Red de Comunicadores del Mercosur

    Suscribirse a canal de noticias Red de Comunicadores del Mercosur Red de Comunicadores del Mercosur
    Actualizado: hace 19 mins 25 segs

    ARGENTINA: REPRESIÓN. CRITERIOS

    Mié, 21/03/2018 - 20:52

     

    por Carlos Borgna

    El Gobierno de Mauricio Macri comienza a estandarizar sus procedimientos frente a situaciones donde hay víctimas fatales del accionar represivo.

    En primer lugar, como ya es sabido, activan un mecanismo de medios y periodistas que utilizan dos tácticas concretas: a- Ningunean la información (el hecho no existe) hasta que la inevitabilidad de los acontecimientos es tan fuerte que ya no pueden soslayarla y b- generan contenidos tendientes a demonizar a la víctima/as que siempre están huyendo, en situación sospechosa, es decir son culpables hasta que se demuestre lo contrario.

    Y cuando esto sucede y no quedan dudas de la participación de integrantes de las fuerzas de seguridad, por un lado justifican el accionar y por el otro, ante las pruebas concluyentes de tipo científico pericial, mandan al frente a él o los implicados de manera directa y distribuyen una información en donde no fue una fuerza determinada, ni hubo órdenes de hacer esto o aquello, sino una actitud individual aislada del conjunto de los operativos.

    El macrismo está construyendo permanente escenarios ideológicos, por lo tanto culturales, para sostener la represión, poniendo reiterados justificativos para sus acciones.

    La intervención de las Fuerzas Armadas en la represión interna, la libertad domiciliaria a centenares de condenados por delitos de lesa humanidad, el cierre de organismos y la cancelación de políticas sobre los Derechos Humanos, la revalorización del policía asesino, la estigmatización de los pobres y en ellos los más jóvenes, el dato que matar por la espalda es sólo un detalle, forman parte de esta elaboración de geografías, actores y comportamientos.

    Todo puede pasar, cuando estas señalizaciones se constituyen en un plan, en una manera de deconstruir la convivencia democrática y los roles de las instituciones y los poderes del Estado, dentro de ella.

    Red de Comunicadores del MERCOSUR

    Categorías: Noticias regionales

    LA HERENCIA DE BACHELET: NEOLIBERALISMO CON PASO FIRME

    Mié, 21/03/2018 - 20:48

    por Pedro Santander y Taroa Zúñiga

    Durante la última semana de Michelle Bachelet como presidenta de Chile se instaló en la agenda de los medios una discusión en torno a cuál sería “el legado de Bachelet”.

    Fue  un intento deliberado y coordinado por diversos políticos, columnistas y plumas afines al saliente Gobierno de cerrar estos cuatro años dando la sensación de que efectivamente se trató de un Gobierno de centro-izquierda que habría logrado avances progresistas para beneficio del país. “Se corrió el cerco” fue el slogan elegido por esas plumas para argumentar que el país es hoy mejor que hace cuatro años, que hoy el cerco ideológico de la derecha es menos estrecho que cuando Bachelet asumió.

    Se trata de un intento poco creíble y tardío de torcer la realidad mediante estrategias mediático-comunicacionales.
    Poco creíble porque la porfiada realidad muestra una cara muy distinta. Partamos resaltando uno de los datos más duros: por segunda vez Michelle Bachelet deberá entregar la banda presidencial a Sebastián Piñera, multimillonario hombre de negocios que esta vez optó sin complejos por mostrar al país un gabinete de extrema derecha, con varios reconocidos pinochetistas entre sus ministros. Entonces, mientras en los medios y las redes se intenta hacer creer que se avanzó con Bachelet  hacia un país más progresista, en la realidad ocurre que su legado incluye darle (por segunda vez) la banda presidencial a uno de los hombres más ricos del país, con cuentas en paraísos fiscales y que se rodea de pinochetismo. Sí, se corrió el cerco…hacia la derecha.

    Eso no es todo. La ex presidenta no avanzó en un asunto esencial para efectivamente democratizar la sociedad chilena: la cuestión constitucional. Debe recordarse que Chile es el único país sudamericano de todos los que vivieron dictaduras militares que mantiene la constitución del dictador: rige aún la constitución de Pinochet. Y fiel a su errático estilo, cinco días antes de terminar su mandato la presidenta apareció sorpresivamente en cadena televisiva anunciando que enviaría un proyecto de reforma constitucional al Congreso, “para honrar mi compromiso asumido con Chile”. Se trataba del mismo Congreso que termina su mandato también el domingo 11 de marzo para ser renovado por otro muy distinto. Este hecho provocó burlas e indignación, incluso entre sus propios partidarios. Diputados democratacristianos calificaron este envío de última hora como “un circo, una falta de respeto”. Incluso el electo senador socialista y expresidente de la OEA, José Miguel Insulza, señaló que “no ha habido en el Palacio de La Moneda, como lo hubo en los primeros tres Gobiernos de la Concertación y parcialmente en el primer Gobierno de Bachelet, una dirección política que ordenara la conducción del Estado y de la coalición, y por lo tanto, ordenara al país”.

    Es, además, un misterio saber quiénes redactaron el proyecto de nueva Constitución que ya ingresó al Congreso
    . El propio Sebastián Piñera, en entrevista al diario El País lo destaca, “esta Constitución que se presentó hace algunos días atrás, no la conocía prácticamente nadie, ni siquiera los partidos de la Nueva Mayoría de centroizquierda. Esa no es la forma, creo yo”. También es un misterio por qué se decidió incluir ciertas disposiciones. Por ejemplo, el artículo 24 fue uno de los que llamó más la atención. El texto aumenta el mínimo de edad para poder postular al cargo de Presidente de la República de 35 a 40 años. Esto inmediatamente fue visto como una señal dirigida al naciente Frente Amplio (FA), que obtuvo, para sorpresa de todos, 20 diputados y un senador, y cuyos principales líderes, los diputados Giorgio Jackson (31) y Gabriel Boric (32), o el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp (33), están hoy con la edad mínima para postularse a dicho cargo en 2022. “Ley anti millenials” ha sido bautizada esa iniciativa bacheletista.

    No olvidemos que el Frente Amplio fue una de las principales sorpresas en las elecciones pasadas: logró el 20 % en la carrera presidencial con Beatriz Sánchez, el 16 % de la votación popular en las parlamentarias, contando así con una bancada que será clave en la próxima Legislatura, considerando que Piñera no tiene mayoría ni en el Senado ni en la Cámara de Diputados.

    Y en el terreno de la lucha por los Derechos Humanos tampoco se corrió el cerco, muy por el contrario, se mantuvieron las mismas camisas de fuerza. Bachelet prometió en septiembre de 2014 ante el país que pondría fin a la Ley de Amnistía de 1978 que aún rige en Chile y que beneficia a los genocidas…no lo hizo. También prometió en 2015 a Carmen Gloria Quintana, sobreviviente de ser quemada viva por una patrulla militar en 1986 y símbolo de la lucha antidictatorial, que cerraría la cárcel especial Punta Peuco, recinto penal con canchas de tenis donde están recluidos los pocos militares condenados por violaciones a los DDHH. Hasta el último día y en medio de una inmensa ola de rumores, Chile esperó que cerrara el penal, de hecho, ella hasta el sábado no quiso ni confirmarlo ni negarlo, sólo decía que gobernaría “hasta el último día”. No lo hizo.

    Cuando hace cuatro años asumió la presidencia, Michele Bachellet tenía todas las posibilidades y condiciones de hacer aquello que hoy nos quieren hacer creer que hizo: abrir una nueva etapa e intentar cerrar con menos neoliberalismo este ciclo político nacional, abierto en 1990 con la vuelta a la democracia, y que está llegando a su fin.

    Tenía el apoyo electoral, simpatía popular, mayoría en ambas cámaras…pudo haber usado esa energía para sentar las bases de un proceso orientado realmente a cambiar la Constitución. En 2013 se instaló con fuerza la idea de la Asamblea Constituyente, la mayoría del país apoyaba esa iniciativa, de acuerdo a todos los estudios de opinión. Pero optó por hacer y seguir el camino que ya constituye una marca de época de la socialdemocracia mundial: administrar el neoliberalismo, dando apariencia de progresismo con gestos comunicacionales y con ciertos avances en políticas identitarias, especialmente las orientadas a la igualdad de género. Efectivamente, en ese terreno Bachelet logró sacar adelante la despenalización del aborto en tres causales, así como la unión civil entre personas del mismo sexo.

    Sin embargo, no hubo ningún intento de hacer un Gobierno verdaderamente trasformador, de tocar el capital, de disminuir la desigualdad, o de aumentar la soberanía del país frente a las trasnacionales. En ese sentido, el primer Gobierno de Piñera  (2010-2014) y este último de Bachelet se parecen bastante. En ambos períodos Chile figura como el país más desigual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), también en ambos el alineamiento geopolítico ha sido con la Alianza del Pacífico, con una política exterior muy anti bolivariana. Asimismo, en ambos Gobiernos estallaron los casos de corrupción más grandes de los últimos 25 años, de hecho, varios ex ministros de Piñera están acusados por la Justicia.

    Cabe, en todo caso, recordar que el potente despertar de los movimientos sociales en Chile se dio durante la anterior administración de Piñera, especialmente durante 2011-2012. Fue tal la fuerza de estos movimientos que se instalaron temas vedados por la elite, como los de reforma laboral, nueva constitución, fin al lucro en la educación, etc. Temas que Bachelet tomó como banderas de lucha y con los cuales resultó elegida, descomprimiendo la conflictividad social, pero en beneficio del capital (otra marca de la socialdemocracia).

    ¿Cambiará algo con la llegada de Piñera?

    Al contrario de lo que viene sucediendo en Argentina, Brasil y Ecuador, donde la llegada de gobiernos de derecha después de años de gobiernos progresistas ha significado un retroceso en las políticas sociales, tangible en la pérdida de derechos ya adquiridos (suspensión de beneficios, recortes en gasto social, indultos a represores etc.) en Chile no se ha avanzado lo suficiente como para retroceder. Podemos incluso decir que lo que no se hizo durante los gobiernos de la Concertación, sentó las bases seguras para el avance y profundización del neoliberalismo en el país sureño.

    El plan de gobierno de Sebastián Piñera[1] inicia con un llamado reverencial a la meritocracia y el individualismo: “Tengo la convicción de que juntos construiremos tiempos mejores. Lograrlo depende de nosotros (…) de soñar con una patria (…) donde todos tengan las oportunidades para poder volar tan alto y llegar tan lejos como su propio mérito y esfuerzo lo permitan”. En una frontal ruptura con los llamados a conquistar la segunda y definitiva independencia  que realizaron en bloque los países latinoamericanos durante la década ganada, el próximo gobierno de derecha asocia como línea de continuidad histórica el “progreso”: “Hace doscientos años conquistamos nuestra independencia; hoy es hora de conquistar definitivamente nuestro desarrollo”.

    En la comprensión de desarrollo del futuro equipo de gobierno, la ruptura con el pasado parece ser un paso fundamental. A pesar de que la dictadura pinochetista no ha sido superada ni en términos de justicia ni en plano legislativo, como mencionamos anteriormente, la propuesta anunciada en el plan de gobierno llama a acabar con la “cultura de la retroexcavadora”, metáfora absolutamente desgraciada si consideramos que aún se desconoce la ubicación de la mayoría de los detenidos desaparecidos durante la dictadura  (de un universo de aproximadamente 1200 detenidos desaparecidos  han sido identificados 164).

    En este plano, se hace sospechoso uno de los puntos en el apartado sobre los derechos humanos en el mencionado plan: “Por razones humanitarias y de dignidad permitir que las personas de edad muy avanzada, o con enfermedades terminales graves, o que les impidan valerse por sí mismas, y que se encuentren cumpliendo condenas en cárceles, puedan sustituir la pena por arresto total en su propio domicilio o, según su elección, en un establecimiento adecuado a su situación de salud o avanzada edad”. Un artículo como este podría avalar acciones como las emprendidas por el Gobierno de Macri, en Argentina, que ha beneficiado con prisión domiciliaria a asesinos condenados por perpetrar delitos de lesa humanidad y genocidio durante la dictadura, acciones que representan un verdadero retroceso en lo avanzado sobre esta materia durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Vale la pena acotar que, como mencionamos antes, no hay tanto que retroceder en este plano: en Chile se han procesado más de 600 represores y asesinos, pero solo han sido condenados unos 345 de los cuales solo cumplen condena efectiva 112. El apartado mencionado podría utilizarse para suavizar las pocas condenas que se cumplen.

    A nivel discursivo, también destaca en la propuesta de plan de gobierno la insistencia en acabar con la “indignidad de la pobreza”, sin realizar ninguna mención a las causas históricas de empobrecimiento, asimilando además la igualdad social a la capacidad de consumo; el recurrente llamado a sostener la familia tradicional como base estructural de la sociedad (en un país en el que el 77 % de los hogares monoparentales son sostenidos por mujeres y en el primer quintil un 30,2 % de mujeres destinan su tiempo al cuidado y quehaceres del hogar, frente a un 1 % de hombres[2]); y la tendencia a estructurar políticas de protección e “impulso” para la clase media y el beneficio de los “emprendedores e innovadores”.

    En el plano de la educación, que ha sido uno de los campos de batalla más intenso durante los últimos años, no se contempla –frontalmente- el retroceso en los pequeños avances en materia de gratuidad pero si se considera el resguardo de “la libertad de las familias en elegir y participar en la educación de sus hijos” así como defender el derecho de los padres y apoderadas a “realizar  aportes de carácter voluntario, no regulares, con el objeto de financiar actividades extracurriculares”, políticas que pueden impulsar – aún más-  la diferencias en términos de acceso y calidad de educación básica según la clase social de los estudiantes.

    También se apunta reiterativamente a la disminución de la participación del Estado en el plano de la educación,  argumentando – en una estrategia ya clásica de la derecha – la necesidad de “despolitizarla”, priorizando la calidad por encima de las ideologías políticas.   En los últimos diez años, la participación política de los estudiantes ha sido el factor de movilización más intenso en Chile. Justamente las movilizaciones estudiantiles y la politización de la juventud, fue lo que permitió el nacimiento del Frente Amplio, la única opción alternativa de izquierda entre los tradicionales partidos políticos, a la que sin duda el Gobierno de Piñera no dudará en clasificar como parte de “la minoría ruidosa y radicalizada”  que menciona en su propuesta de gobierno.

    Con un gabinete pinochetista y un plan de gobierno que apunta al progreso y a la “superación personal”, el nuevo Gobierno de Chile se prepara para continuar la ruta esbozada durante la dictadura y nunca desdibujada por la concertación. El neoliberalismo  se prepara para avanzar sin las máscaras de  la transición, lo que también podría impulsar una oposición sin caretas: la opción más viable para la transformación es que la izquierda se radicalice en el ejercicio opositor.

    [1] Disponible en: http://www.sebastianpinera.cl/images/programa-SP.pdf

    [2] http://www.eldesconcierto.cl/2017/03/07/encuesta-casen-77-los-hogares-monoparentales-liderados-mujeres/

    http://www.celag.org/la-herencia-bachelet-neoliberalismo-paso-firme/

    Categorías: Noticias regionales

    RADIOGRAFÍA POLÍTICA DE AMÉRICA LATINA EN TIEMPOS DE EXCLUSIÓN Y MENTIRA

    Mié, 21/03/2018 - 20:43
     
    Por Javier Tolcachier

    Corren tiempos difíciles en nuestra región – y no tan sólo en ella. Es exasperante comprobar cómo en varios países la ardua tarea de construir naciones más soberanas y justas – o al menos lograr avances en ese sentido – parece ser echada por tierra en pocos meses por gobiernos impuestos por el poder corporativo.

    Tales son los conocidos casos de Argentina y Brasil. Incluso Ecuador, otrora líder de avanzada en sus políticas de inclusión e integración regional, ha entrado en un cono de sombra, relativizando conquistas y abriendo la puerta a una posible regresión conservadora. Otro tanto cabe esperar de Chile, dónde queda por ver si los tibios pasos dados por el gobierno de Michelle Bachelet en lo referente a derechos humanos y sociales resistirán el ataque de las políticas de Piñera, en especial, del ala fundamentalista que lo apoya.

    En el Perú, la esperanza que suscitó en su momento el triunfo del nacionalista Humala, desapareció rápidamente con un gobierno decepcionante, débil y anecdótico, arrasado luego por los intereses mafiosos del capital local y multinacional, cuya corrupción es endémica y pandémica. Intereses que ahora hacen volar en pedazos al gobierno del hombre de la banca, Pedro Kuczynski, provocando un vacío que será llenado a conveniencia por el mismo poder fáctico.

    Los resultados de las recientes elecciones municipales en El Salvador y la primera vuelta de las presidenciales en Costa Rica muestran amenazas de retroceso en el mismo sentido. La compulsa electoral parlamentaria e interpartidista en Colombia dio prueba inequívoca del poder inalterado que retienen la derecha violenta y el feudalismo polítiquero, apoyados por sectores oligopólicos de las finanzas y los medios hegemónicos.

    En Uruguay, la embestida restauradora gana adeptos con el habitual discurso fariseo de “necesaria alternancia”, frente a un gobierno que ha cedido la mayor parte sus posiciones progresistas a las presiones económicas y diplomáticas de la derecha.

    Es como si Sísifo hubiera metamorfoseado en versión latinoamericana, empujando una y otra vez la piedra de la esperanza popular, para ver luego cómo ese esfuerzo se desmorona a manos de oligarquías insensibles, siempre al acecho, siempre atentas a no perder o a recuperar terreno perdido.

    El fraude a la voluntad popular de cambio democrático e inclusivo en Honduras, el dominio estadounidense sobre las cúpulas políticas y judiciales en Guatemala junto al control férreo ejercido sobre Panamá, el Plan Cóndor mediático-judicial actualmente en curso contra líderes populares como Lula o Cristina Fernández y la orientación militarista del gobierno de Trump dejan entrever las enormes dificultades que habrán de sortear López Obrador en Méjico o Petro en Colombia, incluso el más moderado Efraín Alegre en Paraguay para evitar que gobiernos acérrimamente alineados con el neoliberalismo continúen asolando a sus respectivas naciones.


    En medio de este poco auspicioso panorama resisten altivos los gobiernos de Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia,
    cuya impronta revolucionaria se sostiene en las mayorías populares junto al control de resortes claves del Estado, construyendo con gran esfuerzo ante el asedio propagandístico y económico. Ante la imposibilidad de doblegar la voluntad popular por vía democrática, el imperialismo reserva para estos países la estrategia golpista, la estigmatización, las sanciones e incluso la vía bélica, si todo lo demás fallara.

    ¿Es posible ahondar en las raíces de estos síntomas, tomar una radiografía, establecer alguna matriz común del cuadro político regional?


