sobrevivir como han podido. Bastan políticas pobres para calmar a los pobres.

    El otro proyecto quiere construir un Brasil para todos, pujante, autónomo, activo, altivo y soberano frente a las presiones de las potencias militaristas, técnica y económicamente poderosas, que buscan establecer un imperio del tamaño del planeta y vivir de la rapiña de las riquezas de los otros países. Aquellas se asocian con las élites nacionales que aceptan ser socios menores y agregados al proyecto-mundo, a cambio de ventajas que pueden obtener en lo económico. Quieren recolonizar América Latina particularmente Brasil para que sea sólo exportador de commodities, y desnacionalizar nuestra infraestructura industrial (energía eléctrica, petróleo, tierras nacionales, etc).

    Los dos golpes que conocimos en la fase republicana, el de 1964 y el de 2016, se tramaron y se ejecutaron en función de la voracidad de los muy ricos contra el pueblo, negándose a construir un proyecto de nación soberana que tendría mucho que contribuir a esta fase planetaria de la Humanidad. Ellos no tienen un proyecto de Brasil, solamente un proyecto para sí, para su acumulación absurdamente cuantiosa.

    La correlación de fuerzas es profundamente desigual y corre en función de las élites opulentas que según Jessé Souza compran a las demás élites. Ellas consiguieron dar el golpe a Dilma Rousseff e hicieron tanto que, con un proceso judicial completamente viciado, pusieron en la cárcel al expresidente Lula, que goza, con creces, de las preferencias electorales del pueblo.

    Esas élites del atraso no tienen nada que ofrecer a los millones de brasileros que están al margen del desarrollo humano sino más empobrecimiento y discriminación.

    Pero estas élites -que ni este título merecen, pues son sólo ricos sin llegar nunca a ser élites (Belluzo)-, no son portadoras de esperanza y, por eso, están condenadas a vivir bajo permanente amenaza y con miedo de que, un día, pueda revertirse esta situación y perder su posición de riqueza y de privilegios.

    Ésta es nuestra esperanza: que el futuro acabe perteneciendo a los humillados y ofendidos de nuestra historia, que un día -y ese día llegará- heredarán las bondades que la Madre Tierra reservó para ellos y para todos.

    Es utópico pero representa el sueño de todas las culturas: que, un día, todos, alegres, se sienten juntos a la mesa, en la gran comensalidad de los libertos, gozando de los frutos de la generosidad de la Madre Tierra. Entonces, mirando hacia atrás comprenderán que valió la pena la resistencia, la indignación contra las injusticias y el coraje de cambiar.

    Sólo entonces comenzará una nueva historia, de la cual los resistentes y luchadores serán los principales protagonistas de aquello que, en el caso de nuestro país, podrá ser la verdadera refundación de Brasil.

    http://www.servicioskoinonia.org/boff/articulo.php?num=887

    Categorías: Noticias regionales

    HIJA DE LULA: “SUFRIMOS LAS CONSECUENCIAS DE PENSAR EN EL PUEBLO”

    Mié, 23/05/2018 - 18:29

    Por Santiago Gómez

    APU dialogó con la hija del expresidente Lula da Silva. El mensaje para Milagro Sala y otros presos políticos en la Argentina: “Decirles que como familiares resistan, porque lo que las personas se llevan de la vida es el amor de la familia, el cariño de la militancia y de su pueblo”.


    Foto Midia Ninja

    Lurian Cordeiro da Silva es la hija mayor de Luiz Inácio Lula da Silva, pero no hija de Marisa Letizia, la reciente fallecida esposa del exmandatario. En la campaña de 1989 se la llamó bastarda. Fernando Collor de Mello utilizó la historia montada para atacar y vencer en las elecciones. Lo realizado con su historia fue semejante a lo que sufrió el presidente boliviano, Evo Morales, quien perdió una elección en la que fue víctima de un ataque semejante. Lurian habló con AGENCIA PACO URONDO, afirmó que sabe de los ataques mediáticos desde 1989, “fue mi padre quien me registró”, y le mandó un mensaje a los familiares de los presos políticos y los dirigentes perseguidos en Argentina. Se mostró alegre y señaló que la alegría y el cariño popular los fortalecen.

    AGENCIA PACO URONDO: ¿Cómo está viviendo su familia la detención de su padre?

    Lurian Cordeiro da Silva: Nosotros acompañamos tanto el aspecto jurídico como los movimientos sociales que están aquí acampados, es lo que nos da mucha fuerza para resistir. Buscamos transmitirle a él muchas manifestaciones de cariño, de alegría, llevarle todo lo positivo que hay acá adentro. Y para nosotros es un néctar recibir tanto cariño, abrazos, amor.

    APU: Su padre siempre cuenta que lamenta no haber pasado mucho tiempo con ustedes por la política. Las personas tienen la imagen de que la vida de político es restaurant, fumar habano y andar en autos caros. Usted que sabe de la militancia de su padre cuando Lula todavía no era Lula, ¿podría contarnos cómo es esa vida?

    Lds: Una vida de mucho orgullo, aunque tiene esas ausencia. Él no es sólo mi padre y el de mis hermanos, es el padre de millones de brasileros. Ahí nosotros intentamos cubrir esa falta de otra manera, en otros momentos, yo lo acompaño mucho políticamente, siempre lo hice. Es una forma de estar con él, de no perder esos momentos, pero tenemos una vida privada que no es común. No es una navidad, un cumpleaños, no tenemos eso, pero la lucha de él todo lo justifica.

    APU: Valeska Teixeira y Cristiano Zanin, los abogados de su padre, hablan de lawfare, señalando que hay una campaña en los medios de comunicación para desacreditarlo a él, como una estrategia que tiene el capital financiero contra Brasil. ¿Usted sabe de los ataques de los medios de comunicación desde hace cuánto tiempo?

    Lds: Desde el 89, creo que antes. Ellos explotaron mi imagen con una calumnia diciendo que yo era una hija extra matrimonial, siendo que fue mi padre el que me registró cuando nací, pero los medios compraron esa idea y el político oponente a él también. Mi suerte fue que siempre tuve estructura familiar, pero es pesado.

    APU: En la Argentina existe una persecución judicial contra dirigentes políticos, contra Cristina Fernández de Kirchner, ¿cuál es el mensaje que usted le puede enviar para los familiares de Fernando Esteche, Milagro Sala, los otros presos políticos que tiene la Argentina?

    Lds: Primero toda mi solidaridad y decirles que estamos viviendo un caos en el mundo. Nosotros que pensamos en el pueblo, que hacemos por el pueblo, estamos sufriendo las consecuencias de esas acciones. Decirles que como familiares resistan, porque lo que las personas se llevan de la vida es el amor de la familia, el cariño de la militancia y su pueblo.

    http://www.agenciapacourondo.com.ar/apu-en-brasil/hija-de-lula-sufrimos-las-consecuencias-de-pensar-en-el-pueblo

     

    Categorías: Noticias regionales

    BID RECOMIENDA QUE LEYES DE TELECOMUNICACIONES RECONOZCAN CONVERGENCIA DE SERVICIOS Y NEUTRALIDAD TECNOLÓGICA PERO NO LA NEUTRALIDAD DE LA RED

    Mié, 23/05/2018 - 18:21



    Por OBSERVACOM – Observatorio Latinoamericano de Regulación Medios y Convergencia

    El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publicó su nuevo estudio “La gobernanza de las telecomunicaciones. Hacia la economía digital”, en el que señala que uno de los cuatro pilares para promover el desarrollo de la economía digital es la adecuación del marco legal e institucional.

    En este sentido, el documento señala que la actualización de las leyes de telecomunicaciones de la región debe reconocer principios como la convergencia de servicios y la neutralidad tecnológica. En cambio, advierte que “otros principios tales como la neutralidad de la red no gozan de un consenso tan generalizado y si bien pueden dejar espacio a la innovación tecnológica y de servicios, también pueden condicionar la innovación en modelos de negocio, por lo que su reconocimiento en la ley marco y su definición tienen que estar precedidos de una reflexión de especial profundidad en cuanto a los objetivos que persigue”.

    En el plano institucional, el estudio sostiene que una de las opciones para las reformas institucionales necesarias para la adopción masiva de servicios y aplicaciones TIC es la creación de un Ministerio TIC, “e incluso plantear la creación de ministerios o viceministerios en un ámbito más amplio como es el de la Economía Digital”.

    De acuerdo con el informe del BID, además del marco legal e institucional, los otros pilares claves para la economía digital son la regulación sobre desarrollo y acceso a la infraestructura digital; la regulación sobre la competencia y la protección al consumidor, y las políticas públicas para el desarrollo de las TIC y la economía digital.

    Respecto de la regulación sobre desarrollo y acceso a la infraestructura, el informe señala distintos retos que enfrenta la región en materia de asignación de espectro para telecomunicaciones y transición hacia la TV digital. En cuanto a lo primero, el estudio del BID destaca que “los procesos de reordenación del espectro (refarming) pueden contribuir a mejorar la eficiencia en su uso.”

    Por su parte, el proceso de transición hacia la televisión digital es visto como un escollo para el desarrollo de servicios móviles de banda ancha. “El retraso en los procesos de transición de emisiones de televisión analógica a digital, así como del consiguiente apagón analógico, no ha permitido la liberación de la cantidad de espectro con el que se esperaba contar para las comunicaciones móviles”, plantea el informe.

    Sobre la regulación sobre competencia y protección al consumidor, el estudio del BID sostiene que debe contemplar cuestiones relativas a competencia en banda ancha; puntos de intercambio de tráfico; acceso e interconexión; roaming nacional; portabilidad numérica; calidad de servicio y reglas de protección de datos.

    Por último, en cuanto a las políticas TIC, se plantean como desafíos la definición de una Agenda Digital. “La falta de estructura institucional, de coordinación interdepartamental, de voluntad política y de capacidad técnica son algunas de las principales barreras para promover la creación y la actualización de una Agenda Digital en varios países de la región”, argumenta el informe del BID.

    Además se señala la importancia de la promoción de planes de banda ancha como complemento para la Agenda Digital, con objetivos alineados. Un tercer aspecto para las políticas TIC que destaca el informe es el desarrollo de gobierno abierto, que genera externalidades positivas como “la eficiencia de los servicios públicos; ii) la promoción del emprendimiento de servicios digitales relacionados con procesos y da- tos de gobierno; iii) la innovación en la prestación de servicios públicos; iv) la productividad de ciertas actividades económicas relacionadas con estos servicios y datos; v) la transparencia gubernamental, y vi) la relación gobierno-ciudadano”.

    Luego de exponer los principales retos para el ecosistema digital, el estudio del BID propone un análisis específico de cada uno de los países de la región con recomendaciones a partir de las variables mencionadas.

    ​https://mailchi.mp/observacom/bid-recomienda-que-leyes-de-telecomunicaciones-reconozcan-convergencia-de-servicios-y-neutralidad-tecnolgica-pero-no-la-neutralidad-de-red?e=8b47f2a3b5​
    Categorías: Noticias regionales

    AGENDAS AGRIETADAS

    Mié, 23/05/2018 - 18:15

    Por Daniel Cabrera ***

    A partir de una investigación sobre los medios y su influencia en las audiencias, Daniel Cabrera sostiene que más allá de la incidencia directa de los medios son los líderes de opinión quienes intentan transmitir al público su propia interpretación sobre el mensaje mediático.

    Desde hace poco más de cinco años, el grupo de investigación @Agendas OP** (Facultad de Ciencias Sociales, UBA), viene estudiando la posible influencia de los medios masivos de comunicación sobre el público, bajo el enfoque que propone la teoría de la agenda setting que se basa en la famosa y emblemática frase de Cohen: “la prensa quizás no sea muy eficaz en decirle a la gente qué pensar, pero es asombrosamente exitosa en sugerirle sobre qué pensar”.

