Red de Comunicadores del Mercosur

    Suscribirse a canal de noticias Red de Comunicadores del Mercosur Red de Comunicadores del Mercosur
    Actualizado: hace 26 mins 38 segs

    ENCARNADO EN LA CULTURA GUARANÍ, EL OBISPO SERÍA UN POBRE, Y EL PAPA UN MENDIGO

    Dom, 31/12/2017 - 19:03

    Por Leonardo Boff

      Hay una crisis generalizada acerca del poder y de su ejercicio, una verdadera crisis sistémica, vale decir, la percepción de que la forma en que entendemos el poder y su ejercicio en todos los ámbitos de la realidad no nos hace mejores.

    Vivimos casi siempre bajo formas degeneradas, burocráticas, patriarcales, autoritarias, cuando no dictatoriales. Max Weber, uno de los grandes teóricos del poder, le dio una definición tomando como referencia su lado patológico y no su lado sano. Para él, poder es hacer que el otro haga lo que quiero.

    ¿Por qué no entender el poder como expresión jurídica de la soberanía popular, poder compartido y servicial?
    Lo ético de este poder consiste en reforzar el poder del otro para que nadie se sienta sin poder sino participante en las decisiones que afectan a todos.

    En tiempos de crisis como el nuestro, conviene revisar otras formas de ejercicio de poder que nos ayudan a superar el pensamiento único acerca del poder. Pienso aquí en la forma como los guaraníes entendían el poder y a su portador, el jefe de la tribu.

    Un investigador francés, Louis Necker, nos trae un relato impresionante sobre este tema (Indios guaraníes y chamanes franciscanos: las primeras reducciones del Paraguay 1580-1800, Asunción 1990). Me permito transcribir algunos párrafos ilustrativos de otro tipo de ejercicio de poder.

    «El jefe no tenía poder de coerción. Sus “súbditos” aceptaban su autoridad y su preeminencia sólo en la medida de las contraprestaciones que recibían de él. El jefe dirigía las tareas comunales… Tenía un privilegio: la poligamia (para ayudarle en sus muchas tareas). Pero a su vez tenía obligaciones muy precisas cuya no ejecución podía significarle el abandono de sus súbditos: conducir hábilmente la política exterior del grupo, tomar decisiones judiciales en materia económica, repartir con justicia entre las familias nucleares los lotes de terreno limpiados colectivamente, mantener la paz en el grupo y muchas veces tener cualidades de chamán, útiles al grupo, como el poder de curar o el control de las fuerzas sobrenaturales. Era muy importante que el jefe fuera elocuente. Y sobre todo debía ser generoso. Como lo observó Lévi–Strauss, en los pueblos del tipo de los guaraníes “la generosidad es el atributo esencial del poder”. Para conservarlo el jefe debía sin cesar hacer regalos de bienes, de servicios, de fiestas… En la selva tropical, este tipo de obligación podía ser tan pesada que el jefe se veía obligado a trabajar mucho más que los demás y a renunciar casi a toda posesión para sí mismo. Es el papel del jefe… dar todo lo que se le pida: en algunas tribus se puede reconocer siempre al jefe en la persona que posee menos que los demás y lleva los ornamentos más miserables. El resto se le fue en regalos».

    El cristianismo no escoge la cultura en la que se va a encarnar. Se enmarca en la que encuentra. Así lo hizo con la cultura del judaísmo de la diáspora (judíos que vivían fuera de Palestina), con el judaísmo palestino, con la cultura griega de Asia Menor y con la cultura imperial romana. De esta encarnación nos vino el actual cristianismo con sus positividades y limitaciones propias de esta cultura. Especialmente la Iglesia católica romana asumió el estilo de poder, no el predicado por Jesús, sino el de los emperadores, poder absoluto y cargado de símbolos que permanecieron en los papas hasta la llegada del Papa Francisco. Él se despojó de ellos, renunciando especialmente a la famosa “mozetta“, esa pequeña capa sobre los hombros cargada de oro y plata, el mayor símbolo del poder del emperador, y a la vida en palacios. El Papa Francisco siguió los pasos del poverello de Asís y el mandato de Jesús y se fue a vivir donde se alojan los obispos y sacerdotes que llegan a Roma.

    Hagamos un ejercicio de imaginación. ¿Qué tal si el cristianismo, en vez de echar raíces en la cultura occidental grecolatina y después germánica, hubiera asumido la forma guaraní de ejercicio de poder?.

    En tal caso los sacerdotes serían paupérrimos, los obispos, miserables y el papa, un verdadero mendigo. Trabajarían incansablemente al servicio de los fieles. Su marca registrada sería la generosidad sin límites. Y darían un testimonio espontáneo y profundamente inspirador del sueño de Jesús. Él nos pidió ejercer el poder como puro servicio: “sabéis que entre las naciones quien tiene poder manda y los grandes dominan sobre ellas; así no ha de ser entre vosotros; por el contrario, si alguno de vosotros quiere ser grande, sea vuestro servidor, porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido sino para servir” (Mc 10,42 ss). Que esta enseñanza sea permanente autocrítica a todo poder, también al eclesiástico, pero principalmente sea inspiradora de una forma no dominadora del poder.

    http://www.servicioskoinonia.org/boff/articulo.php?num=867

    Categorías: Noticias regionales

    EN LOS DICHOS LA LEY, EN LOS HECHOS LA ILEGALIDAD

    Dom, 31/12/2017 - 19:00



    por Ileana Arduino

    “A diario se subrayan las retóricas de fin de divisionismo, de la concordia y el encuentro de `todos´. Una supuesta homogeneidad declamada, que no es más que el reverso del desprecio fáctico de las otredades, en medio de retóricas bélicas y punitivistas”.


    I.    

    La actual situación institucional ha sido caracterizada en algunos análisis con alusiones a las ideas de estado de excepción, democracia precarizada, régimen autoritario. Llamarle a esto dictadura, como ha sugerido Martín Kohan, puede hacernos perder de vista lo desastrosa que la democracia puede ser. El riesgo de enunciados que conllevan una fuerte carga y múltiples sentidos es quedar atrapados en conceptualizaciones dicotómicas o binarias, sin poder explicitar a qué concepto de democracia nos referimos.

    No es de por sí inválida toda forma de señalamiento o comparación de ciertas políticas del presente que ineludiblemente evocan otros pasados, pero no puede saldarse toda la caracterización con aquellas referencias, porque el contexto histórico, como mínimo, es otro. Creo que antes que establecer comparaciones totalizantes, es preferible enfocarse en políticas específicas, frente a las cuales no hay democracia formal o voto popular que pueda alcanzarlas con su mote. A modo de ejemplo pensemos en las que son políticas cualitativas de exterminio social (las que reproducen expresiones represivas del Estado cayendo sobre los sectores más vulnerabilizados, las que se inyectan en el odio racista, misógino o de clase como ocurre con la represión de la clase trabajadora, o el ensañamiento criminalizante sobre los pueblos originarios). O aquellas otras que como las políticas del sector financiero sí guardan simetría con lo ocurrido durante el esplendor de la valorización financiera de la década del 70 (el endeudamiento récord, tasas siderales al servicio de la especulación en detrimento de la inversión, concentración de riquezas). Incluso están siendo sus actores protagónicos los que establecen esas simetrías: el propio Domingo Cavallo –de relevante papel en los 90, al igual que con la licuación de deudas privadas bajo deuda pública en los 80– acaba de establecer comparaciones señalando las similitudes con otros períodos políticos también signados por el conservadurismo, la retracción del Estado social acompasado por el avance del Estado punitivo y la expansión de la especulación financiera.

    Ahora bien, más allá de la utilidad limitada de la comparación, se torna necesario comprender la singularidad de estos procesos –innegablemente autoritarios, desfachatadamente violentos y sectarios– donde la producción y reproducción de desigualdad son una nota distintiva y no un efecto colateral. Porque coexisten, como dice Boaventura de Souza Santos, distintos niveles de fascismo social y territorial que se articulan y cobijan bajo las formalidades democráticas. Pero también desde el punto de vista de la movilización social y la organización popular emergen otros protagonismos raramente considerados en los análisis. Por ejemplo, la importancia de un feminismo latinoamericano, no imperialista, que articula explicaciones en torno a la relación entre acumulación e hiperconcentración de riquezas descomunales, extractivismo y violencias extremas preferentemente dirigidas sobre cuerpos femeninos, que viene a fuerza de ocupación de la escena pública, marcando la ferocidad de estos modelos que profundizan la distancia entre vidas que importan y vidas que no, que privilegian o minan la dimensión comunitaria.

    Funciona una terrible dinámica del como si, un circuito que permite siempre reconducir a “la justicia” que es al mismo tiempo en esta escena, un instrumento productor y reproductor de ilegalidades. Se criminaliza en forma constante la protesta social, al tiempo que los dispositivos legales fundamentales para la gestión de la conflictividad asociada al mundo del trabajo son dejados de lado, como ocurre de forma paradigmática, con la violación de la Ley Nacional de Educación cuando se incumple deliberadamente con el llamado a paritaria nacional. Podríamos seguir identificando escenas de cinismo discursivo en nombre de una legalidad que es diariamente sopapeada por acciones de gobierno.

    A diario se subrayan las retóricas de fin de divisionismo, de la concordia y el encuentro de “todos”. Una supuesta homogeneidad declamada, que no es más que el reverso del desprecio fáctico de las otredades, en medio de retóricas bélicas y punitivistas. Que el contorno de lo que se define como enemigo sea difuso, tiene que ver con la utilidad de esos dispositivos, de los cuales el decreto de emergencia en seguridad con el que macrismo inauguró su gestión de seguridad pública es una muestra elocuente: puede ser el narcotráfico, los piqueteros, las mujeres y otras identidades de género que no responden a la masculinidad hegemónica, los docentes en huelga o los mapuches, según las circunstancias cambiantes, la corrupción, el sindicalismo en ciertas versiones, etc.

    Cuando hay articulaciones de las disidencias, se las reduce a lugares comunes como “los que no dejan gobernar”, “los que desestabilizan”, “los que amenazan con bombas”, “los que desprecian la cultura del trabajo”, “los que viven de los planes”.

    La posición política frente a la protesta, al derecho a peticionar, es clave para evaluar el nivel de democracia.
    La ficción del no conflicto, de la imposición del orden por sobre la gestión no violenta de la conflictividad es quizás una unidad clave de medida que nos lleva a tener que repetir, una vez más, que protestar es un Derecho.

    II.

    Hoy asistimos a una retórica inflamada de la legalidad que coexiste con la violación de la ley como praxis, de forma ostentosa. El paroxismo es esa ilegalidad administrada desde el poder judicial. Estrenamos un gobierno que se dice fundante de la épica de la legalidad, en romance con el apego a la ley, con pretensión de verdad que recorta una versiones demonizadas de lo corrupto al tiempo que aleja la atención de las expresiones que dan cuenta de la dimensión matricial que tiene la corrupción en el sistema político, con particular indiferencia ante los actores claves, perennes y transversales a los sucesivo gobiernos.

    Vemos persecuciones políticas administradas por los tribunales que contradicen reglas de procedimiento, violan la Constitución, provocan pronunciamientos escandalosos, se desarrollan de acuerdo al timing mediático, que ostentan el revés de eso que insisten en llamar justicia: una trama de operaciones políticas con espionajes que se exhibe obscenamente, se despliega con vocación disciplinante y que sólo coyunturalmente puede ser capitalizada por el gobierno de turno, pero cuyo mayor peligro reside en la funcionalidad antipolítica que posee.

    A ello se suma una militante jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que acompasa esa instrumentación judicial de la persecución con demoras en sus pronunciamientos como ocurre con el caso de Milagro Sala, que por cierto, se ha vuelto emblemático de esta escena en la que se está haciendo bandera de la irregularidad de los procesos y la violación de derechos humanos en nombre de “la ley”.

    También la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha adoptado en algunos casos interpretaciones que contradicen criterios previos de organismos internacionales de protección de derechos humanos ya consolidados; como el caso “Fontevecchia” donde se relativizó peligrosamente el carácter vinculante de las decisiones del sistema internacional de derechos humanos. Luego, la concesión forzada del beneficio del dos por uno a personas condenadas por delitos de lesa humanidad, una estocada al proceso de memoria, verdad y justicia, en sintonía con el negacionismo que desde diciembre de 2015, ya comenzó a destilarse: primero desde la tribuna adicta del diario La Nación, luego por declaraciones referentes del Poder Ejecutivo Nacional y finalmente el bloque oficialista en el ámbito del Poder Legislativo cuando en ocasión del 24 de marzo pasado desplegó una bandera reivindicando la teoría de los dos demonios.

    La desaparición de Santiago Maldonado, y las dudas que no se despejan aún, más allá de la aparición de su cuerpo, está también alcanzada por esta impronta negacionista que se nutre por el aporte fundamental de confusiones de todo tipo que el propio Poder Ejecutivo, en particular el Ministerio de Seguridad de la Nación, vienen sosteniendo como principal intervención, en detrimento del esclarecimiento. Algo mucho más complejo que lo que alcanzamos a divisar se juega en esa escena donde se persiste en pasar por alto lo más relevante: todo ocurrió en un territorio donde una fuerza Nacional de Seguridad ingresó sin orden judicial, es decir, ilegalmente.

    Esa circunstancia, aunada al contexto previo de amedrentamiento, torturas y persecuciones a la comunidad mapuche, la funcionalidad a la protección de sectores poseedores de la tierra y más allá de las nomenclaturas jurídicas del caso, también debe ser atendido desde las experiencias del terror pasado sin totalizaciones, pero con vocación de advertencia.

    * Este texto forma parte de la publicación Democracia. Un Estado en cuestión, trabajo conjunto de relampagos.net y Negra Mala Testa.

    RELAMPAGOS.
    Ensayos crónicos en un instante de peligro. Selección y producción de textos: Negra Mala Testa Fotografías: M.A.F.I.A. (Movimiento Argentino de Fotógrafxs Independientes Autoconvocadxs).

    http://www.agenciapacourondo.com.ar/relampagos/en-los-dichos-la-ley-en-los-hechos-la-ilegalidad-por-ileana–arduino

     

     

    Categorías: Noticias regionales

    ZONA AMARILLA

    Dom, 31/12/2017 - 18:56

    Por David Cufré
     
    El pecado original de la política económica de pretender resolver la restricción externa con endeudamiento y altas tasas de interés para atraer capitales especulativos ha generado un círculo vicioso del cual el Gobierno y los economistas que lo acompañan no saben cómo salir.
     

    Sin deuda y sin tasas por las nubes no hubiera sido posible el levantamiento del “cepo” cambiario, ni sería posible el boom de compras de argentinos por el mundo –con Chile, Paraguay y Miami en primera línea–, así como tampoco se podrían pagar importaciones que crecen de manera acelerada –con vehículos y bienes de consumo a la cabeza–.

    La Argentina no genera los 45 mil millones de dólares brutos que se demandarán este año por compras de divisas de particulares y empresas, ni los 11 mil millones que saldrán por turismo al exterior, ni los 65 mil millones para financiar importaciones, ni los 2 mil millones que se irán por remisión de utilidades de las multinacionales a las casas matrices.

    Los dos primeros rubros se acercan o han superado sus máximos históricos, en tanto el rojo comercial también es récord. Del lado del ingreso de divisas genuinas, las exportaciones están estancadas -a lo sumo crecerán 2 por ciento frente a 2016, para rozar los 60 mil millones- y la inversión extranjera directa no irá mucho más allá de 2 mil millones, muy lejos de la lluvia pronosticada por Mauricio Macri en la campaña de 2015. En conclusión, para cubrir el déficit en moneda dura se apela a un endeudamiento desmesurado -al punto que Standard & Poor’s, aliado del Gobierno, colocó a la Argentina como uno de los cinco países del mundo más vulnerables por su elevada exposición a las corrientes financieras globales- y al arribo de capitales golondrina, cautivados por las elevadas tasas de interés.

    A su vez, esas altas tasas inhiben una mayor dolarización de carteras por parte de ciudadanos y empresas radicadas en el país. El 60 por ciento del stock de Lebacs está en manos de argentinos. ¿Qué ocurriría si se cortara el flujo de la deuda o se bajaran las tasas? La economía macrista quedaría expuesta a tensiones difíciles de sobrellevar, tal como le sucedió al gobierno de De la Rúa en 2001 cuando se quedó sin financiamiento externo.

    Sin llegar a tales extremos, porque de hecho todavía hay cuerda para la deuda y para seguir con las súper tasas, economistas como Domingo Cavallo, Miguel Angel Broda, Alfonso Prat Gay, Carlos Melconian, Claudio Loser y columnistas como Joaquín Morales Solá han empezado a abrir el paraguas con advertencias sobre las inconsistencias del plan. Se aprecia en ello una doble intención. Loser, ex funcionario del FMI, sostuvo por ejemplo esta semana que el país se encuentra en una “zona amarilla” por la intensidad del endeudamiento y estimó que no quedaría mucho más de un año para sostener el actual ritmo de emisión de títulos públicos.

    El ministro de Finanzas, Luis Caputo, confirmó que en 2018 se colocarán bonos por 30 mil millones de dólares, algo menos, dijo, que el nivel de este año. El segundo objetivo de esos economistas y periodistas es utilizar las debilidades del modelo como excusa para justificar las reformas estructurales en marcha –jubilatoria, laboral e impositiva–, que cristalizarán una distribución del ingreso cada vez más regresiva.

    El razonamiento de Cavallo, Broda y compañía es que la necesidad de tomar tanta deuda y subir tanto las tasas es consecuencia del alto déficit fiscal. La solución que postulan, por lo tanto, es profundizar el ajuste para equilibrar las cuentas públicas. Los tarifazos, los recortes sobre jubilaciones y pensiones y los despidos en el Estado serían en su lógica medidas virtuosas que habría que instrumentar sin tanto gradualismo. Evitan mencionar las consecuencias de esas decisiones sobre las mayorías populares y no dicen una palabra sobre que la baja de retenciones al agro, la industria y la minería y la disminución de impuestos a sectores acomodados castigaron la recaudación.

    Pero más allá de ese debate, la cuestión central es que la principal razón para el endeudamiento en moneda dura y las tasas al 30 por ciento no es la brecha fiscal, sino el déficit externo. En esta línea, la ex presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, lo explica en el último informe de la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (FIDE): “Es notable advertir –señala– cómo el crítico y creciente desequilibrio macroeconómico sigue siendo evaluado por la visión económica convencional como un problema que se resuelve bajando el déficit fiscal. Desde nuestro punto de vista, aún en el hipotético caso de que se lograra reducir drásticamente el déficit del sector público (posibilidad ciertamente cuestionada por la reforma fiscal propuesta por el Gobierno), la insuficiencia estructural de dólares que aqueja a la economía argentina continuaría siendo el factor desestabilizador más potente”. En función de ello, agrega, “los grados de libertad para una convergencia virtuosa en el actual marco de desregulación de la cuenta capital y apertura comercial son básicamente inexistentes”.

    La imposibilidad del Banco Central de reducir en forma sostenida las tasas de interés es una prueba de esa falta de libertad o, dicho de otro modo, de la dependencia del capital especulativo. Hasta octubre, la liquidación de divisas para realizar operaciones de carry trade (bicicleta) con las Lebacs ascendió a 34 mil millones de dólares. El 60 por ciento de ese monto fue aportado por inversores residentes y el 40 por ciento por extranjeros. “De no verificarse esa oferta de dólares especulativos, la colocación de deuda pública y privada sería claramente insuficiente para mantener la gobernabilidad del mercado de cambios”, advierte el documento de FIDE. Es decir, un shock devaluatorio con severas repercusiones para la actividad económica. Sin el incentivo de tasas ofrecidas por Federico Sturzenegger desde el BCRA, esa corriente de divisas podría contraerse y desatar una ola de inestabilidad. Los argentinos posicionados en Lebacs saben mejor que nadie que el paseo en bicicleta es muy rentable en este momento, pero también tienen claro que no será para siempre y están atentos para saltar al dólar en cuanto empiecen a aparecer los baches.

    El costo sobre la economía real de mantener tasas tan elevadas es un desincentivo a la inversión productiva, mientras que el aumento de la deuda genera una carga de intereses que conspira contra las metas fiscales y obliga –en el razonamiento oficial– a profundizar el ajuste de otros gastos. Eso también tira para abajo las posibilidades de crecimiento económico. A dos años del inicio del mandato de Macri, ni la actividad, ni el empleo, ni el poder adquisitivo de salarios y jubilaciones, ni la inflación, ni las cuentas fiscales y mucho menos las del sector externo han mejorado respecto del nivel con que Cambiemos tomó la posta en 2015, en tanto que el endeudamiento y las tasas de interés escalaron de modo alarmante. Tal vez esa situación explique por qué el Gobierno se ha lanzado de un modo tan temerario a la caza de opositores y a perseguir a quienes ofrecen resistencia a sus políticas.

    https://www.pagina12.com.ar/81504-zona-amarilla

    Categorías: Noticias regionales

    EL FIN DEL TRABAJO EN TIEMPOS DE MACRI

    Sáb, 30/12/2017 - 20:29

    Por Jorge Halperín

    En una sobremesa con amigos, a la hora del divague, pregunté a uno de ellos cuál es el gran cambio tecnológico que viene. Después de todo, este amigo es el más “tecnológico” de todos, y ya a fines de los años 80 nos anticipó algo increíble: que en un futuro cercano cada uno dispondría de un teléfono personal y portable del tamaño de una tarjeta.

    En este diciembre de 2017 dijo: “Se viene un cambio de la vida. Las tecnologías digitales y la robótica ya están reemplazando el trabajo humano y pronto habrá millones de trabajadores que sobran”.

    Otra amiga, muy macrista, terció: “Hay que convivir con ese cambio que no se puede parar. Intentar frenarlo es como querer impedir la lluvia”.

    La idea del reemplazo de los seres humanos por las máquinas se instaló en la mesa, y confieso que la cena se me volvió menos digerible.

    Un mundo con millones de seres humanos sobrantes es la peor de las pesadillas.

    Recordé que yo había provocado el tema, esperando que el amigo “tecnológico” fuera nuestro oráculo. Pero dije que suponer que la capacidad tecnológica por sí sola transforme el mundo es subestimar el hecho de que la tecnología actúa en un contexto determinado, y su evolución y su impacto en el mundo social se ve afectado, impulsado y limitado por factores económicos, culturales, gremiales, políticos, sociales, etc.

    A la mesa de amigos lo mío le sonaba a demasiada teoría. En cambio, la imagen pesadillesca de un mundo en que nadie requiera tu trabajo y hordas de menesterosos concurran a esperar el subsidio por inutilidad es más cinematográfica, tiene mucho más impacto.

    Recordé otra cosa que me fastidia: el lugar común de que una imagen vale por mil palabras. Pero en este caso vale.

    Quedaba consagrado en la sobremesa el mito del fin del trabajo.

    Desde luego que todo mito tiene alguna base real. Los arbolitos telefónicos reemplazan a las recepcionistas; los cajeros automáticos sustituyen trabajo de empleados bancarios; los trámites online reemplazan horas-hombre/mujer de oficinas públicas y grandes empresas.

    Hace más de 20 años lo anticipó el economista Jeremy Rifkin en su libro El fin del trabajo, y caminó por la misma senda Robert Reich, el ex secretario de trabajo de Bill Clinton. Pero hizo falta una publicista mucho menos académica y más eficaz para que el nuevo Apocalipsis quedara instalado en las ideas de la gente común: la novelista francesa Vivianne Forrester vendió millones de ejemplares de su libro L’horreur economique, donde, sin genuinos fundamentos, anticipa lo peor: sostiene que estamos entrando en un tipo de sociedad en que millones de trabajadores se vuelven innecesarios y, consecuentemente, están amenazados por un nuevo Auschwitz, es decir por el exterminio físico.

