Red de Comunicadores del Mercosur

    Suscribirse a canal de noticias Red de Comunicadores del Mercosur Red de Comunicadores del Mercosur
    Actualizado: hace 35 mins 16 segs

    EL GOBIERNO ENTRE CLAUDIA Y DINO SANI

    Lun, 18/06/2018 - 19:51

     

    Por Hugo Presman ***

    Hugo Presman afirma en esta nota que el gobierno ha acumulado en más de 30 meses un Everest de mentiras y que ante el fracaso esperable de su acción de gobierno, anuncia como una victoria a festejar el regreso al FMI. Como escribió Shakespeare: “Una noche negra, que no habrá de aclararse sin un gran temporal”.

    El gobierno utilizó el método Claudia y su llegada al FMI, un claro fracaso, lo festeja al estilo Dino Sani, con un equipo poblado de Karius. Esta frase críptica se aclara más adelante.

    Nada era tan previsible como que el gobierno se estrellaría. Sólo era impreciso el momento que el accidente se produciría.

    Su política económica es un canto al suicidio. Una inicial transferencia de ingresos superlativa hacia los sectores económicos poderosos, algunos de los cuales se beneficiaron con la devaluación y con la baja o eliminación de las retenciones sin antecedentes en cuanto a su simultaneidad, seguido con apertura sin control de la economía, desregulación financiera, destrucción industrial y rentabilidad financiera con un endeudamiento que según el economista Carlos Leyba equivale a 1200 dólares por segundo. Ingreso de capitales especulativos sin plazo mínimo de salida, dólares de los exportadores sin plazo para liquidar las divisas, llegando al extremo de que no resulta un delito mantenerlo sine die en el exterior. Con exportaciones estables o creciendo mínimamente al 2% e importaciones sin control que aumentan al 19%, no hay que graduarse en Harvard para darse cuenta que el déficit comercial es un hecho inexorable. Parafraseando a Perón, las importaciones crecen por el ascensor y las exportaciones por la escalera. De ahí que este año ese déficit alcanzará posiblemente los 12.000 millones de dólares. Si se subsidia al turismo con un peso sobrevaluado, que arroja un saldo desfavorable de 10.000 millones de dólares; si por atesoramiento se van más de 2.500 millones mensuales promedio; si se puede comprar libremente dólares por cualquier cifra; si se acrecienta el giro de utilidades al exterior, no es de extrañar que el déficit de la balanza de cuenta corriente supere los 30.000 millones de dólares.

    El mejor equipo de los últimos cincuenta años que se propuso refundar la Argentina y desnivelar el empate histórico entre dos modelos, actuó económicamente como chapuceros dentro de una concepción ideológica profundamente equivocada. Se movieron  políticamente con cierta solvencia aprovechando varias falacias que fabricaron exitosamente: “la pesada herencia”, “se robaron todo”, y crearon con el formidable apoyo de la prensa hegemónica y el manejo de marketing de Durán Barba, una expectativa de un futuro deseable y superador por el cual había que hacer sacrificios para alcanzarlo. El populismo había hecho una fiesta que ahora había que solventarla con años de dureza.

    Una parte importante de la población compró que sus derechos eran privilegios y los privilegios de los poderosos eran derechos.

    Incluso lograron ocultar que funcionarios con una larga serie de imputaciones y juzgamientos judiciales, empezando por el Presidente, eran una expresión de la diafanidad,  honestidad y  transparencia.

    Cuando se produjo la interrupción del flujo de endeudamiento y los capitales especulativos emprendieron la fuga, el terror dobló las piernas de los CEOS provenientes de las finanzas que sabían de lo que se trataba. De ahí a negociar de rodillas con el Fondo hubo solo unas horas. Habían comprado su propio relato, envalentonados por su importante triunfo en las elecciones legislativas, y se encontraron que la bomba financiera, con las LEBACS como inversión estrella, asustó a los especuladores que obtuvieron durante más de dos años rentabilidades desconocidas en el planeta.

    Esto queda claramente expresado por el politólogo Andrés Malamud, cercano al radicalismo, quien escribió en Le Monde Diplomatique del 22 de abril, dos semanas antes de la corrida cambiaria, que había recibido una misiva de un alto funcionario de Hacienda, desbordante de optimismo, que le decía: “El Plan A está funcionando. Cambios graduales, pero profundos. La economía crece por segundo año seguido, crea empleo, baja la pobreza, y todo ocurre liderado por la inversión y mientras corregimos desequilibrios. Vamos a llegar a 2019, creciendo tres años seguidos, y al momento de las elecciones, creciendo a más del 5% interanual.”

    El gobierno ha acumulado en más de 30 meses un Everest de mentiras, envuelto en un relato que reitera que su compromiso es con la verdad. No recibieron un país en ruinas, pero van a dejar un país en ruinas.

    No nos salvaron de una crisis no evidenciada, pero pacientemente construyen los cimientos de una crisis gigantesca.

    Sus pronósticos son infalibles para errores groseros, desde “lo peor ya pasó” a “los brotes verdes,” “desde la lluvia de inversiones” “a vencer a la inflación”. Presentaron un presupuesto para el 2018 estimando una inflación del 10%, para modificarlo 48 horas después de aprobado, elevándolo un 50%, para terminar quizás en una inflación superior al 30 %. Una precisión suiza.

    Ahora intentan, como siempre, presentar que ir al Fondo era la única salida y edulcoran al organismo internacional con una sensibilidad de la que siempre ha carecido. Un testimonio actual es Grecia, la que padece límites de crueldad difíciles de narrar implementando las políticas del “nuevo Fondo”.

    Allí se lo caracteriza como sicario de la economía y gánster de las finanzas internacionales. El Fondo se siente incomprendido porque los griegos no apoyan la eliminación de las paritarias, que los docentes dejen de cobrar cuando termina el año electivo, que las jubilaciones hayan perdido un 40% de su valor nominal, el salario un 30%, que los suicidios se hayan incrementado un 13%, que el desempleo alcance el 23%, que haya una emigración de 500.000 personas, la mayoría jóvenes, todo ello consecuencia directa de las órdenes del Fondo disfrazadas de sugerencias.

    El gobierno y el Fondo se equivocan cuando toman al déficit fiscal como el enemigo a abatir, cuando el problema central es una estructura económica que no genera los dólares necesarios que demanda. Y que durante el macrismo los dólares que ingresan como deuda se fugan y dejan para las próximas generaciones una hipoteca ilevantable.

    Si durante el gobierno de Néstor Kirchner se canceló la deuda con el Fondo por algo menos que 10.000 millones de dólares comprando soberanía, que evitaba las supervisiones y las órdenes disimuladas como sugerencias, ahora el gobierno se endeuda por un monto que se multiplica por cinco.

    El dinero del Fondo no es para el desarrollo, sino para mantener en estado vegetativo el país para garantizar la devolución de las deudas a los acreedores.

    Sólo llegarán 15.000 mil millones, apenas para compensar los alrededor de 14.000 mil millones que costó y sigue costando la corrida cambiaria en la disminución de las reservas.

    Para ello se podarán derechos, salud, educación, ciencia, justicia, trabajos y caerán infinidad de empresas y comercios. Un coctel explosivo de inflación con recesión, incremento de la desocupación y la pobreza.

    El gobierno que intenta de rodillas entrar al primer mundo por la puerta de servicio, accede al Stand By del Fondo acompañado por Irak, Jamaica y Kenia.

    No es para enorgullecerse. En los países en donde el Fondo está más presente son Barbados, Congo, Jordania y Camerún.

    Parece que el GPS del gobierno se ha descompuesto  y no encuentra la ubicación del primer mundo.


    EL GUERNICA ECONÓMICO  

    En los noventa el Ministro de Economía le debía remitir al FMI la situación de la economía; los excepcionales humoristas Daniel Paz y Rudy lo reflejaron con el envío del “Guernica”. El famoso cuadro de Picasso refleja las consecuencias espantosas del bombardeo de la Legión Condor de la aviación nazi, y la aviación Legionaria italiana, que el 26 de abril de 1937 asolaron la población civil de Guernica provocando alrededor de 1000 muertes.

    Picasso reflejó ese horror. Se cuenta una anécdota que protagonizó cuando se había refugiado en Francia y ante la ocupación nazi, su vivienda fue allanada. Dos soldados alemanes le preguntaron señalando al cuadro: ¿Ud. hizo esto? A lo que Picasso contestó: “No, Uds. hicieron eso.”

    Es el gobierno el que ha creado las condiciones de una crisis difícil de sobrellevar, abusando de los aspectos positivos de la herencia recibida que era la posibilidad de endeudarse.

    Más allá de acusar a otros, son los funcionarios del gobierno los que deben hacerse cargo de la pesada herencia que están forjando.

    El periodista estrella de La Nación, Joaquín Morales Solá en una muestra de su alineamiento con el gobierno, autocalificado de profesional e independiente,  tituló:

     

    ​​

    “Era el Fondo Monetario Internacional o un ajuste brutal”.

    Mauricio Macri en plena campaña del 2015 expuso su concepción del Estado:

    “El gobierno tiene que ser como un canchero de fútbol, tenés que cortar el pasto, marcar la cancha y es la gente es la que tiene que jugar”. Seis meses ante de las elecciones presidenciales del 2007, se cuenta en ArgenLeaks de Santiago O’Donnell ‘que Mauricio Macri presentó su oferta electoral a la embajada de EE.UU. Y no se anduvo con vueltas:

    “Somos el primer partido pro mercado y pro negocios en cerca de ochenta años de historia argentina que está listo para asumir el poder” (página 197)

    Los clásicos, por ser clásicos atraviesan los tiempos, al punto que parecen estar hablando para la Argentina. Flaubert sostenía: “El futuro es lo peor que tiene el presente”. Que se complementa con la de Shakespeare: “Una noche negra, que no habrá de aclararse sin un gran temporal”

    Al final del túnel de Gabriela Michetti, no estaba la luz, sino un enorme fracaso para Argentina, que en muchos casos son considerados éxitos por Cambiemos.

    Si hace seis meses el macrismo hacia cálculos de gobernar hasta 2027, ahora intentará perpetrar el remanente de su plan refundacional: una hipoteca que condicionará otras alternativas, limitará significativamente las posibilidades del populismo, para intentar reparar el daño inconmensurable que se está perpetrando.

    EL GOBIERNO ENTRE CLAUDIA, DINO SANI Y KARIUS

    Claudia fue la protagonista de una campaña del Banco de Galicia sumamente exitosa. Interpretada por la muy buena actriz Paola Barrientos, ha sido reemplazada por Melisa Hermida. Claudia usaba sin límites la tarjeta obtenida a través del Banco de Galicia ante el estupor y la preocupación de Marcos (Gonzalo Suárez), su marido en la ficción.

    Dino Sani fue un exquisito número 5 brasileño que jugó en Boca en 1961 y volvió como director técnico en el mismo club en 1984. Invitado al programa “Todos los goles” en canal 9 con los periodistas Dante Zavatarelli, Fernando Niembro, Julio Ricardo y Marcelo Araujo tuvo que elegir el mejor gol de la jornada. Ante la estupefacción de los periodistas eligió el gol que Marcelo Firpo de Atlanta hizo en su propio arco a Daniel Carnevali en el partido contra Velez.

    Loris Karius es el arquero del Liverpool que en la final contra el Real de Madrid por la Copa Europea, protagonizó dos bloopers que  llevaron al equipo inglés a perder la final.

    Es fácil suponer que cuando la pareja del Galicia no puede levantar el resumen de cuenta de la tarjeta, agotado los pagos mínimos a tasas impagables, recurrirán a la financiación del Banco, que como el FMI para la Argentina, la tasa será mucho más baja pero que se encargará de dirigir la economía familiar a los efectos que cuenten con recursos para cancelar el préstamo. Así tendrán que renunciar a la medicina prepaga, a la escuela privada de sus hijos, las salidas semanales, la asistencia a espectáculos, a las vacaciones y es altamente probable que Claudia o Marcos pierdan el empleo. La tarjeta de Claudia y su poder adquisitivo lo obtuvo durante el kirchnerismo, como el PRO, integrando “la pesada herencia”, esa que le dio la posibilidad de endeudarse. Cuando cesó el flujo de fondos desde el exterior para el macrismo y por lo tanto la posibilidad de endeudarse siguiendo el método Claudia, hubo que acudir al Fondo quemando la última posibilidad de financiamiento. Cuando el organismo internacional concedió más de 50.000 millones de dólares imponiendo cláusulas draconianas, los funcionarios celebraron como Dino Sani los goles en contra que vinieron haciendo. Algunos superan largamente a Loris Karius con sus equivocaciones, a pesar de autodenominarse el mejor equipo de los últimos cincuenta años.

    Muchos de los que votaron a Cambiemos tal vez comprendan ahora, que eligieron a un presidente subordinado al poder económico y que después de volcar la calesita ha sido reemplazado, aunque permanezca en su cargo, por Christine Lagarde, presidente del Fondo.

    El Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne es el representante del FMI en el gobierno. La designación de Luis Caputo en el Banco Central, es el poder financiero rigiendo la política financiera. La soberanía ha sido arrumbada. La República Argentina tiene hoy sólo la denominación de país independiente, transformada en una semicolonia saqueada.

    Hace apenas un poco más de treinta meses, Mauricio Macri omitió jurar por la Patria. Había fundadas razones.

    *** Coconductor del programa radial EL TREN, con más de 14 años en el aire. Contador Público recibido en UBA. Fue profesor de Economía Política en la Facultad de Ciencias Económicas de la misma Universidad. Es Periodista. Sus trabajos son publicados en diversos medios nacionales e internacionales. Es autor del trabajo de investigación “25 años de ausencia” y participó con trabajos en los libros “Damián Carlos Álvarez Pasión por el libro” e “Insignificancia y autonomía”. Debates a partir de Cornelius Castoriadis.
    Además es coautor del libro “Bicentenario de la Revolución de Mayo y de la Emancipación Americana”

    ​http://lateclaenerevista.com/2018/06/18/gobierno-claudia-dino-sani-hugo-presman/​

     

    Categorías: Noticias regionales

    POLÍTICA Y NOTICIAS FALSAS: BUZÓN, SE VENDE

    Lun, 18/06/2018 - 19:50



    Por Luis Bruschtein ***

    Las fake news utilizadas por Donald Trump contra Hillary Clinton, en el referéndum por el acuerdo de paz en Colombia y en la campaña antikirchnerista en las elecciones de 2015, evidencian la relevancia de las nuevas tecnologías de manipulación usadas para seducir y convencer a sectores de la población permeables a las noticias falsas.

    Las elecciones eran materia de la política y los más zorros de la política fueron sus grandes artífices. Ahora fueron desplazados por la intervención del análisis científico y de tecnologías corsarias para capturar datos personales de millones de personas a través de sus perfiles en las redes así como la construcción de mensajes muy precisos, que aunque parezcan grotescos, están elaborados científicamente para impactar en los sectores detectados de pensamiento más vulnerable.

    En el peronismo hay una gran pelea para adjudicarle la responsabilidad de la derrota a uno u otro sector. Y cuando alguno habla de manipulación de la información se tiende a pensar que busca evadir responsabilidades. Las fake news trabajan sobre esa doble trampa. Echarle la culpa a los medios es para progresistas y peronistas una forma de subestimar al pueblo.

    Es más complejo, las fake news no están pensadas para operar en primera instancia sobre el conjunto de la sociedad sino sobre el sector más permeable y generarle bronca, lo que lo convierte automáticamente en militante de esa mentira. No convencen a toda la sociedad, pero ponen en marcha un gran mecanismo de contagio que puede instalar una idea absurda.

    El escándalo reciente por las actividades de Cambridge Analytica no fue suficientemente valorado en Argentina. El director de esa empresa, el británico Alexander Nix, acaba de ser interpelado por el Parlamento británico después que fuera denunciado en una investigación de Channel 4 de la BBC. Nix reconoció que en el 2015 presentó a la oposición argentina de ese momento, o sea al macrismo, una propuesta de campaña antikirchnerista para las elecciones. Pero no dejó claro si la habían aceptado. Le preguntaron si había trabajado para Paul Singer y dijo que no. En ningún caso quiso decir para quién había trabajado, alegando una cuestión de “confidencialidad”.

    Entre las campañas que reconoció haber intervenido están las de Donald Trump frente a Hillary Clinton, en el referéndum por la paz en Colombia y quedó en el aire su participación en Argentina. Las tres tienen varias coincidencias muy ominosas.

    El trabajo de Cambridge Analytica consiste en trabajar sobre millones de perfiles en Facebook para detectar a franjas de votantes que, o tienen dudas en su decisión electoral, o que son más permeables para aceptar las fake news.
    Entonces operan masivamente sobre esos sectores, los bombardean con mensajes, la mayoría elaborados con información falsa que van creando un clima en la sociedad.

    Trump en Estados Unidos, el No a los acuerdos de paz en Colombia y Macri en Argentina ganaron por muy poca diferencia. Eran candidatos que tenían más posibilidades de perder que de ganar y sin embargo lograron movilizar una franja de la sociedad en contra de sus competidores. Por ejemplo, de Hillary Clinton se dijo que era propietaria de una pizzería en Washington a través de la cual se manejaba una red de prostitución infantil. Una estupidez inmensa que, sin embargo, empezó a resonar in crescendo hasta convertirse en una verdad implícita. En el caso del No en Colombia, bombardearon una región campesina muy conservadora con propaganda de género diciendo que los guerrilleros iban a aprobar el matrimonio gay y que les iban a permitir adoptar y otras fake news. Los organizadores de esa campaña dijeron que lo principal era que la gente fuera a votar enojada. La mejor campaña, la más contagiosa, no es la gente entusiasmada por su candidato sino la enfurecida con el candidato contrario.

    En el documental de Channel 4, hay una cámara secreta que filma a los ejecutivos de Cambridge cuando afirman que es infantil armar una campaña electoral con información verdadera, y que su mayor capacidad consiste en detectar los sectores más crédulos de la población, los que pueden ser más moldeados por una campaña de mentiras.

    Está el caso de la pizzería de Hillary Clinton, una mentira prodigiosa. Y respaldándose en otra mentira, sobre el uso particular de cosas públicas, Cambridge armó la frase Crooked Hillary (Hillary torcida) sobre la que Trump basó su campaña. Es impresionante que haya ganado Trump y que haya ganado el no a la paz en Colombia, aunque fuera por la mínima diferencia. En Argentina hubo una lluvia de mentiras, desde el batifondo que se armó con el memorándum de acuerdo con Irán, apenas empezado el año electoral, hasta la historia de “la morsa”, el jefe de los narcotraficantes que había ordenado el triple crimen de General Rodríguez, una mentira infame que destruyó la campaña de Aníbal Fernández en la provincia de Buenos Aires, que fue la derrota estratégica que le dio el triunfo a Macri.

    El tema del memorándum se mezcla con otras situaciones, más allá de Cambridge Analytica, pero es interesante la confirmación de Nix ante los legisladores británicos sobre la integración del equipo de gerentes de la empresa con “ex agentes de inteligencia británicos, norteamericanos, israelíes, rusos y españoles”. Y ya se sabe que un agente no deja nunca de serlo.

    Más allá de los errores y las cosas mal hechas que haya podido cometer el gobierno kirchnerista, en las elecciones del 2015 empezaron a jugar en el mundo factores que no estaban previstos en las disputas electorales y que demostraron un inmenso poder de fuego, al que se le unían los factores internos: el poder económico, las grandes corporaciones mediáticas, los servicios de inteligencia y una parte importante del poder judicial. Sin embargo, esos errores existieron y hubo cosas que se hicieron mal y que el movimiento popular, incluyendo al kirchnerismo, deberá discutir y superar.

    Pero es la primera vez que la derecha llega al gobierno en forma democrática, sin necesidad de trampas o golpes militares. Esta vez pudo unificar el voto de derecha y convencer a una franja que le dio la mayoría exigua con la que ganó. ¡Oh! casualidad: también ha sido la primera vez que se pusieron en juego estas nuevas tecnologías de manipulación científica justamente para seducir y convencer.

    Categorías: Noticias regionales

    A CADA CONQUISTA LE LLEGA SU TIEMPO HISTÓRICO

    Lun, 18/06/2018 - 19:40

    Por Iván Novotny ***

    Y llegó el tiempo histórico del Aborto Legal, Seguro y Gratuito, para que a futuro no mueran más miles de pibas, de mujeres, por abortos clandestinos mal practicados, conquista que está a un paso de ser Ley en Argentina.

    Así como llegó el tiempo histórico del voto femenino, de las leyes de Divorcio, de Matrimonio Igualitario y de Identidad de Género. Fueron conquistas sociales y culturales, así como hubo conquistas económicas con la nacionalización de los recursos soberanos, con la Asignación Universal por Hijo, con la estatización de las jubilaciones y con la jubilación para amas de casa. Fueron tantos y tantos más derechos adquiridos a fuerza de lucha en el correr de la historia.

    El tiempo histórico llega cuando se hace carne en los pueblos una necesidad imperiosa. Son conquistas que demoran, pero finalmente se concretan. ​ ​​Ya llegará el tiempo histórico en que no soportemos más el neoliberalismo desaforado, el capitalismo opresor, la especulación financiera angurrienta, que hoy quiere llevarse puestos esos derechos adquiridos.

    Llegará el tiempo histórico en que rechacemos visceralmente la violencia y la injusticia que sufra cualquier ser humano. A pesar de los injustos, nuestra especie humana será protagonista de ese momento.

    También arribará el tiempo histórico del renacer espiritual que nos enaltecerá moralmente, en el que comprendamos que para una nueva sociedad con Democracia Real, hace falta un cambio mental esencial. Ese tiempo, sin más, llegará. Y será luego de la caída de las instituciones y sistemas formales supuestamente democráticos que hoy no sirven más a los pueblos.

    Muchas conquistas más llegarán, ojalá estemos a la altura de los tiempos. De esos tiempos históricos, que se viven a flor de piel, como se vivió la vigilia en el Congreso protagonizada por esas miles de mujeres, por ese pueblo con sensibilidad y solidaridad.

    Con paciencia, con acción, potenciando esa fuerza evolutiva en uno y en los pueblos, las anheladas conquistas más temprano que tarde, llegarán.

    ​https://www.pressenza.com/es/2018/06/cada-conquista-le-llega-su-tiempo-historico/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29​

     

    Categorías: Noticias regionales

    HONDURAS: LAS MUJERES REPRESENTAN EL 63% DE LA TASA DE DESEMPLEO

    Lun, 18/06/2018 - 19:03

     

    Ingresar al mercado laboral en Honduras es cada vez más difícil por la oferta de mano de obra existente, la cual se contrasta con el número de puestos de trabajo que logra generar la empresa privada, los cuales apenas son entre 50,000 a 70,000 por año, según cifras de ese sector.

    En este escenario, el reto más grande para encontrar un trabajo sigue siendo para las mujeres, quienes representan el 63% de la tasa de desempleo que registra Honduras, en cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE).

    Es decir, que de los dos millones de desempleados o subempleados que existen, 800,000 son hombres y más de 1.2 millones son mujeres.

    José Quan, más conocido como el doctor empleo, asesor y promotor de ferias de trabajo, dijo que aún no se ha podido romper con el paradigma sobre la desigualdad de género que sigue latente, tanto en Honduras como a nivel mundial.

    “Hemos avanzado, pero muy poco en este tema. Lamentablemente aún se piensa que este segmento está destinado para ciertos tipos de trabajo; de hecho, hay carreras que son estigmatizadas de que no son para mujeres. Debemos cambiar esa realidad”
    , instó el experto.

    En campos como ingenierías, construcción, arquitectura y gerencias administrativas, entre otros, es más complejo poder colocarse.

    Una de las causas por las que muchas veces se desiste en la contratación de las mujeres, es por el temor de que estas salgan embarazadas, ya que se deben ausentar por largos períodos, previo y posterior al parto.

    Explicó que el gran reto de la sociedad es poder darle a la mujer el lugar que se merece “se deben evaluar capacidades no géneros para el mismo beneficio de las empresas”, detalló.

    Añadió: “Debemos aclarar que si bien es cierto aún falta mucho por hacer, los empresarios están haciendo los cambios pertinentes para lograr mayor integración de las mujeres”, concluyó.

    Participación.
    Aunque en el porcentaje de la población en edad de trabajar las mujeres aventajan a los hombres, 52.8% frente a 47%, esto no se refleja en el mercado laboral general.

    Del total de la población económicamente activa, que en el país asciende a 4.1 millones, alrededor de 2.5 millones es representada por la fuerza laboral masculina y apenas 1.6 millones por mujeres, aseguró el analista económico Guillermo Altamirano, tomando como referencia el INE.