    Hasta el momento, y a partir de 2000 encuestas a ciudadanos porteños y más de 45.000 artículos periodísticos relevados en 2013, 2015 y 2017, la pregonada preponderancia mediática en el establecimiento de la agenda del público no ha podido ser verificada, al menos en los niveles que pregona la teoría.

    Si bien se observa una parcial coincidencia temática entre lo transmitido por la prensa y las preocupaciones del público (las pruebas estadísticas han arrojado resultados levemente positivos), la situación no parece dar crédito a la teoría, la que exige un resultado superior a 0.55 en tanto las mediciones más recientes de @Agendas OP se sitúan en un rango de 0,4 a 0,5. Los defensores de la opinión pública frente al ataque mediático, que la identifican como un objeto manipulable y casi absolutamente permeable al influjo de los medios, deberían dirigir sus miradas hacia otros confines.

    Sin embargo, varios indicios permiten formular algunas hipótesis. En primer lugar, se perfilan nítidamente dos segmentos poblacionales bien diferenciados. De un lado, individuos con altos niveles educativos y socio económicos, politizados, preferentemente varones adultos, con residencia en el norte de la ciudad, consumidores de medios tradicionales (La Nación, PáginaI12, BAE, Ambito –sobre todo en versión papel– y oyentes de radio, aunque también usuarios de internet), con una marcada identidad político partidaria, votantes y simpatizantes del PRO y del FpV en las últimas elecciones. Del otro, personas de bajo nivel de instrucción y socioeconómico, desinteresadas políticamente hablando, residentes en el sur de CABA, lectores de Diario Popular y Crónica, altamente pantalleros (TV y PC). Los primeros registran una importante concurrencia de preocupaciones temáticas con los medios; en tanto en los segundos resalta una relevante independencia respecto de los tópicos que principalmente destaca la prensa. En síntesis: agendas diferenciadas; públicos diferentes.

    ¿Qué los separa? Su interés en la política, su vínculo con los medios y sus características sociodemográficas ¿Puntos de conexión? Los que dan lugar a la segunda conjetura, relacionada con la formulación que planteó Lazarsfeld en los años 40, relativa al rol de los líderes en la comunicación política, denominada comunicación en dos pasos o twostepflow. Unos tratan de influir sobre otros.

    ¿No serán los líderes –en un sentido bien amplio– los que intentan transmitir al público su propia interpretación sobre el mensaje mediático? Por lo pronto –según Walgrave y Van Aelst, citados en la compilación vernácula más actualizada sobre agenda setting: El Poder de la Agenda, de Natalia Aruguete–, “el poder de los medios reposa no tanto en su influencia directa sobre el público, sino en la percepción que los expertos y los decisores de políticas tienen sobre tal influencia pública por parte de la prensa”.


    ***
    Daniel Cabrera​​ – Docente e investigador de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA) y Flacso. dcabrera@fibertel.com.ar
    ** @Agendas OP está compuesto por Alejandro Aramburu, NaylaAttas, Santiago Báez, Rodrigo Banus, Constanza Barahona Mira, Milagros Cabrejas, Soledad Camardo, Romina DamianiAmeri, Nicolás Florio, David Gras, Leonela Infante, Lucía Jouanny, Adrián Miranda, Agustina Muñoz, Lucía Nanni, Agostina Nápoli, Javier Núñez, Sofía Oxandaberro, David Peveri, Facundo Rivero, Clara Roizman, Eliana Romano, Ana Laura Scaiano, María Eugenia Tesio y Pilmayquén Zárate. Director: Daniel Cabrera.

    ​https://www.pagina12.com.ar/105783-agendas-agrietadas​

     

    Categorías: Noticias regionales

    VENEZUELA: LAS TAREAS INMEDIATAS

    Mar, 22/05/2018 - 20:49

    Por Atilio A. Boron ***

    La oposición venezolana desperdició este domingo una posibilidad única para medir fuerzas con el gobierno de Nicolás Maduro. Si como dicen sus voceros, dentro y fuera de Venezuela, los opositores congregan a la gran mayoría de la población, ¿por qué no presentó una candidatura única que, quizás, podría haberle abierto la puerta del Palacio de Miraflores?

    Imagen: AFP

    No lo hicieron, y la excusa fue que no existían garantías de honestidad y transparencia en el proceso electoral. Olvidaron, o prefirieron olvidar, la sentencia del ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter -un crítico del chavismo- cuando en el año 2012 dijo, en el discurso anual ante el Centro Carter, que “de las 92 elecciones que hemos monitoreado, yo diría que el proceso electoral en Venezuela es el mejor del mundo”. (https://actualidad.rt.com/actualidad/view/54145-jimmy-carter-sistema-electoral-venezolano-mejor-mundo).

    ¿Por qué desertaron? Porque ni ellos se creían sus propias bravuconadas: sabían que no era cierto que la mayoría del electorado acompañaría a la oposición y apostaron a la abstención y a la “vía corta”, para tumbar a Maduro apelando a las presiones internacionales, con Estados Unidos a la cabeza y sus peones locales acosando a Caracas. Y resulta que la abstención si bien fue elevada quedó muy lejos de la marca que la oposición esperaba para producir la deslegitimación del triunfo de Maduro. En realidad, es casi idéntica a la que hubo en Chile en primera vuelta presidencial del 2017, en donde la tasa de participación electoral también fue del 46 por ciento, y no hemos escuchado a ninguno de los publicistas y empleados de la derecha que dicen ser periodistas rasgarse las vestiduras por ello y cuestionar el triunfo de Sebastián Piñera. Pero una cosa es Venezuela y otra es Chile; la primera tiene la principal reserva de petróleo del mundo y Chile no.  

    Ahora, con la reelección de Maduro asegurada, contando además con la mayoría en la Asamblea Nacional Constituyente, la casi totalidad de los gobernadores y las alcaldías no puede haber excusa alguna que impida lanzar un combate sin cuartel contra la guerra económica decretada por el imperio y neutralizar las maniobras especulativas y el contrabando de los grandes agentes económicos locales aliados de Washington.

    Los padecimientos que está sufriendo la población venezolana tienen un límite.
    La menor afluencia a las urnas este domingo fue una señal temprana de descontento. El gobierno, con el poder que acumula en sus manos, tiene que actuar de inmediato en el frente económico y para resistir una nueva arremetida del imperio, que puede llegar a ser violenta. Y, por favor, no enredarse en estériles discusiones sobre el cambio de la matriz productiva del rentismo petrolero: eso es un programa de cambio estructural que, con suerte, llevará quince o veinte años. Los problemas económicos que debe resolver el gobierno son de cortísimo plazo, de hoy y mañana, de una semana.  

    Como era de esperar la Casa Blanca movió a sus lacayos del Cartel de Lima para acosar al gobierno bolivariano y profundizar la crisis en Venezuela. No deja de ser una penosa tragicomedia que personajes tan desprestigiados como los miembros de esa banda pretendan darle lecciones de democracia a Venezuela.

    El tambaleante gobierno argentino, presidido por un demagogo que prometió el oro y el moro en su campaña para incumplir todas sus promesas, y que además preside un gobierno cuyos principales figuras son millonarios que no traen el dinero al país porque no confían en la seguridad jurídica que brinda su propio gobierno, amén de haber arrasado con la libertad de prensa y el estado de derecho; el gobierno de México, que en el sexenio de Peña Nieto contabilizaba 40 periodistas asesinados hasta enero de este año, y con un proceso político electoral corrupto hasta la médula por el narcotráfico y el paramilitarismo; el de Colombia, con un presidente que ha saboteado el proceso de paz y asistido impávido a la incesante matanza de líderes sociales, aparte de su participación en los asesinatos en masa de la época de Uribe, los “falsos positivos” y las fosas comunes; el gobierno de Brasil, presidido por un corrupto probado que fraguó un golpe de estado y usurpó la presidencia de ese país, y que cuenta con la aprobación del 3 % de la población y un 0.9 % de intención de voto. No creo que nadie en su sano juicio deba preocuparse por la opinión que puedan emitir estos personajes.

    ​https://www.pagina12.com.ar/116351-las-tareas-inmediatas​

     

    Categorías: Noticias regionales

    MACRI NO ENTIENDE

    Mar, 22/05/2018 - 20:43

    Por Alfredo Zaiat ***

    Si el presidente Mauricio Macri está realmente convencido del relato de las causas de la corrida cambiaria que ofreció en la conferencia de prensa ayer en Olivos, y si es compartido también por su equipo de gobierno, otra vez las fuerzas políticas conservadoras, que tienen un inmenso ejército de economistas dedicado hace décadas a confundir a la sociedad, siguen sin entender nada de la debilidad estructural de la economía argentina y sus cíclicas crisis.

    Imagen: Lucía Grossman

    Macri insistió una y otra vez que el principal problema es el déficit fiscal. Lo mismo repite la enorme red de propaganda pública y privada y casi todos los economistas que circulan por los medios. El camino para abordar el desequilibrio de las cuentas públicas, profundizado por medidas instrumentadas por la administración macrista (eliminación de retenciones y disminución de alícuotas de impuestos progresivos), será acelerar el ajuste fiscal, como informó Macri, en línea con lo aconsejado por el Fondo Monetario Internacional en la evaluación del Artículo IV. Aunque el discurso oficial y dominante continúe prometiendo la bonanza futura con la reducción del gasto público, incluso alcanzando déficit fiscal cero, el peligro de otra fase de la corrida cambiaria seguirá presente. La fragilidad de la economía no es las cuentas fiscales, nominadas en pesos, sino la de las cuentas externas, nominadas en dólares.  

    El argumento falaz para avanzar en un ajuste regresivo es que disminuyendo el déficit fiscal no habrá que seguir mendigando dólares en Wall Street. Financiar necesidades en pesos con endeudamiento en dólares fue uno de los mayores desatinos de la economía macrista. Los billetes verdes que conseguía el Tesoro se los entregaba a cambio de pesos al Banco Central que, a la vez, los reabsorbía emitiendo Lebac, como estrategia principal de una política anti inflacionaria que se demostró fallida. El saldo es el actual desquicio económico con una bomba de tiempo mensual en cada mega vencimiento de Lebac, el agotamiento de la fuente de financiamiento de dólares de Wall Street y la profundización del déficit de las cuentas externas.

    La restricción externa, o sea la escasez relativa de divisas, es el factor más relevante para entender la inestabilidad económica argentina hoy y desde hace ocho décadas.
    No hay suficientes dólares para satisfacer la constante e importante demanda de diferentes actores económicos. Prometer entonces que acelerando el ajuste fiscal mejorará la economía, como hizo ayer Macri, actúa, en realidad, como una potente herramienta de extorsión a gobernadores y a la sociedad sensibilizada por la angustia de las últimas semanas agudizada por la memoria colectiva de crisis pasadas. El ajuste fiscal, que ya fue lanzado con la fortísima devaluación que licuó el gasto público y los ahorros de personas y empresas en pesos, es el camino señalado hacia un nuevo capítulo de incertidumbre financiera y, fundamentalmente, es el viento para atizar el fuego de las tensiones sociales.

    El saldo negativo de la suma del déficit comercial, del desequilibrio del rubro turismo y de otros servicios, de las ganancias enviadas por las multinacionales y bancos extranjeros a las casas matrices y del pago de los intereses de la deuda externa (en total, la Cuenta Corriente de la Balanza de Pagos) es el verdadero talón de Aquiles, no las cuentas fiscales. A esa suma se le agrega la intensa dolarización del ahorro doméstico. Para cubrir ese faltante se necesitan dólares, no pesos. El año pasado, el déficit de Cuenta Corriente fue de 31.000 millones de dólares, equivalente a 4,8 por ciento del Producto Interno Bruto. Desequilibrio que casi duplicó al de 2016 y es idéntico al de 1998, de acuerdo con las estadísticas compiladas por el Banco Mundial. La proyección para este año apuntaba a uno mayor, de unos 38.000 millones de dólares, equivalente a 6,5 por ciento del PIB, número que sería el peor de la serie desde 1976. La devaluación, que arrojó a la moneda nacional al provisorio techo de los 25 pesos, aliviará un poco ese déficit –por una eventual merma de importaciones por la recesión y menor demanda de dólares–, pero igual todavía seguiría siendo muy elevado.

