Red de Comunicadores del Mercosur

    Suscribirse a canal de noticias Red de Comunicadores del Mercosur Red de Comunicadores del Mercosur
    Actualizado: hace 2 mins 58 segs

    MEDIOS COMUNITARIOS CONTRA LAS CUERDAS

    Mar, 03/10/2017 - 20:34

    Por Fernando Krakowiak

    El Gobierno se mostró activo en el sector de la comunicación a través de medidas que favorecieron a los grandes grupos mediáticos. La contracara es la situación crítica de los sin fines de lucro. El informe de las universidades denuncia “persecución y ahogo financiero”.

    El gobierno se ha mostrado activo en el sector de la comunicación a través de una serie de medidas que favorecieron a los grandes grupos mediáticos, como extensión de licencias, facilidades para transferir licencias y fusionar sociedades, flexibilización de límites a la concentración de mercado y otorgamiento de espectro sin licitación. La contracara de ese proceso es la difícil situación que atraviesan los medios comunitarios, populares y alternativos. Un trabajo realizado por un grupo de investigadores de cinco universidades nacionales advierte que “la actual gestión del gobierno argentino restaura las políticas que privilegian a las grandes empresas audiovisuales y de telecomunicaciones en desmedro de las radios y televisoras del sector social”.

    El documento se titula “Regresión. Las nuevas políticas para medios comunitarios en Argentina” y forma parte de una investigación realizada por María Soledad Segura (Universidad Nacional de Córdoba), Verónica Longo (Universidad Nacional de San Luis), Emilia Villagra (Universidad Nacional de Salta), Ana Laura Hidalgo (Universidad Nacional de San Luis), Natalia Traversaro (Universidad Nacional de Córdoba), Alejandro Linares (Universidad Nacional de La Pampa), Larisa Kejval (Universidad de Buenos Aires) y Natalia Vinelli (Universidad de Buenos Aires), con financiamiento del Conicet y de la Defensoría del Público.

    El texto comienza destacando que las políticas de comunicación en el país contribuyeron históricamente a construir una posición de profunda desventaja en términos de sostenibilidad económica de los medios comunitarios con respecto a los medios de propiedad privada con fines de lucro y a los de propiedad estatal.

    La ley de Radiodifusión 22.285 establecida por la última dictadura militar en 1980 vedaba la posibilidad de las organizaciones sin fines de lucro de ser licenciatarias de servicios de comunicación audiovisual. Pese a ello, en los primeros años de la transición democrática múltiples movimientos populares –de derechos humanos, género, ambientalistas, pueblos originarios, etc.– montaron radios y televisoras comunitarias de modo ilegal para acompañar los reclamos de esas organizaciones al mismo tiempo que plantearon el debate por el reconocimiento de sus derechos comunicacionales.

    Desde ese lugar de resistencia, cuestionaron las políticas de comunicación de los sucesivos gobiernos que posibilitaron los procesos de concentración y trasnacionalización del sistema mediático. A su vez, como parte de ese proceso las asociaciones que agrupan a las radiodifusoras comunitarias fueron protagonistas de la Coalición por una Radiodifusión Democrática, alianza que propuso los 21 puntos por una Radiodifusión para la Democracia, en base a los cuales se formuló el proyecto que en 2009 se convertiría en la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual 26.522.

    La lucha de los medios comunitarios contó con el respaldo de numerosos organismos intergubernamentales, como la ONU, la OEA y la Comisión de Cultura y Educación del Parlamento Europeo
    , ya que, como destaca el informe de las universidades, “los medios sin fines de lucro son centrales para garantizar el derecho a la comunicación en sociedades democráticas en un doble sentido. Por un lado, su presencia contribuye a configurar sistemas de medios más plurales y diversos, dado que se multiplican los sectores que participan de él. Por otro lado, constituyen escenarios de participación ciudadana que permiten la intervención de sujetos, temas y perspectivas que no suelen tener cabida en los medios privados-comerciales ni estatales”.

    La prohibición a los medios comunitarios comenzó a revertirse en 2003 cuando la Corte Suprema de Justicia declaró la inconstitucionalidad del artículo 45 de la ley 22.285 que impedía a los medios no lucrativos prestar servicios de radiodifusión. En 2005, durante la presidencia de Néstor Kirchner, el Congreso Nacional sancionó la ley 26.053 que sustituyó ese artículo y permitió que personas jurídicas sin fines de lucro sean titulares de licencias de radiodifusión. Luego llegó la sanción de la ley 26.522 que les reservó a los sin fines de lucro un tercio del espectro radioeléctrico, no les impuso restricciones de alcance ni financiamiento, estableció un fondo de fomento del 10 por ciento del gravamen recaudado por la autoridad regulatoria, les dio representación en el Consejo Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Cofeca) y agregó la posibilidad de otorgar licencias de modo directo a emisoras de baja potencia en zonas de no conflicto.

    Desde entonces, aún con demoras y problemas, la situación de los medios comunitarios comenzó a mejorar. Entre 2012, cuando AFSCA puso en marcha el Fondo de Fomento Concursable para Medios de Comunicación Audiovisual (Fomeca), y 2015, el organismo realizó 18 concursos públicos y concedió 380 premios a los equipos técnicos, infraestructura tecnológica, la producción de radio y televisión y la gestión de los medios comunitarios. Los Fomeca le permitieron a los medios del sector social equiparse para avanzar en la transición digital, producir contenidos gratuitos y abiertos y regularizar la gestión de radios, canales y productoras audiovisuales.

    El trabajo de las universidades describe luego cómo esos avances se detuvieron en diciembre de 2015. “Todas las políticas desarrolladas desde entonces se caracterizan por la persecución y el ahogo financiero, mientras el Estado incumple con su obligación de legalizar y fomentar a estas radios y televisoras”, se remarca. “Las nuevas políticas se expresan, por un lado, en decomisos e intimidaciones a emisoras comunitarias que padecen la ilegalidad en diferentes puntos del país y, por otro, en la dilación en la ejecución de fondos de fomento, intimidaciones por supuestas irregularidades en la rendición de fondos y desprestigio del fondo y de las radios y emisoras comunitarias”, agrega el escrito que fue presentado por la doctora Soledad Segura, profesora de la Universidad Nacional de Córdoba e investigadora del Conicet, en el último Encuentro de Carreras de Comunicación que se realizó en la ciudad de Paraná entre el miércoles 13 y el viernes 15 de este mes.

    En el documento de las universidades se destaca también que a abril de 2017, el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) adeudaba pagos de cuotas a más de 200 proyectos adjudicados del Fomeca 2015 por más de 25 millones de pesos, según calculó el Espacio Interredes, que nuclea a las organizaciones nacionales de medios del sector social. Desde entonces, el gobierno fue realizando algunos desembolsos adicionales, pero con cuentagotas. Luego de la presentación del informe también hubo avances puntuales en materia de legalización de medios, como por ejemplo, la aprobación por parte del Enacom de la licencia a ENTV de Viedma para operar un canal de televisión digital. Sin embargo, los problemas de fondo reseñados en el informe continúan.

    La investigación también denuncia que “se desfinanciaron programas de diversos organismos públicos destinados al desarrollo o el fortalecimiento de medios de comunicación sin fines de lucro, como los proyectos ‘Sembramos palabras, Cosechamos Derechos’, ‘Radios comunitarias rurales. Comunicarnos fortalece’ y el convenio para que las bibliotecas populares fomenten medios comunitarios”. Además, se advierte que “se interrumpió la distribución de pauta oficial a emisoras sin fines de lucro, ya que el criterio de distribución es el nivel de audiencia de medios en grandes ciudades”.