    En los albores de la sociedad postindustrial

    La financiarización de la economía en conjunto con la aplicación y combinación de tecnologías de avanzada, la internet, la automatización y la robótica han puesto a los conjuntos humanos a las puertas de una sociedad postindustrial, caracterizada por una alta productividad, una fuerte impronta hacia el consumo individual pero con tendencia a disminuir la participación del trabajo en la cadena de producción y reducir los ingresos de los segmentos más pobres.


    Esta sociedad postindustrial en pleno desarrollo genera la precarización laboral de amplios sectores, la presión sobre derechos sociales conquistados y el quiebre de la dinámica de ascenso social, con la desilusión e impotencia existencial que ello supone.
    Por otra parte, produce el desplazamiento de la economía de sectores mecano-industriales al sector servicios.

    Al precarizarse la base social, al atomizarse las unidades de subsistencia, se resquebrajan tradicionales estructuras de organización popular, abriendo la puerta a la necesidad de articulaciones sectoriales en torno a reivindicaciones puntuales o recurriendo al conocido esquema de liderazgos representativos alrededor de los cuales se concentra el clamor popular.

    Sin embargo, un alto porcentaje de la población queda desconectado, luchando en soledad contra corriente o en pequeños grupos de acción inocuos. Esta suerte de inorganicidad resulta también de la falta de adhesión a proclamas, valores y fórmulas de acción que ya no concitan el mismo entusiasmo de antaño, sobre todo en las nuevas generaciones.

    Así se produce la discordancia entre el masivo reclamo apoyado unitariamente que no se condice luego con la incorporación activa a la lucha política ni a los resultados – supuestamente democráticos – que ofrecen las urnas.

    La desestructuración de formas culturales comunitarias por el éxodo masivo hacia los centros urbanos contribuye a diluir aún más el lazo de pertenencia y la solidaridad en las luchas. Como factor no menor se agrega a este cuadro de desmembramiento la ideología individualista, de la que son fácil presa sobre todo los sectores de ingresos medios y altos del espectro social, pero que también, por imitación o ingenuidad, carcomen la conciencia y las posibilidades de acción colectiva de los más humildes.


    La abstención

    La abstención es una de las principales responsables de la contradicción realmente existente entre el malestar social extendido y la falta de transformación, al menos en lo referente a la superestructura política. Por ello, la abstención es un fenómeno fomentado desde las cúpulas del poder económico, ya que permite a los aparatos enquistados en el juego partidocrático continuar actuando como bufones de gestión, siendo relativamente fáciles de controlar a través de la corruptela y los medios hegemónicos.

    El propio sistema de control a través de la corrupción empresarial del Estado abona convenientemente el fastidio popular, direccionando la crítica hacia los cómplices políticos del desfalco pero ocultando las motivaciones corporativas que las originan.

    Al descrédito generalizado, se suman cierta desidia y un escepticismo derivado de la traición repetida a promesas preelectorales. En especial las nuevas generaciones son altamente reactivas al discurso vano y la pose hipócrita, todo lo cual completa un panorama de inmovilidad plenamente justificado pero altamente ineficaz para cambiar las cosas.

    La violencia de la exclusión

    La exclusión es la principal forma de violencia y se reproduce adoptando distintas modalidades. Del crimen de la exclusión nacen los demás crímenes, configurando un panorama social asfixiante.

    Ése es el campo de cultivo para el discurso de mano dura y el gatillo fácil, para la represión, la discriminación, la compra de votos, la extorsión política, el fraude y la militarización social.

    El temor y la regresión fundamentalista

    La inseguridad personal no es solamente fruto del desquicio de la violencia en sus diferentes formas. La aceleración de los cambios en el estilo de vida, en los usos y costumbres, en los modos de producción, en los objetos y valoraciones ocasiona un fuerte extrañamiento en amplias capas de la población. A ello se suma la clausura de imágenes posibilitarías de futuro, lo que da paso a una radical incertidumbre, que es sentida sobre todo en los sectores más explotados y alejados de la centralidad en la que se toman las decisiones. Precisamente en esa periferia social olvidada y reprimida es donde crecen corrientes de regresión fundamentalista, en particular, las que se apoyan en credos religiosos a los que se otorga ingenuamente el mágico poder de lograr que las cosas vuelvan atrás.


    El control mediático de la subjetividad

    La mediatización de la realidad es un hecho evidente. Sin embargo, suelen pasar inadvertidos sus (d)efectos: entre el suceso y la percepción del mismo hay un factor mediático entrometido y hegemónico que manipula a conveniencia lo que aparece, cómo aparece y también lo que desaparece. La subjetividad se ve así jaqueada por intereses de lucro y poder, eliminando la posibilidad de libre juego democrático.


    Los outsiders

    En consonancia con el desprestigio de “la política” y la penetración de la prensa surge la promoción sistémica de “outsiders” mediáticos (o mediatizados), con poco o ningún pasado de militancia. Al par de reducir costos y tiempos de instalación de imagen en la opinión pública, el perfil “apolítico” del candidato suele concitar una fuerte adhesión inicial. Por último, la dependencia de dichas candidaturas de estructuras de apoyo ajenas y de la imagen pública, aseguran a las élites poder desprestigiar o incluso desactivar al candidato ante cualquier asomo de posturas que pudiesen afectar la relación de fuerzas establecida.

    El pésimo mal menor

    Los sistemas electorales presidencialistas, mayoritarios en la región, inhiben la dispersión democrática de fuerzas, encadenando la opinión soberana del pueblo a dirimir gobernantes en segunda vuelta entre opciones bipolares. El reto de acumulación que esto supone hace que generalmente siempre haya como mínimo en la liza final una opción promovida por los dueños del dinero, cuando no las dos. Así, la decisión final sobre el gobierno a elegir queda reducida con frecuencia al “mal menor”, que en no pocas ocasiones no es una opción de verdadera transformación en sentido evolutivo.


    La militarización

    A pesar de los distintos intentos de control ante el caos social galopante, las poblaciones indignadas no se resignan al rol de mansos corderos que el poder pretende asignarles. De esta manera, surgen y crecen en toda la geografía regional extendidos movimientos de protesta y reivindicación. Mujeres, campesinado, estudiantes, trabajadores, pueblos indígenas, diversidades sexoafectivas, jubilados y un largo etcétera logran articularse para exigir transformaciones sistémicas.

    Ante ello, los gobernantes ilegítimos, aquellos que no representan los intereses de las mayorías populares – indistintamente si han cumplido las formalidades pseudodemocráticas vigentes o no- reaccionan militarizando el entorno social. Los gobiernos de derecha van adoptando un carácter fascista apenas disimulado por una delgada capa de mentira mercadotécnica. Todo hace prever que esta tendencia se acentúe.

    ¿Futuribles?
    La situación, aún en su gravedad, no da lugar al pesimismo fáctico. La memoria de la construcción social, la proyección de un posible futuro mejor existen y actúan en el imaginario social, más allá de la insensatez del poder y el oportunismo acomodaticio de sus sirvientes.

    Así como la roca de Sísifo rueda cuesta abajo, siempre hay millones de manos dispuestas a emprender nuevamente el ascenso. La rearticulación novedosa del pueblo y la unidad en la diversidad marcarán sin duda el sendero de las nuevas revoluciones por venir.

    Categorías: Noticias regionales

    VENEZUELA MOSTRADA POR LOS MEDIOS O EL MONOPOLIO DEL CINISMO

    Mié, 21/03/2018 - 20:38



    Por Rosi Baró

    En días pasados una querida amiga chilena me envío un artículo que había aparecido en un diario local titulado “La caravana de la miseria: de Caracas a Santiago en bus”, en el momento que lo recibí no me dieron ganas de leerlo, pero días después empecé a encontrarlo reiteradamente en las redes sociales y en periódicos digitales de Venezuela y del mundo, entonces lo leí.

    Según el encabezado se trata de un reportaje de una periodista y un fotógrafo de Reuters que acompañaron durante más de 9.000 kilómetros a emigrantes venezolanos en su camino a lo que esperaban fueran días mejores en Ecuador, Perú y Chile.

    Ver que era la cadena Reuters quien estaba patrocinando el artículo para mí era suficiente, ya sabía de antemano con lo que me iba a encontrar, sin embargo por la conversación que luego tuve con mi amiga me di cuenta que para ella no y me pidió que publicara lo que a mí me resultaba obvio y que para mucha gente pasa desapercibido.

    Este episodio con mi amiga fue una toma de muestra, una gota de agua para ver el océano. Ingenuamente pensaba que todos los que viven en el exterior se habían dado cuenta que el bombardeo de propaganda política, disfrazado de noticia, para demonizar al país a nivel internacional, esa insistencia, esa saña, resultaría, por decir lo menos, sospechosa, y no iban a creer todo lo que se decía. Y resulta que no es así.

    ¿Sabían ustedes que solo en 2017 las corporaciones mediáticas generaron 3.880 noticias negativas sobre Venezuela y que la agencia Reuters lideró esta emisión con el 60% de informaciones luego replicadas por The New York Times? Le sigue Associated Press (AP) con 31% de notas publicadas por el Washington Post, Miami Herald y ABC News y en tercer lugar la Agence France–Presse (AFP) con un 9%.

    Creo que una pregunta que debiéramos hacernos para diferenciar lo que es en una noticia, una información fidedigna de una campaña publicitaria política para manipular la opinión pública en determinada dirección, es investigar quienes son los propietarios de estas agencias de noticias. Y si lo hiciéramos caeríamos en cuenta que son poderosas transnacionales que controlan la información para beneficiar sus intereses que no son precisamente humanitarios sino monetarios.

    Regresando a la nota producida por Reuters sobre la caravana de la miseria de los venezolanos que huyen del país; el relato busca activar emociones primitivas, al estilo telenovela, para conmover a los lectores. Visto desde la perspectiva de los intereses que están detrás de este lacrimógeno relato, han convertido a los pasajeros en una mercancía para vender un producto de consumo masivo: Venezuela en ruinas. Y vacunada como estoy frente a este tipo de campañas publicitarias no puedo evitar algunas preguntas incómodas. ​– ¿Será posible que la situación económica que se vive actualmente en Venezuela y de la que huyen los pasajeros del autobús haya sido provocada precisamente por las transnacionales accionistas de Reuters?

    – ¿Por qué Reuters se toma el trabajo de producir 1.860 noticias todas negativas sobre Venezuela durante el año 2017?

    1
    – ¿Ustedes creen que el interés sea moldear a la opinión pública para que vea como héroes a los invasores militares que nos van a liberar de la tiranía?

    – ¿Habrá invertido Reuters, AP o AFP periodistas y fotógrafos para que acompañen las travesías de los migrantes que huyen de la guerras en Siria, Libia, Irak o Afganistán?

    Me gustaría compartir algunos datos de una palabra de moda: “Posverdad” porque este relato que es solo una muestra del tratamiento que los medios dan a Venezuela, se ajusta milimétricamente a su definición.

    De acuerdo con el diccionario inglés de Oxford Posverdad significa: “Circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública, que la exaltación de la emoción y la creencia personal”.

    Más en sencillo, la palabra es un eufemismo para referirse a la mentira disfrazada de verdad. Nada nuevo, pero suena mucho mejor, casi como un arte. Y lo es, porque nuestros hábitos y creencias son materia de estudio para los artistas de la propaganda que conocen como activar nuestros más profundos resortes de tal manera que ni cuenta nos damos y terminamos creyendo que nuestra opinión nos pertenece.

    Otro dato que me pareció alarmante es que el uso de esta palabrita aumentó un 2.000% recientemente, lo cual denota una espiral ascendente del cinismo. Para que no queden dudas, una espiral ascendente de la mentira descarada en los medios de comunicación como lo están haciendo con Venezuela.

    Enlace al artículo mencionado: http://www.latercera.com/mundo/noticia/la-caravana-la-miseria-caracas-santiago-bus/85531/

    Categorías: Noticias regionales

    EL IMPERIO ESTÁ PROMOVIENDO ABIERTAMENTE UN GOLPE MILITAR EN VENEZUELA

    Mar, 20/03/2018 - 19:55

    Por Carlos E. Lippo

    Para nadie es un secreto la inmensa cantidad de golpes militares que ha promovido el imperio a todo lo largo y ancho del planeta, para derrocar gobiernos legítimos que se han negado a aceptar sus designios en forma sumisa y en su lugar instalar gobiernos que le son afectos.

    “Váyanse al carajo yanquis de mierda que aquí hay un pueblo digno, aquí hay un pueblo digno, yanquis de mierda,
    váyanse al carajo 100 veces, aquí estamos los hijos de Bolívar, de Guaicapuro  y de Tupac Amarú.
    Nosotros estamos resueltos a ser libres”
    .
    Hugo Chávez


    Sólo en nuestrAmérica, sin contar las invasiones que de hecho llevan aparejado un cruento golpe militar, y desde el nacimiento de la OEA en abril de 1948, el imperio ha derrocado por medio de golpes militares, la inmensa mayoría de ellos orquestados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), a los siguientes mandatarios legítimos:Rómulo Gallegos, de Venezuela en 1948; Jacobo Arbenz Guzman, de Guatemala en 1954;  Joao Goulart, de Brasil en 1964; Salvador Allende, de Chile en 1973; Hugo Chávez Frías, de Venezuela en el 2002; y Manuel Zelaya Rosales, de Honduras en el año 2009.

    Es necesario apuntar que para no abultar esta lista hemos dejado de incluir a algunos mandatarios de discutible origen también defenestrados, y tampoco hemos mencionado los golpes que no resultaron  exitosos. Nótese también que hemos estado hablando sólo de golpes militares en sentido clásico, pero ¿quién podría dudar que detrás de los “golpes parlamentarios” de Fernando Lugo en Paraguay en 2012 y Dilma Rousseff en Brasil, en 2016, se hubiesen camuflado golpes militares de factura gringa?

    En Venezuela hemos padecido una larga cantidad de golpes militares promovidos y/o apoyados por el imperio desde que en diciembre de 1908 éste apoyase, con dos navíos de guerra surtos en el puerto de La Guaira, el golpe militar encabezado por Juan Vicente Gómez aprovechando la ausencia del General Castro, quien había tenido necesidad de ausentarse de la patria por motivos de salud.
    En efecto, desde que el capital petrolero norteamericano se estableció en el país de forma en extremo ventajosa en detrimento del tesoro nacional, cada vez que uno de nuestros gobiernos legítimo o no, intentó aumentar la participación del país en los beneficios de la explotación de ese importante recurso natural, fue defenestrado con la participación del gobierno de los Estados Unidos, como lo demuestran los siguientes casos:

    • ·         El golpe militar que derrocó al presidente Isaías Medina Angarita en 1945, a causa de la promulgación de la Ley de Hidrocarburos de 1943, que consagraba aumentos significativos de la participación fiscal del estado.
    • ·         El golpe militar que derrocó a Rómulo Gallegos, presidente constitucional de la república, por no acceder a la modificación de un decreto del gobierno anterior, promulgado el 31 de diciembre de 1945, según el cual se elevaba al 50 % de los beneficios de las empresas, el monto a pagar por concepto de impuesto sobre la renta; lo que se llamó en ese tiempo el “fifty-fifty” petrolero.
    • · ​El magnicidio perpetrado en la persona del presidente de la Junta Militar de Gobierno que sucedió a Rómulo Gallegos, coronel Carlos Delgado Chalbaud, en noviembre de 1950, por haber ordenado traducir al idioma farsi (persa) nuestra Ley Orgánica de Hidrocarburos, que siendo asumida por el gobierno revolucionario iraní de Mohammad Mosaddeq nacionalizando las reservas en 1951,  provocó también su derrocamiento con la participación de la British Petroleum Co., en 1953.
    • ·         El golpe cívico-militar que derrocó al general Marcos Pérez Jiménez el enero de 1958, que a pesar de tratarse de un gobierno despótico y complaciente con el imperio y el capital transnacional, fue sacrificado por sus antiguos protectores en la búsqueda de combinaciones más eficaces en la tarea de transformar los nexos de dependencia económica en la colonización global de Venezuela.
    •          El golpe militar de abril de 2002, que derrocó al presidente Chávez por un lapso de 47 horas y derogó la constitución de 1999, generado por las disposiciones nacionalistas de la Ley de Hidrocarburos del 2001, y en el cual la presencia comprobada de naves y aeronaves estadounidenses en nuestro mar territorial y en nuestro espacio aéreo es más que suficiente para demostrar la participación directa del imperio.

    • ​        El paro-sabotaje petrolero de 2002-03, con participación protagónica de una empresa vinculada a la CIA llamada SAIC y de la llamada “meritocracia” petrolera, surgida a raíz de la “nacionalización” de 1975, subordinada a las transnacionales dentro de ese “estado dentro del estado” que era PDVSA, hasta la llegada de Hugo Chávez a la presidencia y que generase pérdidas a la nación del orden de 20.000 millones de dólares estadounidenses.

    Tomando en cuenta este larguísimo historial de golpes militares es que no pueden extrañar en modo alguno aquellas palabras del recientemente sustituido secretario de estado Rex Tillerson, en aquel discurso en la Universidad de Texas, previo a su gira latinoamericana diseñada para lograr consenso entre los gobiernos más cipayos de la región en torno a una salida de fuerza en Venezuela. Recordemos que este magnate petrolero prestado a la diplomacia del garrote dijo textualmente: “En la historia de Venezuela y otros países sudamericanos, muchas veces el ejército es el agente de cambio cuando las cosas están tan mal y el liderazgo ya no puede servir a la gente” (1), en abierto llamamiento a los efectivos de la FANB a ejecutar un golpe contra el presidente Maduro, que fue oportuna y enérgicamente rechazado por sus altos mandos (2).
    Que la reciente destitución del secretario Tillerson, aparte de los conocidos desencuentros con su jefe Trump (3), tiene muchísimo que ver con su incapacidad para lograr el consenso necesario para intervenir militarmente a Venezuela y más aún con su estrepitoso fracaso en propiciar el surgimiento de un núcleo de efectivos militares golpistas, con probabilidad de éxito, en el seno de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), es algo perfectamente verosímil si se toma en consideración el currículo de la persona designada para sustituirlo: Mike Pompeo, director de la CIA; y muy especialmente si tomamos en cuenta el terrible prontuario de la señora Gina Haspel, que habrá de sustituir a Pompeo en la dirección de la agencia.
    En efecto, Pompeo que es un ex congresista republicano con el cual Trump había señalado tener muchas coincidencias, es también un gerente petrolero aunque de mucho menor nivel que Tillerson, que ha sido financiado por la Exxon Mobil en sus campañas políticas según datos suministrados por OpenSecrets.org (4), el sitio web del “Center for Responsive Politics” (CRP), ente no partidista y sin fines de lucro que investiga las contribuciones a las campañas políticas de los funcionarios de gobierno, lo que implica haber ampliado sus nexos y vinculaciones con el negocio petrolero estadounidense y sus intereses más allá de sus fronteras. En el caso de la señora Haspel, toda una experta en operaciones encubiertas, de amplísimo prontuario criminal, basta con observar las declaraciones de Pompeo cuando la nombró “número dos” de la agencia: “Gina es una espía ejemplar y una patriota devota que aporta más de 30 años de experiencia en la agencia. También es una dirigente experimentada con una aptitud fantástica para realizar proyectos e inspirar a los  también une la rodean”  (4), para saber de qué es capaz y a qué viene, como directora de la CIA.