    Mientras ese déficit puede ser financiado parece que no es importante. Es lo que ha sucedido en los primeros dos años del gobierno de Cambiemos.

    El 28 de marzo pasado escribí aquí: “El salvavidas inmediato de la economía argentina con déficit de Cuenta Corriente de 5 por ciento del PIB es el financiamiento externo. Este fue utilizado en forma irresponsable por el Gobierno para atender el déficit fiscal cuando lo podía haber hecho con deuda (en pesos) emitida en la plaza local. Las dificultades que se han presentado ahora para seguir seduciendo a los fondos internacionales para que compren nueva deuda es un escenario no tan apacible para el macrismo. El FMI se presenta como prestamista de último recurso si el panorama se sigue oscureciendo”.

    Y se oscureció en forma fulminante. Se cerró el grifo de dólares y estalló la magia macrista. No fue por el déficit fiscal, fue porque Wall Street dejó de aportar dólares para cubrir el inmenso desequilibrio externo. Como esa puerta no se abrirá por ahora, Macri se abrazó en forma desesperada al FMI. Lo hizo para evitar que siga la hemorragia de reservas y para conseguir los dólares que el mundo de las finanzas internacionales ya no entrega.

    Para que se entienda, la debilidad de la economía argentina no son los pesos, moneda que emite, sino los dólares, que no genera ni tiene suficientes. Mientras no se comprenda que éste es el principal problema, y no la cuestión fiscal como afirma Macri, y se promueva que con el ajuste del gasto público disminuirá las necesidades de financiamiento en dólares, el riesgo de una corrida cambiaria y el colapso de la economía macrista seguirán estando latente.

    https://www.pagina12.com.ar/115310-macri-no-entiende

    Categorías: Noticias regionales

    LA GRAN DERROTA DE TRUMP EN VENEZUELA

    Mar, 22/05/2018 - 20:37

    por Carlos Aznárez ***

    Lo más importante que ocurrió el domingo 20 de mayo es que venciendo amenazas de todo tipo, el pueblo venezolano otra vez salió a votar e impuso democráticamente y a la vista de cientos de observadores electorales la esperada reelección de Nicolás Maduro.

    Ese detalle precisamente, el de la renovada práctica de defender la soberanía popular con una urna como arma es la que desde aquel no muy lejano diciembre de 1998 viene poniendo a los sucesivos gobiernos estadounidenses al borde de la histeria.

    Recorriendo los centros electorales y conversando desde temprano con quienes al sonar de la recordada diana chavista se encolumnaban para depositar su sufragio es que pudimos escuchar, en Caracas y sus alrededores, razones que luego explicarían el triunfo. La paz era una de ellas, pero formulada no como un recurso formal sino como una muestra de hartazgo: “que nos dejen en paz, que no nos condicionen el futuro con amenazas”, nos dijo un joven en un colegio de Catia. Horas después, en otro centro del Estado Vargas, la expresión se repetía en un  “yo me resteo (me juego) con Maduro porque esta Revolución es nuestra esperanza”. Cerca de allí, una concentración de vecinas y vecinos bailaban, comían unos dulces y le contaban a quien quisiera escucharles que  “ese barrio que usted ve ahí lo hizo el comandante Chávez y aquel de más allá nos lo entregó el presidente obrero”. Hablaban de edificios impecables con todas las instalaciones funcionando, y que son parte de las 2 millones de viviendas que construyera la Revolución para los más necesitados. Al darse cuenta que algunos de los visitantes procedíamos de Argentina, una mujer ya entrada en años, nos abrazó y gritó para que quedara claro de qué iba la cosa:

    “Si necesitan ayuda para echarlo a ese Macri nos avisan, que aquí somos todos rodilla en tierra”. Había gusto a pueblo en aquel sitio donde la temperatura era agobiante pero nadie se movía porque estaban esperando que llegara el anuncio del Consejo Nacional Electoral proclamando el ansiado triunfo.

    Más tarde, en otro barrio de Caracas, las respuestas seguían acumulando razones:

    “Yo voto contra Trump y contra esos del Grupo de Lima”, aclaró un estudiante de medicina, que enseguida remató con un: “lo bueno y lo que no nos guste de este gobierno lo vamos a decidir nosotros y no un yanqui millonario o esos europeos que no tienen nada que hacer aquí”. Testimonios de bronca contra tanta injerencia, voces dignas dispuestas a defender lo conquistado, expresiones de agradecimiento para quienes habíamos llegado para confirmar que en Venezuela Bolivariana el legado de Hugo Chávez está intacto en la fidelidad de su pueblo.

    Luego vinieron los resultados y en medio de los cohetes lanzados al aire o la ovación cariñosa hasta las lágrimas para saludar al nuevo presidente frente al Palacio Miraflores, la oposición y sus “protectores” internacionales ponían en marcha un plan que estaba cantado desde hacía bastante tiempo.

    Los llamados “demócratas” arremetían con más sanciones económicas, con gritos destemplados que cantaban fraude (incluso antes de saberse los resultados, como hizo el candidato Henry Falcón) o con artículos ponzoñosos en la mayoría de la prensa mundial hegemónica. El más soez de toda una serie de agravios pudo leerse en prensa argentina señalando: “Una organización criminal venció en las elecciones venezolanas” y así otros múltiples epítetos.

    Lo cierto es que el imperio y sus secuaces de los gobiernos derechistas del continente no pudieron soportar esta victoria heroica, surgida de las entrañas de un pueblo que padece necesidades pero no se quiebra ante ellas y sacando fuerzas de su propia memoria de lucha convierte en luminosos hasta los más oscuros escenarios. Ahora vendrán los aprietes, las expulsiones de embajadores, las conspiraciones para aislar aún más a un país cuyo único pecado ha sido querer la felicidad de su gente y cometer la osadía de mostrarse como ejemplo al resto o recordar a propios y extraños que las grandes hazañas cuestan sacrificio. Querer llegar a vivir en una sociedad socialista en pleno avance político, económico y militar del neoliberalismo es el mayor desafío que se puede hacer a quienes en Washington, Miami o Madrid creen todavía que la vida de un hombre o una mujer se compra y se vende como en un mercado. Ahora sonarán todas las sirenas de alarma en tierras latinoamericanas y será necesario redoblar la solidaridad internacionalista, de la misma manera que se hizo cuando a Cuba la expulsaron de la OEA y quisieron aislarla de sus hermanos de la región. Al igual que en aquella ocasión los pueblos deberán gestar un cúmulo de acciones fraternales para abrazar a la Patria de Bolívar, demostrándole a Trump que sus amenazas pueden encender la pradera y que al igual que ocurriera en otras épocas, la paciencia tiene un límite. Es cierto que hay colaboracionistas y alcahuetes que amparan esas políticas agresoras, o que al calor de tanta injerencia llegan a meterle el miedo en el cuerpo a algunos políticos que se dicen “progres” y en sus campañas electorales (como ocurre en Colombia y México) se adhieren al Grupo de Lima y desconocen el triunfo de Maduro o no quieren mencionar el nombre del país agredido porque sus asesores o ellos mismos consideran que “resta votos”. Son pobres de alma esos personajes, a los que el imperio desprecia y no se salvarán de sus ataques. Pero también hay en cada unos de nuestros países, obreros, estudiantes, campesinos que admiran todo lo hecho por Chávez y que hoy representa Maduro. Gente de a pie, que saben que desear lo imposible cuesta demasiado y no se arrepienten de ser como son. Ellos y ellas, precisamente, son los que no entran en disquisiciones sobre porcentajes de participación electoral o si Maduro “no es como Chávez”, como suelen hacerlo algunos sabelotodo de la política de “izquierda”. Para esas personas de corazón sensible y decisión casi militante (o sin el “casi”) lo más impresionante que ocurriera por estas horas es que “ganó Maduro” y “los yanquis que revienten”. Están en lo cierto. Como en el deporte, ganar se gana ganando. Lo demás se irá discutiendo al fragor de las mil batallas que habrá que librar a partir de ahora.

    ​http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/05/21/la-gran-derrota-de-trump-en-venezuela–por-carlos–aznarez/​
    Categorías: Noticias regionales

    LA CRISIS DE GOBIERNO EN ARGENTINA

    Mar, 22/05/2018 - 20:31

    Por Alfredo Serrano Mancilla ***

    La comunicación tiene sus límites. El país real nunca jamás podrá ser sustituido por el país narrado. A pesar que nadie puede desconocer el creciente protagonismo del marketing político, la realidad cotidiana tiene tanta omnipresencia que resulta muy peligroso infravalorarla.

    El macrismo creyó, inicialmente, que podría tapar la angustia que causó en la gente la crisis cambiaria con un “todo va bien, todo está en calma”. Pero no.

    No lo pudo conseguir, así lo certifican todas las encuestas de opinión, sin importar su procedencia ideológica.

    Confundir el periodo de gobierno y gestión con la etapa de campaña electoral es un error que se suele pagar caro. El manual de Durán Barba les sirvió para ganar la elección presidencial (teniendo en cuenta que había otros múltiples factores políticos que no deben desmerecerse en dicha victoria). Sin embargo, cuando llega la hora de la toma decisiones sobre economía o sobre cualquier otro ámbito que afecta a la gente, entonces, el arte de la política cobra más importancia de la que muchos imaginan. Es el momento de la Política en mayúsculas, en grande, en todas sus dimensiones.

    El macrismo viene demostrando que apuesta todo a una sola carta: la comunicación nos salvará de cualquier realidad adversa. Y no. No es así; nunca fue así. Cuando el tipo de cambio salta por los aires, y el dólar pasa de costar 17 pesos a 25 en pocas semanas, la calle se pone nerviosa porque aparece un nuevo cepo cambiario, pero con otro collar. Si antes el macrismo cuestionaba al kirchnerismo por haber violado la libertad de los argentinos poniendo un cepo al acceso de dólares, ahora ellos aplican otro cepo aunque en base a otra restricción: el poder adquisitivo. Esto es: la libertad de comprar dólares choca con el valor (elevado) al que puede adquirirse. Una forma mucho más injusta e ineficaz de aplicar otra modalidad de cepo cambiario: sólo podrá acceder al dólar el que tiene muchos pesos, debido a la evolución creciente del tipo de cambio. Por un lado, es injusto porque excluye a la mayoría y deja en evidencia que el mantra de Macri de una “Argentina de todos” es falso. Por otro lado, es ineficaz porque el efecto de esta devaluación es el estancamiento de una economía con alta inflación.

    Nuevamente, otra promesa incumplida.
    Es tremendamente difícil disimular con retórica comunicacional el alto coste de las tarifas o de los precios en los supermercados; ni siquiera la permanente sonrisa de María Eugenia Vidal o los desvaríos humorísticos de Lilita Carrió lo han conseguido. Esta vez, la calle ha detectado con total claridad la debilidad del Gobierno argentino frente a una situación extrema de crisis cambiaria-financiera-monetaria.

    Se les vieron todas las costuras.
    Lo primero fue llamar al FMI y a Trump como aquel hijo que no puede resolver algo por sí solo y tiene que acudir a sus padres. Más allá de las consideraciones sobre las conocidas desastrosas consecuencias de un “rescate” del FMI (en la misma Argentina hace décadas o, más recientemente, en Grecia), lo obvio es que el Gobierno demuestra un alto nivel de incapacidad e impotencia.

    Lo segundo es que se ha percibido claramente que sus “poderosos aliados internos” no lo son tanto cuando se trata del billete verde. Ni los “sojeros” liquidaron parte de sus ventas para traer dólares, ni los bancos ni fondos de inversión “ayudaron” en los días previos para bajar la demanda de dólares que ha supuesto una sangría histórica de reservas. Los grupos económicos afines al Gobierno lo son en tanto ganen todo lo que puedan (y más), pero que no cuenten con ellos para que el modelo económico sea sostenible en el tiempo.