    Altamirano destaca la actitud de este segmento que ha superado al género masculino en promedio de años de estudio.

    “Ellas saben que les es difícil poder optar a un puesto de trabajo, y por eso se están preparando más; son persistentes para poder hacerse un espacio y destacar”, apuntó Altamirano.

    Sector privado. Martín Chicas, vicepresidente de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), destacó el cambio que ha tenido el sector privado, ya que desde su perspectiva, la brecha de desigualdad se ha reducido considerablemente en el país.

    “Parto de lo que pasa en mi empresa, donde la mayor parte de los puestos de mando: gerencias de planta y proyectos son dirigidos por las mujeres, y no tiene que ver con algo de género sino de la capacidad del empleado para cumplir con esas funciones”
    , sentenció.

    En apreciación de Pedro Barquero, director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), las dificultades de encontrar empleo son iguales para ambos géneros.

    Aunque sí reconoció que se debe a nivel mundial, “equilibrar los salarios de mujeres y hombres que cumplen en mismo rol”.

    https://www.nodal.am/2018/06/segun-el-instituto-nacional-de-estadistica-las-mujeres-representan-el-63-del-desempleo/

    Categorías: Noticias regionales

    LENTO PARTO EN COLOMBIA

    Lun, 18/06/2018 - 10:24

    Por Atilio A. Boron ***

    El resultado de la segunda vuelta en las elecciones presidenciales de Colombia sentenció la victoria del candidato de la derecha, Iván Duque, que obtuvo10.362.080 sufragios contra los 8.028.033 de su rival, Gustavo Petro, candidato de la coalición Colombia Humana.

    Amenazadas como nunca antes las fuerzas del vetusto orden social colombiano se reagruparon y prevalecieron por una diferencia de unos doce puntos porcentuales. Terminado el recuento el uribista se alzó con el 54 por ciento de los sufragios mientras que el ex alcalde de Bogotá cosechó un 42 por ciento. La tasa de participación electoral superó levemente el 51 por ciento, un dato promisorio ante el persistente ausentismo en las urnas de un país en donde el voto no es obligatorio.

    El título de esta nota refleja cabalmente lo que está sucediendo en Colombia. Si un significado tiene esta elección es que por primera vez en su historia se rompe el tradicional bipartidismo de la derecha, que se presentaba a elecciones enmascarada bajo diferentes fórmulas y personajes que en el fondo representaban a los intereses  del establishment dominante.

    La irrupción de una candidatura de centroizquierda como la de Gustavo Petro es un auténtico y promisorio parteaguas en la historia colombiana, y no sería aventurado arriesgar que marca el comienzo del fin de una época. Un parto lento y difícil, doloroso como pocos, pero cuyo resultado más pronto que tarde será la construcción de una nueva hegemonía política que desplace a las fuerzas que, por dos siglos, ejercieron su dominación en ese país. Nunca antes una fuerza contestatar​ia había emergido con esta enjundia, que la posiciona muy favorablemente con vistas a las próximas elecciones regionales de Octubre del 2019 en donde Colombia Humana podría recuperar la alcaldía de Bogotá y conquistar la de Cali y preparar sus cuadros y su militancia para las elecciones presidenciales del 2022. Mientras tanto Iván Duque deberá librar una tremenda batalla para cumplir con lo que le prometiera a su jefe, Álvaro Uribe: avanzar sobre el poder judicial, poner fin a la justicia transicional diseñada en los Acuerdos de Paz y sobre todo para evitar que el ex presidente, el verdadero poder detrás del trono, vaya a dar con sus huesos en la cárcel debido a las numerosas denuncias en su contra por su responsabilidad en crímenes de lesa humanidad –entre ellos la de los “falsos positivos”-y sus probados vínculos con el narco.

    En suma: algo nuevo ha comenzado a nacer en Colombia. Todavía el proceso no ha concluido pero los indicios son alentadores. Nadie soñaba hace apenas tres meses en ese país que una fuerza de centroizquierda con un ex guerrillero como candidato a presidente pudiera obtener más de ocho millones de votos. Sucedió y nada autoriza a pensar que el tramposo bipartidismo de la derecha podrá resucitarse después de esta debacle; o que la euforia despertada en millones de colombianas y colombianas que con su militancia construyeron la más importante innovación política desde el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán en 1948 se disolverá en el aire y todo volverá a ser como antes. No. Estamos seguros que no habrá marcha atrás en Colombia. A veces hay derrotas que anticipan futuras victorias. Como las que sufrió Salvador Allende en Chile en la elección de 1964; o Lula en Brasil en 1998. ¿Por qué descartar que algo semejante pudiera ocurrir en Colombia? Sólo tropieza quien camina, y el pueblo de Colombia se ha puesto en marcha. Tropezó, pero se levantará y más pronto que tarde parirá un nuevo país.

    http://www.atilioboron.com.ar/2018/06/lento-parto-en-colombia.html
    Categorías: Noticias regionales

    UNA BURGUESÍA FALLIDA .. DEUDA Y FUGA…

    Sáb, 16/06/2018 - 21:25



    Por Antonio Muñiz ***

    El modelo neoliberal que gobierna hoy la Argentina nos ha llevado nuevamente en una de esas crisis periódicas de la economía, como la de 1976, 81/82, la del 1989/91 o la del 2001.

    El modelo necesita   reducir fuertemente el déficit fiscal y alcanzar un tipo de cambio competitivo, dolarizar el precio de los servicios y los combustibles (1),  imponer un salario bajo en dólares, que lo haga competitivo internacionalmente  pero que también deprima el consumo de los sectores populares, domesticar a los sindicatos así como todas las  organizaciones sociales: El objetivo es cambiar la relación y así relanzar un nuevo proceso de acumulación.
    No obstante la inconsistencia del programa de ajuste, la política económica ha logrado algunos objetivos: quita de retenciones y subsidios, deterioro de las condiciones laborales, salarios en baja, poner tope a las paritarias, baja de aranceles para bienes de capital, reducción de aportes patronales y de cargas impositivas, simplificación de trámites para importar, aumentos de reintegros, apertura de nuevos mercados, acompañada por un aumento de la políticas represivas.
    Pero también encontró resistencias en cuanto a la profundización del modelo.
    Las jornadas del 14 y 18 de diciembre con sus  movilizaciones masivas contra la reforma previsional, fuerte represión, violencia en las calles, sumado a las denuncias de corrupción que golpean al presidente y a casi todos sus ministros  golpearon en el centro del relato macrista.
    Las encuestas registran una caída de la imagen presidencial y sobre todo de la capacidad de gestión del equipo de gobierno; esta caída continúo y se acrecentó con el salvaje ajuste a las tarifas en el primer cuatrimestre de 2018.

    Un poco de historia reciente:
    El proceso político vivido en las últimas dos décadas muestra la descomposición del sistema de partidos  como lo conociéramos durante todo el XX.
    La UCR desgastada por el fracaso del gobierno de De La Rúa , termino aislada y tomada su conducción por la dirigencia más conservadora, sobre todo del interior.  La falta de liderazgos y de políticas los llevo a ser furgón de cola de la Cambiemos y formar parte del Alianza gobernante. El alfonsinismo o lo poco que quedaba de ello termina jugando con Unidad Ciudadana.
    En tanto que el peronismo está hoy en un verdadero laberinto, operado desde adentro y desde afuera para romperlo  y vaciarlo ideológicamente,  sin un liderazgo que sirva de paraguas para todos los sectores, y sobre todo sin un programa que pueda servir de base para construir un sistema de alianzas que le permita  ganar la elección y sobre todo gobernar.
    Igualmente  en el proceso de reorganización del peronismo  se corre el riesgo y es lo que busca el establishment, que la recomposición y la unidad  terminen generando un PJ más moderado y a la derecha del Kirchnerismo.
    Lo novedoso de este ciclo histórico fue el surgimiento del PRO, que a partir de una gestión exitosa en la CABA alentó a  las clases dominantes a asumir en forma directa el poder político de la Nación y la administración del Estado. Y la otra variante nueva es que esa clase llega al poder a través del voto popular, cuando siempre lo había hecho utilizando el partido militar y los golpes de estado.
    Es indudable que para que un proyecto político de esta clase sea “exitoso” es porque había una gran crisis política de representación que no fue vista. Una, el espacio vacante en lo electoral que deja la UCR, las clases medias porteña y las clases medias del interior, un voto de centro derecha, conservador y sobre todo antiperonista.
    También hay que evaluar hubo  una situación política en toda Latinoamérica y en los países centrales de un avance de la derecha,  que se caracteriza por ser neo liberal en lo económico y autoritaria en lo político.
    Es indudable también que  mucho tuvieron que ver los cambios producidos en la estructura productiva, cultural, ideológica y legal que comenzaron durante el proceso militar  y que continuaron en los noventa. El kirchnerismo no pudo o no supo desmontar estas nuevas estructuras que fueron cambiando el perfil de la sociedad argentina.
    Sobre todo, en los últimos veinte años, se produjo un regreso de la renta de la tierra como factor decisivo de acumulación hacia los sectores propietarios,  la consolidación de un sector monopólico exportador agro –sojero, a partir de la elevación del precio internacionales de los “commodity”, el alza de los servicios, la hegemonía del sector financiero, la decadencia de la industria, entre otras cosas por la falta de una burguesía nacional industrialista y no menos importante un cambio de  clima de época a nivel internacional, que tuvo y tiene implicancias en  el comportamiento político de los sujetos sociales.
    Ya se venía viendo ese cambio en el comportamiento electoral en las elecciones de medio término de 2009, 2013 y 2017 y en las generales del 2015. La única excepción fue la elección general de 2011, donde CFK logra un triunfo contundente por el 54% de los votos. Tal vez la amplitud de este triunfo no permitió ver que estaba pasando algo en el seno de la sociedad, había un río subterráneo de cambio que en algún momento iba a expresarse.

    Macri y un nuevo (viejo) proyecto político neoconservador.

    Macri y la alianza hoy hegemónica sueña con restaurar la vieja argentina agro exportadora, una Argentina Pre peronista.
    Es cierto que,  con cierta flexibilidad ideológica y pragmatismo,  le permite moverse en el amplio espacio de la política, trata de consolidar el bloque de poder casi hegemónico que comenzó en 1976; siendo la conducción del mismo, el sector financiero internacional y el sector agro exportador. Basta leer los discursos de Martínez de Hoz en 1977 para ver con claridad a donde apunta el accionar último de este gobierno.
    Si bien está claro que es un gobierno de Ceos que provienen de empresas, consultoras, ONG’s o bancos y/o fondos de inversión, busca llevar adelante, no sin contradicciones, los intereses del conjunto de la grandes corporaciones económicas.
    A pesar de esta subordinación  hacia los sectores más concentrados de la economía el discurso macrista ha podido penetrar en sectores de las clases medias, también en sectores bajos, en el sentido de que el país debe volver a ser una sociedad más ordenada, con respeto a las jerarquías y la meritocracia. Revaloriza lo individual sobre lo colectivo, el esfuerzo personal y el emprendedorismo. Un liberalismo a ultranza, donde no existe los colectivo, lo social, donde no existe la historia, Por eso, y no es menor, el sacar a los próceres de los billetes y reemplazarlos por animales autóctonos. Quizás lo novedoso del discurso macrista es que a diferencia de otros presidentes  le habla directamente al individuo, al argentino medio, ya no hay colectivo, el discurso no está dirigido al pueblo, sino a cada uno de nosotros.

    Hacia dónde van….

    Es evidente  que Cambiemos busca consolidarse como una alternativa política que perdure en el tiempo,  Consolidarse con un triunfo en el 2019 y así llenar el vacío de representatividad política abierto y constituirse como fuerza política hegemónica.
    Para ello buscaran modificar las estructuras legales y políticas para desmontar la argentina peronista, avanzar sobre los derechos laborales, políticos y sociales de los individuos.  Detrás del pragmatismo y el gradualismo hay una clara intención de consolidar una sociedad pre peronista.
    El proyecto político  y económico de largo plazo pretende al igual que el programa de Martínez de Hoz generar una nueva estructura económica sustentada en la mayor productividad, libertad individual como fuente de progreso, el mercado como único asignador de recursos, libre movimiento de capitales, rebaja de la carga impositiva a las empresas y aumento de la carga a las personas físicas, salarios en baja,  “competitivos” en término de dólares, desregulaciones de la economía, reducción de la intervención estatal, incentivar la inversión extranjera directa, etc.
    Pretende que la producción se base en la inversión y el crecimiento de  la agro/industria y la minería -ambas orientadas a la exportación; la construcción, los servicios –especialmente los financieros y los basados en el conocimiento- y ciertas cadenas industriales concentradas,  ligadas a los recursos naturales. Es claro que es un modelo extrativista, de desindustrialización y  primarizador de la economía.

    Tropezar siempre con la misma piedra.

    Pero el modelo enfrenta serias dificultades en la coyuntura, tanto por los límites estructurales,  como por la resistencia social y las inconsistencias propias del modelo. Pero además hay en Argentina una incapacidad de la burguesía de comandar un proceso de acumulación y reproducción capitalista a largo plazo.
    Hay contradicciones inter bloque , debidas a conflictos de intereses, negocios, grados de inserción internacional, etc, pero sobre todo por una característica que tiene la burguesía argentina, es una burguesía parasitaria, saqueadora, que crece y se reproduce a partir de drenar las arcas del  estado.
    Los procesos neoliberales post 76 se caracterizan por un fenómeno nuevo,  el endeudamiento externo y su socia la fuga de capitales hacia paraísos fiscales o centros financieros internacionales
    A partir del fin del modelo de sustitución de importaciones  comienza un proceso de valoración financiera, donde predomina lo financiero sobre lo productivo.  Una de las manifestaciones de la valorización financiera consiste en la notable importancia relativa que adquieren los activos financieros respecto de los activos físicos en las grandes firmas, especialmente en aquellas que son oligopólicas o monopólicas.
    Así cada intento neo liberal se vio interrumpido por una crisis de la balanza de pagos, una gran deuda externa,  fuga de divisas, hiperinflación,  devaluación y nuevo equilibrio de precios relativos. Esta nueva situación nos deja una economía más concentrada, desmantelamiento de las pymes, desocupación  y pobreza extrema. No por nada se calcula que hay más de 500 mil millones de dólares de capitales argentinos en el exterior, un PBI completo fugado en los últimos 40 años.
    La crisis de estos días no es más que una lucha inter bloque  por la apropiación de los excedentes y su posterior fuga, en un contexto internacional complejo, que juega en contra de los objetivos del gobierno.
    Un gran déficit del macrismo ha sido  la incomprensión de las variables inter nacionales que están en juego y que pesan en lo interno.

    Ha habido en estos días cambios importantes, pero que ya se preveían desde la asunción de Trump. (2)
    El gobierno ha ignorado todas las señales,  el fortalecimiento internacional del dólar,  la economía estadounidense como aspiradora de capitales, la guerra comercial en las economías centrales,  las políticas proteccionistas de EEUU que afectan a los mercados latinoamericanos, los conflicto bélicos en Medio Oriente, etc.
    La salida de la corrida cambiaria que sufre el gobierno, producto de “fuego amigo” dependerá de la “muñeca política” del gobierno para manejar la crisis. Tiene las herramientas políticas y financieras para hacerlo, pero hasta  el momento se  ha manejado de bastante ineficiencia. Por ahora es complejo  afirmar las razones detrás de un manejo de la crisis tan precario casi amateur.
    Por ahora el gobierno de Macri sólo puede ofrecer, para superar la situación, un ajuste más brutal  y  negocios al capital más concentrado que le permitan ganar tiempo y perdurar hasta 2019.
    Igualmente el escenario es muy complejo, Por ejemplo un plan Bonex que licue las lebac , puede ser una salida pero generaría una situación de caos y de rechazo en los amigos institucionales que son la mayoría de los tenedores de Lebac; un aumento en la tasa de las Lebac a un 40% o más puede parar la corrida pero paralizara la actividad económica y acelerara la inflación.
    Cabe aclarar que todavía queda una de las joyas de la abuela más preciada, los fondos del Anses.  Hacia allí apuntan los cañones. El proyectado mercado de capitales, que permitirá la securitizacion de los créditos hipotecarios, es una herramienta a medida para apropiarse de esos recursos. Colocarle al Anses “bonos basura”, porque a la larga van a ser incobrables y llevarse los fondos de sustentabilidad. Gran negocio financiero para bancos y fondos de inversión y una pésima noticia para los futuros jubilados. Una vez más, desde Ongania para acá,  la burguesía se apropia de los recursos de los trabajadores y jubilados.
    En ese marco no pueden existir proyectos de inversión productiva porque se prioriza lo financiero merced de un mercado interno que se achica, se concentra y se extranjeriza.  Una burguesía que no solo no invierte en el país y prefiere dejar sus excedentes en el exterior, sino que continúa con su vieja costumbre de endeudar el país y apropiarse  de esos dólares para fugar divisas.  En los últimos sesenta días se fugaron 8000 millones de dólares, dólares que entraron como préstamos y que forman parte de la deuda externa.
    Una vez más la burguesía argentina muestra su angurria y  sus limitaciones como clase dirigente, nos condenan  con su avaricia a crisis periódica que golpean a toda la población, que termina pagando  la fiesta de unos pocos, a través del pago de la deuda externa con pobreza y desocupación.

    Antonio Muñiz

    (1)  
    Un ejemplo más de esta burguesía saqueadora es el fuerte aumento en las tarifas de los servicios públicos y los combustibles que con el pretexto de reducir los subsidios se los aumento en un porcentaje  totalmente desproporcionado. No solo eso, sino que también, ato las tarifas al valor dólar. Produciendo un tarifazo enorme, impagables para la mayoría de la población. Estos tarifazos son una brutal transferencia de recursos de los sectores asalariados y medios hacia las empresas de servicios. O casualidad los dueños de esas empresas son los amigos y socios del presidente: Midlin , Lewis, Caputo, Calacaterra, etc. Un capitalismo de amigos, que pretende quedarse con todo el mercado termoeléctrico. Para completar el círculo van por la compra a precio vil del  30 % de las acciones del Estado en Transener, empresa de transporte eléctrico. Con lo cual se quedan con un negocio casi monopólico.

    (2)   EL Articulo de la revista Forbes en cuanto aconseja  a los capitales salir rápidamente de Argentina en un misil a la línea de flotación de las políticas de gobierno macrista. Ya que preanuncia el cierre de los mercados financieros para Argentina, pero además le pone fin al sueño de una lluvia de inversiones en el mediano plazo. En realidad esta lluvia de inversiones no existió nunca, formo parte del “relato” macrista de anunciar un porvenir venturoso.
    La fragilidad de la economía Argentina también fue la nota principal de la página web del Financial Times de Londres, que destacaba el desplome del peso.

    http://nacionalypopular.com/2018/05/04/la-burguesia–fallida/

    Categorías: Noticias regionales

    PROPONER UN SUEÑO

    Sáb, 16/06/2018 - 21:11


    Por Carlos Heller ***

    El gobierno presentó el acuerdo del crédito stand by con el Fondo Monetario Internacional por 50.000 millones de dólares como una buena noticia.

    Es la táctica discursiva básica de Cambiemos: en lugar de contar lo que efectivamente pasa construye un relato que afirma exactamente lo contrario.

    Porque el acuerdo con el FMI, que se traducirá en más ajuste, caída de la actividad económica y aceleración de la recesión, es una mala noticia para la mayoría de los argentinos y argentinas.

    Además, el préstamo tiene 36 meses de duración y debería ser reintegrado en los dos años posteriores. Por lo cual, los condicionamientos que impone exceden al 2019. Es decir: el gobierno que suceda al actual se encontrará con esas limitaciones.

    De allí, la idea del “Gran Acuerdo Nacional” que debería convalidar en el Parlamento, y en particular, en la discusión del Presupuesto, los fuertes ajustes necesarios para cumplir con lo acordado con el FMI. De este modo, gane quien gane en 2019, “los mercados” se garantizarían la continuidad de la aplicación de las políticas de ajuste.

    El ministro Luis Caputo lo expresó claramente en la reunión de la Cámara de Comercio de los EE.UU. en la Argentina: “Nosotros tenemos que dar certezas de que independientemente del gobierno que esté, los argentinos no vamos a cambiar el camino, nuestras políticas”.

    En una semana, el Fondo girará 15.000 millones de dólares a la Argentina y, a partir de allí, enviará el resto de lo acordado en tramos periódicos, sujetos al cumplimiento de metas de ajuste fiscal.

    Por supuesto, la cuestión no es sólo cuánto se ajusta, sino en dónde se ajusta.

    Entre 2018 y 2020 se prevé una caída del 13 por ciento de los salarios en términos reales, un achique de los gastos de capital (inversión pública) de un 81 por ciento (hasta casi extinguirse); las transferencias corrientes a provincias disminuirán un 74 por ciento y los gastos totales (sin jubilaciones) caerán un 30 por ciento, casi un tercio.

    El ministro Nicolás Dujovne pronosticó esta última semana que el crecimiento económico de 2018 se ubicará entre el 0,4 y el 1,4. Ya lo hemos dicho: para que no haya caída de la actividad económica desde ahora a fin de año, el crecimiento anualizado debería ser de un 2,3 por ciento. Un crecimiento por debajo de ese número significa que la economía entrará en una pendiente recesiva en lo que resta del año.

    Por más que el gobierno sofistique su trabajo sobre las palabras y el discurso, el FMI es un organismo internacional que no puede ser humanizado. Representa intereses globales que chocan contra las necesidades y expectativas de las mayorías ciudadanas en los países en los que interviene. Sobran los ejemplos.

    En 1996, estallaron las revueltas del pan en el sur de Jordania. El rey Hussein desplegó el Ejército en las calles de la ciudad de Karak, y en otras localidades vecinas, intentando controlar la rebelión popular. El origen de la crisis fue el alza del precio del pan que se duplicó en pocos días.

    En enero de 2018, veintidós años después, el gobierno jordano eliminó los subsidios a ese alimento básico y su precio aumentó entre un 67 y un 100 por ciento. Según afirmaba un cable de la agencia EFE en esa fecha, la medida fue una consecuencia de “las reformas fiscales para reducir el déficit y sanear las cuentas públicas”. “La retirada de los subsidios busca ante todo reducir el gasto del Gobierno, que se calcula que cada año invertía 200 millones de dólares en financiar el pan, que constituye la base de la dieta para muchos en Oriente Medio”, concluye un informe en el diario La Vanguardia de España.

    En el año 2016, el Fondo Monetario Internacional le concedió a Jordania una línea crediticia por 723 millones de dólares a tres años a cambio de aplicar una serie de medidas de austeridad: un programa de reducción de la deuda pública, una reforma tributaria incorporando a mayor cantidad de ciudadanos jordanos al pago del impuesto a las ganancias, y un aumento a los combustibles y la electricidad. Por supuesto, la quita de los subsidios al pan se enmarca dentro de este acuerdo global con el Fondo.

    Otro ejemplo es Grecia. Hace ocho años que este país está bajo los planes del Fondo y sus socios europeos.

    Ya sufrió varios recortes jubilatorios. Y el PBI cayó un 22 por ciento. Luego de ocho años de ajuste la receta es continuar ajustando.

    La idea de que estamos ante otro FMI, bueno, humanitario, con memoria de las crisis, y con vocación de atender los efectos políticos y sociales de sus medidas, es insostenible.

    El FMI es el FMI. No hay manera de humanizarlo.

    En nuestro país, al igual que en el resto del mundo, vuelve para aplicar medidas de ajuste fiscal que garanticen la devolución de los préstamos. El “nuevo” FMI sólo agrega algunas políticas de contención social, autorizando recursos por hasta 0,2 del PBI para poblaciones vulnerables, con el objetivo de controlar el conflicto social.

    En ese contexto de recesión aguda en nuestro país, una opinión hoy generalizada proyecta una inflación para este año de entre 27 y 30 por ciento. Si el salario se fija en un 15 por ciento más dos cuotas del 2,5 en julio y agosto, la retracción del poder adquisitivo de los trabajadores será aún mayor de lo originalmente proyectado. Y ello también contribuirá a una mayor recesión económica.

    En ese escenario de profundización de los recortes, caída de la actividad económica y reducción de los salarios, habrá un aumento de la conflictividad social. Esa tensión entre los sectores perjudicados por el ajuste y el gobierno profundizando los recortes, estará en el centro de gravedad de la política argentina en los próximos tiempos. Por lo cual, está en juego lo que siempre decimos: la capacidad de resistencia de los ajustados y el desarrollo organizativo que la sociedad alcance para hacer retroceder estas medidas.