    Sabiéndose como se sabe por unas declaraciones del mismo Pompeo, que la CIA bajo su dirección desempeñó un rol preponderante en la definición de las sanciones económico-financieras aplicadas a PDVSA y Venezuela, así como en las que han recaído sobre varios militares leales de alta graduación (5), viene a ser una verdad casi de Perogrullo el que su llegada  a la cancillería imperial, al igual que la promoción de la señora Haspel, sólo pueden determinar un endurecimiento considerable de las ya insoportables relaciones con el imperio.

    Tomando en cuenta la dilatada experiencia de la CIA en materia de promoción de golpes de estado, ya sabemos por dónde habrán de venir los proyectiles de mayor calibre; el problema para poder definir con precisión el próximo tipo de ataques que sin duda alguna nos habrán de propinar es que la CIA goza también de gran experiencia en acciones terroristas encubiertas y/o invasiones, como lo demuestran los casos de: Cuba, en los primeros años de la revolución, especialmente la frustrada invasión de Bahía de Cochinos;y Nicaragua, con la ilegal e inmoral guerra de agresión mercenaria contra la revolución popular sandinistan(6).
    Sin embargo, está absolutamente claro que la prioridad actual del imperio en materia de agresiones contra la revolución bolivariana es el propiciar un golpe militar; tres hechos recientes apoyan esta aseveración:

    • ​        Los reiterados llamados a golpe del encargado de negocios Todd Robertson, prácticamente desde que pusiese pie en Venezuela, anunciando a través de su cuenta  Twitter que él había venido a Venezuela con la misión de que vuelva la democracia a nuestro país. Siendo los más descarados y directos: el proferido en una entrevista que le hiciese el medio runrún.es, publicada el 22 del pasado mes de febrero, en la cual en respuesta a una pregunta del entrevistador sobre el llamado a los militares a intervenir en Venezuela, hecho por el entonces canciller gringo, dijo sin pelos en la lengua: “… es evidente que el sector militar tiene mucha influencia en el futuro del país y si ellos pueden ayudar, no vamos a decir que no…” (7); así como el formulado en la ciudad de Lecherías, tras participar el pasado día 15 en la inauguración de una curiosa sala denominada con el monroista título de “Espacio Americano”, que no tiene desperdicio: “Vamos a estar aquí siempre y vamos a tratar de mejorar las condiciones, cambiar el país en un país más abierto, más democrático” (8).
    • ·         Unas recientes declaraciones del escualidísimo abogado José Vicente Haro, según las cuales éste admitió que existe un limbo constitucional en materia de aplicación de los artículos 333 y 350 como herramienta para intentar defenestrar al gobierno revolucionario, haciendo uso de las siguientes palabras:“Sin duda hay un vacío, porque si la Constitución dice que todo ciudadano investido o no de autoridad tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de la Constitución, entonces deja en un limbo si los militares tienen luz verde para tomar esa decisión”(9). ¡Toda una descabellada tesis jurídica que al igual que aquella del “vacío de poder” que exculpó a los jefes militares golpistas del 11 de abril, no debe contar con ninguna objeción en el llamado “Frente Amplio Venezuela Libre”, el nuevo engendro contrarrevolucionario creado para tratar de enterrar a la fallecida MUD!
    • ​        Los motivos expuestos por el comunicado del ministerio del poder popular para las relaciones interiores, justicia y paz, mediante el cual se anuncia la captura de ese traidor, colaborador convicto y confeso de la CIA (10), que siempre ha sido Miguel Eduardo Rodríguez Torres: “un señor requerido por la justicia, al estar incurso en acciones contra la paz y la tranquilidad pública, y en conjuras y complots que perseguían la intención aviesa de atentar contra la unidad monolítica de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana“ (11).

    No pongo en duda que en el seno de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, como en cualquier otra de las instituciones de este extremadamente polarizado país hagan vida elementos de la contrarrevolución; estimo sin embargo que éstos habrán de ser de la misma estirpe de aquellos que el 11 de abril, en su momento de gloria, señalasen públicamente de manera impúdica que sus armas había sido los medios de comunicación; o de aquel general muy valiente actuando en gavilla que al ser detenido por su participación en las guarimbas de 2014 se arrojase al piso “víctima de un ataque de pánico”. ¡Es que los militares que sucumben ante el imperio al no resistir un “cañonazo de billetes verdes”, son  todos iguales”.
    No obstante, por considerar que en las actuales condiciones ningún enemigo es pequeño ni mucho menos desestimable, celebro la exitosa actuación de los organismos de inteligencia de nuestra revolución, que ha permitido poner a buen resguardo para ser sometidos a juicio a no pocos militares traidores en días recientes.

    ¡Hasta la Victoria Siempre!
    ¡Patria o muerte!
    ¡Venceremos!

    (1)  https://es.panampost.com/orlando-avendano/2018/02/01/discurso-secretario-tillerson-sobre-venezuela-regimen-maduro-debe-rendir-cuentas/

    (2)    https://www.hispantv.com/noticias/venezuela/367374/fanb-padrino-defensa-amenaza-militar-eeuu

    (3)    
    https://lta.reuters.com/article/topNews/idLTAKCN1GP1OC-OUSLT

    (4)    
    https://www.aporrea.org/internacionales/a260572.html

    (5)    
    https://www.telesurtv.net/news/cia-estados-unidos-sanciones-venezuela-20180126-0068.html

    (6)    
    http://www.tercerainformacion.es/antigua/spip.php?article65297

    (7)    
    http://runrun.es/rr-es-plus/340002/todd-robinson-todo-esta-encima-de-la-mesa-en-cuanto-a-estrategias-para-venezuela.html

    (8)    http://www.laiguana.tv/articulos/85154-todd-robinson-cambio-pais-venezuela

    (9)    
    https://es.panampost.com/sabrina-martin/2018/03/14/alzamiento-militar-en-venezuela/

    (10)  
    http://celippor.blogspot.com/2017/06/cronica-de-unatraicion-anunciada-carlose.html

    (11)  
    https://elcooperante.com/la-relacion-de-rodriguez-torres-y-la-cia-que-sabia-chavez-y-usa-maduro-en-su-contra/

    Categorías: Noticias regionales

    IMPRESENTABLES

    Mar, 20/03/2018 - 19:41



    Por Mariana Carbajal

    La creatividad de los grupos antiderechos no tiene límites. Si no fuera porque lamentablemente suelen encontrar eco en quienes tienen la función de votar leyes o decidir políticas públicas, sus ideas deberían terminar en algún sketch de Capusotto.

    Que las mujeres que quieren interrumpir voluntariamente un embarazo sean forzadas a continuarlo, convertidas en incubadoras humanas, hasta la semana 20 o 21 de la gestación para luego “sacarles del vientre” un feto con pocas chances de sobrevida, para que siga creciendo con asistencia artificial o que el Registro Civil anote en un libro “a quien ha fallecido dentro del vientre materno cualquiera sea la causa de muerte”, poniéndoles nombre y sexo, son iniciativas que cuesta tomar seriamente.

    Pero más cuesta entender por qué quienes las promueven –una diputada de Cambiemos y otra del FpV– se preocupan tanto por dar protección al producto de una gestación antes que a la vida de las mujeres, que pretenden decidir sobre sus propios cuerpos.

    Cada vez que se abre alguna posibilidad de debatir el proyecto de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito surge este tipo de proyectos. Hace algunos años, recuerdo, un diputado radical de Santiago del Estero, Cristian Rodolfo Oliva, del Frente Cívico, presentó otro por el cual propuso que “se declare el útero de la mujer y a sus órganos reproductivos ‘ambiente protegido’”. Llevaba las firmas de cinco de sus compañeros de bancada.

    Entre los fundamentos de esa propuesta legislativa, Oliva mencionaba el decreto 1406/98 del ex presidente Carlos Menem, que instituyó el Día del Niño por Nacer, para que se conmemore el 25 de marzo de cada año, como parte de su política de alineación con el Vaticano, en contra de la liberación de las leyes que penalizan el aborto.

    Considerar un ser humano y darle corporeidad al producto de la gestación  –para cuestionar incluso los abortos permitidos en el país– es una de las estrategias que vienen llevando adelante los grupos antiderechos.

    Buscan embarrar la cancha, obstaculizar un debate profundo. El caso más emblemático es el de la campaña del “bebito”, que fogonea Mariana Rodríguez Varela, hija del ex ministro de Justicia de la última dictadura cívico-militar y abogado de Videla, Alberto Rodríguez Varela. La mujer se hizo famosa cuando se viralizó un video grabado con el celular donde instaba a la gente a colgar un “bebito” del balcón. Los “bebitos”, en realidad, son imágenes de fetos de pocas semanas de gestación. Desde hace más de un año, además, Mariana Rodríguez Varela promueve que se saquen fotos con un poster con fotografías de fetos y la leyenda “Tengo ocho semanas, estoy creciendo, quiero nacer” o “tengo seis semanas, quiero nacer”, que va subiendo a sus páginas de Facebook. Se la ve a ella también con una caja llena de fetitos de yeso. El mensaje que pretenden imponer es que un aborto es un asesinato, para amedrentar a cualquier mujer que tome esa decisión.

    Como se puede ver, los grupos antiderechos encuentran voceros y voceras en casi todas las bancadas. Pretenden tapar el sol con las manos. Hoy, en este mismo momento, más de una mujer en el país está interrumpiendo un embarazo. A esas mujeres es a las que hay que proteger.

    La legalización del aborto salva vidas. Las de ellas, las de tantas.

    ​https://www.pagina12.com.ar/101514-impresentables​
    Categorías: Noticias regionales

    EL MENSAJERO Y EL TIEMPO

    Mar, 20/03/2018 - 19:36

     

    Por Horacio Cecchi///-.

    Un grafiti que me hicieron notar y que fue plantado en la pared de la casa de Gobierno porteña ocupada por el gobierno amarillista durante la última marcha por Santiago Maldonado: “La prensa apunta, la policía mata.” Qué cierto es el grafiti y qué duro es para los que estamos dentro y nos oponemos a constituirnos en una mira policial.


    Imagen: Télam

    Pero habría que darle una vuelta de tuerca. O mejor, es la realidad la que da vuelta al grafiti. Es al revés de lo que se entiende y se supone. No son los medios los que apuntan para que la policía mate. Es la letra policial la que llena el vacío y la ansiedad de los medios.

    Es la policía la que arma el discurso.

    Veamos las últimas escenas para comprender cuál es el papel que nos tiene reservado el amarillismo con el modelo Chocobar ya vigente.

    Ya ocurrió el tiroteo en pleno microcentro, y la muerte de dos chicos, a manos de policías en Quilmes y Florencio Varela.

    Y volvió a pasar en Tucumán, el 8 a la madrugada. Pasó una bala y lo asesinó a Facundo Burgos. No me alcanza la palabra “asesinó”, porque el odio lógico que carga en su significado no me deja decir lo que hizo el proyectil. Esa bala pasó por la vida de Facundo, atravesó su vida, y se la terminó, se la cerró cuando tenía 12 años y un montón más para reír. ¿Qué fue lo que ocurrió y que fue lo que dijeron los medios de los mismos policías tucumanos? Ocurrió que los chicos escaparon de los policías y los policías tiraron porque escapaban. Como Chocobar.

    Después llegaron las explicaciones: el chico que conducía “había participado en un crimen” dirán los amarillos. Los medios dieron vuelta la información. Los policías no tiraron por los antecedentes que en el momento desconocían (y que igual no los habilitaban). Tiraron porque se escapaban. Como Chocobar.

    La construcción es después, no antes, y la dicta la policía.

    El sábado 10, en San Nicolás, la oficial bonaerense Brenda Gasparri tiró con su Bersa Thunder contra Mauro Garfagnoli y también atravesó su vida y no sólo lo detuvo a él, detuvo su vida, la frenó en seco. Qué ocurrió: la oficial “solicitó” (los uniformados siempre son amables en la escena mediática) a Garfagnoli que detuviera su vehículo para pedirle la documentación. Si le pidió la documentación es que no sabía quién era. Garfagnoli, no había vuelto a prisión como correspondía, vio a la policía, salió del auto y corrió. No se sabe por qué, aunque ahora se lo presuma. Gasparri apuntó, tiró y mató. Después, averiguó quién era. Los medios después dijeron que Garfagnoli eludió el control policial y la bonaerense disparó al “prófugo”. No importa el motivo por el que lo haya eludido. No lo hace prófugo. Lo que importa es que la mujer policía decidió que no se escape. Y después, los medios lo dicen “prófugo”. Establecen la idea de que entre la orden de detención (si es que alguna vez la pronuncian) y el disparo media una intervención reflexiva donde se desarrolla la idea de justicia, la búsqueda de antecedentes, el criterio de peligrosidad para terceros, la posibilidad de que haya que defenderse. Los medios lo que hacen es introducir en el relato el tiempo necesario para que el disparo sea la última acción que el policía haya tomado después de intentar todas las acciones posibles. Pero en la enorme mayoría de los casos, ese tiempo no existe, hay una fracción de segundo, es el reflejo hacia el arma anterior a cualquier modelo, difícilmente contenido hasta que un modelo Chocobar le suelta amarras. Es el “no se me va a escapar” sin que opere el seguro en el cerebro. Después, entonces, con el cuerpo en el asfalto, “la fuente policial” apela a su relato y lo descubre en falta con la justicia y lo transforma en “prófugo”. Pero después, cuando lo identifica, claro, ya muerto. Y entonces el medio lo dice al revés, y en esa legitimación (que tampoco es legítima porque el disparo no puede existir), oculta.

    Ayer. En San Telmo, Garay y Paseo Colón. Día de semana, a las 16.30. Un policía muere y otro queda gravemente herido, igual que un vigilador. Se tirotearon entre ellos, 19 disparos, porque unos creyeron que el otro escaparía, y el otro no se sabe qué habrá creído. No importa qué ocurrió en realidad cuando lo que importa es que no debía haber ocurrido. Esto iba a ocurrir. No sabíamos que tan pronto.

    El modelo Chocobar enloqueció y está atacando a los propios. Menudo trabajo para el relato periodístico cuando “la fuente policial” no encuentra excusas. Es el relato de la locura.

    hcecchi@pagina12.com.ar

    ​https://www.pagina12.com.ar/101504-el-mensajero-y-el-tiempo​

     

    Categorías: Noticias regionales

    LOS CUSTODIOS CIBERNÉTICOS DEL GOBIERNO DE CAMBIEMOS

    Mar, 20/03/2018 - 19:31


    Por Victoria Ginzberg

    Informe de Amnistía Internacional sobre agresiones coordinadas en redes sociales.

    La organización de derechos humanos analizó y describió el accionar de los trolls en las redes sociales, que se activan ante posiciones críticas al Gobierno por parte de periodistas o de defensores de derechos humanos. Quiénes son y cómo operan.



    El gráfico ilustra los nodos de retuits de las cuentas que tienen comportamiento de cibertropas.

    La mecánica es así: ante una opinión crítica a una medida de gobierno o a algún funcionario, se activa una dinámica en las redes sociales que termina en un ataque de la “cibertropa”. “El método utilizado combina la acción de cuentas personales de referentes políticos, trolls (cuentas cuyo registro violento bloquea el debate y desvía la conversación), bots (cuentas parcial o totalmente automatizadas en sus interacciones) y seguidores regulares. En algunos casos, los voceros oficiosos, los formales y los informales, difunden información falsa (fake news) atacando a personas defensoras de derechos humanos y periodistas. El objetivo es generar acciones con el fin de producir algún efecto en la opinión pública, en la circulación de la información o en la persecución de opiniones críticas”. Así describe Amnistía Internacional el funcionamiento, en las redes sociales, de las agresiones a la libertad de expresión de periodistas y defensores de derechos humanos en la Argentina. La organización destacó que esta acción coordinada se despliega desde cuentas identificadas con el gobierno de Cambiemos.

    AI realizó un relevamiento del comportamiento de este tipo de agresiones en Twitter entre el 22 de octubre y el 14 de noviembre del año pasado. Tomó como universo de análisis las cuentas de ocho periodistas (Hugo Alconada Mon, Edi Zunino, Maria O’Donnell, Reynaldo Sietecase, Romina Manguel, Marcelo Longobardi, Ernesto Tenembaum y Nelson Castro) y la que corresponde a la difusión de las actividades del premio Nobel de la Paz y dirigente del Servicio Paz y Justicia (SerPaj), Adolfo Pérez Esquivel. También trabajó sobre las menciones al periodista Carlos Pagni y a la directora ejecutiva y vocera de Amnistía en Argentina, Mariela Belski, quienes no tienen cuenta de Twitter. En el informe, en el que participaron los especialistas Martín Becerra, Luciano Galup y Juan Pablo Pilorget, se analizaron 354 mil tweets.

    Desde AI explicaron que se eligieron estas personas por su relevancia pública, pero además porque el hecho de que no tengan un comportamiento crítico al Gobierno constante permite identificar más claramente el funcionamiento de los ataques: “Su carácter diverso, su diferente inserción en distintos medios de comunicación y sus reconocidas posiciones también variadas en términos ideológicos y de afinidades polítco culturales, dota a los resultados de mayor representatividad, ya que las tendencias observadas se registran de modo simultáneo en todos los casos”.

    En el período analizado, entre los temas de la agenda pública se destacaban la muerte de Santiago Maldonado -en el marco de un operativo represivo de la Gendarmería en la comunidad mapuche de Cushamen, en Chubut– y el arresto sin condena de dirigentes políticos vinculados al kirchnerismo, así como la difusión de las imágenes de la detención, en su domicilio, del ex vicepresidente Amado Boudou. En el caso de Belski, el ataque, que consistió en la difusión de una noticia falsa, se produjo luego de que Sergio Maldonado, hermano de Santiago, diera una conferencia en la sede de Amnistía .

    AI detectó regularidades en el modus operandi de las agresiones: “la coordinación –temporal y temática- se realiza mediante la participación de algún guía o figura autorizada por su relevencia dentro del segmento de cuentas afines al oficialismo nacional que funcionan como habilitadoras de un entorno discursivo”. En un segundo momento, que corresponde al ataque serial, “no expone -aunque hay excepciones- a referentes oficialistas en el frente de las provocaciones, sino que los recursos que se despliegan son trolls y bots, es decir cuentas que combinan contenidos generados por usuarios genuinos, destinados a profundizar la agresión, con actividades de retweeteo y faveo orientada a dotar de mayor relevancia y escala el ataque donde se despliegan intervenciones automatizadas y semiautomatizadas”.