    He aquí, entonces, uno de los dilemas del macrismo: si se tapan por un lado, les falta abrigo por otro. Una rentabilidad tan exagerada para el sistema financiero, en pesos y en dólares al mismo tiempo, no puede ser duradera en el tiempo porque la economía salta por los aires. O fue impericia de los técnicos o se hicieron trampas al solitario, porque todo el mundo sabía que esta política económica les iba a explotar en sus propias manos más temprano que tarde.

    Lo tercero es que se ha visto resquebrajado su idilio con los mismos medios que lo auparon en el poder. No significa esto que los hayan dejado de apoyar, pero sí han puesto una distancia relativa que ha provocado un gran malestar en la Casa Rosada. Si algo tienen los grandes medios es que les gusta tener siempre la sartén por el mango. Y esta vez, en medio de la crisis -como suele ser habitual- el Gobierno reaccionó encogiéndose, estrechando su círculo de contactos. Y esto, precisamente, fue lo que no agradó en absoluto a aquellos periodistas que tienen un alto grado de incidencia en la opinión pública. Son personas que poseen unos egos tan enormes que les desagrada que no se les consulte cuando llegan estos críticos momentos. Se tambaleó, así, este acuerdo entre ambos bandos. Esto no quiere decir que esté rota la relación pero, por primera vez, hemos podido constatar que se ha generado una grieta de desconfianza que no se cura con facilidad.

    Desde cualquier punto de vista, se ha puesto de manifiesto que el Gobierno argentino no es tan bueno en el campo de la gestión y de la política como lo fue en el terreno comunicacional-electoral. No es verosímil pensar que Macri salga inmediatamente en helicóptero de la Rosada. Pero ha pasado algo que no pasará desapercibido: quedó en evidencia la primera gran crisis de su gobierno. Macri ya no tiene a su jefe de gabinete que le sirva de escudo, ni ministros que puedan protegerlo. Tuvo que salir dos veces a poner la cara con un resultado más que incierto. Se comieron una vida. Les queda una menos. En política no se sabe cuántas se tienen. Pero sí hay algo absolutamente irrefutable: cuando se comienza la cuenta atrás, el final está un poco más cerca.

    ***Director CELAG, @alfreserramanci

    ​http://blogs.publico.es/dominiopublico/25770/la-crisis-de-gobierno-en-argentina/​

     

    Categorías: Noticias regionales

    AJUSTE FISCAL: ¿QUE VAN A RECORTAR?

    Mar, 22/05/2018 - 20:24


    Por Nicolás Hernán Zeolla * y Alex Kodric **

    Sepa en qué áreas del Estado recortará el gobierno para cumplir con el FMI y cómo verá usted afectado su bolsillo.

    Pasado el vencimiento de LEBAC, y mientras todavía nos dabatimos sobre si la turbulencia cambiaria terminó o solo se tomó un respiro, el gobierno busca retomar la iniciativa económica. Y ahora todo parece pasar por instalar entre la población un nuevo consenso en el cual va a haber que acelerar aún más la reducción del gasto y profundizar el ajuste. Y esto fue el principal mensaje de la conferencia de prensa de ayer, el presidente afirmó que “la velocidad que nos comprometimos a reducir el deficit no alcanza, por lo que tenemos que acelerar” (acá). Por ende, si se viene una nueva oleada de ajuste fiscal lo que parece conveniente preguntarse es por donde va a pasar la tijera esta vez.

    Como se ve en el gráfico a continuación, el principal concepto que gasta el Estado Nacional es Servicios Sociales (Julbilaciones, pensiones, AUH, educación, salud, etc.), con un 66% de la totalidad del gasto. Los otros conceptos que componen el gasto son Servicios Económicos (tarifas) con un 10% del total, Defensa y seguridad (4%), Administración (sueldos empleados públicos) con un 4% y deuda pública (no incluye Lebac) con un 16%. Muchas de estas partidas ajustables ya vieron la tijera, en especial los Servicios Económicos (subsidios a las tarifas).

    Aunque no los pagos de deuda. En la comparación de la distribución del gasto entre 2015 y 2018 se observan dos datos curiosos. El primero es la fuerte caída de los servicios económicos producto de la reducción del subsidio a las tarifas (del 22% al 10% del gasto total). El segundo es que esta caída fue compensada (casi en la misma proporción) por el pago de intereses de la deuda (del 6% al 16%). Entre 2016 y 2017 los subsidios económicos (energía, transporte, etc) cayeron en $ 65.467 millones, en tanto que los pagos por intereses de la deuda (sin contar Lebac) se incrementaron en $ 93.647 millones.

    Gráfico 1: Finalidad y Función del gasto del Estado Nacional. Como % del gasto total y comparación 2015 vs. 2018.

    Fuente: ONP, Ministerio de Hacienda

    De modo que lo que sigue es recortar donde sea.  A grandes rasgos, hay dos formas de ejecutar un ajuste. Uno pensaría que lo inmediato es que recorten el destino de fondos para una partida. Esto sería un ajuste nominal, destinando menos fondos a cierto tipo de gasto. Sin embargo, en un contexto inflacionario, cuando yo no repongo fondos presupuestarios equivalentes a lo que aumento la inflación estoy haciendo un ajuste encubierto, porque en términos reales (o de capacidad de compra) esta partida está recibiendo menos fondos. En la etapa reciente aparecen dos ejemplos de esto. El primero es el de la eliminación de subsidios. Ahí el gobierno redujo nominalmente las partidas destinadas a complementar las tarifas de luz. Según consta en el presupuesto, desde 2015 el gobierno redujo más de $ 15.000 millones la partida de servicios económicos, un equivalente al 4% nominal, pero en términos reales esta partida se redujo más del 60%. Otro ejemplo es el de las jubilaciones. En diciembre-17, tras la sanción de la nueva ley de indexación los jubilados vieron modificada su fórmula hacia adelante cual se va a ajustar trimestralmente por el IPC y un coeficiente de salario. Sin embargo, no se les compensó por la pérdida de poder adquisitivo del año 2017. ​

    La jubilación aumento un 5,7% pero la inflación en el periodo fue del 11%, es decir perdieron poder adquisitivo o el estado hizo un ajuste real por casi 5%.

    A pesar de la recuperación económica del año 2017, que trajo consigo una mejora en la recaudación fiscal respecto al año anterior, el incremento de ingresos no pudo compensar el déficit fiscal primario que fue de 3,9% del PBI. La razones del rojo en el ejercicio del Estado deben buscarse tanto en la merma de los ingresos producto de la reducción y eliminación de las alícuotas de retenciones a los bienes exportables como en el incremento exponencial de los intereses de la deuda externa que pasaron del 6,6% del PBI en 2016 a 10,5% en 2017.
    De modo que en términos prácticos, no quedan muchas alternativas. Dejando de lado que la carga de intereses de la deuda no se va a modificar y el recorte ya paso por los subsidios y los sueldos de los empleados públicos tiene un bajo volumen sobre el total, no queda tanto margen donde achicar. Lo que sigue son los Servicios Sociales. Vale decir que, por su propia naturaleza, el mayor componente de los rubros anteriormente mencionados está asociado a gastos corrientes, es decir salarios (docentes mayormente), jubilaciones o asignaciones familiares. De manera que, es de esperar que el ajuste sea del segundo tipo mencionado, o sea ajustes reales en donde el nivel de actualización este por debajo del nivel de inflación.

    Por eso el actual discurso del gobierno continúa predicando –ficticiamente- que la actual crisis financiera no modificará sustancialmente la meta de inflación originalmente planteada del 15% (cuando aún antes de la corrida la mayoría de las consultoras ya predecían una inflación no menor al 25% anual, y aún no es certero el efecto adicional de dicha crisis).

    Y no es que el FMI le va a pedir a Macri algo que este no estaba dispuesto a hacer de antemano. Por eso es que ya sea por voluntad propia del gobierno, por una gustosa diligencia de cumplir con el mandato FMI para que lleguen los fondos, el gobierno está preparando la cocina para ir por lo que no pudo en diciembre-17 y es achicar jubilaciones. Quizá en este sentido deberíamos leer lógica detrás de arribar al recientemente anunciado “gran acuerdo nacional” en donde se convoca por igual a la oposición responsable y al acompañamiento de los gobernadores en esta cruzada por la “disciplina fiscal”.

    A pesar de este panorama, debemos saber que la cuestión de la profundización del ajuste no resulta algo irremediable. Detrás del ropaje pretendida y pretenciosamente técnico y profesional, el pensamiento neoliberal siempre encubre una determinada concepción ideológica acerca del funcionamiento de la economía y el rol del Estado en la misma.

    En primer lugar argentina no tiene un problema de falta de pesos sino de falta de dólares. Por eso vamos al FMI, porque los problemas del sector externo hacen que necesitemos un flujo de divisas para evitar mayores turbulencias en el mercado cambiario.

    En segundo lugar, dentro del presupuesto, tampoco es que el ajuste es la única salida. Por el lado de los ingresos, bien es sabido que la recaudación tributaria en argentina es profundamente pro-cíclica y depende justamente de la evolución del gasto como componente de la demanda agregada, además el gobierno podría no haber bajado la carga impositiva a los sectores privilegiados y así evitar que el desbalance por recaudación tributaria se viera descompensado. Por el lado del gasto, el gobierno sustituyo el ahorro tarifario con un mayor pago de intereses de deuda externa, sin ningún resultado sobre la inflación y con el único objetivo de financiar la fuga de capitales.

    Ahora la película sigue, con el FMI adentro. Los argentinos debemos encontrarle la vuelta. La dependencia cultural y doctrina del mercado como mejor asignador de recursos, que deriva en el sálvese quien pueda, se llama neoliberalismo. Nuestra historia es más que eso.

    * Economista. C. C. Cooperacion/Dto Economia Política y CESO.

    **Economista. C. C. Cooperacion/Dto Economia Política y IADE

    ​http://www.agenciapacourondo.com.ar/economia/ajuste-fiscal-que-van-recortar​

     

    Categorías: Noticias regionales

    VENEZUELA: TRAS LAS PRESIDENCIALES, SIN DIÁLOGO NO HAY FUTURO

    Lun, 21/05/2018 - 21:14

    Por Aram Aharonian***

    Hubo elecciones presidenciales en Venezuela, un triunfo de aquellos que respaldan la soberanía del país y la democracia; una derrota de los planes de Washington, Bogotá, Madrid, el Grupo de Lima, la Unión Europea y el terrorismo mediático trasnacional, dejando en primer plano la necesidad de iniciar un proceso de diálogo en pos de la convivencia y la solución de los graves problemas del país.

    Nicolás Maduro cosechó 5.823.728 votos (68%), Henri Falcón 1.820.552, Javier Bertucci  925.042  y Manuel Quijada 346.014 votos. La presidenta del Consejo Nacional Electoral Tibisay Lucena ofreció estos resultados minutos después de que los candidatos presidenciales Henri Falcón y Javier Bertucci expresaran su desacuerdo con la forma en que se llevó el proceso y pidieron, por separado, nuevas elecciones.

    Más allá de la reelección de Nicolás Maduro por otros seis años (y las denuncias de fraude que se repiten en Venezuela cada vez que la oposición pierde unos comicios), la preocupación sigue vigente: cómo arreglar la grave situación económica del país, mientras sigue latente la amenaza de terror callejero y de una intervención extranjera.

    Las megaelecciones del 20-M dejaron en claro, por un lado, que el pueblo venezolano, de la tendencia que fuera, apuesta a la salida electoral. Y por el otro, es imposible obviar el carácter crítico de las elecciones y sus implicaciones para el país, la región y el mundo. Se puede decir que votó menos de la mitad de los habilitados (46,01%) y alguno puede reivindicar un supuesto triunfo del abstencionismo, pero la realidad es que en estos comicios sufragó un 4,5% superior a los del año pasado.