    El decreto 267/15 que modificó la ley de medios audiovisuales implicó la pérdida del espacio de participación e incidencia en la formulación de políticas de comunicación que los medios comunitarios tenían en el Cofeca, al eliminarse esa institución. “En agosto de 2016, se creó el Consejo Federal de Comunicaciones (Cofeco), unificando el Cofeca y el Consejo Federal de Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización. Esto redujo la cantidad de representantes del sector sin fines de lucro de 3 a 1 y unificó a los prestadores de servicios de comunicación audiovisual con los de telecomunicaciones. Además, le quitó funciones al consejo como nombrar y remover integrantes del directorio o tomar decisiones relativas a los Fomeca. El Cofeco se reunió por primera vez once meses después de disuelto el Cofeca y el representante propuesto por las radios comunitarias no fue convocado”, destaca el texto.

    A raíz de esta situación, la investigación concluye que a partir de diciembre de 2015 “se produce una regresión en los derechos adquiridos a partir de la restauración y la profundización de la orientación histórica de las políticas de comunicación que privilegiaba a los medios comerciales, dejaba a los estatales en un rol subsidiario y perseguía o –en el mejor de los casos– ignoraba a los comunitarios”.

    fkrakowiak@pagina12.com.ar

    https://www.pagina12.com.ar/65013-medios-comunitarios-contra-las-cuerdas

    Categorías: Noticias regionales

    REPUDIOS A LA CAMPAÑA MEDIÁTICA CONTRA EL PUEBLO MAPUCHE

    Mar, 03/10/2017 - 20:32

    Por Darío Aranda

    Referentes de pueblos originarios, académicos y periodistas alertaron sobre los discursos discriminatorios y estigmatizantes expresados desde los medios hegemónicos de comunicación respecto de la comunidad mapuche, en el marco del caso Maldonado.

    “Ayer salvajes, hoy nos dicen terroristas. Siempre justificando su violencia con mentiras”,
    canta el grupo de rock mapuche Puel Kona y resume el sentir de comunidades indígenas, periodistas y académicos sobre la campaña mediática contra el pueblo mapuche. Cuestionaron a diarios, radios y canales porteños por su posturas “racistas” y que estigmatizan a los pueblos indígenas. El fondo de la represión y su justificación mediática: el extractivismo (minero, petrolero, forestal, hidroeléctrico) que intenta avanzar sobre la Patagonia.

    “Violencia, anarquía y apoyo externo. Grupos mapuches que tienen en vilo a Chile y Argentina” (Infobae). “Denuncian vínculos de grupos mapuches con las FARC” (Perfil). “Facundo Jones Huala, el mapuche violento que le declaró la guerra a la Argentina” (Clarín). “Violencia mapuche en Chubut” (La Nación). Sólo algunos ejemplos de artículos publicados por diarios y portales porteños. Radios y canales de televisión tuvieron abordajes similares, donde nunca se mencionan los derechos vigentes de los pueblos indígenas y siempre se los acusa de violencia.

    Ailín Pirén es werken (vocera) del Lof Puel Pvjv, de la Confederación Mapuche de Neuquén. Afirmó que es un momento de “gran preocupación por la represión y negación de derechos del Estado, pero también por el avasallamiento mediático” que legitima la avanzada contra los indígenas. “Es una práctica permanente de los medios de comunicación, en sintonía con el poder económico y político, contra los mapuches, pero ahora han redoblado una campaña de estigmatización y racismo”, afirmó la vocera.

    Remarcó que se trata de una política de negación de derechos desde el Estado y que busca quedarse con los territorios indígenas. A modo de ejemplo, su comunidad, Lof Puel Pvjv, sufre la embestida del poder político (negación de personería jurídica) y del poder judicial (que ordena el desalojo por no contar con esa personería jurídica).

    Ignacio Prafil es vocero del Parlamento Mapuche de Río Negro y fue tajante: “Respetamos a los periodistas que nos respetan. Y en los grandes medios no hay muchos que respetemos”. Afirmó que a la mayor parte de la prensa comercial de la Patagonia y Buenos Aires le molesta el indígena que lucha, y en los últimos años “se hizo muy evidente el discurso racista y al mismo tiempo servil al poder económico y político”. También cuestionó que los periodistas escriben sin conocer la realidad de los territorios.

    Entre los tópicos más comunes de los medios sobresale la supuesta chilenidad del pueblo mapuche. Desde hace décadas, distintas organizaciones indígenas aclaran que se trata de un pueblo preexistente a la conformación de los Estados nación. Y, de forma periódica, la academia intenta explicar lo ya sabido: “Los mapuches no son araucanos de origen chileno y no exterminaron a los tehuelches. Los mapuches no son ‘indios chilenos’, sino pueblos preexistentes. Esto significa que vivían en estos territorios antes de que existieran los Estados”, precisaron una veintena de investigadores del Conicet en enero pasado.

    Prafil destacó que lo prioritario es la aparición con vida de Santiago Maldonado. Aclaró que decenas de comunidades mapuches tomaron distancia de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) y apuntó al fondo de la represión y la campaña mediática: “El Presidente, sus ministros y empresas amigas quieren nuestros territorios. Pero que sepan que la lucha va a seguir, responderemos con más organización indígena”.

    Adrián Moyano es periodista de Bariloche, licenciado en Ciencias Políticas y autor de tres libros de historia mapuche. “La mayoría de los medios evidencian un gran desconocimiento sobre las formas de organización mapuche y sobre la historia. Son un pueblo originario, no pudieron venir de Chile porque algunos grupos pertenecientes a la gran cultura mapuche ya estaban en la actual jurisdicción argentina”, explicó. Afirmó que en los medios masivos de la Patagonia es recurrente el tratamiento racista de la lucha mapuche, pero sí es novedad una cobertura similar (y sostenida durante semanas) de los diarios porteños.

    Moyano alertó que la campaña mediática antimapuche responde a que “se avecina una profundización del modelo extractivista, de la mano de la ‘lluvia de inversiones’ a la que apuesta el actual gobierno nacional”. Citó el ejemplo con la reactivación del proyecto hidroeléctrico La Elena (sobre el río Corcovado, para abastecer a la industria del aluminio). “Si los medios logran instalar el concepto de ‘enemigo interno’ en relación con el pueblo mapuche, es obvio que probables situaciones de represión serán toleradas o inclusive avaladas por el conjunto de la opinión pública”, advirtió Moyano.

    Recordó que en la Patagonia viven más de 260 comunidades mapuches y no le parece inocente que por el accionar de una organización (RAM) se intente cuestionar a todo el pueblo mapuche.

    La vocera Ailín Pirén, de Neuquén, aclaró que la política represiva (tanto del Estado como de los medios de comunicación) “no comienza ahora, lo hicieron todos los gobiernos” y recordó que el Estado argentino “tiene una deuda histórica” con los pueblos indígenas (por el genocidio cometido).

    Por contraposición al accionar de los medios masivos, Pirén destacó el rol de los medios comunitarios, alternativos, cooperativos: “Son periodistas a los que les interesa escuchar nuestra voz, aún quizá sin estar de acuerdo. Son medios comprometidos con la verdad y la justicia, no con los negocios del poder”.

    En Chubut, ocho comunidades mapuche-tehuelche se congregaron para analizar y expedirse sobre la situación local. Exigieron la aparición con vida de Santiago Maldonado, repudiaron el accionar represivo del Estado y también apuntaron al rol de los medios de comunicación: “Nunca convalidaremos el silenciamiento, la desinformación, la negligencia, el miedo, el agravio a la vida, las mentiras”.

    https://www.pressenza.com/es/2017/09/repudios-la-campana-mediatica-pueblo-mapuche/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29

     

    Categorías: Noticias regionales

    INTERNET CIUDADANA: DEMOCRACIA, SEGURIDAD Y ESTADO

    Mar, 03/10/2017 - 20:30

    por  Patricio Guevara

    En el marco de los “Diálogos por una Internet Ciudadana”, realizados en CIESPAL este miércoles 27, jueves 28 y viernes 29 de septiembre en la capital de la República de Ecuador, Quito.; se han realizado mesas de trabajo en tres ejes primordiales: Eje 1: Conocimiento, Eje 2: OMC / e-commerce, agro, trabajo y territorio y Eje 3: Democracia, seguridad y Estado.