    La profundización de la conflictividad social crea mayores condiciones para el diseño de una oposición real. Y para un debate a fondo entre dos modelos de país. El de Cambiemos, sus socios y los organismos internacionales de crédito, por un lado, y el de una amplia confluencia de sectores políticos, sociales, sindicales y culturales, por el otro.

    Por eso, hoy más que nunca, no hay unidad del campo nacional, popular y democrático sin un programa que exprese un modelo de país alternativo. El acuerdo con el FMI termina de darle nitidez al proyecto neoliberal. En paralelo, es necesario darle nitidez al modelo opositor. Mientras les decimos a las mayorías afectadas por los planes de ajuste de este gobierno que su suerte empeorará en los próximos dos años, debemos asegurarles que hay una salida, que nosotros proponemos otro modelo de país y que estamos construyendo las mayorías necesarias para llegar al gobierno en 2019.

    Como dice el spot de lanzamiento de Lula a la presidencia del Brasil “los poderosos pueden matar una, dos, tres rosas, pero jamás podrán detener la llegada de la primavera”.

    Junto a la descripción de la pesadilla, tenemos que volver a proponer un sueño.

    *** Presidente del Partido Solidario.

    ​https://www.pagina12.com.ar/120608-proponer-un-sueno​

     

    Categorías: Noticias regionales

    NI LOS ÁRBOLES SE SALVAN: UNITARISMO FINANCIERO Y FEDERALISMO DEPREDADOR

    Sáb, 16/06/2018 - 21:03


    Por E. Raúl Zaffaroni ***

    La actual administración nacional bajo el nombre falso de neoliberalismo, arroja a su población a una crisis socio-ambiental. La explotación de bosques naturales en la Provincia de Salta pasa desapercibida ante la opinión publicada. El marco legal burla no sólo las disposiciones provinciales sino también las nacionales que regulan la protección de los bosques nativos.



    1- Depredación financiera y ambiental.
    Avanza por el mundo una pulsión de totalitarismo financiero que, encubierta bajo el falso nombre de neoliberalismo, pretende imponer su poder mediante la corrupción y demolición de las estructuras políticas e institucionales de los Estados. Los poderes económicos continúan justificando el actual sistema mundial, donde priman una especulación y una búsqueda de la renta financiera que tienden a ignorar todo contexto y los efectos sobre la dignidad humana y el medio ambiente[1]. Es buena para el mundo, pero también para nuestra Patria en los actuales momentos, la siguiente pregunta: ¿Para qué se quiere preservar hoy un poder que será recordado por su incapacidad de intervenir cuando era urgente y necesario hacerlo? [2]

    No basta con contraer en dos años la mayor deuda de nuestra historia, pervertir el sistema de pesos y contrapesos de la República, incrementar el desempleo y reducir salarios y jubilaciones, descontrolar la inflación, reducir el gasto público en todo menos en seguridad, mentir con la creación de realidad única de sus medios monopólicos y, finalmente, mendigar un crédito al FMI, para prolongar la agonía de una pesadilla hasta que el capital golondrina se lleve esas divisas.

    Los personajes locales de esa visión irresponsable del mundo, no se conforman con poner en crisis a la sociedad, sino que también quieren hacerlo con el medio ambiente, lo que no es de extrañar, porque no se trata de dos crisis, sino de una única crisis socio-ambiental [3].

    La actual administración argentina, desde el comienzo, manifestó su total desprecio por el tema ambiental, al ponerlo a cargo de un funcionario que, por respetable que sea en otros aspectos, no tiene el menor antecedente que lo habilite como experto o conocedor del tema, lo que guarda perfecta sintonía con un gobierno en que parecen sólo valer los intereses crematísticos de los diversos poderes reales que lo sostienen, cuya desordenada satisfacción da lugar al caos en que está sumergiendo a la Nación.

    2- La historia reciente de los bosques salteños. Un caso de notoria coherencia con esta triste realidad lo constituye lo que sucede con la explotación de bosques naturales en la Provincia de Salta y que, como episodio menor dentro del complejo panorama nacional, pasa desapercibido ante la opinión publicada.

    La historia no es nueva ni mucho menos, puesto que entre 2002 y 2006 se desmontaron en esa provincia casi medio millón de hectáreas, lo que motivó que la Corte Suprema en diciembre de 2008 dispusiese la suspensión de esas tareas en cuatro departamentos salteños. Los departamentos más afectados eran los de mayor presencia indígena, o sea, en los que el bosque natural opera como una suerte de supermercado de esa población, indispensable a su subsistencia.

    Pese a esto –y aunque en menor medida- los desmontes ilegales continuaron ante la vista gorda del gobierno local, que intentó obtener el levantamiento de la medida cautelar de la Corte Suprema, invocando como argumento que dejaba sin trabajo a los hacheros. Posiblemente creyó que los jueces eran tan tontos, que podían confundir a una persona con un hacha con una monstruosa topadora amarilla con pala gigante. Lejos de caer en este engaño, en marzo de 2009 la Corte Suprema afirmó que los desmontes configuran una situación clara de peligro, de daño grave, porque podría cambiar sustancialmente el régimen de todo el clima en la región, afectando no sólo a los actuales habitantes, sino a las generaciones futuras. Este perjuicio, de producirse, sería además irreversible.

    Cabe aclarar que el embuste de los hacheros se ensayó el mismo mes en que un aluvión de agua, barro y troncos, inundó y arrasó las viviendas de un tercio de la población de Tartagal, como resultado de la indefensión del suelo por efecto de los desmontes, lo que las autoridades locales –y algún despistado nacional- se obstinaron en negar, contra la opinión científica más calificada.

    A partir de esos años, la cuestión tomó otro carácter, pues se vienen realizando continuos esfuerzos para legalizar lo ilegal, en violación de la Ley Nacional de Bosques (26.331). Hecha la ley, hecha la trampa, dice el dicho, pero por burdas que fuesen, las trampas tuvieron relativa eficacia en favor de los poderes fácticos que se mueven detrás del desmonte y, ahora, corren el riesgo de imponerse con beneplácito del ejecutivo nacional.

    La citada ley nacional de bosques establece la categorización de éstos, según su alto valor de conservación (categoría 1, rojo), mediano valor de conservación (categoría 2, amarillo) y bajo valor de conservación (categoría 3, verde). La cuestión clave a resolver en cada caso es, por supuesto, la determinación de la categoría del bosque, pues según esa categorización se habilitará o no su explotación.

    Para obviar este obstáculo legal, la provincia había sancionado los decretos 2211/10 y 3136/11 que permitían al gobierno de Salta modificar, a simple solicitud del titular de la finca, la zonificación establecida en su Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, o sea, categorizar y recategorizar prácticamente a su gusto, mecanismo que le permitió desmontar nada menos que 130.000 hectáreas de bosques protegidos. Dicho de manera clara: la provincia se atribuyó la competencia para determinar qué bosques podían ser deforestados.


    3- Unitarismo financiero y Federalismo depredador
    . En una República abollada, en que el Ejecutivo nacional decide si manda o no recursos a las provincias, si los gobernadores empobrecidos por los sucesivos ajustes nacionales fuesen los encargados de decidir cuáles son los recursos naturales que dejan de ser protegidos, en poco tiempo gran parte de nuestro territorio se convertiría en un enorme campo de soja envenenado por agrotóxicos y sin pájaros ni especies, pero también sin los pueblos originarios que sobrevivieron a los sucesivos genocidios colonialistas, cuyo hábitat y medios de subsistencia desaparecerían con los bosques.

    No deja esta de ser una curiosa forma de reivindicar al federalismo: la respuesta al unitarismo financiero sería el federalismo depredador.  No creo que nuestros caudillos lo hayan entendido de esta manera –y menos Güemes-, aunque tal vez le hubiese encantado a Rivadavia que, por cierto, no trajo los restos de San Martín, sino que, aplicando el ajuste, le cortó los fondos necesarios para continuar su gesta libertadora.

    Por suerte, algunas cosas no se han derrumbado del todo, pese a los denodados esfuerzos demoledores de la actual administración nacional. La Auditoría General de la Nación es el organismo que asiste al Congreso de la Nación y que tiene a su cargo el control de legalidad, gestión y auditoría de toda la actividad de la administración pública centralizada y descentralizada (art. 85 de la Constitución Nacional).

    Este organismo, en su informe de 2017 sobre la implementación de la Ley de Bosques, advirtió que la provincia de Salta estaba violando la ley nacional y exigió la anulación de 32 permisos de desmontes otorgados en zonas protegidas y la recomposición de los ya ejecutados.

    La Auditoría advirtió que en Salta se generó el marco legal para burlar no solo las disposiciones provinciales sino también las disposiciones nacionales que regulan la protección de los bosques nativos. Según consta en los registros de la Dirección de Planificación Territorial del Ministerio de Producción y Medio Ambiente de Salta desde 2010 a diciembre de 2014, fecha en la que por medio del Decreto 3749/14 se suspendieron las recategorizaciones prediales, las autorizaciones otorgadas por la provincia para cambiar los valores de conservación fueron 32 fincas que en total sumaban una superficie de 144.984 ha. y abarcaron un total de 58.611 hectáreas habilitadas para ser desmontadas de las cuales un 60%, es decir 35.443 hectáreas, fueron efectivamente ejecutadas.

    En vigencia de los decretos provinciales que autorizaron las 32 explotaciones a que se refiere el informe de la Auditoría, hubo episodios lamentables, como el desalojo policial del campamento de Greenpeace en 2014, pese a la orden contraria de la Jueza de Garantías de Tartagal. Finalmente, esos decretos de 2010 y 2011 fueron derogados por el gobierno de Salta, pero apenas en diciembre de 2017.

    Ante el contundente informe de la Auditoría General de la Nación, el Ministerio de Ambiente nacional procedió correctamente y, por resolución 56/2018, publicada en el Boletín Oficial el 24 de enero, declaró ilegales los 32 permisos otorgados para deforestar en áreas protegidas e instó a la provincia a suspender su ejecución y a reforestar los desmontes ya realizados. No obstante esta prohibición, organizaciones no gubernamentales denunciaron haber verificado -por sobrevuelos e imágenes satelitales- que al menos en tres fincas se la violaba, aunque, dada la ilegalidad, esta destrucción era necesariamente mucho menor que la autorizada en vigencia de los decretos derogados.

    4- El principio de no regresión y el federalismo
    . El informe de la Auditoría General y la decisión del Ministerio nacional, responden al llamado principio de no regresión en materia ambiental[4], derivado del principio de progresividad, aplicable a los Derechos Humanos Económicos, Sociales y Culturales, establecidos en el sistema universal de Derechos Humanos por el Pacto Internacional homónimo de 1966 (ratificado e incorporado a nuestra Constitución Nacional), que lo consagra en el párrafo 1º de su artículo 2º [5]. El mismo principio constitucional rige en función de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica), que lo enuncia en su articulo 26º [6].

    La extensión del principio de no regresión a la materia ambiental fue desarrollándose en los últimos años, siendo crecientemente reconocida por la jurisprudencia nacional, como también por las Naciones Unidas en la Resolución aprobada por la Asamblea General el 27 de julio de 2012 (A/66/L.56, 66/288, El futuro que queremos) [7].

    Independientemente de los textos internacionales, que son parte de la Constitución Nacional (inc. 22º del art. 75) con igual jerarquía normativa, el artículo 41º  de ésta establece claramente que todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo, El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley.

    En cuanto a la competencia, en el mismo artículo se establece: Corresponde a la Nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquéllas alteren las jurisdicciones locales.

    En nuestro ordenamiento jurídico, toda norma debe interpretarse conforme al principio republicano (artículo 1º de la Constitución), que exige la racionalidad, es decir, la adecuación a un fin deducido de la razón misma de ser del Estado que, en primer lugar, debe asegurar la vida y la salud de sus habitantes.

    Es sabido que la deforestación implica riesgos para la salud, siendo en los últimos años señalada por la Organización Mundial de la Salud como causa de la propagación de enfermedades infecciosas. En cuanto a la afectación a pueblos originarios, sus efectos resultan violatorios del derecho internacional y del propio reconocimiento de estos pueblos en la Constitución Nacional (inc. 17º del artículo 75º)[8].

    Ante la importancia de los bienes jurídicos comprometidos por la deforestación de bosques protegidos y, considerando además que su destrucción es a veces irreversible, puesto que su restablecimiento requiere muchos años y quizá siglos, el principio republicano de gobierno (la racionalidad) impone que de modo alguno se pueda entender el párrafo del artículo constitucional referido a las jurisdicciones como derogatorio de todo el texto, lo que sucedería en los hechos si se pretendiese que las provincias fuesen en definitiva las encargadas de categorizar.

    Obsérvese, además, que la Constitución se refiere a las jurisdicciones locales y, como es sabido, jurisdicción significa decir el derecho, o sea, que se trata de respetar la competencia de los jueces locales y no de los poderes ejecutivos, lo que no es un detalle menor a la hora de interpretar el texto, puesto que no se puede confundir con la competencia legislativa de las provincias en la materia. Si se lo quisiese entender como jurisdicción administrativa –expresión por demás confusa, porque se confunde con competencia– el texto estaría negando su propio contenido, porque obviamente, en las actuales circunstancias, dejaría al zorro al cuidado del gallinero.

    5- Los pasos recientes. Hace pocos días el gobierno provincial y el Ministerios de Ambiente nacional firmaron un convenio marco de colaboración para la promoción de la actividad productiva sustentable de los bosques de Salta, cuyo objetivo es abordar tres lineamientos de gestión colaborativa: trabajo conjunto en la elaboración de criterios de ordenamiento territorial de bosques nativos de la provincia de Salta, promoción y apoyo de actividades productivas sustentables en bosques nativos ubicados en categoría amarilla (de mediano valor de conservación, categoría 2 según la Ley Nacional de Bosques, 26.331) e implementación de planes de restauración y reforestación de zonas degradadas.

    Con la participación de los representantes de los poderes fácticos interesados en los desmontes, se firmó un acta complementaria en el marco del acuerdo, que tiene por objeto, dentro del plazo de 30 días, evaluar y verificar si los 32 proyectos autorizados antes en función de los decretos provinciales derogados, que habían sido declarados ilícitos y suspendidos por pedido del propio Ministerio de Medio ambiente nacional (en razón de lo dictaminado por la Auditoría General de la Nación), son adecuados a la legislación vigente. Es decir, que los 32 proyectos serán nuevamente evaluados, con lo cual el Ministerio nacional da marcha atrás respecto de la medida dispuesta en los primeros días del año, dejando abierta la posibilidad de su explotación.

    En otras palabras, con buenos modales, pero sin la participación de los pueblos originarios ni de la población de Tartagal –que no hace muchos años sufrió la referida catástrofe aluvional-, pero en mesa con los poderes fácticos interesados en el desmonte, se corre el riesgo (que para algunos académicos salteños es certeza), de que ahora, con beneplácito del gobierno nacional, se entronice al zorro, cono como cuidador, sino como dueño del gallinero.

    De materializarse este riesgo y si aún quedan en pie restos de la institucionalidad perdida, es de esperar que la Corte Suprema de Justicia de la Nación recupere su jurisprudencia de hace una década y la sostenga, en previsión de la depredación irrecuperable en una generación de los bosques salteños, de la vida de los habitantes de sus pueblos originarios y en previsión de nuevas catástrofes locales.

    Será cuestión de ver quién tiene más fuerza en esta pugna entre los poderes fácticos y lo que aún queda de vigencia de la Constitución. De momento, vale la pena apostar a que no se haya perdido del todo la dignidad, el sentimiento humano y, sobre todo, la pulsión de supervivencia de la especie.

    De toda forma, no debemos olvidar nunca que el derecho no es un conjunto de reglas lógicas en un topos uranos normativo ubicado encima del cielo de los mortales, sino que, en este mundo de los mortales, es un campo de lucha permanente y continuo.


    *** Profesor Emérito de la Universidad de Buenos Aires


    Referencias:

    [1] Carta Encíclica Laudato si, 56.

    [2]
    Idem, 57.

    [3] Idem, 139.

    [4] V. Peña Chacón, Mario, director “El principio de no regresión ambiental en el derecho comparado latinoamericano”, PNUD, 2013.

    [5]
    Cada uno de los Estados Partes en el presente Pacto se compromete a adoptar medidas, tanto por separado como mediante la asistencia y la cooperación internacionales, especialmente económicas y técnicas, hasta el máximo de los recursos de que disponga, para lograr progresivamente, por todos los medios apropiados, inclusive en particular la adopción de medidas legislativas, la plena efectividad de los derechos aquí reconocidos.

    [6]
    Los Estados partes se comprometen a adoptar providencias, tanto a nivel interno como mediante la cooperación internacional, especialmente económica y técnica, para lograr progresivamente la plena efectividad de los derechos que se derivan de las normas económicas, sociales y sobre educación, ciencia y cultura, contenidas en la Carta de la Organización de los Estados Americanos, reformada por el protocolo de Buenos Aires, en la medida de los recursos disponibles, por vía legislativa u otros medios apropiados.

    [7] Reconocemos que, desde 1992, en algunos aspectos de la integración de las tres dimensiones del desarrollo sostenible, los avances han sido insuficientes y se han registrado contratiempos, agravados por las múltiples crisis financieras, económicas, alimentarias y energéticas, que han puesto en peligro la capacidad de todos los países, en particular de los países en desarrollo, para lograr el desarrollo sostenible. A este respecto, es esencial que no demos marcha atrás en nuestro compromiso con los resultados de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. También reconocemos que uno de los principales problemas actuales de todos los países, especialmente de los países en desarrollo, es el impacto de las múltiples crisis que afectan al mundo hoy en día.

    [8] Garantizar el respeto a su identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural; reconocer la personería jurídica de sus comunidades, y la posesión y propiedad comunitarias de las tierras que tradicionalmente ocupan; y regular la entrega de otras aptas y suficientes para el desarrollo humano; ninguna de ellas será enajenable, transmisible ni susceptible de gravámenes o embargos. Asegurar su participación en la gestión referida a sus recursos naturales y a los demás intereses que los afecte. Las provincias pueden ejercer concurrentemente estas atribuciones.


    https://www.google.com/url?hl=es&q=http://lateclaenerevista.com/2018/06/10/los-arboles-se-salvan-unitarismo-financiero-federalismo-depredador-e-raul-zaffaroni/&source=gmail&ust=1528758367359000&usg=AFQjCNEWpZTg9DWXnj-pCyiCx2m2-80ypQ

    Categorías: Noticias regionales

    ENORME Y SALUDABLE VICTORIA DEL FEMINISMO ARGENTINO

    Sáb, 16/06/2018 - 10:27



    por Carlos Aznárez ***

    Es difícil contener la emoción después de lo ocurrido en estas últimas 24 horas en Argentina. Y más difícil aún es intentar reflexionar sobre caliente de lo que significa esta victoria feminista de obtener, a puro pulmón y muchísima convicción de pelear por una causa justa, la media sanción de Diputados a la ley del aborto legal, seguro y gratuito.

    No, esto no es el resultado de un día ni siquiera un mes, sino de 33 años de fuerte militancia a partir de aquellas pioneras que comenzaron a reunirse con sus compañeras en el Encuentro Nacional de Mujeres. Claro que aquellas, convencidas de que era necesario visibilizar sus reivindicaciones, también eran herederas de otras tantas que aquí y en el mundo se sacrificaron, y algunas hasta dieron la vida por reclamar frente al poder patriarcal institucionalizado la necesidad de despenalizar el aborto.

    Teniendo en cuenta que año tras año lo que fue al principio un hilo de agua se convirtió en una contundente marea verde, fortalecida por la extraordinaria campaña “Ni una menos”, hay que agradecerles a todas estas luchadoras su decisión y su coraje.

    Enfrentaban con su actitud al peor de los poderes, el patriarcal, ese que se camufla en todos los sectores de cualquier sociedad, que habita en las viviendas y en las camas, en los trabajos y en las aulas. Pero sobre todo responde ideológicamente a lo que marca la “sacrosanta Iglesia”, la misma que quemó en hogueras a miles de mujeres como estas que hoy festejan en las calles su triunfo.

    Mujeres con agallas y ternura, mujeres conscientes de que están poniendo el cuerpo para que otras no lo pierdan en un aborto clandestino. De eso se trata esta marea verde que saludablemente nos ha invadido y que ha llegado para quedarse. Da gusto ser testigos y testigas de un momento tan emblemático, parecido a aquel que consagró la compañera Evita consagrando el “voto femenino”, o el logrado con la sanción de la ley del divorcio o la reciente del matrimonio igualitario. Son hitos imborrables en la memoria de los pueblos. De allí que se festeje la victoria con risas, cantos, consignas llenas de ironía hacia los y las antiabortistas, y también con llanto por todo lo traginado para obtenerla.

    Sin embargo, hay un aspecto fundamental que debe servir de ejemplo a quienes luchamos por cambios revolucionarios y por una Argentina inclusiva, plurinacional y pluricultural, y es el valor de lo que ha significado la unidad para todas estas luchadoras. Desde el principio pusieron la mira en el objetivo, vieron el árbol y tuvieron en cuenta el bosque y actuaron en consecuencia. Llevaron primero el debate a todas las instancias y luego se propusieron efectivizarlo. Las hijas adolescentes y jóvenes con sus padres, profesores y hasta con aquellas amigas contaminadas por el discurso patriarcal. Las hermanas con los hermanos, y ni que hablar de las parejas, ya que también se trasladó la discusión hasta los confines de las propias relaciones amorosas. Después, en un in crescendo imparable, se apuntó a los políticos, a los sindicalistas, al mundo de la cultura, a las y los miembros del Parlamento y hasta a las y los ministros. Ningún sitio quedó sin visitarse y nadie pudo (puede) decir que “no se enteró de qué se trataba”. De esta manera y con enormes movilizaciones en la calle -el arma fundamental de toda o todo aquel que quiera conseguir una reivindicación– se llegó al actual momento.

    Otra fórmula esencial es el carácter asambleario del movimiento de mujeres.

    Amplio, asambleario, horizontal y autogestivo. Una enseñanza a tener en cuenta por todas las organizaciones, grupos o entidades que se enfrentan a este Sistema.

    Resumiendo: convicción de saber por qué se pelea, formación para dar la batalla, unidad para lograr fortaleza, autogestión y por último, la calle como canal de la lucha. Esas cuatro virtudes coronan la alegría por lo ya logrado y marcan un derrotero para futuras ofensivas contra aquellos que tratan de robarnos la ilusión de otro mundo posible.

    En lo que hace a todas y todos aquellos que en estos últimos años nos pusimos con orgullo y humildad el pañuelo verde de la rebeldía feminista, vale agradecer haber podido compartir esta última jornada de lucha y festejo frente al Parlamento con un mar de pibas bulliciosas, creativas, entusiastas, peleonas, decididas y con la sonrisa a flor de piel. Cientos de miles gritando y bailando, haciendo llegar en todo momento su exigencia a quienes en el Parlamento (al amparo del frío invernal que se soportó en la calle) discutían la aprobación de la ley tan esperada. Aplaudiendo a aquellas o aquellos parlamentarios que las expresaban cabalmente, y abucheando a quienes son nostálgicos de la Inquisición, las dictaduras y los pensamientos más retrógrados.

    Capaces de colgarse muñequitos de fetos de su cuello y desgañitarse en discursos “por la vida” pero a la vez obligando a abortar a sus mujeres en clínicas privadas. Discípulos del “eso se hace pero no se dice”, que consagra la hipocresía reinante en múltiples esferas.

    Finalmente, cuando la utopía y la ley se hicieron realidad, la explosión de satisfacción nacida en las calles adyacentes al Congreso se expandió como reguero verde por toda la ciudad y el país (donde también hubo concentraciones similares) y le cambió el rostro a mucha gente que vive apesadumbrada por lo que significa este mal gobierno. Bocinazos desde los autos, abrazos espontáneos en cualquier esquina entre desconocidos pero iguales en el reclamo, más risas, más lágrimas. Autoestima al palo, como decimos por estas tierras. Fuerza para ir por más, aunque no les guste a los que mandan y pretendan asustarnos con su poder represivo.

    Estas maravillosas mujeres son hoy vanguardia y detrás de ellas nos encolumnamos humildemente, además de empezar a deconstruir ese pensamiento patriarcal que todos llevamos adentro. Ya es hora.

    *** Integrante de la Coordinadora Resistir y Luchar

    ​http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/06/14/opinion-enorme-victoria-del-feminismo–argentino–por–carlos–aznarez/​

     

    Categorías: Noticias regionales

    LA CRISIS BRASILEÑA, PARTE DE LA CRISIS MUNDIAL

    Sáb, 16/06/2018 - 06:17



    Por Leonardo Boff  ***

      No se puede analizar Brasil sólo a partir de Brasil. Ningún país, ni siquiera la cerrada Corea del Norte, está fuera de las conexiones internacionales que la planetización inevitablemente ha creado.