    Un recuento breve de la participación electoral venezolana indica que en las presidenciales del 2013 fue del 79,69%; en las regionales de 2017 de 61,14% y en las más cuestionadas, las de la Asamblea Nacional Constituyente 2017 la participación fue de 41,53%, en un país donde el voto no es obligatorio.

    Cabe recordar que Juan Manuel Santos llegó por primera vez al poder en 2010 con un 49,9% de participación (en su segunda vuelta), lo que es igual a 50,1 de abstención y en el 2014 fue reelegido con 52,03% de abstención (en segunda vuelta).

    Las campañas de este año se han caracterizado por una pobreza programática y argumental en cuanto a logros de la gestión de Gobierno, prefiriendo a activar motivaciones, predisposiciones y lograr una mayor persuasión con mensajes afectivos, dirigidos a las emociones y no al raciocinio del elector. Fueron campañas donde imperaron los símbolos, las alegorías, las imágenes, la retórica y las emociones, dirigidas a movilizar convicciones para evitar perder el poder o ganarlo. Para lograr la conservación o conquista del poder se prestó especial atención a “la percepción” de la crítica situación económica, social y política del país, sometiendo al electorado a campañas del miedo y del peligro que supone uno u otro candidato, señala la socióloga Maryclén Stelling.

    La analista no obvia el apetecido sector que ha sucumbido a la estrategia -también  emotiva- del “elogio a la abstención” (un camino hacia la nada que quizá abriera una senda para la intervención extranjera), orquestada desde ciertos sectores de la oposición y amplificado por sus mandantes extranjeros. El país resintió la falta de una cruzada por “la esperanza”, indica.

    Desde hoy pueden constatarse importantes hechos que marcarán la nueva configuración de la política nacional: en la disputa entre participación y abstención, la conducta electoral mayoritaria se ha inclinado a favor de concurrir a los comicios, de modo que la lucha por el poder se mantiene anclada básicamente dentro de la horma del sufragio universal.

    Pero, fogoneado desde Washington, Bogotá y Madrid, el rostro de la violencia sigue asomando intermitente.

    El politólogo Leopoldo Puchi señala que el gobierno continúa moviéndose dentro de esos límites, lo cual es de suma importancia, más allá de las contravenciones que puedan señalarse. Del lado de la oposición se ha producido una división, pero todo indica que ha tenido lugar un reordenamiento en el que pudieran predominar los partidarios de mantenerse dentro del esquema electoral.

    Esta nueva configuración de la política venezolana se basa en el anclaje de la política en los mecanismos del voto; constitución de un nuevo segmento opositor con una identidad distinta a la autodisuelta Mesa de Unidad Democrática (MUD) y la emergencia de un espacio “evangélico” político -similar al de otros países de la región- con el que no se contaba hasta ahora.

    La alternativa no era nada clara, porque si ganara Falcón, perderían su voto quienes votaron por él si Washington, la Unión Europea, el Grupo de Lima y Canadá hablaban en serio no reconocerían los resultados y ese eventual triunfo.

    Todo cambia, poco cambia

    Poco cambia la situación del 20 al 21 de mayo. Sigue siendo dramática: bancos de EEUU han bloqueado (por orden presidencial) siete millones de dólares que Venezuela envió para pagar medicamentos para diálisis requeridos por miles de enfermos, mientras en el país se produjo el cierre de la trasnacional Kellogg’s, cuyos propietarios (o mandantes) abandonaron el país, y el gobierno debió decretar que los trabajadores tomaran la fábrica. En este ambiente de acoso, hasta el gobierno de Guatemala se animó a negar las visas a los luchadores venezolanos que competirían en el campeonato panamericano.

    Y mientras la jerarquía de la Iglesia en Nicaragua convocaba al Diálogo Nacional por la Paz, la Conferencia Episcopal ha estado desde hace tiempo promoviendo la crisis y azuzando la violencia.

    El plan bélico estadounidense

    Las amenazas de una intervención siguen: el plan Masterstroke (Plan para derrocar la dictadura venezolana”), del almirante Kurt Tidd, comandante en jefe del Comando Sur estadounidense es atentatorio contra todos los acuerdos internacionales.

    Las cartas de la ONU y la de la OEA, señalan claramente que ningún Estado puede intervenir en las cuestiones internas de otro ni derrocar su gobierno.

    Tidd insiste en que “Es tiempo de que Estados Unidos pruebe, con acciones concretas, que está implicado en el proceso de derrocar la dictadura venezolana (…)” y admite que ese proceso no será cumplido por venezolanos, pues los opositores  “no tienen el poder de poner fin a la pesadilla”, ya que “las disputas internas, la supremacía de los favoritismos particulares, la corrupción similar a la de sus rivales, su escaso arraigo, no les garantizan la oportunidad de aprovechar la situación y dar los pasos necesarios”.

    El Comando Sur propone agravar las crisis y “alentar la insatisfacción popular incrementando la escasez y el alza en precio de los alimentos, medicinas y otros bienes, con la intención de provocar la deserción de los ciudadanos por todas las fronteras, poniendo en riesgo así la seguridad nacional de los países fronterizos”, obstruir completamente las importaciones, y desalentar a los potenciales inversionistas extranjeros a fin de contribuir a hacer más crítica la situación de la población -sobre todo en lo relativo al combustible”. Un llamado explícito al embargo petrolero.

    Dijeron…
    Dijeron -los dirigentes opositores financiados por Washington, Madrid y Bogotá, en permanente gira mundial- y sus repetidoras del terrorismo mediático cartelizados- que Maduro es corrupto pero fue el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczinsky -uno de los fans del Grupo de Lima-  el que debió renunciar por corrupción, en un país donde los últimos cinco presidentes están acusados de cohechos y sobornos.

    Dijeron que Maduro es dictador pero el domingo hubo megaelecciones en Venezuela con todas las garantías mientras que el golpista Michel Temer en Brasil suprime la democracia y gobierna sin censuras ni críticas de los “demócratas” sin haber sido electo por nadie, mientras mantiene preso a quien puede arrebatarle el gobierno por las urnas.

    Dijeron que Maduro y varios de los funcionarios oficiales son narcotraficantes pero es la Colombia de Juan Manuel Santos la que -con severa protección, financiamiento y guión estadounidense- duplicó su producción de drogas para convertirse en el primer productor mundial. Un Santos sin credibilidad y más devaluados que el premio Nobel de la Paz, que quizá este año le toque a Trump o a Netanyahu.

    Dijeron que hay crisis humanitaria, pero silenciaron que fue el gobierno de Juan Manuel Santos (que recibió 18,5 millones de dólares de Washington con la excusa de ayudar a migrantes venezolanos y no a los siete millones de desplazados internos en Colombia) el que impidió una semana antes de los comicios que llegaran 400 toneladas de comida destinada a ser distribuida por los comité locales de abastecimiento (CLAP), un sistema de contingencia ante el bloqueo económico-financiero.

    Dijeron que Maduro prohíbe a la prensa pero en el México de Enrique Peña Nieto es donde asesinan más periodistas y candidatos a cargos electivos, y la prensa trasnacional y cartelizada no dice nada. Dijeron que todos los gobiernos del mundo son enemigos del de Venezuela, pero actualmente Maduro preside OPEP, ALBA, PetroCaribe, el Movimiento de No Alineados (180 países).

    Dijeron que el 80% de los venezolanos están en contra de Maduro pero… Quizá todo se reduce a creer en aquella máxima de Juan Domingo Perón: la única verdad es la realidad. Claro que no lo dijo en épocas de la posverdad…

    *** Periodista y comunicólogo uruguayo. Mágister en Integración. Fundador de Telesur. Preside la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA) y dirige el Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

    ​https://www.nodal.am/2018/05/el-triunfo-de-maduro-por-aram-aharonian/​

     

    Categorías: Noticias regionales

    “LAWFARE”, UNA NUEVA TÁCTICA PARA VIEJOS INTERESES

    Lun, 21/05/2018 - 21:08

    Por Pomar Zanarini ***

    ​​La estrategia ha sido la de judicializar la política, llevar la batalla contra los Gobiernos Nacionales y Populares al terreno donde los sectores de la oligarquía y el imperialismo manejan a su antojo y que han denominado como Lawfare en el marco de la guerra de cuarta generación, donde el campo de batalla principal está en la cabeza y las mentes de los latinoamericanos.​


    El surgimiento en el continente sudamericano de gobiernos nacionales y populares, inaugurado con el triunfo de Hugo Chávez en Venezuela, hace ya veinte años, seguido por el triunfo de Lula Da Silva en Brasil y de Néstor Kirchner en la Argentina, junto al surgimiento de gobierno progresistas en Uruguay, Chile, Ecuador, Nicaragua, Paraguay, Honduras y El Salvador, ha repuesto en el derrotero de la historia reciente la perspectiva de Patria Grande. Hecho este que se profundiza tras el empantanamiento de los EEUU en Iraq y Afganistán, y se cristaliza cuando en el 2005, las posiciones de Lula, Kirchner y Chávez, rompen en la Cumbre de las Américas, en Mar del Plata, la estrategia de sometimiento de la región por vía de la imposición del tratado de libre comercio.

    Desde entonces, dos situaciones se repitieron como constante en los sectores vinculados por sus intereses económicos con el sistema imperialista. El primero, la búsqueda permanente de deslegitimar a los gobierno nacionales y populares bajo el mote peyorativo que significa para occidente el término “populismo” y las constantes denuncias por supuestos casos de corrupción y, en segundo término, los intentos de golpes de Estado de la oligarquía, a la vieja usanza, para restaurar viejos privilegios.

    Así, se sucedieron intentos de golpes de Estado fallidos en Venezuela, Bolivia y Ecuador. No obstante, el imperialismo diose cuenta que la utilización de las fuerzas armadas para llevar a cabo los derrocamientos ya no servía. El rol que les hicieron jugar en la guerra fría y el desmantelamiento de las mismas durante lo peor del neoliberalismo en Latinoamérica, colocaron a las FFAA en una posición que cualquier movimiento de las mismas deslegitimaría un golpe.

    Hacía falta, por lo tanto, afinar la estrategia y poner en funcionamiento un dispositivo que pudiese atacar en todos los frentes y al mismo tiempo, utilizando los recursos de los que se valían las burguesías y las oligarquías cooptadas por el imperialismo al momento: el sistema de medios y el sistema judicial. Dos estructuras de poder que respondieron a los fines de dominación siendo voceros de los sectores dominantes y amparando los golpes de Estado consumados en la región a lo largo del siglo XX. Pero en el siglo XXI, su función no ha cambiado.

    De Golpes Blandos a la Estrategia del Lawfare
    Así, el presidente electo en Honduras en 2006, Manuel Zelaya, quien intentaba llevar adelante reformas para beneficiar a los más humildes, es derrocado con un golpe parlamentario, o lo que Stella Calloni denominó “Golpe Blando” en el 2009. Lo mismo sucedió con Fernando Lugo en Paraguay, electo por una mayoría en 2008 y depuesto en forma arbitraria en 2012.

    Del mismo modo pretendieron avanzar contra Cristina Fernández de Kirchner durante sus dos mandatos y no pudieron. No obstante la oligarquía retomó el poder por la vía electoral, a través del triunfo de Mauricio Macri, tras una campaña mentirosa y feroz pero no sin haber antes movilizado a vastos sectores de la población en contra del Gobierno, de haber operado con el grupo Clarín y franjas de los servicios de inteligencia, como con el suicidio del fiscal Nisman entre otras.

    Hoy en nuestro país, la estrategia de judicializar la política se articula con la intervención del Partido Justicialista, plataforma partidaria de la oposición más importante al gobierno de Macri, y estructura que de darse las elecciones hoy elevaría al candidato del justicialismo al gobierno.

    De todos los casos, el del Brasil es paradigmático. Luego de haber ganado cuatro veces consecutivas las elecciones presidenciales y de haber sacado a más de 30 millones de brasileños de la pobreza, los dos referentes más importantes del Partido de los Trabajadores fueron víctimas de esta nueva forma de hacerse de los Gobiernos para desterrar a los gobiernos nacionales y populares y dejar truncos los procesos que tenían como únicos beneficiarios los sectores más postergados.