    El eje 3 contó con cinco expositores que hablaron sobre: Datos (Julio López, Ecuador) con un conciso video, Seguridad y vigilancia (Rafael Bonifaz, Ecuador) con una exposición muy detallada también a distancia, Infraestructura (Iván Pazmiño, Ecuador), Ciberarmas (Javier Tolcachier, Argentina) y E-gobierno (Francisco Silva, Ecuador).

    En cuanto datos

    Julio López utilizó a Datalat (plataforma de datos abiertos), para explicar la manera en los datos pueden cobrar un sentido más relevante, evitando así su uso negativo. Los datos como fuente de alimentación de conocimiento, emprendimientos e ideas, ese es el fundamento de Datalat y los datos abiertos. Solo algunas dudas saltaron sobre este tema, pero la más relevante quizás es: ¿Cómo saber qué dato es compartible y qué dato no?

    En cuanto seguridad y vigilancia

    Rafael Bonifaz expuso casi todas las vulnerabilidades a las que puede estar expuesta una persona común y corriente con todo el acceso tecnológico en la mano. Agencias de inteligencias como la NSA (Agencia Nacional de Seguridad, EEUU) han sido la cara visible de las principales operaciones de despliegue en lo que a vigilancia se refiere. Un hito importante en cuanto a exponer los alcances de la vigilancia fue la fuga de seguridad tanto de Wikileaks como de Edward Snowden que marcaron un antes y después en el tema de la seguridad en internet, develaron múltiples operaciones y sus “potenciales peligros”. Hoy, la seguridad se ha convertido en una de las prioridades. Pensar en la seguridad de adentro hacia afuera y no de afuera hacia adentro es uno de los grandes retos del debate.

    En cuanto infraestructura

    Iván Pazmiño explicó, como conocedor en el campo, la gran estructura tecnológica que comprende todo este enmarañado de internet. Satélites, cableado, última milla, señales, internet y más. Con detalle técnico pudo explicar de manera contundente todas las herramientas que permiten que llegue un mensaje de Facebook, una publicidad o un correo. De forma concreta, pudimos develar cuan vulnerable es América Latina en este campo informático que está mediado por grandes empresas transnacionales y potencias mundiales.

    En cuanto ciberarmas

    Javier Tolcachier se valió de tres videos para demostrar que la categoría de “robots asesinos” no es para nada exagerada. Hoy, la industria armamentista apunta sus recursos económicos a “mejorar” el armamento hasta lograr la meta de armamento autónomo. En pocas palabras, máquinas que matan personas y que no serán repercutidas con el juicio moral de si lo que hicieron estuvo mal o bien. Los videos expuestos mostraron misiles teledirigidos de alta precisión, torretas autónomas de vigilancia y tanques equipados con armamento pesado que puede circular de forma totalmente autónoma sin la ayuda de ninguna persona. En aproximadamente cinco años, según nos contó Javier, se desea poder duplicar la inversión armamentista de algunos países como Estados Unidos. Ciertamente la categoría “robots asesinos” no es nada exagerada, ya es una realidad que año tras año se va solidificando, la pregunta neurálgica aquí es: ¿Qué vamos a hacer al respecto?

    En cuanto e-gobierno

    Francisco Silva es un experto en materia de informática, tecnología e internet. El tema expuesto por Francisco es la relación que guarda Gobierno-Internet-Población y viceversa. Utilizando particularmente el ejemplo de Ecuador, fue fácil sacar a la luz el hecho de la falta de una relación bien establecida. Habló sobre las múltiples plataformas en línea que varios gobiernos poseen y que incluso utilizan para transparentar sus actividades, pero de inmediato surgió la duda ¿Hasta dónde la están transparentando? El tema es muy interesante, pero no concluye ahí. Como manifestó Silva, crear esta relación es una actividad que exige varios frentes y una constante concientización y capacitación hacia la gente (población). Definitivamente un tema que necesita ser explorado a fondo.

    La tarde siguió abriendo el debate donde surgieron los primeros indicios de construir una propuesta y las conclusiones. La información sobre lo ocurrido en estos tres días de trabajo, está disponible en el sitio www.internetciudadana.net.

    https://www.pressenza.com/es/2017/09/internet-ciudadana-democracia-seguridad-estado/

    Categorías: Noticias regionales

    PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE LA PRIVATIZACIÓN DE LA SALUD QUE QUIERE IMPULSAR MACRI

    Dom, 01/10/2017 - 18:34

    por Juan Canella

    La llamada C.U.S., Cobertura Universal de Salud existe en nuestro país desde 1946. Todo ciudadano tiene derecho a los servicios de salud prestados por el Estado. En la actualidad, este derecho sigue vigente, más allá de las diferencias de equidad con que cada ciudadano puede acceder a la salud.

    ​El subsector público de la salud (hospitales y los CAPS -centros de atención primaria-) presta servicios no solamente a los 15 millones de argentinos sin Obra Social (O.S.) o medicina Prepaga (P.P.) sino a toda la comunidad. Sólo a título de ejemplo: la mitad de los partos que se realizan en el país son de población con cobertura de O.S. o pre paga y se llevan a cabo en hospitales públicos. Ni qué hablar de la accidentología: casi el 100 % se atiende en etapa aguda en los hospitales públicos y con los servicios públicos de emergencia.



    Las preguntas que debemos hacernos son:

    1.     ¿Qué cambiaría con la propuesta del Gobierno?
    a.     A cada persona sin O.S. o P.P. se le entregará una credencial y se le realizará una ficha y una historia clínica digital de alcance nacional. Con esta credencial, se podrá atender en cualquier centro de salud pública del país, tal cual como ahora. No hay una definición clara al respecto aún, pero también esta credencial serviría para atenderse en centros de salud de las O.S.

    b.     A partir de la creación de una “canasta básica de prestaciones”, se establecerán qué cantidad y calidad de prestaciones recibirán los ciudadanos sin O.S. o P.P. Por encima de esa cantidad habrá que pagar por los servicios recibidos. Los medicamentos que esta población recibía gratuitamente a través del Plan Remediar, se deberán adquirir en las farmacias, a precio de mercado con un descuento similar al de las O.S. o P.P. (40/50%). A la población con cobertura de O.S. o P.P. se les restringirán las prestaciones del Programa Médico Obligatorio (P.M.O.), sobre todo en aquellas prestaciones de alto costo, las cuales deberán ser solventadas en su totalidad o en parte por afiliados y asociados de los planes básicos, cuando menos.

    La implementación de este tipo de “seguros de salud” como la CUS, es una modalidad que aumenta la inequidad en el acceso a la salud ya que la vincula estrechamente a la capacidad de pago de cada ciudadano pero afecta a todos ya que conlleva un gran aumento del gasto de bolsillo o gasto directo en salud. En otras palabras, lo que deje de pagar el Estado, las O.S. y las P.P., lo deberemos pagar cada uno de nosotros Y SERÁ MUCHO DINERO.

    2.     ¿Qué rol tendrían y que sucedería con los hospitales públicos y los CAPS?

    El gobierno nacional y los gobiernos provinciales gobernados por el oficialismo nacional vienen realizando un vaciamiento de los centros de salud públicos, con el claro objetivo de que la población de “enoje” con ellos y reciba la CUS con una esperanza de mejora. Mientras tanto, ya se están ensayando pruebas piloto para desarrollar una administración cuasi privada de los hospitales, con el objetivo de mejorar la “productividad, la recaudación y la competencia”.