    Ahora bien: ¿avalan los hechos este escenario de futuro instalado mucho más allá de aquella sobremesa?

    Acudí a la visión internacional de dos progres: el periodista Vicenc Navarro, una de las voces muy críticas contra la derecha que gobierna España y sus medios amigos, como El País, y el economista Dean Baker, hombre situado a la izquierda del Partido Demócrata de EE.UU. Baker es codirector del conocido Center for Economic and Policy Research (CEPR) de Washington D.C., y ha cuestionado que la revolución digital –si es que existe– haya sido una gran causa de la destrucción de empleo en EE.UU.

    Primero, que ha habido un aumento y no destrucción del empleo. Por otro lado, si hubiera ocurrido la pérdida, tendríamos que haber visto también un crecimiento muy notable de la productividad en ese país, cosa que no sucedió.

    Baker afirma que en los últimos diez años el crecimiento de la productividad en EEUU fue muy bajo (solo un 1,4% al año), comparado con un 3% en el periodo de la posguerra, 1947-1973 (“la época dorada del capitalismo”). Y aquel gran crecimiento de la productividad estuvo asociado con un desempleo muy bajo y unos salarios muy altos.

    Se pregunta Navarro: ¿por qué el gran crecimiento de la productividad en aquel periodo generó altos salarios y gran número de puestos de trabajo, y en cambio ahora un aumento de la productividad (que es mucho menor que entonces) estaría destruyendo muchos puestos de trabajo y produciendo salarios mucho más bajos?

    Más aún, contra el mito, desde el año 2000 la demanda de trabajadores poco calificados y con salarios bajos ha sido mucho mayor que la demanda de trabajadores especializados y con salarios altos.

    Cuanto apuntás a los hechos reales, no se confirma que los robots, la inteligencia artificial y la revolución digital sean responsables del enorme aumento de la precarización de la clase trabajadora.

    Pero, dice Baker, son una buena excusa para desviar la atención de las verdaderas causas de la precarización de trabajadores: esas causas no son tecnológicas, sino políticas. Y surgen de las intervenciones públicas que realiza el Estado (muy influenciado por el gran empresariado).

    Ejemplos contundentes son las políticas públicas dirigidas a debilitar a los sindicatos, medidas aplicadas desde los años ochenta que han afectado muy negativamente la calidad del mercado de trabajo, su estabilidad y sus salarios (Dean Baker, “The job-killing-robot myth”, 06.05.15).

    En pocas palabras, lo que está causando la destrucción de puestos de trabajo y la precariedad del trabajo no es la revolución digital, sino la contrarrevolución neoliberal.

    Mi amiga macrista de la inexorabilidad de la lluvia tal vez ignore que tiene la misma visión sobre la futilidad de los trabajadores que Cristiano Rattazzi, que en los años 90 de Menem desmanteló sin culpa miles de puestos de trabajo de la FIAT local para trasladarlos a Brasil.

    Pero la idea de trabajadores que sobran disciplina más que cualquier otra. Busca convencer de que el trabajo, lejos de ser la fuente de creación de riqueza de la que se apropia el capital, es una gracia que conceden los patrones, sometidos ahora a una competencia feroz que los obligará a dejar en el camino a muchos trabajadores para que la revolución que no se puede parar no los obligue a cerrar sus negocios.

    No es azaroso que en una sobremesa porteña de este diciembre de reformas laborales, previsionales y tributarias haya irrumpido la “inevitabilidad” del Apocalipsis del trabajo.

    El peligro de comprar los finales de ciclo.

    ​https://www.pagina12.com.ar/84092-el-fin-del-trabajo-en-tiempos-de-macri​
    Categorías: Noticias regionales

    AMÉRICA LATINA SE QUEDA SIN MUJERES PRESIDENTAS: ¿​CUANTO CAMBIÓ REALMENTE LA REGIÓN EN MACHISMO, SEXISMO Y PODER?

    Sáb, 30/12/2017 - 20:22

     

     

    ​Por ​Gerardo Lissardy

     



    América Latina está a punto de volver a una situación que le era ajena desde hace más de una década: todos los países de la región estarán en breve presididos por hombres.

    ​​
    Getty Images Image  Cristina Fernández, Michelle Bachelet y Dilma Rousseff en 2014, cuando las tres eran presidentas al mismo tiempo.

    Esto es lo que marca el triunfo electoral en Chile del empresario multimillonario Sebastián Piñera, quien sucederá a la actual presidenta Michelle Bachelet a partir de marzo.

    Cuando Bachelet asumió su primer mandato en 2006, América Latina parecía cambiar su historia de domino masculino absoluto en los cargos más altos de poder.


    Al año siguiente ocurrió la victoria de Cristina Fernández de Kirchner en las presidenciales de Argentina y en 2010 la tendencia se afianzó con la elección de Dilma Rousseff en Brasil y de Laura Chinchilla en Costa Rica.

    De pronto, la región sorprendía al mundo como un lugar donde la igualdad de género en la política se volvía algo más que un simple eslogan, pese a su vieja tradición machista.

    Pero ahora que América Latina se quedará de un día para el otro sin presidentas por un tiempo desconocido, algunos advierten que podría desandarse al menos parte del camino recorrido para apoderar a las mujeres.

    ​Getty Images Image  Bachelet entregará en marzo de 2018 a Sebastián Piñera la banda presidencial que recibió de éste cuatro años antes. Y Latinoamérica no tendrá más presidentas mujeres por un tiempo indefinido.


    “Hay un problema muy serio en la región: t
    ratar de avanzar y no permitir que haya retrocesos, dice Carmen Moreno, secretaria ejecutiva de la Comisión Interamericana de Mujeres.


    “Es una realidad que tiene que ver con que de pronto las mujeres avanzaron mucho y asustaron a todos:
    hay una reacción en los partidos políticos que dicen ‘¿y por qué tienen que ser mujeres?'”, agrega Moreno en declaraciones a BBC Mundo.

    La pregunta entonces es si América Latina ha cambiado realmente en cuanto a machismo, sexismo y poder.


    Fin de un ciclo

    La historia de mujeres presidentas en países latinoamericanos se inició bastante antes de la última década:

    la argentina Isabel Martínez fue la primera en llegar al cargo en la región, en 1974 tras la muerte de su esposo Juan Domingo Perón.

    Luego hubo otras mujeres que encabezaron los gobiernos de países como Bolivia, Nicaragua, Ecuador y Panamá, ya sea como mandatarias electas o interinas.


    Pero los ascensos al poder de Bachelet, Fernández de Kirchner y Rousseff fueron especiales porque, en pocos años, hicieron que una porción significativa de la población y la economía de Sudamérica pasara a estar presidida por mujeres.

    No obstante, este primer ciclo de mandatarias contemporáneas en grandes países de la región concluye de un modo que parece lejos de lo ideal.

    ​AFP/Getty Images  La argentina Isabel Martínez de Perón fue la primera mujer en presidir un país de América Latina, tras la muerte de su esposo Juan Domingo Perón en 1974.

    Rousseff fue destituida el año pasado por el Congreso, en un juicio político por manipulación presupuestal y en medio de un colosal escándalo de corrupción que involucró a su partido y a la clase política brasileña en general.

    En Argentina, tras concluir su mandato y ser sucedida por su opositor Mauricio Macri hace dos años, Fernández de Kirchner enfrenta un procesamiento con prisión preventiva y pedido de desafuero como senadora por presunto encubrimiento de Irán en el atentado contra la mutual israelita AMIA, que dejó 85 muertos en 1994.

    Ambas expresidentas rechazan los cargos y se reunieron este mes en Buenos Aires para conversar sobre “la utilización del aparato judicial como arma para destruir a la política y a los líderes opositores”, indicó Fernández de Kirchner tras el encuentro.

    En Chile, la popularidad de Bachelet se ha recuperado parcialmente tras desplomarse por un caso de venta de terrenos que involucró a su hijo, pero sigue más de 40 puntos abajo del 80% que tenía al final de su primera presidencia en 2014.

    El claro triunfo en la segunda vuelta electoral de Chile del opositor Piñera, quien en la campaña y durante su primera presidencia fue criticado por realizar bromas “machistas”, supuso un revés para Bachelet el domingo, aunque ella no era candidata.

    La mandataria había dicho que no le gustaría pensar en el hecho de que el continente se quede sin mujeres presidentas como un paso atrás en la lucha por la igualdad de género.


    Gerardo Lissardy / BBC Mundo  DIlma Rousseff, mientras aguardaba su impeachment en el palacio presidencial de Alvorada en 2016.

    Pero, en una entrevista con la BBC en octubre, pidió “analizar más a fondo  qué está pasando:en muchas partes del mundo, las mujeres están abandonando la política porque no les gusta el rumbo que la política está tomando“.

    Y coincidió con Rousseff en que “se hacen diferencias sexistas en cómo se percibe a hombres y mujeres en posición de liderazgo”, al evaluar si son duros o débiles.


    “Fundamentalistas”

    Las estadísticas muestran que la incorporación de mujeres a cargos de gobierno en Latinoamérica dista bastante de ser un fenómeno parejo y sostenido.

    Ocho países del subcontinente han registrado una reducción de la cantidad de ministras respecto a sus períodos presidenciales previos, según cifras del Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe.

    En los congresos nacionales, tras la adopción de cuotas de género en varios países, la región destaca a escala mundial por su alto nivel de mujeres legisladoras: el promedio es de 29% incluyendo al Caribe, según datos de la Unión Interparlamentaria.


    AFP/Getty Images
    ​ Cristina Fernández de Kirchner fue blanco de varias protestas y acusaciones de corrupción mientras presidió Argenti

    Pero Moreno afirma que en América Latina existe actualmente “un movimiento fuerte que quiere que las mujeres se regresen a su casa a cuidar a sus niños y nada más”.

    “Son gente que está en contra de los derechos de las mujeres. En algunos casos se han unido algunas iglesias a esos fundamentalistas. Pero no es que se pueda decir que es la izquierda o la derecha. Son fuerzas conservadoras (…) que están contra la igualdad entre hombres y mujeres”, afirma.

    La última encuesta regional Latinobarómetro mostró un aumento importante del porcentaje de latinoamericanos que opinan que el conflicto entre hombres y mujeres es fuerte o muy fuerte: pasó de 51% en 2008 a 66% en 2017.

    Esto puede explicarse “por el aumento de demanda de igualdad y la lenta velocidad de cambio”, sostuvo el informe anual de esa encuesta divulgado en el mes pasado.

    De hecho, la lucha por los derechos de la mujer en América Latina aun incluye demandas básicas como el fin de la violencia de género y los feminicidios, problemas de la región en general.



    AFP La violencia de género sigue siendo un problema grave en América Latina.

    Y en cuanto a autonomía económica, pese a contar con más años de estudio que los hombres en promedio, las mujeres tienen una tasa de ocupación menor y salarios más bajos en similares condiciones, indicó Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la semana pasada.


    Poder y realidad

    Otra cuestión es si las presidentas latinoamericanas hicieron todo lo que podían para reducir la desigualdad entre mujeres y hombres en sus países.

    Fernández de Kirchner y Rousseff impulsaron medidas por ejemplo para combatir la violencia de género, endureciendo las penas previstas para ciertos crímenes.

    Pero muchas feministas —incluso quienes coinciden con Rousseff en que su destitución tuvo factores de misoginia en un Congreso con 90% de hombres— les reprochan haber evitado el debate sobre el aborto y los derechos reproductivos femeninos.

    Bachelet sí libró una batalla en ese sentido y señala como uno de sus logros la aprobación de una ley que este año despenalizó parcialmente el aborto, por tres causales:en casos de violación, cuando el feto es inviable o la vida de la madre está en riesgo.



    Getty Images La despenalización del aborto en tres causales en Chile este año tuvo un importante respaldo de la ciudadanía.


    La presidenta chilena también impulsó en sus dos gobiernos reformas contra la violencia doméstica y la discriminación laboral, o para aumentar la cantidad de mujeres en cargos electivos.

    “Bachelet usó su poder presidencial más que sus predecesores para promover políticas pro-mujer”, dice Catherine Reyes-Housholder, una científica política e investigadora del Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social en Santiago de Chile que ha publicado varios trabajos sobre las presidentas.

    De todos modos, los expertos advierten que las primeras mandatarias latinoamericanas tuvieron limitaciones de distinto tipo para gobernar y los fenómenos culturales como el machismo o sexismo suelen ser difíciles de cambiar.

    Tal vez, señalan, el camino haya quedado un poco más despejado para que otras mujeres vuelvan en el futuro próximo a competir por la presidencia, aunque no la tengan del todo fácil.

    El retorno a viejos estándares puede ocurrir más rápido de lo que muchos creen: Brasil pasó el año pasado de una presidenta que había nombrado más ministras mujeres en la historia del país (18), a un mandatario como Michel Temer, que designó al asumir un gabinete exclusivamente de hombres.

    Getty Images Image En Brasil, Rousseff fue sometida a juicio político y destituida en un Congreso con 90% de miembros hombres.

    Más allá de todos los errores o aciertos de cada una, Rousseff, Fernández de Kirchner y Bachelet fueron blancos de críticas, insultos y comentarios sexistas durante sus gobiernos.

    Y si bien las tres lograron ser electas para segundos mandatos, ellas como las presidentas de Costa Rica y Panamá tuvieron menores índices de aprobación que los presidentes hombres en los últimos 20 años, señala Reyes-Housholder a BBC Mundo.

    “La pregunta”, dice,

    “podría ser si las presidentas mujeres son juzgadas de manera diferente en medio de escándalos de corrupción o escándalos que involucran al Poder Ejecutivo”.

    ​http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-42406642

     

    Categorías: Noticias regionales

    URUGUAY: ERRORES DE LOS GOBIERNOS DEL FRENTE AMPLIO

    Sáb, 30/12/2017 - 20:06


    Por Gabriel Laesprella

    Si bien desde que asumió el gobierno el Frente Amplio (FA) en 2005, se avanzó notoriamente en materia social, disminuyendo notoriamente los índices de indigencia y de pobreza, a través del plan cubano Operación Milagro se operaron en diez años gratuitamente de la vista setenta y cinco mil uruguayos y hubo quinientas mil consultas; el sistema integrado de salud, el sistema de cuidado, leyes que beneficiaron a sectores históricamente excluidos como la ley del matrimonio igualitario, la despenalización, políticas de equidad de género y de respeto a la etnia negra; también ha habido errores.

    En el primer gobierno del FA (2005-2010), del presidente Tabaré Vázquez, se enviaron tropas militares a Haití. Esto fue un grave error del gobierno uruguayo que se autodefine como de izquierda, ya que seguía los lineamientos intervencionistas y guerreristas del Imperialismo. A los pueblos hermanos latinoamericanos se los ayuda enviándoles médicos, maestros o personalidades de la cultura, no con tropas militares.

    Estas supuestas “misiones de paz” se extendieron a África, al Congo. Y hubo casos de militares que violaron mujeres congolesas.

    Las Fuerzas Armadas (FFAA) uruguayas siguen intactas en cuanto a su cúpula, y reivindicar continuamente el Terrorismo de Estado y la última Dictadura que sufrió Uruguay entre 1973 y 1985.

    Es indispensable que el gobierno del FA avance en materia de derechos humanos, con una política de memoria y de justicia, con la búsqueda de los detenidos desaparecidos, y el encarcelamiento de torturadores y asesinos.
    En esta línea es fundamental renovar radicalmente la estructura de las FFAA, y construir unas FFAA al servicio del pueblo y con una concepción artiguista (esto en alusión al prócer General José Gervasio Artigas).

    El ministerio del Interior está teniendo un rol bastante contradictorio, aumentan las bocas de pasta base (resaca de la cocaína que afecta a los sectores más vulnerables de la sociedad, y enriquece a los narcotraficantes) y los enfrentamientos entre grupos de narcos.

    No hay una política policiaca que ataque el problema de fondo, el narcotráfico, que además de perjudicar a sicarios locales afecta a los principales narcotraficantes alojados en Estados Unidos.

    En materia comunicacional hay un monopolio de los canales de televisión que operan en favor de los partidos de la derecha, el Partido Nacional y el Partido Colorado.
    Pero aquí el gobierno del FA también se equivoca. Uruguay tiene acciones de Telesur, televisora alternativa a los medios monopólicos comunicacionales al servicio del Imperio. Pero en Uruguay, los uruguayos prácticamente ni pueden acceder a Telesur.

    En el segundo gobierno del FA (2010-1015) del presidente José Mujica, dicho mandatario, le perdonó una deuda impositiva millonaria a Francisco Paco Casal, un mega empresario, contratista y representante de jugadores de fútbol, y propietario de los derechos de televisación del fútbol uruguayo. Mujica institucionalizó la impunidad de Casal.

    Mujica proyectó revivir el transporte ferroviario del país, para revitalizar el interior profundo, pero solo quedó en eso, en palabras.

    Actualmente, en el tercer gobierno del Frente Amplio, que asume el presidente Tabaré Vázquez en 2015, hay varias contradicciones con el programa y los principios fundacionales del FA.

    La canasta básica familiar aproximadamente es de setenta y cinco mil pesos. Sin embargo hay salarios inferiores a quince mil pesos, jubilaciones de diez mil pesos o menos. Es decir salarios y jubilaciones míseras.

    Hay un sistema mixto de seguridad social, que la derecha privatizó una parte en 1996. El FA se proponía a estatizar nuevamente el régimen de la seguridad de la seguridad social.

    En materia internacional, Uruguay firmó un Tratado de Libre Comercio (TLC) con México, piensa firmar otro con Uruguay.

    Los TLC son política económicas internacionales promovidas por las diez transnacionales más poderosas del mundo que poseen mayor poder adquisitivo que el PBI de los cincuenta países más pobres del mundo.

    Un gobierno de izquierda como el del FA, debe apostar a la integración regional de los pueblos, equitativa, horizontal, sur-sur, apostar al Mercosur, a la Unasur, a la Celac, al ALBA, etc.

    Sin embargo la actual cancillería uruguaya es nefasta,
    Nin Novoa, Ministro de Relaciones Exteriores, trató de autoritario al proceso bolivariano, y jugó un rol cómplice con los gobiernos de Temer y de Macri para expulsar a Venezuela del Mercosur. Y esto con el aval del presidente Vázquez que afirmó en España que en Venezuela se vive lo mismo que el pachequismo (se refiere al gobierno represor y antipopular de Jorge Pacheco Areco entre 1966 y 1971).

    Concluyendo este artículo, es indispensable que los movimientos sociales del país, critiquen y empujen al gobierno del FA, para que este se radicalize, y reivindique en los hechos sus principios antiimperialistas, antioligárquicos, en la búsqueda de un país productivo con justicia social.

    http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/12/23/uruguay–errores-de-los-gobiernos-del-frente-amplio/

    Categorías: Noticias regionales

    HABLEMOS DE INFILTRADOS

    Sáb, 30/12/2017 - 20:03

    Por Marcelo Yaquet

    Los medios de comunicación hegemónicos funcionan, a esta altura todos lo sabemos, como herramienta de disputa del sentido común.

    Al unísono y como si fueran una sola voz, se dedicaron a mostrar la movilización y lucha popular contra la reforma previsional impulsada por el gobierno como una actitud facinerosa, violenta y antidemocrática de grupos marginales y radicalizados que se enfrentaron el jueves 14 y lunes 18 en la Plaza de los Congresos mientras sesionaba la Cámara de Diputados de la Nación.

    Como anillo al dedo, resultando funcionales a la instalación de esta idea de los violentos marginales difundida por los medios hegemónicos, algunos periodistas, diputados y dirigentes sindicales de la oposición salieron a instalar la idea de los infiltrados, y bandas de violentos. Al grupo de opositores que aparecieron en medios y redes sociales realizando declaraciones en este sentido, podríamos ubicarlos en dos improntas políticas; unos en la lógica del PJ y otros en la lógica del progresismo nac&pop.

    Por un lado, los facinerosos, violentos y antidemocráticos, y por otro los infiltrados y violentos. Ambos perfiles se complementan y parecieran ser las dos caras de la misma moneda.

    Por lo tanto, cabe preguntarnos ¿Quién le hace el juego a quién? ¿Los cientos de mujeres y hombres (en su mayoría jóvenes y trabajadores) con piedras en las manos repudiando ‘el choreo´ a las/los trabajadores jubilados o los opositores (no todos) sindicalistas, políticos, diputados y periodistas plantando la teoría de los infiltrados?

    Uno de ellos fue aún más allá: exigió “que a los impresentables que tiran piedra se los identifique y vayan presos”. ¿A quién se lo planteaba? ¿A la Justicia Argentina, al Gobierno de la Alianza Cambiemos?

    La línea y el pensamiento del gobierno nacional y del gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires van en ese sentido: el presidente de la Nación remarcó en declaraciones que lo correcto sería que los violentos quedaran presos. De la misma manera piden que se investiguen judicialmente bajo la figura del delito penal de sedición lo ocurrido en la movilización popular en repudio a la reforma previsional. Por otro lado, el Jefe de Gobierno de la CABA quiere hacer pagar “los daños” a los que movilizaron a la Plaza de los Congresos, como otra forma de apriete contra las movilizaciones. Mientras tanto, la Justicia viene acumulando pruebas (videos, fotos, etc.) para salir a la caza de los manifestantes.

    Otras de las preguntas que cabría hacernos es: ¿Por qué cuando un sector de nuestro pueblo se expresa radicalmente en la calle un sector de carácter mediático del campo popular sale rápidamente a alzar la teoría de los infiltrados? ¿Por qué esa deslegitimación de la lucha de nuestro pueblo abreva con tanta facilidad en ciertos sectores progresista?

    El enemigo (no el adversario) encuentra inesperadamente un aliado con pretensiones antagónicas para desprestigiar cierto repertorio de la lucha de nuestro pueblo, por ejemplo: los piedrazos y el enfrentamiento cuerpo a cuerpo con el aparato represivo de seguridad.

    Este sector del campo popular se desvive por encontrar evidencias de infiltraciones. El caso más patético es el de las fotos del trabajador de la UOM de La Matanza a quien se lo sometió a un linchamiento en las redes sociales. Un sector importante de la militancia del campo popular se sintió llamado a difundir las fotos de este compañero para advertirnos a todas y todos sobre el peligro de los infiltrados. La UOM Matanza salió con un comunicado a dejar las cosas en claro: no era infiltrado, era un trabajador.

    Hay algo que no se dice: hubo una gran cantidad de trabajadoras/es que fuera de sus columnas dieron pelea. Es lógico para ambas caras de la misma moneda, es más fácil desprestigiar a las organizaciones de izquierda y a jóvenes de los barrios marginales. Por eso nadie nombra a la UOM de Quilmes que hizo el aguante en las dos manifestaciones desde el comienzo hasta el final.

    Nadie mostró ni nos cuenta que las columnas venían marchando hacia la Plaza de los Congresos con pañuelos, barbijos, limones, bidones de vinagre o leche y sin niñas/os. Es más cómodo hablar de infiltrados o decir que por culpa de los tirapiedras no se pudo ver la masividad de la movilización.