    AI afirma que no puede identificar al Gobierno como responsable de los ataques, pero destaca que hay una “secuencia de responsabilidades” en cuyo origen hay funcionarios o voceros formales del oficialismo y también cuentas que, identificadas políticamente con el gobierno nacional, no tienen vínculo formalizado o público aunque en las redes sociales son reconocidas (y en sus perfiles también se reconocen) por su oficialismo. Entre ellos, hay “agentes de diferente rango”: están los habilitadores y los replicadores. Los “habilitadores” construyen el escenario en el que se identifica al objeto de hostigamiento y realizan una intervención que funciona como autorización para el acoso. Luego, se produce el ataque serial con cuentas anónimas o automoatizadas y perfiles que, como “células dormidas”, se activan sólo para participar de la agresión.

    El informe menciona como “autoridades”  de las cibertropas (las que más interacciones generan) a los usuarios @AlfredoDarrigo, @LtCastilloVice, @GustavoBruzone, @santosjorgeh, @hepoggi, @PajatitaTw, @GFrondizi y @Winston_Dunhill. Y señala que los usuarios que retweetean a estas cuentas también interactúan con algunos de los periodistas atacados –con tweets agresivos-y con @edufeiok (el periodista Eduardo Feinmann), @FerIglesias (el diputado de Cambiemos Fernando Iglesias), @santosjorgeh y @buchonsito01, entre otros. “Los casos de Fernando Iglesias y Eduardo Feinmann -afirma AI– merecen destacarse porque son a la vez destacadas figuras de generación y reproducción de mensajes intimidantes y de noticias falsas, a la vez que desempeñan un rol institucional como diputado por la gobernante Alianza Cambiemos, en el primer caso, y un rol público como conductor de programas de opinión e información en radio y televisión en emisoras que la ley califica como de ´interés público´ en el segundo caso”.

    El informe también analiza la particular distribución a  lo largo del día de las cuentas que participan en las agresiones concertadas: concluye que entre las dos y las siete de la mañana los usuarios de las cibertropas tienen mayor actividad en relación al conjunto y, además, sostienen su “trabajo” durante las 24 horas, lo que demuestra que parte importante de esas interacciones corresponde a programaciones automatizadas. De la actividad coordinada que refleja el informe se infiere que hay recursos económicos detrás.

    “El ataque a posiciones críticas amenaza la libre circulación de información, ideas y opiniones y viola la libertad de expresión”,
    señaló Belski. Para AI, el objetivo de estos ataques no sólo es descalificar a los periodistas o referentes de derechos humanos sino también el de funcionar como un dispositivo de disciplinamiento y autocensura. En este sentido, la organización de derechos humanos realizó una serie de recomendaciones, tanto al Estado como a las empresas de redes sociales. Entre ellas, llamó a ambos a “fortalecer y simplificar las herramientas de denuncia, dar respuesta a los usuarios ante comportamientos abusivos y generar normas de uso claras y transparentes”. Sostuvo que “el Gobierno y el resto de las formaciones políticas deben evitar la participación de sus representantes en la producción de noticias falsas con fines difamatorios, el discurso del odio y las acciones concertadas de ataques y agresión a periodistas y defensores de los derechos humanos”. Y que el Estado y las empresas involucradas “deben crear o fortalecer mecanismos claros y objetivos (no valoraciones subjetivas o ideológicas) para la detección, la comunicación y el bloqueo de actividades de bots y cuentas automatizadas que se utilizan para manipular la opinión pública y difundir discursos de odio simulando un debate orgánico”.

    Recordó, además, que en 2017 hubo una Declaración conjunta sobre fake news de los Relatores de Libertad de Expresión de Naciones Unidas, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), la OEA y la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (Cadhp) que aseguró que “el Estado tiene la responsabilidad de proteger el debate y la crítica y, en consecuencia, desarrollar mecanismos respetuosos de las garantías constitucionales para identificar campañas de desinformación y propaganda orientadas a dañar la reputación, a instigar la violencia, la discriminación o la hostilidad hacia grupos identificables de la sociedad”.


    Mensajes agresiovos de trolls o “facilitadores” vinculados con el accionar de los periodistas analizados por Amnistìa.


    https://www.pagina12.com.ar/102613-los-custodios-ciberneticos-del-gobierno-de-cambiemos

    Categorías: Noticias regionales

    ARGENTINA: DE CRECIMIENTOS INVISIBLES A CONSTRUCCIONES VISIBLES

    Lun, 19/03/2018 - 21:32

    Por Pedro Lanteri///-.

    “La grieta, hermano, es Patria o colonia”, expresaba un morocho con clara tonada cordobesa. Y, una vez más, la sabiduría popular sintetizo mucho de lo ocurrido en el Encuentro Nacional de la Militancia llevado a cabo este último fin de semana en La Pedrera (Villa Mercedes), San Luis.

    Encuentro que generó una palpable inquietud en el gobierno macrista, alerta que se tradujo en llamados y reuniones con gobernadores a fin de evitar la presencia de estos en la reunión que tuvo por anfitrión al gobernador puntano.

    “Estamos cansados de los cobardes, de los que se dejan apretar, de los que se dejan extorsionar. ¿Dónde está el coraje? ¿Dónde está la bandera de Perón, Evita, de Cristina y de Néstor? ¿Dónde está ese peronismo vivo? Acá estamos, somos todos y somos mucho más. Hagamos un esfuerzo:  unidad en la diversidad”, fustig​óJorge Capitanich haciendo clara referencia a las ausencias tanto de los mandatarios provinciales como de los referentes del randazzismo y del Frente Renovador que si habían participado en el denominado grupo de la UMET.

    El crecimiento invisible proclamado por el gobierno nacional motivo la réplica del presidente del partido Justicialista a nivel nacional; “Minga que estamos bien. Estamos mal y vamos peor. ¿Pero saben qué? Hay esperanza. Hay peronismo, hay ganas, hay 2019”, expresó José Luis Gioja en su discurso de apertura.

    Este diagnóstico fue compartido por la mayoría de los oradores y sintetizado por un Hugo Moyano conciliador al afirmar “sé que a muchos de los presentes no les caigo simpático pero el pueblo está pidiendo que nos unamos y no podemos hacernos los distraídos”.

    No estuvo ausente la tan mentada autocrítica cuando el gobernador Rodríguez Saá expresó: “Querían un peronismo dividido en tres y lo lograron. Incluso por errores propios”, concepto reforzado por el líder de los camioneros al señalar que la derrota fue el castigo del pueblo a la división de los dirigentes.

    Así fue que se vio dialogando en la carpa principal un amplio abanico de dirigentes como los ex ministros de Economía Amado Boudou y Axel Kicillof; el titular del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi; los ex jefes de Gabinete, Jorge Capitanich y Aníbal Fernández, el ex ministro de Trabajo, Carlos Tomada, el ex canciller Jorge Taiana, el ex gobernador de San Juan; el presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez, el gremialista Hugo Yasky, el histórico Lorenzo Pepe, un sorpresivo Fernando “Pato” Galmarini, Daniel “el Tano” Catalano, Gabriel Mariotto, la diputada nacional por la provincia de Buenos Aires, María Cristina Alvarez Rodríguez y muchos más.

    Pero lo sustancial se vivió en el predio donde la militancia se multiplicaba con un claro deseo de “ser parte”, manifestando un anhelo de protagonismo en la formación de un Frente Patriótico que ponga freno a las políticas neoliberales del gobierno del presidente Macri.

    Catorce comisiones se conformaron para trabajar durante dos jornadas en el esbozo del acuerdo programático que dará identidad al citado frente.

    Y fue en estas comisiones donde, en un plano de igualdad, militantes y dirigentes pudieron realizar exámenes y elaborar políticas con una refrescante metodología participativa. “Es el puntapié inicial y no el final del partido” y así lo entendieron los más de tres mil militantes presentes quienes se comprometieron a trasladar estos encuentros al territorio dando continuidad al trabajo iniciado.

    Esta podría ser una breve, muy breve crónica de lo acontecido en La Pedrera pero quiero detenerme para compartir un par de reflexiones.

    Ha sido evidente el deseo de unidad en la diversidad, en la conformación de un frente opositor que la militancia exige a la dirigencia poniendo como único límite al macrismo y con un protagonismo real y dinámico de las bases en la elaboración y puesta en marcha de un plan político, económico y social

    Es innegable el rol de la clase trabajadora organizada en la construcción de cualquier alternativa política capaz de triunfar en las próximas elecciones.(Es de destacar como la prensa en general prefirió ignorar la fuerte y activa presencia de la Corriente Federal de Trabajadores en el encuentro).

    Fue revitalizante advertir la recuperación del concepto de Patria, que en tiempos de cipayismo no es poco.

    Es indudable que cualquier alternativa política no solo debe plantear como objetivo el triunfo en las próximas elecciones sino que debe prepararse fuertemente, como sintetizo el gringo Amichetti, para “construir el poder necesario para concretar en la práctica las grandes ideas y el gran proyecto que permita nuestra definitiva liberación nacional”.

    El puntapié inicial fue dado, ahora hay que jugar el partido

    * ​Pedro LanteriPeriodista, ex director de AM530 La voz de las Madres. Miembro de la RedComSur.

    ​http://lateclaenerevista.com/2018/03/19/crecimientos-invisibles-construcciones-visibles-pedro-lanteri/​

     

    Categorías: Noticias regionales

    NO EN MI NOMBRE SEÑOR PRESIDENTE DEL PERÚ

    Lun, 19/03/2018 - 21:05


    Por Itzamná Ollantay///-.

    Quienes llevamos el pasaporte peruano, y que aún no hemos renunciado a nuestra capacidad de asombro, observamos con vergüenza e indignación el ridículo papelón que hace Pedro Pablo Kuczynski (PPK), aún Presidente del Perú, en la comunidad latinoamericana.

    Las inconclusas historias emancipatorias de América Latina están empedradas de dantescos episodios de traiciones que convierten a Abya Yala prácticamente en la materialización del mito de Sísifo. Permanente intentos legendarios de liberación que fueron y son arrojados a la borda por malinches y felipillos a cambio de un plato de frijoles.

    Los históricos personajes de Malinche (en Centro América) y Felipillo (Sur América), durante la invasión española, traicionaron a nuestros pueblos en nombre propio y nos desgraciaron por cerca de tres siglos. Pero, se convirtieron en una maldición perpetua que nos persigue hasta nuestros días, y se encarna en la actualidad en el actual Presidente del Perú.

    Durante los 15 últimos años, América Latina retomó su postergado camino emancipatorio. Logró apoteósicos consensos sin Washington. Experiencias como UNASUR, CELAC, ALBA, etc. son destellos de esos sueños de liberación y dignidad en conjunto frente a la prepotencia colonialista de los gobiernos de los EE.UU.

    Pero, nada menos que en el terruño de Túpac Amaru II y de Micaela Bastidas, en pleno siglo XXI emerge el traidor hipócrita de este emancipatorio sueño latinoamericano.

    Y lo más grotesco es que esta traición histórica a nuestros sueños libertarios lo hace en nuestro nombre y con nuestro dinero. Sí aunque Ud. no lo crea. Lo hace en nuestro nombre, y nos convierte a todos los peruanos y peruanas en traidores de los pueblos de América Latina.

    La guerra continental que el Gobierno de los EE.UU. está montando contra Venezuela y Nicolás Maduro, no es contra este hermano país. Es en contra de los todos los pueblos que tuvimos la osadía de levantar la cerviz, y mirarle a los ojos al Imperio y a sus siervos. Es una venganza brutal a nuestra insubordinación legítima.

    Y para ello PPK convirtió al Perú en un cuartel diplomático donde los gobernantes corruptos y criminales, aglutinados en el denominado Grupo de Lima, intentarán fulminar al sucesor del legendario Hugo Chávez, en la próxima Asamblea de la OEA, en Lima. El delito de Hugo Chávez fue el haber reavivado el inconcluso sueño de la emancipación de nuestros pueblos

    Quienes tuvimos la suerte de recorrer por los diferentes pueblos de América Latina constatamos que Venezuela está en una situación envidiablemente mejor en bienestar integral que países fracasados como Honduras, Guatemala, México… En estos países un instante de vida es prácticamente todo un acto de fe.

    A los dos últimos gobiernos de Venezuela, con todos los lentes de observación/fiscalización nacional e internacional, no han podido encontrarle actos de corrupción evidentes. En contraste, Perú tiene encarcelados y/o procesados penalmente a todos sus gobernantes de las tres últimas décadas. Esta es la diferencia entre Perú neoliberal y Venezuela libertaria.

    El mismo PPK, con permanentes denuncias por actos de corrupción evidentes, corre la suerte de ser destituido y juzgado por corrupto.

    Estos gobiernos delincuentes, no sólo endeudaron a los peruanos con una deuda pública per cápita de más de 1600 dólares, sino también afianzaron la deteriorada imagen del peruano, en el imaginario popular internacional, como sinónimo delincuentes.

    Recuerdo aún lo que un estudiante argentino bromeaba cuando no hallaba su bolígrafo en su bolso: “Me peruanearon mi lapicero”, solía decir. Esa es la imagen del peruano. Y ahora, con esta traición, en nombre de todos los peruanos, ya imaginamos el acervo de lo peruano.

    Por todo esto y mucho más, las y los indígenas que llevamos el pasaporte peruano, le decimos a Pedro Pablo Kuczynski: No en nuestro nombre Señor Presidente. Mucho menos con nuestros impuestos.

    https://www.telesurtv.net/bloggers/No-en-mi-nombre-senor-presidente-del-Peru-20180308-0003.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_content=33

    Categorías: Noticias regionales

    LA HERENCIA DE BACHELET: NEOLIBERALISMO CON PASO FIRME

    Lun, 19/03/2018 - 20:59

     

     por Pedro Santander y Taroa Zúñiga ///-.

    Durante la última semana de Michelle Bachelet como presidenta de Chile se instaló en la agenda de los medios una discusión en torno a cuál sería “el legado de Bachelet”.

    Fue  un intento deliberado y coordinado por diversos políticos, columnistas y plumas afines al saliente Gobierno de cerrar estos cuatro años dando la sensación de que efectivamente se trató de un Gobierno de centro-izquierda que habría logrado avances progresistas para beneficio del país. “Se corrió el cerco” fue el slogan elegido por esas plumas para argumentar que el país es hoy mejor que hace cuatro años, que hoy el cerco ideológico de la derecha es menos estrecho que cuando Bachelet asumió.

    Se trata de un intento poco creíble y tardío de torcer la realidad mediante estrategias mediático-comunicacionales.
    Poco creíble porque la porfiada realidad muestra una cara muy distinta. Partamos resaltando uno de los datos más duros: por segunda vez Michelle Bachelet deberá entregar la banda presidencial a Sebastián Piñera, multimillonario hombre de negocios que esta vez optó sin complejos por mostrar al país un gabinete de extrema derecha, con varios reconocidos pinochetistas entre sus ministros. Entonces, mientras en los medios y las redes se intenta hacer creer que se avanzó con Bachelet  hacia un país más progresista, en la realidad ocurre que su legado incluye darle (por segunda vez) la banda presidencial a uno de los hombres más ricos del país, con cuentas en paraísos fiscales y que se rodea de pinochetismo. Sí, se corrió el cerco…hacia la derecha.

    Eso no es todo. La ex presidenta no avanzó en un asunto esencial para efectivamente democratizar la sociedad chilena: la cuestión constitucional. Debe recordarse que Chile es el único país sudamericano de todos los que vivieron dictaduras militares que mantiene la constitución del dictador: rige aún la constitución de Pinochet. Y fiel a su errático estilo, cinco días antes de terminar su mandato la presidenta apareció sorpresivamente en cadena televisiva anunciando que enviaría un proyecto de reforma constitucional al Congreso, “para honrar mi compromiso asumido con Chile”. Se trataba del mismo Congreso que termina su mandato también el domingo 11 de marzo para ser renovado por otro muy distinto. Este hecho provocó burlas e indignación, incluso entre sus propios partidarios. Diputados democratacristianos calificaron este envío de última hora como “un circo, una falta de respeto”. Incluso el electo senador socialista y expresidente de la OEA, José Miguel Insulza, señaló que “no ha habido en el Palacio de La Moneda, como lo hubo en los primeros tres Gobiernos de la Concertación y parcialmente en el primer Gobierno de Bachelet, una dirección política que ordenara la conducción del Estado y de la coalición, y por lo tanto, ordenara al país”.

    Es, además, un misterio saber quiénes redactaron el proyecto de nueva Constitución que ya ingresó al Congreso
    . El propio Sebastián Piñera, en entrevista al diario El País lo destaca, “esta Constitución que se presentó hace algunos días atrás, no la conocía prácticamente nadie, ni siquiera los partidos de la Nueva Mayoría de centroizquierda. Esa no es la forma, creo yo”. También es un misterio por qué se decidió incluir ciertas disposiciones. Por ejemplo, el artículo 24 fue uno de los que llamó más la atención. El texto aumenta el mínimo de edad para poder postular al cargo de Presidente de la República de 35 a 40 años. Esto inmediatamente fue visto como una señal dirigida al naciente Frente Amplio (FA), que obtuvo, para sorpresa de todos, 20 diputados y un senador, y cuyos principales líderes, los diputados Giorgio Jackson (31) y Gabriel Boric (32), o el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp (33), están hoy con la edad mínima para postularse a dicho cargo en 2022. “Ley anti millenials” ha sido bautizada esa iniciativa bacheletista.

    No olvidemos que el Frente Amplio fue una de las principales sorpresas en las elecciones pasadas: logró el 20 % en la carrera presidencial con Beatriz Sánchez, el 16 % de la votación popular en las parlamentarias, contando así con una bancada que será clave en la próxima Legislatura, considerando que Piñera no tiene mayoría ni en el Senado ni en la Cámara de Diputados.

    Y en el terreno de la lucha por los Derechos Humanos tampoco se corrió el cerco, muy por el contrario, se mantuvieron las mismas camisas de fuerza. Bachelet prometió en septiembre de 2014 ante el país que pondría fin a la Ley de Amnistía de 1978 que aún rige en Chile y que beneficia a los genocidas…no lo hizo. También prometió en 2015 a Carmen Gloria Quintana, sobreviviente de ser quemada viva por una patrulla militar en 1986 y símbolo de la lucha antidictatorial, que cerraría la cárcel especial Punta Peuco, recinto penal con canchas de tenis donde están recluidos los pocos militares condenados por violaciones a los DDHH. Hasta el último día y en medio de una inmensa ola de rumores, Chile esperó que cerrara el penal, de hecho, ella hasta el sábado no quiso ni confirmarlo ni negarlo, sólo decía que gobernaría “hasta el último día”. No lo hizo.

    Cuando hace cuatro años asumió la presidencia, Michele Bachellet tenía todas las posibilidades y condiciones de hacer aquello que hoy nos quieren hacer creer que hizo: abrir una nueva etapa e intentar cerrar con menos neoliberalismo este ciclo político nacional, abierto en 1990 con la vuelta a la democracia, y que está llegando a su fin.