    ¿Qué recaudarán?: las prestaciones que realicen hacia afiliados con cobertura de O.S. y P.P. (cosa que ya se hace pero optimizando los procedimientos) y TODAS LAS PRESTACIONES QUE QUEDEN POR FUERA DE LA “CANASTA BÁSICA” que a partir de la CUS van a tener que pagarse.
    Por otra parte, ya se comienza a sentir con fuerza la mayor demanda sobre los efectores públicos de salud, producto de la creciente población que se queda sin O.S. porque pierde el trabajo y también la perteneciente las O.S. y el PAMI cuyos prestadores cortan los servicios, lo que se suma a la falta de nombramientos e insumos.

    3.     ¿Qué ventajas obtienen las O.S. y las empresas de P.P.?

    Las O.S. vienen padeciendo un severo desfinanciamiento a partir del aumento de los costos médicos (medicamentos, prácticas, etc) respecto de su recaudación que, en los últimos 18 meses, prácticamente la han duplicado. Las O.S. recaudan el 3% que aporta el trabajador y el 6% de contribución patronal sobre su salario. Al crecer éste mucho menos que los costos médicos, la O.S. se desfinancia. Si a esto se le suma que el gobierno anuncia una baja de las contribuciones patronales, la situación sería más crítica aún. Muchas O.S., sobre todo las menos poderosas, están hoy con los servicios cortados o restringidos y otras están comenzado a complicar y a “estirar” artificialmente las autorizaciones, precarizando sus cartillas de prestaciones, cobrando co-pagos o co-seguros autorizados por la Superintendencia de Servicios de Salud y hasta han reaparecido los “Plus” irregularmente exigidos por muchos prestadores sin control alguno por parte del Estado ni de nadie. Pero no es cobrarle al afiliado la mejor manera de resolver las finanzas de las O.S., sino bregar por el aumento de los salarios y el control de los precios de los productos médicos.
    Casos similares a los descriptos, también se están registrando en muchas empresas de medicina P.P., sobre todo con los planes básicos. Del mismo modo,

    4.     ¿Cómo se financiaría la CUS?

    La puesta en marcha de la CUS se financia con los 8.000 millones de pesos irregularmente aportados por la CGT provenientes del Fondo Solidario de Redistribución. Hay dos leyes que tornan estos fondos intangibles que fueron modificadas por un DNU. Si se divide ese monto por los 15 millones de personas sin O.S. da que se aplicarán $ 44 por persona/mes. ¿Cómo se financiará después? El gobierno no lo dice no hay mención alguna en el presupuesto nacional presentado para 2018. Hasta la fecha 14 provincias han adherido a las CUS sin siquiera tener idea de cuánto será el monto que les aportará la Nación para brindar la “canasta básica de prestaciones” a sus ciudadanos sin cobertura de O.S. o P.P. Al fin de cuentas, serán las provincias las que deberán hacerse cargo de mantener esas prestaciones como lo hacen hasta hoy pero sin recibir ningún aporte por parte del Ministerio de Salud de la Nación a través de los diferentes Programas que se están desmantelando. La consecuencia será que los ciudadanos tendrán “diferente derecho” a la salud según el lugar donde hayan nacido, provincias o municipios con mayores o menores potencialidades y recursos.

    5.     ¿Qué es la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias?

    Esta Agencia se dedicará a evaluar en base a un estudio de costo-efectividad qué tecnologías sanitarias (medicamentos, tratamientos, métodos diagnósticos, etc.) serán pagadas por las O.S. y las P.P. y cuáles no. Se distorsiona de esta manera una herramienta útil cuyo fin debería ser no dejar registrar la tecnología que supuestamente no cumple con ese requisito o hacerlo a través de mecanismos que, por ejemplo, lleve a pagar por aquéllos tratamientos que den resultados positivos en cada paciente. Dejar circular los productos en el mercado y quitar o restringir el pago por parte de las O.S. y las P.P. conllevará a que se siga prescribiendo y aumente, como ya se dijo, el gasto de bolsillo de los afiliados.
    El proyecto de ley de creación de esta Agencia está en el Senado de la Nación desde el año pasado. Ante el atraso en su tratamiento, el Ejecutivo nacional estuvo a punto de sacarlo por DNU. El problema radica que esta norma no alcanza para garantizar una autolimitación del Poder Judicial y del Legislativo que a partir de esta ley ya no podría decidir ni intervenir u opinar en temas de Tecnología sanitaria, ya que esta Agencia quedaría como un “Tribunal de Alzada” inapelable a la hora de establecer los criterios específicos sobre esta temática. Con esto se pretendería disminuir el reclamo de la sociedad a recibir un tratamiento por la vía judicial y el legislativo debería consultar a la Agencia antes de legislar sobre nuevas leyes que tengan como componentes estos temas.

    6.     ¿Qué otros riesgos conlleva la aplicación de la CUS?

    a.     La aplicación de la CUS trae aparejada una privatización de la salud y el aumento de los negocios de los empresarios del rubro, sobre todo de los grandes administradores. Hoy, 6 empresas manejan más del 76 % del negocio” de la salud y cada vez se avanza más en esa concentración a expensas de peores servicios y más caros para los afiliados y asociados y de asfixiar a muchos prestadores individuales e institucionales, sobre todo, los pequeño y medianos.

    b.     Se debilita al extremo la gobernanza del sistema de salud, con la falsa ilusión de que se ataca la fragmentación existente por el sólo hecho de tener un sistema informatizado a escala nacional.

    c.      Se pone en riesgo la seguridad en cuanto a la protección de datos sensibles de cada ciudadano a partir del manejo de las historias clínicas informatizadas en el contexto de un gobierno que está dando muestras claras de una utilización ilegal de esa información. Sólo hay que pensar en lo “jugoso” que sería para los empresarios tener acceso a esa información a la hora de decidir sobre una contratación o un despido.

    d.     Se debilitan al extremo políticas públicas de promoción y prevención de la salud, ya que todos los recursos de dirigen hacia la ATENCIÓN y van desapareciendo los programas nacionales del Ministerio de Salud de la Nación para afrontar problemas de salud a escala nacional, como enfermedades endémicas, epidemias, enfermedades transmisibles por vectores, de transmisión sexual, salud laboral, problemas de salud de género, enfermedades crónicas no transmisibles, contaminaciones medioambientales masivas, etc. etc.

    Categorías: Noticias regionales

    ENTREVISTA CON NORA CORTIÑAS: “SANTIAGO TIENE QUE APARECER CON VIDA”

    Dom, 01/10/2017 - 18:28



    Por Oscar Castelnovo

    A los 87 años despliega vitalidad, alegría y en cada jornada involucra su presencia en luchas antirrepresivas, obreras, de género y ambientalistas. Nora Cortiñas, miembro de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, tiene una agenda abarrotada todos los días de la semana a las que suma «hacer los mandados», cocinar y la limpieza de su casa de Castelar en la que vive sola, aunque acompañada por el ring del teléfono que no para de sonar.

    Desde que la dictadura «cívico- militar- económica y eclesiástica» –detalla –desapareció a su hijo Gustavo, ella marcha en la Plaza de Mayo. Es psicóloga social y titular de la Cátedra de Poder Económico y Derechos Humanos en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires. A la vez, fue nombrada Doctora Honoris Causa por la Universidad Libre de Bruselas y por la UBA, entre otras. Narra que fue una gran bailarina de tango, modista de alta costura, especialista en paella valenciana y otros platos. Ya no le queda tiempo para la cocina, salvo cuando vienen sus nietos. La actualidad, el feminismo, los medios de comunicación, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich Pueyrredón, y la urgencia de la aparición con vida de Santiago Maldonado, fueron los temas esenciales de la conversación.(Entrevista publicada en la revista Acción)

    –Desde hace ya unos cuantos años se convirtió en una de las principales referentes para muchos luchadores argentinos. ¿Cómo impactó en su vida que la llamen para estar presente en tantos sitios?
    –Me genera una gran responsabilidad. El paso de los años hizo que se afianzara en mí una ideología que es de izquierda, independiente de cualquier partido. Y eso hace más amplio el horizonte. Yo levanto la bandera de los 30.000. Las Madres comprobamos que, por ejemplo, en un juicio donde a un joven o a un trabajador le «plantan» una causa porque es un luchador popular, si vamos dos Madres y estamos sentaditas escuchando nada más en la audiencia, los jueces lo sienten como una presión si van a fallar algo indebido. Eso pasa porque hay un reconocimiento, entonces tenés más compromiso para ir cuando te llaman, dejando todo para tratar de que no se cometa una injusticia.