    No se pudieron ver los cientos de miles de mujeres y hombres que se movilizaron contra el ajuste porque los medios no muestran lo que no quieren mostrar, no por los piedrazos. La cantidad de piedrazos, la calidad de la lucha de miles y la extensión de horas de la pelea fueron posibles porque la masividad de la concentración fue enorme y porque no se movía, a excepción de algunos que se retiraron como en el 2001, u otros grandes dirigentes que estaban comiendo en un restaurante a dos cuadras de la plaza.

    A pesar de cierta intelectualidad que cree, casi lamentándolo, que pasamos de las plazas del aguante a la plaza del quilombo, subestimando la pelea de nuestro pueblo; a pesar de quienes creen que la lucha callejera aborta los procesos de transformación (sin observar el rol de la violencia política en la historia de la humanidad), ese lunes 18 de diciembre se conjugó la enorme masividad de la movilización popular de las trabajadoras y los trabajadores de la Argentina, con la lucha callejera y los cacerolazos de la noche. La Resistencia activa a la ceocracia macrista comenzó con un piso muy alto, le disguste a quien le disguste.

    Es honesto destacar que en esta pelea tuvo parte el bloque de diputadas y diputados que votaron rechazando la Reforma Previsional; remarcar la actitud los legisladores del FIT por su amplitud, la actitud de la diputada Camaño, y reconocer a las/los diputados (de la Cámpora, Movimiento Evita, Libres del Sur, el mismo jefe del bloque del FPV, Agustín Rossi) que pusieron el cuerpo para parar la represión, siendo ellos también reprimidos; así como a los dirigentes de diferentes organizaciones que estuvieron en la primer línea de combate para impedir el avance de la represión.

    Ante semejante cuadro de pelea, ¿es necesario bastardear hablando de infiltrados?

    Ante la rica historia de lucha de nuestro pueblo, ¿es necesario hablar de infiltrados?

    Ante semejante enemigo que tenemos al frente, ¿es necesario hablar de infiltrados?

    ¿Cuántos micrófonos, papel, imágenes y redes sociales y mensajes de whatsapp se usaron para instalar la teoría de los infiltrados, y cuánto se usó o se usa para aquellos compañeros que perdieron un ojo, para el pibe que la moto de la Federal lo pasó literalmente por encima, para los trabajadores jubilados que fueron apaleados, gaseados, para las detenidas manoseadas, o/y para las presas y los presos de este régimen?

    Nuestro pueblo no va a dudar, y es consciente de que va a enfrentar a un bloque de poder en condiciones inferiores, como David lo hizo con Goliath.

    ​http://marceloyaquet.simplesite.com/427556758
    Categorías: Noticias regionales

    FIN DE AÑO CON AJUSTE, REPRESIÓN Y PROTESTA MASIVA

    Mar, 26/12/2017 - 18:21

    Por Julio C. Gambina

    Avanza el paquete de leyes presentado a extraordinarias en el Congreso, ya bajo la nueva composición más favorable al macrismo desde el 10/12, que se consolidó como primera minoría parlamentaria.

    Ya es ley la “reforma previsional”, una medida regresiva contra jubiladas y jubilados que nadie duda.
    No solo convalida la regresividad impuesta por la mayoría parlamentaria negociada, sino también el previo acuerdo con los/as gobernadores/as para asegurar la integralidad del paquete de leyes. Un paquete que modifica a favor de la ganancia el régimen tributario y un presupuesto 2018 que convalida la línea reaccionaria de gestión gubernamental desde hace dos años.

    Los gobernadores que acordaron lo hicieron a cambio de recursos que resignan perceptores de la seguridad social y previsional. Imaginan que así podrán hacer clientelismo en sus territorios, especialmente la Provincia de Buenos Aires, la que concentra los mayores territorios de pobreza en el país.

    No resulta una novedad la creciente represión, especialmente contra la extendida protesta social confrontando el saqueo a jubiladas, jubilados y otros beneficiarios de la seguridad social.
    El gobierno pensó que sería relativamente débil la respuesta del movimiento de jubiladas/os, sin contar con la inmensa sensibilidad social que la causa previsional genera en nuestro país.

    Con la protesta, no solo se reivindica el ingreso adecuado a las necesidades de los mayores, sino la necesidad de una discusión estructural sobre la vejez y la cobertura necesaria ante la extensión de la expectativa de vida, que debiera ser una buena noticia para una vida mejor.

    Por eso, no se trata solo de diagnosticar la tendencia recurrente al ajuste y a la represión del gobierno nacional y sus asociados en las provincias, e incluso de la dominación articulada que ejercen oficialistas y opositores que favorecen la lógica liberalizadora del PRO-Cambiemos.

    Lo novedoso es que luego del espaldarazo electoral del 22/10 y el imaginario de campo libre para avanzar con medidas antipopulares, la respuesta social fue ampliamente crítica, no solo en la movilización en continuado contra la OMC el martes 12/12, por necesidades insatisfechas de movimientos sociales el 13/12, o el 14/12 contra el tratamiento en Diputados de la media sanción al saqueo a jubilados y otros beneficiarios de planes sociales.

    Ante la novedad, el gobierno anticipó la sesión de Diputados del 20/12 al 18/12 y dejar escaso margen para la organización social de la protesta y además, organizó un mecanismo de represión vallando el territorio del debate parlamentario, un símbolo creciente que define la crisis de la política y la falta de la credibilidad de la sociedad en las formas concretas y reales del ejercicio de la “democracia” realmente existente.

    Hay que recordar que el pueblo gobierna por delegación en sus representantes, y encima les está vedado expresar libremente opiniones críticas al proyecto hegemónico. Lo que no entiende el oficialismo, y a veces en el propio movimiento popular, es el acumulado organizacional del movimiento social. Opinión válida aun con la fragmentación de proyectos políticos y ausencia de alternativa contenedora de una parte importe importante de la protesta y el descontento social.

    Las inversiones no llegan

    El Gobierno imaginó un saldo favorable de la reunión ministerial de la OMC entre el 10 y el 13/12. No solo no logró avances en las negociaciones que otorgaran un lugar histórico al cónclave de Buenos Aires, ni siquiera en materia de comercio electrónico, una realidad en ascenso por encima de acuerdos y regulaciones, sino que se consolidó una articulación popular que ensayó en esos días la batalla contra la presidencia Macri del G20 en 2018.

    Tampoco pudo anunciar la suscripción del acuerdo de cooperación económica entre la Unión Europea y el Mercosur, un eufemismo que esconde una ronda más de liberalización en la onda de los Tratados de Libre Comercio, como el ALCA frustrado en 2005.

    Resignamos todo lo que solicitaron, argumentaron desde la cancillería argentina, y sin embargo los europeos quieren más concesiones, se confesaron. Nos recuerda a aquella expresión: “les hablé con el corazón y me contestaron con el bolsillo”. Es una lógica de imposición de los negociadores de los países capitalistas desarrollados, es decir, del poder económico mundial.
    No caló el discurso de una Argentina inserta y aceptada en el mundo, aun cuando The Economist, el emblemático periódico inglés de las finanzas y el establishment, asociado a la corriente hegemónica del pensamiento liberal histórico y contemporáneo, incluyó al país y a Corea del Sur junto al liderazgo de Francia como los tres mejores gobiernos por su política económica y orientación pro liberalización durante el 2017.

    Es un galardón que se ofrece desde 2013 a fin de año y que excluye como postulantes a los EEUU y a China, ambos a la vanguardia de la actividad económica mundial.
    Por muy buena letra que se haga, los inversores no desembarcan en Argentina, ni en América Latina, tal como informa la CEPAL en sus últimos informes.

    Puede pensarse que el mundo no ayuda materialmente al ideario liberal del macrismo y las derechas, y por mucho que se hable de libertad económica, lo real es que los inversores continúan su privilegio de colocación de capital en los territorios que aseguren alta rentabilidad y libre movilidad de capitales y resultados, y si no, por lo menos seguridad en la apropiación de la renta por inversiones.

    Esa es la razón del fracaso presidencial ante una benigna imagen de lluvia de inversores externos por el solo hecho de ser Macri el Presidente.

    Ni las visitas de los principales Jefes de los Gobiernos capitalistas, ni de los líderes de las más grandes empresas de la economía mundial, ni los cónclaves globales al estilo Foro Económico Mundial o la Ministerial de la OMC le generan resultados visibles para activar la producción y el empleo local.

    La expectativa se concentra ahora en la cumbre del G20 en noviembre del 2018 y las reuniones previas organizadas por el Poder Ejecutivo local.

    Crece la economía con deuda y fuga de capitales

    Los escasos logros macroeconómicos que puede mostrar, en términos de crecimiento del PBI, son producto de una economía especulativa sustentada en creciente endeudamiento externo, que financia la recurrente fuga de capitales y el despilfarro de los sectores económicos más favorecidos con sus viajes al exterior, el gasto suntuario o sus opciones por activos financieros locales o externos.

    Entre las opciones financieras locales destaca el BCRA ofreciendo elevadas tasas de interés por sus letras (LEBAC), que ya preocupan a sectores del propio gobierno.
    Las LEBAC suman más de 1 billón de pesos a noviembre del 2017[1], más de 55.000 millones de dólares a 18 pesos cada dólar. De hecho, las Letras del Banco Central se transforman en un corset del que cuesta salir, en una disputa entre tasas y cotización del dólar.

    En cualquier circunstancia, una u otra opción, LEBAC o dólares, no favorece a la mayoría social de menores ingresos y se constituye como variante de ganancias de sectores muy concentrados de la economía.
    Hay que destacar que el crecimiento económico no puede eludir la escasa intervención de la producción industrial local, amenazada por una lógica importadora que hace crecer el déficit comercial a cifras muy preocupantes, con despidos y cierres de empresas que comprometen las economías regionales y presentan un cuadro desolador en el ámbito nacional.
    La economía agraria y primaria en ascenso consolida el carácter primario exportador en la configuración productiva del país para una inserción subordinada en una lógica de dominación transnacional de la producción mundial.
    La lógica de la dependencia histórica se consolida en la Argentina del PRO-Cambiemos y sus socios del PJ u otras denominaciones de los partidos políticos tradicionales.
    Pretendemos apuntar con la crítica, más allá de la coyuntura y señalar problemas estructurales del orden capitalista global y la inserción subordinada de la Argentina.

    El acumulado organizacional detrás de la masiva protesta

    No debe sorprender la masividad de la protesta. La extensión de esta se anima desde una dispersión de organizaciones sindicales y sociales, que pone de manifiesto la incertidumbre al momento de definir quien acumula el poder de la masividad del conflicto social.
    Vale destacar en ese plano la iniciativa política de lo nuevo construido en organización popular de los últimos años del siglo pasado y comienzos del presente.
    Remito a la propuesta originaria de un nuevo modelo sindical ensayado por la CTA desde los 90, con libertad y democracia sindical, aún con su fragmentación actual y los debates por su reunificación; tanto como los movimientos territoriales y sociales con predicamento entre trabajadoras y trabajadores de menores ingresos e incluso entre aquellos que resuelven su cotidianeidad más allá de la economía regularizada, en el marco de lo que se denomina “economía popular”.
    Hasta la tradicional CGT, en su desprestigio debe tener en cuenta ambas dinámicas en su accionar, sea corrida por convocatoria a “paros nacionales”, planes de lucha, o intentando contener en su seno a algunos de los movimientos sociales, tanto como una amplia disidencia en su interior de sindicatos y corrientes sindicales que desafían las orientaciones del triunvirato hoy en ejercicio de la dirección.
    Desde la perspectiva política se disputa el peronismo, incluido las fracciones del kirchnerismo y desde luego la amplia tradición de izquierda, no solo de las expresiones con representación electoral.
    El abanico político en disputa del movimiento popular es amplísimo y no reconoce liderazgos unívocos, por lo que se desafía a la más amplia unidad de acción y ensayos diversos para conformar alternativas al poder hegemónico en curso.
    Lo que aparece es una disputa por la representación de lo popular, donde conviven quienes imaginan un horizonte de reformas dentro del capitalismo y quienes insisten en el carácter irreformable del orden capitalista.

    Son dos opciones que conviven en muchas de las organizaciones a las que aludimos, y obvio, también en variados proyectos que confrontan contra la hegemonía macrista en curso.
    En ese marco es que se alude a la necesidad de un nuevo reagrupamiento del movimiento popular en la Argentina, especialmente de la organicidad sindical y territorial de las trabajadoras y trabajadores.
    Aparece el tema asociado a los cambios operados en la Economía, la Sociedad y el Estado en las últimas cuatro décadas, desde las condiciones impuestas en 1975/76 que habilitó la dictadura genocida y una orientación, que con idas y vueltas se termina imponiendo, con irregularidad en el empleo, desempleo y precariedad, pero muy especialmente en el sentido común cultural.
    Un sentido común pro individualismo, racista y discriminador que legitima el ajuste y la represión contra amplios sectores de la población.

    Confrontar el ajuste, la represión e ir más allá

    El gran interrogante es como avanzar en la articulación de la fragmentada protesta y generar al mismo tiempo la condición de posibilidad para un proyecto alternativo, que al tiempo que confronte el ajuste y la represión abra el rumbo de un programa político y económico con base de sustentación en la resolución de las necesidades sociales insatisfechas.
    Algunos descreen de la posibilidad de un programa en ese sentido, limitados por la visión que nada se puede hacer al margen del orden capitalista y por ello reproducen con un imaginario de lo posible, la lógica mercantil de la ganancia.
    Confrontar contra el poder y el posibilismo son tareas simultáneas en estos momentos, si es que se pretende intervenir con éxito en la disputa para construir otra sociedad que apunte a disputar y revertir la ecuación de beneficiarios y perjudicados del orden actual.

    En tiempos de final de año y con la esperanza de uno próximo más favorable a los intereses de la liberación nacional y social, en compañía con las aspiraciones de cambio político y económico que alumbraron las luchas en Nuestramérica en este Siglo XXI, apuntamos estas reflexiones para pensar críticamente la coyuntura y aspirar a la gestación de un proyecto por la emancipación social.

    ________________________________
    [1] BCRA. Boletín Estadístico, diciembre de 2017, n°12, en:  http://www.bcra.gov.ar/Pdfs/PublicacionesEstadisticas/BoletinEstadistico/boldat201712.pdf

    ​https://juliogambina.blogspot.com.ar/​

     

    Categorías: Noticias regionales

    FIN DE AÑO CON AJUSTE, REPRESIÓN Y PROTESTA MASIVA

    Mar, 26/12/2017 - 18:17



    Por Julio C. Gambina

    Avanza el paquete de leyes presentado a extraordinarias en el Congreso, ya bajo la nueva composición más favorable al macrismo desde el 10/12, que se consolidó como primera minoría parlamentaria.

    Ya es ley la “reforma previsional”, una medida regresiva contra jubiladas y jubilados que nadie duda.
    No solo convalida la regresividad impuesta por la mayoría parlamentaria negociada, sino también el previo acuerdo con los/as gobernadores/as para asegurar la integralidad del paquete de leyes. Un paquete que modifica a favor de la ganancia el régimen tributario y un presupuesto 2018 que convalida la línea reaccionaria de gestión gubernamental desde hace dos años.

    Los gobernadores que acordaron lo hicieron a cambio de recursos que resignan perceptores de la seguridad social y previsional. Imaginan que así podrán hacer clientelismo en sus territorios, especialmente la Provincia de Buenos Aires, la que concentra los mayores territorios de pobreza en el país.

    No resulta una novedad la creciente represión, especialmente contra la extendida protesta social confrontando el saqueo a jubiladas, jubilados y otros beneficiarios de la seguridad social.
    El gobierno pensó que sería relativamente débil la respuesta del movimiento de jubiladas/os, sin contar con la inmensa sensibilidad social que la causa previsional genera en nuestro país.

    Con la protesta, no solo se reivindica el ingreso adecuado a las necesidades de los mayores, sino la necesidad de una discusión estructural sobre la vejez y la cobertura necesaria ante la extensión de la expectativa de vida, que debiera ser una buena noticia para una vida mejor.

    Por eso, no se trata solo de diagnosticar la tendencia recurrente al ajuste y a la represión del gobierno nacional y sus asociados en las provincias, e incluso de la dominación articulada que ejercen oficialistas y opositores que favorecen la lógica liberalizadora del PRO-Cambiemos.

    Lo novedoso es que luego del espaldarazo electoral del 22/10 y el imaginario de campo libre para avanzar con medidas antipopulares, la respuesta social fue ampliamente crítica, no solo en la movilización en continuado contra la OMC el martes 12/12, por necesidades insatisfechas de movimientos sociales el 13/12, o el 14/12 contra el tratamiento en Diputados de la media sanción al saqueo a jubilados y otros beneficiarios de planes sociales.

    Ante la novedad, el gobierno anticipó la sesión de Diputados del 20/12 al 18/12 y dejar escaso margen para la organización social de la protesta y además, organizó un mecanismo de represión vallando el territorio del debate parlamentario, un símbolo creciente que define la crisis de la política y la falta de la credibilidad de la sociedad en las formas concretas y reales del ejercicio de la “democracia” realmente existente.

    Hay que recordar que el pueblo gobierna por delegación en sus representantes, y encima les está vedado expresar libremente opiniones críticas al proyecto hegemónico. Lo que no entiende el oficialismo, y a veces en el propio movimiento popular, es el acumulado organizacional del movimiento social. Opinión válida aun con la fragmentación de proyectos políticos y ausencia de alternativa contenedora de una parte importe importante de la protesta y el descontento social.

    Las inversiones no llegan

    El Gobierno imaginó un saldo favorable de la reunión ministerial de la OMC entre el 10 y el 13/12. No solo no logró avances en las negociaciones que otorgaran un lugar histórico al cónclave de Buenos Aires, ni siquiera en materia de comercio electrónico, una realidad en ascenso por encima de acuerdos y regulaciones, sino que se consolidó una articulación popular que ensayó en esos días la batalla contra la presidencia Macri del G20 en 2018.

    Tampoco pudo anunciar la suscripción del acuerdo de cooperación económica entre la Unión Europea y el Mercosur, un eufemismo que esconde una ronda más de liberalización en la onda de los Tratados de Libre Comercio, como el ALCA frustrado en 2005.

    Resignamos todo lo que solicitaron, argumentaron desde la cancillería argentina, y sin embargo los europeos quieren más concesiones, se confesaron. Nos recuerda a aquella expresión: “les hablé con el corazón y me contestaron con el bolsillo”. Es una lógica de imposición de los negociadores de los países capitalistas desarrollados, es decir, del poder económico mundial.
    No caló el discurso de una Argentina inserta y aceptada en el mundo, aun cuando The Economist, el emblemático periódico inglés de las finanzas y el establishment, asociado a la corriente hegemónica del pensamiento liberal histórico y contemporáneo, incluyó al país y a Corea del Sur junto al liderazgo de Francia como los tres mejores gobiernos por su política económica y orientación pro liberalización durante el 2017.

    Es un galardón que se ofrece desde 2013 a fin de año y que excluye como postulantes a los EEUU y a China, ambos a la vanguardia de la actividad económica mundial.
    Por muy buena letra que se haga, los inversores no desembarcan en Argentina, ni en América Latina, tal como informa la CEPAL en sus últimos informes.

    Puede pensarse que el mundo no ayuda materialmente al ideario liberal del macrismo y las derechas, y por mucho que se hable de libertad económica, lo real es que los inversores continúan su privilegio de colocación de capital en los territorios que aseguren alta rentabilidad y libre movilidad de capitales y resultados, y si no, por lo menos seguridad en la apropiación de la renta por inversiones.

    Esa es la razón del fracaso presidencial ante una benigna imagen de lluvia de inversores externos por el solo hecho de ser Macri el Presidente.

    Ni las visitas de los principales Jefes de los Gobiernos capitalistas, ni de los líderes de las más grandes empresas de la economía mundial, ni los cónclaves globales al estilo Foro Económico Mundial o la Ministerial de la OMC le generan resultados visibles para activar la producción y el empleo local.

    La expectativa se concentra ahora en la cumbre del G20 en noviembre del 2018 y las reuniones previas organizadas por el Poder Ejecutivo local.

    Crece la economía con deuda y fuga de capitales

    Los escasos logros macroeconómicos que puede mostrar, en términos de crecimiento del PBI, son producto de una economía especulativa sustentada en creciente endeudamiento externo, que financia la recurrente fuga de capitales y el despilfarro de los sectores económicos más favorecidos con sus viajes al exterior, el gasto suntuario o sus opciones por activos financieros locales o externos.

    Entre las opciones financieras locales destaca el BCRA ofreciendo elevadas tasas de interés por sus letras (LEBAC), que ya preocupan a sectores del propio gobierno.
    Las LEBAC suman más de 1 billón de pesos a noviembre del 2017[1], más de 55.000 millones de dólares a 18 pesos cada dólar. De hecho, las Letras del Banco Central se transforman en un corset del que cuesta salir, en una disputa entre tasas y cotización del dólar.

    En cualquier circunstancia, una u otra opción, LEBAC o dólares, no favorece a la mayoría social de menores ingresos y se constituye como variante de ganancias de sectores muy concentrados de la economía.
    Hay que destacar que el crecimiento económico no puede eludir la escasa intervención de la producción industrial local, amenazada por una lógica importadora que hace crecer el déficit comercial a cifras muy preocupantes, con despidos y cierres de empresas que comprometen las economías regionales y presentan un cuadro desolador en el ámbito nacional.
    La economía agraria y primaria en ascenso consolida el carácter primario exportador en la configuración productiva del país para una inserción subordinada en una lógica de dominación transnacional de la producción mundial.
    La lógica de la dependencia histórica se consolida en la Argentina del PRO-Cambiemos y sus socios del PJ u otras denominaciones de los partidos políticos tradicionales.
    Pretendemos apuntar con la crítica, más allá de la coyuntura y señalar problemas estructurales del orden capitalista global y la inserción subordinada de la Argentina.

    El acumulado organizacional detrás de la masiva protesta

    No debe sorprender la masividad de la protesta. La extensión de esta se anima desde una dispersión de organizaciones sindicales y sociales, que pone de manifiesto la incertidumbre al momento de definir quien acumula el poder de la masividad del conflicto social.
    Vale destacar en ese plano la iniciativa política de lo nuevo construido en organización popular de los últimos años del siglo pasado y comienzos del presente.
    Remito a la propuesta originaria de un nuevo modelo sindical ensayado por la CTA desde los 90, con libertad y democracia sindical, aún con su fragmentación actual y los debates por su reunificación; tanto como los movimientos territoriales y sociales con predicamento entre trabajadoras y trabajadores de menores ingresos e incluso entre aquellos que resuelven su cotidianeidad más allá de la economía regularizada, en el marco de lo que se denomina “economía popular”.
    Hasta la tradicional CGT, en su desprestigio debe tener en cuenta ambas dinámicas en su accionar, sea corrida por convocatoria a “paros nacionales”, planes de lucha, o intentando contener en su seno a algunos de los movimientos sociales, tanto como una amplia disidencia en su interior de sindicatos y corrientes sindicales que desafían las orientaciones del triunvirato hoy en ejercicio de la dirección.
    Desde la perspectiva política se disputa el peronismo, incluido las fracciones del kirchnerismo y desde luego la amplia tradición de izquierda, no solo de las expresiones con representación electoral.
    El abanico político en disputa del movimiento popular es amplísimo y no reconoce liderazgos unívocos, por lo que se desafía a la más amplia unidad de acción y ensayos diversos para conformar alternativas al poder hegemónico en curso.
    Lo que aparece es una disputa por la representación de lo popular, donde conviven quienes imaginan un horizonte de reformas dentro del capitalismo y quienes insisten en el carácter irreformable del orden capitalista.