    Tenía el apoyo electoral, simpatía popular, mayoría en ambas cámaras…pudo haber usado esa energía para sentar las bases de un proceso orientado realmente a cambiar la Constitución. En 2013 se instaló con fuerza la idea de la Asamblea Constituyente, la mayoría del país apoyaba esa iniciativa, de acuerdo a todos los estudios de opinión. Pero optó por hacer y seguir el camino que ya constituye una marca de época de la socialdemocracia mundial: administrar el neoliberalismo, dando apariencia de progresismo con gestos comunicacionales y con ciertos avances en políticas identitarias, especialmente las orientadas a la igualdad de género. Efectivamente, en ese terreno Bachelet logró sacar adelante la despenalización del aborto en tres causales, así como la unión civil entre personas del mismo sexo.

    Sin embargo, no hubo ningún intento de hacer un Gobierno verdaderamente trasformador, de tocar el capital, de disminuir la desigualdad, o de aumentar la soberanía del país frente a las trasnacionales. En ese sentido, el primer Gobierno de Piñera  (2010-2014) y este último de Bachelet se parecen bastante. En ambos períodos Chile figura como el país más desigual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), también en ambos el alineamiento geopolítico ha sido con la Alianza del Pacífico, con una política exterior muy anti bolivariana. Asimismo, en ambos Gobiernos estallaron los casos de corrupción más grandes de los últimos 25 años, de hecho, varios ex ministros de Piñera están acusados por la Justicia.

    Cabe, en todo caso, recordar que el potente despertar de los movimientos sociales en Chile se dio durante la anterior administración de Piñera, especialmente durante 2011-2012. Fue tal la fuerza de estos movimientos que se instalaron temas vedados por la elite, como los de reforma laboral, nueva constitución, fin al lucro en la educación, etc. Temas que Bachelet tomó como banderas de lucha y con los cuales resultó elegida, descomprimiendo la conflictividad social, pero en beneficio del capital (otra marca de la socialdemocracia).

    ¿Cambiará algo con la llegada de Piñera?

    Al contrario de lo que viene sucediendo en Argentina, Brasil y Ecuador, donde la llegada de gobiernos de derecha después de años de gobiernos progresistas ha significado un retroceso en las políticas sociales, tangible en la pérdida de derechos ya adquiridos (suspensión de beneficios, recortes en gasto social, indultos a represores etc.) en Chile no se ha avanzado lo suficiente como para retroceder. Podemos incluso decir que lo que no se hizo durante los gobiernos de la Concertación, sentó las bases seguras para el avance y profundización del neoliberalismo en el país sureño.

    El plan de gobierno de Sebastián Piñera[1] inicia con un llamado reverencial a la meritocracia y el individualismo: “Tengo la convicción de que juntos construiremos tiempos mejores. Lograrlo depende de nosotros (…) de soñar con una patria (…) donde todos tengan las oportunidades para poder volar tan alto y llegar tan lejos como su propio mérito y esfuerzo lo permitan”. En una frontal ruptura con los llamados a conquistar la segunda y definitiva independencia  que realizaron en bloque los países latinoamericanos durante la década ganada, el próximo gobierno de derecha asocia como línea de continuidad histórica el “progreso”: “Hace doscientos años conquistamos nuestra independencia; hoy es hora de conquistar definitivamente nuestro desarrollo”.

    En la comprensión de desarrollo del futuro equipo de gobierno, la ruptura con el pasado parece ser un paso fundamental. A pesar de que la dictadura pinochetista no ha sido superada ni en términos de justicia ni en plano legislativo, como mencionamos anteriormente, la propuesta anunciada en el plan de gobierno llama a acabar con la “cultura de la retroexcavadora”, metáfora absolutamente desgraciada si consideramos que aún se desconoce la ubicación de la mayoría de los detenidos desaparecidos durante la dictadura  (de un universo de aproximadamente 1200 detenidos desaparecidos  han sido identificados 164).

    En este plano, se hace sospechoso uno de los puntos en el apartado sobre los derechos humanos en el mencionado plan: “Por razones humanitarias y de dignidad permitir que las personas de edad muy avanzada, o con enfermedades terminales graves, o que les impidan valerse por sí mismas, y que se encuentren cumpliendo condenas en cárceles, puedan sustituir la pena por arresto total en su propio domicilio o, según su elección, en un establecimiento adecuado a su situación de salud o avanzada edad”. Un artículo como este podría avalar acciones como las emprendidas por el Gobierno de Macri, en Argentina, que ha beneficiado con prisión domiciliaria a asesinos condenados por perpetrar delitos de lesa humanidad y genocidio durante la dictadura, acciones que representan un verdadero retroceso en lo avanzado sobre esta materia durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Vale la pena acotar que, como mencionamos antes, no hay tanto que retroceder en este plano: en Chile se han procesado más de 600 represores y asesinos, pero solo han sido condenados unos 345 de los cuales solo cumplen condena efectiva 112. El apartado mencionado podría utilizarse para suavizar las pocas condenas que se cumplen.

    A nivel discursivo, también destaca en la propuesta de plan de gobierno la insistencia en acabar con la “indignidad de la pobreza”, sin realizar ninguna mención a las causas históricas de empobrecimiento, asimilando además la igualdad social a la capacidad de consumo; el recurrente llamado a sostener la familia tradicional como base estructural de la sociedad (en un país en el que el 77 % de los hogares monoparentales son sostenidos por mujeres y en el primer quintil un 30,2 % de mujeres destinan su tiempo al cuidado y quehaceres del hogar, frente a un 1 % de hombres[2]); y la tendencia a estructurar políticas de protección e “impulso” para la clase media y el beneficio de los “emprendedores e innovadores”.

    En el plano de la educación, que ha sido uno de los campos de batalla más intenso durante los últimos años, no se contempla –frontalmente- el retroceso en los pequeños avances en materia de gratuidad pero si se considera el resguardo de “la libertad de las familias en elegir y participar en la educación de sus hijos” así como defender el derecho de los padres y apoderadas a “realizar  aportes de carácter voluntario, no regulares, con el objeto de financiar actividades extracurriculares”, políticas que pueden impulsar – aún más-  la diferencias en términos de acceso y calidad de educación básica según la clase social de los estudiantes.

    También se apunta reiterativamente a la disminución de la participación del Estado en el plano de la educación,  argumentando – en una estrategia ya clásica de la derecha – la necesidad de “despolitizarla”, priorizando la calidad por encima de las ideologías políticas.   En los últimos diez años, la participación política de los estudiantes ha sido el factor de movilización más intenso en Chile. Justamente las movilizaciones estudiantiles y la politización de la juventud, fue lo que permitió el nacimiento del Frente Amplio, la única opción alternativa de izquierda entre los tradicionales partidos políticos, a la que sin duda el Gobierno de Piñera no dudará en clasificar como parte de “la minoría ruidosa y radicalizada”  que menciona en su propuesta de gobierno.

    Con un gabinete pinochetista y un plan de gobierno que apunta al progreso y a la “superación personal”, el nuevo Gobierno de Chile se prepara para continuar la ruta esbozada durante la dictadura y nunca desdibujada por la concertación. El neoliberalismo  se prepara para avanzar sin las máscaras de  la transición, lo que también podría impulsar una oposición sin caretas: la opción más viable para la transformación es que la izquierda se radicalice en el ejercicio opositor.

    [1] Disponible en: http://www.sebastianpinera.cl/images/programa-SP.pdf

    [2] http://www.eldesconcierto.cl/2017/03/07/encuesta-casen-77-los-hogares-monoparentales-liderados-mujeres/

    http://www.celag.org/la-herencia-bachelet-neoliberalismo-paso-firme/

    Categorías: Noticias regionales

    COMUNICACIÓN ENACTIVA

    Lun, 19/03/2018 - 20:55

     

    Por Sandra Massoni///-.

    A partir de una anécdota de la vida cotidiana, Sandra Massoni explica el sentido y los alcances del diagnóstico comunicacional estratégico desde los nuevos paradigmas como dispositivo comunicacional.

    Comencé a responder la pregunta de Nina –una colega mexicana–al final del almuerzo con mis compañeros de trabajo. Habíamos armado la reunión sin protocolo y desde varias oficinas a la vez. El anuncio de la convocatoria decía: Mañana 13 horas. Vengan los que quieran compartir. Traigan algo para comer y algo para contar de las vacaciones. Se nota que había ganas porque se sumaron todos. Fue una reunión amable, con risas, anécdotas de viajes y otras escapadas de nuestras rutinas habituales.

    Alguien dijo: nunca había asistido a una fiesta de inicio del año. Nos dimos cuenta de que, sin haberlo programado, habíamos tenido una celebración de bienvenida. Siempre festejamos las despedidas, pero nunca los comienzos. Nos pareció auspicioso. Aplaudimos.

    La tranquila auto organización con la que se concretó, la rapidez y facilidad con la que se continuó luego con las tareas laborales, la calma alegría de los asistentes, llamaron mi atención. Cada uno al retirarse hizo su aporte: levantó un papel y lo colocó en el cesto de basura, acomodó una silla, retiró un vaso…

    Pensé en la potencia de la auto organización como uno de los componentes de la respuesta a las preguntas de Nina: ¿qué significa diagnosticar procesos de comunicación en las organizaciones? ¿en qué se diferencia un diagnóstico comunicacional tradicional de uno estratégico?

    Para responderle me propuse sistematizar de forma abreviada algunos de los ejes que trabajo en extenso en mi libro Avatares del comunicador y el impulso derivó en este texto.

    El diagnóstico comunicacional tradicional es un dispositivo comunicacional que busca progresar. El diagnóstico comunicacional estratégico desde los nuevos paradigmas es un dispositivo comunicacional que busca habitar.

    El tradicional estudia y reconoce a la organización para homogeneizar, ajustar al modelo que ha sido establecido previamente como válido. Aún el tradicional estratégico -por ejemplo, cuando se lo hace desde una visión socioeconómica como el marketing o desde una visión socio semiótica, como el diagnóstico de comunicación interna-diagnostica para establecer operaciones que permitan establecer avances y desviaciones respecto de ese modelo. Lo hace comunicacionalmente en dimensiones únicas. Siempre en línea porque piensa a la comunicación como un proceso cognitivo en el cual hay emisores, mensajes y receptores.

    Diagnostica porque necesita determinar cuáles son los elementos en los que no hay correspondencia con la realidad, la cual se entiende exterior y separada de los actores. Como en todo progreso, el diagnóstico comunicacional tradicional implica operaciones de control.

    El estratégico desde los nuevos paradigmas, por su parte, reconoce a la organización en situación y desde lo vivo. Despliega reconfiguraciones desde la diversidad existente en cada territorio. Trabaja el encuentro en dimensiones múltiples. Diagnostica para establecer operaciones que permitan potenciar identidades grupales o sectoriales convergentes con la dirección de transformación propuesta en la estrategia de comunicación.

    Incluye, pero rebasa las dimensiones tradicionales (informativa, ideológica, interaccional) porque busca aportar transformaciones en la modalidad del encuentro actualmente dominante. Siempre desde lo fluido. Considera que hay que reconocer la heterogeneidad a partir de entender que la realidad emerge en la comunicación como una trama compleja y siempre activa.

    Como en todo lo vivo, implica operaciones de cuidado, de respeto a la diversidad,que reconozcan las diferencias de los actores en términos de sus estructuras de autorganización. Las técnicas y las herramientas de la investigación enactiva en comunicación (IEC) trabajan en formular caminos cognitivos que los actores quieran y puedan tomar (dar manzanas a los leones no es cuidarlos; dárselas a los venados, sí). Este tipo de diagnóstico entonces no se enfoca en qué decir sino en cómo propiciar que los actores se vinculen de maneras convergentes con los cambios requeridos en el problema sobre el que se trabaja. Ese cómo vincularse con otras modalidades incluye el análisis, pero también la implementación de acciones comunicacionales en los distintos componentes y niveles del problema.

    El diagnóstico IEC trabaja reconociendo los intereses y las necesidades actuales de vinculación de cada matriz sociocultural, sus ritmos, sus formas de cambiar. Comunicar es, entonces, un encuentro en la diversidad: un ritmar juntos, acompasado, complejo, que emerge desde la auto organización de los grupos y sectores. Y cuando ocurre, triste o alegre, resulta una celebración.

    *
    Sandra Masson Directora Maestría en Comunicación Estratégica UNR.

    ​https://www.pagina12.com.ar/96966-comunicacion-enactiva​

     

    Categorías: Noticias regionales

    BRASIL: PROYECTO DE LEY QUE POSIBILITA CRIMINALIZAR A ORGANIZACIONES SOCIALES AVANZA EN EL CONGRESO

    Dom, 18/03/2018 - 10:11


    Por Luciana Console

    La propuesta del diputado Jerónimo Goergen amplía castigo para los movimientos dentro de la existente Ley Antiterrorista



    ,
    Militante del Movimiento de Trabajadores Sin Tierra (MST) / Mídia Ninja

    El diputado Jerónimo Goergen, miembro del del Partido Popular (PP) y del Frente Parlamentario Agropecuario (FPA), consiguió el martes (13) último reunir las firmas suficientes para avanzar con el pedido de urgencia para el trámite del Proyecto de Ley (PL) 9.604/2018, que clasifica a los movimientos populares como grupos terroristas.

    El PL modifica el artículo 2º de la Ley Antiterrorista (Ley 13.260/16), que garantiza protección a las manifestaciones sociales, y que afecta directamente al Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) y al Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST). Desde febrero, el diputado ruralista venía rondando el Congreso en busca de apoyo para hacer avanzar la propuesta.

    Para Kelli Mafort, integrante de la Coordinación Nacional del MST, el proyecto de ley del diputado Jerónimo es consecuencia de la Ley Antiterrorista, aprobada en 2016 debido a los juegos olímpicos en Rio de Janeiro.

    “El MST siempre estuvo contra esa ley [Antiterrorista] porque sabia que a futuro algún diputado utilizaría eso contra los movimientos como ahora este PL propuesto por un ruralista, integrante del Frente Parlamentario Agropecuario está proponiendo”.

    Ocupaciones de tierra y bloqueo de carreteras están entre las acciones consideradas como actos terroristas enumerados en el PL del ruralista [como son llamados los dueños de latifundios y de agronegocios]. Kelli afirma que, criminalizando a los movimientos populares, los diputados aprietan el gatillo contra todos los defensores de los derechos humanos.

    “El año pasado tuvimos más de 60 asesinatos de defensores de derechos humanos en Brasil y ahora, con el asesinato de Marielle Franco, tuvimos una vida más, de una militante, de una luchadora, una servidora pública, una concejala segada debido a medidas como esa. Son medidas que criminalizan la lucha y que nos hacen imaginar que luchar no es un derecho. El Movimiento Sin Tierra reitera que luchar no es crimen y por eso convocamos a todos y a todas a organizarnos. Que esas leyes que buscan criminalizarnos no callen nuestra voz”.

    De acuerdo con datos recogidos en 2017 para el informe anual de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) sobre conflictos rurales, Brasil es considerado el país más violento para las poblaciones del campo en el mundo.

    Edición: Juca Guimarães | Traducción: Pilar Troya

    https://www.brasildefato.com.br/2018/03/16/brasil–or–proyecto-de-ley-que-posibilita-criminalizar–mst-y-mtst-avanza-en-el-congreso/

    Categorías: Noticias regionales

    VENEZUELA: DERECHA SE ARTICULA TRAS DISCURSO PROGRESISTA PARA DESESTABILIZAR AL PAÍS

    Dom, 18/03/2018 - 10:04

    Por Resumen Latinoamericano

    El término “frente amplio” representa un modo de organización de partidos, movimientos populares y minorías de ideología progresista, con un significado históricamente asociado a las luchas de izquierda, que ahora la derecha copia en un discurso análogo con el que sectores reaccionarios intentan adoptar un matiz humanista y popular, aunque sus fundamentos son de signo contrario.

    Recientemente, la autollamada Mesa de la Unidad Democrática junto a otros factores conservadores de la política nacional lanzaron el 8 de marzo una nueva coalición que emplea el nombre de “frente” pero recreando a antiguas organizaciones de derecha como la Coordinadora Democrática.

    De esta forma actualmente se reagrupan organizaciones políticas y dirigentes de la “Unidad”, como Henry Ramos Allup (Acción Democrática), Henrique Capriles, Alfonso Marquina (Primero Justicia); Ramón Guillermo Aveledo, exsecretario ejecutivo de la MUD; Omar Barboza (Un Nuevo Tiempo); Juan Guaidó (Voluntad Popular) y Lilian Tintori.

    Sin embargo, la nueva coalición es un calco de la extinta Coordinadora Democrática (2002-2004) que surge luego del 11 de Abril de 2002, para promover el sabotaje petrolero contra el pueblo durante 63 días con el propósito de derrocar al presidente Hugo Chávez, con la adhesión de cúpulas empresariales, partidos opositores, sindicalismo clientelar y medios privados de comunicación.

    Golpismo

    Este “frente” reúne a activistas y partidos que promueven el injerencismo y la violencia, a la vez que boicotean el diálogo y la vía electoral como Rafaela Requesens, presidenta de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y hermana de Juan Requesens, diputado y miembro del partido de derecha Primero Justicia, quien llamó a la intervención del país desde una universidad estadounidense.

    Del sector universitario también están los activistas José Virtuoso, rector de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), y Víctor Márquez, presidente de la Asociación de Profesores de la UCV.

    Por los empresarios, Ricardo Cusanno, primer vicepresidente de Fedecámaras, junto a los autodenominados “chavistas disidentes” como Nicmer Evans.

    También el Movimiento Amplio Desafío de Todos, dirigido por Miguel Rodríguez Torres, detenido el 14 de marzo por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) por estar presuntamente implicado en planes contra la paz nacional.

    El día de su lanzamiento, la nueva organización opositora presentó un manifiesto que establece como principal objetivo “cambiar” al Presidente de la República “para abrir paso al cambio de forma menos dolorosa”, oponerse al proceso electoral del 20 de mayo e insistir en la intervención extranjera.

    Injerencismo

    Con el nombre de “Frente amplio internacional” agentes prointervencionistas de la política nacional ha dado progreso a la gira mundial que inició en 2017, para profundizar sanciones financieras y comerciales contra Venezuela por parte del gobierno estadounidense

    Entre el 9 y 12 de marzo, Julio Borges, y Tomás Guanipa, de Primero Justicia, y Carlos Vecchio, de Voluntad Popular, se reunieron con el presidente de Argentina, Mauricio Macri. En Chile, se presentaron en la toma de posesión de Sebastián Piñera y sostuvieron un encuentro con el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski.

    También conversaron con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el canciller de ese país, Luis Videgaray, quien en enero se retiró como acompañante —al igual que su par chileno en aquel momento, Herlado Muñoz— del proceso de diálogo entre Gobierno y oposición realizado en República Dominicana.