    –¿Nunca le abrumó tanta responsabilidad?

    –Sí, a veces me abruma. Cuando uno llega a la casa y encuentra llamados: «Mañana te necesitamos en tal lado, pasado mañana tal otra cosa», a veces son dos actividades a la misma hora y vos no sabés adónde ir. Por momentos me siento abrumada y tengo que sentarme a reflexionar mucho sobre lo que haré. Estoy leyendo La poética de la fragilidad y descubrí que interiormente soy frágil. Las Madres, en un sentido, lo somos. Pero resulta que también tenemos la rebeldía y la fuerza que nos da la batalla de todos los días por esa verdad y esa justicia. En la fragilidad te sentís azorada, como cuando veo que hay 100.000 o 200.000 personas que me van a escuchar decir unas palabras, parece como demasiado para lo que uno se imaginaba. Pero bueno, esto es militancia y así la asumo. Hace unos días marchamos con las madres cuyos hijos fueron asesinados por la policía del gatillo fácil. Entre ellas estaba Raquel Alegre –mamá de Luciano Arruga– y sentí un gran honor que me pidieran que inicie el acto porque somos hermanas en el dolor y en la lucha para que no sigan matando a nuestros pibes ni secuestrando a nuestras pibas para la trata.

    –¿Cómo es un día común en su vida?
    – Me levanto, me hago el café con una cafeterita italiana que sirve para un solo pocillo. No debo tomar más de uno. Me hago una tostada y media con un pan de semillas muy rico, con queso crema y una mermelada que no es muy dulce por la diabetes. Así me preparo, porque ya sé que tengo 10 o 15 llamadas a las que dar respuestas. Luego me ducho, miro mis plantas, las riego y ya me armo el recorrido que haré ese día. Hago los mandados, voy a la panadería, la verdulería, porque yo sigo comprando todo en el barrio.

    –¿Vive sola?

    –Sí, me cocino yo misma y limpio la casa también. De alguna cosa grande como las lajas del piso del patio se encarga una señora que viene una vez a la semana. Y como vivo solita saco la tierra cuando se me da la gana. Algún día fui una loca de la limpieza, de esas que enloquecen a la familia con que esté todo brillante, pero después que se llevaron a Gustavo ya no me interesó. Ah, y cocinaba muy bien.


    –¿Tenía especialidades?

    Sí, ravioles con un relleno que aprendí de mi suegra, con seso, salchicha, espinaca, mucho queso provolone y algún ajito. Y el estofado de peceto o de pollo. También la paella a la valenciana. Estoy alejada hace rato de todo eso. Los ravioles caseros los hacía acompañada de Gustavo, a él le gustaba ayudarme. Ahora mi especialidad son los buñuelitos de espinaca para mis nietos.

    –¿Trabajó afuera de joven?
    –Tenía alumnas de alta costura en casa. Alguna vez cosí algo de alguna clienta. Es que mi marido era muy patriarcal. No quería que yo trabajara y tuviera mi «poder económico». Él fue empleado público desde los 13 años, pero siempre tuvo un trabajo extra para los gustos de la familia. Siempre fue muy laburador y a la vez muy machista.

    –Habló en diversos actos feministas y cerró en el de NiUnaMenos…
    –Sí. Y me eligieron por unanimidad. Dicen que fue en lo único que no hubo discusión. Me halaga y me conmueve porque nunca fui feminista, me crié en un hogar machista. Cuando me llevaron a Gustavo rompí con todos los cánones de mujer sometida a las decisiones del hombre. Hoy me considero feminista. No lo era antes porque creía que tenía deberes como mamá, esposa y ama de casa. Un día vi que tenía derechos. Antes no entendía el feminismo, no es que ahora lo entiendo del todo. Creo que nos falta crecer más, tener más fuerza para detener los femicidios, porque después de cada marcha nos siguen matando mujeres.
    Hay que buscar nuevas estrategias.

    –¿Por ejemplo?
    –Hacerle entender al hombre que no puede ser un asesino por odio hacia la mujer, porque allí los hombres dejan de ser seres humanos. Acá no es cuestión de celos u otras cosas, es un odio que lo tienen adentro y con el que hay que terminar de alguna manera, conversar, tener más diálogo. Yo sé que hay buenas personas y no creí nunca que hubiera separación entre el hombre y la mujer para reflexionar sobre estas cosas. A veces algunas de mis amigas feministas no quieren incluir a hombres en algunos grupos. Si nos separamos de los hombres, entonces somos la mitad. El mejor camino es el diálogo y la reflexión conjunta, pensar que todos somos seres humanos. El femicidio lo comete un individuo que perdió esa esencia de ser humano y se transforma en bestia, allí no hay excusas.

    –Hace unos meses estuvo en las Islas Malvinas, junto con Adolfo Pérez Esquivel y otros dirigentes de la Comisión Provincial por la Memoria. ¿Cómo fue la experiencia?
    –Muy emocionante: Nunca imaginé que iba a estar en las Malvinas. Ni bien llegamos sentimos el rechazo de ese pueblo dominado. Y todas las vidrieras y los ómnibus tenían esos carteles: «Go home». Nosotros fuimos a hacer un homenaje a todos los caídos, los nuestros, los de ellos, y a sentar un precedente para que esas 123 tumbas NN tuvieran una identidad. Y en el aeroparque, al regreso, un grupo de gente irascible nos insultó.

    –¿Por qué?
    –Fuimos con un excombatiente que nos iba contando lo que pasó y esta gente estaba resguardando a los militares genocidas que los llevaron forzadamente a los chicos y los torturaron. Qué ironía: una guerra con un país extranjero en la que las torturas que sufrieron los pibes se las infligieron militares argentinos que ya habían estado en la represión y los mataron de hambre y de frío. Sucede que aparecieron tumbas sin cuerpos y con un nombre ficticio. Mejor dicho, tenían un cartel que rezaba: «Solo Dios conoce este nombre». Yo creo que algunos, dirigidos por los militares, no querían que se descubriera que ahí pusieron lo que se les dio la gana, sin su verdadera identidad siquiera. Y por eso también nos dieron ese «recibimiento». Mientras tanto los militares zafan de ser enjuiciados por el delito de haber torturado y violado la verdadera identidad de los pibes que murieron.

    –¿De qué modo evalúa la reacción de grandes sectores de la sociedad con el tema del 2×1 a los genocidas y ahora con la desaparición de Santiago Maldonado?

    –Lo veo como una expresión de que una parte de la sociedad se concientizó. Cuando empezó la dictadura muchos no entendían la lucha que llevábamos adelante. Después de tanto dolor y represión, la gente empezó a entender un poco más. Igual, hay sectores de la sociedad que son bastante fascistas y respaldan a este gobierno en el cual están todos los que apoyaron y financiaron a esa dictadura infame. Y una cosa que facilitó la llegada de estos al gobierno fue el partidismo político que enceguecía a la gente y aplaudía todo lo que hacía el kirchnerismo. Primero, si funcionarios de ese gobierno no hubieran robado, las cosas serían distintas, porque tuvimos logros, pero eso se desvió para actitudes de corrupción. Yo digo que tiene que haber una autocrítica de los kirchneristas respecto de (el general César) Milani, la Ley Antiterrorista, los muertos por gatillo fácil, la represión a los trabajadores, la persecución a las comunidades aborígenes, entre otros temas.