    Son dos opciones que conviven en muchas de las organizaciones a las que aludimos, y obvio, también en variados proyectos que confrontan contra la hegemonía macrista en curso.
    En ese marco es que se alude a la necesidad de un nuevo reagrupamiento del movimiento popular en la Argentina, especialmente de la organicidad sindical y territorial de las trabajadoras y trabajadores.
    Aparece el tema asociado a los cambios operados en la Economía, la Sociedad y el Estado en las últimas cuatro décadas, desde las condiciones impuestas en 1975/76 que habilitó la dictadura genocida y una orientación, que con idas y vueltas se termina imponiendo, con irregularidad en el empleo, desempleo y precariedad, pero muy especialmente en el sentido común cultural.
    Un sentido común pro individualismo, racista y discriminador que legitima el ajuste y la represión contra amplios sectores de la población.

    Confrontar el ajuste, la represión e ir más allá

    El gran interrogante es como avanzar en la articulación de la fragmentada protesta y generar al mismo tiempo la condición de posibilidad para un proyecto alternativo, que al tiempo que confronte el ajuste y la represión abra el rumbo de un programa político y económico con base de sustentación en la resolución de las necesidades sociales insatisfechas.
    Algunos descreen de la posibilidad de un programa en ese sentido, limitados por la visión que nada se puede hacer al margen del orden capitalista y por ello reproducen con un imaginario de lo posible, la lógica mercantil de la ganancia.
    Confrontar contra el poder y el posibilismo son tareas simultáneas en estos momentos, si es que se pretende intervenir con éxito en la disputa para construir otra sociedad que apunte a disputar y revertir la ecuación de beneficiarios y perjudicados del orden actual.

    En tiempos de final de año y con la esperanza de uno próximo más favorable a los intereses de la liberación nacional y social, en compañía con las aspiraciones de cambio político y económico que alumbraron las luchas en Nuestramérica en este Siglo XXI, apuntamos estas reflexiones para pensar críticamente la coyuntura y aspirar a la gestación de un proyecto por la emancipación social.

    ________________________________
    [1] BCRA. Boletín Estadístico, diciembre de 2017, n°12, en:  http://www.bcra.gov.ar/Pdfs/PublicacionesEstadisticas/BoletinEstadistico/boldat201712.pdf

    ​https://juliogambina.blogspot.com.ar/​

     

    Categorías: Noticias regionales

    ENACOM: ENTREGA DE MEDIOS Y LUZ VERDE AL DESEMBARCO DEL CONGLOMERADO VIACOM EN LA ARGENTINA

    Mar, 26/12/2017 - 18:11

    Por REDCOM

    El organismo entrega Telefe al conglomerado de medios de comunicación, información y entretenimientos, Viacom. Fontevecchia se hará cargo de Radio América, señal que pertenecía al Grupo Veintitrés.

    Viacom quinto conglomerado de medios hegemónicos más grande del mundo. Las grandes compañías controlan los medios en el mundo. La verdad, deja de ser importante cuando la información pasa a ser un negocio.

    El Enacom (Ente Nacional de Comunicación), es decir el Régimen macrista, “entrega” por un lado Telefé al conglomerado mediático VIACOM, y paralelamente premia al empresario Jorge Fontevecchia con la aprobación para que explote la señal de LR9 Radio América AM 1110.

    El Ente dio su “ok” para que la estadounidense Viacom se quede con la señal de Telefe, lo que implicará una inversión inicial de alrededor de 450 millones de dólares.

    De esta manera, el Conglomerado que también es dueño de las señales Nickelodeon, Comedy Central y Paramount Channel, busca abrirse paso y consolidar su hegemonía mediática en América Latina.

    De esta manera, el Régimen de Cambiemos, entrega a los empresarios amigos y conglomerados mediaticos como acaba de suceder con la aprobación por parte de Enacom de la fusión de Cablevisión (Grupo Clarín) y Telecom, aumentando exponencialmente la concentración y el control social.

    En este sentido, el Grupo Perfil ya tiene tres estudios construidos en su edificio de Barracas donde funcionan las redacciones de todas sus publicaciones, para que la señal comience a realizar sus transmisiones de 24 horas de “noticias”. Además, Perfil no garantiza la continuidad de los cerca de 200 puestos de trabajo que se perdieron en Radio América tras el vaciamiento del Grupo Veintitrés.

    El Enacom señaló en un comunicado que:

    ​ ​

    “A través de estas decisiones, seguimos avanzando en comunicaciones plurales y en más derechos y posibilidades de acceso a las herramientas informativas para fortalecer el escenario actual de los medios de comunicación”.

    VIACOM: Un conglomerado hegemónico Global

    El mapa de los medios concentrados nacionales registró un cambio radical este miércoles, con la confirmación de la compra de Telefe a manos de Viacom Inc, el quinto conglomerado de medios más grande del mundo, con presencia global en la televisión por cable y satelital, la producción cinematográfica e internet.

    Viacom es la abreviatura de Video & Audio Communications y sus producciones concentran al mundo del cine con DreamWorks y Paramount Pictures, los contenidos televisivos con MTV Networks, BET (Black Entertainment Television) y el infantil Nickelodeon, y desarrollos en Internet con Neopets.

    Solo las compañías yankys Comcast, The Walt Disney Company, Time Warner y 21st Century Fox superan a este gigante de los medios conducido por Bob Bakish, quien asumió el 31 de octubre.

    La fusión convertirá a la compañía de telefonía móvil N°2 de USA en un conglomerado de medios y entretenimiento que ofrecerá a la vez servicios de conexión a Internet en los hogares y programas de televisión.

    La compra de Time Warner por AT&T, en el mes de octubre pasado, despejó el camino para el desembarco de Viacom: AT&T es dueña de DirecTV y la normativa vigente en la Argentina prohíbe que un operador de TV satelital sea también dueño de canales de televisión de aire.

    Las grandes compañías controlan los medios en el mundo

    Los conglomerados de medios de comunicación, información y entretenimiento, más grandes del Mundo son: la Walt Disney Company. El Imperio Disney incluye varias compañías de televisión (Walt Disney Television, Touchstone Television, Buena Vista Television), dos compañías de producción de videos y su propia red de cable con más de 15 millones de subscriptores. En cuanto a la producción de películas, el Walt Disney Picture Group, incluye: Touchstone Pictures, Hollywood Pictures y Caravan Pictures. Disney también posee Miramax Films.

    La subsidiaria de cable de ABC, ESPN
    . Esta corporación también tiene una porción controlando compañías de cable como Lifetime Televisión o Arts & Entertainment Network. Además de ESPN, la American Broadcasting Corporation (ABC) posee diez estaciones FM y once AM en las ciudades más importantes de Estados Unidos. Tiene bajo su control también siete periódicos diarios, además de las empresas de publicación: Fairchild Publications, Chilton Publications y Diversified Publishing Group.

    Por otro lado, Viacom Inc., la tercera corporación de medios de comunicación más grande de EEUU y quinta a nivel global. Viacom produce y distribuye programas de televisión, posee doce estaciones de radio, produce películas a través de Paramount Pictures. Los canales más populares: MTV, Showtime, Nickelodeo

    En el caso de Time Warner Inc, otra de las corporaciones más importantes del mundo hoy absor

    ​b​

    ida por la AT&T. La subsidiaria de Time Warner es la red de cable de televisión más grande de Estados Unidos: la HBO.

    Warner Music es la compañía de grabación más grande del mundo, con más de 50 discográficas, la más grande de las cuales es la Warner Brothers Records. Por otro lado, Warnervision, la unidad de producción de video de Warner Music.

    Además de la televisión y la música, Time Warner Inc. se ha hecho un hueco importante en la producción de películas, a través de su compañía Warner Brothers Studio. También encontramos influencia directa de la Warner en el mundo de las publicaciones con las revistas más grandes de EEUU: Time, Sports Illustrated, People, Fortune.

    Otro gigante de las comunicaciones es News Corporation, de Rupert Murdoch, posee Fox Television y 20th Century Fox Films.

    En el caso de la japonesa Sony Corporation, la subsidiaria americana, Sony Corporation of America y Sony Pictures.

    Otras dos grandes compañías de producción, MCA y Universal Pictures, son ambas poseídas por Seagram Company Ltd. El presidente y CEO de Seagram es el gigante de licor, Edgar Bronfman Jr., quién también es presidente del Congreso Judío Mundial.

    Hacia el quinto poder

    Aunque lo que acabamos de mencionar puede hacernos pensar que no hay solución, y que los medios de comunicación siempre van a estar ligados a los poderes fácticos, lo cierto es que también encontramos medios Alternativos y periodistas libres, que no están sujetos a las órdenes de ningún superior.

    La verdad, deja de ser importante cuando la información pasa a ser un negocio. Este es el problema de los grandes conglomerados de comunicación, información y entretenimiento, cuyo objetivo no es informar, sino el beneficio económico. En los Medios Alternativos (que solemos tener menos tamaño que los grupos de comunicación tradicionales) el dinero no es una prioridad. El espíritu con el que nacen este tipo de medios (que solemos surgir en internet) es el de recuperar la esencia del periodista. El periodista que trabaja para informar al público, no para quedar bien con el poder.

    Los medios de comunicación son actualmente el único poder sin contrapoder, generando así un desequilibrio perjudicial para la democracia. Estamos construyendo el quinto poder.

    Fuentes: Infobae/La Izquierda Diario/Le Monde Diplomatique/Ignacio Ramonet/Redcom/

    ​http://telegra.ph/ENACOM-Entrega-de-medios-y-luz-verde-al-desembarco-del-Conglomerado-Viacom-en-la-Argentina-12-23​

     

    Categorías: Noticias regionales

    UNA REFORMA QUE NADIE COMPRA

    Mar, 26/12/2017 - 17:37

    Por Raúl Kollmann

    Enorme rechazo del cambio en el régimen previsional, visto como parte del ajuste.

    Una encuesta exclusiva para PáginaI12 deja en claro que tres de cuatro argentinos se oponen y piensan que no es un cambio sino un ajuste. También se ve el costo político, con un derrumbe de la imagen positiva de Macri.

    Tres de cada cuatro argentinos rechazan la reforma previsional y una mayoría contundente afirma que perjudica a los jubilados. Al avanzar con una ley tan impopular, el gobierno pagó un costo inédito: la imagen de Mauricio Macri se desplomó nada menos que nueve puntos y los que opinan mal o muy mal del Presidente superan con amplitud a los que tienen una opinión buena o muy buena.

    Todo el proceso de recorte a los jubilados reafirmó una idea instalada desde hace mucho entre los ciudadanos: siete de cada diez personas creen que Macri gobierna para las clases altas mientras que apenas una de cada diez sostiene que gobierna para todos por igual. Los números son lapidarios para la Casa Rosada, que vive uno de sus peores momentos. La prueba está en que una amplísima mayoría, dos de cada tres, está de acuerdo con los cacerolazos con los que la población protestó contra el gobierno esta semana.

    Las conclusiones surgen de una encuesta, exclusiva para PáginaI12, realizada por el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), que conduce el sociólogo Roberto Bacman. En total se entrevistaron telefónicamente, 1200 ciudadanos de todo el país, respetándose las proporciones por edad, sexo y nivel económico social. El sondeo terminó de procesarse ayer.

    “La Ley Previsional aprobada el martes pasado –analiza Bacman– es la que mayor rechazo produce. A tal punto que casi tres de cada cuatro habitantes de nuestro país están profundamente convencidos que esta ley no hará más que perjudicar abiertamente a los pasivos. En síntesis, un abierto rechazo por parte de la sociedad en su conjunto, además de los propios jubilados .Desde el punto de vista ideológico es más que esperable que los pertenecientes al segmento de los opositores se manifiesten abiertamente en contra. Pero sorprende el rechazo que produce entre los independientes (siete de cada diez) y hasta en el propio electorado que optó por Mauricio Macri en el ballotage, donde redondea algo más del 40 por ciento de oposición”.

    Para Bacman “una pregunta cae de madura: ¿cuáles son los aspectos más significantes que se constituyen en el ancla principal del rechazo? La respuesta hay que buscarla en la opinión que los argentinos expresan cuándo se les pregunta acerca de los probables motivos que justifican esta ley. Allí lo que se observa es contundente: la gente está convencida que más que una reforma integral al sistema jubilatorio, lo que se ha votado ha sido un verdadero ajuste. De tal modo lo afirman seis de cada diez encuestados. Realmente contundente, en especial porque los ciudadanos piensan que el dinero debe salir de otro lado, no de los jubilados”.

    Las consecuencias son palpables. “No quedan dudas que esta ley se aprobó en un clima social crítico y en un contexto de preocupación y rechazo –señala el titular del CEOP–.De uno u otro modo el gobierno quedó atrapado en la telaraña de su propio proyecto: es percibido como el principal responsable y tal situación se traslada a la mayor parte de los indicadores .

    La popularidad de Mauricio Macri ha recibido un fuerte golpe: ha descendido alrededor de nueve puntos porcentuales en relación a la medición de la primera semana de noviembre, cuando aún festejaba el triunfo en las elecciones legislativas de medio término. Los que ahora opinan mal o muy mal del presidente suman el 54,8 por ciento, en comparación con los que opinan bien o muy bien, que son el 43,4. Es una caída fuertísima respecto de noviembre, cuando los que aprobaban a Macri eran el 52,5 por ciento. Reitero, es la pérdida de nueve puntos.

    Por otra parte se reafirma en el imaginario colectivo un pensamiento que ya se vino detectando a lo largo de sus dos años de gestión: ‘este es un gobierno de ricos para los ricos’. Esa opinión, al día de hoy, involucra a alrededor del 70 por ciento de los argentinos, y es otro de los factores que influyen notoriamente en la conformación del humor social adverso”.

    El ambiente desfavorable para la Casa Rosada se verificó en los cacerolazos. El Ejecutivo trató de dejar instalada la idea de que las protestas contra la reforma previsional eran propias de violentos, pero el mismo lunes a la noche ya hubo ruidazos en una cantidad enorme de barrios. Y lo propio ocurrió el martes. Es decir que la gente pasó por encima del ocultamiento de los grandes medios y la jugarreta oficial de asimilar protesta con violencia. En la encuesta del CEOP nada menos que el 65,9 por ciento de los consultados dijeron estar de acuerdo con los cacerolazos y apenas el 32,1 en contra.

    Este último dato evidencia que también parte de los votantes de Cambiemos están a favor de los cacerolazos, algo que se percibió a partir de la intensidad que tuvo el movimiento espontáneo en la Ciudad de Buenos Aires, el lugar donde el oficialismo juega de local.

    Parece cantado que el Gobierno estudió en sus focus groups lo que estaba pasando y decidió centrar su discurso únicamente en la violencia de Plaza Congreso. Ni siquiera esa parte del mensaje entró plenamente. Cuando el CEOP preguntó sobre la responsabilidad en los hechos de violencia, el 53 por ciento se la adjudicó a las fuerzas de seguridad y el 44 por ciento a la violencia de los manifestantes.

    Todos los datos de la encuesta exhiben que una amplia mayoría está indignada con el recorte a los jubilados. Y todo se mira desde ese prisma. La administración Macri consideró que la buena elección de octubre lo habilitaba para avanzar con reformas pedidas por el FMI y los grandes empresarios. Sin embargo, por lo que se ve en el trabajo del CEOP –y en otras encuestas que manejan en la propia Casa Rosada– el costo es muy alto. Altísimo.


    raulkollmann@hotmail.com

    https://www.pagina12.com.ar/84865-una-reforma-que-nadie-compra

    Categorías: Noticias regionales

    EL TIEMPO DE LA INSEGURIDAD HUMANA

    Mar, 26/12/2017 - 17:19

    Por Rómulo Pardo Silva

    Hubo algunas épocas en que se tenía ciertas certezas, básicas, como para siempre. La sociedad feudal creía en su religión, sabía que existía una clase dominante  y otra sometida. No dudaba del mar, el bosque, los animales del medio ambiente.

    Ahora ¿de qué puede estar segura la civilización?

    Hace un tiempo hubo un compromiso. Según se desprende de los más de 30 documentos recopilados por el Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington, recientemente desclasificados, en los años 90 los líderes occidentales aseguraron reiteradamente al mandatario soviético Mijaíl Gorbachov que la OTAN no se expandiría más allá de las fronteras alemanas hacia el este. Sin embargo, Occidente rompió esta promesa una década después. RT

    Documentos recién desclasificados han revelado que la Administración del expresidente de EE.UU. Bill Clinton planeó empezar una guerra contra Corea del Norte en 1994, justo en un momento en que Washington estaba negociando el desarme nuclear de Pionyang, informa el portal National Security Archive. RT

    Trump proponía una distensión con Rusia, ¿qué fue de eso?

    Durante su trascendental periplo asiático, Trump tuvo la oportunidad de reunirse informalmente con el zar Vlady Putin cuando pende sobre el controvertido mandatario estadunidense la espada de Damocles del deep State (Estado profundo) que usa y abusa del montaje hollywoodense del Russiagate para impedir un acercamiento entre Estados Unidos (EU) y Rusia que es susceptible de dañar los intereses del complejo militar-industrial que vive del negocio de la economía de guerra. La psicología de la negociación de Trump es prístina como lo asienta en su libro El arte de negociar: tratar con respeto al poderoso –como ha sucedido con el zar Putin hasta ahora, pese a todas las jeremiadas del deep State y la aplastante mayoría de sus multimedia–  Alfredo Jalife–Rahme, Rebelión

    Se dice que sí y no sobre Lula, Glas, Fernández…

    El fiscal general venezolano, Tarek William Saab informó este martes que el Ministerio Público iniciará una investigación al exministro de Petróleo y expresidente de PDVSA, Rafael Ramírez. El fiscal general adelantó que Diego Salazar, primo detenido de Ramírez, “lo incriminó como su socio directo”. RT

    La Unión Europea se arma para independizarse de Washington o ser un socio más fuerte contra Moscú…

    Los líderes de 25 países de la Unión Europea (todos los Estados miembros, excepto Dinamarca, Malta y el Reino Unido, que está por abandonar el bloque) firmaron el Pacto de Cooperación Estructurada Permanente (PESCO, por sus siglas en ingles), que estipula realizar más proyectos conjuntos de defensa y aumentar sus presupuestos militares, informa Reuters. La alta representante de la UE para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, calificó con elogios la iniciativa como “decisión histórica que convierte a la Unión Europea en un proveedor de seguridad creíble, a nivel mundial”. RT  

    El líder del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), Martin Schulz, pidió una integración europea más profunda que podría conducir a la formación de los Estados Unidos de Europa para 2025, informa EU Observer. Sputnik

    Los medios, el sistema, dicen creer en la fortaleza de la economía de Estados Unidos.

    Peter Schiff, uno de los pocos economistas que se adelantaron para predecir acertadamente la crisis financiera de 2008, diez años más tarde ve surgir otra crisis: una que puede hacer colapsar el mercado bursátil, acabar con el dólar estadounidense y hacer tornar todas las miradas nuevamente hacia el oro. El inversionista sostiene que la crisis venidera será “mucho peor” que la previa, y no tendrá que ver con hipotecas de alto riesgo, sino con la solvencia de EE.UU. Schiff afirma  que si el Gobierno estadounidense opta simplemente por imprimir más dinero para pagar su deuda, seguirá inflando una “burbuja” que tendrá consecuencias catastróficas cuando explote. RT

    ¿Hasta cuándo las ideas podrán viajar por internet?

    EE.UU. acaba con el principio que consagra internet como un servicio público. La regulación impedía que las compañías proveedoras de internet pudieran bloquear o ralentizar a su antojo cualquier portal de la red, sin importar el tipo de contenido del que se trate. La Tercera

    Hay gente que ve un caos. Otros un orden liberal.

    Baltkom Janis Jurkans, excanciller de Letonia: “Toda Europa, Letonia incluida, está interesada en que Putin sea presidente”, afirmó Jurkans y argumentó que “vivimos en un caos, en Europa, en Oriente Medio: Trump con sus declaraciones sobre Jerusalén, Brexit, por tanto es muy importante que haya orden al menos en Rusia. En opinión de Jurkans, es necesario que “esa gran potencia nuclear sea competente.” Sputnik

    En lo más hondo está la incertidumbre estructural de lo que es único del planeta:

    ¿Siempre habrá bosque, ballenas, leones, hielos milenarios?
    ¿Los puertos de los océanos cumplirán miles de años? ¿En cada región poblada habrá agua? ¿Los humanos resolverán la amenaza de las armas nucleares, el hambre, las nuevas enfermedades, el proyecto de fascismo mundial occidental?

    Edificar las certezas fundamentales es construir el socialismo ecológico sostenible en el tiempo largo.

    No hay soluciones sin los pilares de creencias comunes.

    Por un Movimiento para una nueva civilización solidaria de socialismo sustentable.

    No progresismo de izquierda.

    Contacto     romulo.pardo@gmail.com

    Categorías: Noticias regionales

    DES – DEMOCRACIA

    Lun, 25/12/2017 - 19:53

    por Diego Tatián

    “Quizá por primera vez la derrota de una experiencia política favorable para las mayorías sociales –y para minorías excluidas por el sentido común colonizado y por las minorías del dinero y el poder– no ha diezmado el sentido de esa experiencia ni la voluntad ciudadana que la hizo posible”.

    No estamos ante una dictadura. Estamos ante algo que podríamos enunciar como una continuidad de la dictadura por otros medios: bajo un gobierno de los civiles de la última dictadura cívico-militar que accedieron a él por medio del voto. El origen electoral de una alternancia es condición necesaria pero no suficiente para dotarla de legitimidad democrática; no obstante, su pérdida no nos arroja automáticamente en una dictadura. Quizá nunca antes en un gobierno electo la vulneración de la formalidad republicana –inescindible de esa legitimidad– haya sido tanta y tan brutal como lo es desde diciembre de 2015. No estamos ante una dictadura sino en la encrucijada de una continuación y de una interrupción que podría designarse negativamente con la palabra des-democratización.

    La continuación lo es del plan económico de la dictadura, junto a lo que en los años setenta debió imponerse por medio del Terror ejercido desde el Estado: la entrega por endeudamiento, el saqueo del patrimonio público, el disciplinamiento social, el desprecio por los derechos humanos, la renovada amenaza de destruir los más básicos derechos civiles mediante un retorno –en este caso no sistemático sino planificado en sus dosis– de represión, de encarcelamientos por motivos políticos, de listas negras con las que intimidar intelectuales, sindicalistas, dirigentes sociales y estudiantiles; extorsiones judiciales, encubrimiento –al menos– de una desaparición, habilitación de pulsiones fascistas alojadas en napas sociales que nunca dejaron de estar allí –antes inhibidas por la política, ahora promovidas a su emergencia inmediata–; sometimiento cultural, financiero y político a los poderosos del mundo en detrimento de una fraternidad continental; destino armamentista de los dineros públicos, imposición de un principio de crueldad que obtiene su eficacia en un siniestro ejercicio de violencia acompañado por una retórica de la alegría, el amor y la felicidad.

    La interrupción, en tanto, lo es de un proceso –nunca continuo ni lineal– de democratización, que tuvo inicio en la recuperación democrática de 1983 y cuyas bases fueron sentadas por el gobierno de Raúl Alfonsín. Por democratización proponemos entender un incremento de derechos en los sectores populares que habían estado despojados de ellos por las relaciones de dominación de las que normalmente son objeto: la conquista de derechos civiles y políticos, cuyo desarrollo democrático prospera en una conquista siempre provisoria de derechos sociales, los que a su vez se extienden en derechos económicos que complementan o realizan las libertades civiles –sin las que no existe democracia– con la justicia social y la igualdad real –sin las que tampoco existe democracia en sentido pleno, sino solo democracia como máscara y administración del privilegio. Proceso de “des-democratización” –de ninguna manera dictadura– llamaría al actual estado de situación en la Argentina y otros países de la región (como Brasil), que despoja de derechos y excluye nuevamente a los que no tienen parte.