    Además Brasil es la sexta economía del mundo, cosa que despierta la codicia de las grandes corporaciones, que quieren venir aquí, no para ayudar en nuestro desarrollo con inclusión, sino para poder acumular más y más, dada la extensión de nuestro mercado interno y de la superabundancia de commodities y de bienes y servicios naturales, cada vez más necesarios para sostener el consumismo de los países opulentos.

    Hay tres nombres que deben ser recordados, pues han configurado el cuadro actual de la economía y de la política mundial. El primero es sin duda Karl Polanyi que ya en 1944 observó “La gran Transformación” que ocurría en el mundo. De una economía de mercado estábamos pasando a una sociedad de mercado. Es decir, todo es comercializable, hasta las cosas más sagradas. Con todo podemos lucrarnos, cosa que Marx, en su Miseria de la Filosofía, llamó la gran corrupción y la venalidad general. Hasta los órganos humanos, la verdad, la conciencia, el saber… se han transformado en medios de ganancia. Todo se hace según la lógica del capital, que es la competencia y no la solidaridad, lo que hace que las sociedades se desgarren en luchas feroces entre las empresas.

    Cabe citar otros dos nombres: Margaret Tatcher y Ronald Reagan. Como consecuencia de la erosión del socialismo real, entró victorioso el capitalismo, ahora sin restricciones, impuestas antes por la contención que ejercía el modo de producción socialista. Ahora el capitalismo pudo vivir tranquilo su lógica individualista, acumuladora y consumista. Tatcher era consecuente al afirmar que la sociedad no existe. Hay individuos, que luchan cada uno por sí mismo contra todos. Reagan sostuvo la total libertad del mercado, la disminución del Estado y el proceso de privatización de los bienes nacionales.

    Era el triunfo del neoliberalismo.

    Antes, con el liberalismo, dicho con una metáfora, la mesa estaba puesta. Los ricos ocupaban los primeros lugares y se servían hasta hartarse. Los demás encontraban su puesto en algún rincón de la mesa. Pero estaban a la mesa. Con el neoliberalismo la mesa está puesta, pero sólo pueden participar quienes pueden pagar. Los demás se disputan los sitios al pie de la mesa con los perros, comiendo las sobras.

    Esta política neoliberal, implantada en el mundo entero, dio curso libre a las grandes corporaciones para poder acumular todo lo que puedieran. El lema de Wall Street era y sigue siendo: greed is good (la codicia es buena). Tal voluntad de acumulación ha hecho que un pequeño número de personas controlen gran parte de la riqueza mundial, gestando un mar de pobres, miserables y famélicos. Como la cultura del capital no conoce la compasión ni la solidaridad, solamente la competencia y la supremacía del más fuerte, se ha creado un mundo con un nivel de barbarie raramente alcanzado en la historia.

    Desde mi punto de vista, el capitalismo como modo de producción y su ideología política el neoliberalismo han alcanzado su fin, en un doble sentido. Lograron su fin, es decir, alcanzaron su fin-objetivo: la suprema acumulación. Y su fin como final y desaparición. No porque lo queramos, sino porque la Tierra, limitada en bienes y servicios, en gran parte no renovables, no aguanta un proyecto ilimitado hacia el infinito del futuro. La Tierra misma hará imposible este proyecto. O cambia de modo de producción y de consumo, o estará condenado a desaparecer. Como no posee un sentido de pertenencia y trata a la naturaleza como mera cosa a ser explotada incontrolablemente, seguirá un camino sin retorno, poniendo en peligro el sistema-vida y la propia Casa Común, que podrá volverse inhabitable.

    En el trasfondo teórico de nuestros neoliberales brasileños, los que dieron el golpe y elaboraron “El puente para el futuro” (para el fracaso) vienen imbuidos, sin un mínimo de conciencia y de crítica, de ese mal sueño neoliberal. Quieren un Brasil sólo para ellos, como una provincia secundaria, agregada y dependiente del gran Imperio del Capital. Ésa es nuestra ruina y nuestra desgracia. Ellos prolongan la dependencia y la lógica colonial.

    Un país que empezaba a dar los primeros pasos hacia su refundación, sobre otras bases, valores y principios, con los ojos abiertos y las manos activas en políticas de desarrollo humano con inclusión social, ha sido desvergonzadamente abortado. Aquí reside nuestra verdadera crisis, que atraviesa todas las instancias.

    Pero lo que debe ser tiene fuerza. Por eso creemos y esperamos que superaremos esta travesía dolorosa para las grandes mayorías, en fin, para todos. Vamos a brillar. En tiempos sombríos como el nuestro cantó el poeta: “está oscuro, pero canto”. Yo imitándolo digo: “en medio de las incertidumbres, todavía soñamos, y ese sueño es bueno y anticipa una realidad beneficiosa para todos”.

     

    ​http://www.servicioskoinonia.org/boff/articulo.php?num=890​

     

    Categorías: Noticias regionales

    ¿PUEDEN PENSAR EN ELLAS?

    Mié, 13/06/2018 - 20:12

    Por Mariana Carbajal ***

    Casi siete de cada diez embarazos en menores de 20 años no son intencionales. Es decir, no fueron buscados. Lo dicen ellas.

    Cuando acaban de parir y todavía están internadas, se les formula la pregunta en los hospitales públicos, y luego el dato queda registrado en el Sistema Informático Perinatal. Son estadísticas oficiales. El embarazo, cuenta la mayoría, se les impuso, porque la relación fue forzada o simplemente porque la tuvieron sin protección o un método anticonceptivo falló. Eso les pasa a las adolescentes, con más frecuencia de lo que a veces tenemos noción. En algunas provincias, como en La Rioja, la que encabeza el ranking, son casi 8 de cada 10 los embarazos no planificados entre las pibas. Le siguen, Santiago del Estero, Salta, Jujuy, con apenas un poquito menos. Y después, Formosa, Tierra del Fuego, Catamarca (ver cuadro).

    ¿Cómo van a votar las diputadas y los diputados de esas provincias en la histórica sesión del 13J donde se debatirá el derecho a decidir de las pibas sobre su futuro?

    En la lista de los que ya se pronunciaron en contra, hay al menos 3 de La Rioja, cinco de Santiago del Estero, cuatro de Salta, tres de Jujuy, dos de Formosa, cuatro de Catamarca, uno de Tierra del Fuego.
    Pertenecen a distintos bloques. La falta de sensatez frente a este debate es transversal.

    En Formosa, Chaco y Misiones, el 23 por ciento de los bebés que nacieron en 2015
    (último dato oficial disponible), tuvieron madres menores de 20 años; en Salta, el 22 por ciento, en Santiago del Estero, casi el 19 por ciento; en Corrientes el 19,5 por ciento; Catamarca y Jujuy y Tucumán, también 19 por ciento. En la otra punta de las estadísticas, solo el 6 por ciento en la ciudad de Buenos Aires. El promedio del país es 15,5 por ciento (ver cuadro)

    En pocos meses más, parirá la niña de Salta, que conocimos hace pocas semanas, abusada y embarazada a los 10 años por su padrastro, que ahora está en la cárcel y ella, presa de una decisión que se le impuso, porque esa gestación forzada, que le está robando la infancia, no se detectó a tiempo, para poder tener la opción de interrumpirla.

    Pienso en esas chicas que enfrentan maternidades que no planearon. ¿Los diputados y diputadas que votarán en contra de la despenalización y legalización del aborto pueden pensar en ellas también? ¿No sienten empatía por su drama? Seguramente esas chicas tenían otros proyectos para sus vidas, antes que criar un bebé en plena adolescencia –algunas, unas 3000 cada año, todavía en la niñez o apenas, dejándola–. Enfrentarán dificultades para continuar la escolaridad. Las están empujando a conformar esa franja que se nombra como lxs “ni ni”: jóvenes que no estudian ni trabajan, de los cuales, 7 de cada 10 son pibas, de acuerdo con estadísticas oficiales: son chicas que se encontraron con maternidades tempranas, a las que el Estado no les ofreció alternativas para escribir otro futuro, y sí, trabajan, haciéndose cargo del cuidado de sus crías. En ese contexto, la pobreza es un círculo sin salida.

    ¿A cuántas adolescentes más vamos a seguir condenando a maternidades que no eligen?
    Con la sanción de la ley de interrupción voluntaria de embarazo, podrían decidir si realmente quieren o no continuar con esa gestación, y acceder, si así lo deciden, a un aborto temprano y seguro. Una práctica que puede torcer el rumbo de ese destino reproductivo, que no buscaron.

    Pero parece que a un porcentaje significativo de diputados y diputadas, que seguramente pudieron elegir cuando tener hijos, y con quién, prefieren mirar para otro lado: total, sus hijas o nueras o nietas, podrán recurrir a un aborto seguro, clandestino, pero seguro, si llegaran a quererlo, ante un embarazo inconveniente.

    Están cediendo a la presión de curas y de obispos católicos, que son parte de una institución que ha protegido históricamente a religiosos pedófilos, que se opuso tenazmente a la educación sexual integral, e incluso, a la anticoncepción de emergencia, la llamada píldora del día después, y a la entrega de anticonceptivos. Prefieren votar poniendo por delante sus creencias personales, por encima de los derechos de las adolescentes a elegir su propio proyecto de vida, con un Estado que las respalde y no las obligue a cambiar pañales a la edad de estudiar y divertirse con amigas y amigos.

    Con el acceso a un aborto seguro, las adolescentes además accederán a métodos anticonceptivos para evitar un nuevo embarazo no intencional. En la escuela, deberían recibir educación sexual integral. Como vimos que sucedió en otros países que ya tienen leyes que legalizan el aborto, y políticas integrales para prevenirlos, así también bajarán las tasas de interrupciones voluntarias de embarazo.

    Parece que no lo entienden. Que porque un sacerdote, que nunca va a embarazarse –con o sin intención–, que nunca va tener que recurrir a un aborto, los nombra en misa, diputadas y diputados, cobardes, seguirán empujando a estas pibas a maternidades que no eligen.

    Las jóvenes que llenan las marchas, con pañuelos verdes atados a sus mochilas, se lo van a terminar cobrando. Y ahí no habrá cura que les ponga el hombro para llorar cuando el costo político por votar contra los derechos de las adolescentes los deje fuera de juego.

    ________________________________

    Embarazo no intencional en la adolescencia por provincia

    ________________________________

    Embarazo en la adolescencia por provincia

    https://www.pagina12.com.ar/120760-pueden-pensar-en-ellas

    Categorías: Noticias regionales

    EL GOBIERNO DE INTERNET

    Mié, 13/06/2018 - 19:55


    Por Juan Pablo Darioli ***

    Juan Pablo Darioli demanda la creación de criterios democráticos y multilaterales de gobernanza de Internet para evitar la operación de poderes que rompen con el equilibrio de la circulación de la información.


    Imagen: Daniel Paz

    Si bien uno intenta descreer o poner en cuestión las teorías conspirativas que abordan las relaciones de dominación desde una sola arista y de manera totalizadora, en este caso todas las piezas encajan. El escándalo que une a la red social Facebook con la firma británica Cambridge Analytica evidenció con un caso concreto como actúa el desarrollo y la articulación de los saberes relacionados al poder neoliberal, en este caso la neurociencia (para abordar los incentivos motivacionales que depara el uso de las redes sociales), la psicopolítica (para la elaboración de modos de sometimiento menos invasivos y menos detectables o smart según el filósofo Byung-Chul Han autor del libro “Psicopolítica. Neoliberalismo y nuevas técnicas de poder”) y, por último, la comunicación.

    Los resultados en los casos revelados son innegables: por un lado, más de 17 millones de británicos tomaron la decisión de abandonar la Unión Europea y por el otro casi 63 millones de norteamericanos llevaron a Donald Trump a la presidencia.

    No hay mayor novedad en la utilización de estrategias de segmentación, análisis e intento de influenciar los comportamientos electorales ya que desde mediados del siglo pasado son corrientes las investigaciones en este sentido. Los más notorio es el nivel de fidelidad, refinamiento y alcance que les otorga a estos estudios el funcionamiento de las nuevas tecnologías, en general, y más particularmente las apps sociales, las cuales aportan una verdadera cartografía sobre los usos y consumos de cada persona en disputas político-electorales muy cerradas. La cuenta de Facebook la tenemos relacionada a un mail, el WhatsApp a un número de celular y las aplicaciones de Google nos piden acceso constante al GPS para saber todo el tiempo dónde estamos. Entrecruzar con altos grados de certeza esa información tiene un valor trascendental y puesta en manos de una empresa analista de datos a gran escala produce resultados intervencionistas poco deseables.

    En el ámbito de la comunicación debemos pensar en la implicancia de estos hechos: cómo intervienen ciertos actores en el ecosistema comunicacional para lograr ventajas en el flujo informativo y evaluar la incidencia de estas prácticas en el funcionamiento de las tecnologías digitales, que apela inherentemente a la utilización de estos datos tanto en su programación como en su esquema de negocios. Vemos que el tema es más complejo que un error de seguridad de Facebook y no se soluciona con un simple pedido de disculpas de Mark Zuckerberg en el Congreso de los EE.UU.

    El problema es de matriz y el dilema, ético.

    Si bien es importante el problema de las fakenews y es indispensable una discusión sobre la dimensión social y cultural de los algoritmos, nos encontramos ante una necesidad mayor, que es la de reclamar la creación de criterios democráticos y multilaterales de gobernanza de internet para evitar la operación de poderes que rompen con el equilibrio de la circulación de la información.

    Juan Pablo Darioli: Licenciado en Periodismo (UNR).

    https://www.pagina12.com.ar/118094-el-gobierno-de-internet

    Categorías: Noticias regionales

    UNA MONTAÑA DE DATOS PERSONALES CONFIDENCIALES CIRCULA LIBREMENTE EN INTERNET

    Mié, 13/06/2018 - 19:46

    Por Pressenza Athens ***

    Memorandos de liquidación, registros médicos, solicitudes de patentes: el acceso a Internet es gratuito para casi 1.500 millones de personas y empresas sensibles en todo el mundo, según revelaron investigadores británicos el jueves (5 de mayo de 2018), destacando las significativas lagunas en la protección de datos personales, más allá del reciente escándalo de Facebook.

    Solo en el primer trimestre de 2018 los investigadores de la compañía de seguridad cibernética Digital Shadows descubrieron una “montaña” de documentos personales que no están adecuadamente protegidos, datos correspondientes a 12 petabytes (una quinta parte equivale a 1000 terabytes),es decir, un volumen 4.000 veces mayor que los conocidos papeles de Panamá.

    Estos son documentos a los que todos pueden tener acceso libre si tienen una capacitación técnica mínima, dijo Rick Holland, vicepresidente de Sombras digitales. Explicó que los investigadores ni siquiera tenían que dar un código para obtenerlos, enfatizando que.“esto realmente facilita el trabajo de los ciberpiratas“.

    Tras el escándalo de Facebook y Cambridge Analytica, los usuarios de Internet de todo el mundo están preocupados por las filtraciones y la posible explotación de sus datos personales en los sitios de redes sociales, pero “no pensamos lo suficiente sobre nuestra huella dactilar digital y datos que son ya es públicamente accesible“, insiste Digital Shadows en su informe.

    Alrededor del 36% de los documentos identificados por los investigadores provienen de países de la Unión Europea. El volumen más grande para un solo país proviene de los EE. UU., con un 16%. También hay muchos documentos de Asia y Medio Oriente.

    Entre estos documentos hay aproximadamente 2,2 millones de radiografías y resonancias magnéticas, 700,000 recibos de sueldo y 60,000 declaraciones de impuestos de particulares. Para las empresas, se han encontrado muchos reclamos de patentes, diseños y detalles de los productos.

    Como señala Digital Shadows, las empresas temen a la piratería cibernética o al espionaje industrial, ignorando el hecho de que una gran cantidad de datos confidenciales ya circulan en línea. En la mayoría de los documentos, la empresa obtuvo acceso debido a la “configuración deficiente de parámetros” durante el almacenamiento.

    ——-

    Fuente del artículo: https://jaj.gr

    Primera publicación: privacy.ellak.gr

    ​https://www.pressenza.com/es/2018/05/una-montana-de-datos-personales-confidenciales-circula-libremente-en-internet/​
    Categorías: Noticias regionales

    ¿SE ACABÓ EL DERECHO INTERNACIONAL?

    Mié, 13/06/2018 - 19:38

    por Thierry Meyssan ***

    La guerra contra el Medio Oriente ampliado debería terminarse con la retirada de las fuerzas estadounidenses en los 6 próximos meses. Pero nada demuestra que la paz volverá a instalarse en cada uno de los países agredidos.

    Hoy estamos viendo lo que parece ser un intento de acabar con el derecho internacional. ¿Consolidará esto una división del mundo en dos bandos o será el inicio de un conflicto generalizado?

    ¿Están tratando las potencias occidentales de acabar con las obligaciones implícitas en el Derecho Internacional? Esa es la pregunta que planteó el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, en la Conferencia de Moscú sobre la Seguridad Internacional [1].

    Durante los últimos años, Washington ha promovido el concepto de «unilateralismo». El Derecho Internacional y las Naciones Unidas deberían ceder el paso a la fuerza de Estados Unidos.

    Esta concepción de la vida política proviene de la historia misma de Estados Unidos: los colonos que llegaban a América pretendían vivir allí a su antojo y hacer fortuna. Cada comunidad elaboraba sus propias leyes y rechazaba la intervención del gobierno central en sus asuntos locales. El presidente y el Congreso federal se encargan de la Defensa y de las Relaciones Exteriores, pero –al igual que los ciudadanos– no aceptan una autoridad superior a la suya. El presidente estadounidense Bill Clinton atacó Yugoslavia violando alegremente el Derecho Internacional. George Bush hijo hizo lo mismo contra Irak y Barack Obama también lo hizo al agredir sucesivamente Libia y Siria. Donald Trump, por su parte, nunca ha escondido su desconfianza hacia las reglas supranacionales.

    En alusión a la doctrina Cebrowski-Barnett [2], Serguei Lavrov declaró: «Tenemos claramente la impresión de que los estadounidenses tratan de mantener un estado de caos controlado en ese inmenso espacio geopolítico [el Medio Oriente], con la esperanza de utilizarlo para justificar la presencia militar de Estados Unidos en esa región sin límite de tiempo para promover su propia agenda.»

    El Reino Unido es otro país que se ha tomado libertades en materia de Derecho. El mes pasado, Londres acusó a Moscú, sin presentar la menor prueba, en el «caso Skripal» y trató de reunir una mayoría en el Asamblea General de la ONU para excluir a Rusia del Consejo de Seguridad. Por supuesto, para los anglosajones resultaría mucho más fácil reescribir unilateralmente el Derecho sin tener que tomar en cuenta las opiniones de quienes se atreven a enfrentárseles.

    En Moscú no creen que Londres haya sido capaz de emprender esa iniciativa,y consideran que sigue siendo Washington quien dirige la orquesta.

    La «globalización», o sea la «mundialización de los valores anglosajones», ha creado entre los Estados una sociedad clasista. Pero no hay que confundir este nuevo problema con la existencia del derecho de veto. Es verdad que la ONU, aunque proclama la igualdad entre los Estados –independientemente de su extensión geográfica–, reconoce en el Consejo de Seguridad 5 miembros permanentes con derecho de veto. La existencia de ese directorio, conformado por los principales vencedores de la Segunda Guerra Mundial, es necesaria para que esos mismos Estados acepten el principio mismo de un Derecho supranacional. Pero cuando ese directorio no logra pronunciarse sobre la manera de aplicar ese Derecho, la Asamblea General puede hacerlo en su lugar…al menos teóricamente ya que los Estados pequeños que se atreven a votar contra una potencia saben que van a ser objeto de represalias.

    La «mundialización de los valores anglosajones» deja de lado el honor y valoriza la ganancia, de manera que lo único que determina hoy el peso de las proposiciones de un Estado es su nivel de desarrollo económico. Pero 3 Estados han logrado en los últimos años hacer oír sus voces gracias al contenido de sus proposiciones y no en función de sus economías. Esos 3 Estados son el Irán de Mahmud Ahmadineyad (actualmente bajo detención domiciliaria en su propio país), la Venezuela de Hugo Chávez y la Santa Sede.

    La confusión engendrada por los valores anglosajones ha conducido a financiar organizaciones intergubernamentales con dinero privado. Como una cosa lleva a la otra, en la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), por ejemplo, los Estados han ido abandonando poco a poco su poder de proposición… en beneficio de los operadores privados de telecomunicaciones, reunidos en un Comité «de consulta». La «comunicación», nueva manera de llamar lo que antes se denominaba «propaganda», se impone en el campo de las relaciones internacionales. Desde el secretario de Estado estadounidense agitando ante el Consejo de Seguridad de la ONU una probeta con falso ántrax hasta el ministro británico de Exteriores mintiendo sobre el origen del novichok de Salisbury, la mentira ha sustituido al respeto, dejando espacio a la desconfianza.

    En los primeros años de su creación, la ONU trataba de prohibir la «propaganda de guerra» pero hoy en día son precisamente varios miembros permanentes del Consejo de Seguridad quienes se dedican a ese tipo de propaganda.

    Lo peor ha sido lo sucedido en 2012, cuando Washington logró imponer a uno de sus peores halcones, Jeffrey Feltman, como número 2 de la ONU [3]. Desde aquel momento, las guerras se organizan en Nueva York, precisamente en la sede de la institución que debería evitarlas.Rusia se interroga en este momento sobre la posible voluntad de las potencias occidentales de bloquear las Naciones Unidas. En ese caso, podría crear una institución alternativa pero ya no habría un foro donde los dos bloques pudieran sentarse a conversar.

    Una sociedad sin Derecho se convierte en un caos donde el hombre vuelve a ser el lobo del hombre. Exactamente de la misma manera, el mundo se convertirá en un campo de batalla si abandona el Derecho Internacional. ​


    Thierry Meyssan

    [1] «Serguei Lavrov en la 7ª Conferencia de Moscú sobre la seguridad internacional», por Serguei Lavrov, Red Voltaire, 5 de abril de 2018.

    [2] «El proyecto militar de Estados Unidos para el mundo», por Thierry Meyssan, Haïti Liberté (Haití) , Red Voltaire, 22 de agosto de 2017.

    [3] «Alemania y la ONU contra Siria», por Thierry Meyssan, Al-Watan (Siria), Red Voltaire; «ONU: Prórroga para el estadounidense Feltman como director de Asuntos Políticos», Red Voltaire, 28 de enero de 2016 y 16 de febrero de 2017.

    ​http://www.voltairenet.org/article200611.html​

     

    Categorías: Noticias regionales

    DEL APOGEO “LULISTA” A LA DESTITUCIÓN DE DILMA: EL DEVENIR NACIONAL POPULAR NEODESARROLLISTA EN BRASIL

    Mar, 12/06/2018 - 21:55


    Por Gabriel Esteban Merino ***

     En el presente artículo se analiza la articulación político-social y el esquema de poder gobernante en Brasil durante los gobiernos del Partido de los Trabajadores (pt).

    Se examina cómo la articulación nacional popular neodesarrollista, encabezada por el liderazgo de Luiz Inácio da Silva (Lula), tendrá una influencia decisiva en el Estado, en un contexto internacional favorable –creciente multipolaridad relativa, altos precios de los commodities y avance del regionalismo autónomo en la región. Desde esta posición pueden explicarse un conjunto de medidas y posicionamientos geoestratégicos. Se exponen, asimismo, las causas de la crisis de la articulación lulista y caída del gobierno del pt, especialmente en relación a dos puntos de inflexión fundamentales: la modificación del escenario internacional y la presión de las fuerzas dominantes en Estados Unidos y en el “Norte global” frente a la política exterior de Brasil, y la agudización de las contradicciones, tanto del esquema de poder en el gobierno como en el interior de la articulación nacional popular neodesarrollista, además de los casos de corrupción y de los límites de la dependencia.


    Introducción: el lulismo y el giro nacional popular en América Latina

    El gobierno de Luiz Inácio da Silva (Lula) aparece en buena parte de la literatura como expresión del “giro a la izquierda”, aunque se debate sobre las características de dicho giro. De acuerdo con las categorías de la política de la liberación (Dussel 2009), podríamos hablar de un giro popular, en tanto que lo popular es la expresión fenomenológica del pueblo, que se expresa parcialmente en algunos procesos políticos de la región, siendo el pueblo un proceso constituido a partir de la escisión de los oprimidos del bloque histórico en el poder.1 El hecho fundamental del giro posneoliberal es que un conjunto de grupos políticos y sociales que organizan a las clases populares y a sectores subor-dinados en el campo del poder pasan, de un momento de resistencia a la política neoliberal, a ser parte de la construcción de alternativas políticas (con mayor o menor protagonismo y en determinada correlación de fuerzas). De ahí su condición de populares, lo que Laclau (2005) define como populista.