    Borges confesó que la gira internacional tiene como propósito “seguir ejerciendo presión, de la mano de la comunidad internacional” y advirtió que de cumplirse con el proceso electoral del 20 de mayo, el presidente Maduro “deberá afrontar lo que es verse aislado de las democracias del mundo”, por lo que se incrementará el asedio contra el pueblo de Venezuela, que por esta maniobra es afectado en la adquisición de alimentos y medicinas.

    Significado contrario

    Hablar de un “frente amplio” significa “que participen partidos, individualidades y movimientos con los que no cuenta la derecha venezolana, que trata de oxigenar a la MUD, que se convirtió en una vergüenza”, señala Ilenia Medina, secretaria de organización Patria Para Todos (PPT), consultada al respecto por AVN.

    Agrega que “cuando se habla de ‘frente amplio’, hablamos de una composición diversa, heterogénea en su composición y heterogénea en su visión ideológica” donde tienen cabida “desde lo más radicales hasta los más moderados en sus concepciones ideológicas”.

    Al respecto, Medina señaló que el Presidente Maduro “ha llamado a un frente amplio para incorporar de una manera mucho más activa a los movimientos, a los intelectuales, a los trabajadores y darle más vigor al Gran Polo Patriótico para una mayor apertura”.

    Días atrás, el dirigente socialista Diosdado Cabello denunció en su programa Con el mazo dando que el supuesto “Frente Amplio Nacional” de la oposición es “es muy parecido al gran frente conocido como la ‘Junta de Defensa Nacional’, que conformó Francisco Franco para derrocar a la República de España y que después desencadenó en una guerra civil”.

    Cabello indicó que la maniobra contempla un plan de Gobierno similar al llamado Consejo de Unidad Nacional de Libia, conformado luego de la invasión realizada por el gobierno de los Estados Unidos en ese país, que desencadenó una serie de muertes y el asesinato de Muamar el Gadafi.

    Señaló que sectores violentos de la MUD, inmersos en dicho frente, pretenden generar acciones violentas a partir del 22 de abril, que podrían implicar a prófugos de la justicia venezolana como Miguel Henrique Otero y Antonio Ledezma.

    Este plan compromete a los mismos actores que han convocado a las acciones sediciosas de 2014 y 2017; y que se negaron a firmar el Acuerdo de Convivencia Democrática por Venezuela en Santo Domingo.

    http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/03/15/venezuela-derecha-se-articula-tras-discurso-progresista-para-desestabilizar-al-pais/

    Categorías: Noticias regionales

    HECHIZO ROTO

    Dom, 18/03/2018 - 09:56

    Por Sandra Russo

    La mejor palabra es hechizo. Eso de lo que acusaban a las brujas. Y lo que después las canciones melódicas, los boleros, las cumbias, los tangos, y seguramente muchos más géneros musicales que no conocemos incorporaron a la canción amorosa: el hechizo, la hechicera.

    Y no es algo de lo que muchas mujeres reniegan. Ese tipo de hechizo, enraizado en un saber instintivo o ancestral, o ambas cosas mezcladas, es un tipo de poder que siguen ejerciendo diariamente muchísimas mujeres de diferentes etnias. Las del Amazonas, por ejemplo, que es en sí mismo un universo desconocido, poblado por centenares de pueblos cuya interconexión se ignora o no existe. Nunca olvidaré el paseo por el mercado de Belem, donde un poco más allá de los puestos de pescados y de frutos, donde se exhiben mangos del tamaño de sandías, están las hechiceras, y una de ellas me agarró del brazo. No pude zafar ni entender nada de lo que me decía mientras me mostraba decenas y decenas de frascos con hojas e insectos rehogados en alcohol. Había allí, en esas tiendas de techo de paja, muchas mujeres de caras pintadas de colores fuertes y plumas en las cabezas, con soluciones para todo. Para el cuerpo y el alma.


    Imagen: Bernardino Avila

    Pero no es ése el tipo de hechizo al que me refería. Podría llamarle hipnosis, pero es más específico decir hechizo, porque la hipnosis suprime la voluntad, mientras el hechizo la vulnera, la controla; el hechizo requiere interacción entre el hechicero y el hechizado. Más que una técnica es una relación. Y estamos pasando un tiempo en el que se hace completamente insoportable convivir con el hechizo que construyó el poder, el verdadero poder, y que precisamente porque se está agrietando, deja ver la mueca insoportable que hace unos meses parecía una sonrisa.

    La sonrisa Pro. El cambio de Cambiemos. El cambio en su rictus. El cambio en las encuestas. El cambio en el humor social. Sus obscenidades, sus furcios, su falta de dimensión de la impunidad que les da controlar las voces públicas, su impericia constante, su amoralidad, son latigazos que caen en el lomo de la sensibilidad de millones. Hay voces desesperadas gritando lo que gritarían muchos otros si alguien los escuchara, como la de esa mujer que vimos esta semana en las redes y cuyo grito le daba texto, volumen, fundamento, corpus, sentido completo al insulto que comenzó en las canchas. La habrán escuchado. Esa mujer alimentó a sus hijos en comedores y durante la década pasada pudo comer en su casa con su familia, y se niega, se resiste con toda el alma y la furia, a que sus nietos vayan ahora de nuevo a los comedores, como sus padres. Se cortó el círculo virtuoso. ​Esa mujer resumió todo. Los hijos viven peor que sus padres. Mientras en CABA hay gente que se mete en cabinas con césped de plástico a relajarse, los nietos de los que comían ya no pueden ser alimentados por sus padres. Punto. ​La abrumadora impunidad, la concentración tremenda de poder, puede generar hechizos colectivos y eso desde Goebbels no es ninguna novedad. Pero la conciencia de ese mismo poder desaforado y sin contralores cae a su vez en su propio hechizo. Se autohechiza, se vuelve inconsciencia, muta en narcisos políticos que sólo se ven a sí mismos y siguen hablando solos mientras les gritan “¡Mentira!”. ​ Pierden total contacto con lo real. Respiran dentro de su burbuja de potencia y capacidad de daño. No hay ningún momento de las vidas de quienes pertenecen a ese núcleo de poder en el que el afuera ponga en cuestión que no tienen el derecho del que siempre se han creído destinatarios “naturales”. ¿Qué ridícula “naturaleza” es ésa? Quitan derechos para achicar gastos, dicen, pero no lo harían si no estuvieran convencidos de que son los únicos que pueden concentrar no sólo bienes sino también derechos que vistos de cerca son delitos: quedarse con lo propio y con lo ajeno. Llevan en sí el rastro lejano pero transmitido generación tras generación del colonizador que vino un día y dijo: acá no hay nadie humano, y esto es mío.

    Hay que romper el hechizo.

     

    ​https://www.pagina12.com.ar/102076-hechizo-roto​

     

    Categorías: Noticias regionales

    NUEVO ACUERDO TRANSPACÍFICO SE PARECE MUCHO AL VIEJO

    Dom, 18/03/2018 - 05:38


    Por Martin Khor

    El nuevo acuerdo firmado por 11 países en Chile para reemplazar al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, en inglés) es como vino viejo en odre nuevo, sin Estados Unidos, pero con gran parte de los artículos más controvertidos


    Los 11 países conocidos como TPP11, con Chile, Perú, México, Canadá, Japón, Vietnam, Malasia, Brunei, Singapur, Australia y Nueva Zelanda. Crédito: Amantha Perera/IPS.

    .

    El TPP, suscrito en Chile el jueves 8, parecía haber muerto cuando el presidente Donald Trump retiró a Estados Unidos a principios del año pasado.
    Pero los restantes 11 integrantes lo rescataron casi intacto, dándole un nuevo nombre, Acuerdo Integral y Progresivo de Asociación Transpacífica (CPTPP).

    Los países llamados TPP11 con Chile, Perú, México, Canadá, Japón, Vietnam, Malasia, Brunei, Singapur, Australia y Nueva Zelanda.

    Estados Unidos impulsaba el TPP original con firmeza antes de que Trump llegara a la Presidencia, con Japón como su otro gran promotor.

    Los dos lograron incluir en el extenso texto muchas disposiciones y capítulos controvertidos, como el de protección y política de inversión, de contratos públicos y empresas estatales, de propiedad intelectual y comercio electrónico.

    Para algunos países en desarrollo del TPP, en especial Vietnam y Malasia, que no tienen acuerdos bilaterales con Estados Unidos, el atractivo de este era acceder a mercados más abiertos para las exportaciones, en especial el estadounidense, con el mayor mercado del mundo.

    Sin el gigante del norte, los principales beneficios de estar en el CPTPP se perdieron.

    A las naciones en desarrollo no suelen gustarles los otros aspectos, en especial el de los contratos públicos, las empresas públicas y la propiedad intelectual, pues se entrometen en sus cuestiones internas y limitan seriamente las políticas que puedan mantener o aprobar.

    Pero estuvieron dispuestos a aceptarlos, aunque con renuencia, a cambio de más exportaciones a otros países del TPP.

    Con Estados Unidos fuera de escena, el equilibrio coste-beneficio cambió. Los beneficios se reducirán, pero los costos permanecerán mientras las cuestiones controvertidas se mantengan.

    El texto del CPTPP tiene 22 disposiciones, de las 1.000 del TPP que quedaron “suspendidas”, más que eliminadas.

    Eso es previendo que Estados Unidos pueda regresar. Las posibilidades de que eso ocurra son bastante buenas, como anunció Trump, su país podría reconsiderar su decisión de retirarse, si lograba un acuerdo mejor.

    Si Washington decide volver, es probable de que los 11 países levanten las disposiciones suspendidas y el CPTPP se vuelva otra vez el TPP.

    Las suspensiones se encuentran principalmente en el capítulo de propiedad intelectual. Algunos de los artículos extremos, en los que insistió Estados Unidos, pero que muchos otros países no querían tener, no entrarán en vigor en el CPTPP.

    Algunas de las disposiciones suspendidas afectan el acceso a medicamentos, incluso obligan a los países del TPP a permitir patentes para un segundo uso de un medicamento y para nuevos métodos de uso.

    También quedó suspendido un artículo para extender el plazo habitual de 20 años a una patente si un país se demora en otorgársela a un nuevo medicamento.

    Pero hay otras disposiciones sobre la propiedad intelectual que quedaron.

    En particular, los países deben unirse a un tratado internacional conocido como UPOV91, en el marco del cual, los agricultores no podrán guardar ni intercambiar semillas protegidas por las grandes corporaciones, sino que tendrán que comprar las costosas semillas para volver a plantar.

    La mayoría de las otras disposiciones que están suspendidas son de menor importancia, por lo que la mayor parte del TPP original se mantiene.

    Las cuestiones más problemáticas que se mantienen en el CPTPP con:

    • Liberalización de inversiones. Los países tienen que abrirse a que compañías e inversores de otros países del CPTPP ingresen a su territorio e inviertan; pueden quedarse con el negocio de productores o proveedores de servicios locales.

    • Protección de inversiones. Los inversores extranjeros pueden llevar a los gobiernos anfitriones ante un tribunal internacional por la pérdida actual o futura de beneficios o reducir el valor de sus bienes si el gobierno implementa nuevas políticas económicas, sociales o ambientales que afecten su negocio o incluso sus expectativas de negocios.

    • Contratos públicos. La mayoría de los gobiernos en los países en desarrollo ofrecen un trato preferencial a las empresas locales cuando otorgan proyectos de construcción u otros.

    Esa preferencia también se tiene cuando el gobierno compra materiales o servicios.

    En el marco del nuevo acuerdo, esas preferencias se terminarán porque las empresas extranjeras de los países del CPTPP tendrán que ofrecer el mismo trato que a las locales en los contratos públicos por encima de determinado nivel. El fin es permitir a las compañías extranjeras obtener más negocios y ganancias.

    Pero la desventaja para el país anfitrión es que su capacidad de impulsar a las empresas locales y a la economía doméstica (como con la política de contratos original) se verá seriamente erosionada.

    Empresas estatales. En muchos países, estas desempeñan múltiples papeles económicos y sociales significativos.

    Con el CPTPP, esos papeles se verán mucho más limitados y reducidos por nuevas normas que prohíben o dificultan a las empresas estatales conseguir financiación o tratos preferenciales del gobierno.

    Las normas también impiden que las empresas estatales ofrezcan trato preferencial (por ejemplo en los contratos) a otras firmas locales. El objetivo es que las compañías extranjeras compitan mejor con las estatales y consigan una mayor porción del mercado.

    Propiedad intelectual.
    Hay algunas disposiciones suspendidas, pero el CPTPP mantiene artículos que pueden tener efectos negativos, como el alto costo de los medicamentos y los insumos escolares y agrícolas.

    Los tomadores de decisión tendrían que haber realizado nuevos análisis para el CPTPP, en especial dado que el mayor beneficio del TPP era la apertura del mercado de Estados Unidos, pero se perdió con el nuevo acuerdo. Pero muy pocos países lo hicieron o no revelaron los resultados.

    ¿Será realmente valioso para los países en desarrollo del CPTPP perder tanto espacio en materia política (como su capacidad y libertad para formular sus propias políticas de acuerdo con sus propios objetivos y prioridades nacionales), para conseguir nuevas, pero limitadas, oportunidades de exportación?

    Ese asunto cobra mayor pertinencia por dos factores. Uno, las nuevas oportunidades son limitadas por la falta de un actor mayor, como Estados Unidos.

    Dos, las exportaciones adicionales se ven perjudicadas por el flujo de nuevas importaciones, por lo que las ganancias comerciales podrían ser ínfimas o, incluso, negativas, si las importaciones adicionales superan a las nuevas exportaciones.

    Algunas decisiones, como unirse a un acuerdo comercial, se hacen sin un estudio lo suficientemente cuidadoso. A veces, también, las decisiones se toman no solo en función de los costos y los beneficios económicos, sino por motivos geopolíticos y otros factores.


    Traducido
    por Verónica Firme


    Martin Khor,
    director ejecutivo del Centro del Sur, una organización intergubernamental de países del Sur en desarrollo, cuya sede central está en Ginebra.

    ​http://www.ipsnoticias.net/2018/03/nuevo-acuerdo-transpacifico-se-parece-mucho-al-viejo/​

     

    Categorías: Noticias regionales

    BRASIL: LUCHA, ASESINATO Y RACISMO ESTRUCTURAL

    Dom, 18/03/2018 - 05:31


    Por Darío Aranda

    El Foro Social Mundial se movilizó para exigir justicia por el  crimen de la militante feminista y de derechos humanos. La responsabilidad del Gobierno, la violencia contra las mujeres, racismo y el genocidio negro.


    Marielle Franco (Imagen de Mídia NINJA)

    El asesinato de Marielle Franco, militante feminista y activista por los derechos de la población negra, impactó en el Foro Social Mundial y en todo Brasil. Se cancelaron la mayor parte de las actividades y se realizó una marcha de reclamo dentro de la Universidad Federal (sede del encuentro) y luego por las calles de Bahía. El reclamo tiene múltiples dimensiones: justicia por el asesinato, repudio a la militarización de Río de Janeiro, la responsabilidad del Gobierno y el racismo histórico en Brasil.

    Marielle Franco era una referente de la lucha por los derechos de la mujeres y una férrea opositora a la militarización de Río de Janeiro (realizada por el gobierno nacional de Michel Temer). Nació, se crió y aún vivía en la favela Maré, la más grande la ciudad. Obtuvo una beca y logró algo muy difícil para la población negra de Brasil: ir a la universidad, donde se graduó de socióloga.

    Siempre militó por la causa de los derechos humanos y denunció el racismo estructural de Brasil. Era concejal desde 2016 y en febrero pasado fue nombrada al frente de la comisión especial de concejales para investigar el acción de los militares en la ciudad. El miércoles por la noche fue asesinada desde un auto que hizo al menos nueve disparos. Tenía 38 años.

    El Foro Social Mundial, donde también hay referentes del PSOL (Partido Socialismo y Libertad, espacio político de Franco) y  organizaciones sociales aliadas, modificó su agenda por completo. A las 9.30 hubo una conferencia de prensa en la llamada “Tienda Pueblo sin Miedo” (una gran carpa blanca en un extremo de campus universitario). Cientos de personas se congregaron. Muchos se abrazaban y lloraban (la escena se repitió a la lo largo de la marcha).

    Habló Guilherme Boulos, militante social y precandidato a presidente por el PSOL. “Exigimos una investigación independiente. Hoy es un día de luto, pero no vamos a descansar un minuto hasta que se haga justicia. Es momento de resistencia y movilizar todos los que queremos que paguen los criminales”, señaló. Y propuso una pregunta que se transforme en bandera: “¿Quién mató a Marielle?”

    Cinco mujeres hablaron desde el palco. El discurso fue coincidente: fue un crimen político, fue un femicidio y se exigirá justicia hasta que se castigue a los autores materiales e intelectuales del asesinato. Aunque con mucha tristeza y llantos, también se exhibía fortaleza y se advirtió que “sólo estando en la calle lograremos justicia”.

    Otros conceptos de la conferencia de prensa:

    • Estamos shockeados.
    • Fue asesinada por defender a los jóvenes negros.
    • La intervención militar en Río de Janeiro es propia de la dictadura militar.
    • Marielle es un símbolo de la lucha de las mujeres y por los derechos humanos.
    • Debemos dejar diferencias de lado y unirnos todos para detener a los asesinos.
    • Este es un mensaje de las élites y del poder contra los que luchan.
    • Fuera Temer.

    Se repetía el grito conmovedor: “Marielle, presente. Marielle, presente. Marielle, presente. Ahora, y siempre”.

    A las 10 de la mañana comenzó la marcha, bajo un sol que quemaba. El grito hecho canto fue “aquí está un pueblo sin miedo, sin miedo de luchar”.

    A poco de andar en la marcha, desde un altoparlante se pidió que sólo hablen mujeres negras. Aplausos de aprobación. Desde otro megáfono, de un partido de izquierda, enmarca el asesinato en la lucha de clases. Metros atrás, una joven negra lleva un cartel escrito a mano: “El problema de Brasil no es de clase, es racial”.

    Carmen Moraes, de Río Grande do Sul, resumió: “Fue ejecutada porque luchaba por los derechos humanos y contra la intervención militar”.

    Catia Mai, joven de 23 años de Río de Janeiro, afirmó que el “pueblo está de luto”. Tiene una remera del Movimiento Negro Unificado y afirmó que “es recurrente que maten a las mujeres negras”. Pidió que los sectores de izquierda hagan una autocrítica y otorguen protagonismo a los mujeres negras. Señaló que desde el Movimiento Negro se luchó por el cupo en la universidad y su objetivo principal es la equidad socio-racial.

    “Es común que maten a nuestros hijos. El racismo está en la estructura, sin educación, sin salud, con los peores hogares”, denunció. Sostuvo que durante los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT) hubo mejoras, pero no fueron suficiente. Precisó que el 50 por ciento de la población es negra en Brasil, y el 70 por ciento de ellos son pobres. “Somos la base de la base de las pirámide social, estamos abajo en todo”, resumió.