    El macrismo es una continuación de 1875, de 1930, de 1955, de 1966, de 1976 y de los años 90
    (queremos expresar con esas cifras históricas: la violencia racista contra los pueblos preexistentes; la dominación oligárquica –palabra que de manera imprevista ha vuelto a cobrar actualidad–; la extirpación con todos los medios a disposición de una compleja experiencia popular y la venganza contra ella; la destrucción del sistema educativo y científico; el sometimiento al Capital financiero y a los manuales “antisubversivos” que lo complementan; neoliberalismo en todos los órdenes y todos los vínculos…). Sin embargo, es una continuación novedosa que no puede reducirse a lo que esos años aciagos expresan.

    Esta novedad –lo que satisface en la imaginación pública y la sensibilidad que ella misma produce por muy sofisticadas técnicas de captura ideológica– es lo que deberá descifrar el pensamiento crítico, en conjunción con el reconocimiento de una potencia –igualmente novedosa– atesorada en el campo popular. Quizá por primera vez la derrota de una experiencia política favorable para las mayorías sociales –y para minorías excluidas por el sentido común colonizado y por las minorías del dinero y el poder– no ha diezmado el sentido de esa experiencia ni la voluntad ciudadana que la hizo posible. Algo, en efecto, permanece intacto. Algo (¿un sujeto?, ¿un íntimo empoderamiento?, ¿una marca indeleble en la materia social?) que para proteger la herencia de la que es depositario está buscando la forma de su renovación.

    La temporalidad plural –y nunca cronológica– de la política genera siempre, de la manera más imprevista y en el momento menos previsto, las condiciones de irrupción de lo que será capaz de continuar la obra de tantas luchas sociales por la recuperación y la invención de derechos. Pero si bien imprevisible, esa irrupción no se produce sin la acción política, la militancia y la tarea de comprender la opacidad del presente. Aunque finalmente todo vaya a suceder de otro modo: no como el topo que cava, sino como la liebre que reaparece de improviso después de habérsela perdido de vista.

    * Este texto forma parte de la publicación Democracia. Un Estado en cuestión, trabajo conjunto de relampagos.net y Negra Mala Testa.

    RELAMPAGOS.
    Ensayos crónicos en un instante de peligro. Selección y producción de textos: Negra Mala Testa Fotografías: M.A.F.I.A. (Movimiento Argentino de Fotógrafxs Independientes Autoconvocadxs).

    http://www.agenciapacourondo.com.ar/relampagos/des-democracia-por-diego-tatian

    Categorías: Noticias regionales

    PREOCUPACIÓN Y CONDENAS POR LOS ATAQUES A PERIODISTAS

    Lun, 25/12/2017 - 19:49

    Por COMUNA

    Los corresponsales extranjeros expresaron su preocupación por los ataques a trabajadores de prensa cometidos el jueves 14 de diciembre en Buenos Aires, en medio del gigantesco operativo represivo montado por el gobierno de Mauricio Macri en la zona del Congreso. Otras organizaciones y entidades sumaron su condena.

    Más de veinte cronistas, fotógrafos, camarógrafos y otros trabajadores fueron objeto de ataques, cuando cinco fuerzas de seguridad a órdenes del gobierno reprimieron indiscriminadamente a civiles, incluyendo a personas que no participaban de la manifestación de protesta contra el proyecto de quita de fondos a los jubilados, pensionados y destinatarios de subsidios.

    La Asociación de Corresponsales Extranjeros en la República Argentina difundió el sábado 16 un comunicado en el que “hace presente su preocupación por los hechos de violencia sufridos por profesionales de la comunicación el día 14 de diciembre de 2017”.

    “Como gremio que aúna a los profesionales de la prensa extranjera, no podemos permanecer indiferentes antes las situaciones de violencia de las que fueron víctimas colegas nuestros, con independencia de su origen, y por ello formulamos un llamado a las autoridades de la República Argentina a velar por el ejercicio pleno y seguro de nuestra profesión”, dice el pronunciamiento.

    Por su parte, la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN) “repudia la violenta y generalizada represión desatada por al menos cinco fuerzas de seguridad (Gendarmería Nacional, Policía de Seguridad Aeroportuaria, Prefectura Naval Argentina, Policía Federal y Policía de la CABA) mientras el gobierno intentaba aprobar su proyecto de Reforma Previsional, y denuncia que cerca de una decena de

    ​ ​

    trabajadores de prensa resultaron atacados y heridos por uniformados,

    ​ ​

    dentro y fuera del Congreso Nacional”.

    En su espacio oficial, la Federación que agrupa a sindicatos de base de todo el país dice que “en distintos episodios a lo largo del día, los uniformados atacaron y dispararon a quemarropa contra periodistas y reporteros gráficos”.

    Cita, entre otros, el caso de Pablo Piovano, reportero gráfico, quien “recibió diez impactos de bala de goma, disparados a 50 centímetros de distancia por un efectivo de la Policía Federal. También fueron baleados con postas de goma el reportero gráfico Germán García Adraste (Clarín), el corresponsal de ANRed Federico Hauscarriaga y el fotógrafo Leandro Teysseire (Página 12)”.

    Asimismo, recuerda que el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA) denunció que dentro del edificio del Congreso Nacional “fueron agredidos el periodista Nicolás Fiorentino (editor de Letra P, ex redactor de Crítica, golpeado en el rostro por un efectivo de seguridad), Guido Rodríguez, camarógrafo de C5N que recibió un balazo de goma en el abdomen, y Marcelo Silvestro (Perfil), que terminó con heridas al igual que un cronista de América TV”.

    “La FATPREN manifiesta su solidaridad con los trabajadores agredidos y exige al gobierno nacional la inmediata liberación de los detenidos y que garantice el respeto irrestricto a la libertad de prensa, pilar indispensable de la democracia, tal cual lo determinan la Constitución Nacional y el Estatuto del Periodista Profesional (Ley 12.908). Eso significa que los trabajadores de prensa no deben ser molestados, ni heridos, ni perseguidos, ni asesinados por desarrollar su labor”, agrega.

    COMUNA había dicho el jueves que el accionar de las fuerzas represivas del gobierno macrista representa una violación al derecho a informar, al derecho del pueblo a estar informado y a la libertad de expresión, todas garantías custodiadas por la Constitución.

    Estos y otros pronunciamientos contrastan abiertamente con el relato oficial difundido por medios afines al macrismo. El viernes 15, los diarios Clarín y La Nación encabezaron sus portadas con fotografías que muestran únicamente a manifestantes arrojando piedras y otros elementos. En esas imágenes no se ve a un solo integrante de las fuerzas gubernamentales que lanzaron la represión indiscriminada, con la finalidad evidente de hacer creer a su público que la violencia tuvo como únicos responsables a los civiles.

    También se pronunciaron sobre estos hechos otras dos entidades, el llamado Foro de Periodismo Argentino (FOPEA), que en su espacio oficial dice que “repudia las agresiones sufridas por periodistas en la tarde de este jueves en los alrededores del Congreso de la Nación en el marco de la Marcha en contra de la Reforma Previsional y dentro mismo del recinto luego del levantamiento de la sesión”.

    “Como consecuencia del accionar represivo de las fuerzas de seguridad, de la violencia de manifestantes minoritarios y hasta de un empleado de seguridad de la Cámara de Diputados de la Nación, varios colegas y trabajadores de prensa resultaron heridos y afectados en su trabajo”, agrega.

    En la noche misma de estos ataques a los trabajadores de comunicación, directivos de este Foro compartieron un encuentro social con funcionarios del gobierno, entre ellos la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, acusada como responsable directa de los ataques represivos.

    También se pronunció la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), la cámara patronal que fue opositora acérrima al gobierno en funciones en el país hasta diciembre de 2015 y que combatió intensamente contra la ley aprobada en 2009 para democratizar el sistema de medios en el país (Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, 26.522).

    La entidad empresarial dice que “reitera su condena frente a los hechos de violencia sucedidos contra trabajadores de prensa por parte de fuerzas de seguridad en los alrededores del Congreso de la Nación, mientras se producían manifestaciones, y se solidariza con los agredidos”.

    En el caso de ADEPA, también celebró un encuentro social con autoridades de máximo rango del gobierno, entre ellos Bullrich y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien tras los actos represivos generalizados acusó a los manifestantes de haber causado la violencia, lo cual está desmentido por decenas de registros periodísticos. Sin embargo, este encuentro social se había realizado el miércoles 13 por la noche, antes de que el gobierno lanzara la represión y no después, como en el caso de FOPEA.

       Fuentes:

    ACERA, en su muro en Facebook.

    https://fatpren.org.ar/frente-a-la-represion-estatal-unidad-y-lucha-contra-el-ajuste/

    http://adepa.org.ar/

    http://www.fopea.org/

     

    ​http://www.comunanet.com.ar/preocupacion-y-condenas-por-los-ataques-a-periodistas/​
    Categorías: Noticias regionales

    EL AGUJERO NEGRO DEL BLANQUEO

    Lun, 25/12/2017 - 19:43

     

    Por Horacio Verbitsky

    Los grandes blanqueadores reclaman la rebaja de los costos salariales.

    Grandes blanqueadores de dinero, como los Rocca y su gerente Novegil, el supermercadista Coto, los primos Madanes o los petroleros Bulgheroni claman por bajar los salarios, flexibilizar las condiciones de trabajo y, algunos, por una devaluación, que reforzaría ese efecto. El salario incentiva el consumo y el crecimiento de la economía, la fuga de ganancias crea trabajo en otros lugares del mundo.

    Lo que se fuga no es el consumo de los grandes empresarios, que no lo han reducido, sino la inversión, que languidece. Está claro que el blanqueo no buscó incentivar la inversión sino sacar de la ilegalidad a familiares, socios, testaferros y amigos de Macrì: no los obligó a repatriar activos, sólo a declararlos pagando una multa inferior a la tasa del impuesto a las ganancias que evadieron.

    La divulgación de datos sobre el blanqueo enfurece al presidente Maurizio Macrì, quien confesó su deseo de embarcarme en un cohete a la luna.

    Aquí continuamos con esa tarea que iniciamos en Página/12, mientras la AFIP cae en una progresiva parálisis por las desatinadas medidas con las que imagina protegerse de las filtraciones ya producidas. En un viaje de regreso al siglo XIX, se prohibió comunicarse desde los correos electrónicos de la entidad con direcciones externas y la última innovación consistió en eliminar también el uso de los pen drive, mientras los consultores externos revisan bit por bit la copia en espejo que hicieron de todas las computadoras. El pasado era mucho más seguro.

    Después de los festejos electorales, el gobierno nacional dispuso imprimir un nuevo ritmo y mayor profundidad a sus medidas económico-sociales. Su escenificación comenzó en el show de la victoria que Maurizio Macrì encabezó en el Centro Cultural Kirchner, rebautizado CCK con la ilusión de que su origen se extravíe en un mar de siglas. Ese lugar es parte de la pesada herencia que el gobierno aprovecha, igual que el bajo nivel de endeudamiento externo que recibió en 2015. Allí Macrì anunció una ley de reforma laboral, instó a ceder algo para derrotar la pobreza y denunció como un obstáculo para la creación de empleo los juicios laborales, que consideró obra de una mafia. Un año antes, en octubre de 2016, ante el Consejo Interamericano de Comercio y Producción propuso “una agenda superadora. Llámenle productividad, competitividad, o romperse el traste”. Cuando habla el presidente no hace falta explicar al traste de quiénes se refiere.

    Paolo Rocca, amo y señor de la transnacional italiana Techint, con sedes centrales en Milán y Luxemburgo, abogó en el Foro de Inversiones y Negocios de 2016 por la reducción de salarios como condición para que los empresarios inviertan y en el coloquio de IDEA de 2017 a favor de la tercerización como herramienta para reducirlos. También llamó mafiosa a la organización sindical.

    En abril Macrì acompañó a Rocca a inaugurar una nueva planta de tubos sin costura de Techint, que con una inversión de 2.000 millones de dólares generará 1.200 puestos de trabajo. Pero no aquí, sino en Houston, Texas. America first.

    La tercerización por la que Techint aboga en la Argentina fue incluida por Macrì en el proyecto de ley de precarización laboral enviado en noviembre al Congreso. La CGT insistió en que la cláusula de tercerización fuera retirada, de modo que el trabajador pudiera recurrir también contra el empleador principal, que contrata a la empresa tercerizada. El ministro de trabajo Jorge Triacca (h) dejó saber que aquellos puntos que no pudieran incluir en la ley serían reintroducidos en las negociaciones sectoriales. Hasta ahora el proyecto no avanzó por la fuerte resistencia social y el gobierno anuncia que lo postergará hasta el año próximo, para no demorar también el golpe a los jubilados y a las provincias.

    Javier Madanes Quintanilla, presidente de ALUAR/FATE le dijo a La Nación durante la crisis de fin de siglo que en la Argentina “las condiciones de negocios no son las más favorables del mundo. Es un país caro en términos de precios relativos. Es mucho más sencillo invertir en lugares como Brasil por un montón de razones. Cuando uno va a poner plata en la Argentina tiene que afilarle la punta al lápiz porque amortizar la inversión inicial es muy difícil y se pierde competitividad”. Ahora atribuye los obstáculos para la competitividad al elevado ausentismo y los ritmos de trabajo. En el segundo encuentro de “Negocios con el Mundo”, organizado por el diario La Nación en el Malba, Madanes Quintanilla sentenció que el sistema productivo es “altamente ineficiente por temas gremiales”

    Alfredo Coto defendió la reforma laboral propuesta por Macrì en una entrevista concedida al diario La Nación, pero reclamó mayor celeridad y profundidad: Tiene que ser una reforma laboral con inteligencia. Porque cuando hablás y explicás todo esto, hay que ser inteligente; hay una manera de trabajar y se puede girar en 180 grados. Me aplican la palabra gradualismo y ese gradualismo puede ser negativo. Ponele un poco menos de gradualismo para que vengan inversiones de afuera- dijo el supermercadista y ahora desarrollador inmobiliario de un condominio en Miami, una suntuosa torre de 66 pisos con casi 400 departamentos.
    También fustigó lo que el gobierno y los grandes patrones coinciden en denominar la industria del juicio, que es la defensa de los derechos conculcados a los trabajadores por las leyes o su forma de aplicación.
    Le hace mucho daño a la Argentina. Existe una cantidad de leyes de un proteccionismo mal hecho, que llevan a muchas pymes a la quiebra- rezonga Coto.

    En febrero de 2016, cuando Macrì inauguró un nuevo local de la cadena, el presidente, que es muy abrazón, quiso atraer hacia sí a un nieto de seis años de Coto, que se resistió como un gato, hasta que lo rescató la abuela Gloria. El presidente tuvo que conformarse con un nene de 11, que la abuela le ofreció para minimizar el desaire.

    Alejandro Bulgheroni es el presidente de Bridas, la mayor petrolera del país, asociada en distintos emprendimientos con British Petroleum y CNOOC, de la República Popular China. Su yacimiento Cerro Dragón, en la provincia de Chubut, es el más importante en producción del país. Los Bulgheroni figuran en todas las mediciones entre los hombres más ricos del país y entre los 324 más ricos del mundo.

    El hermano de Alejandro, Carlos Bulgheroni, fue el operador político de la familia hasta su muerte el año pasado. Autodefinió a los empresarios como cortesanos del poder. Su cortejo a Carlos Menem (un crédito de 144.00 dólares sin avales, comisiones ni garantías, concedido por el banco de los Bulgheroni al cuñado Alfredo Carim Yoma; el acompañamiento al hijo y la esposa de Menem a Estados Unidos cuando Carlitos se quebró una pierna al estrellarse con la moto) palidecen frente a la negociación con los taliban en el desierto de Afgganistan para que permitieran el paso de un gasoducto desde Turkmenistán hasta Pakistán.

    Marcos Bulgheroni, hijo de Carlos, quedó a cargo de Pan American Energy. Economista graduado en Columbia y Yale, Marcos está casado con la periodista italiana Nunzia Locatelli, autora de un documental apologético del Papa Francisco, el adalid de la pobreza. Tío y sobrino comparten el propósito de Macrì de reducir los costos laborales. Marcos fue uno de los firmantes del llamado compromiso por el empleo e intervino en la negociación con los sindicalistas petroleros, Guillermo Pereyra, que convalidó suspensiones rotativas, reducción de horas trabajadas y de salarios en Neuquén, y con Jorge Ávila, en Chubut, donde los empleados de la compañía resignaron el cobro de las horas que pasan en viaje desde sus casas hasta el yacimiento; aceptaron contratos de trabajo a plazos determinados con posibilidad de suspensión o cancelación; la multifuncionalidad en equipos de torre y en operaciones y mantenimiento sin modificar la categoría del personal; un diagrama de de dos días de trabajo por uno de descanso no remunerado, y para el personal en equipos de dotación ininterrumpida, jornadas de 8 horas durante seis días corridos, con 48 horas no pagas de descanso.

    En palabras de Alejandro, “dar mayor cantidad de trabajo, pero más competitivo”, ya que en 2014, “cuando la gente se quedó sin trabajo, comenzó a mejorar la productividad”. Es decir, despidos y suspensiones para disciplinar al resto y bajar costos. Según el tío, los principales items de lo que llama el costo argentino son “la mano de obra, la productividad de la mano de obra, los caños y muchas cosas importadas”. Pero los últimos rubros son inflexibles a la baja. En esa ofensiva contra salarios y beneficios obreros, Bulgheroni fue acompañado por Tecpetrol, la petrolera de los Rocca, cuya posición es singular. Como proveedor de tubos para gasoductos, Techint reclama que el precio del gas sea alto por lo menos durante cinco años para atraer inversores hacia el shale de Vaca Muerta. Pero como la producción de esos tubos es intensiva en gas, también desea que la mitad del precio que pagan las industrias (y de paso el agro) sea subsidiada, y así al mismo tiempo bajar costos y robustecer mercado.

    Su relación con el presidente nunca fue fácil, desde que Techint vendía cara la chapa que Macrì quería comprar barata para estampar los autos de Sevel. Como exportador, Rocca siempre reclama en privado, pero niega en público, una devaluación.

    Los Bulgheroni son una familia más armónica que los Madanes, en la que desde hace décadas, Javier vive en guerra judicial con sus primos Mónica y Miguel, que continúa la tensa relación entre los padres de todos ellos, Adolfo, que no quería socios políticos, y Manuel, que en la creación de Aluar incorporó a José Gelbard, influyente durante el gobierno de Alejandro Lanusse y ministro de su sucesor, Juan D. Perón.

    Todos ellos (Rocca, Coto, Bulgheroni, Madanes), tienen algo en común: abrieron cuentas y formaron empresas en diversas guaridas fiscales donde sus ganancias quedaron a salvo de la mirada del fisco argentino y en 2016/17 se acogieron al blanqueo de capitales convocado por el gobierno del presidente Maurizio Macrì, del que también participó su hermano menor Gianfranco, su hermano de la vida Nicky Caputo, el presunto comprador de la constuctora familiar IECSA, Marcelo Midlin, y la madre y dos hermanas de Juliana Awada, suegra y cuñadas del presidente.

    Cuando publiqué la información sobre Gianfranco, Nicky y Mindlin, en el diario Página/12, donde trabajé durante 30 años, Macrì confesó su deseo de embarcarme en un cohete a la luna, encantadora idea que inspiró este nuevo medio de periodismo de datos. No hay bien que por mal no venga.

    Gianfranco Macrì y su esposa, Eliana Badessich – Buenos Aires Golf Club

    Buenos muchachos

    Estxs son algunxs de lxs residentes en la Argentina que en vez de invertir sus ganancias en el país donde las obtuvieron, prefirieron sustraerlas del circuito económico local, de modo de crear riqueza y empleo en otros lugares del mundo. Para ello recurrieron a sociedades offshore y a la sección banca privada de los grandes bancos internacionales, que hoy ejercen el gobierno en la Argentina. La ley de blanqueo dispuso liberarlos de “toda acción civil y por delitos de la ley penal tributaria, penal cambiaria, aduanera e infracciones administrativas que pudieran corresponder por el incumplimiento de las obligaciones vinculadas o que tuvieran origen en los bienes y tenencias que se declaren voluntaria y excepcionalmente y en las rentas que éstos hubieran generado. Esto implica una amnistía que extingue la acción penal prevista en el inciso 2 del artículo 59 del Código Penal.

    Alfredo Coto blanqueó nada menos que 7.000 millones de pesos cuando sus ventas proyectadas para este año son de 60.000 millones. Es uno de los mayores beneficiarios de la amnistía. Mientras, prosiguen las actuaciones contra él y su hijo Germán Alfredo por el hallazgo en agosto del año pasado de un arsenal en un supermercado de Caballito: 27 armas de fuego, 227 granadas, 41 proyectiles de gases lacrimógenos, 2 de lanzamiento, 3886 municiones, 14 chalecos antibala, 22 cascos tácticos, 9 escudos antitumulto, un revolver sin declarar ante la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMAC), tres armas de fuego registradas a nombres de otros usuarios, un revolver inscripto a nombre de Alfredo Coto con su número de serie adulterado, ocho escopetas que tenían pedido de captura, dos lanza-gases con sus números de serie borrados y una ametralladora con un silenciador registrada a nombre de Germán Alfredo Coto. El gobierno mantuvo la noticia en secreto durante casi un año, hasta que fue revelada por el periodista Juan Amorín.

    Marcela Rocca, prima de Paolo y encargada de tareas de beneficencia, se destaca en la nómina de quienes se acogieron al blanqueo de capitales, nada menos que con 6900 millones de pesos. Los gerentes están varios escalones por debajo de los accionistas.

    Daniel Agustín Novegil, quien como presidente de Ternium se encarga de los aceros planos que produce Techint para el mercado interno, blanqueó 557 millones de pesos.

    Javier Madanes Quintanilla y Miguel Madanes, los señores del neumático y el aluminio, pasaron por ventanilla para blanquear 1279 millones de pesos (867 el primero, 412 el segundo). En 2016/17, FATE/Aluar tuvo una utilidad de 1950 millones de pesos.

    María Bulgheroni de Luque, hermana de Alejandro y tía de Marcos Bulgheroni blanqueó 185 millones de pesos, suma que sugiere que no es una pieza clave en los negocios familiares.

    Marcelo Mindlin blanqueó bienes por 770 millones de pesos, equivalentes entonces a 44 millones de dólares, una suma homóloga a la que trascendió que habría pagado por la constructora de los Macrì: entre 40 y 50 millones. El supuesto vendedor fue el primo presidencial Angelo Testaferra.

    Gianfranco Macrì blanqueó 622 millones de pesos de 2016. Gianfranco integra los directorios de varias empresas familiares, en las que fue siempre un personaje secundario, aún después de que el primogénito Maurizio relegara su rol empresarial por los negocios de la política. Que Gianfranco haya blanqueado cinco veces más de lo que declaró a la AFIP su hermano mayor, pone en evidencia que el presidente sigue escondiendo una parte significativa de su fortuna, o que parte del dinero que declaró Gianfranco no es de verdad suyo.