    Dilma Rouseff, quien ganó dos elecciones, fue depuesta por un golpe legislativo en 2016, y recientemente Luis Inacio “Lula” Da Silva fue encarcelado en una maniobra judicial y mediática nunca antes vista, ya que la sentencia que realiza el juez que investigaba supuestos casos de corrupción, lo sentencia sin pruebas o evidencia alguna. Dijo el fiscal que lo acusó: “no tengo pruebas, tengo convicciones”. Hoy Lula sigue siendo, a pesar de las operaciones judiciales y mediáticas del establishment, la figura en el Brasil con mayor cantidad de intención de votos.

    En ambos casos, la estrategia ha sido la de judicializar la política, llevar la batalla contra los Gobiernos Nacionales y Populares al terreno donde los sectores de la oligarquía y el imperialismo manejan a su antojo y que han denominado como Lawfare en el marco de la guerra de cuarta generación, donde el campo de batalla principal está en la cabeza y las mentes de los latinoamericanos.

    ¿Una Estrategia Militar?
    El concepto de Lawfare fue acuñado hace diecisiete años por un general norteamericano de la fuerza aérea, Charles Dulp. Y surge tras el atentado del 2001 como una estrategia militar que buscaba generar operaciones legales para poder accionar sobre “los terroristas”.

    Este general define al Lawfare como “la estrategia de utilizar – para un bien o un mal mayor, como si fuese una técnica neutral – la ley como un sustituto de los medios tradicionales para lograr la victoria sobre objetivos militares”. Es decir, llevar la guerra a otro plano, el judicial.

    También fue otro militar norteamericano, el general de los Marines Corps, William Lind quien junto a otros uniformados escribió “El rostro Cambiante de la guerra: hacia la cuarta generación” a principios de los 90, tras la caída del muro de Berlín. Es la guerra de 4 generación; trasladar el campo de batalla a la cabeza de las personas, utilizando todos los medios de producción simbólica, armando, construyendo imaginarios sociales.

    Ya no hacen falta los ejércitos para ganar una guerra, basta con tener control de los medios de comunicación y de la institución judicial para montar la operación.


    Un Modus Operandi

    Uno que denuncia o que se hace eco de la denuncia y lo pone en los medios. Éstos ponen a trabajar la máquina infernal con sus propios periodistas operadores. Buscan lograr así una condena mediática y dañan el derecho a defensa. Su eficacia radica en el poder de agenda de quienes construyen mediáticamente “la realidad” judiciable, condenando la corrupción en abstracto y al “sospechado”. Es decir, a la acción mediática le corresponde una acción de la justicia. Cada uno cumple su papel. Creencias que se instalan desde discursos de posverdad, manipulaciones que someten al conjunto de la población a tomar partido contra los denunciados, que sin prueba alguna son juzgados mediáticamente, para luego convertir, sin prueba alguna, la mentira en verdad. Aquí el rol de la Justicia. Es decir, para ésta Justicia que juega el juego del Lawfare, no importan las evidencias que tiran abajo las denuncias: lo empírico deja de tener valor alguno para los magistrados. Sin pruebas se manejan sobre la base de sus “convicciones”. La injusta detención de Lula, cómo los presos políticos en la Argentina (entre ellos Milagro Sala, que cuenta con un sin fin de causas armadas), responden a éste tipo de operaciones.

    Esto es el Lawfare, una herramienta al servicio del imperialismo y de las clases dominantes de nuestras patrias chicas. Sin duda, un elemento más de la que se valen en éste contexto de re-colonización enmarcado en la guerra de cuarta generación.

    El objetivo, en nuestro país y en la región, es que nunca más los pueblos vuelvan a confiar en sus propios movimientos nacionales rompiendo el vínculo fundamental entre la clase trabajadora, la pequeña burguesía y aquellos sectores de la producción que se ven oprimidos por las condiciones del país semicolonial.

    ________________________________

    * ** Periodista Radio Gráfica

    Ilustración de Portada: Mora. Ilustraciones en Nota: El Cape

    ​https://vamosavolver.com.ar/2018/04/24/lawfare-una-nueva-tactica-para-viejos-intereses/​

     

    Categorías: Noticias regionales

    BRASIL: EL PT Y UNA BREVE HISTORIA CULTURAL

    Lun, 21/05/2018 - 20:52

     

    Por Horacio González***

    Horacio González analiza en este articulo la relación entre el surgimiento del PT y los movimientos culturales, políticos e intelectuales del Brasil de los 70. González afirma que un vasto aprendizaje está ocurriendo ante millones de brasileros y latinoamericanos que develará una fuerza social, cultural e intelectual que será torbellino inspirador para el resto de los países.

    En los comienzos del Partido dos Trabalhadores, no parecía fácil acertar con un tono cultural, un compuesto mayor de horizontes que contemplaran la riqueza de signos musicales, poéticos, teatrales y filosóficos que se imbrican en la historia brasilera. Surgido el PT del ambiente industrial e intelectual de la ciudad de San Pablo, en medio de las grandes huelgas metalúrgicas de finales de la década del 70, hubo un tajo en su origen.

    La nueva clase trabajadora no aceptó fácilmente una conjugación con el movimiento intelectual que emanaba de la mayor universidad brasilera, la universidad de San Pablo. Luego de salir de las primeras detenciones en los departamentos de la policía política de San Pablo, Lula –con el aspecto de un barbado anarquista del siglo XIX, rostro ceñudo y atravesado por tupidos presagios-,insistía en que el movimiento sindical y el movimiento estudiantil debían marchar separados. Eso duró poco.

    Ya no había pasado mucho tiempo, que la novedad del PT –o lo que de inmediato sería el PT-, mostraba la realidad indisimulable de una nueva clase obrera movilizada que ante las patronales de la Volkswagen pedía más, haciendo de la barriada donde estaba el sindicato –no el voluminoso  edificio que veíamos días pasados por televisión, sino un modesto local acorde con la poca importancia que les deparaba a la vida sindical en el país-, un constante pulular de obreros movilizados dispuestos a las “últimas consecuencias” y grupos estudiantiles que enseguida habían visto allí un nuevo despertar del “sujeto de la historia”.

    En algún momento Lula dirá que la solución para el movimiento obrero era tener su propio partido, lo que seguramente hubo de ser una ardua discusión. Porque Lula, aun con su  estilo ultrista –lo que fue motivo de reflexión en su último discurso antes de marchar a la ergástula infame que le propinó el juez Moro-, atraía la atención de los partidos políticos que en pleno régimen militar ya declinante, se preparaba para saltar a escena. Uno de esos partidos era el MDB, formado y tolerado por los propios militares como “oposición consentida”, que se movía con un pequeño abanico de candidatos de modestos opositores republicanos al régimen militar. Uno de ellos era el conocido profesor Fernando Henrique Cardoso, que en años anteriores debió marchar al exilio y se había hecho conocido en toda Latinoamérica por su Teoría de la Dependencia.

    Se puede decir que el primer choque importante de Lula con la política establecida, fue su paso elíptico y bien elaborado para evitar ser enlazado por ese partido de antiguos políticos provenientes de viejos partidos social-liberales previos al golpe del 64, que a través de la incorporación de Cardoso, no se les escapaba que Lula podía representar un “brazo social” o una “prolongación trabajadora” de esa timorata burguesía civil, a la manera de un frente ante los militares en declinación, que a la vez, lentamente acariciaban una sucesión civil segura. Parecía incluso que Cardoso, que en la época era tenido como un enhiesto hombre de la centroizquierda latinoamericana -aunque para entonces se lo escuchaba con énfasis apartarse del “tercermundismo revolucionario”, denominando así el ámbito de ideas al que para algunos parecía estar filiado-, consideraba el movimiento sindical nuevo como un modelo socialdemócrata a ser integrado a lo que imaginaba como las nuevas democracias acauteladas en última instancia por licencias sigilosas otorgadas por militares y empresarios.

    Pero a la primera  prueba electoral –la elección por la intendencia de San Pablo- el PT presenta su propio candidato. Fue su prueba de fuego, el acta de nacimiento. Cardoso pierde la elección ante el caricaturesco ex presidente Jânio Quadros, pues le faltaron los votos que estrenaba el PT como “partido político de los trabajadores”, votos que fueron al joven legislador Suplicy, desde entonces acompañando a Lula en el largo ciclo que vino después.

    Modelo político para estudiar: si Lula hubiera aceptado el frente más anchuroso contra un candidato tan dudoso como Quadros –para no exponer al progresismo alivianado a que perdiera su candidato Cardoso-,  no hubiera habido nunca PT. A lo largo de todas las circunvalaciones de la historia, la actitud del PSDB –el partido que luego fundó Cardoso, hoy con 85 años-, durante el juicio a Dilma, podría considerarse un demorado y oscuro resarcimiento, tan sibarítico como comprometido con las derechas más alucinadas.

    El partido de Cardoso le dio el primer Canciller a Temer, una figura hoy opaca y taimada que como Cardoso había revistado en las izquierdas “antidependencia” en los años 60.

    Por la época en que nace el PT –con al apoyo de diversas izquierdas políticas y estudiantiles, y muy en especial por las comunidades eclesiales de base-, esta clase obrera no reclamaba reflejarse en raíces antiguas, el capítulo anterior del Trabalhismo de Vargas, luego de Goulart y luego de Brizola –ese operariado de la preindustrialización de Brasil, y para más datos, del “populismo” con aquellos dudosos aires populistas, pero acompañado por antropólogos como Darcy Ribeiro, con su gracejo de apologista de la cultura del mestizaje brasileño como categoría nacional y popular. No eran estos temas del PT.  Entraba a la historia sin recelos ni autolimitaciones.

    March 1984, Sao Bernardo do Campo, Brazil — Luis Ignacio da Silva (Lula) at Trade Union Rally — Image by © Alain Keler/Sygma/Corbis 42-18089801

    Lula y Guattari

    Todo se presentaba fácil, masivo, alegre, orgulloso. Los políticos se inclinaban pero los que buscaban los votos de esos torneros mecánicos y autopartistas de las fábricas alemanas de los suburbios paulistas, volvían trasquilados. En esos momentos de fines de los 70, años felices fundacionales, Guattari iba a Brasil a enseñarle a los petistas cómo instalar redes de radios “rizomáticas” y daba conferencias sobre porqué “los grandes movimientos colectivos no toman necesariamente un rumbo emancipador”. Advertía, con razón, algunos riesgos.

    El tejido cultural petista, más ligado a la gran metrópolis paulista, con su poderosa universidad –sostenida en la bibliografía corriente basada en las nutritivas ondas de lectura universales de la época, muchas de las cuales aún perduran-, relativizó no siempre sin válidas razones, las corrientes artísticas que se venían amando desde los años 60, acompañando los aires de aquellos momentos en que también en Brasil actuaban los “asaltantes del cielo”. Pero, musicalmente, ya se escuchaba no solo en Brasil sino en toda Latinoamérica el Funeral de Labrador, una de las partes del magnífico poemario “Muerte y vida severina” de Joâo Cabral de Melo Neto, con música compuesta por el joven Chico Buarque. Era un oratorio fúnebre de rigurosa elaboración poético-musical, que de alguna manera contaba la historia del propio Lula. Los migrantes acosados por la seca y el latifundio, emigrando a las grandes ciudades acompañados por el sufrimiento y la muerte. Lula aún no sabía que ya su vida era un tema de la gran poesía nacional.