    Por otro lado, y siguiendo la tesis de Emir Sader (2009), otra de las características centrales fue el rechazo al tlc y al alca, así como a la búsqueda de mayores grados de soberanía relativa desde una reivindicación de lo nacional y a partir de las propuestas de una integración regional autónoma, privilegiando la identidad latinoamericana o Nuestro Americana. En esto radica su condición de nacional y latinoamericano. En su reflexión sobre este giro político en Nuestra América, Sader observa que la nueva estrategia de la izquierda (o manifestaciones del giro popular) se caracteriza: por fomentar un proceso de desmercantilización en el acceso a bienes y servicios que se garantizan desde el Estado como derechos, por producir procesos de descentralización del Estado y empoderamiento popular, por el avance en las estatizaciones para ejercer un mayor control político de la econo-mía de los países y distribuir rentas (especialmente las grandes rentas diferenciales de los productos primarios de exportación). Pero para el sociólogo brasileño, el eje central de la división del campo político latinoamericano es la cuestión de la soberanía. Podemos dividir entre los gobiernos que poseen y/o promueven Tratados de Libre Comercio (tlc) con ee.uu., denotando a su vez un alineamiento geopolítico con los actores dominantes de este país y la agenda del capital transnacional, y aquellos que priorizan la integración regional autónoma, rechazan los tlc y cuestionan la agenda estratégica del capital transnacional. Es decir, como señala el mismo Sader y otros politólogos, el problema de la dependencia es el eje central para dividir el campo político y caracterizar al proceso posneoliberal en muchos países de la región. De hecho, dentro del giro posneoliberal, se incluyen los gobiernos de Bolivia, Ecuador y Venezuela —que convergen junto con Cuba en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (alba) y que van a encarnar con más claridad una nueva estrategia de la izquierda—, y a los gobiernos de Argentina, Brasil y Uruguay, caracterizados como gobiernos “progresistas”. Sin embargo, no formarían parte de este giro aquellos gobiernos progresistas liberales denominados como de la “Tercera vía”, quienes continúan con una agenda neoliberal, como el caso de Chile, y que no tienen como horizonte la ruptura con la condición de dependencia o, al menos, establecer mayores niveles de autonomía relativa..1 También resulta de central importancia el análisis desde la perspectiva decolonial. Véanse Mignolo y Escobar 2010.

    Este giro nacional popular posneoliberal se inicia en términos políticos institucionales a partir de 1999 con la asunción de Hugo Chávez como presidente de Venezuela, en un contexto en que en el mundo comienza a haber un proceso de resistencia a la globalización financiera neoliberal conducida por Estados Unidos, es decir, el polo de poder angloamericano y el capital financiero transnacional; por ello se inicia un proceso germinal de multipolarización relativa en detrimento del mundo unipolar de Occidente (Merino 2014, 2016). El triunfo de Luis Inácio da Silva en la elección presidencial de Brasil de 2002, luego de presentarse en tres ocasiones (1989, 1994 y 1998), forma parte estratégica del giro político en la región por el peso decisivo de Brasil en Suramérica. Lula, líder y fundador del Partido de los Trabajadores (pt) y ex dirigente gremial metalúrgico del corazón industrial de San Pablo, triunfa encabezando una articulación político-social. Por ejemplo, nombra como vicepresidente a José Alencar, del Partido Liberal, ex vice-presidente de la Confederación Nacional de la Industria y reconocido representante gremial de la burguesía industrial de Brasil. Dicha fórmula da cuenta de una articulación entre expresiones de la burguesía local y de la clase trabajadora, propia de los desarrollismos nacionalistas y/o de los nacionalismos populares de América Latina. En ese sentido, sería la estrategia neodesarrollista la que dominaría esta articulación nacional popular.

    Uno de los objetivos fundamentales del presente artículo es describir y analizar dicha articulación político-social y el esquema de poder gobernante en Brasil bajo la coalición encabezada por el pt, pues a partir de esta realidad podemos explicar algunos ejes centrales de la política económica y social, y de la geopolítica de Brasil, así como señalar las contradicciones de la estrategia neodesarrollista.2 La hipótesis es la siguiente: dentro de un esquema de poder con factores estructurales limitantes, la articulación nacional popular neodesarrollista tendrá una influencia decisiva en el Estado, en un contexto internacional favorable –creciente multipolaridad relativa, altos precios de los commodities y avance del regionalismo autónomo en la región—, lo que explica un conjunto de medidas y posicionamientos que forman parte del giro político popular de buena parte de la región. El otro objetivo del artículo es analizar la crisis y caída del gobierno del pt, en relación con lo que explica su auge. Hay dos puntos de inflexión a considerar: a) la modificación del escenario internacional, producto de la caída del precio de los commodities, y la presión de las fuerzas dominantes en Estados Unidos y en el “Norte global” frente a la política exterior de Brasil; y b) la agudización de las contradicciones, tanto del esquema de poder en el gobierno, como en el interior de la articulación nacional popular neodesarrollista en torno al rumbo político, económico y geopolítico del gobierno, en el marco de los escándalos de corrupción del “Lava Jato” y el “Petrolao”..2 Una visión crítica de los conceptos utilizados en el presente trabajo se encuentra enRodrigo Castelo (2013). En ella se define al “lulismo” como un “social-liberalismo” y al neodesarrollismo como una “supuesta” alternativa al neoliberalismo, que nace de las propias clases dominantes frente a la crisis de la hegemonía neoliberal. Otros autores definen al modelo brasileño durante los gobiernos del pt como un social-desarrollismo. Véase Bastos 2012: 779-810.

    Lulismo,3 articulación político-social y esquema de poder

    El pt es el instrumento político en el cual confluyen un conjunto de organizaciones de las clases populares y grupos subordinados en el campo de poder. El núcleo del pt proviene de los sindicatos obreros de la Conferencia de las Clases Trabajadoras (Conclat), de la que luego surge la Central Única de los Trabajadores (cut).4 Allí se destacaría Lula como dirigente obrero metalúrgico. Un segundo componente del pt son las agrupaciones de izquierda, diversos agrupamientos trotskistas y socialistas democráticos, con especial presencia en clases medias. Otro de los sectores que tendrían gran influencia son las organizaciones religiosas, entre ellas la Teología de la Liberación y las Comunidades Eclesiásticas de Base, que impregnarían al partido de un humanismo socialcristiano muy significativo en las clases populares. Por último, se encuentra el sector campesino, organizado de forma destacada por el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (mst), que mantuvo históricamente una relación contradictoria con el pt, pero que sin duda contribuyó e influyó en su desarrollo..3 Por lulismo entendemos la identidad política que asume la articulación político-social nacional-popular neodesarrollista en Brasil..4 La cut fue fundada en San Pablo en 1983, dos años antes de la recuperación del régimen democrático, con el protagonismo de los trabajadores metalúrgicos del núcleo industrial de San Pablo que desde los años setenta venían realizando contundentes luchas gremiales. Las luchas gremiales eran masivas a pesar de un contexto de importante crecimiento industrial puesto que, a partir del golpe de estado, entre los años 1964-1974, el salario mínimo se redujo más del 50% y el conjunto de los salarios sufrieron fuertes contracciones, asegurando una situación de súper-explotación de los trabajadores brasileros para posibilitar el desarrollo capitalista dependiente. Véase Marini 2008.

    Consecuente con la heterogeneidad de su origen, el pt presenta una profunda heterogeneidad de tendencias ideológicas, las cuales confluyen en torno a un programa político desde el cual se enfrentó al neoliberalismo. Allí encontramos el nacionalismo de izquierda latinoamericano, las tradiciones marxistas de las izquierdas clásicas y del socialismo democrático, el socialcristianismo popular, la socialdemocracia y el liberalismo social. El pt fundó en los noventa, junto con el Partido Comunista Cubano, el Foro de San Pablo, que se convirtió en la plataforma de articulación de los partidos políticos de la izquierda latinoamericana (Frente Amplio de Uruguay, Partido Comunista de Brasil y de otros países, etc.) y de los movimientos político-sociales populares, muchos de los cuales serían protagonistas principales del giro político popular y anti-neoliberal del siglo xxi.

    El pt, como partido popular, va construyendo, a partir de la figura de Lula, el fenómeno denominado “lulismo”, que representa el liderazgo carismático de un movimiento. Cuando Lula llega a la presidencia este elemento se potenciará enormemente. Lula representa simbólicamente dos componentes fundamentales de las clases populares brasileras. Por un lado, al proletariado industrial urbano del núcleo económico del país, que en buena medida está organizado sindicalmente. Por otro lado, lo que algunos llaman “sub-proletariado” o también podemos caracterizar como trabajadores pobres, sumergidos en la economía informal de baja productividad, que predomina especialmente en el nordeste del país. Según André Singer (2012), el desafío histórico del proletariado brasileño siempre fue el de establecer una alianza con el sub-proletariado, que impida a las clases dominantes utilizar dicha fractura para debilitar a las clases populares y que posibilite la formación de un movimiento de mayoría nacional bajo su liderazgo. Para Singer, el lulismo en el gobierno no hizo realidad ese sueño, al optar por el reformismo débil y alejarse de la agenda del reformismo fuerte del pt. Sin embargo, esta aseveración debe matizarse, pues debe atenderse a la discusión de si contaba con la fuerza para hacerlo, entendiendo que en el Congreso nacional hubo siempre una mayoría de “derecha” y “centro-derecha”. Además de que las políticas de gobierno, de llevar al “subproletariado” al interior del “proletariado”, disminuyeron el ejército industrial de reserva, mejorando las condiciones de negociación y lucha de los trabajadores; así, el lulismo constituye un liderazgo carismático en el que esos dos componentes se encuentran expresados. Este apoyo fue fundamental, aunque en gran medida no fuera activo, para entender el proceso político de Brasil a partir de 2003.

    El desarrollo de los brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) —en parte como consecuencia la transnacionalización del capital y el traslado de la producción industrial de media y baja complejidad a dichos países de importante población en busca de bajos salarios a partir de los años setenta y ochenta— contribuyó a un poderoso crecimiento de los trabajadores asalariados en dichos países. Esto tuvo implicaciones en cuanto a las luchas económicas que se desarrollaron y a las regulaciones que se establecieron sobre las condiciones de producción y reproducción de los trabajadores. Además de la tendencia global, una cuestión insoslayable es que en estos países, denominados como economías emergentes, a partir del siglo xxi (salvo China, que es un caso aparte), se desarrollaron fuerzas nacionales que propugnaron por la construcción de un bloque de poder para ganar grados de soberanía, impulsar procesos de industrialización más autónomos, desarrollar tecnología propia, reforzar la identidad nacional, aumentar la intervención y la fortaleza del Estado (nacional o nacio-nal-continental) e impulsar la integración en sus regiones. El lulismo es también, en ese orden, una determinada forma política en que buena parte de las clases populares brasileras enfrentan, desde un país dependiente y a la vez parte de los brics, los desafíos del capitalismo financiero transnacional del siglo xxi.

    El lulismo puede entenderse, en su origen, como una estrategia de poder de los trabajadores organizados del núcleo paulista; es decir, un salto a la “política” del movimiento obrero organizado del núcleo industrial del país, en pleno ascenso de las luchas gremiales y político gremiales. Un salto que, como observa Antonio Gramsci (2008: 59-60), se plantea la unidad de los fines económicos y políticos, estableciendo las luchas sobre un plano universal (más allá de lo corporativo), para construir una nueva hegemonía a partir de la articulación de un conjunto de grupos político-sociales. En esa construcción histórica, asentada sobre el liderazgo carismático de Lula y en el lulismo como identidad significante, se articulan sindicatos del movimiento obrero organizado, trabajadores pobres no organizados que ven en Lula la imagen de la movilidad social ascendente, sectores de la burguesía local necesitada de proteccionismo y políticas estatales, cuadros desarrollistas de las fuerzas armadas y la administración pública, clases medias organizadas en las universidades por el movimiento estudiantil y sectores de la intelectualidad progresista, nacionalista y/o de izquierda. Ello amplía a la vez que matiza sus características de origen, autonomizando al lulismo de su núcleo fundacional. A pesar de la desmovilización y la pasividad de las organizaciones políticas y sociales populares con que se acusa al lulismo una vez en el gobierno, sus características de origen y su liderazgo carismático quedan como marcas indelebles, aun en su devenir moderado.

    El lulismo articula las demandas de buena parte de la burguesía local brasilera. Es decir, como lo plantea Bresser-Pereira (2013: 21-29), para Lula es fundamental asociarse a los sectores más “progresistas” de la burguesía local, específicamente por los capitales industriales golpeados durante la etapa neoliberal y por el dominio del capital financiero. El impacto de la política económica neoliberal sobre la burguesía local, cuyas consecuencias negativas se agudizan con la crisis iniciada en el sudeste asiático, genera un retorno progresivo a ciertos postulados nacional desarrollistas. La relación de dependencia profundiza en la crisis la extracción del plusvalor transferido desde el capital local al capital global y el retroceso de las fracciones de capital local centrado en la industria en la estructura económica (Merino 2014 b: 22-45). En este escenario, como indica Bresser-Pereira, a partir de fines de los noventa, la Federación de Industriales de San Pablo (fiesp), el Instituto de Estudios para el Desarrollo Industrial (iedi) y la Confederación Nacional de la Industria comenzaron a cambiar sus posturas, lo cual termina por consolidarse con el triunfo de Paulo Skaf en 2004 para la presidencia de la fiesp. Con el objetivo de liderar un nuevo pacto nacional popular con la burguesía local (que ya se expresaba en la fórmula electoral), Lula creó un órgano formal en el Estado, el Consejo de Desarrollo Económico y Social de la presidencia, conformado por líderes empresariales, obreros, cuadros estatales y referentes intelectuales. Progresivamente, esta línea ligada al empresariado industrial local fue ganando influencia en el Estado a través de representantes del neodesarrollismo nacional, tal como la propia Dilma Rousseff (jefe de Gabinete a partir del 21 de junio de 2005, antes fue ministra de Minas y Energía) o Luciano Coutinho (presidente del poderoso Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social —bndes— a partir del 1 de mayo de 2007). Y es este sector el que teñirá dominantemente el programa del lulismo.

    Pero el lulismo en el gobierno va más allá de esa articulación, y da cuenta de una relación de fuerzas que se expresa en un esquema de poder compartido. En 2003 Lula asume el gobierno con un gabinete muy diverso y complejo. Allí encontramos referentes del Partido Liberal, del Partido Democrático Trabalhista, del Partido Socialista Brasileño, del Partido Verde, del Partido Comunista de Brasil, del Partido Trabalhista Brasilero y del Partido Popular Socialista. Además, se estableció en principio una alianza parlamentaria con el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (pmdb), que había formado gobierno con Fernando Enrique Cardoso y contra el cual la alianza formada por el pt se enfrentó en las elecciones de 2002. La mayor parte de estas alianzas, que permitió al pt llegar al gobierno y tener gobernabilidad mediante el apoyo parlamentario a las iniciativas del ejecutivo, supuso un desplazamiento a la “derecha” en relación al pro-grama histórico del pt. También dio lugar a concesiones para conseguir voluntades en el parlamento en donde el pt era claramente minoritario.5

    El esquema de poder de gobierno incluyó la designación como presidente del Banco Central a un ex funcionario del Banco de Boston, Henri-que de Campos Meirelles, un cuadro de las redes financieras globales y de ideología neoliberal. De acuerdo con lo expuesto, podemos observar que desde 2001 hasta 2008-2010 se establecieron esquemas de poder en los llamados países emergentes, donde las fuerzas globalistas liberales mantuvieron alianzas tácticas con las fuerzas nacionales populares. Tenían en común cierto apoyo a una política neokeynesiana de estímulo a la demanda (como solución a los problemas de realización del capital global), una agenda liberal-progresista en cuanto a ciertos derechos civiles y su oposición a las fuerzas neoconservadoras. Este esquema comienza a ponerse en crisis a partir de 2010..5 Un episodio histórico importante, que evidencia este desplazamiento para poder vencer en las elecciones de 2002, fue la “Carta ao Povo Brasileiro” de Lula, cuando era candidato. Fue considerada un gesto para el poder financiero, que aseguraba que no se iban a producir grandes rupturas económicas. La carta en: http://www1.folha.uol. com.br/folha/Brasil/ult96u33908.shtml

    En resumen, con el lulismo una heterogeneidad pluriclasista y contradictoria ocupa el gobierno del Estado: la burguesía industrial local, el capital financiero transnacional y multinacional, la burguesía agraria y grandes terratenientes, representantes del movimiento obrero organizado, intelectuales del Movimiento Sin Tierra (mst), representantes de grupos étnicos y de género, etc. Según Werneck Vianna (2007), ello da lugar a un gobierno de compromiso que abriga fuerzas sociales contradictorias entre sí, un nuevo “Estado Novo”. Ello es cierto en tanto que es un Estado en transición, en donde al cambiar la correlación de fuerzas a partir del triunfo del pt en 2002 no se produce un desplazamiento del Estado de los actores dominantes representados anteriormente por el psdb, sino que se incorporan los que antes se encontraban excluidos y se modifican las proporciones de influencia. A partir de 2006 esta situación comienza a modificarse ganando lugar en el Estado la articulación nacional popular neodesarrollista.


    Lulismo y geopolítica

    A partir de 1999, en el auge de la “belle époque” neoliberal, comienzan a manifestarse las primeras fisuras del sistema internacional unipolar con hegemonía en Estados Unidos y el polo de poder angloamericano, las cuales van a devenir en una multipolaridad relativa creciente. Además de la crisis de Brasil, en ese año América Latina ocupa un lugar en el escenario mundial con la llegada al poder de Hugo Chávez en Venezuela, lo que produce la primera grieta para el proyecto neoliberal y el consenso de Washington en la región, más allá de Cuba. En este escenario de inicio de la crisis del orden mundial, en América Latina se posicionan las fuerzas que propugnan un regionalismo autónomo –que cuestiona el papel de periferia en el orden mundial e intenta establecer estrategias de desarrollo endógeno para colocar a la región como bloque de poder en un escenario multipolar— en detrimento de un regionalismo abierto/liberal –que no cuestiona el lugar de periferia y el papel en la división internacional del trabajo, busca estrategias de adaptación al capitalismo mundial, plantea una alianza estratégica con Estados Unidos y, en términos más amplios, con “Occidente”, y está centrado en la integración de las cadenas globales de valor dominadas por el capital transnacional.6

    Como parte de este giro hacia el regionalismo autónomo, Brasil, durante el gobierno de la alianza encabezada por el pt, va a ser un actor geopolítico clave para el cambio de rumbo de buena parte de América Latina, abandonando el rol de aliado del imperialismo de los Estados Unidos que desplegó a partir del golpe de 1964, aunque con interregnos más nacionalistas durante algunos periodos, como entre 1974-1979 (Marini 2008). Así, bajo los gobiernos del pt, Brasil: a) priorizó la transformación del Mercado Común de Sur (Mercosur) como bloque regional y desde allí buscaron la integración de Suramérica como pilar fundamental de la política exterior, que se cristalizaría en la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur); b) fue parte del eje regional que dijo no al alca en la cumbre de las Américas de 2005, junto con los países del Mercosur más Venezuela, lo que constituyó una enorme derrota regional para el régimen de Estados Unidos; c) fue un actor principal del espacio de articulación del brics que en la ciudad brasilera de Fortaleza, durante una cumbre en 2014, lanzó una nueva arquitectura financiera internacional paralela a la de las potencias capitalistas del norte global (fmi, Banco Mundial); d) reclamó por un lugar permanente en el Consejo de Seguridad de la onu integrado por cinco miembros (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China); e) cuestionó el bloqueo norteamericano a Cuba y fue protagonista en la construcción del puerto de Mariel y de una zona económica especial en dicho país; f ) impulsó un acuerdo con Irán y Turquía sobre el plan nuclear iraní, participando como potencia mundial en uno de los conflictos euroasiáticos más sensibles; g) fue un miembro activo del g-20, en donde propugnó para que se expresara institucionalmente la creciente multipolaridad relativa de la distribución global del poder frente al unipolarismo angloamericano y de sus aliados del norte global. Además, durante los gobiernos del pt, se incrementó varias veces el presupuesto militar, superando los 31 000 millones de dólares en 2013, lo que consolidó un presupuesto mayor al conjunto del resto de los países suramericanos sumados. Este aumento estuvo asociado a la defensa de recursos naturales y de las fronteras, y al desarrollo del complejo industrial-militar desde una mirada nacionalista..6 Desde otra conceptualización, aunque con un corte parecido, Alves Teixeira y Desi-derá Neto consideran que la nueva ola de integración regional en el presente siglo recupera las viejas ideas desarrollistas “cepalinas” de los años sesenta, en oposición a un regionalismo liberal y al revisionismo “cepalino” de los años noventa, expresado en el concepto de regionalismo abierto. Véase Alves Teixeira y Desiderá Neto 2012: 11-36.

    Durante los gobiernos del pt, se destaca la importancia estratégica de Suramérica en la política exterior y se señala la necesidad de avanzar en la construcción de un bloque de poder regional. Más allá de que ello cuente con un conjunto de contradicciones en la práctica, como la falta de apoyo al Banco del Sur, así lo destaca el propio Lula cuando se formalizó la Unasur el 23 de mayo de 2008 en Brasilia: “América del Sur unida moverá el tablero de poder del mundo”. Para sectores del pensamiento estratégico local con influencia en los gobiernos del giro popular posneo-liberal, Suramérica es el territorio básico para el desarrollo de un “Estado continental”, cuyo núcleo es el Mercosur a partir de la alianza de Brasil y Argentina, y la integración estratégica de la Cuenca del Plata (Methol 2013). Junto a la Unasur se crearon el Consejo Suramericano de Defensa (csd), el Centro de Estudios Estratégicos de la Defensa del csd, los acuerdos de constitución del Banco del Sur, y se proyectó un conjunto de ejes de desarrollo de la infraestructura para la integración (Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana-iirsa) y otras ideas que quedaron sólo en proclamas, como el anillo energético. Desde la Unasur, Brasil, durante los gobiernos del pt, se opuso a los golpes para desplazar con gobiernos nacional-populares y reimplantar el dominio de poderes alineados con las fuerzas dominantes del polo angloamericano. En este sentido, el gobierno de Lula marcó su oposición a la destitución de Manuel Zelaya en Honduras, a los intentos de balcanización de Bolivia y a la masacre de Pando en dicho país, al golpe institucional contra Fernando Lugo en Paraguay, etc. Brasil pasó de una política subimperialista en alianza con Estados Unidos, donde tenía el papel de regente regional con ciertas libertades y márgenes de acción, a los intentos de construcción de un bloque regional para avanzar en grados de soberanía relativa, en alianza con las fuerzas multipolares a nivel internacional.


    Lulismo, neodesarrollo y políticas del pt

    Para caracterizar al lulismo en el gobierno debe distinguirse el cambio que se da a partir de 2006, cuando se pasó de una combinación de políticas neoliberales en lo macroeconómico mezcladas con políticas de inclusión social, a introducir un conjunto de políticas macroeconómicas que son consideradas dentro de lo que algunos autores definen como neodesarrollismo (Bresser-Pereira 2007; Siscú, Paula y Michel 2007).7 Tanto el Ministerio de Hacienda como el Banco Central continuarían durante el primer gobierno de Lula siendo conducidos por economistas oriundos del capital financiero transnacional que tenían como pilares de la política económica: 1) altas tasas de interés, 2) un tipo de cambio sobrevaluado, 3) una política monetarista centrada en las metas de inflación. Pero, como analizan Morais y Saad-Filho (2005), a partir de 2006, el gobierno de Lula, además de profundizar una política social inclusiva, comenzó a adoptar nuevas iniciativas y políticas de características neodesarrollistas que se mezclan con las políticas macroeconómicas neoliberales (las tres primeras mencionadas), estableciéndose una política económica híbrida. Morais y Saad-Filho (2011), retomando los desarrollos de Siscú, Paula y Michel (2007) y de Bresser-Pereira (2007), observan que el neodesarrollismo tiene dos fuentes teóricas: la primera viene de Keynes y de postkeyneianos y neokeynesianos contemporáneos como P. Davidson y J. Stiglitz respectivamente, y se inspira en el concepto de complementariedad entre el Estado y el mercado; mientras que la segunda fuente viene del neoestructuralismo cepalino, interpretado por Fernando Fajnzylber, Luiz Carlos Bresser-Pereira y Yoshiaki Nakano, que pone el énfasis en la competitividad internacional a través de la incorporación del progreso técnico, junto con la necesidad de equidad social para el desarrollo. El neodesarrollismo puede sintetizarse en cuatro tesis: (1) no hay mercado fuerte sin Estado fuerte; (2) no habrá crecimiento sostenido a tasas elevadas sin el fortalecimiento de esas dos instituciones y sin la implementación de políticas económicas adecuadas; (3) mercado y Estado fuertes solamente podrán ser construidos por una estrategia nacional de desarrollo; (4) no es posible atender el objetivo de reducción de la desigualdad social sin el crecimiento a tasas elevadas y continuas (Siscú, Paula y Michel 2007: 509)..7 Cabe destacar que el propio Bresser-Pereira es ahora muy cauteloso en clasificar la experiencia de los gobiernos del pt como un neodesarrollismo en la región. Igual-mente, la profundización sobre dicho concepto aquí utilizado y su pertinencia se encuentra en Merino 2015.