    Nicky Caputo, a quien Macrì describe como hermano de la vida, socio en la primera empresa que inició aparte del holding familiar (Mirgor, fabricante de aire acondicionado para automotores), testigo de su última boda y asesor de facto de la presidencia, blanqueó 465 millones de pesos de 2016. La fortuna de Caputo creció como contratista de obras públicas (de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires durante el gobierno de Macrì y de la Nación desde que asumió la presidencia). Lo hizo con otra empresa que no lleva su nombre, para simular que se cumple la promesa de ambos de que no volvería a contratar con el Estado. La aliada revoltosa Elisa Carrió exigió excluir a los contratistas del blanqueo, pero una vez que no lo logró, cambió de pantalla y se dedicó a perseguir a personas sin poder.

    Alejandro Jaime Peña Braun, primo segundo del jefe de gabinete Marcos Peña, blanqueó 109 millones de pesos.

    Manuel Lucio Torino Ortíz, blanqueó 353 millones de pesos. Torino está casado con una hermana del secretario Legal y Técnico de la presidencia, Pablo Clusellas Zorraquín, una pieza fundamental del universo macrista. Compañero de Macrì desde la primaria, abogado y directivo de SOCMA, no sólo es el último filtro antes de la firma presidencial. También fue quien organizó el fideicomiso opaco, a cuyo frente quedó José María Fernández Ferrari, el socio del escribano general del gobierno, Carlos D’Alessio, quien renunció a ese cargo para ocultar el conflicto de intereses.

    Clusellas Zorraquín es revisor de cuentas del Buenos Aires Golf Club, que preside Gianfranco Macrì. El Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Salta, denunció hace cinco años que Braun Peña y Clusellas, como directivos de Finca Cuchuy SA, Salta Cotton SA, Latin Bio SA, y Sideco Americana SA, presionaban a las comunidades indígenas del Cuchuy para que les permitieran seguir realizando desmontes prohibidos por la ley de bosques nativos, a cambio de cederles unas parcelas. En 1997 Braun Peña compró la finca El Yuto para la familia Macrì. A 200 km de la capital salteña, Yuto es un departamento de la vecina provincia de Jujuy, pero en lunfardo significa desleal, falso. En la misma zona compraron tierras Gianfranco y Nicky.

    Esto da una buena idea del rol que desempeñan en el subibaja salarial los ingresos de los trabajadores y los de los patrones y la incidencia que tienen en relación con la productividad. Mientras unos incentivan el consumo y el crecimiento de la economía, los otros fugan sus ganancias y crean trabajo en otros lugares del mundo. El blanqueo de Macrì no fue concebido para incentivar la inversión sino para sacar de la ilegalidad a familiares, socios, testaferros y amigos: no los obligó a repatriar sus activos, sólo a declararlos ya pagar una multa, inferior a la tasa del impuesto a las ganancias que evadieron. Los bienes declarados por 475.000 contribuyentes ascendieron a 116.800 millones de dólares, con una recaudación adicional de 9.500 millones de dólares, pero el 80 por ciento de esos activos quedaron fuera del país.

    La fuga de 2001, en millones de dólares de 2016


    2001
    Infogram

    Fuente: Cámara de Diputados de la Nación, comisión investigadora de la fuga de divisas. *Incluye las divisas fugadas en 2001 por Jorge Blanco Villegas, IECSA, Sideco Americana, Socma, Yacilec, Correo Argentino y Supercemento.

    Varios de ellos eran especialistas en la constitución de activos externos desde hace mucho tiempo. La Comisión Investigadora que presidió el diputado Eduardo Di Cola, quien contó con el asesoramiento técnico del area de Economía y Tecnología de FLACSO, registró en los meses previos a la hecatombe de 2011 los dólares que retiraron algunos de los futuros blanqueadores.

    https://www.elcohetealaluna.com/shorthand_story/el-agujero-negro-del-blanqueo-el-cohete-a-la-luna-por-horacio-verbitsky-2/

    Categorías: Noticias regionales

    EL HUMOR COMO FORMA DE RESISTENCIA PARA LA SANACIÓN

    Lun, 25/12/2017 - 19:31

    Por Alejandra Koval

    Con el cambio de signo político del gobierno y el impacto económico, laboral y social de sus medidas, la salud física y emocional de un sector de la sociedad sufrió un marcado deterioro. A través de su arte, humoristas políticos, actores e imitadores intentan morigerar ese dolor.


    “Lo que cuenta la obra es un espanto, y elegí el humor para abordar ese tema tan difícil”,
    dice Hernán Quarchioni, autor y director de La entrevista, uno a uno, que se presenta en el Paseo La Plaza. “Preferí encararlo por el lado del humor político, de la tragicomedia, porque por ese lado el discurso entra mejor y la gente está más receptiva y abierta a lo que uno quiere contar. Describimos una Argentina tragicómica, la Argentina cíclica, en donde parece que siempre estamos dando vueltas sobre lo mismo”.

    La obra, estrenada en 2015, transcurre en los años 90. Un grupo de desempleados de distintos sectores sociales pugnan por un puesto de trabajo en una empresa familiar manejada por la sádica Señora Mirta y su obsecuente asistente Rosales, que encarnan la esencia de las relaciones de poder. “¡Me excitan los desocupados!”, exclama la poderosa empresaria.

    “La actualidad la hace cada vez más vigente
    –dice Quarchioni–. Y no hay otra forma de contarlo que no sea a través del grotesco, lo absurdo, mostrando la frivolidad que estuvo tan valorada y expuesta durante esa época. Hasta la música remite a las fiestas de Punta del Este”. La comicidad se quiebra cuando uno de los postulantes, un ex sindicalista ferroviario, interpela al grupo de candidatos –y por elevación a los verdaderos destinatarios: los espectadores– y la tragedia queda al descubierto.

    “Esa vigencia reside en que la pieza teatral funciona como espejo de los tiempos que corren: la ola de despidos, el desguace del Estado, los tarifazos, la represión, la quita de derechos, la censura y, lo que es más grave, el deterioro de la institucionalidad y el miedo
    , precisa el dramaturgo. Con el triunfo de Mauricio Macri, muchos de quienes se sentían identificados con el proyecto nacional y popular de la gestión anterior sabían que sus vidas y las de muchos otros tomarían un rumbo indeseado. La tristeza, la desazón y la desesperación se apoderaron de ellos.

    “Tiene mucho de siniestro lo que nos pasa. Lo que creíamos que nos protegía, nos ataca
    –escribe Sandra Russo, periodista y escritora, en Página 12–. Cuando hay persecución política no se puede ser opositor. En 2015 creímos que Cambiemos había ganado las elecciones pero que seguíamos viviendo en el mismo sistema. Y eso no sucedió. Lo que llamamos democracia y lo que identificamos con lo democrático se extingue cada día un poco más”.

    El reciente estudio Despidos masivos en Argentina: Caracterización de la situación y análisis del impacto sobre la salud física y mental (2015-2016) destaca que hubo 232.286 trabajadores despedidos o suspendidos en la Argentina desde fines de 2015 a noviembre de 2016. Según los autores, el incremento en el desempleo, la pobreza y la desigualdad ha derivado en un significativo deterioro de los indicadores de salud física y mental (más elevado incluso que el esperable de la literatura especializada), principalmente entre mujeres mayores de 45 años, jefas de hogar y que están a cargo de familias numerosas. Se observó un aumento de hasta el 436 por ciento de los problemas de salud mental y la triplicación de personas que tienen fantasías de suicidio.

    Sanar con risa y diversión


    ¿Puede la comicidad contrarrestar o morigerar ese impacto en la salud mental?
    El humor es como una dimensión lúdica, una ficción-realidad, porque se pueden ensayar temas difíciles, despolarizar planos de la experiencia que son muy complejos y difíciles de pensar y procesar”, dice la psicóloga Elisa Petroni. “Esos significados se pueden descomponer, se puede jugar con la contradicción y atravesar las dificultades con más creatividad”.

    “La risa es catártica; poder reírse y divertirse relaja –agrega Petroni–. Desde el punto de vista neurobiologicista, trae alivio. Las señales de mecanismos de alerta del organismo para afrontar una situación difícil bajan, el estrés baja y se puede pensar y reflexionar de otra manera”.

    Sábado a la noche. El Café Montserrat, con capacidad para 76 personas sentadas, se empieza a llenar hasta que desborda de gente. Las entradas se agotaron. No hay lugar para caminar entre las mesas y las camareras alcanzan la comida con dificultad. En las paredes de ladrillo a la vista cuelgan unos cuadros de pintura contemporánea. El color durazno de una ancha columna contrasta con el negro del cielorraso. Los amplios ventanales y la puerta de hierro negra con vidrio completan el aire vintage del local.

    El escenario es una diminuta tarima de 1,50 x1,50 con un atril, una banqueta y una botella de agua. Salvo excepciones, los espectadores tienen 60 o más. Son quienes escuchan a Adrián Stoppelman todas las mañanas por la AM 750 y que vienen a dar rienda suelta a la risotada. El guionista y comediante ayuda a acomodar a algunos y sube. Usa micrófono, pero podría no necesitarlo. Aunque un poco rasposa, su voz es sonora y potente.

    “Ustedes son protagonistas de este show, así que cuando yo diga “Gente de …”, ustedes dicen “¡MIERDA!”
    , con la R bien marcada, como decía Fontanarrosa.” En el espectáculo Vienen por todo, Más gente de M., que hace con Bibiana Tonnelier, Stoppelman repasa una galería de personajes de la actualidad: funcionarios, políticos, hombres y mujeres del espectáculo, y también el ciudadano común que repite sin digerir el discurso dominante. Y continúa para proponer: “También, la que viene de otro show: Cuando digo “Jodete …”, ustedes dicen “¡… por boludo!”. Alguien del público le dispara un titular para que arranque con los chistes.

    “En tiempos difíciles, el humor es una forma de resistencia, una respuesta a la hostilidad del mundo que nos rodea
    –dice el actor y escritor–; somos animadores de la catarsis, y cuando el público participa, descarga tensiones.”

    “Si Darwin renaciera escribiría la Teoría de la Involución o se tiraría un tiro en las bolas. Toda la energía de una vida … ¿para qué? El jubilado que vota al partido de Patricia Bullrich, ¿puede quejarse de que le bajen la jubilación, que le saquen prestaciones, remedios?, ironiza. “¿Puede continuar viviendo?”, interpela y sube el tono del ridículo. “¿Cuál es el objetivo de que esa persona continúe con vida?” Las carcajadas no dejan oír el chiste que sigue. “Si no entendió que te van a matar, que te van a afanar, es un pelotudo y es evidente que está tomando recursos del Estado al pedo.” Crescendo. “¡Un jubilado se tiene que acordar de que fue Patricia Bullrich la que les sacó el 13 por ciento!”, remata.

    Susana tiene 72 años y se sorprende de lo que le contó su vecino de mesa: “Mirá vos, José está solo porque la mujer no quiso venir. En estos tiempos, con lo difícil que está la situación, hay que reírse un poco. La risa es salud, dicen los chinos”.

    Hasta a la publicidad ha llegado el humor político. La de un insecticida capitaliza la reacción popular contra comentarios ofensivos de la “cheta de Nordelta”, una mujer que hizo público su disgusto por vecinos con costumbres poco refinadas en un distinguido country de Tigre:

    “Che, Cuca, me enteré de que se está armando una mateada popular en un country re top. Yo soy una ciruja, una cucaracha normal, pero estoy tentada con tanta grasa que se va a juntar. ¡Imaginate! Reposeras, mate, perros, bizcochitos… Solo espero que no aparezca Cuca Trap y nos arruine la fiesta.”

    ¡No pienses, sentí!

    En su sitio web, www.tallerdelarisa.com.ar, la actriz y docente Liliana Pécora detalla los beneficios de la risa: “Científicamente, se ha comprobado que la risa franca, la carcajada, aporta múltiples beneficios: rejuvenece, elimina el estrés, tensiones, ansiedad, depresión, baja el colesterol, adelgaza, elimina el insomnio, los problemas cardiovasculares, respiratorios y nos aporta aceptación. Mientras reímos liberamos gran cantidad de endorfinas, responsables en gran parte de la sensación de bienestar”.

    Atrapada por el Corralito en 2001, Pécora decidió reinventarse y creó el Taller de la risa. En general, asisten mujeres. “Los hombres no toleran tanta energía femenina”, dice. “Yo las hago jugar y crear, las estimulo a que se liberen, que no tengan vergüenza si se les ve el rollo, si se le ve la bombacha, si una se cayó y la tenemos que levantar con un guinche entre varias, la idea es reírse de uno mismo, no del otro sino con el otro”.

    La docente no asocia la angustia generalizada a la situación actual –aun con los datos a la vista– y se centra en la experiencia individual: “Crisis hubo siempre. Lo que hace falta es un cambio de actitud. Yo soy feliz porque no miro televisión, no leo los diarios, me entero porque me cuentan otros. La prensa amarillista exagera. ¿Para qué mirar malas noticias o películas de terror antes de dormir? ¡No! Hay que mirar cosas divertidas. Mirate todas las noches Esperando la carroza y andate a dormir en plenitud”.

    A sus alumnas les aconseja: “No quiero cabeza. La cabeza atrofia. Los sentimientos son los que valen. Decite: ¿qué puedo hacer para salir adelante? Me miro al espejo y me saco la lengua, me pinto con maquillaje, me disfrazo, me pongo música y empiezo a bailar, busco coreografías de zumba y me las copio, me salga como me salga”.

    Cuando finaliza el taller a los tres meses, todas salen a la calle disfrazadas a repartir abrazos, golosinas y caritas felices.

    El asesor espiritual que ahuyenta la queja

    Sebastián Fernández es actor. Comenzó a hacer stand–up 15 años atrás, escribe dramaturgia, y es uno de los humoristas en Detrás de lo que vemos, por la AM 750. Nació en plena dictadura y recuerda que su madre, una militante popular, siempre compraba la revista Humor: “Esas tapas no te las olvidás más. A través de la comicidad, el que no está predispuesto a escuchar se ríe”.

    “Con el macrismo me puse muy mal”,
    recuerda Fernández. “Me dije: Nos quieren tristes. Cuando estás triste estás vulnerable. Y te hacen lo que ellos quieren. Saquemos esta mierda afuera, hagamos catarsis, riámonos de ellos.” Y explica que la sátira y la burla, que surgieron antes de la comedia del arte, era el modo en que la gente se reía de los poderosos.

    Dorlan Happiness es uno de sus personajes. Se trata de un centroamericano o caribeño new age que asesora a Cambiemos en temas espirituales. Su apellido alude a uno de los valores que signaron la campaña presidencial de Macri, para quien los retiros espirituales con su gabinete son componentes imprescindibles de la gestión. Hace dos meses, el gurú decía: “Hoy vamo a hablar de un capítulo de mi último libro Pensar boludeces nos aleja de los problemas, el capítulo Desgracias ajenas, felicidad propia. Vamo a aprender a disfrutar de nuestro bienestar viendo como los demá sufren. En primer término debemo ver lo mal que la están pasando lohotro para darno cuenta de que a nosotros no nos va tan mal, y por eso debemos ser felice porque siempre podríamo estar peor”.

    “Si se nohinundó el campo y perdimo la cosecha, si ya damo el ganado por perdido, o si tuvimo que dejar nuestra casa en un pueblo cerca de un incendio forestal antes de pedir la presencia del Estado, el Gobierno o el rabino Bergman disfrazado de Hombre Antorcha de los Cuatro Fantástico, lo que debemo hacer es preguntarno si realmente estamo en una posición de queharno, y para eso debemo saber que hay paíse que están mucho peor que nosotro. ¿Puedo yo queharme de una simple inundación y echarle la culpa al Gobierno? No. De ninguna manera. Así, cargado de optimismo podremo salir adelante, alejado de la mala onda de queharno”.

    Pécora opina que la queja es inherente al ser humano. “Nunca vamos a estar contentos por nada, nos hemos formado en la queja, en el inconformismo. Te den lo que te den siempre te va a faltar algo. No importa cuál sea el gobierno: éste, el anterior, los militares.… Demasiado placer agobia; para muchos, es preferible lamentarse”.

    Happiness continúa su prédica: “Si pensamo que porque la policía pega palo, tira gase, balazo de goma, hay un desaparecido en democracia, estamo ante un estado represivo, no nos quehemo, no reclamemo, pues basta con ver cómo crece la ultraderecha en Europa para darno cuenta de que el de Mauricio es casi una réplica del de Fidel, de Cuba, o el Mao en China. Todo depende de la perspectiva. Si te parece que Macri es un mal presidente, piensa que en Estado Unido tienen a Trump, que es más peligroso que un ciruhano cardiológico con hipo. No nos quehemo, que la queha anula el beneficio, sobre todo el beneficio de los que más tienen…”

    Y concluye: “Sepan que graciaha este maravilloso gobierno siempre habrá gente que va a estar peor, y que haya alguien peor que usted a usted lo ubica en un lugar de privilegio, y eso es muy sano y liberador. Así es la meritocracia. La movilidad social ascendente asciende para unos y desciende para otros. Si hay más gente incluida, tú te sentirás menos feliz. Pregúntale al 51 por ciento”.

    http://www.agenciapacourondo.com.ar/cultura/el-humor-como-forma-de-resistencia-para-la-sanacion

    Categorías: Noticias regionales

    MENSAJE DE MILAGRO SALA: “NAVIDAD PARA TODOS, NO PARA UNOS POCOS”

    Lun, 25/12/2017 - 19:26


    Hace dos años Mauricio Macri es presidente y por segunda vez tenemos que reclamar una Navidad Sin Presos Políticos.

    Pero ahora ya no es solo Milagro Sala y los tupaqueros. Ahora somos 18 y hay que agregar también a los 26 compañeros del Ingenio La Esperanza. Todos ellos detenidos por defender los derechos de los trabajadores, por reclamar el pago de sus salarios y defender sus fuentes de trabajo.

    Otra vez Morales repite la historia. Acusó a los dirigentes de ser delincuentes, él que es un gran genocida por goteo, que manda a sus diputados y senadores a meterle la mano en el bolsillo a los jubilados, a las madres que cobran una asignación universal por hijo, a los ex combatientes de Malvinas y a los discapacitados. Lo hicieron 20 años atrás, y lo hacen ahora. Nosotros nacemos cilleros y morimos por el país. Macri, Morales y sus empresarios amigos lo hacen por sus negocios para pocos, saquean el país, le dan beneficios a los que mas tienen y hambrean al pueblo.

    Quiero en esta carta mandarle un abrazo a mis queridas/os compañeros que quedaron sufriendo en el penal de Alto Comedero y Gorriti Mirta Aizama, Gladys Díaz, Mirta Guerrero, Graciela López, Beto Cardozo, Javier Nieva; a mis queridos compañeros Amado, Fernando y Luis. Quien diría que con ellos, que vinieron a visitarme a la cárcel, nos saludaríamos de preso político a preso político.

    Al querido Julio, Hector un abrazo grande. A Carlitos Zannini que por segunda vez sufre una prisión injusta por defender sus ideales de justicia social. También a los otros compañeros a los que no conozco personalmente pero que hemos levantado las mismas banderas por una patria mas justa, o en defensa de las tierras de los pueblos originarios. Mi saludo y respeto al lonko Facundo Jones Huala; a Diego Barreto, a Khalil y a Victor Manzanares. A todas sus familias que están sufriendo esta terrible persecución.

    A esta altura es inocultable, y no tienen forma de disimular que las detenciones son persecuciones políticas al kirchnerismo y a la oposición. La crisis política la tienen ellos y están desesperados porque teniendo todos los medios y la justicia no son queridos por los humildes de la patria.

    No nos olvidamos de Santiago Maldonado. No nos olvidamos de Rafael Nahuel. Tenemos el ejemplo de las Madres, de las Abuelas. No vamos a bajar los brazos.

    ¡Hasta la victoria siempre!

    Para que volvamos a tener una Navidad feliz para todos y no para unos pocos.

    Abrazo desde esta nueva cárcel a la que me mandaron en El Carmen.

    Milagro Sala

    Presa política

     

    Categorías: Noticias regionales

    ARGENTINA – CURAS EN OPCIÓN POR LOS POBRES: MENSAJE DE NAVIDAD

    Dom, 24/12/2017 - 21:04

     

    Por Washington Uranga

    “Los curas en la opción por los pobres, queremos invitar a nuestro pueblo a renovar la misma opción que hizo el Dios de los Pobres, y que celebramos en la Nochebuena”, dice el mensaje dado a conocer por el grupo de sacerdotes católicos con motivo de la Navidad.

    Y en su texto expresan que “esa opción, es imitar al Dios que se pone del lado de los que en la Argentina de hoy han quedado desheredados por imperio del capitalismo que, como en aquel tiempo y siempre, se pone del lado de los poderosos”.

    Por su parte Marcelo Colombo, obispo de La Rioja y vicepresidente segundo de la Conferencia Episcopal, en su propio saludo navideño reconoce que “los últimos días han sido de gran dramatismo” y refiere al respecto a las “diferentes normas propuestas al voto de los legisladores, muchas de las cuales afectan la vida de nuestros ancianos, la violencia y los desmanes en las calles, el enfrentamiento verbal de tantos sectores llamados a ejercer responsablemente su misión en la comunidad política, el olvido de la importancia del diálogo y la creación de consensos como camino para la vida común”. Sostiene el obispo que todos estos son signos “que nos hablan de la necesidad de volver al Dios de Belén” y pide que en la Navidad “el Señor nos ayude a crecer en capacidad de salir al encuentro de los hermanos, a superar las diferencias, a sanar nuestros corazones de todo lo que nos enfrenta a los demás no dejándonos sosiego ni posibilidad de una vida serena”.

    En otra parte de su mensaje navideño los Curas expresan también su decisión de ponerse “del lado de los jubilados y pensionados que el próximo año perderán casi un haber mensual, tan necesario para sus remedios, alimentos y dignidad, que este gobierno ha decidido recortarles para responder al pedido del imperio de la Banca Mundial”. Porque, agregan, “ellos junto a los ex combatientes y a los pensionados por discapacidad, serán las víctimas de este recorte fatal, que incluye la falta de medicamentos, la desatención en el PAMI y la quita de subsidios”.

    Reiteran igualmente su determinación de estar junto a los “niños y niñas, cuyas madres reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH), que, por decisión del Imperialismo internacional del dinero reinante, perderán el valor de la leche mensual de cada niño, para equilibrar las cuentas de la deuda”. Y de acompañar también a “todos los trabajadores y trabajadoras que tendrán un futuro incierto en sus aportes patronales recortados brutalmente con efectos desoladores en su futura y lejana pensión de la vejez”.

    El mensaje de los Curas en la Opción por los Pobres tampoco olvida a “las presas y presos políticos que son la expresión de la escandalosa destrucción de la justicia en nuestro país” e insisten en ponerse al lado de las familias de Santiago Maldonado y de Rafael Nahuel, que “junto con tantas personas de buena voluntad que habitan el suelo argentino” esperan “esa justicia que no vislumbran…”.

    Finalmente señalan los sacerdotes católicos que trabajan en medios populares que “nos ponemos del lado de la ingente cantidad de desocupados que crece día a día y se pregunta con lágrimas por su futuro y el de sus familias” y “del lado de cada pobre, los que están en el pesebre”.

    Con motivo de la Navidad los Curas sostienen que “Dios entra en nuestra historia para transformarla” pero “cuenta con nosotros para hacerlo”. Es decir, “cuenta con nuestros brazos, nuestras palabras, nuestras ideas”. Y en consecuencia, siguen apuntando los sacerdotes “decirnos entre todos ¡Feliz Navidad!, se transforma en compromiso y militancia para que realmente lo sea; para que Jesús nazca, y con él nazca la Justicia y sea Esperanza en un mañana nuevo de vida y de fiesta para todas y para todos”.