    Por la misma época, Glauber Rocha daba a conocer una de sus grandes películas –de las más importantes del cine del siglo XX-, a la que Deleuze es una de las pocas que incluye en su estudio sobre el tiempo, el movimiento y el cine-, “Dios el diablo en la tierra del sol”, basada en el milenarismo del bandolerismo social nordestino. Este fundamental cineasta muere al comienzo de los años 80. El PT ya estaba asentado, y poco después gobernaría la nación mediante variadas alianzas, sobre la base de conocimientos donde predominaban las ciencias sociales, encuadres económicos y lenguajes político-sindicales ajenos al cine alegórico-épico de Rocha, quien había criticado la “sociología del profesor Cardoso”, como demasiado cerca de la Fundación Ford y demasiado lejos del acervo literario brasilero, Guimarães Rosa o Jorge Amado. En el dramático acto de Sâo Bernardo do Campo, hace unos días, alguien le dijo a Lula que estaba Glauber Rocha filmando. Era un error, quien filmaba era su hijo. Lula exclama ¡Glauber Rocha! La historia como todos sabemos tiene raros vericuetos. Los nombres son muchas veces la sintaxis atrancada de nuestra conciencia. Lula quizás pensó que Glauber vivía, pero estaba el hijo con su cámara, y en ese fundamental acontecimiento donde todo se arracimaba sobre su cabeza, su corazón y sus recuerdos, en su error acertaba.  Y entonces, igual se iba produciendo un gran evento, que era el máximo dirigente popular brasileño anudando en su memoria todos los lienzos sueltos, volátiles de la compleja cultura brasilera. Glauber tenía en su poder un secreto sobre Lula, y sus valoraciones diferentes sobre el decurso histórico los separaban. Pero no demoró mucho para que Lula hubiese abierto su conciencia a todos los rumbos pasados y presentes de la cultura brasilera, y estaba despojado de los prejuicios sobre Glauber que una parte aligerada de la vida intelectual paulista seguía manteniendo, por acentuar más el peso incómodo de las opiniones políticas del gran director de cine, antes que sus enigmáticas y preciosas filmaciones.

    Glauber Rocha

    Otro caso a ser considerado es la relación más estrecha que encarna Chico Buarque con Lula, luego del episodio del enjuiciamiento parlamentario a Dilma.

    Chico Buarque es hoy, probablemente, la máxima figura cultural de Brasil, no solo en el ámbito de la música y la poesía conjugadas, también en el de la novela y el compromiso público. Vástago del movimiento de la bossa nova, de algún modo recogiendo también las tradiciones del tropicalismo pero inclinándolas hacia un fuerte lirismo social, Buarque es hijo de un gran historiador del liberalismo republicano brasilero –tomando muchos temas de los libros de su padre para sus canciones-, un inspirado libretista de obras teatrales, y sus canciones tienen un reverbero de extraordinaria exaltación cauta e ingeniosa en los temas sociales y amorosos. Mantiene viva la memora de Tom Jobim, sus novelas no son un simple agregado a sus grandes canciones sino originales piezas con ribetes vanguardistas y excepcionales vislumbres de lo que es la novelística contemporánea. Durante décadas mantuvo un conjunto de definiciones democráticas, socialmente avanzadas y llamativamente asociadas a un sistemático coraje para defenderlas, lo que combinaba con la alta calidad de su obra. Ejemplo poco común en Latinoamérica, pues de los tantos casos parecidos, éste descuella por la profundidad de su poética social, de su reflexión sobre la escritura y las ironías de la historia que infunde sentido a sus temas. Los últimos acontecimientos bañados con el ácido infausto del golpismo lo vieron en la primera fila del apoyo a Lula, de símbolo a símbolo.

    Un vasto aprendizaje está ocurriendo como comedia y como tragedia ante millones de brasileros y latinoamericanos. “Mais cedo que tarde” se develará una fuerza social, cultural e intelectual nueva en Brasil, que será torbellino inspirador para el resto de los países. La derecha brasilera es dura, granítica, educada por Tradición Familia y Propiedad, proviniendo de los integralismos protofascistas de los años 20, pasando por rebordes del varguismo en los mediados de los treinta, cuestión muy delicada que tiene dos caras, el golpismo del ejército brasileño en los años 60, influido por el generalato norteamericano, del cual depende su formación, y el suicidio de Vargas, ya cercano a una visión soberanista del Brasil, de vuelta de sus efusiones corporativistas, dejando una clase trabajadora anterior al PT cuya memoria no es desdeñable.

    Son hilos a ser tejidos nuevamente, fibras sueltas que implican debates sobre estrategias políticas y culturales por igual, que por un momento, sin caudillismo ninguno, sin una voz única que apague a las demás sino que las reponga multiplicandamente, pasan por la voz ruda de Lula haciendo desfilar por sus recuerdos minuciosos y sutiles, varias historias al mismo tiempo. Las que él protagonizara en el vórtice de los acontecimientos y las que quedaron en el camino, que un nuevo y fino cordón de enhebrar podrá nuevamente aglomerar.

    *** Sociólogo, ensayista y escritor. Ex Director de la Biblioteca Nacional

    ​http://lateclaenerevista.com/2018/04/18/brasil-pt-una-breve-historia-cultural-horacio-gonzalez/​

     

    Categorías: Noticias regionales

    ARGENTINA: EL SILENCIAMIENTO DE LAS VOCES CRÍTICAS

    Lun, 21/05/2018 - 20:40

     

    Por Osvaldo Drozd ***


    Con la llegada de Cambiemos al gobierno no sólo se cerraron diferentes canales de comunicación, también se produjo la unificación del discurso mediático oficialista en el que se pregona el desprestigio de cualquier voz contraria al gobierno.

    Con la llegada de Mauricio Macri al gobierno en 2015 se instaló la idea de que se iba a salir de un supuesto régimen en el que la libertad de prensa había estado sojuzgada.

    En lo concreto, la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual terminó siendo derogada por un DNU y la existencia de una variedad de medios y programas que no comulgan con el pensamiento de Cambiemos fueron paulatinamente erradicados hasta un estado mínimo. La diversa programación periodística que hoy puede verse por la TV, escucharse en radio o leerse en los principales matutinos impresos, guarda un alineamiento político- ideológico bien elocuente. Por más que hablen de persecución, los actuales popes mediáticos durante el anterior gobierno tuvieron un protagonismo superlativo.

    Que hayan sido escrachados por movimientos sociales no es lo mismo que haber sido acallados por la intervención estatal.

    La Argentina nunca fue ni Corea del Norte, ni Cuba ni siquiera Venezuela, aunque con la labor periodística se corra más riesgos en Colombia o en México. En nuestro país fue promulgada en 2010 la ley que derogaba las penas de prisión por delito de calumnias e injurias en la actividad periodística por pedido de la CIDH. De todas formas, sería necesario hacer un balance crítico acerca del funcionamiento concreto de los medios surgidos durante el gobierno anterior para poder entender la facilidad con la que se produjo el gran desguace a partir de 2015, que no afectó nada más que a las principales empresas emergentes como fuera el grupo encabezado por Sergio Szpolsk sino también a una variada red de medios alternativos que comenzaban a desarrollarse de manera autogestiva.  
    Los actuales voceros periodísticos esbozan una falacia para justificar la falta de voces críticas en los principales medios. Aseguran que hoy se puede acceder a la información en cualquier lugar de internet y por ese motivo habría mayor democracia. Es verdad que la red ofrece una variedad muy grande de opciones para informarse pero esto no reemplaza ni puede competir contra los principales canales televisivos que son lo que el ciudadano medio tiene más a su alcance. Todos los que desde la labor periodística acceden a internet para conseguir información saben muy bien que esto tampoco es lo que se pinta como la gran apertura hacia el universo, y que hay que conocer un poco para saber en dónde buscar ya que los principales motores de búsqueda están sujetos a algoritmos que direccionan de acuerdo a intereses corporativos.

    Los medios tradicionales hoy cuentan con sus propios portales en internet y entrar a ellos a través de las redes sociales nos va a hacer encontrar con una legión de los denominados “trolls”. Mucho se habla de ellos pero hay poca sistematización para combatirlos o controlarlos.

    Es de destacar que recientemente Amnistía Internacional y también la diputada del FIT Myriam Bregman, denunciaron la existencia y el comportamiento de esos usuarios con cuentas falsas, bots y también personas reales que se dedican a campañas de desprestigio a los opositores o a insultar a usuarios que hacen comentarios contrarios al gobierno. Se podría decir que hay muchas notas en los medios hegemónicos subidas a la red que dan la sensación de ser escritas para ser replicadas por los trolls. Basta con titular una nota con el nombre de algún ex funcionario cuestionado para que se produzca una avalancha de insultos y reflexiones hechas con la más descarada moralina.

    Es posible encontrar en los comentarios que se diga que hay gente que no tiene derecho a decir nada por haber apoyado al anterior gobierno. Cualquiera que diga algo contra el gobierno actual será tachado de kirchnerista. La famosa grieta mostrando un desnudo pornográfico. La existencia de cuentas falsas para generar odio y violencia no es algo que pueda considerarse demasiado democrático. En la agenda trolling no cuentan ni los argumentos ni las razones. Sólo se trata de callar al que piensa diferente a través de insultos o falacias. Esta actitud también se replica en programas televisivos como Intratables en el cual, sentados todos en redondo, pareciera que todo se decide por mayoría simple. Casi todos los “periodistas” tienen un mismo posicionamiento político y deben debatir con algún solitario invitado opositor hasta que salga sangre. Si a pesar de eso no les va del todo bien, el hablar encima o el silenciar a la fuerza también les sirve como argumento válido para hacer colapsar al otro.

    La sensación que produce la realidad que los medios hoy construyen es que nada válido se puede decir sin que eso sea utilizado para fines completamente alejados a lo que se enuncia o en todo caso lo que se diga o escriba necesariamente caerá en saco roto porque el destinatario parece haberse corrido del lugar hacia donde el mensaje iba dirigido.

    Es probable que con la emergencia de diferentes medios masivos con un perfil “progre” durante el anterior gobierno, muchos de los que escribimos hayamos supuesto que eso podía leerse masivamente. Otros podían pensar que le daban letra a una ciudadanía oficialista mostrando los principales logros. Lo importante sería saber que eso no llegaba más que a determinados círculos de militantes y algunos dirigentes con alguna tradición de activismo comprometido. Contrario a los que hoy se diga, la mayoría se informaba por los mismos medios que en la actualidad.

    El sentido común imperante sigue siendo casi el mismo a pesar de que hoy los que siempre tuvieron el poder tengan la libertad para decir a los cuatro vientos sus verdades ponzoñosas. Lo que habría que saber desde el campo popular es qué métodos emplear para revertir este clima de época. En un pequeño texto llamado Gasolinera, Walter Benjamin decía que “Las opiniones son al gigantesco aparato de la vida social lo que el aceite es a las máquinas. Nadie se coloca frente a una turbina y la inunda de lubricante. Se echan unas cuantas gotas en roblones y junturas ocultas que es preciso conocer”.

    *** Osvaldo Drozd – Periodista

    ​http://lateclaenerevista.com/2018/04/06/silenciamiento-las-voces-criticas-osvaldo-drozd/​

     

    Categorías: Noticias regionales

    LOS “CURROS” DE LOS DERECHOS HUMANOS: LECTURA MACRISTA EN CLAVE MERCANTIL

    Lun, 21/05/2018 - 20:32

    Por Mauro Benente ***
    “Teñir las acciones políticas de las organizaciones de derechos humanos como ‘curros’ legitima una política gubernamental que necesita que todos nos asumamos como empresarios de nosotros mismos”.

    Si nos sumergimos en el estudio de la relación entre la dictadura cívico-militar y el neoliberalismo podemos encontrar, sin ser excluyentes, dos grandes líneas de trabajo. Por un lado, se ha enfatizado que la puesta en práctica de un modelo neoliberal sólo era posible si el Estado se manchaba de sangre y avanzaba en un plan sistemático de secuestro, tortura y desaparición: las organizaciones políticas y sindicales no hubieran permitido el avance de la oleada neoliberal y por ello se desplegó una inédita política represiva. Para este enfoque, la brutal represión fue un medio para desplegar el modelo neoliberal.