    Edison Rodrigues tiene una gorra del Movimiento Nacional de Lucha por la Moradia (vivienda) y apuntó a los presuntos asesinos: “Fue la policía. Los policías militares son unos cobardes. Asesinan a mujeres y jóvenes. Cobardes”. Se muestra enojado pero aclara: “Estoy triste, muy triste, un dolor muy profundo”.

    “Marielle presente, ejemplo de lucha”, se lee en otro cartel hecho con cartulina y marcador. “Fue asesinada por el poder económico y por el crimen organizado. Y la responsabilidad total es del gobierno nacional y del estadual”, destacó María Foucar, docente del estado de Paraná.

    Una mujer blanca, de unos 50 años, camina bajo el sol. Tiene los ojos llorosos. “Estamos desbastados, muy tristes, Brasil llora. Es un golpe fuerte, fue hecho por cobardes, pero no nos detendrán. Marielle vive en millones”. La mujer se llama Denise Acevedo, es de Río de Janeiro y conoce la favela donde nació y vivió siempre Marielle (Complejo da Maré).

    Fabiana Queiroz tiene una remera blanca con letras negras escritas a mano: “No nos van a callar. Marielle presente”. Exige que haya una comisión independiente que investigue el asesinato. “No puede investigar el mismo Gobierno que la asesinó”.

    Charlotte da Silva es de Brasilia y llegó hasta Bahía para participar del Foro Social Mundial. “Fue racismo y fue femicidio”, afirmó. Y recordó que Marielle era una madre soltera, militante popular, que cuestionaba al poder y que sólo podía ser silenciada con la muerte. “Era una mujer valiente que luchaba por el pueblo pobre”, afirmó.

    Bárbara Piñeyro es docente y apunta al fondo: “El asesinato de Marielle es parte del genocidio negro que lleva 400 años, de un racismo estructural que es parte del proyecto del estado nación de Brasil”.

    Precisó con cifras: un joven negro es asesinado en Brasil cada 23 minutos y la población negra tiene los peores empleos, la peor salud y la peor educación. Ejemplificó con la Universidad Federal de Bahía (donde ella es docente): sobre un total de 3000 docentes, sólo el dos por ciento es negro.

    “Fue un crimen político, pero el trasfondo es el racismo estructural histórico que hoy se expresa en los partidos políticos mayoritarios y cómo posibilitan que la policía mate y humille a los negros”
    , afirmó la mujer de 30 años. Y lamentó: “¿Sabe dónde somos mayoría los negros… en las favelas, en las cárceles y en los cementerios. Por eso decimos que es un genocidio”.

    https://www.pressenza.com/es/2018/03/lucha-asesinato-racismo-estructural/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29

    Categorías: Noticias regionales

    ¿EXISTE UNA NUEVA DERECHA EN AMÉRICA LATINA?

    Sáb, 17/03/2018 - 21:21

     por Bárbara Ester y Ava Gómez

    El avance de los gobiernos neoliberales desde la segunda década del siglo XXI, ya sea por la vía de procesos electorales o por la activación de golpes en contra de la institucionalidad -como sucedió en Brasil y Paraguay-, ha hecho resurgir en el imaginario colectivo y, en particular, en el entorno de los analistas y especialistas de la política, la idea del retorno de la derecha política al poder, desde una perspectiva de “fin de ciclo” de los gobiernos progresistas latinoamericanos.

    Y es que los líderes latinoamericanos, que sustituyeron gobiernos de corte progresista por vías democráticas o a punta de golpes de Estado, manifestaron en una y otra ocasión estar en las antípodas de discursos innovadores y políticas progresistas. Así, recordando el decálogo de los años ´90, Temer ha establecido en Brasil una actividad orientada a la articulación de un discurso favorable y acorde con las políticas de ajuste fiscal, reformas laborales y previsionales que contraen derechos, represión de la protesta social y privatizaciones. En Ecuador, desde que Lenín Moreno llegó al poder de la mano de Alianza PAIS y Rafael Correa, ha hecho lo posible por desmarcarse del ejercicio progresista de su antecesor, articulando y desarrollando estrategias de acercamiento a la vieja política, por medio de –entre otras acciones– un Referéndum Constitucional con el que buscó reestructurar el sistema político basándose en el acercamiento a los poderes económicos y políticos tradicionales, así como a sus medios de comunicación. Por su parte, Horacio Cartes, el presidente empresario del Partido Colorado en Paraguay, está en la recta final de un Gobierno de amplios ajustes en todos los sectores sociales, que han impactado en el aumento de la pobreza y la desigualdad.

    Argentina, un híbrido entre lo nuevo y lo viejo

    Mauricio Macri en Argentina logró instalar la percepción de que existe un nuevo tipo de político innovador, que articula en sus luchas políticas las concepciones de una sociedad cosmopolita con jóvenes interconectados en la “Aldea Global”, cuya pirámide de necesidades “New Age”, los hace ser parte de un target muy diverso. Esta perspectiva de “la nueva política” de Cambiemos, ha servido también para que los consultores de la nueva derecha enarbolen sus banderas y se posicionen (convirtiéndose en best sellers y en estrellas de la asesoría política) en todos los rincones de América Latina. Pero ¿cuál es  su impacto en América Latina? más allá de Macri, con todas las dudas que puede suscitar llamar a su discurso “de renovación”.

    El caso de Argentina fue utilizado de arquetipo por José Natanson para definir el nuevo estilo de la denominada “nueva derecha”. Natanson encuentra diferencias sustanciales del macrismo con otros gobiernos neoliberales “clásicos” cuya máxima expresión fueron los presidentes latinoamericanos de la década del ´90. Fundamentalmente en cierta construcción hegemónica, gracias a la acertada elección de formas y targets que el Pro y Cambiemos le endosaron a la política[1].

    Analizaremos punto por punto cada una de las características de la novedad, o más bien de un nuevo híbrido, en el que  lo nuevo que no termina de nacer y lo viejo que no termina de morir.

    1. La profesionalización de la campaña política

    Con las campañas políticas ha pasado lo mismo que con los negocios, han encontrado en las nuevas tecnologías informáticas terreno fértil para vender desde productos hasta ideas. En este sentido, Cambiemos ha logrado medir los tiempos, los modos y las formas. Si antes el problema era la falta de información, hoy la desinformación es producto de la sobrecomunicación. Ya no son sólo los medios de comunicación, aunque la visualidad se imponga y confluya en los grandes medios de comunicación, “cada muro es un mundo”.

    De la misma forma en que las empresas compran información para saber el comportamiento de sus usuarios y crear mejores estrategias de venta, la política ha desarrollado un mercado de propaganda política, desde la masificación de líderes políticos en redes sociales, hasta ejércitos de perfiles anónimos denominados “trolls” que logran imponer tendencias en redes. Este tipo de estrategia agresiva de venta se encuentra en las antípodas de toda la cultura política previa.

    La innovación y las campañas en redes sociales llegaron para quedarse, todos los partidos políticos competitivos -aunque rezagadamente- se han adaptado y cuentan hoy con perfiles y circulación en redes –especialmente los comentarios polémicos en twitter- y presencias en programas de T.V. En este punto la derecha ha sabido capitalizar las nuevas tecnologías y establecer una ventaja, interpretando la modernidad en clave simmeliana[2], con el predominio de la forma por sobre el contenido.

    2. Política económica

    En cuanto a la política económica, presenta diferencias y similitudes con la década de los ´90. En primer lugar, tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en la Presidencia se mantuvo el carácter estatal de los servicios públicos, aunque con sucesivos aumentos de tarifas y la baja en las jubilaciones mediante la polémica reforma previsional. Pese a ello, hasta ahora su política no ha sido la de privatizar, es decir no ha presentado una política antiestatista -aunque sí de recorte al gasto público- pero es posible que ante la inviabilidad de seguir tomando deuda sea una opción[3].

    Los despidos masivos, son asunto complejo ya que no fueron de una vez sino en sucesivas oleadas. Solo durante el mes de enero de 2018 el Centro de Economía Política Argentina (CEPA)[4] ha registrado un total de 6.639 despidos y suspensiones en todo el país. Cifra que representa casi el doble que la registrada por el mismo organismo en enero de 2017 (3.692 casos) y también en diciembre 2017, donde se contabilizaron 3.346 despidos. En el desglose de los casos mencionados, casi el 60 % de los despidos corresponde al sector público y se concentran en los organismos descentralizados de la administración. Mientras tanto, el viraje hacia la supremacía del sector financiero arroja por la borda a los trabajadores del sector privado.

    3. Local vs. Público

    Sin lugar a dudas la verdadera novedad de Cambiemos se desarrolló en su gestión en la Ciudad de Buenos Aires, donde logró imponer un imaginario de administración eficiente y moderada, modernizando la política de transporte, la oferta cultural y el mejoramiento de espacios verdes y plazas[5]. En este sentido, tampoco presenta una innovación dado que el concepto de Alcaldización de la política[6] da cuenta de cómo en el caso chileno el régimen militar logró reformular la política, sacándola de sus escenarios históricos y trasladándola a los espacios micro –comunas–, donde transcurría la vida cotidiana de las personas, hecho que constituía una nueva institucionalidad y formaba parte del proceso de resocialización del pueblo chileno emprendido en 1973.

    4. Escenificación de la política

    Natanson señala un aspecto clave, el discurso de la cultura del trabajo enarbolado por lo que denomina “herederos meritocráticos”. En cuanto a su Gabinete de ministros, destaca la presencia de outsiders nuevos en la política como el actual Jefe de Gabinete, Marcos Peña, politólogo (Universidad Torcuato Di Tella). Sin embargo la coexistencia con miembros de la política tradicional como Patricia Bullrich, quien ejerció como secretaria de Política Criminal y Asuntos Penitenciarios en los años 1999 y 2000, fungiendo también como ministra de Seguridad Social en los años 2000 y 2001, en vísperas del estallido social. En el mismo sentido Horacio Rodríguez Larreta, el Jefe de Gobierno porteño, no sólo pertenece a la aristocracia argentina sino que se ha desempeñado largamente en el ámbito público[7]. La novedad es la incorporación de CEOS ejecutivos del sector privado, quienes se sumaron –incompatibilidad de intereses mediante- al sector público, tales como Guillermo Dietrich o Guillermo Aranguren[8]. Sin embargo, este hecho no ha tenido mayores repercusiones en la opinión pública en parte porque la política puede consumirse como una representación de la realidad y no la realidad en sí misma. El mejor ejemplo en este sentido lo constituye la escenificación del timbreo, ficción diseñada para parecer espontánea e informal, pero al ser una ficción bien lograda consigue el mismo efecto –apelar a sentimientos, sensación de escucha y, una vez más, cotidianeidad- homologando al ciudadano con el vecino y bajando la carga política.

    5. Hegemonía cultural

    Sin duda su gran logro es la apelación a una idiosincrasia New Age, una identidad global e individualista con preocupaciones ecológicas y ávidas de cuidado de uno mismo. Estos ciudadanos que adscriben a hábitos saludables   ven con buenos ojos la revalorización de lo cotidiano y lo “normal” ante lo que consideraban como una exaltación de la política por parte del kirchnerismo. “La gente quiere estar tranquila” –léase que aspiran a disminuir la centralidad de la política en su cotidianeidad-. En este sentido, suscribe a una “renovación modernizante” frente al sacrificio totalizante que le proponía como modelo de vida el Gobierno anterior.

    Por último, además de la estrecha relación en términos económicos, en lo concerniente a la esfera cultural y de construcción de sentido, Cambiemos ha tenido gestos de condescendencia para con la última dictadura militar[9] [10]. Desde declaraciones oficiales negacionistas hasta el beneficio de la prisión domiciliaria a ex represores[11], sin olvidar el retorno a una política de mayor represión. En este aspecto, poca es la diferencia con políticos como Pedro Pablo Kuczynski (PPK) –quien otorgó la prisión domiciliaria nada menos que al ex dictador Alberto Fujimori-, a la reivindicación de Alfredo Stroessner por parte del candidato del Partido Colorado Mario Abdo Benítez –hijo del ex secretario privado del dictador-, de los festejos con el busto de Pinochet ante la victoria de Sebastián Piñera[12] o los elogios a la dictadura brasileña que profesara Jair Bolsonaro, candidato presidencial que se ubica en segundo lugar de preferencias, por debajo de Lula da Silva.

    A modo de conclusión

    En su mayoría, los nuevos gobiernos de la derecha regional no desarrollaron un cambio radical en sus discursos y tampoco en los articulados legislativos. En todo caso, hicieron un ejercicio de réplica de procesos de ajuste provenientes de finales del siglo XX. La oleada del discurso progresista impactó en menor medida en los países que mantuvieron regímenes políticos continuistas como México, donde el PRI de Enrique Peña Nieto se mantuvo firme en su enfoque de políticas neoliberales, al igual que Santos en Colombia, cuyo salto a la paz se convirtió en una nueva oportunidad para amplificar el proceso de apertura económica del país. Finalmente PPK, quien comenzó su mandato buscando apelar al apoyo de una derecha más liberal que conservadora en Perú, se encontró con un entramado mucho más conservador que el imaginado. Para subsistir no pudo recrear imaginarios globalizados como en el caso argentino, sino que desempató la grieta más honda que polariza al país -la misma que lo convirtió en presidente- inclinándose por el poder real mediante el indulto a Fujimori[13].

    Ni los regímenes continuistas ni los rupturistas asumieron un cambio del eje discursivo ni tampoco una nueva forma de “hacer política”. Sin embargo, el halo del cambio sí está presente en algunas campañas, pero con poca permeabilidad en el electorado más conservador, que parece movilizarse masivamente ante posiciones “duras” en torno a la familia, el aborto, la denominada “ideología de género” y, que generalmente, están articulados en torno a actividades eclesiásticas. Un caso ejemplar es el de Costa Rica[14], en donde el líder político Fabricio Alvarado, candidato presidencial del partido de corte religioso–conservador, Restauración Nacional, ganó la primera vuelta de las recientes elecciones del país centroamericano.

    Ahora bien, es cierto que en Argentina Cambiemos logró imponer una lectura de época por sobre la épica de la gestión anterior, más la época no es homogénea y su estrategia triunfal no es necesariamente extrapolable a la política latinoamericana en su conjunto. En parte porque el pentecostalismo ha logrado un gran arraigo en el imaginario social de grandes sectores y ha fortalecido la visión de una sociedad con valores conservadores: familia, trabajo e iniciativa privada[15] [16].

    No se trata de que hoy –a diferencia de los contextos de dictaduras de los años ´70/´80– las derechas sean más democráticas por convicción, sino tal como sostiene Guillermo O´Donnell, las burguesías nacionales atraviesan períodos contingentes en los que pueden coincidir con la democracia. Actualmente, en los casos en que las derechas han tenido un largo rol opositor (Argentina, Ecuador, Bolivia, Brasil y Venezuela) han  logrado articular un discurso consensualista que intenta presentarse como “post-ideológico”, apelando a “los problemas de la gente”. En cambio, en otros casos donde la derecha  ha gobernado sin interregnos progresistas, las derechas no han tenido la necesidad de reactualizar -en términos generales- ni sus discursos ni sus políticas, por el contrario han consolidado su posición.

    [1] Sobre el carácter “democrático” Martín Granovsky ha problematizado el concepto en su artículo ¿Derecha democrática? desde una perspectiva de democracia plena y no meramente electoralista. Sobre este punto más en: http://www.celag.org/hablamos-cuando-hablamos-democracia/

    [2] Simmel, Georg; con prólogo de Carlos Astrada.  El conflicto de la cultura moderna, 1a ed. – Córdoba : Universidad Nacional de Córdoba; Encuentro Grupo Editor, 2011. En: https://rdu.unc.edu.ar/bitstream/handle/11086/1164/El%20conflicto%20de%20la%20cultura_Simmel.pdf?sequence=3&isAllowed=y

    [3] http://www.celag.org/elecciones-argentina-rol-la-economia-la-politica-la-victoria-pro/

    [4] https://gallery.mailchimp.com/e9c6f62a4dc825f6a9dab4e88/files/66b0b87b-9928-4763-b5bc-f0bb928362cc/Informe_laboral_enero_2018_CEPA.pdf

    [5] http://www.celag.org/blancas-prolijas-y-seguras-ciudades-derechas/

    [6] Valdivia, V. y Fritz, K. La alcaldización de la política: los municipios en la dictadura pinochetista. Santiago de Chile: LOM Ediciones, (2012).

    [7] Horacio Rodríguez Larreta fue nombrado gerente general de la ANSES (Administración Nacional de la Seguridad Social) en 1995 y subsecretario de Políticas Sociales en la Secretaría de Desarrollo Social en 1998. En noviembre del año 1999, fue designado interventor del Programa de Atención Médica Integral, dependiente del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados. Durante su gestión, el 29 de julio de 2000 se suicidó el reconocido cardiocirujano René Favaloro, entre otras razones, debido a la millonaria deuda que el PAMI mantenía con su fundación. Asimismo, el ministro de Trabajo Jorge Triaca es hijo del dirigente gremial y político Jorge Alberto Triaca, quien había encabezado el mismo Ministerio entre 1989 y 1992.

    [8] Más información en: http://www.celag.org/cartel-ministerial/

    [9] http://www.celag.org/cronica-de-una-venganza-anunciada-por-barbara-ester/

    [10] http://www.celag.org/del-nunca-mas-al-2×1-los-ddhh-en-argentina/

    [11] http://memoria.telam.com.ar/noticia/organismos–la-libertad-de-etchecolatz-es-un-limite_n8335

    [12] https://www.publimetro.cl/cl/noticias/2017/12/17/festejan-triunfo-de-pinera-con-busto-de-augusto-pinochet.html

    [13] http://www.celag.org/peru-la-noche-los-indultos/

    [14] http://www.celag.org/alvarado-proximo-presidente-costa-rica/

    [15] http://www.celag.org/iglesias-evangelicas-poder-conservador-latinoamerica/

    [16] http://www.celag.org/la-re-espiritualizacion-la-politica/


    http://www.celag.org/existe-una-nueva-derecha-america-latina/

    Categorías: Noticias regionales

    MERCOSUR-UE: UN MODELO DEMOLEDOR, ENTRE EL DILEMA Y LA OBSECUENCIA

    Sáb, 17/03/2018 - 21:15



    Por Eduardo Camin

    Se nos dice que …, “a su término, podría haber un anuncio sobre el acuerdo, tras 20 años de tratativas entre los dos bloques”. Se nos advierte que… “todavía falta concluir temas pendientes sensibles”, pero se nos afirma que … “ya hay un acuerdo en un 90%”,

    El Canciller paraguayo Loizaga, que ocupa la presidencia pro témpore del bloque sudamericano este semestre, dijo que ya se han solucionado puntos clave, como el relacionado a la carne bovina. El rubro carne “ya está resuelto”. Al término de la anterior ronda de consultas en Bruselas, la UE se declaró dispuesta a elevar el cupo de 70.000 toneladas de carne bovina a 99.000, lo cual debe ser protocolizado.