    Categorías: Noticias regionales

    ARGENTINA: JUBILADOS, VIOLENCIA Y CACEROLAS ¿DERROTA?

    Dom, 24/12/2017 - 20:59
    Por Alejandro GrimsonEl gobierno ganó la votación, pero el rechazo a la reforma previsional fue generalizado. La oposición a la iniciativa oficial encontró en la opinión pública, en las calles, en las cacerolas y dentro del parlamento a un arco político muy diverso que actuó coordinado.

    Las escenas repetidas de represión policial hacen crujir la idea de “derecha moderna”. Ante los grupos de tirapiedras, es el Estado el que debe actuar dentro de la ley y garantizar el derecho de miles a protestar, mientras las organizaciones populares deberán encontrar los mecanismos para aislar a infiltrados y marginales que desplazan la confrontación política y social.


    Hasta el olor ha cambiado en las protestas sociales.
    Antes, los puestos de choripán y bondiola tendían a dominar espacios importantes cercanos a las plazas. El jueves 14 muchos vendedores ambulantes perdieron todo y ya no aparecieron por el Congreso el lunes 18. Ahora, son los olores de los gases los que dominan movilizaciones carentes de parrillitas. Y de cochecitos y de familias. En El Eternauta, los “Ellos” han tomado armados la Plaza del Congreso. La imagen de Oesterheld no es tan diferente de la de miles de gendarmes armados hasta los dientes. Los que no estaban en aquella historiera eran los “loquitos” a los que haremos referencia al final de esta nota.

    Con el impulso de su desempeño electoral en octubre, el gobierno le dio un giro a su “gradualismo”. Pasada la prueba, con una oposición fragmentada y con la siguiente elección a la mayor distancia posible, apretó a fondo el acelerador. Su objetivo se sintetizó en varias leyes: previsional, laboral, tributaria y presupuesto 2018. Sus métodos fueron “el diálogo” con el peronismo de gestión y con el triunvirato de la CGT. La ley laboral pareció a la vez acordada con la CGT, aunque modificada y postergada para 2018. Bastante confuso. La tributaria, que significa una redistribución regresiva, resulta tan abstracta para la población que la oposición en su mayoría se mantuvo en silencio.



    La reforma previsional desestabilizó el mapa político.
    Hasta una semana atrás el gobierno había construido dos enemigos internos. Con la invención del “enemigo mapuche” avanzó con gran éxito. Toda la capacidad de movilización que hubo por Santiago Maldonado viró silencio de sepulcro sobre Rafael Nahuel. Otra vez, incluso para los sectores más sensibles a la defensa de los derechos humanos, los muertos indígenas tienen un peso menor, más débil (y es tema para una nota futura). Además, con las detenciones y el pedido de desafuero librados por Bonadío qué duda podía caber acerca de cómo se proponía pensar al kirchnerismo. Si un “traidor a la patria” no fuera un enemigo literal, ¿quiénes se enfrentarían en las guerras? Aunque sean guerras que sólo existieron en la imaginación de un juez.

    Ambos temas tendrán larga vida, pero dejaron de ser el eje con la irrupción del proyecto previsional. Es que así como las cuestiones impositivas son complicadas de entender, el manotazo del dinero de la seguridad social resultó como una cuenta sencilla de la escuela primaria. El rechazo social fue generalizado. Incluso se resquebrajó seriamente el consenso mediático. Las posiciones de diversos periodistas y de figuras de la relevancia de Mirtha Legrand muestran que hay algo más complejo que se juega cuando la mayoría de la población se opone a un proyecto.

    Y se quebró, por primera vez desde la asunción de Macri, la división entre la unidad de la movilización popular altamente diversa y la división constante en el plano de la representación política. Me explico: las grandes movilizaciones de 2016 y 2017 fueron por distintas demandas sindicales, sociales, de derechos humanos, contra la violencia de género, de las universidades, científicos, estudiantes secundarios, de economías regionales. Cada una de esas protestas fue políticamente heterogénea: en cada movilización hubo sectores muy diversos. Pero mientras en el plano social la movilización por los derechos era plural y unitaria, nada de eso acontecía en el plano de la representación política. Ni en el plano electoral, ni en el plano parlamentario. Allí dominaba una fuerte división y una creciente fragmentación.


    La oposición a la ley previsional encontró en la opinión pública, en las calles y dentro del parlamento a un arco político muy diverso actuando de modo coordinado y conjunto.
    La necesidad de que los eventos de la protesta social encontraran una canalización política tuvo por primera vez una respuesta. Y la sesión del jueves 14 no pudo concretarse, produciendo la primera derrota relevante en el Congreso para el gobierno nacional. La aprobación final, en la madrugada del martes 19, por 127 a 116 votos no expresa un triunfo contundente del gobierno.

    En este punto se pueden hacer diferentes preguntas: ¿Hay una nueva estrategia del bloque kirchnerista? ¿Hay un nuevo posicionamiento del Frente Renovador? Si fuera así, ¿se debe al contexto postelectoral, a la gravedad del proyecto o a sus figuras parlamentarias?


    El gradualismo acelerado y la nueva frontera

    Los resultados electorales del 22 de octubre generaron celebraciones y autoconfianza en el gobierno. Le dieron aire, espacio para avanzar. Dio inicio al gradualismo acelerado, con el mandato de “ahora o nunca”. En dos años no tendrían derecho a quejarse de lo que no hubieran conseguido después de sus logros en las urnas y de la fragmentación de la oposición. Desde su óptica, las buenas noticias podían prolongarse en el fallo de Bonadío, en el Pacto con los Gobernadores, en el acuerdo con la CGT por la Reforma laboral, en la reunión de la OMC y –por poco– en el Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea. Forzando la interpretación de los datos, el oficialismo se dispuso a celebrar los resultados de las pericias de Santiago Maldonado (como si el pibe hubiera estado paseando por la costa del río Chubut) o la declaración del gobierno iraní que contradice a Interpol. Una borrachera interpretativa.

    Las borracheras de los éxitos electorales pueden marear a ganadores de izquierda o de derecha. Los buenos resultados electorales dejan la pelota en manos del ganador. Pero cuando es impulsada con prepotencia y soberbia puede conducir a enredos y fracasos. O triunfos pírricos. Un poco porque el gobierno consideró que había que aprovechar el impulso del 22 de octubre y otro poco quizá cansado de tanto negociar y acordar, le ley previsional cayó en el parlamento para ser aprobada a libro cerrado. Era algo novedoso.

    Errores de negociación y un salto en la política represiva fueron un boomerang contra el acelerador exacerbado del gobierno. Ahora bien, la derrota del oficialismo del jueves 14 -como la victoria ajustada en los votos del lunes 19- no debiera ser menospreciada ni exagerada. Si fuera subestimada, la oposición no podría comprender la relevancia de dejar a un lado las luchas por protagonismos individuales o de fuerzas, para pasar a otra estrategia relacional vinculada a la unidad respecto de los derechos. Si fuera exagerada no se comprendería que el gobierno tiene capacidad de revertir la situación. Y que más allá de éxitos o fracasos coyunturales, aún estamos en otro capítulo del empate argentino analizado hace décadas por Juan Carlos Portantiero: cuando ningún sector tiene capacidad de imponer, pero sí de bloquear a los otros sectores.

    Las dos fronteras del macrismo: el kirchnerismo y lo social

     

    Para el oficialismo acicatear la grieta con el kirchnerismo era el pan de cada día. Aunque daña la calidad del debate democrático, porque cada crítico es estigmatizado como kirchnerista y cada kirchnerista es estigmatizado como corrupto, pagó sus dividendos en octubre. Pero desde octubre el gobierno apuró su agenda y colocó rápidamente dos fronteras vivas: la social y la democrática. Estas fronteras y otros reclamos sociales habían estado presentes (como en la marcha contra el 2×1) pero nunca con la potencia alcanzada en diciembre.

    En ese plano, la prepotencia y la soberbia avanzó hacia nuevos mecanismos represivos. Con las prisiones preventivas de personas que la Constitución Nacional manda a presumir inocentes (y nadie ha propuesto aún cambiar la Constitución) se apunta específicamente al kirchnerismo. Con las balas de goma, los gases y las balas de plomo nadie pregunta sobre identidad política. Ni Macri ni Bullrich le preguntaron a Santiago Maldonado o a Rafael Nahuel. Las fuerzas de seguridad atacaron por igual a Mayra Mendoza, Leonardo Grosso, Victoria Donda y otros diputados.

    Funcionarios del gobierno y periodistas oficialistas insultaron de manera incesante a quienes protestaron el jueves en la Plaza y a quienes trabajaron para que no hubiera quórum. Atacan a todos los opositores afirmando que ahora “parecen kirchneristas” y contra los kirchneristas diciendo que ahora “parecen de la izquierda dura”. Su indignación frente a la unidad de la oposición debería ser muestra suficiente de la relevancia política del episodio. En un fuera de quicio argumentativo los acusan de protagonizar la violencia. Mientras centenares de hombres armados disparaban contra la población civil durante horas, como mostró en Anfibia Cecilia González, dicen que los violentados son los violentos. El conocido truco de culpabilizar a las víctimas. Las policías van para actuar bajo el amparo de la ley en contra los infiltrados o provocadores, van por el desalojo de la población civil de cualquier zona de protesta social. Por la anulación de facto de ese derecho.


    La última represión de esa magnitud que este columnista recuerda en persona fue el brutal desalojo de Brukman en abril de 2003.
    Hubo otros episodios muy criticables posteriormente en la Panamericana y en zonas alejadas del país. Pero ahora hay un cambio cualitativo, un salto de la violencia desplegada. Es la RAM urbana. En el sur arguyen que hay guerrilla y lucha armada, cuando en realidad no hay sino inventos de un enemigo interno para justificar la militarización. Cualquiera que haya visto el operativo en el Congreso antes del inicio de la represión el jueves 14 a las 14 hs. sabía que iba a haber represión. Técnicamente, sólo precisaban un provocador. Pero el fotógrafo del diario Perfil, Marcelo Silvestro, denunció que vio que la Policía Federal nunca apuntaban sus armas a los provocadores (a los que tiraban piedras “no les hacía nada”), sino a la multitud pacífica que estaba detrás de ellos. ¿Tan simple como eso? ¿No se le dispara a un compañero de trabajo? ¿No se dan cuenta los agentes que si no denuncian órdenes aberrantes son cómplices de un delito? ¿Alguien les dio en el siglo XXI un curso contra la Obediencia Debida?

    Esto se acompaña de la idea creciente de que todo disidente es un enemigo. Los oficialistas acusan de “violentos” a diputados que pretenden ingresar al recinto o que alzan la voz. El fraude discursivo y los disparates argumentativos también son formas de violencia simbólica, anudadas a los gases y los camiones hidrantes. Diputados que son la avanzadilla de neofascismo al reivindicar las golpizas a legisladores, o la represión porque había “diez encapuchados”, son la cara más acabada de una petulancia que no sólo está provocando daños muy serios a la frágil democracia argentina, sino que además serán protagonistas en arrastrar al gobierno nacional a la derrota en el futuro.

    Porque hay una tercera frontera para el macrismo, que es la frontera democrática, que no hace distinciones por identidades políticas. En el sentido común, el único territorio relevante de toda batalla cultural, la sociedad argentina tiene amplias reservas para defender la vigencia de las garantías constitucionales. Incluso ante el renacer de fuerzas minoritarias de extrema derecha, lo cual debe llevar a preocupación.

    Como en todo análisis político, no se trata ni de idealizar ni de menospreciar los avances del sentido común. Movilizados por Santiago Maldonado, el asesinato de Rafael Nahuel no genera consecuencias similares. Es triste: un batallador cultural ahí. Pero la vanguardia del neofascismo, que festeja los palazos contra cualquier legislador opositor, empuja al gobierno a desafiar la frontera democrática más profunda. O a los sectores recalcitrantes a la inventiva de hechos que quizás aún no podemos imaginar en este vértigo argentino.

    Eso no plantea ninguna crisis que el gobierno no pueda manejar en el corto plazo. La economía depende de las relaciones de fuerzas políticas. Aunque muchos auguran que ningún modelo neoliberal puede sostenerse en el tiempo por razones puramente económicas, la realidad es que sí puede hacerlo (como lo ha mostrado en tantos países) si logra derrotas sociales y derrotas políticas de sus opositores. La economía depende de la dinámica del conflicto social y el conflicto social no tiene posibilidades de éxito al margen de sus representaciones políticas. Incluso, una crisis inevitable del neoliberalismo o del capitalismo financiero jamás ha tenido ni tendrá asegurada una resolución política positiva. Las soluciones políticas son justamente eso, nunca un efecto mecánico de la economía.

    Hay varios pecados capitales en la política. Uno de ellos es olvidar los rasgos que definen a los procesos políticos. Para comprender lo que está sucediendo en estas semanas en Argentina recordemos dos. La política es siempre una relación entre dos o más sectores. La política siempre es dinámica. Y en la Argentina un poquito más dinámica o vertiginosa que en otros países. El gobierno demostró que tiene la capacidad de aprobar esta ley específica (que no es menor), lo cual eventualmente no significa automáticamente que tenga capacidad de aplicarla más allá de este mandato presidencial. El tiempo también dirá si el gobierno tiene capacidad de retomar la fragmentación de la oposición. Y eso tampoco depende sólo del gobierno. Las diferentes fuerzas de la oposición tendrán que analizar si pueden y quieren contribuir a representar las pluralidades sociales, que colocan en foco la defensa de los derechos de las argentinas y argentinos.

    Estos días señalaron cuál es hoy la única posibilidad de construir una alternativa. Para que una unidad plural en defensa de lo social y de las libertades democráticas sea factible, deberá haber desplazamientos tectónicos en concepciones de la política y quizá también en conducciones opositoras. El gobierno, en su arremetida, logró una muestra casi de un día para el otro. Que no sea efímero, que no sea simplemente opositor, que sea una alternativa de futuro, implica aún un largo recorrido.



    Acerca de la violencia, los derechos y la democracia

    En el proceso histórico, a lo largo de los años, las tendencias a la concentración de ingresos o a una mayor distribución se definen en una dinámica de construcción de hegemonías. Hay mayorías coyunturales y mayorías más persistentes, luchas por el sentido común y la opinión pública. Y batallas en las urnas y en las instituciones. La ley previsional puede revertirse en dos años, pero solo si los opositores a esta ley estuvieran a la altura para construir una alternativa política al proyecto de “Cambiemos”.

    Mientras quienes proponen políticas de ajuste ganen elecciones en las urnas y tejan alianzas presionando al “peronismo a cargo de la gestión”, los movimientos sociales y políticos de oposición tienen que ampliar su capacidad de movilización y protesta. Esto, además de ser un derecho constitucional, es imprescindible para lograr una reducción de los daños del ajuste. Sin embargo, si al mismo tiempo no procuran construir una alternativa política que interpele a las grandes mayorías, las políticas de ajuste se profundizarán.

    Cualquiera sea el origen de los grupos que tiran piedras, su actitud es completamente funcional a las políticas de ajuste. La violencia, sea infiltrada o de un vanguardismo marginal, desplaza la confrontación social y política. Y genera el repudio de la mayoría de la sociedad.


    Ahora bien, debe quedar muy claro que si en una movilización como la del lunes 18, donde había decenas o centenares de miles manifestando pacíficamente, hay grupos que tiran piedras, el Estado tiene la obligación de impedirlo dentro de la ley y de garantizar también el derecho a protestar de quienes se oponen a la reforma previsional. Desalojar a través de la violencia por parte del Estado una gran movilización porque hay grupos que tiran piedras constituye una total violación del derecho a la protesta. Quienes justifican una represión que ataca a personas ancianas, a ciudadanos de a pie que son atropellados, a miles de jóvenes que son gaseados, porque existen unos grupos violentos, deberían preguntarse si por ese camino no terminarán justificando acciones irreparables. El hecho es que esos argumentos, utilizados tanto para el Operativo Independencia como para el golpe de 1976, constituyen una erosión de los valores democráticos. Por eso, resulta sorprendente que haya periodistas e intelectuales que se hayan confundido o que hayan caído en esa confusión que mañana se usará contra ellos mismos o contra sus hijos.

    A su vez, las fuerzas populares necesitan comprender las características de la lucha hegemónica y prepararse para estructurar modos de protesta que puedan generar un claro aislamiento de estas actitudes que ponen en riesgo sus luchas y a sus organizaciones. En el futuro, no resultará suficiente con continuar con la protesta pacífica, habrá que encontrar mecanismos para aislar activamente a infiltrados y marginales que ayudan a la política neoliberal.

    La estigmatización de los críticos de la ley previsional como “los violentos” buscó ocultar que tres cuartos de la población se opone a la misma, según las encuestas que el gobierno maneja. Todo ese dispositivo tuvo su fracaso cuando se iniciaron cacerolazos en los más diversos barrios de Buenos Aires y marcharon hacia el Congreso. Nadie los había previsto. Habrá quien quiera negar el sentido de los cacerolazos. Pero por ese camino corren el riesgo de terminar insultando a los manifestantes, a los encuestados y finalmente a los votantes. En realidad, desde ese fondo democrático de la sociedad argentina emergió una reacción no sólo ante una ley regresiva, sino ante demasiados intentos de manipulación. El significante vacío del estruendo de una cacerola, ya recibido por tantos presidentes argentinos, se dirigió desde el lunes a la noche a los diputados.

    El giro hacia un mayor ajuste y hacia la represión del gobierno mostró que el hecho de haber ganado por elecciones no la convierte en una derecha democrática. Efectivamente, entre las viejas recetas de la ortodoxia económica hay algo nuevo. Es una derecha que pretende seguir ganando a través de elecciones y para eso hacen política y despliegan una maquinaria territorial. Eso no la convierte en absoluto en una derecha moderna respetuosa de los derechos civiles y políticos de los ciudadanos. Ahora bien, si la oposición se conformara con esos rasgos autoritarios y se autoproclamase “campeona moral”, podría asegurar por muchos años su propia derrota. Porque no será con denuncias e hipérboles que logrará reconstruir un proyecto que atraiga a las mayorías para el futuro.


    Fotos interior: Victoria Gesualdi y Emiliana Miguelez

    http://www.revistaanfibia.com/ensayo/derrota/

     

    Categorías: Noticias regionales

    Las trece mujeres que vivían en el aire

    Sáb, 23/12/2017 - 13:39
    Sobre la experiencia de organización y lucha sindical de Alicia Castro // Por Mujeres Sindicalistas*

    Alicia nos recibe en su casa, amable y cálida y justa. Nos cuenta cómo desde sus inicios la lucha por la discriminación de la mujer en el trabajo, en el sindicalismo y en la política se convirtió en la búsqueda de la justicia social. Nos hace pensar, nos lleva con sus palabras de un lado al otro, pero seguimos en el mismo lugar. Nos dice: “cuando vos admitís la desigualdad en un terreno, estás más abierto a admitir la desigualdad en otros terrenos”.

    Ana Paula Capaldi: Primero, gracias por recibirnos y darnos un momento de tu tiempo para pensar y reflexionar sobre el tema de la desigualdad de la mujer tanto en el mundo del trabajo como en las organizaciones sindicales o políticas, para arrancar nos gustaría que nos cuentes tus inicios en la Asociación Argentina de Aeronavegantes.

    Alicia Castro: Mis primeras luchas tuvieron que ver con el tema de discriminación de la mujer, porque las tripulantes de cabina de Aerolíneas -en ese momento se llamaban azafatas- no podíamos ascender a Comisario de Abordo ni a Jefe de Cabina, que era una carrera mucho mejor remunerada y con mayores responsabilidades. Yo empecé a volar en los ‘70, ya para los ‘80 hacía diez años que volaba y un día me di cuenta de que estaba harta: era instructora del avión más grande de la compañía, el Boeing 747, pero tenía que seguir bajo las órdenes de un comisario a lo mejor 10 años más joven que yo, o más nuevo que yo, simplemente por ser varón. Entonces empecé a luchar para conseguir que las mujeres pudiéramos ascender a Comisarias y Jefas de Cabina. Fue una lucha dura, el sindicato estaba conducido por Mariano Belgrano, que no solo era machista sino también radical; ¿qué quiero señalar con esto?, que Aeronavegantes era el único sindicato que tenía el radicalismo en ese momento, así que lo cuidaban como oro; era la época del gobierno de Alfonsín y tenían mucho apoyo oficial. Fue difícil desafiarlo.

    Nos empezamos a reunir y a organizarnos, éramos 13 mujeres. Éramos pocas las que nos atrevíamos a enfrentar al machismo porque, como ustedes saben bien, el machismo termina por convencer a la mujer de que no tiene capacidad. Es decir, mina la autoestima de la mujer.

    Paula Monteserin: ¿Cuál era la razón del no ascenso de la mujer a comisario? ¿Había una razón? ¿O era simplemente por ser mujer?

    AC: Solamente los hombres eran Comisarios y Jefes de Cabina, así como también había sólo pilotos hombres. Es decir, el ascenso en la carrera y las mejores remuneraciones estaban reservadas sólo para los hombres. Hoy parece increíble, parece insólito, pero entonces era normal, estaba naturalizado.

    APC: Escuchamos tu intervención en el Encuentro de Mujeres Sindicalistas y nos llamó la atención tu afirmación de que tu primera identidad fue la sindical. ¿Qué entendías o concebías vos de esa experiencia o identidad sindical? Es decir ¿Cómo se constituyó tu propia identidad sindical?

    AC: Bueno así como les estoy contando, primero indignada. La indignación es un gran motor político, de las rebeliones en general. Empezamos a organizar mujeres para crear conciencia contra la discriminación y para tratar de elevar la autoestima; porque la mayoría de las mujeres estaban convencidas de que no podían.

    Cuando yo las trataba de animar, algunas dudaban: “Bueno, pero vamos a tener que abrir la puerta del avión, vamos a tener que contar el bar y a los pasajeros…”, tareas que como realizaban los varones, las mujeres se terminaban convenciendo de que no las podían hacer.

    Así nos fuimos rebelando, organizando, y luego fuimos sumando otras cuestiones a nuestra lucha sindical. Empezamos a concurrir a las asambleas, tomando más y más participación en el sindicato, que aunque la mayoría de las tripulantes eran mujeres había estado siempre conducido por hombres y predominaba el machismo más rancio. Fue una lucha dura porque ese no es un sector tradicionalmente asociado a luchas gremiales. No era un grupo que hubiera participado en otras reivindicaciones, la mayoría no había ido nunca a una movilización.

    Fuimos incorporando temas, sobre todo frente a la privatización de Aerolíneas. Nosotros, mi grupo, se opuso radicalmente a la privatización mientras que el oficialismo la aceptaba. De ahí surgió un crecimiento de nuestra participación.

    Éramos pocas las que nos atrevíamos a enfrentar al machismo porque, como ustedes saben bien, el machismo termina por convencer a la mujer de que no tiene capacidad. Es decir, mina la autoestima de la mujer.

    PM: ¿Con qué identificas al sindicalismo?

    AC: Con la lucha, con la lucha permanente, con la reivindicación cotidiana de las causas justas. Sobran los motivos para luchar y para organizarse ¿no? Organizar, eso es clave.

    Las organizaciones sociales pueden expresarse y protestar, pero sólo los sindicatos tienen la capacidad de cambiar las condiciones de trabajo y de vida.