    Desde la perspectiva neodesarrollista se hace hincapié en la estabilidad macroeconómica, además del empleo y el crecimiento en el marco capitalista. Eso implica la regulación estatal de las tasas de interés, el tipo de cambio y los salarios, así como también la reducción de la vulnerabilidad externa para defender la economía de los choques externos y de la volatilidad de los flujos de capitales mediante un tipo de cambio administrado y la imposición de controles de capitales en caso de ser necesario. Bresser-Pereira (2007) plantea que el neodesarrollismo constituye un tercer discurso, en tanto estrategia nacional de desarrollo alternativa al “populismo” latinoamericano –criticando su exceso de intervencionismo estatal, proteccionismo, distribucionismo y la industrialización por sustitución de importaciones—, y a la ortodoxia del consenso de Washington. Para dicho autor, el neodesarrollismo recupera la idea de nación, reafirmando la importancia de la dimensión política del Estado-nación al mismo tiempo que delinea a América Latina como territorio geopolítico de aplicación. Así pues, para estos autores, la globalización constituye un proyecto de desintegración nacional, de debilitamiento intelectual, económico y cultural, de subordinación en el escenario global. De cierta forma, el neode-sarrollismo en su versión más nacionalista pretende constituirse en una estrategia de desarrollo capitalista para salir de la condición de periferia dependiente a través del impulso de un “capitalismo nacional”.

    Según Nelson Barbosa y José Antonio Pereira de Souza este cambio en la política macroeconómica se resume en “(1) la adopción de medidas temporarias de estímulo fiscal y monetario para acelerar el crecimiento y elevar el potencial productivo de la economía; (2) la aceleración del desarrollo social por intermedio del aumento de las transferencias de renta y la elevación del salario mínimo; y (3) el aumento de la inversión pública y la recuperación del papel del Estado en el planeamiento de largo plazo” (2010: 69-70). A ello le debemos agregar un cuarto punto: “el apoyo a la formación de las grandes empresas brasileras, transformándolas en agentes competitivos frente a las multinacionales tanto en el mercado interno como en el mercado internacional, a través de créditos y otros incentivos regulatorios para adquisiciones y fusiones, y también a través del apoyo diplomático, en especial las relaciones Sur-Sur” (Morais y Saad-Filho 2005: 520). Un dato que refleja en parte este último punto es que el crédito de los bancos estatales creció de 9.8% al 19.5% del pib entre 2003 y 2010, gran parte del cual fue a financiar a la burguesía local. En este sentido, tanto en Brasil como en Argentina la visión neodesarrollista emerge a partir de las consecuencias catastróficas del proyecto neoliberal, que desembocan en la crisis de 1999 en Brasil y en 2001 en la Argentina, impulsada en la práctica por las demandas de las burguesías locales afectadas por el proceso de expansión del capital transnacional del norte global y la política neoliberal.

    En el marco neodesarrollista que describimos, se dio además un conjunto de políticas de inclusión impulsadas que no acabaron con las principales grietas sociales pero claramente favorecieron la disminución de la desigualdad, respondiendo a las demandas de las clases populares. Esto se observa con la reducción del índice de Gini 0.58 en 2002 a 0.53 en 2010 y con el hecho de que el ingreso del 10% más pobre creció 456% más que el del 10% más rico. La cepal registra que en el año 2000 el 10% más rico se apropiaba del 47% del ingreso nacional, mientras que el 10% más pobre se quedaba con el 0.5%. Para 2009, el 10% más rico se había quedado con el 43% de la riqueza nacional, según los ingresos del hogar per cápita, mientras que la proporción del 10% más pobre había subido a 1%, es decir, se había duplicado (Singer 2012). La disminución de la desigualdad se produce aun en el devenir de lo que Singer denomina un “reformismo débil”, que abandona el programa histórico del pt. En este sentido, las condiciones para el combate de la pobreza y la desigualdad vendrían de la neutralización del capital por medio de concesiones y no de la confrontación con las clases dominantes (por lo que no hubo auto-organización de las clases populares), a través de la transferencia de ingresos para los más pobres, la ampliación del crédito, la valorización del salario mínimo y el aumento del empleo formal. El aumento del salario mínimo en un 70% se hizo en diez años, es decir, de forma paulatina. Al tomar de las propuestas originales del pt (programa 1994) aquello que no implicaba enfrentar al capital (como la tributación de fortunas, la revisión de las privatizaciones, la reducción de la jornada de trabajo) el lulismo en el gobierno avanzó.

    Los dos primeros gobiernos de Lula desarrollan diferentes políticas públicas, que podemos diferenciar de acuerdo con la conceptualización de Luis Reygadas y Fernando Filgueira (2011) en populistas radicales, social-demócratas y liberales: 1) Como populistas radicales —que destacan la igualdad de resultados y promueven campañas sociales, redistribución de riquezas y fuerte intervención del Estado en la economía— se destacan la redistribución de tierras y la valorización del salario mínimo; 2) como socialdemócratas —que hacen énfasis en la igualdad de capacidades e impulsan derechos universales, reformas tributarias y programas de promoción al desarrollo— se destacan el pac (Programa de aceleración del crecimiento), el Consejo de Desarrollo Económico y Social, la Parcerías Público-Privadas (ppp), y los Programas de microcréditos y de micro desarrollo; 3) como liberales –que ponen en el centro la igualdad de oportunidades e incluye programas de transferencias condicionadas y formación de cuasi mercados de servicios públicos— se destacan el programa ProUni (en tanto voucher educativo que no es universal), la reforma de régimen de jubilaciones, y los programas Bolsa Familia y Hambre Cero que transfieren ingresos a la población pobre e indigente. Este conjunto de políticas, desde una concepción ecléctica, fue central para explicar la disminución de la pobreza y la desigualdad y articular demandas, dando una respuesta efectiva a la crisis de incorporación de las mayorías populares, lo que se tradujo en legitimidad política.

    En relación con la política neodesarrollista que describíamos con anterioridad podríamos señalar, entre las medidas mencionadas, el Programa de Aceleración del Crecimiento (pac) lanzado en enero de 2007, que tuvo como objetivos acelerar el crecimiento económico, aumentar el empleo y mejorar las condiciones de vida de la población brasileña. El programa consistió en un conjunto de medidas destinadas a incentivar la inversión privada, aumentar la inversión pública en infraestructura y remover obstáculos —burocráticos, administrativos, normativos, jurídicos y legislativos— al crecimiento. El pac vuelve a colocar en escena a un Estado interventor e inductor, que orienta las actividades de las empresas para el mercado interno e impulsa el desarrollo económico.8 También se debe hacer hincapié en otra política que tiene una clara característica nacional popular neodesarrollista y refiere a la mayor empresa del Brasil, Petrobras. Tanto el ex presidente “Lula” da Silva como la presidenta Dilma Rousseff hicieron de la petrolera un núcleo estratégico para el desarrollo nacional —“el futuro de Brasil”— tras el descubrimiento de nuevos yacimientos en 2006 en el presal del océano Atlántico, que equivalen al total del petróleo producido por Petrobras desde su creación en 1953 (15 000 millones de barriles). Ello abrió la posibilidad de superar la dependencia energética que siempre fue en Brasil un factor de restricción externa. Por otro lado, con la modificación del marco regulatorio de los hidrocarburos, que supuso una parcial reestatización de los recursos hidrocarburíferos, Petrobras —junto con el Banco Nacional de desarrollo (bndes), la estatal Eletrobras y su subsidiaria Eletronuclear, etc.— se constituyó en uno de los espacios estratégicos en los cuales se anudó el entramado de poder del proyecto neodesarrollista nacional popular y, como define Romano Schutte, en el centro de la política industrial (Romano 2013). Este núcleo está conformado por un sector de la fracción de grupos económicos locales-regionales y sectores del pequeño y mediano empresariado nacional; cuadros políticos y estratégicos de tradición nacional desarrollista; sectores nacionalistas de las fuerzas armadas y de la producción industrial-militar; las fuerzas populares organizadas en las centrales de trabajadores y movimientos y organizaciones sociales, fuerzas políticas de izquierda y algunos partidos políticos aliados..8 Un programa muy importante, dentro del pac, fue “Minha Casa, Minha Vida”, que impulsó la construcción y financió el acceso a la vivienda de personas muy pobres.

    El cambio regulatorio aprobado en 2010 implicó un aumento de la renta petrolera capturada por el Estado y un aumento del control estatal de Petrobras (el paquete accionario en manos del Estado pasó del 39.8% al 48.3%). También implicó hacer de Petrobras y la riqueza del presal una herramienta fundamental del desarrollo en varios sentidos: a través de la inversión en educación y en investigación y desarrollo, mediante la producción de componentes y tecnologías fundamentales de explotación, con el impulso directo e indirecto de industrias estratégicas (industria naval, nuclear, nanotecnología y nuevos materiales) y con un enorme plan de inversiones y de desarrollo del cual participa la burguesía local. En el caso de la industria naval ya se observaba un fuerte crecimiento incluso antes del cambio regulatorio: de 1 900 trabajadores directos en el año 2000 pasó a emplear 80 000 en 2010.

    El cambio regulatorio de 2010 implicó un retroceso de los intereses financieros y petroleros transnacionales, tanto en la puja por la apropiación de la renta petrolera como en la apropiación del recurso. Además, dicha renta fue invertida en el desarrollo de una empresa y de un complejo industrial que significa una competencia internacional (por lo menos de escala regional) para dichas transnacionales. Por otra parte, los fondos destinados a investigación y desarrollo aumentaron de 264 millones de reales en 2002 y 617 millones de reales en 2007, a más de 1 000 millones de reales en 2011 (más de 500 millones de dólares), de los cuales 96% provinieron de Petrobras. Brasil se convirtió en el único país de Latinoamérica que supera el 1% del pib en inversión en investigación y desarrollo (1.21% en 2013 según datos del Banco Mundial) seguido de lejos por Argentina con un 0.65% (2013).


    Hacia la crisis del lulismo y la caída de Dilma

    Rousseff: nuevo contexto geopolítico y económico

    El influyente geoestratega norteamericano Henry Kissinger es el autor de la frase “hacia donde se incline Brasil se va a inclinar América Latina”. Brasil no es sólo un pivote geopolítico de la región sino que en los últimos años, en plena crisis mundial y con la emergencia de un mundo multi-polar, se convirtió en un actor geoestratégico bajo cuatro condiciones: 1) en la medida en que avanzó a partir de 2002 una articulación de fuerzas nacional popular desarrollista, 2) en la medida en que mantiene un alto crecimiento económico,9 3) en la medida en que pudo constituirse en un actor estratégico de una América del Sur con una mayor influencia del regionalismo autónomo, 4) en la medida en que se desarrolla una alianza mundial con los poderes emergentes de la nueva multipolaridad. Pero hacia 2014 estas condiciones manifiestan un debilitamiento.

    A partir de 2011 el avance de un bloque latinoamericano con autonomía relativa, aliado a los bloques emergentes y expandiéndose desde el Mercosur (y el alba) hacia la Unasur y la celac, resulta una amenaza para las fuerzas dominantes del polo angloamericano. En este sentido, podemos citar una pequeña parte del Informe sobre Amenazas Globales de los Estados Unidos, publicado en febrero de 2011 referida a los procesos de integración latinoamericanos: Si a fines de los noventa Brasil tenía un pbi similar al de México, para 2013 lo había superado en un 50%. Véase Merino 2017.

    Los esfuerzos regionales que reducen la influencia de ee.uu. están ganando algo de tracción. Se planifica la creación de una comunidad de América Latina y el Caribe, prevista para inaugurarse en Caracas en julio, que excluye a ee.uu. y a Canadá. Organizaciones como la Unión de Naciones del Sur de América (unasur) están asumiendo problemas que fueron del ámbito de la oea […] El éxito económico de Brasil y la estabilidad política lo han puesto en la senda del liderazgo regional. Brasilia es probable que continúe usando esa influencia para enfatizar unasur como el primer nivel de seguridad y mecanismo de resolución de conflictos en la región, a expensas de la oea y de la cooperación bilateral con los Estados Unidos. También se encargará de aprovechar la organización para presentar un frente común contra Washington en asuntos políticos y de seguridad regionales (Clapper 2011).10

    Como expresión de esta disputa, los países con gobiernos más afines a las fuerzas dominantes en Estados Unidos y quienes ya tenían además un Tratado de Libre Comercio con dicho país (México, Perú, Colombia y Chile) constituyen la Alianza del Pacífico (ap) en 2011. La AP rescata los pilares del regionalismo abierto, posicionándose a favor de una mayor cercanía geopolítica con Estados Unidos en particular y “Occidente” en general; se basa en la llamada libertad de comercio (libre movilidad de capitales, mercancías e información); la atracción de las inversiones extranjeras y regulaciones favorables al capital financiero transnacional (cesión de soberanía jurídica en tribunales internacionales, flexibilización laboral, legislación de propiedad intelectual a pedido de las trasnacionales, etc.); la especialización en la explotación de las ventajas comparativas estáticas; y el desarrollo puesto en relación a la integración en el capitalismo global del siglo xxi.11 A su vez, en este escenario de tensiones crecientes, en 2013 se produce una ruptura entre el gobierno de Dilma Rousseff y el de Estados Unidos por las filtraciones que realiza el ex empleado de la Agencia Central de Inteligencia (cia), Edward Snowden, en las cuales se detallan las escuchas de los servicios de inteligencia sobre Dilma Rousseff y sobre Petrobras..10 Este aspecto es trabajado en profundidad por Regueiro 2014..11 Señalando claramente la diferencia de la ap con el regionalismo autónomo, en un dossier sobre el tema publicado por el Financial Times (2 de abril, 2014), se afirma que este nuevo bloque “abre las puertas para los negocios en la región” y resalta posi-tivamente que, a diferencia del Mercosur, esta es una alianza económica y no política, algo que también señalan los líderes políticos de la AP. En dicho dossier, Barbara Kotschwar afirma que “si el Mercosur representa el socialismo del siglo xxi, la Alianza Pacífico representa el capitalismo del siglo xxi”.

    La cumbre de los brics en Fortaleza, Brasil, realizada en el mes de julio de 2014, intentó producir un contrapeso en este escenario. Los cinco países que conforman los brics (con la presencia de los socios de Unasur) profundizaron las alianzas de las fuerzas multipolares, lo que se tradujo, entre otras cuestiones, en la creación de un Nuevo Banco de Desarrollo con 50 000 millones de dólares y de un Acuerdo de Reservas de Contingencias por 100 000 millones de dólares. Ambas propuestas significaban la puesta en marcha de una arquitectura financiera paralela, desafiando a las fuerzas dominantes del capitalismo financiero global y el dominio del polo angloamericano, en un contexto de agudización de los enfrentamientos mundiales después del conflicto en Ucrania. Este último conflicto, que explotó entre fines de 2013 y abril de 2014, produjo un cambio cualitativo en términos geopolíticos: los enfrentamientos entre las fuerzas multipolares emergentes (principalmente China y Rusia, pero también el incipiente bloque latinoamericano entre otros actores) contra las fuerzas unipolares angloamericanas (junto con el llamado “Occidente” expresado por la otan) pasaron a ser directos y en territorios centrales de disputa, como la propia Ucrania y el Mar de China (Merino 2016). A partir de esos acontecimientos se habla de una “nueva guerra fría” por parte de importantes sectores de la prensa del establishment occidental, o de una guerra mundial fragmentada según el Papa Francisco (Merino y Rang 2016). Todos los territorios, en mayor o menor medida, están en disputa por los distintos polos y bloques de poder. Y Brasil, como toda Latinoamérica, es uno de los territorios centrales de la disputa global. En este contexto, con muchos países de los bloques emergentes ahogados por las sanciones económicas y las presiones financieras y geopolíticas, se comprende el significado de la cumbre de Fortaleza.

    Las presiones geopolíticas, el desarrollo de la Alianza del Pacífico, la agudización de las tensiones globales y la situación del “Petrolao” (junto con otras cuestiones que veremos a continuación) volvieron a fortalecer en Brasil las posiciones en favor del regionalismo abierto, el aumento del control privado de Petrobras y de la renta petrolera con la incorporación de las petroleras transnacionales. Ello afecta la estrategia del regionalismo autónomo e impacta sobre el esquema de poder en que se sostenía el pt, lo que se pone en evidencia con claridad cuando Michel Temer, el vice-presidente de Dilma Rousseff que asumió como presidente luego de la maniobra de desplazamiento de la mandataria del pt en agosto de 2016, se pronunció con celeridad a través de su nuevo canciller por el acercamiento a la ap, la agenda de reformas neoliberales, el alineamiento con Estados Unidos (con quien además firmó acuerdos de cooperación militar y ejercicios conjuntos) y un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea.

    Otra cuestión relacionada con la geopolítica y con el contexto internacional que horadó al gobierno de Dilma Rousseff a partir de 2013-2014, fue la caída en el precio de los commodities. Ello golpeó en general a casi toda la región, cuyos principales productos de exportación son las materias primas. Los problemas de complementación productiva, la debilidad de las cadenas de valor regionales y la falencia en el desarrollo de núcleos productivos-tecnológicos para el desarrollo endógeno de las fuerzas productivas, se hicieron evidentes. En tanto la convergencia en torno al regionalismo autónomo no logre resolver la conformación de una estructura económica regional acorde con sus formulaciones políticas para aumentar los niveles de complejidad e integración, su construcción real resulta endeble, siendo más vulnerables a las presiones geoestratégicas de los principales polos del poder mundial y a los contextos desfavorables.

    La desarticulación de la fuerza político social, la caída de Dilma Rousseff y un horizonte incierto

    Lo que medió para cambiar las relaciones de fuerza en Brasil fue el “Lava Jato”, a partir de lo cual se denunció el “Petrolao” (el pago de sobornos empresarios y el financiamiento de la política alrededor de la empresa Petrobras y del conjunto de contratistas, destinado al lobby y/o para tener gobernabilidad en el poder Legislativo). El “escándalo” del “Petrolao” y el “Lava Jato” fue un elemento central que debilitó la articulación nacional popular neodesarrollista, deslegitimó a sus referentes y luego fracturó la fuerza, en un contexto en el que se ponían de manifiesto un conjunto de cuellos de botella propios de la condición de país dependiente. Para ello fue fundamental la manipulación político y mediática articulada con el poder judicial, con el fin de que el “escándalo” produzca un golpe por “derecha”, es decir, sirva a un cambio de relaciones de fuerzas favorable al bloque financiero-neoliberal.12

    Petrobras licitaba sus grandes obras a empresas constructoras y de ingeniería brasileñas, en aplicación de la política “Compre Nacional”, implementada por Dilma Rousseff como ministra de Energía para estimular la creación de empleo y fortalecer a los grupos económicos locales-regionales y a la burguesía local, otorgando un privilegio a las empresas nacionales sobre las transnacionales (que estas últimas presionaban por desmantelar).

    A causa de la investigación judicial, el último día de 2014 Petrobras emitió una prohibición para firmar contratos nuevos con 23 empresas incluidas en la Lava Jato, perjudicando a contratistas habituales suyas: Alusa, Andrade Gutierrez, Camargo Corrêa, Carioca Engenharia, Construcap, Egesa, Engevix, Fidens, Galvão Engenharia, gdk, Iesa, Jaraguá Equipamentos, Mendes Junior, mpe, oas, Odebrecht, Promon, Queiroz Galvão, Setal, Skanska, Techint, Tomé Engenharia y utc. Ello golpeó a las principales empresas del país y al núcleo político estratégico nacional popular neodesarrollista, y detuvo a la economía antes de que Dilma Rousseff asumiera su segundo mandato. Uno de los principales grupos económicos afectados es Odebrecht, la mayor constructora de América Latina, que dirigió en Cuba la estratégica mega obra del puerto de Mariel con fuertes implicaciones geopolíticas. Esta obra fue financiada por préstamos subvencionados desde el Banco de Desarrollo de Brasil (también muy criticado por empresas transnacionales y las fuerzas financieras globales) .13 e involucró a cerca de 400 empresas brasileñas. Además, Odebrecht es la empresa comprometida en el desarrollo del submarino nuclear junto con Francia y la que acordó con la empresa rusa Russian Technologies para producir helicópteros y misiles para Brasil, lo cual irrita a las fuerzas dominantes de Estados Unidos. Odebrecht es una empresa clave del complejo industrial-militar brasilero, involucrada en la estrategia del regionalismo autónomo, en donde focalizan las fuerzas neoliberales el escándalo de corrupción..12 No es objeto del presente trabajo analizar específicamente el “Lava Jato” y la articula-ción entre los aspectos judiciales, políticos y estratégicos del proceso. Nos interesa su impacto para el análisis de las relaciones de fuerzas en Brasil y cómo el mismo golpea sobre la articulación nacional-popular neodesarrollista. Existe una amplia bibliografía para profundizar sobre el tema, especialmente sobre el notorio uso político de buena parte del aparato judicial brasileño en ambos casos. Véase Moreira 2017 y Souza 2017.

    El ajustado triunfo electoral de Dilma Rousseff contra el candidato neoliberal Aecio Neves del psdb en el balotaje de las elecciones presiden-ciales a fines de 2014, donde obtuvo un poco más del 51% de los votos, daba cuenta de un nuevo momento político caracterizado por la debilidad de las fuerzas nacionales populares neodesarrollistas. Fue una elección polarizada que dividió al país en dos mitades políticas, así como también en términos geográficos: mientras el sur industrializado y “rico”, con un fuerte componente de “clase media”, se opuso con fuerza al pt y su alianza política, el norte pobre votó rotundamente en favor de Dilma Rousseff.

    El nuevo gabinete del segundo gobierno indica el cambio en las relaciones de fuerzas en favor de las clases económicamente dominantes. Joaquim Levy, formado en la ortodoxa Universidad de Chicago y ex funcionario del Fondo Monetario Internacional (fmi), asumió el Ministerio de Economía, donde reemplazó al neodesarrollista Guido Mantega, quien fue asesor de Lula desde 1993 y ministro de Economía desde el 2006, cuando justamente se produce el giro neodesarrollista. Por otro lado, otro economista que podemos clasificar como neodesarrolista débil, Nelson Barbosa, asumió como jefe de Planeamiento, mientras que la representante de los actores más concentrados de los agronegocios, Katia Abreu (presidenta de la Confederación Nacional de Agricultura), fue elegida para comandar el ministerio de Agricultura, siendo una dura opositora a la reforma agraria y a la creación de nuevas reservas indígenas. El nombramiento de Abreu generó numerosas protestas de diferentes movimientos campesinos y de pueblos originarios, incluso aliados al pt y también miembros del gabinete; aunque también chocó con el ala derecha de los representantes de los agronegocios ligados al gobierno, especialmente jbs. Con estos cambios, los representantes del capital financiero transnacional, de los agronegocios y de la fracción de burguesía local más internacionalizada y globalista pasaron a ocupar lugares claves del gobierno. Por otro lado, en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Rousseff sustituyó al canciller Luiz Alberto Figueiredo por el embajador de Brasil en ee.uu., Mauro Vieira, marcando un acercamiento a Washington. En el nuevo gabinete ministerial brasileño había representantes de diez partidos, que recorrían un amplio espectro político e ideológico, pero con una fuerte presencia del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (pmdb), la mayor fuerza electoral del país, liderada por el vicepresidente Michel Temer. El esquema de poder que se expresaba era más parecido al previo al 2006, en detrimento de las fuerzas nacionales populares neodesarrollistas que perdían influencia en el Estado.14

    .13 El 5 de junio de 2014 el periódico londinense Financial Times publicó un artículo de Jonathan Wheatley titulado “Critican al Banco de Desarrollo de Brasil”. Una de las principales críticas de los representantes del capital financiero global es que las gran-des compañías brasileras, al contar con el bndes, no deben financiarse en el exterior, por lo cual no quedan subordinadas al poder financiero global ni ceden plusvalía en concepto de pago de intereses.