    –¿Qué pasó por su corazón y por su cabeza cuando se enteró de lo ocurrido en el sur con Santiago?

    –Sentí un terrible cimbronazo, porque desde el primer momento supimos que era un pibe joven, de veintiocho años, que era artesano. Enseguida la familia difundió el caso y los mapuches también a pesar de que viven perseguidos. Yo había estado en El Bolsón y vi las calles llenas de artesanos. Luego supe mucho sobre Santiago y escuché sus vivencias. Es un pibe hermoso. Revisando su mochila los hermanos encontraron sus escritos. Uno de ellos lo leyeron el otro día en la Plaza de Mayo, ahí te muestra que es un joven antiimperialista, solidario, que sueña con un mundo de libertad. Entonces, ¿por qué se lo llevaron a él? No fue al voleo. Lo eligieron para mandar un mensaje de terror: «A nadie se le ocurra ser solidario con los que reclaman sus tierras porque las tierras las manejamos nosotros y les va a pasar lo que le pasó a Santiago». Mirá, yo estuve en el lugar desde el que se lo llevaron. Él es muy querido y respetado. Hicieron lo mismo con Julio López. Por ahí se escuchan voces que dicen que lo de Julio López no fue igual porque no intervino directamente el Estado, pero sí lo fue, actuó la Bonaerense. El excomisario Etchecolaz decidió que había que hacerlo desaparecer nuevamente porque no querían que hubiera testigos de los campos de concentración. Creo que tratan de disciplinar a una parte de la población. ¿Molestan? Entonces hay que disciplinar. ¿Cómo? Con un ejemplo. Ahora no hay duda de que a Santiago se lo llevó la Gendarmería dirigida por funcionarios del gobierno, del Ministerio de Seguridad de Patricia Bullrich Pueyrredón, cuyo abuelo también fue un apropiador de tierras. Lástima que ella fue una militante en algún momento. Esta Bullrich reveló la identidad de un testigo protegido. Es tan mala persona, tan hipócrita y tan cretina que hasta hizo eso para marcarlo. Si al chico le pasa algo será ella la responsable. Pero ya no les importa nada, ni a ella ni a Macri. No tienen moral.

    –¿Cómo juzga el papel de los grandes medios en este caso?
    –Me indignan. Algunos dijeron «¿y si lo mató un mapuche?», fijate vos qué porquerías. Un domingo en un programa estaban hablando de Santiago y había un cartel permanente en la pantalla como que Santiago ya estaría muerto. Eso es espantoso, porque solo sirve para desmovilizar a la familia o como un mensaje a los organismos y todos nosotros para que no lo busquemos más. Pero no nos vamos a rendir nunca:
    Santiago tiene que aparecer con vida.

    RECUADRO: “TANGOS QUE HACEN MAL”
    –Te cuento algo: una vez con los compañeros de la Cátedra habíamos ido a una milonga donde se daban clases y después se bailaba. Yo fui muy buena bailarina. Me saca a bailar un compañero y en un momento me dice: «Nora, acá dirijo yo, porque vos te adelantás y hacés lo que querés y así no va». Le contesté: «Pero yo estoy harta de que dirijan los hombres». Me respondió: «Bueno, no vamos a poder seguir bailando entonces».

    ¿Y qué le dijo?
    –«Mala suerte».
    –Pero le gustaba el tango…
    –Y sí, ¿cómo no me va a gustar? Pero la mayoría de los tangos son tan machistas, tan crueles que hay algunos que me duelen cuando los escucho aunque me encante su música y su cadencia, como «Afiches», por ejemplo, que dice: «Yo te di un hogar/ Siempre fui pobre pero yo te di un hogar /Se me gastaron las sonrisas de luchar/ Luchando para ti/Sangrando para ti/ Luego la verdad/Que es restregarse con arena el paladar/ Y ahogarse sin poder gritar/ Yo te di un hogar». Cuando escucho eso pienso: «¡Andate a la puta que te parió!: yo te lavé la ropa, yo te cociné y yo te planché».

    https://agenciaparalalibertad.org/article/santiago-tiene-que-aparecer-con-vida/

    Categorías: Noticias regionales

    YO SÉ DÓNDE ESTÁ

    Dom, 01/10/2017 - 18:24


    Por Alfredo Grande


     Está donde hay que estar. En la lucha. Junto a los que sufren. No para sufrir con ellos, sino para sentir como ellos. Enfrentando la zona de confort de la denuncia banal, de la escritura fácil, tan fácil como puede ser el gatillo.

    Está poniendo el cuerpo, pero también está dejando el cuerpo para sostener otros cuerpos. Mirando al país que no miramos; padeciendo el país que no padecemos; luchando por el país que no luchamos. Está creando nuevas consignas, sin intentar repetir ninguna.

    Democracia no es lo justo. Ni lo bello. Ni lo verdadero. Está con la sonrisa de los buenos, de los valientes. Está convencido que las Malvinas son argentinas, pero también está convencido que la Patagonia es cualquier cosa, menos argentina. Está viajando en el viento, donde la tierra es sólo una excusa para un pequeño descanso. Pero está también en ese pequeño gran descanso que nuestra única madre, la tierra, brinda a todos los que saben amarla y respetarla. Yo sé donde está.

    Porque he conocido a muchas y muchos como él. Que también siguen estando, porque el pueblo podrá ser vencido, quizá convencido, pero no olvida a sus héroes y heroínas. Está donde están los que dan su vida para una mejor vida. Donde una palabra, un fusil, un libro, un sermón, una plegaria, un abrazo, son también epopeyas libertarias. Está escuchando, hablando, discutiendo, riendo, aprendiendo, enseñando. Está en la lucha de todos y todas los que lo desean encontrarlo. Porque tienen el profundo anhelo de abrazarlo, acariciarlo, besarlo, mimarlo, consolarlo. Está para que le expliquen en qué se convirtió este país, que vuelve a tragarse a los mejores.

    Y está para que al mismo tiempo que intentamos explicarle en que hemos llegado a convertirnos, también podremos intentar entender que el “nunca más” terminó siendo la coartada para continuar en democracia las tareas pendientes en dictadura. Y que los 90 siguieron vivitos y golpeando, desde la inmortalidad de la ley de entidades financieras que pariera el ministro de economía para financiar el genocidio.

    Está en todas y cada una de las marchas. Donde su rostro hermoso de joven bueno será un ícono permanente de la madre y padre de todas las luchas: defender la vida, todas las vidas. Está, pero no está solo. Su rostro, su cuerpo, sus gestos, están rodeados de sus hermanos en lucha. Está donde tiene que estar pero nunca solo. En la mayoría de las fotos, de las imágenes que circulan, queda su figura y su rostro en primer plano.

    Pero nunca estuvo solo. Porque en la lucha ancestral de los originarios, la soledad, el aislamiento, y el individualismo están ausentes. Son siempre luchas colectivas. Resistencia ancestral al represor de ayer, de hoy y de mañana. El nombre de la bestia puede ser Benetton. Pero no es el único nombre. Millones de hectáreas robadas y saqueadas para el lucro de los ricos que siempre pueden ser más ricos y para el hambre y la miseria de los que siempre pueden ser más pobres. Yo se que está en las plazas, en las escuelas donde los maestros lavan las cabezas de los alumnos que han sido ensuciadas en décadas de cultura represora.