    También trabajamos para quitarle el sexismo a la condición de azafata. Conseguimos, ya como Secretaría General, tener una patente de vuelo habilitante, un certificado de idoneidad, igual que los técnicos. Esto servía a dos propósitos: primero, a profesionalizar y jerarquizar a los y las tripulantes de cabina; sobre todo en tiempos de Menem, que cuando hacíamos huelgas intentaban reemplazar a los tripulantes de un día para el otro. Una suerte de mcdonalización del trabajo, típica de los años 90. En cambio, teniendo una licencia se impide la casualización del trabajo, porque tenés que hacer un curso y estar habilitado por las autoridades aeronáuticas para poder volar. Segundo, cambiar el término “azafata” por el de Tripulante de Cabina, contribuye a quitarle el carácter sexista.

    APC: Con toda esa experiencia de indagaciones y lucha, ¿para vos cuáles fueron los grandes logros del movimiento obrero en cuestiones de género?

    AC: Yo no suelo limitar las cuestiones de género a los temas especí cos como licencias por maternidad, por ejemplo, porque por formación creo que un avance del género es la igualdad de oportunidades. Así como luchamos contra el sexismo en la aviación, también en el caso de Austral que sólo contrataba mujeres logramos que se incorporaran hombres a la profesión. Creo que la lucha contra la discriminación pasa por la igualdad de oportunidades para la mujer y el hombre.

    Logramos que el sindicato de Aeronavegantes, que era un sindicato pequeño, irrelevante y elitista, se uniera a la lucha del transporte en la Argentina. Formamos la UG -Unión General de Trabajadores del Transporte- con Moyano, Palacios, Schmid, Marcos Castro, entre otros, y luego formamos el MTA -Movimiento de Trabajadores Argentinos-. Durante un tiempo mis compañeros y compañeras cuestionaban qué estábamos haciendo los tripulantes de cabina junto a los camioneros y colectiveros, no entendían cuál era el sentido de esa unidad, pero lo fueron comprendiendo con los resultados de la lucha conjunta.

    También promovimos la internacionalización de nuestra lucha, fuimos activos militantes en la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF), que tiene sede en Londres y reúne a 5 millones de trabajadores y trabajadoras de todas las ramas del transporte, en el mundo entero. La información y formación que logramos en la ITF, el papel de la solidaridad a nivel internacional jugó un rol muy importante cuando dimos la pelea por la recuperación de Aerolíneas, la defensa de los puestos de trabajo, la lucha por la re-estatización , contra la desregulación y la política de Cielos Abiertos. Yo creo que los logros importantes fueron esos, la eliminación de la discriminación, la profesionalización de nuestros tripulantes de cabina, el histórico salvataje de Aerolíneas Argentinas -Austral y de la industria aerocomercial argentina. Eso fue importante, estoy orgullosa de eso, sí.

    Lamentablemente son logros que hoy se están diluyendo porque el sindicato actualmente está admitiendo la política de Cielos Abiertos y el ingreso de aerolíneas de bajo costo, que van a degradar no sólo la industria aerocomercial, también a la seguridad y al empleo. Esa experiencia de organizar un gremio a partir de 13 mujeres que vivíamos en el aire es extraordinaria, porque demuestra que se puede organizar cualquier colectivo cuando uno está convencido, con voluntad y con objetivos claros.

    APC: También con vocación…

    AC: Sí, la vocación… yo creo que la vocación se va asentando, se va definiendo. Yo tuve muchas dudas al principio cuando me presenté como delegada sindical porque era consciente de que me iba a absorber todas las horas del día. Fue una decisión de vida, que felizmente los compañeros y las compañeras me llevaron a tomar. Hasta hoy estoy agradecida.

    PM: En algunas de tus intervenciones públicas escuchamos que hablas de esta experiencia como tu universidad…¿Cuáles fueron tus referentes mujeres en la lucha?

    AC: Te podría hablar de Rosa Luxemburgo o de Eva Perón pero yo creo que lo que afianza el aprendizaje son las compañeras, las tripulantes que eran capaces de reunirse en un día libre o en una posta, nos juntábamos en las casas o en los cuartos de los hoteles, con una bolsa de papas fritas, o mate y medialunas. Y así aprendíamos, así fuimos creciendo, juntas. Al principio, como las mujeres teníamos muy poca participación el sindicato de Aeronavegantes no teníamos ni idea de qué era un convenio colectivo de trabajo. No sabíamos cuáles eran nuestras herramientas y las tuvimos que ir adquiriendo, aprovechábamos cada vez que nos encontrábamos con un compañero de otro sindicato que nos pudiera ayudar o enseñar. En la causa contra la discriminación tuvimos la suerte de encontrarnos con la abogada Elena Liberatori, que hoy es jueza y que trabajó con nosotros, gratis por supuesto; porque esa es la otra cuestión, cuando uno está empezando sin ningún recurso, el que te prestaba un teléfono- en esa época no había celulares ni computadoras- era un héroe.

    Fueron épocas maravillosas. Cuando yo era delegada, nos reuníamos con la conducción de los sindicatos que se oponían a la privatización y con la oposición de los sindicatos que la apoyaban. Así armamos la Unión Nacional de Trabajadores Aeronáuticos y empezamos a tomar impulso.

    Por eso digo que fue mi universidad, porque en el sindicato tuve que aprender todo. La ITF también fue una fuente de formación. Yo llegué a ser Vicepresidenta de la Federación y miembro del comité ejecutivo durante 16 años, y allí aprendí muchísimo de algunos compañeros que hoy son leyenda, como Bob Crow que fue Secretario General de Metros y Ferrocarriles de Gran Bretaña, compañeros de Alemania, de la India, de la CUT de Brasil, del mundo entero. También trabajamos con sindicatos filipinos, africanos, japoneses, indios y aprendimos que las peores condiciones que se le apliquen a un trabajador en cualquier parte del mundo, tarde o temprano nos tocarán a nosotros. Por eso es tan importante la solidaridad internacional.

    Luego en los ‘90 nos tocó aprender cómo desmantelar, cómo desentrañar el discurso menemista, el discurso neoliberal, que venía a decirnos que el problema de la falta de empleo éramos nosotros, los trabajadores. Nos decían que si había trabajo flexible se iba a crear empleo. Y ese discurso tuvo prestigio en los ‘90, por supuesto manejado por la prensa de la época, Neustadt, Grondona, entre otros. No había mucha claridad sobre los efectos, se vendía la política del “derrame” y la flexibilización laboral como virtuosos y muchos lo compraban. El lema de “no hay alternativa” fue muy penetrante. Entonces nos tocó, en esa universidad de la que hablábamos, aprender a desarmar ese discurso, a pensar y sostener propuestas alternativas. Asumimos la tarea de explicar que si los trabajadores activos y jubilados no tienen poder de compra el mercado interno no crece y si no hay mercado interno, la economía no crece.

    La vida en general, creo, es aprender y enseñar, aprender y enseñar. Yo iba con una libretita a todos lados y recuerdo que los del Grupo Fénix -un grupo de economistas mayores en términos de conocimiento y de edad- siempre decían que yo era la única dirigente sindical que iba con un cuadernito y un lápiz. Hay que hacer un gran esfuerzo por aprender, por superarnos. Pulir la herramienta.

    APC: Tu relato me hace pensar en cómo nos cuesta a la mujeres llegar, esto de ir con el cuaderno y el lápiz, esto de demostrar que nos formamos, de demostrar que nos capacitamos antes de poder tener un espacio en esas estructuras de poder donde se deciden grandes cosas…

    AC: Sí, yo creo que hay mucho en el sindicalismo argentino de dejar “que hable el doctor”, ¿no?. En esa época tuvimos mucha incidencia en el movimiento obrero, con Moyano y Palacios nos separamos de la CGT y formamos el MTA que despertó una gran expectativa entre los trabajadores. Yo en esa época me encargué de relacionar al MTA con la CTA y la CCC, con tenía mayor fluidez por estar a la izquierda de muchos compañeros. Y así organizamos la gran marcha federal, las movilizaciones de Aerolíneas Argentinas…¿Sabés que la movilización por Aerolíneas Argentinas -ahora parece una obviedad- fue la primera gran movilización después de la dictadura que salió con la bandera argentina a la calle?

    Otra cosa que aprendimos a hacer, y creo que es una de las claves, es a identificar nuestros problemas como trabajadores y trabajadoras de Aerolíneas Argentinas con los problemas nacionales. Nosotros no peleábamos exclusivamente por convenios o salarios ni mucho menos privilegios, como la prensa buscaba instalar con discursos como “los trabajadores aeronáuticos viven de viaje y tienen viáticos en dólares”. Nosotros identificamos nuestra lucha con la defensa de los intereses de la Nación. Aerolíneas Argentinas como herramienta estratégica para el desarrollo político, geopolítico, comercial y turístico de la Argentina. Así unimos a trabajadores y usuarios. La lucha contra la privatización la perdimos, pero logramos evitar la quiebra, los despidos y el desmantelamiento de la compañía. En el año 97 fui electa diputada por el Frepaso y llegué al Congreso; me vinieron a buscar por haber ganado reconocimiento como sindicalista por la lucha de Aerolíneas. Fui Vicepresidenta de la Comisión de Transporte e integrante de la Comisión de Trabajo y siempre tuve muy en claro dónde estaba: siendo diputada de la Alianza fui la vocera en contra de la Reforma Laboral y me fui de la Alianza cuando estaba en el gobierno. Es una gran experiencia, poder plantarse en las convicciones propias, decir “no” a la disciplina partidaria y seguir respondiendo a los trabajadores; es una gran liberación cuando uno puede hacerlo.

    PM: Recordar a las 13 y porqué estás ahí sentada…

    AC: Quién te llevó, porque estás ahí sentada, a quién defendés, gracias a quiénes has llegado, quiénes están. Yo lo recuerdo todavía, las caras de mis compañeros.

    “… siendo diputada de la Alianza fui la vocera en contra de la Reforma Laboral y me fui de la Alianza cuando estaba en el gobierno. Es una gran experiencia, poder plantarse en las convicciones propias, decir “no” a la disciplina partidaria y seguir respondiendo a los trabajadores”.

    APC: En una disertación tuya que escuchamos nos sorprendió que hablaras sobre la indignación como un atributo más puro o transparente en la mujer, como la política asociada al machismo también tenía sus complicaciones y que la mujer también era una suerte de renovación en esos términos.

    AC: Estás usando un lenguaje muy diplomático para afirmar que los hombres están más acostumbrados a la tranza y cierto tipo de negociación. Yo que llegaba fresca a la CGT me indignaba de que hubiera compañeros dirigentes que estuvieran aprobando la privatización del sistema de Seguridad Social, por ejemplo, de la ota mercante o de los ferrocarriles.

    Para mí eran traidores y así los llamaba. En ese momento el MTA despertó una gran esperanza e ilusión, así como lo hizo el Frepaso. Por eso, hay algunas personas que no disculpo porque la desilusión fue muy grande: algunos dirigentes sindicales y políticos contribuyeron en forma decisiva a la despolitización de la sociedad. Uno puede tener éxitos y fracasos, los éxitos no están garantizados, pero lo que sí tiene que garantizar uno es el camino, la consistencia, la coherencia, la convicción.

    Yo creo que la mujer tiene algunos atributos -aunque cuando vemos ejemplos como Margaret Tatcher o Merkel no se puede generalizar que la mujer sea mejor- que hacen muy encomendable que haya una mayor presencia de mujeres en la política. Esto no se logra en el sindicalismo porque aún existe la idea de que la mujer es la única encargada de la crianza de los hijos, del cuidado de los niños y adolescentes y mientras eso siga así, las mujeres son estigmatizadas cuando trabajan las horas que exige la política y llegan tarde a la casa. En el sindicalismo, no se puede trabajar con horarios o con reticencias. Durante años llegué a casa más tarde de las diez de la noche. Recuerdo que un día salí del sindicato y me pareció que había algo raro en el aire y cuando me di cuenta de lo que pasaba, es que aún había luz del día. Mi horario era “hasta que el cuerpo aguante” porque desde 1997 a 2003 fui diputada al mismo tiempo que secretaria general del sindicato. Pero también tenía muy buenos colaboradores en el sindicato, mi segundo era un compañero que ahora dirige la Sección de Aviación Civil de la ITF, también una persona que se formó y estudió mucho. Tuve buenos compañeros y compañeras, trabajábamos con tesón, con alegría. A los funcionarios diplomáticos que compartieron conmigo las misiones en Venezuela y Londres les repetía que estaba feliz de haber aprendido a trabajar en un avión, a 900 kilómetros por hora y a 10.000 metros de altura- aun en Navidad y año nuevo- y en un sindicato. Hay que exigir y exigirse, sino no se puede lograr nada. No es blando, ni fácil, ni liviano, pero es muy lindo.

    APC: Hacías referencia recién a cómo se asocia a la mujer con el tema del cuidado. En las estructuras del poder sindical, cuando las mujeres acceden a los espacios de tomas de decisión lo hacen generalmente asociado a temas que se suponen de la mujer: cuestiones de género, igualdad de trato, servicios sociales. ¿Por qué crees que sucede eso?

    AC: Porque siguen siendo estructuras machistas. Las mujeres acceden a cargos generalmente asociados a un ideal de prolijidad o transparencia, pero no a puestos de decisión; por ejemplo, tesorera, secretaria de actas, la que se molesta en pasar las actas a mano mientras los hombres deciden en otro lado. Nadie te va a regalar un puesto de decisión; cuando me convocan a seminarios o conferencias sobre liderazgo de la mujer, lo primero que digo es que hay que aprender a mover la silla. Hay un momento en que le vas a tener que decir a tu compañero: “esta silla es mía, yo me siento acá, yo me lo gané, córrase, la primera la es mía”. Las mujeres no están acostumbradas a eso porque fueron mayormente educadas para gustar y complacer. Hay que dar el paso entre gustar y gustarse a sí misma.

    A mí me fue más fácil porque en mi familia había pocos hombres y tuve una educación feminista. Mi madre estaba divorciada, mi abuela ya estaba divorciada, pioneras. Mis tías abuelas eran solteras, mi abuelo era feminista. Tuve suerte en la educación familiar por crecer entre mujeres libres e independientes que administraban su vida y que no esperaban ser mantenidas ni orientadas por un hombre. Para mí resultó más fácil.

    Nadie te va a regalar un puesto de decisión; cuando me convocan a seminarios o conferencias sobre liderazgo de la mujer, lo primero que digo es que hay que aprender a mover la silla.

    PM: Vos ya sabías que tenías ese poder…

    AC: Aprendí a no esperar que un hombre viniera a darme una directiva o una recompensa.

    PM: O que te diga este cargo es tuyo o esta silla es tuya…

    AC: Claro, pero reconozco que no es fácil porque no es agradable. A mí me ha tocado muchas veces, es un ejercicio que hay que hacer. Había que llegar a las reuniones sindicales donde estaban sentados los viejos dirigentes sindicales y decirles: “entre Moyano y Palacios me siento yo”.

    “Nadie te va a regalar un puesto de decisión; cuando me convocan a seminarios o conferencias sobre liderazgo de la mujer, lo primero que digo es que hay que aprender a mover la silla”.

    APC: En ese sentido ¿Qué opinión te merece lo que tiene que ver con las leyes de cupo, tanto sindical o político?

    AC: Yo creo en el cupo porque tiene que haber una discriminación positiva; tenemos muchos ejemplos. En la ITF, para que hubiera mujeres en el consejo directivo, tuvimos que organizar un congreso con mucha participación de la mujer, gran debate y discusión. Y tuvimos que implementar un cupo de 5 mujeres en el Consejo Directivo. Sin eso, probablemente no hubiéramos llegado; ahora se van incorporando más mujeres por la decisión de sus gremios; antes los sindicatos no mandaban una mujer a representarlos a la ITF porque a nivel internacional se reproduce lo que sucede al interior de las estructuras en cada uno de los países miembro. Ahora la discriminación se sanciona.

    PM: ¿Vos crees que la obligatoriedad del cupo habilita?

    AC: La obligatoriedad del cupo marca el camino.

    PM: Debería no ser obligatorio, pero estamos en una instancia que todavía tiene que serlo.

    AC: Sí, puede ser mayor. En Venezuela Chávez que era un feminista auténtico, no alguien que hablara solamente por hablar, el cupo es del 50%.

    APC: ¿Tanto en las organizaciones sindicales como políticas?

    AC: Organizaciones sindicales, políticas, comunales, distritales, direcciones de las universidades, hospitales e instituciones públicas, la vida en general.

    Y también hay que tener en cuenta el lenguaje. La construcción de un lenguaje no sexista es importante. Una de las tareas que nosotras tenemos que darnos es la de animar a otras mujeres; las mujeres necesitamos un ejemplo a seguir para empoderarnos. Necesitamos ver que alguna mujer se ha animado a hacerlo antes que nosotras. Yo lo he comprobado a nivel internacional, en la ITF. Tengo muchas compañeras, remotas, que me dicen “aquello que te escuché decir, o aquello que yo te vi hacer, me inspiró a hacer lo mismo”. Y hoy son secretarias generales en sindicatos en Colombia, en África o en la India.

    Hay que trabajar sistemáticamente para alentar ejemplos de liderazgo femenino. Los hombres no nos van a animar a hacerlo, no pueden. Los hombres no te van a abrir ningún camino, el camino ha sido abierto por el trabajo de otras mujeres que lo han hecho antes.

    PM: Tampoco deberíamos esperarlo ¿no?

    AC: No deberíamos esperarlo. Y no es cuestión de que no nos maten. Es cuestión de que nos dejen participar, cuestión de que nos dejen vivir, cuestión de que nos dejen actuar. Y no hay que pedir permiso. Hay dos cosas que son difíciles de hacer, en la práctica. Una, poder explicarles a los hijos y a las hijas, “voy a llegar tarde, no te voy a poder ir a buscar al colegio, hoy no te voy a poder llevar al parque, porque los horarios de trabajo que tengo me exigen otra cosa, pero estamos trabajando para que personas como vos tengan un mundo mejor”. Eso es difícil de explicar. Y la culpa te perseguirá; a mí me persigue, aún me acuerdo de episodios cuando mi hija era chiquita, en que me hubiera gustado pasar más horas con ella; puedo llorar, pero hay que resistir. Es así. Eso es difícil y requiere cierto entrenamiento. Otra cosa difícil, como decíamos, es lo de remover de la silla a un hombre.

    “Es un momento que tenés que ser ruda, podes ser desagradable. Pero nadie nos va a colocar en el lugar que merecemos, sino lo hacemos nosotras mismas”.

    PM: Alicia, cuando escuchamos tu teoría de la silla pensábamos que hay que atravesar un camino para llegar a mover la silla del compañero… ¿cuáles son para vos las instancias que deberían empezar a discutirse para que la participación femenina mejore?

    AC: Hay que atravesar un camino, con prepotencia de laburo. Una de las cosas que tenemos que observar es que los sindicatos incorporen mujeres a todos los puestos de trabajo. En nuestros países, por ejemplo, la mayoría de los puestos de trabajo en el transporte son ocupados por hombres, conductores de ferrocarriles, conductores de metro, pilotos de aviación, obreros portuarios, marítimos; y uno se acostumbra a ver que el capitán del barco sea un hombre, el conductor de un colectivo y de un camión sea un hombre y el que conduce un tren sea un hombre. Eso es netamente cultural. En las líneas aéreas norteamericanas, por ejemplo, hay un alto porcentaje de mujeres pilotos. Acá en Aerolíneas recién empieza a haberlas ahora, y todavía en el speech el comisario dice: “el comandante Pérez”; si tenés una mujer en el comando mejor sería decir “la comandante Juana Pérez”. Una vez volé con una comandante, una copilota y una jefa de cabina; todas mujeres. Las invité cariñosamente a que se lo informaran a los pasajeros. Dar el ejemplo.

    Es importante que los sindicatos trabajen para que ingresen mujeres en puestos de trabajos no tradicionales. Yo me acuerdo que discutiendo en el Comité Directivo de la ITF – es una instancia que yo extraño mucho- donde nos reuníamos una vez por año en Londres, la excusa de los dirigentes de que no hubiera mujeres en las estructuras sindicales era que las mujeres no podían acceder a algunos trabajos por falta de fuerza, y yo reflexionaba:- ¿Creen que viejos como ustedes tienen la fuerza? ¿No será puro machismo? -A veces he sido excesiva, pero nunca me arrepiento. Entonces, hay que cuidar desde abajo que haya ingreso de trabajadoras mujeres y luego incentivar que las mujeres militen en la organización sindical y que se puedan promover a puestos de decisión y en puestos de liderazgo. Luego trabajar todas las instancias que hay para crear igualdad, horas de trabajo y remuneración, licencia por paternidad, etc. Yo debo reconocer que no me he focalizado en las cuestiones que tradicionalmente se le asignan a la mujer. Más bien he tratado de ocuparme de áreas en las que la mujer ha intervenido menos. Crear igualdad.

    APC: Pensaba cuando contestaste sobre este debate en la ITF, cómo cuesta cuando uno quiere plantear un tema de género que no se anule la discusión porque te tilden de feminismo extremo…Cómo cuesta, incluso en las mismas vertientes del feminismo…

    AC: A mí me lo hizo entender hace muchos años una afrodescendiente en Nueva York, no me la olvido. En una reunión feminista ella empezó a hablar de los problemas de las negras; en un momento dado una persona le dijo: -bueno, pero no estamos hablando de cuestiones raciales, estamos hablando de la mujer- “Mire- respondió, con prepotencia- hemos sufrido mucho, hemos pasado mucha mierda, ahora les toca escucharme a mí”. Es lo que nos pasa a nosotras, que a veces nos dicen “Ay, por qué lo decís así; por qué estás tan enojada o por qué tienen que ser así”. Porque sí, porque hemos estado muy relegadas, hemos pasado por muchas adversidades y ahora nos toca combatir con la espada, con la pluma y la palabra (no es que sea devota de Sarmiento…).

    APC: Y en este sentido Alicia, ¿vos creés que la igualdad de género es una cuestión de justicia social?

    AC: Sí, es una cuestión de derechos y es una cuestión de justicia social. La desigualdad se puede reproducir en muchos terrenos. Cuando vos admitís la desigualdad entre el hombre y la mujer estás abierta a admitir la desigualdad en otros terrenos.

    ____

    * La entrevista forma parte del cuadernillo “La participación de la mujer. Mundo laboral, sindicalismo y representación política”, elaborado por MUJERES SINDICALISTAS – CORRIENTE FEDERAL DE TRABAJADORES. Disponible en https://issuu.com/encuentrodemujeressindicalistas/docs/final21.11

    Categorías: Noticias regionales

    Páginas

  • Otras notas

    Por Héctor Bernardo / A pesar de que Trump aseguró que todos los archivos relacionados con el crimen serían desclasificados a fines de octubre, debió ceder ante las presiones de las agencias de inteligencia. Entre los documentos que salieron a la luz, se destaca la preocupación del FBI por culpar a Oswald y que la KGB sospechaba que se trataba de “un golpe de Estado de la extrema derecha”.
    Vía Resumen Latinoamericano / Capturan a vicepresidente y 10 gerentes de PDVSA por corrupción y sabotaje a producción petrolera
    Vía Resumen Latinoamericano / El presidente venezolano afirmó que el resultado de las elecciones regionales son muestra de la conciencia del pueblo, que no se doblega ante la guerra económica ni amenazas imperiales.
    Por Corporación Regional para la Defensa de los Derechos Humanos / El paramilitarismo en la capital del Magdalena Medio sigue su accionar, y aunque la tasa de homicidios disminuyó no se debe a que estos grupos hayan desaparecido de las diferentes comunas de Barrancabermeja.