    A poco tiempo de asumir su segundo mandato, Dilma lanza un ajuste por 23 300 millones de dólares, que alcanzaba a la educación y la salud. El ajuste impulsado por Levy y Barbosa incluía medidas para aumentar la re-caudación mediante alzas de impuestos y recortes a los beneficios laborales como pensiones y reducciones al seguro de desempleo. También fueron afectados proyectos del Programa de Aceleración del Crecimiento (pac) y el plan de viviendas populares Minha Casa, Minha Vida, que sufrieron re-ducciones de 8 000 millones y 2 000 millones de dólares respectivamente. La pretensión era que muchas de las obras de infraestructura involucradas en el congelamiento fuesen ofrecidas en concesión al sector privado. Por su parte, el Banco Central aumentó su tipo de interés a 14.25%, afectando la actividad productiva y beneficiando al capital financiero.

    .14 Autores como Franklin Serrano y Ricardo Summa (2012: 166-202) observan que dichos cambios en la política económica comienzan a producirse en el plano económi-co ya a partir de 2010-2011, durante el primer gobierno de Dilma Rousseff.

    El malestar social fue creciendo por los escándalos de corrupción en torno a Petrobras, el aumento del desempleo, la inflación y la caída en el nivel de renta de los brasileños, luego de muchos años de expansión. Por otro lado, Dilma Rousseff había hecho una campaña centrada en criticar las políticas de ajuste y el proyecto neoliberal encarnizado en su rival, a la vez que prometió profundizar las políticas nacionales populares neodesarrollistas. El giro que se produce en el gobierno, ni bien asume en enero de 2015, luego del golpe que provoca el Petrolao y el no cumplimiento de sus promesas de campaña, produce un profundo malestar en sus votantes y un resentimiento en las fuerzas político-sociales que la sostenían. El ajuste y el giro a la “derecha” afectan la relación con el propio pt.

    Como parte de este giro se realiza un acuerdo con el régimen de Estados Unidos, concretado en la cumbre bilateral entre Rousseff y Obama en julio de 2015. Para avanzar con dicho acuerdo, Rousseff logró que dos convenios militares fueran votados por el Congreso poco antes de emprender su visita a Washington. El acuerdo incluyó siete áreas: comercio exterior, medio ambiente y energía, previsión social, defensa, agricultura, educación y ciencia, y tecnología. En cuanto a la defensa, los dos países acordaron desarrollar un proyecto de defensa conjunto, que incluye acuerdos tecnológicos y asociación entre empresas brasileñas y estadounidenses en el área de la defensa para, por ejemplo, la compra y venta de equipamientos y armamento. Según Defensanet y Raúl Zibechi (2015), uno de los objetivos de Estados Unidos es la separación de Rusia del programa espacial brasileño, ya que Estados Unidos se opone a que Rusia participe en la producción de vehículos de lanzamiento de satélites o transfiriendo su tecnología de misiles balísticos al brasileño Programa Nacional de Actividades Espaciales. Por otro lado, el acuerdo también incluyó concesiones para inversiones en el sector de infraestructura de Brasil, abriendo posibilidades de negocios para empresas estadounidenses por 64 000 millones de dólares. Ello deshacía el monopolio de las constructoras brasileñas sobre dicho sector a partir del cual el Estado impulsaba la burguesía local.

    Lo que además se evidencia es una crisis de liderazgo. Morais y Saad-Filho (2011) ya lo anticipaban unos años antes, razonando que la ausencia del liderazgo carismático de Lula y la posibilidad de que el gobierno tenga que imponer pérdidas a algunos sectores sociales, debido a la dinámica cíclica de una economía capitalista periférica, podían desestabilizar la base en que se sustentaba la administración de Dilma Rousseff, pues ésta tenía un perfil más técnico, no fue elegida por la base del pt (sino por el propio Lula) y no tenía un liderazgo político arraigado. Esto llevaba a un problema de liderazgo, un problema central en una situación de agudización de las pujas políticas, crisis de legitimidad por los “escándalos de corrupción”, presiones geopolíticas agudas y un giro a la “derecha” que dinamitaba las relaciones con las organizaciones políticas y sociales populares.

    La crisis de liderazgo expresa un proceso de desarticulación del entramado político social del lulismo por “izquierda” y también por “derecha”. A partir de 2015 se pone de manifiesto la incompatibilidad entre el programa del pt y del pmdb de Michel Temer. El lulismo contiene estas dos alas, donde el capital concentrado y las fuerzas más conservadoras se expresan con el pmdb y las fuerzas de las clases populares se expresan en un debilitado y desmovilizado pt. Ambos programas chocan en cómo resolver la encrucijada en que se encuentra Brasil: profundizar la senda popular (¿y trascender el neodesarrollismo?) o retroceder y ceder a las presiones del capital concentrado y las fuerzas de “derecha”. Dicha contradicción es constitutiva de la propia articulación lulista y en esta encrucijada histórica deviene antagónica. Si Rousseff ganó con un discurso en línea con la primera opción, desde el primer día de su segundo gobierno se impuso la segunda opción.


    Dependencia y crisis

    La crisis del lulismo nos lleva a un análisis más profundo. Hay una cuestión fundamental que recorre los países periféricos y tensiona las articulaciones nacionales populares: las crisis que surgen en relación con problemas estructurales dados por la situación de dependencia de un país, que a su vez desatan el problema de la “frazada corta”. Mientras la economía crecía, todos los grupos sociales y las clases podían encontrar satisfacción de sus demandas e intereses construidos, es decir, la frazada alcanzaba a cobijar a muchos. El lulismo podía ser aceptado por casi todos o soportado por aquellos que tenían diferencias políticas, ideológicas y estratégicas pero no lograban rearticular una oposición neoliberal contundente a los gobiernos del pt. Y esa situación pudo continuar con Dilma Rousseff en su primer mandato, aunque con mayores dificultades y agudos síntomas de agotamiento. Para el gran capital, tampoco fue negativo al principio el lulismo, a pesar de su tenaz oposición en la elección de 2002 y el apoyo a su expresión política el psdb. Sin embargo, todo esto cambia cuando se modifica el ciclo económico y las condiciones geopolíticas.

    El lulismo superó con holgura la crisis global de 2008 e incluso un primer mandato complicado, pero ello fue general en los llamados países emergentes porque las contradicciones del capitalismo internacional y las pujas estratégicas se centraban en Occidente. Pero a partir de 2014 se conjugan varios fenómenos que golpean a los países emergentes: 1) el fin del periodo de altos precios mundiales de las materias primas; 2) los problemas de competitividad de la economía doméstica y de los capitales locales que, a falta de tecnología avanzada y escala, quedan retrasados frente a los saltos de productividad de los capitales transnacionales avanzados; y 3) una geoestrategia de las fuerzas globalistas del polo de poder angloamericano contraria al desarrollo de los bloques de poder regionales, especialmente en sus espacios fundamentales de su influencia, que se pone de manifiesto en 2010, toma cuerpo en la región en 2012 con la firma de la ap y se agudiza profundamente a partir de 2014 con el conflicto en Ucrania. Ello actúa sobre la base del problema fundamental de la dependencia de los países periféricos que trabajan, entre otros, Enrique Dussel, Ruy Mauro Marini y Theotonio dos Santos.15

    .15 Dussel (2014) explica esta cuestión en los siguientes términos: “Téngase estrictamen-te en cuenta, entonces, que la esencia de la Teoría de la Dependencia en general con-siste en la dominación como relación social de expropiación que ejerce una burguesía

    El sistema de relaciones de la dependencia implica que, ante la transferencia de valor que se produce desde el país periférico hacia el centro y ante la pérdida de plusvalor que ello implica para la burguesía local, se busque una extracción de más valor mediante la sobre-explotación del trabajador. En determinadas situaciones históricas, como las de 1999, en plena ofensiva del capital financiero transnacional y del conjunto de empresas que le pertenecen, sectores de los grupos económicos locales y de la burguesía local de países periféricos (especialmente de los capitales más ligados al mercado interno) pueden desarrollar una política de mayor orientación nacional o encontrarse más propensos para apoyar liderazgos que establezcan una articulación político-social con las clases populares y con distintos actores subordinados en el campo del poder. A partir de allí pueden darse políticas desde el Estado en desmedro de dichas transferencias de valor 16 y de todos los mecanismos establecidos de transferencia de valor y fuga de capitales que se imponen en los países dependientes: pagos de fletes, las remesas de ganancias, pagos de servicios tecnológicos, asistencia técnica, patentes, intereses y servicios de la deuda, etcétera.17

    Sin embargo, este comportamiento no resulta lineal ni se desprende meramente de una situación económica, sino de las relaciones de coope-ración y enfrentamiento en el campo del poder –donde se constituyen las  fuerzas que pujan por el Estado. Y en épocas de crisis, con burguesías locales oscilantes entre la sobre-explotación de la fuerza de trabajo y las políticas nacionalistas-populares, ante el dilema de la frazada corta éstas pueden inclinarse mayoritariamente hacia la primera opción (restaurar la sobre-explotación), acercándose al capital extranjero y a las oligarquías locales. Especialmente cuando el fortalecimiento de las clases populares para la lucha política y económica eleva sus niveles de demandas así como su influencia en la conducción del Estado. Además, influyen las tradiciones políticas e ideológicas de estas burguesías, que muchas veces se encuentran también en una relación de dependencia ideológico-política y, por supuesto, también en una relación de dependencia estructural y estructurante en términos económicos que produce cooperación al tiempo que enfrentamiento. Como observa Theotonio dos Santos (2011), la dependencia está fundada en una situación de compromiso entre los intereses que mueven las estructuras internas de los países dependientes y las del gran capital internacional. Y esto pone en cuestión la posibilidad de la estrategia neo-desarrollista para la ruptura de la dependencia cuyo sujeto fundamental es la llamada “burguesía nacional”; lo cual comienza a ser cada vez más palpable en Brasil a partir de 2013.18 Así lo refleja Perry Anderson:

    Desde 2006, los bancos estatales pasaron a aumentar gradualmente su cantidad de préstamos, yendo de un tercio a la mitad de todo crédito —la cartera del Banco de Desarrollo del gobierno (bndes) llegó a aumentar en siete veces su valor desde 2007. Al ofertar tipos preferenciales de intereses para las grandes compañías en un valor mucho más alto del de los subsidios para las familias pobres, la “Bolsa Empresarial” pasó a costar al tesoro nacional el doble de lo que costaba la “Bolsa Familia”. Pero todos esos agrados a la industria brasileña fueron en vano […] En la esperanza de que eso trajera el sector industrial para su lado, el gobierno se enfrentó a los bancos al forzarlos a aceptar retroceder al nivel sin precedentes del 2% de los intereses a finales de 2012. En São Paulo, la Federación de las Industrias (fiesp) expresó, momentáneamente, su satisfacción ante la medida, para inmediatamente después colgar banderas en apoyo a los manifestantes anti-estatistas de junio de 2013 (Anderson 2016 15-22).

    .16 (y su pueblo) poseedora de un capital global nacional de un país más desarrollado sobre las burguesías (y sus pueblos) de países subdesarrollados, transfiriendo plusva-lor en la lucha de la competencia entre capitales globales nacionales del país menos desarrollado al más desarrollado, por el mecanismo de la nivelación de los precios de las mercancías en la competencia en el interior del mercado mundial. Dicha transferen-cia es efecto de un precio de producción mundial que obliga a los países subdesarrolla-dos transferir dicho plusvalor, pudiendo sin embargo tener ganancia aunque vendan su mercancía por un precio final menor al valor de su mercancía. Ante la pérdida de plusva-lor extraerán más valor mediante una sobre-explotación del trabajador periférico. Esto produce un empobrecimiento global del país subdesarrollado y un enriquecimiento proporcional del desarrollado…” (160).

    .17 Ahora, con la transnacionalización del capital y la nueva forma capitalista llamada ideológicamente “globalización”, dicha transferencia de valor es más hacia el capital financiero global y sus dueños, y cada vez menos para el resto de la población de los países centrales, en donde crece hacia el interior su propia periferia.

    .18 Véase Crespo y Girhibaudi 2013.


    Un final abierto

    El lulismo forma parte fundamental del giro a la “izquierda” o giro popular de la región en los últimos años, que hoy se encuentra en una situación de reflujo y de nuevo giro a la “derecha” o giro neoliberal. Con la caída de Dilma Rousseff se pone de manifiesto la dificultad, en la actual coyuntura histórica, de los intentos de conciliación de clases, grupos sociales y diversos actores dentro de un esquema de poder heterogéneo. El intento de retomar en 2015 un lulismo del estilo “izquierda buena” del periodo 2003-2006 resultó impracticable por las condiciones políticas, económicas y geopolíticas existentes. Como se analizó, en el nuevo escenario nacional, regional y global se establecen un conjunto de encrucijadas en las cuales se vuelven antagónicas las opciones posibles a tomar.

    Para analizar la caída de Dilma Rousseff no alcanza solamente con dar cuenta de la agudización de las tensiones y el establecimiento de una situación de antagonismo entre las fuerzas unipolares y las fuerzas multi-polares, entre las fuerzas neoliberales del capitalismo financiero global y las fuerzas nacionales populares neodesarrollistas, sino que es necesario observar, en dicho contexto de enfrentamiento, la desarticulación del entramado político social que permitía al proyecto nacional popular desarrollista influir decisivamente en el Estado. En dicha desarticulación hay una centralidad entre las contradicciones de la burguesía local y las clases populares, así como entre los diferentes sectores políticos e ideológicos. También debe destacarse la incapacidad de las fuerzas que, en mayor o menor medida, forman parte de dicha articulación, de enfrentar en un principio los embates en su contra. La erosión de la figura de Dilma Rousseff, los problemas de liderazgo, el desgaste por los años de gobierno, el giro neoliberal que se realiza al comienzo de su segundo mandato, el eclipsamiento de la línea profundizadora nacional popular al interior del pt y del gabinete, y la poca centralidad de las fuerzas populares en el gobierno explican en parte dicha situación de debilidad.

    Por otro lado, se abre una pregunta fundamental acerca de los límites del proyecto neodesarrollista, ya profundamente analizados para el caso del desarrollismo clásico. Límites tanto en el campo económico —imposibilidad de ir más allá de una dependencia negociada y de resolver los problemas de la “frazada corta”— como también en lo político, que se observan en la debilidad de la construcción de la fuerza política-social. Ello guarda estrecha relación con la apuesta de construir poder nacional desde la burocracia estatal civil y militar y la burguesía local, pasando a un segundo plano a los sujetos populares, quienes cumplen un rol de apoyo pasivo. De hecho, las fuerzas neoliberales no encontraron una gran resistencia popular, dando cuenta de la desarticulación que se había producido del lulismo y la desmovilización del campo popular.


    Con el ascenso de Michel Temer se pone en marcha una agenda para desarticular el proyecto de regionalismo autónomo continental (aunque fuera débil), asumir un regionalismo abierto liberal y desvincular en términos geopolíticos a Brasil de los brics (especialmente de China y Rusia). Además, se vuele a reimplantar un programa neoliberal comandado por el capital financiero que rápidamente se cristalizó, entre otras cosas, en una legislación laboral de flexibilización regresiva para los trabajadores (que motivó una huelga general luego de más de 20 años) y un congelamiento del gasto público por ley por 20 años. Sin embargo, el frente que sostiene a Temer es heterogéneo y no está consolidado como bloque de poder para intentar devenir en bloque histórico. El golpe institucional para la destitución de Rousseff (que llegó con mínimos niveles de aprobación de su gobierno) fue apoyado por parte de la llamada clase media tradicional (pequeña y mediana burguesía consolidada) y la llamada nueva clase media (mayoritariamente el proletariado que mejoró profundamente sus condiciones de vida). Pero las demandas de quienes organizan estos grupos sólo en parte coinciden con la agenda neoliberal –particularmente la coincidencia es en la reducción de impuestos en el caso de la “clase media tradicional”. Y ello dificulta los intentos de producir cierres hegemónicos para las fuerzas neoliberales.

    Apenas a un de año de la destitución, la agenda neoliberal impulsada por el poder financiero, los grandes terratenientes, el monopolio mediático comandado por la Red Globo y el sector profundamente conservador del poder Judicial, está causando estragos a nivel social y debilitando todas las estructuras del poder nacional de Brasil, mientras los escándalos de corrupción enlodan a las principales figuras del actual gobierno y comienza a observarse un proceso de lucha y reemergencia de las clases populares. La resistencia político gremial, a su vez, comienza a expresarse nuevamente en la política a través de la figura de Lula, quien encabeza las encuestas electorales como candidato a presidente, por lo cual existen un conjunto de maniobras para evitar que se presente a las elecciones de este 2018. A pesar del avance neoliberal, Temer tiene la menor aprobación histórica de un gobierno, el bloque neoliberal no consigue unificarse en una candidatura y existe una posibilidad de re-articulación nacional popular basado en el liderazgo de Lula y el poder de los sindicatos, los movimientos campesinos, el movimiento de trabajadores sin techo (mtst), el movimiento estudiantil, las Iglesias progresistas, la pequeña y mediana burguesía industrial y los cuadros nacionalistas con importante influencia en las fuerzas armadas. Las condiciones existentes distan de ser las de comienzos de los años noventa, luego de la caída del Muro de Berlín y el establecimiento del Consenso de Washington, por lo cual resulta complicada la reconstrucción de la hegemonía del polo angloamericano, del capital financiero transnacional y del proyecto neoliberal, favoreciendo una posible rearticulación del lulismo bajo una nueva forma. En resumen, el fin del ciclo político en Brasil que se produce con la caída del gobierno de Rousseff no implica un fin del ciclo histórico post-neoliberal.


    Bibliografía

    Alves Teixeira, Rodrigo y Water Antonio Desiderá Neto. “La recuperación del desarrollismo en el regionalismo latinoamericano”. Rodrigo Alves Teixeira y Water Antonio Desiderá Neto (comps.). Perspectivas para la integración de América Latina, Brasilia: ipea, 2012. 11-36.

    Anderson, Perry. “Crisis in Brasil”. London Review of Books 38 (2016):

    Arceo, Enrique y María Andrea Urturi. Centro, periferia y transforma-ciones en la economía mundial. Documento de trabajo del Centro de Economía y Finanzas para el Desarrollo de la Argentina. Buenos Aires: 2010.

    Barbosa, Nelson y José Antonio Pereira de Souza. “A inflexão do governo Lula: política econômica, crescimento e distribuição de renda”. E. Sader e M. A. Garcia (orgs.). Brasil: entre o passado e o futuro. São Paulo: Fundação Perseu Abramo e Editora Boitempo, 2010. 69-70.

    Bastos, Pedro Paulo. “A economia política do novo-desenvolvimentismo e do social desenvolvimentismo”. Economia e Sociedade 21 (2012):

    Bresser-Pereira, Luiz Carlos. “Estado e mercado no novo desenvolvimen-tismo”. Nueva Sociedad 210 (julio-agosto 2007). Artículo en línea disponible en http://www.nuso.org/upload/articulos/3444_2.pdf (Consul-tado el 12 de abril de 2015).

    “Empresários, o governo do pt e o Desenvolvimentismo”. Re-vista de Sociología Política 21. 47 (2013): 21-29.

    Briceño Ruiz, José. “Ejes y modelos en la etapa actual de la integración económica regional en América Latina”. Revista Estudios Internacio-nales 45. 175 (2013): 9-39.

    Castañeda, Jorge. “Latin America’s Left Turn”. Foreign Affairs 85. 3 (2006): 28-43.

    Castelo, Rodrigo. O social liberalismo: auge e crise da supremacía burguesa na era neoliberal. São Paulo: Expressao Popular, 2013.

    Clapper, James R. “Statement for the Record on the Worldwide Threat As-sessmente of the U.S. intelligence Community for the Senate Select Committee on Intelligence”. Informe sobre Amenazas Globales de los ee.uu. 16 feb. 2011.

    Crespo, Eduardo y Javier Ghibaudi. “Las contradicciones del capitalismo brasileño y el mito de la burguesía nacional”. Entrelíneas de la Políti-ca Económica 36. 6 (2013): 24-26.

    Da Silva, Luiz Inácio. (2002). “Carta ao Povo Brasileiro”. Artículo en lí-nea disponible en http://www1.folha.uol.com.br/folha/brasil/ul-t96u33908.shtml

    Dos Santos Theotonio. Imperialismo y dependencia. Caracas: Biblioteca Ayacucho de Clásicos Políticos da América Latina/Banco Central de Venezuela, 2011.

    Dussel, Enrique. Política para la liberación. Tomo ii. Arquitectónica.

    Madrid: Trotta, 2009.

    16 tesis de economía política: interpretación filosófica. México: Siglo xxi, 2014.

    Furtado, Celso. Teoría y política del desarrollo económico. San Pablo: Abril Cultural, 1985.

    Gramsci, Antonio. Notas sobre Maquiavelo, sobre la política y el Estado moderno. Buenos Aires: Nueva Visión, 2008.

    Laclau, Ernesto. La razón populista. Buenos Aires: fce, 2005.

    Marini, Ruy Mauro. América Latina, dependencia y globalización. Bo-gotá: clacso/Siglo del Hombre Editores, 2008.

    Martins, Carlos Eduardo. “Prólogo”. Theotonio Dos Santos. Imperialis-mo y dependencia. Caracas: Biblioteca Ayacucho de Clásicos Políti-cos da América Latina/ Banco Central de Venezuela, 2011.

    Merino, Gabriel Esteban. “Lucha entre polos de poder por la configura-ción del orden mundial. El escenario actual”. Revista de Estudios Es-tratégicos 1 (2014): 08-29.

    “El Grupo Productivo y las condiciones económicas de su sur-gimiento. Genealogía del posneoliberalismo”. Realidad Económica 288 (2014): 22-45.

    El Grupo Productivo y el cambio de “modelo”. Luchas por la conducción del estado en Argentina entre 1999 y 2003. Editorial Universitaria unam/cefipes/cepes, Buenos Aires: 2015.

    “Tensiones mundiales, multipolaridad relativa y bloques de poder en una nueva fase de la crisis del orden mundial. Perspectivas de América Latina”. Geopolítica(s): revista de estudios sobre espacio y poder 2. 7 (2016): 201-225.

    “Proyectos estratégicos e integración regional en América La-tina. El surgimiento de la Alianza del Pacífico, el fortalecimiento del regionalismo abierto y el retroceso del regionalismo autónomo”. Re-laciones Internacionales 26. 52. (2017): 17-37 (en prensa). y Carlos Rang (comps.). ¿Nueva Guerra Fría o Guerra Mun-dial fragmentada? Río Cuarto (Argentina): Editorial Universitaria, 2016.

    Methol Derré, Alberto. Los estados continentales y el Mercosur. Monte-video: hum, 2013.

    Mignolo, Walter y Arturo Escobar. Globalization and the Decolonial Option. London: Routledge, 2010.

    Morais, Lecio y Alfredo Saad-Filho. “Da economia política à política econômica: o novo desenvolvimentismo e o governo Lula”. Revista de Economía Política 31.4.124 (out.-dez-2011): 507-527.

    “Lula and the Continuity of Neoliberalism in Brazil: Strategic Choice, Economic Imperative or Political Schizophrenia?”. Historical Materialism 13. 1 (2005): 3-31.

    Moreira Leite, Paulo. A outra historia da Lava-Jato. São Paulo: Geracao Editorial, 2017.

    Recalde, Aritz. Estudios sobre Brasil. Buenos Aires: Punto de Encuentro, 2016.

    Regueiro, Lourdes. “La Alianza del Pacífico: un pilar para el apuntalamien-to del liderazgo global de Estados Unidos”. Revista de Estudios Estra-tégicos 1 (2014): 149-175.

    Reygadas, Luis y Fernando Filgueira. “Desigualdad y crisis de incorpora-ción: la caja de herramientas de políticas sociales de la izquierda”. T. Dos Santos (ed.) América Latina y el Caribe: Escenarios posibles y políticas sociales. Proyecto Repensar América Latina. Vol. 3. Monte-video: unesco/flacso, 2011.

    Romano, Giorgio. “Brasil: nuevo desarrollismo y petróleo en aguas profundas”. Nueva Sociedad 244 (2013): 122-133.

    Sader, Emir. El nuevo topo. Los caminos de la izquierda latinoamerica-na. Buenos Aires: clacso/Siglo xxi, 2009.

    Serrano, Franklin y Ricardo Summa. “A desaceleração rudimentar da eco-nomia brasileira desde 2011”. oikos 11. 2 (2012): 166-202.