    Entonces hay una pregunta que no dejará de ser pregunta colectiva: “¿Dónde está Santiago Maldonado?”. Pero también de cientos de miles de gargantas surgirá la respuesta: “Santiago está en nosotros”. Está y seguirá estando. La lucha será permanente, y habrá victoria sin final. Ahora lo que queremos es que vuelva de donde está. Aparición con vida. Pero esa aparición no depende de él. Depende de nosotros. Mientras se sostenga la pregunta, la vida en su complejidad biológica, psicológica, social, política, militante, ética, seguirá apareciendo. La vida de los que luchan no dejará de aparecer. Cuando parece que la zona de confort le gana a la zona de combate, el gigante dormido despierta. Por el momento reacciona. Pero el terror del Poder Carnívoro es que no solamente reaccione, sino que accione.

    “No es el pueblo quien debe temer al gobierno; es el gobierno el que debe temer al pueblo”.
    Del temor al terror: la política es otra de las formas de torturas cuerpos y almas. Picana y/o tarifazos. Capucha y/o hambre. Cuando nos demos cuenta que Santiago nunca más dejará de estar, entonces estaremos mejor preparados para recibirlo. Porque hay demasiados “santiagos” que necesitan que los vayamos a buscar, que nos preguntemos donde están, que necesitan que los esperemos. Y fieles a la sentencia de Bertold Brecht: “pobre de la tierra que no tiene héroes”, sabemos que los tenemos. Y los necesitamos. Pero lo más importante: nos necesitan. Cuando Bulrich, Bulrich y Asociados ni siquiera sean recuerdos, las historias de los luchadores, de los valientes, de los que sostuvieron sueños posibles, no dejará de ser contada. Y nuestros combatientes estarán en cada una de esas historias. Que también contarán por qué marchamos.

    ​https://www.pelotadetrapo.org.ar/yo-s%C3%A9-d%C3%B3nde-est%C3%A1.html​
    Categorías: Noticias regionales

    CAMBIEMOS Y LA SOBREACTUACIÓN REPRESIVA COMO ESTRATEGIA DE POLARIZACIÓN

    Dom, 01/10/2017 - 18:21



    por Santiago Asorey

    “La multiplicación de los casos de gatillo fácil y la represión de la protesta social de tal manera que se denuncien records de casos de violencia institucional, la criminalización y la judicialización federal de la protesta social, son todos elementos que necesitan leerse en una totalidad y en un mapa completo”. 

    La discusión sobre la caracterización del macrismo atraviesa y parte al campo popular. En un esquema de simplificación esa discusión binaria navega entre dos polos: el macrismo pensado en su linaje con la dictadura o como democracia de derecha legitimada por el voto popular.

    Esta discusión no logra clarificarse, ni tiene un sentido superador, si no se precisa detalladamente el marco teórico. ¿De qué hablamos cuando hablamos de democracia? ¿Hablamos de un Gobierno, electo democráticamente, que permite y promueve las violaciones a los Derechos Humanos en el marco de un Estado de Derecho degradado? ¿Hablamos de un Estado de Derecho transformado en una mera carcasa institucional que en realidad representa en sus estamentos la genética antidemocrática de la dictadura y el poder fáctico de las clases dominantes, la aristocracia judicial, la oligarquía terrateniente, las corporaciones financieras, el accionar represivo de las fuerzas de seguridad como garante de los poderes dominantes, etc?

    La dimensión infinita del horror del genocidio del terrorismo de Estado en la Argentina nos obliga a andar con mucho cuidado cuando se trata de analogías. Por otro lado, el análisis de las violaciones a los derechos humanos en el Gobierno de Macri necesitan pensarse no como discontinuidades sino como violencias germinadas políticamente por la gestión cambista y que tienen un linaje directo con las prácticas de la dictadura. Sin embargo, los eslabones de violencia necesitan analizarse de forma particular para no distorsionar la totalidad.

    La definición de “derecha democrática” de Jose Natanson se volvió más incómoda a medida que el Gobierno radicalizó su postura represiva y de negación en la causa Maldonado. Las últimas declaraciones de los funcionarios del Poder Ejecutivo empiezan a ir en la dirección contraria al desvincularse de la Gendarmería. Sin embargo, el posicionamiento de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich en la causa expresa una sobreideologización por derecha en la defensa del accionar impune de las fuerzas de seguridad. El testimonio de los mapuches en la Justicia Federal ratificando que Maldonado fue desaparecido por la Gendarmería dejó expuesto la insistencia ideológica por parte del Gobierno en la negación recurrente del hecho.

    Había otro camino para el macrismo que era despegarse desde el principio del accionar de la fuerza de seguridad y promover su investigación, pero no se hizo. Las razones son claras. Pablo Noceti, jefe de Gabinete de Bullrich, comandaba el operativo, fue visto por los testigos de la “desaparición forzada”, y es un funcionario del Poder Ejecutivo.

    La mecha que une a Noceti, Bullrich y Macri es muy corta. Noceti es el resultado deliberado de una política de seguridad del Gobierno. Por ende la desaparición forzada de Maldonado también lo es. Esto explica el encubrimiento y lo vuelve incomparable con cualquier otro caso en la historia de la democracia. Sería errado vincular la actitud de protección de la Gendarmería a una persistencia solitaria de la ministra. Hasta ahora, Macri apoya y sostiene a Bulrich, de la misma forma que Bullrich sostiene a Noceti y a la Gendarmería.

    Sin embargo, es necesario dar una respuesta matizada a esa discusión. De tal forma que nos permita realizar una caracterización correcta del macrismo en términos represivos, que no implique una banalización de la última dictadura militar argentina y del Terrorismo de Estado. Pero que al mismo tiempo no soslaye la forma en que el Estado, bajo la conducción de Cambiemos, en dos años haya dado luz verde para que las fuerzas de seguridad y el Poder Judicial hayan hecho florecer, multiplicar y revitalizar algunas de las prácticas de la fuerzas de seguridad en sus tiempos más oscuros.

    Está claro que el macrismo no es la dictadura, pero no está nada claro que sus políticas de Gobierno no sean reivindicativas de las peores prácticas de las fuerzas de seguridad en la dictadura.

    La “desaparición forzada” es una de esas prácticas que siguió presente desde la época de la dictadura y atravesó toda la democracia y que parte del kirchnerismo combatió con contradicciones desde los intersticios del Estado y de las bases del Campo Popular.

    Desde el regreso de la democracia todos los gobiernos han tenido que enfrentarse con estas prácticas que son también la demostración de la autonomía de las fuerzas autogobernadas. Casos como el de Luciano Arruga y Franco Casco representan emblemáticamente esa práctica en una batalla que el kirchnerismo no pudo ganar, en la falta de la profundización de la democratización de las fuerzas de seguridad. Pero sin dejar de reconocer que el kirchnerismo fue el primer Gobierno en reconocer en el Estado ese campo de batalla.

    En tiempos macristas la historia es otra y el panorama es desolador. Los hechos se acumulan. La represión del viernes 1 de septiembre a manifestantes con 31 detenidos (tras disturbios generados por servicios de inteligencia según denunció la CTA), la continuidad de la persecución y encarcelamientos a compañeros y compañeras pertenecientes a la conducción de la Tupac, entre ellos el de Milagro Sala que fue trasladada a un domicilio bajo el control de la Gendarmería. La misma desaparición forzada de Santiago Maldonado donde no solo se habla de la responsabilidad estatal y política de la conducción del Estado argentino, sino de la responsabilidad política y penal del Poder Ejecutivo en la implicación de Bullrich-Noceti (situación que incluye un encubrimiento por parte del Poder Ejecutivo).

    La multiplicación de los casos de gatillo fácil y la represión de la protesta social de tal manera que se denuncien records de casos de violencia institucional, la criminalización y la judicialización federal de la protesta social, son todos elementos que necesitan leerse en una totalidad y en un mapa completo.

    En una emisión del programa televisivo lntratables se afirmó que Maldonado “se le murió” a la Gendarmería. El eufemismo de los periodistas remite a las palabras de Jorge “Turco” Asís, de hace unos meses atrás, cuando en una conversación televisiva con Alejandro Fantino presagió que el Gobierno se encontraba en la “frontera del primer muerto”.