    Pero no se dice que …en Bruselas, el comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, advirtió que “hay muchas áreas en las cuales no estamos avanzando como deberíamos. No estamos recibiendo el tipo de ofertas de parte de los países de Mercosur que esperaríamos, en particular en lo que tiene que ver con los productos industriales”. “Solo lograremos un acuerdo cuando nos sintamos satisfechos de haber alcanzado un buen acuerdo, un resultado equilibrado que refleje el mandato” concedido a la Comisión por parte del Consejo de la Unión Europea, sostuvo Hogan.

    Es decir que los principales puntos de discusión siguen siendo los mismos que tras la conclusión de la última ronda de negociación.

    Estos incluyen el acceso a mercados para productos industriales y agrícolas, como automóviles, autopartes y lácteos, para la UE. El Mercosur, de su lado, trata de convencer a la Unión Europea de que abra su mercado a exportaciones de carne de ternera, entre otras mercaderías. “La Comisión Europea está comprometida en alcanzar un acuerdo a la vez ambicioso y equilibrado entre la Unión Europea y Mercosur” Etc. 20 años después seguimos “cuasi «en el punto de partida”.

    La academia enseña que un modelo exportador se basa en general en reducir el mercado interno para tener más para poder exportar, en devaluar para que los exportadores ganen más en el mercado mundial, o eventualmente en otorgar determinados subsidios o determinadas devoluciones o exoneraciones de impuestos a los exportadores. Pero algunos de los productos que exporta el Mercosur al mundo también compiten entre sí por ejemplo Uruguay, compite con la carne con Brasil, más allá de que a veces Brasil le compra carne o ganado, también es exportador de ese producto en muchos momentos. Entonces, eso puede afectar también aún más a las exportaciones uruguayas.

    Bajo la estigmatización de la crisis masiva, como la causa de todos los males portavoces del gobierno uruguayo se precipitan con celeridad para concretar la posibilidad de que entre en funciones un tratado comercial entre el Mercosur y la Unión Europea.Creemos que se mistifica mucho. Se mistifica en la importancia que puede tener un tratado con la Unión Europea pensando que va a ser una especie de panacea para la economía, de la región, en realidad los hechos nos demuestran que la UE cuando hay que protegerse se protege, con tratado o sin tratado.

    Si alguien viola los tratados son los europeos y los norteamericanos, los aplican cuando les conviene. O sea, el que piense que, porque haya un tratado del Mercosur, y por ende de Uruguay con la Unión Europea va a permitir un acceso más abierto de una serie de productos que exporta Uruguay a ese mercado, creo que se equivoca.

    Además, no deberíamos olvidar que los agricultores y pescadores europeos son realmente fuertes defensores de sus intereses, llegando al grado de que si tienen que tirar al agua lo que viene como importación lo hacen., la realidad lo ha demostrado en muchas ocasiones. Hemos asistido a los bloqueos de los agricultores franceses en los Pirineos, parando los camiones cargados de frutas y verduras desde España generando batallas comerciales y políticas entre dos países de la UE.

    En realidad, un acuerdo con la Unión Europea no creo que aporte mucho a nuestros países, más allá de que de repente algún producto puntual pueda ingresar con menores impuestos, pero eso siempre y cuando les convenga a los países europeos, por el contrario, va a atarnos aún más a un ciclo de dependencia.

    Por eso pensamos que una cosa es negociar y otra cosa es subordinarse. Una cosa es tratar de negociar producto por producto, es decir, tú me compras esto yo te compro esto otro, si tú me otorgas esta exoneración yo te doy esta otra, etc. Otra cosa son acuerdos genéricos que en general sirven a las grandes compañías.

    Mientras tanto hay una parte de países europeos vinculados al agro que han manifestados una firme oposición a todo este tipo de tratados, Una Europa que además está en crisis y en profunda crisis. Crisis en la fase escondida de su macroeconomía. Crisis de valores, crisis con sus pensiones, crisis de empleo, crisis de identidad, crisis de migración, en realidad una crisis política de alcances insospechados. Entonces buscar o pensar que el Mercosur va a salir de la crisis, o Uruguay va a mejorar su condición de modelo ejemplar (al menos así lo creemos) a través de un acuerdo con la Unión Europea, está más emparentado con él mito o el error obsecuente.

    Un modelo demoledor que no pone en permanente jaque.

    El gobierno se encuentra frente a un dilema muy fuerte en términos de mercado, este modelo neoliberal que se está aplicando a mediano plazo es fatal. Uruguay está en una encrucijada que es que, si no devalúa, si juega a seguir manteniendo su moneda (pesos) relativamente fuerte, corre el riesgo de que una serie de sectores productivos se sigan deteriorando – los auto convocantes del Agro mas allá de sus motivaciones reales estaban señalando este problema – y continúe con el cierre de empresas aumentando las cifras del seguro de paro.

    A la vez que si se devalúa corre el riesgo de que se comiencen a disparar los precios con mucha sensibilidad obviamente sobre los menguados bolsillos de la mayoría de los uruguayos.

    Las declaraciones de los altos cargos del equipo económico dan la impresión de que están siguiendo un camino intermedio, se está apostando a una devaluación, pero relativamente gradual… quizás con algo más de flexibilidad. Pero Uruguay mantiene una política monetaria muy restrictiva, es decir, Uruguay limita mucho la emisión de su moneda, la cantidad de pesos en el mercado, con lo cual la presión sobre el dólar es menor, porque simplemente no hay cantidad de pesos suficientes en plaza.

    Es también cierto que los factores internacionales juegan su rol, estas oscilaciones en Uruguay también están ligadas a las oscilaciones en Argentina o Brasil y también responden a que determinados días la reserva federal de EE. UU. sigue su política de lanzar dólares al mercado.

    Si bien la Administración Estadounidense ha ido atenuando esta práctica, la base de esa política sigue vigente. EE. UU. sigue apostando a que el dólar no se fortalezca demasiado para no perder competitividad. Cuando EE. UU., lanza dólares al mercado, el dólar se debilita en todo el mundo incluido Uruguay también, obviamente también en todo esto juega.Uruguay mantiene el rumbo del peso relativamente fuerte, o por lo menos que no se debilite demasiado. A veces, emitiendo poco dinero, o limitando la emisión de dinero, a veces cuando hay muchos pesos en plaza elevando la tasa de interés, para que los que tienen pesos no los vuelquen al dólar, sino que le sigan prestando al Estado uruguayo.Esto se vincula directamente con el ajuste fiscal porque si no hay ajuste fiscal ese desequilibrio se tiene que cubrir emitiendo pesos. Y entonces el temor es que esos pesos se vuelquen al dólar, debilitaría la moneda nacional, de ahí las presiones para que exista el ajuste fiscal. Porque de lo contrario se tambalearía otro factor económico esencial que sería el pago de la deuda pública, especialmente la deuda externa. Y eso el FMI y el Banco Mundial no lo admiten, o sea, ahí Uruguay se podría convertir en un país en extrema dificultad financiera comparable a lo que sucede en el sur de Europa.

    Entonces, los esfuerzos de la gestión, la necesidad de nuevos mercados, se centran en evitar que eso ocurra, aunque no sabemos si esta estrategia es evitable, ya que la deuda ha llegado a límites desconocidos hasta ahora más allá de que el gobierno lo encubra con una serie de tecnicismos, la deuda pública ya es estratégicamente impagable.Los tecnicismos son infinitos. Ahora, bien la percepción de la gente va más allá de los tecnicismos. Las cifras pueden maquillar la realidad dentro de cierto marco. Utilizar un lenguaje académico lleno de tecnicismo como lo hace el Ministro de Economía Danilo Astori sobre la magnitud de la deuda pública y hablar, en lugar de deuda, de deuda neta y restarle algunas cosas, eso se puede soslayar en el tiempo porque claro, allí el que puede darse cuenta de ese engaño es el que más o menos tiene conocimientos específicos sobre la economía.

    Otros prefieren seguir auto engañándose, por lo tanto, esa mentira puede correr más tiempo. Pero no puede correr por siempre, sobre todo cuando llegue el momento en que no se pueda pagar. Tal vez tengamos que abrir o explorar nuevos caminos para generar una economía al servicio de la población y no de las transnacionales.

    La porfiada realidad a la larga se impone.


    * Eduardo Cami
    Periodista uruguayo. Jefe de redacción internacional del Hebdolatino, Ginebra.

    https://www.nodal.am/2018/02/mercosur–ue-modelo-demoledor-dilema-la-obsecuencia-eduardo–camin/

    Categorías: Noticias regionales

    URUGUAY: PERDER O NO LA DIGNIDAD

    Sáb, 17/03/2018 - 21:11

     

    Por Julio A. Louis

    Finalmente, el gobierno uruguayo abdicó de su digna postura formulada por el vice canciller Ariel Bergamino, al señalar que el problema de los venezolanos debía ser resuelto por ellos, respetándose el principio de autodeterminación de los pueblos.

    Y acabó plegándose al coro de cipayos que le reclaman a Venezuela suspender las elecciones, pero nada han reclamado frente al fraude de Honduras o al de Brasil.  Porque, claro está,las dictaduras al servicio del bloque dominante que han hecho de América Latina el continente más desigual, son consideradas “democracias” por los defensores del sistema capitalista, de explotación y de opresión. Mientras, los partidos que acusan  al régimen de Maduro y que impiden el voto de los uruguayos residentes en el exterior, silencian que los 100.000 venezolanos residentes en el exterior podrán votar.

    El voto en la O.E.A. -ordenado por el gobierno de Trump– ignora el acuerdo inicial entre el gobierno y la MUD merced a la mediación de diversos ex presidentes, entre otros, del español Rodríguez Zapatero, acuerdo que también posteriormente fue rechazado por la mayoría de la MUD. De todos modos, Venezuela aplazó las elecciones acordando el oficialismo con los sectores democráticos-liberales de la MUD, y a ellas asistirán observadores internacionales. Serán elecciones sin partidos proscriptos, y con algunos dirigentes políticos presos -como Leopoldo López– por dirigir acciones reiteradas de violencia. Con ese voto de Uruguay cabe la pregunta: “¿hasta cuándo vamos a seguir considerándolo ‘nuestro gobierno’?”(1)  No sorprende el giro del gobierno. “

    En Uruguay, con Vázquez, el imperialismo no precisa golpes de Estado, si siquiera ‘blandos’. Le ha bastado con cooptar dirigentes, y ablandar a otros”.(2)    


    2. La imposibilidad del socialismo en un solo país      

    La construcción del socialismo no puede realizarse en escala nacional, porque tal nación será acosada desde el exterior, y los enemigos del socialismo, terminan limitando y desfigurando el proceso. Ya ocurrió en otros lugares, en particular, en la Unión Soviética.

    Con visión, Hugo Chávez intentó sin éxito, la tarea imprescindible de construir una Quinta Internacional. Ahora bien, Maduro, en condiciones endiabladamente difíciles, posee el mérito de mantener la independencia de Venezuela, lo que no equivale a mantener un proceso revolucionario sin errores ni  limitaciones.

    Por de pronto, hereda el error de Chávez de haber sido demasiado condescendiente con los enemigos del pueblo.
    La entereza de ese pueblo -sin una clase obrera poderosa-, la dignidad de sus fuerzas armadas, la solidaridad principalmente de China y de Rusia, han sido los factores que han impedido hasta el momento la agresión abierta, como en Irak, o en Libia.

    “Tal como lo fuera el de Salvador Allende en Chile el gobierno venezolano actual representa la opción de cambio y los ataques del imperialismo y los reaccionarios solo obedecen al deseo de controlar el continente, en particular la riqueza petrolera y del subsuelo de Venezuela. Y, por sobre todo, para impedir al igual que hicieron con Allende y la Unidad Popular, que el ejemplo liberador, popular, independiente, se extiendan por el continente.”(3)  Su futuro dependerá también, en alto grado, de sus países vecinos, que en América del Sur, con excepción de la Bolivia de Evo, han capitulado frente al agresor imperialista. Difícil panorama para la hermana República Bolivariana.  Difícil porque vivimos en un mundo constituido por un sistema de Estados, que vuelve absurdo pensar en el destino individual de cada uno sin las conexiones con los restantes; un sistema de Estados dirigido desde un centro no confesado, el poder de los grandes conglomerados multinacionales reunidos en el Club de Bilderberg, que digita con éxito el destino de las grandes potencias (Estados Unidos y la Unión Europea) presionando al resto de las naciones, a través de las directivas que instrumentan las instituciones financieras de créditos (FMI, Banco Mundial, BID), la OTAN, la ONU. Lo explica con claridad Immanuel Wallerstein(4): quienes están en el poder al frente de los Estados están bastante limitados por todas esas instituciones y por el sistema inter-estatal.  Mucho más en naciones como Grecia, Ecuador o Uruguay.

    3. La regresión de Ecuador

    Ecuador sufre una ofensiva reaccionaria. Desde filas de los simpatizantes de Rafael Correa se acusa de traición a Lenin Moreno. Para Correa “ya no quedan más que tres gobiernos progresistas en América del Sur: en Venezuela, en Bolivia, en Uruguay.(5)Dejemos su juicio de Uruguay. Correa expone: “La estrategia reaccionaria descansa en dos argumentos: el modelo económico de la izquierda habría fracasado; los gobiernos progresistas habrían demostrado su ausencia de moralidad.”.(6) Tras explicar las adversas condiciones económicas que la región padece desde 2014, expone que la corrupción ha sido erradicada en Ecuador. Luego, se refiere a “los tropiezos de la izquierda”.  Aporta el dato de la CEPAL (Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe) señalando que en el último decenio salieron de la pobreza 94 millones de personas para alcanzar la situación de una clase media. Sin embargo, se puede alcanzar una prosperidad objetiva al tiempo que mantener “un estado de pobreza subjetiva”, o dicho en otros términos, de ausencia de conciencia de clase, de creer que del Estado se debe recibir siempre sin comprender la dinámica de la lucha de clases. Todo su razonamiento parece válido.

    Sin embargo, desde filas de la izquierda socialista pro Correa, hay una crítica suplementaria grave. Si bien hay un giro en la política del  presidente Moreno, su conducta no es impredecible, sino que está antecedida por actitudes de Correa, propensas a favorecer a una tendencia estatal-burguesa en el gobierno de la Revolución Ciudadana, y no a la corriente de izquierda que también lo apoyaba. Correa habría tratado de tener el menor número de socialistas en el gobierno y en el Estado.

    Para peor, cuando se desbarata un intento de golpe de estado fallido, en vez de radicalizar el proceso, se inclina hacia la mayor conciliación con la burguesía. Así, por ejemplo, la reforma o revolución agraria, jamás se impulsó.  Y  Moreno -escogido por Correa- sigue el camino de la conciliación, con lo que el gobierno dejó de estar en disputa, para expresar a las fuerzas de la derecha

    Más allá de exponer diferentes enfoques sobre esa situación del país hermano, no nos corresponde dictar las pautas de lo que los ecuatorianos deben hacer. Sin embargo, las críticas por izquierda a la gestión de Correa, se asemejan a las que hacemos al proceso del Frente Amplio en Uruguay.

    4. En Uruguay, la derecha aplaude a Vázquez, la izquierda lo critica  
    El cambio de voto de Uruguay en la O.E.A. es paradigmático. La oposición de derechas lo aplaude. Diferentes grupos y personas del Frente lo critican (Casa Grande, Partido Comunista, Partido por la Victoria del Pueblo, etc.).

    Ya en una anterior votación contra Venezuela el propio Vázquez dijo que hubo presiones de los vecinos para que Uruguay se plegara a ellos. Pero los fundamentos de fondo de Nin y de Vázquez, vienen desde antes de las elecciones. Ya el primer paso de Vázquez presidente fue dar por hecho que “el cordón umbilical” estaba más  que cortado entre el gobierno y el FA. Y que gobernaría con tres figuras claves: Astori, ariete del “regionalismo abierto”, opuesto al ingreso de Venezuela al Mercosur y la suspensión de Paraguay tras el golpe “parlamentario”; Nin Novoa  que “ en lo personal’  (¡declara como electo Canciller!), está de acuerdo con trabajar un TLC con EUA, y reclama mucha atención hacia la Alianza del Pacífico”; y Fernández Huidobro, víctima del síndrome de Estocolmo, complaciente con los círculos reaccionarios militares…”(7)

    Hace años que no gobierna el Frente Amplio, sino el vasquismo. Y hace tiempo, que el Frente Amplio lo tolera. Uruguay, presionado de todos lados, abrazado territorialmente por Argentina y Brasil, como Ecuador por Colombia y Perú, ve diluirse el progresismo desde dentro de filas. Por eso,ya es hora de repensar el proyecto político, de gestar otro nuevo, con nítida conciencia anticapitalista, antiimperialista, nuestro-americana e internacionalista. Sin gestar esa otra fuerza, veremos morir la rica y limitada experiencia frenteamplista sin dignidad. ​


    NOTAS

    (1) Comité de Base Frenteamplista por la Izquierda de México.
    (2)
    “Integración para la servidumbre o para la liberación? El imperialismo y los gobiernos del Frente Amplio”. (2015) del autor.  Página 152.
    3)
    Eduardo Contreras. “Venezuela, las cosas por su nombre”. “Barómetro Internacional”. 2 de marzo de 2018.
    (4) Immanuel Wallerstein: “La decadencia del poder estadounidense. Estados Unidos en un mundo caótico”.
    (5) Rafael Correa. “Desafíos de la izquierda en América Latina.” “Le Monde Diplomatique”. Febrero de 2018.
    (6) Ibidem.
    (7) “¿El retorno del Estado ‘tapón’ y disuasor?” “Brecha”. 12 de diciembre de de 2014. del autor.

    jlui@vera.com.uy

    ​https://barometrolatinoamericano.blogspot.com.ar/2018/03/perder-o-no-la-dignidad.html​


    Categorías: Noticias regionales

    Páginas

  • Otras notas

    Iván Duque y Gustavo Petro disputarán la presidencia colombiana en la segunda vuelta electoral el 17 de junio. La participación en esta primera vuelta fue del 53% del electorado. Sergio Fajardo, quien salió tercero con el 23% de los votos, brindaría su apoyo a Petro, y esto inclinaría la balanza hacia el candidato de izquierda.

    Por Hector Bernardo - Diario Contexto

    El mandatario golpista brasileño decidió no presentarse como candidato para las elecciones presidenciales de octubre, dado el amplio rechazo social a su figura. Las encuestas indican que sólo cuenta con 1% de intención de voto. En el otro extremo, luego de más de un mes injustamente encarcelado, el expresidente Lula sigue a la cabeza de las encuestas, con más del 35% de intención de voto.
    Por Hector Bernardo – Diario Contexto

    Opinión de Oscar Laborde – Diario Tiempo
    El diputado del Parlasur analiza en clave de Patria Grande
    el resultado de las elecciones en Venezuela