    Desde otro punto de vista, el neoliberalismo no se presenta como un fin en sí mismo, sino como un medio: en la década de 1970 las clases dominantes observaban con temor el nivel de organización de las clases populares, y para desorganizarlas no solamente desplegaron la violencia estatal sin precedentes sino también un profundo y calamitoso programa neoliberal. La apertura de la economía, la destrucción de la industria y la construcción de un modelo económico de servicios destruyó las bases de construcción de sindicatos sólidos y fuertes. El neoliberalismo, con otros medios pero en sintonía con la violencia estatal, funcionó como un dispositivo para destruir a las organizaciones populares.

    El escenario actual nos exige decodificar ya no el vínculo entre dictadura y neoliberalismo, sino el uso que se hace de la historia sobre la dictadura en un contexto de nuevo despliegue las políticas neoliberales. El neoliberalismo se asocia a la desregulación del mercado y al achicamiento del Estado, programas que en América Latina se tradujeron en el incremento de la desigualdad, el desempleo y la pobreza. Sin embargo, al menos como lo conceptualiza Hayek, el neoliberalismo no supone una ausencia de intervención del Estado en el mercado sino un tipo intervención en vistas de garantizar la competencia: ella no se desarrolla naturalmente sino que hay que crearla a través de mecanismos estatales. ¿La competencia de quiénes? La competencia de los emprendedores, de los empresarios de sí mismos.

    El neoliberalismo no es solamente un modelo económico sino también una matriz de gobierno y de autogobierno individual que induce a que nos asumamos como empresarios de nosotros mismos: todos somos empresarios, todos tenemos un capital humano mínimo –todos tenemos fuerza de trabajo- y por ello, como afirman indistintamente Hayek y el Presidente Mauricio Macri, todos podemos emprender y competir en el mercado. Pero además, el neoliberalismo lee en clave mercantil todos y cada uno de los aspectos de la vida social. Es así que Gary Becker proponía concebir a la educación formal, la alimentación y el tiempo que padres y madres pasan con sus hijos e hijas como inversiones para incrementar el capital humano. Si tenemos en cuenta al neoliberalismo en todas sus facetas, en particular en este dimensión más narrativa y cultural, creo que podemos leer bajo otra luz las declaraciones de los funcionarios tanto sobre la dictadura cívico-militar cuanto sobre las organizaciones de derechos humanos. Pero además, podemos observar cómo esa relato del pasado se emplea para legitimar el modelo neoliberal que se pretende reinstaurar.

    En una entrevista que se publicó en el Diario La Nación el 8 de diciembre de 2014, Mauricio Macri se refirió a los derechos humanos no como una “farsa”, un “engaño”, una “trampa”, una “verdad a medias”, una “historia incompleta”, que son los calificativos propios de los discursos conservadores y reaccionarios. Apeló a una lectura mercantil y mencionó la existencia de un “curro,” de un negocio, de un negociado. Por su parte, en enero de 2016, el entonces Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires Darío Lopérfido sostuvo: “en la Argentina no hubo 30.000 desaparecidos. Fue una mentira que se construyó en una mesa para obtener subsidios.”

    Por entonces, las críticas se focalizaron en la negación del número de detenidos-desaparecidos, pero es posible leer sus declaraciones con otras complejidades. Lopérfido no puso en discusión solamente el número, sino que habló de una mesa para cobrar subsidios, de una mesa de dinero, de una mesa de negocios. Lopérfido hizo de las mesas de discusión política de las organizaciones de derechos humanos una mesa de empresarios, de emprendedores, que se organizaron para “currar.”

    Narrar el pasado en términos mercantiles no es solamente una apuesta revi-negacionista de las atrocidades cometidas en la última dictadura cívico-militar. Transformar a las organizaciones de derechos humanos en organizaciones empresarias que forman mesas de dinero, y teñir sus acciones políticas como “curros” legitima una política gubernamental que necesita que todos nos asumamos como empresarios de nosotros mismos. La gramática del neoliberalismo enunciada por el gobierno se esfuerza por mostrar que las organizaciones políticas y sociales no se encuentran comprometidas con los valores de la igualdad y la justicia, sino que en definitiva no son otra cosa que organizaciones para hacer negocios particulares e individuales.

    De modo recurrente se escucha que el “modelo neoliberal no cierra sin represión.” Sin dudas la memoria de la dictadura cívico militar nos ayuda a comprender este vínculo. La represión dispersa toda organización colectiva que pone en crisis a las oligarquías de turno, pero el neoliberalismo cumple un rol en la dispersión. Leer la historia y el presente en clave mercantil, tal como propone el neoliberalismo, también nos dispersa porque en lugar de asumirnos como compañeros y compañeras, propone que nos concibamos como emprendedores y emprendedoras. Los medios de los que se valen las políticas neoliberales sin dudas son más sutiles y menos contundentes de las políticas represivas, por eso son más difíciles de decodificar. Por eso, más que nunca, hay que estar más atentos y atentas, y más unidos y unidas, para seguir construyendo una memoria colectiva, y para que el presente y el futuro sea colectivo.

    http://www.agenciapacourondo.com.ar/dossier/los-curros-de-los-derechos-humanos-lectura-macrista-en-clave-mercantil

     

    Categorías: Noticias regionales

    AGONÍA DEL RELATO AMARILLO

    Sáb, 19/05/2018 - 21:00


    Por Washington Uranga ***

    El gobierno del presidente Mauricio Macri hace en estos momentos esfuerzos casi desesperados para demostrar serenidad ante la evidencia de una crisis que el oficialismo pretende atribuir a contextos globales y, una vez más, a la “pesada herencia” como último recurso para  sacarse de encima la responsabilidad de los errores cometidos y la ineficacia manifiesta del “mejor equipo de los últimos cincuenta (y dos) años (y medio)”.

    Es uno de los postreros coletazos de una estrategia discursiva que le dio resultados al gobierno de la alianza Cambiemos y que hoy agoniza y naufraga en medio de un mar de mentiras pronunciadas de manera impúdica por ministros y funcionarios y de informaciones falsas que continúan emergiendo de las usinas de trolls.

    Hasta ese actor sin rostro llamado mercado desmiente y contradice a diario las “certezas” oficiales.

    En cuanto a los presuntos respaldos internos a las medidas oficiales, en particular al pedido de auxilio al Fondo Monetario Internacional (FMI), poco es lo que puede contabilizarse más allá de las adhesiones tan incondicionales como carentes de argumentos convincentes que emanan de las filas de la alianza oficialista. No sería lógico, al menos por ahora, esperar que los “radicales-PRO” o que Elisa Carrió sinceren los temores -que también a ellos les asaltan- por el momento que está viviendo el país. Pero el gobierno quiso exhibir un respaldo más amplio reuniendo en la Casa Rosada a un grupo de gobernadores peronistas que, si bien se prestaron para la foto, guardaron prudente silencio y optaron por no manifestarse públicamente ni en favor del gobierno ni mucho menos en respaldo a las gestiones ante el FMI. Prefirieron ser “comprensivos” con el Presidente -necesitan dejar las puertas abiertas para no cancelar el diálogo en prevención de sus propias urgencias- pero elegir la vía del “silencio es salud”

    ​​

    para no quedar totalmente pegados con los malos pasos dados por el oficialismo.

    Nadie duda de que la crisis que afronta el país es de enorme magnitud. Pocos, muy pocos, creen que esto no se parece al 2001-2002. Menos aún, que el FMI cambió, que ya no es el mismo y que las exigencias que va a plantear serán distintas a las que afrontó históricamente la Argentina y, en tiempo mucho más reciente, Grecia. Cómo bien se ha señalado, el FMI es un banco multilateral, opera en el marco del capitalismo financiero internacional y en ese escenario no existe otra verdad que la frialdad de los números y de las ganancias del capital, muy ajenas a los sentimientos y desprovistas de cualquier consideración sobre cuestiones sociales.

    Ni siquiera el supuesto “gradualismo” de Cambiemos entra en los razonamientos del equipo que encabeza Christine Lagarde, aunque la jefa del FMI hable de respaldo al plan económico y le conceda, como una muestra de cortesía que el gobierno también vende como respaldo,  cuarenta minutos al ministro Nicolás Dujovne que llegó hasta Washington sin audiencia concedida y pidiendo auxilio de manera desesperada a pesar, según dijo, que lo que está sucediendo no lo tomó de sorpresa.

    Los apoyos que el gobierno tiene son los previstos. Algunos (Piñera y Temer, sirven como ejemplos) porque son socios ideológicos. Donald

    Trump entra en el mismo rubro pero además juega el doble papel de ser prestamista y garante en el Fondo donde también Estados Unidos es un decisor con la mayor influencia.  Mientras facilita la posibilidad del auxilio para nuestro país Trump y los suyos imponen las condiciones para que la ayuda se concrete. Por distintas razones, todos son respaldos interesados y en defensa propia.

    En lo local hasta los economistas (también los periodistas) que han ayudado a alimentar el relato de la lluvia de inversiones, el segundo semestre y los brotes verdes, hoy prefieren tomar prudente distancia de los dichos del gobierno. Quienes tienen algo de memoria y buscan no hipotecar el prestigio profesional que aún les queda saben que no existe un “FMI bueno”, si por eso se entiende un prestamista más condescendiente que “el mercado”. No se desmarcan del oficialismo, pero prefieren no exagerar en sus manifestaciones de apoyo. Saben que las consecuencias del mayor ajuste que exigirá el Fondo puede llevar al país a profundizar la crisis social con resultados imprevisibles. No quieren ser señalados como cómplices de lo que puede venir.

    Aunque ya lo sean por todo lo hecho hasta ahora.

    El fin del relato amarillo puede ser también una nueva oportunidad para la oposición política, aglutinada más por el pánico que genera la política oficial que por sus propias virtudes. La votación en Diputados de la ley que intenta ponerle límite a los tarifazos es una manifestación de lo anterior. Sin embargo,

    no hay todavía propuestas que estructuren una respuesta propositiva y organizada a la acción devastadora del oficialismo. No menos cierto es que aún no se vislumbra desde la base una reacción política que corresponda a la gravedad y las dimensiones del daño que se está causando. Todo indica que el relato amarillo que hoy agoniza cumplió el papel de dejar inmunizada la conciencia de muchos. A tal punto que ni siquiera el miedo innegable que produce en la mayoría -sin distingo de oficialistas y opositores- la sola mención del FMI sirve de estímulo eficaz para alimentar la reacción. En esto no solo habría que señalar a la “oposición responsable” sino de manera muy particular a las conducciones gremiales, más ocupadas en cuidar su propia quinta que en resguardar los derechos de sus representados.

    Si unos y otros, dirigentes políticos y sindicales, dejan pasar esta oportunidad serán junto con el gobierno directamente responsables del agravamiento de la crisis y de días que pueden ser aún más difíciles para el pueblo argentino.

    wuranga@pagina12.com.ar

    ​https://www.pagina12.com.ar/114481-agonia-del-relato-amarillo​

     

    Categorías: Noticias regionales

    Páginas

  • Otras notas

    Iván Duque y Gustavo Petro disputarán la presidencia colombiana en la segunda vuelta electoral el 17 de junio. La participación en esta primera vuelta fue del 53% del electorado. Sergio Fajardo, quien salió tercero con el 23% de los votos, brindaría su apoyo a Petro, y esto inclinaría la balanza hacia el candidato de izquierda.

    Por Hector Bernardo - Diario Contexto

    El mandatario golpista brasileño decidió no presentarse como candidato para las elecciones presidenciales de octubre, dado el amplio rechazo social a su figura. Las encuestas indican que sólo cuenta con 1% de intención de voto. En el otro extremo, luego de más de un mes injustamente encarcelado, el expresidente Lula sigue a la cabeza de las encuestas, con más del 35% de intención de voto.
    Por Hector Bernardo – Diario Contexto

    Opinión de Oscar Laborde – Diario Tiempo
    El diputado del Parlasur analiza en clave de Patria Grande
    el resultado de las elecciones en Venezuela