    Asís no es adivino, pero leyó bien el discurso del Gobierno en materia de represión y comprendió lo inevitable de los efectos fatales de ese relato macrista y ese accionar. No existen dudas que esa totalidad haya adquirido características de parentesco con las de la dictadura, porque el Gobierno las forjó con su discurso de polarización y estigmatización con los sectores populares y con la demonización de una porción de la sociedad argentina.

    Digamos que el canto extremo y emocional de “Macri basura, vos sos la dictadura”, es alentado por el relato “setentista” de algunos funcionarios del Gobierno como Bullrich, Ritondo y Noceti que utilizan en sus declaraciones palabras como “terrorismo”, “atentado”, para responsabilizar a “la izquierda”, “al kirchnerismo” y a “mapuches”. A esos funcionarios, bancados por el Presidente, la elección de esa identidad política represiva no les parece problemática. Lo delirante de la operación discursiva se evidencia en el tono de sobreactuación que necesita de servicios infiltrados en marchas para montar después la foto de la represión.

    En marzo de este año, en un artículo publicado en la Agencia Paco Urondo advertíamos sobre “la hipótesis que arrojaba la profundización de la represión”. Apenas un mes después, sosteníamos que “la sedimentación del plan económico llevado adelante por Cambiemos” acotaba su marco de acción de política institucional y que el modelo no cerraba “sin represión, sin criminalización y judicialización de la protesta social.” Lo que era imposible de adivinar era que una parte importante del Gobierno iba a adoptar esa identidad política represiva como parte de su estrategia de polarización.

    RELAMPAGOS.
    Ensayos crónicos en un instante de peligro. Selección y producción de textos: Negra Mala Testa Fotografías: M.A.F.I.A. (Movimiento Argentino de Fotógrafxs Independientes Autoconvocadxs).

    http://www.agenciapacourondo.com.ar/relampagos/cambiemos-y-la-sobreactuacion-represiva-como-estrategia-de-polarizacion-por-santiago

    Categorías: Noticias regionales

    PERSISTENCIAS

    Dom, 01/10/2017 - 18:09


    Por José Pablo Feinmann

    Dorrego era amigo de “los de abajo”, tenía arraigo popular y buenas relaciones con las provincias. Esto lo condenó. También las famosas cartas de Juan Cruz Varela y Salvador María Del Carril. ¿Por qué fueron famosas estas cartas, por qué trascendieron cuando tantas cosas se ocultan? Hace poco, en este diario, el sacerdote Domingo Bresci escribió sobre los archivos de la Iglesia durante los años de la dictadura. Pidió que se revelaran, que salieran a luz. Difícil, están bien guardados.

    La Iglesia participa del poder de la Argentina y fue cómplice de la dictadura. ¿Por qué ese poder    –que escribe la historia a su antojo, el de los vencedores– no salvó a Del Carril y Varela, que eran figuras de la “civilización”? Para salvar al valiente y glorioso general Lavalle, que fue el “otro” San Martín, el del frente interno, el de las guerras civiles, el soldado de la ilustrada Buenos Aires. El que desenvainó su espada para derramar sangre de hermanos. La de Dorrego, en primer lugar y tal como se lo pidieron sus amigos unitarios. Juan Cruz Varela, consciente de la crueldad que le pedía a Lavalle, escribió: “Cartas como éstas, se rompen”. Pero no se rompieron. El fusilamiento de Dorrego fue un crimen imperdonable, había que entregar a alguien para salvar al evidente ejecutor, Lavalle. Se decidió contar la historia publicando las cartas de un poeta extraviado y de un áspero, duro unitario.

    Rosas utiliza la muerte de Dorrego para asumir su primer mandato
    . Asume para vengar esa muerte y restablecer las leyes. Es, entonces, el Restaurador de las Leyes. Será, también, un estanciero keynesiano. Se lleva bien con los gauchos, los indios y los negros. Tuvo que hacerse gaucho para poder convocarlos. Será, para Sarmiento, el más gaucho de los gauchos, el más bárbaro de los bárbaros. Con sólo masticar el pasto de cualquier lugar de la pampa sabrá dónde se encuentra.

    Después de fusilar a Dorrego, Lavalle envía a dos de sus coroneles a rastrillar la frontera sur. Son Federico Rauch y Ramón Estomba. Entre gauchos e indios matan dos mil hombres. Los atan a los cañones y ordenan hacer fuego. Estomba va enloqueciendo. Rauch es atrapado por los guerreros del jefe indio Arbolito. Le cortan la cabeza y la arrojan sobre Buenos Aires.

    Rosas se presenta como “el vencedor de la anarquía”. Los jóvenes del Salón Literario –Alberdi, sobre todo– lo ven como la etapa del Orden, que sigue a Mayo, la de la Espada, y concluye con la Inteligencia, que representan Alberdi y sus amigos.

    Rosas asume su segundo gobierno como el vengador de Facundo Quiroga. Antes, en 1834, su mujer, Encarnación Ezcurra, arma una revolución, la de los Restauradores, para imponer a Rosas como jefe del país. Encarnación muere joven, como Eva Perón, quien, como ella, será parte del movimiento del 17 de octubre, que gana el gobierno para Perón. La mujer bravía que lucha por el poder de su hombre persiste de Encarnación a Eva. A nuestra historia le gustan las simetrías.

    Con Rosas llegan al gobierno los saladeristas de la pampa húmeda. La burguesía mercantil de Buenos Aires lo acepta porque quiere orden y no anarquía, que es perjudicial para los negocios. Las Provincias lo ven como un federal, una persistencia de Dorrego. Rosas exige la suma del poder público y la representación de las relaciones exteriores.

    Alberdi (y, en menor grado, los jóvenes románticos, Echeverría, Sastre, Gutiérrez etc) le ofrece su apoyo. Hay aquí una importante persistencia que trama una necesaria guía de estudio: la relación de los intelectuales con el poder.

    Moreno y Castelli tenían el gobierno y eran sus propios asesores porque eran cultos. Luego, los asesores de Lavalle: Agüero, Varela, Del Carril. Después Alberdi y Rosas, lo que no fue. Rosas confió en Pedro de Angelis. Al fin del siglo XIX, la generación del 80 y Roca. En el siglo XX, Lugones y Uriburu. Forja y Perón. “Sur” y la Libertadora. Hasta los montoneros y el tercer Perón. Todos estos proyectos no funcionaron. Durante los días que corren tenemos a Alejandro Rozitchner y Macri, que vendrían a ser una persistencia de la dialéctica entre Alberdi y Rosas. ¿Quién dijo que la historia no progresa?

    ​https://www.pagina12.com.ar/63404-persistencias​

     

    Categorías: Noticias regionales

    Páginas

  • Otras notas

    Por Héctor Bernardo / A pesar de que Trump aseguró que todos los archivos relacionados con el crimen serían desclasificados a fines de octubre, debió ceder ante las presiones de las agencias de inteligencia. Entre los documentos que salieron a la luz, se destaca la preocupación del FBI por culpar a Oswald y que la KGB sospechaba que se trataba de “un golpe de Estado de la extrema derecha”.
    Vía Resumen Latinoamericano / Capturan a vicepresidente y 10 gerentes de PDVSA por corrupción y sabotaje a producción petrolera
    Vía Resumen Latinoamericano / El presidente venezolano afirmó que el resultado de las elecciones regionales son muestra de la conciencia del pueblo, que no se doblega ante la guerra económica ni amenazas imperiales.
    Por Corporación Regional para la Defensa de los Derechos Humanos / El paramilitarismo en la capital del Magdalena Medio sigue su accionar, y aunque la tasa de homicidios disminuyó no se debe a que estos grupos hayan desaparecido de las diferentes comunas de Barrancabermeja.