    Singer, André. Os sentidos do lulismo. San Pablo: Editora Schwarcz, 2012.

    Souza, Jessé. A elite do atraso: da escravidao a Lava Jato. Sao Paulo: Leya, 2017.

    Siscú, Joao, Luiz Fernando Paula y Renaut Michel. “Por que novo-desenvolvimentismo?”. Revista de Economia Política 27. 4. 108. (octubre-diciembre 2007): 507-524.

    Wermeck Vianna, Luiz. “O estado novo do pt”. La Insignia, 13 jul. 2007. Artículo en línea disponible en http://www.lainsignia.org/2007/julio/ ibe_007.htm (Consultado el 24 de marzo de 2017).

    Zibechi, Raúl. “Los recientes acuerdos Brasil-Estados Unidos ¿El retorno del patio trasero?”. Alai, 30 jul. 2015. Artículo en línea disponible en http://www.alainet.org/es/articulo/171435 (Consultado el 7 de abril de 2015).

     

    Categorías: Noticias regionales

    CON FUERTE TONO LATINOAMERICANISTA COMENZÓ LA III CONFERENCIA REGIONAL DE EDUCACIÓN SUPERIOR

    Mar, 12/06/2018 - 21:35

     

    Por  Javier Tolcachier ***

    Con una nutrida asistencia se realizó el acto inaugural de la III Conferencia Regional de Educación Superior en Córdoba. Los discursos de apertura, más allá del obligado decoro formal y del necesario acento académico, estuvieron marcados por un fuerte tono político y doctrinario.


    (Imagen de Conferencia Regional de Educación Superior 2018)

    Muy celebradas fueron las palabras del coordinador general del evento, el Dr. Francisco Tamarit – ex rector de la Universidad Nacional de Córdoba –quien defendió la educación superior como derecho humano universal y a la obligación del Estado de garantizarla.Allí donde la pobreza dificulta el acceso a la Universidad, hay que eliminar la pobreza, no la Universidad, señaló al finalizar su intervención.

    De ese esfuerzo colectivo por la ampliación del conocimiento sin límites ni discriminación alguna se hizo eco el Director General del Instituto Internacional de la Unesco para la Educación Superior en América Latina y el Caribe (UNESCO–IESALC) y anteriormente Decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Central de Chile Pedro Henríquez Guajardo.

    Su saludo inicial en distintas lenguas originarias fue incontestable señal del tenor de fuerte interculturalidad que se quiere imprimir a la Conferencia.

    También habló la Subdirectora General de Educación de la UNESCO Stefania Giannini, subrayando el compromiso universal de la organización con una educación para todos, reflejado en el objetivo 4 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible acordados en Naciones Unidas en la agenda 2030.

    El clima subió de tono político al tomar la palabra el actual intendente de Córdoba, Javier Mestre, quien recibió una fuerte silbatina desde las tribunas – sin duda por su alineamiento con el gobierno nacional y su gestión ciudadana, que sin embargo, se preocupó por destacar.

    La tensión llegó al punto máximo al tomar la palabra el titular de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro. Un abucheo de la mayor parte de la asistencia local junto al coreo de consignas contra el gobierno de Mauricio Macri, prácticamente impidió que diera su discurso. La rechifla se volvió estruendo cuando el ministro habló de “diálogo sincero”. Allí interrumpió por unos momentos su alocución para tildar después de “fascistas que gritan desde la oscuridad” a los estudiantes y docentes opositores.

    A pesar de ello, comentó lo que será la propuesta del gobierno en la conferencia referida a una mayor internacionalización del sistema universitario.

    El rector actual de la UNC Hugo Juri llamó a sostener “las banderas del 18” – en referencia al año de la Reforma Universitaria- , resaltó los distintos momentos en los que el mercantilismo las puso en riesgo y algo  más equidistante –quizás debido a su filiación política oficialista – colocó su discurso en el plano de la defensa de la educación superior gratuita y de una autonomía universitaria plena. Destacable fue su convocatoria a salir de la zona de confort y – en línea con lo manifestado por Guajardo Henríquez, a construir una universidad pluricultural.

    El desafío de la interculturalidad

    El inicio del segmento cultural fue una polifonía de sonidos ancestrales rescatados por la Orquesta de Instrumentos Autóctonos y Nuevas Tecnologías de la Universidad Nacional de Tres de Febrero, Argentina. Una performance mística que transmitió la certeza de una espiritualidad y una raíz regional vivas, tomando posición desde la estética y el arte universitario.

    La vivaz percusión de Vivi Pozzebón con el Tamboreras Ensamble y la canción de Charo Bogarín – descendiente de guaraníes – completaron con sutileza musical el mensaje que se ha querido dar en la inauguración de la conferencia y que seguramente marcará a fuego debates posteriores.

    ​​ ​

    La Educación Superior para todos, será pluri– e intercultural o no será.

    El sello antineoliberal

    El profesor Boaventura de Sousa Santos dio una verdadera clase magistral, apropiada para la asamblea magisterial y estudiantil reunida, no apta para corazones a la derecha del pecho.

    Caracterizó tres motivos por los cuales la universidad es hoy blanco de ataques del neoliberalismo: Por constituir reducto de pensamiento crítico, por tanto de resistencia; por analizar pasado y futuro, contrariando a un neoliberalismo que pretende un “eterno presente”. Por último, por ser siempre las universidades un proyecto nacional y desde ahí proyectarse internacionalmente, proyecto social de solidaridad en base al bien común que no conviene a una internacionalización de franquicias,

    Aún defendiendo la necesidad de evaluar y ser evaluados, atacó la concepción de rankings de Universidades, poniendo de manifiesto cómo cuantificar calidades es prerrequisito para colocar al conocimiento en el rubro “mercancía”. Dichas mediciones dejan afuera la mayor parte de lo que constituye el mundo y la vivencia universitaria, los afectos, las relaciones intergeneracionales, las fiestas y varios etcéteras, convirtiéndose en inútiles a la hora de contabilizar las múltiples potencialidades del ámbito.

    Finalizó su charla ofreciendo los conceptos de pluriversidad y subversidad que pueden constituirse en elementos para la radical defensa del conocimiento libre y la universidad de todos en la lucha contra la triple opresión del capitalismo, el colonialismo y el patriarcado (o heteropatriarcado).

    Esta no fue una inauguración formal ni ajena al momento de retrocesos y crisis que vive el mundo y la región. El espíritu libertario de 1918 encarna cien años más tarde el espíritu y la vigencia de un desafío que en estos días de intercambio tomará forma en el mismo lugar de la primera Reforma: proyectar la Universidad latinoamericana a un futuro inclusivo, fraterno y con conocimiento de y para todos.

    (Crédito Fotografías: CRES 2018)

    ​https://www.pressenza.com/es/2018/06/con-fuerte-tono-latinoamericanista–comenzo-la-iii–conferencia-regional-de-educacion-superior/

     

    Categorías: Noticias regionales

    CONSEJO DE COMUNICACIÓN SOCIAL DE BRASIL APRUEBA CRITERIOS PARA ORIENTAR REGULACIONES SOBRE “NOTICIAS FALSAS”

    Mar, 12/06/2018 - 21:22

     

    Por OBSERVACOM – Observatorio Latinoamericano de Regulación Medios y Convergencia ***

    El Consejo de Comunicación Social (CCS), organismo consultivo del Congreso sobre políticas de comunicación, aprobó la propuesta para establecer criterios para orientar las futuras leyes sobre “”noticias falsas”” elaborada por la Comisión Relatora, creada para analizar y emitir un parecer sobre los 14 proyectos sobre “noticias falsas” que se tramitan actualmente en el Parlamento.

    Los puntos propuestos y aprobados como directrices -basados en las recomendaciones de la Unión Europea– son: definir de forma clara y delimitada el concepto de “”noticias falsas””; definir patrones claros de penalización similares a los de otras situaciones para no crear disparidades penales; responsabilizar al autor sin imponer penas a los usuarios que muchas veces actúan de buena fe; la retirada de contenido debe ser precedida por orden judicial: se debe prever un órgano  competente capacitado y plural para la aplicación de la regulación; por último, no se pueden utilizar mecanismos de retirada de contenidos en forma discrecional, como mecanismo de censura.

    En el documento, la Comisión Relatora advierte que los distintos proyectos en danza “no consiguen abarcar la complejidad del fenómeno de las noticias fraudulentas y, por eso, sugiere a los parlamentares la continuidad de los debates internos y con la sociedad, fomentando una legislación contemporánea capaz de crear un ambiente de comunicación libre, independiente y diverso, y aún más, de defender el régimen democrático”.

    “La respuesta al problema no pasa, o no únicamente, por la criminalización de la práctica o por la responsabilización de las plataformas donde el contenido es vehiculizado, sino por la acción conjunta con los órganos competentes que involucre la implementación de políticas públicas que versen sobre la concientización de la población sobre el tema”, señala el documento del CCS.

    De los 14 proyectos, 13 se tramitan en la Cámara de Diputados y uno, en el Senado (PL 473/2017). En su mayoría apuntan a la criminalización de la difusión de “noticias falsas” y, en algunos casos, incluso prevén responsabilidades para las plataformas.

    El proyecto 6.812/2017 apunta a la tipificación criminal de la divulgación o intercambio de información falsa o incompleta en la web. Propone penas de 2 a 8 meses de detención y el pago de multas.

    El proyecto 7.604/2017 dispone la aplicación de multas por la divulgación de información falsa por las redes sociales. Además prevé la responsabilidad de las plataformas de redes sociales por los contenidos publicados, al igual que el 9.647/2018.

    Por su parte, el proyecto 8.592/2017 propone modificaciones al Código Penal para tipificar la información falsa o perjudicialmente incompleta y plantea penas de uno y dos años de cárcel. También el proyecto 9.554/2018 introduce cambios al Código Penal para tipificar la divulgación de informaciones falsas y establece penas de detención de un mes a tres años y multas.

    El proyecto 9533/2018 define crímenes contra la seguridad nacional y el orden público para incluir a las “noticias falsas” que puedan provocar actos de hostilidad y violencia contra el gobierno, duplicación de las penas para los “crímenes de propaganda” cuando se produzcan por Whatsapp, Facebook y otras redes sociales.

    El proyecto 9761/2018 tipifica criminalmente la conducta de quien crea, vehiculiza, comparte o no remueve noticias o informaciones falsas en medios electrónicos. Impone penas de prisión de tres meses a un año y multas. Por su parte el proyecto 9.838/2018 prevé detención de tres meses a un año y multas para quien ofrece, publica, distribuye o difunde noticias o información que sabe que es falsa tanto en medios electrónicos como impresos.

    El proyecto 9884/2018 también apunta a alteraciones del Código Penal y plantea prisión de dos a cuatro años y multas. Del mismo modo, el proyecto 9931/2018 postula detención de tres meses a un año y multas. El único proyecto del Senado 473/2017 también apunta a modificar el código penal estableciendo penas de seis meses a dos años de prisión y multas. En tanto el proyecto 9.532/2018 postula cambios en el Código Electoral y define a las “noticias falsas” como la divulgación hechos falsos en la propaganda sobre partidos o candidatos capaces de influir al electorado. El proyecto prevé penas de 2 a 6 años de prisión y multas.

    El proyecto 9626/2018 también postula cambios al Código Electoral y Ley de Elecciones para agravar las penas de los crímenes electorales por vehículos de comunicación como la TV, radio, prensa o Internet. Establece penas de prisión de uno a cuatro años y multas de US$ 13 mil a US$ 260 mil. Por último, el proyecto 9973/2018 también plantea cambios al Código Electoral para tipificar la divulgación de hechos que se sabe que no verídicos en año electoral y establece prisión de uno a cuatro años y multas que van de US$ 13 mil a US$ 130 mil.

    ​https://mailchi.mp/observacom/consejo-de-comunicacin-social-de-brasil-aprueba-criterios-para-orientar-regulaciones-sobre-noticias-falsas?e=8b47f2a3b5​
    Categorías: Noticias regionales

    OEA: INVASIÓN MILITAR O NADA

    Mar, 12/06/2018 - 08:44

     

    Por Miguel Angel Ferrer ***

    En su declarado afán por derrocar al gobierno venezolano, Estados Unidos  ha probado todo: guerra económica, propaganda negra, descalificaciones, llamados expresos al golpe de Estado, fomento y financiamiento de la subversión interna e intentos de aislamiento internacional.

    Y como parte de este propósito de aislamiento internacional Washington está organizando la expulsión de Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA), como hizo con Cuba hace 56 años.

    El solo recordatorio de este hecho debería bastar para comprender que la buscada expulsión de Caracas con fines de derrocamiento del gobierno de Maduro correrá la misma suerte que la expulsión de Cuba: mucho ruido mediático pero pocas nueces.

    De modo que, suponiendo que Washington consiga finalmente los votos necesarios para concretar la expulsión de Venezuela, EU estaría como al principio, como hace 19 años: en una guerra de baja intensidad que no logra el propósito buscado tan perruna como infructuosamente.

    Frente a esta situación, a Washington sólo le queda la carta de la invasión militar directa, acción contemplada desde el ascenso del chavismo al poder en 1998.

    Sólo que, a pesar de las engañosas apariencias mediáticas y de la satanización internacional de Maduro, hoy en día el chavismo se encuentra en mejores condiciones que nunca para sortear esa eventualidad.

    Para empezar debe apuntarse la bien conocida reticencia de Donald Trump para embarcarse en una aventura militar. Ahí están los casos de Irán y Corea del Norte.

    Y debe anotarse igualmente que Washington necesitaría la complicidad y participación directa con tropas sobre el terreno de otros gobiernos de la región. Pero una cosa es, como en el caso de México, votar por la expulsión de Venezuela de la OEA, y otra muy distinta mandar a morir a soldados y marinos mexicanos en una guerra injusta y ajena al interés nacional.

    Y lo que se dice para el gobierno mexicano puede decirse para el de Brasil, Argentina y Colombia:desprestigiados, puestos contra la pared, en medio de severas crisis en lo político, lo social, lo moral y lo económico no parece sencillo que decidan participar con tropas en una empresa destinada al fracaso.

    ¿Se animarían Peña Nieto, Videgaray y Cienfuegos a mandar soldados a matar venezolanos? ¿Con qué respaldo popular? Está claro que se trata de un gobierno sumiso a EU, pero participar en una guerra de agresión contra un pueblo hermano parecen palabras mayores.

    Incluso el mismo Videgaray ha dicho pública y sonoramente, como curándose en salud, que la solución al “problema” venezolano debe darse por la vía pacífica.

    Por todo esto y mucho más para Washington es mejor opción continuar con sus presiones, guerra sucia y guerra económica contra el gobierno de Maduro. Y la maniobra yanqui en la OEA es prueba al canto.

    Adicionalmente no existe en Venezuela una oposición organizada. Y ya están repuntando los precios del petróleo por encima de los 80 dólares por barril, lo que significa un alivio para la economía venezolana. Y tampoco se vislumbran en el horizonte indicios de sublevación militar y golpe de Estado.

    Una cosa es lo que dice el aparato mediático internacional, y otra la realidad venezolana. El análisis frío de ésta permite suponer que Maduro sorteará nuevamente las amenazas que se ciernen sobre su patria.

    ​https://www.telesurtv.net/bloggers/OEA-invasion-militar-o-nada-20180607-0001.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_content=37​
    Categorías: Noticias regionales

    SE CIERRA EL CÍRCULO ALREDEDOR DE JULIÁN ASSANGE

    Lun, 11/06/2018 - 20:07

     

    Por Rafael Poch ***

    Tras seis años de confinamiento, incomunicado y aislado, el imperio se cobra su cuenta.
    Julian Assange, junto al excanciller ecuatoriano Ricardo Patiño en una reunión en Londres. 2013

    Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

    A principios de abril, Joseph Di Salvo, subcomandante del mando sur (Southcom) del ejército de Estados Unidos, visitó Quito. El asunto de su visita era la negociación para la reapertura de una base militar americana en Ecuador. El anterior presidente, Rafael Correa, la cerró y su sucesor, Lenin Moreno, quería restablecer el tradicional vasallaje a Washington: “estrechar las relaciones de seguridad entre ambos países”.

    En 2012 el gobierno de Correa fue muy valiente al brindar asilo político a Julian Assange en su embajada en Londres. El fundador de Wikileaks cometió el delito de documentar algunos de los crímenes de guerra de Estados Unidos en Afganistán e Irak. Más tarde reveló los pucherazos del Comité Nacional del Partido Demócrata de Estados Unidos para reventar la campaña de Bernie Sanders en las primarias de las presidenciales de 2016.

    Assange, que junto con Snowden han propiciado uno de los mayores descréditos mundiales de Estados Unidos al documentar la existencia de big brother e identificar su criminal funcionamiento global, se convirtió inmediatamente en un enemigo del imperio a eliminar.

    Desde el mismo inicio del escándalo, los documentos del Pentágono revelan el propósito de desprestigiar a estos héroes de nuestro tiempo y convertirlos en villanos. Lograron que Snowden tuviera que refugiarse en Rusia, presentaron a Assange como violador en un caso sueco fabricado que se desmoronó definitivamente en mayo de 2017, y afirmaron que Rusia era la gran proveedora de informes para Wikileaks, a fin de recolocar toda esa valiente disidencia en el rodado cuadro ideológico de la guerra fría después de que los Estados europeos se negaran en redondo a concederle asilo.

    Perseguido durante ocho años, Assange se encuentra desde hace seis en una pequeña habitación del piso de la embajada ecuatoriana en Londres, carente de luz solar, con grave perjuicio para su salud, acechado por los servicios de inteligencia que controlan todos sus movimientos y visitas, y conocen hasta el más íntimo detalle de su existencia allá dentro.

    Si todo eso era duro, el mismo día de la visita del General Di Salvo a Quito, Ecuador anunció que cortaba todas las comunicaciones de Internet y teléfono de Assange, así como todas sus visitas excepto la de sus abogados y las del suministro de comida. El peligro en el que se encuentra Assange es extremo.

    El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, dice que su castigo es una “prioridad”, el director de la CIA, Mike Pompeo califica a Wikileaks de “servicio de inteligencia no gubernamental hostil”, el exvicepresidente Joe Biden le calificó como “ciberterrorista” y en la memoria está la exclamación de la ex secretaria de Estado Hillary Clinton, “¿no podríamos simplemente matarlo con un dron?” (Can´t we just drone this guy?”).

    En mayo Correa ya adelantó que los días de Assange estaban contados porque el nuevo presidente, “lo echará de la embajada a la menor presión de Estados Unidos”. El lunes la ministra de Exteriores ecuatoriana, María Fernanda Espinosa, confirmó en Nueva York que se mantendrá el bloqueo de comunicaciones a Assange. Al día siguiente Espinosa era elegida presidenta de la asamblea general de la ONU con la bendición de Estados Unidos.

    Los mismos medios que comenzaron publicando las revelaciones de Assange y su red, desde The Guardian, hasta El País, y Le Monde, pasando por Der Spiegel, contribuyen hoy al acoso y denigración del personaje. El vasallaje a la orden del imperio es general y completo. ¿Qué podrá hacer contra eso la concentración de protesta convocada en Londres el día 19 para marcar el sexto aniversario de su cruel y estrecho asilo? Pese a toda la retórica sobre la “sociedad civil”, pocas veces la desproporción de medios y fuerzas entre David y Goliat había sido tan gigantesca.

    http://ctxt.es/es/20180606/Politica/20056/Assange-embajada-Londres-medios-comunicacion-venganza.htm

    Categorías: Noticias regionales

    LA MAYOR TRAGEDIA DE GUATEMALA ES SU SOCIEDAD MEDIOCRE

    Lun, 11/06/2018 - 20:03



    Por Ilka Oliva Corado ***

    Hablar de la sociedad guatemalteca es hablar del colmo de los colmos: todos los males de la humanidad se conjugan en ese pedacito de país que por si fuera poco también se elevan al cuadrado: ingratitud, insensibilidad, desmemoria, cinismo, cachurequería, racismo,  clasismo, homofobia, mente colonizada y  mediocridad.

    Punto y aparte es  el pueblo, el pueblo de pies descalzos está a años luz de la sociedad rastrera que lo violenta,  excluye y expulsa en las migraciones forzadas eso si no lo asesina antes en desnutrición y limpiezas sociales. Claro está que este artículo trata de la peste que carcome  a Guatemala, no de la raíz milenaria que la embellece.  Quien lea entienda.

    Si el abuso sexual  y el  feminicidio de 41 niñas en un Hogar Seguro del gobierno, no hizo reaccionar a la sociedad para exigir la renuncia inmediata de Jimmy Morales, nada lo logrará así hagan erupción todos los volcanes, se desborden todos los ríos y despierten huracanes que en conjunto formen deslaves que arrasen con poblados completos.

    Si familias completas  intentando sobrevivir en basureros, si miles de niños viviendo en las calles; picando piedra, cargando bultos, lustrando zapatos: sin acceso a la salud, a la educación y a una vida integral no ha logrado que la sociedad reaccione, nada lo hará. Si miles se pudren cortando caña,  para los grandes ingenios de explotadores y la sociedad ni se mosquea, nada lo hará.

    Si los cientos de bares y casas de citas en cada esquina del país, donde se secuestra, viola y asesina a niñas, niños, adolescentes y mujeres no logra que la sociedad se indigne y  cambie el sistema, nada lo  hará. Porque de una u otra forma esa sociedad mediocre también se beneficia, no olvidemos que es patriarcal y misógina ante todo.  Claro está, el gobierno de Guatemala representa a quienes votaron por esa banda de corruptos, feminicidas y genocidas.

    Y son igual de responsables quienes   no votaron por ellos pero que solo reaccionan en las redes sociales, por su comodidad, pero que se esconden debajo de la cama en la vida real porque para tanto no les dan las agallas. No es lo mismo ir a poner el pecho aunque lluevan metrallas, que despotricar desde una red social en internet en donde todos campean de envalentonados y justos luchadores sociales.

    Las tragedias en Guatemala tienen nombre propio: sociedad mediocre. La mediocridad de la sociedad es el núcleo celular que permite la violencia gubernamental y sistemática hacia los últimos de las clases sociales. Y seguirán sucediendo las limpiezas sociales, los derrumbes en los basureros que se tragan a familias completas, feminicidios, desapariciones forzadas, seguirán creciendo generaciones picando piedra, viviendo en las calles, lustrando zapatos, cargando bultos, cortando caña, pudriéndose en los bares  y casas de citas; porque en efecto la sociedad lo permite  porque le beneficia.

    Momentáneamente,   por doble moral más que todo y por su foto del recuerdo y la publicación de la misma en las redes sociales para recibir aplausos y mostrar la apariencia de buenos samaritanos, muchos se muestran sensibles y “reaccionan” ante una tragedia “natural” donde propios y extraños sacan provecho a costillas de quienes la vivieron, pero solo es cosa de tres días porque a la semana los vuelven a olvidar y estos pasan a enfilar las listas de las grandes tragedias que pudieron ser evitadas si tan solo hubieran sido vistos como seres y no como objetos para beneficio de las mafias. “Oremos hermanos por Guatemala”, no es la solución. La solución es armarse de valor, dejar la comodidad de las redes sociales e ir a poner el pecho a las calles hasta que renuncie Jimmy Morales y todos los miembros de su gabinete, enjuiciarlos por ladrones, asesinos y corruptos e ir por una Asamblea Nacional Constituyente Integral, como lo han exigido los Pueblos Originarios, sería un buen inicio para ir cambiando el sistema. Pero qué va, como diría mi abuelo tío Lilo: pero patadas en el culo…

     Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado​ 

    ​https://cronicasdeunainquilina.com
    Categorías: Noticias regionales

    Páginas

  • Otras notas

    Iván Duque y Gustavo Petro disputarán la presidencia colombiana en la segunda vuelta electoral el 17 de junio. La participación en esta primera vuelta fue del 53% del electorado. Sergio Fajardo, quien salió tercero con el 23% de los votos, brindaría su apoyo a Petro, y esto inclinaría la balanza hacia el candidato de izquierda.

    Por Hector Bernardo - Diario Contexto

    El mandatario golpista brasileño decidió no presentarse como candidato para las elecciones presidenciales de octubre, dado el amplio rechazo social a su figura. Las encuestas indican que sólo cuenta con 1% de intención de voto. En el otro extremo, luego de más de un mes injustamente encarcelado, el expresidente Lula sigue a la cabeza de las encuestas, con más del 35% de intención de voto.
    Por Hector Bernardo – Diario Contexto

    Opinión de Oscar Laborde – Diario Tiempo
    El diputado del Parlasur analiza en clave de Patria Grande
    el resultado de las elecciones en Venezuela